UnidadDidáctica

Represión en La Rioja, 1936
ASOCI ACI ÓN PARA LA PRESERVACI ÓN DE LA
MEMORI A HI STÓRI CA EN LA RI OJA
Contenido del DVD:
• Unidad Didáctica
• Actividades
• Anexos
• Cartas de presos políticos
• Película Tierra Madre,
de Luis Brox y María Orive
Edita:
ASOCIACIÓN PARA LA PRESERVACIÓN
DE LA MEMORIA HISTÓRICA
EN LA RIOJA
Fotografía Portada:
Jesús Rocandio
Depósito Legal: LR-43-2010
Después de muchos años de actuaciones y reivindicaciones, la Comisión de Familiares y
Amigos de los asesinados en la Barranca, se ha constituido oficialmente como Asociación
LA BARRANCA, para la Preservación de la Memoria Histórica en La Rioja.
Nuestro Colectivo, abierto a todos los riojanos y a todas las personas que así lo deseen,
tiene entre sus principales objetivos el de divulgar los hechos acontecidos en nuestra
región durante la Guerra Civil, especialmente en el año 1936. Y en ese sentido, nos
preocupa que los estudiantes riojanos puedan conocer y reflexionar sobre todo ello. De
ahí la presentación de esta unidad didáctica.
Nuestra “asignatura” comienza en el tiempo con la sublevación militar contra la República
que, en la entonces provincia de Logroño, tuvo lugar el día 19 de julio de 1936. Tres días más
tarde, toda la región estaba en manos de los golpistas, dándose la circunstancia de que, por
esa razón, en La Rioja no hubo en ningún momento trincheras ni frentes de guerra.
Acercaremos también a los estudiantes, la realidad más íntima y personal de algunos de los
que sufrieron la represión (muerte, cárcel, multas…). Y será a través de libros, escritos y
testimonios de los protagonistas.
No es nuestra intención adoctrinar a nadie. Se trata simplemente de arrojar luz sobre unos
hechos que ocurrieron a pocos kilómetros de nuestros centros de enseñanza y que por su
cariz estrictamente regional no tienen presencia en los libros de texto. Y con el único fin de
que los estudiantes los conozcan, reflexionen y discutan sobre ellos.
Para que jamás se repita. “Asociación La Barranca”
Presentación
BIBLIOGRAFÍA. Para saber algo más
Aguirre González, Jesús Vicente, Aquí
nunca pasó nada. La Rioja 1936.
Editorial Ochoa, Logroño, La Rioja.
1ª edición 2007.
Bermejo Martín, Francisco, La II Repú-
blica en Logroño: elecciones y con-
texto político, Biblioteca de Temas
Riojanos, Consejo Superior de Inves-
tigaciones Científicas, Instituto de
Estudios Riojanos, Logroño 1985.
Escobal, Patricio P., Las Sacas, Edición
americana: Colección Montaña, Edi-
torial-Distribuidora Mensaje, Nueva
York 1974. Editor: Odón Betanzos.
Edición en Logroño: Roldana Edi-
torial, Logroño (Depósito Legal
en Navarra) 1981. Editor: Anselmo
Ruiz. Tercera edición (utilizada en
esta unidad didáctica): Biblioteca
del Exilio, Ediciós do Castro, Coruña
2005. Edición de María Teresa Gon-
zález de Garay.
Gil Andrés, Carlos, Lejos del Frente, la
guerra civil en La Rioja Alta, Editorial
Crítica, Contrastes, Barcelona 2006.
Hernández García, Antonio, La repre-
sión en La Rioja durante la guerra
civil, tres tomos. Edición del autor,
impreso en Almazán.
Soria 1984.
Pradas Martínez, Enrique, Holocausto
en La Rioja, Cuadernos Riojanos,
Edición del autor.
Logroño 1982.
Rivero Noval, Mª Cristina, La ruptura
de la paz civil. Represión en La Rioja
(1936 – 1939), Biblioteca de Temas
Riojanos, Instituto de Estudios Rio-
janos. Gobierno de La Rioja.
Logroño 1992.
Rubio Dalmati, Alejandro, La razón
de lo irracional, Editorial Ochoa,
Logroño, 1990.
Sáez Santacruz, Bernabé, Desterrados
por el franquismo. Escrita en cola-
boración con Ernesto Muro. Edición
del autor. La Rioja 2003. 2ª edición,
Ediciones del 4 de agosto.
Logroño, 2003.
D.L. LR-43-2010
U
n
i
d
a
d
D
id
á
c
t
i
c
a
R
e
p
r
e
s
i
ó
n

e
n La
R
i
o
j
a
,

1
9
3
6
A
s
o
c
i
a
c
i
ó
n

p
a
r
a

l
a

P
r
e
s
e
r
v
a
c
i
ó
n

d
e

l
a

M
e
m
o
r
i
a

H
i
s
t
ó
r
i
c
a

d
e

L
a

R
i
o
j
a
Entre los días 17, 18 y 19 de julio de 1936 se
lleva a cabo el pronunciamiento militar para
poner fin a la Segunda República. Pero el
resultado del levantamiento (el “Movimiento”) es
incierto. Aproximadamente un tercio del territorio
español queda en poder de los golpistas, con lo
que ninguno de los dos bandos tiene absoluta
supremacía sobre el otro. La intentona para
derrocar de “golpe” a la República ha fracasado.
Ambos bandos se preparan para lo inevitable,
un enfrentamiento que iba a desangrar España
durante tres largos años. La Guerra Civil Española
acababa de empezar.
Lejos del frente, en las retaguardias de ambas
zonas, se inicia al mismo tiempo una represión
contra los militantes o representantes del otro
bando.
En la zona republicana, en pleno caos revolucionario, muchos españoles militantes
o simpatizantes de la derecha así como miembros del clero fueron asesinados
en contra de los principios de la misma República. La represión se atenuó
considerablemente cuando el gobierno de Madrid pudo retomar el control político
y militar de la situación.
En la zona nacional la represión formó parte desde el primer momento de la
estrategia diseñada por los sublevados para alcanzar el poder. En las regiones
donde triunfó la rebelión militar se instauró un régimen de terror basado en
la detención y el asesinato. Buena prueba de ello fue lo sucedido en nuestra
provincia, en La Rioja, donde entre julio y diciembre de 1936 fueron asesinadas
alrededor de 2.000 personas.
LaGuerraCivil
El general Fanjul fue el encargado de la sublevación en Madrid. Tenía que salir con sus tropas desde el Cuartel de la
Montaña y adueñarse de la capital, pero fracasó. El cuartel fue rodeado y tomado al asalto con gran coste de vidas por
fuerzas leales a la República: guardias de asalto, guardias civiles y los primeros milicianos.
Guardias de asalto combatiendo en las calles. (Foto de Centelles)
En Barcelona la guarnición se sublevó el 19 de julio, recibiendo apoyos de
grupos de falangistas. Durante dos días hubo combates por las calles de la
ciudad, especialmente encarnizados en torno a la Universidad, el edificio
de Telefónica y el Hotel Colón.
En La Rioja, la Guerra Civil de 1936 duró tres días y medio, exactamente ochenta horas, el tiempo que medió entre
la sublevación del comandante White en el aeródromo de Recajo, a las siete de la mañana del domingo 19 de julio,
y la ocupación de Cervera del Río Alhama, alrededor de las cuatro de la tarde del miércoles día 22.
Hay que tener en cuenta el contexto
internacional —ascenso de los fascismos
y expansionismo agresivo de Hitler y
Musolini, aliados decididos de la causa de
Franco— para comprender la brutalidad
extrema de la Guerra Civil española y el
extraordinario grado de violencia vivido
en el suelo hispano desde el primer día
del conflicto.
Hasta entonces, todos los pronunciamien-
tos militares, incluido el llevado a cabo por
Miguel Primo de Rivera trece años antes,
en 1923, no hicieron uso de la violencia
más allá de detenciones significativas y de
algunos castigos ejemplares que sirvieran
para asegurar el orden. Sin embargo, la vio-
lencia empleada fue mucho más allá de lo
que exigían las necesidades militares. En
vez de ser un instrumento para conseguir
un fin se convirtió en un fin en sí misma.
El propósito de los rebeldes y de sus prin-
cipales apoyos sociales fue la eliminación
absoluta del enemigo, extirpar hasta la raíz
cualquier rastro que recordara la experien-
cia republicana de los años anteriores.
EnLaRioja
Arnedo, como consecuencia de los sucesos del 5 de enero de 1932, en los que murieron
once personas, hombres, mujeres y niños, se había convertido ya en una referencia de
la lucha obrera a nivel nacional. La represión no se olvidó de este hecho, y muchos de
los participantes en esa huelga fueron asesinados en 1936.
Alfaro frente a los cañones de García Escámez (Dibujo de C. Sáenz de Tejada)
Alfaro fue una de las pocas localidades donde se organizó un núcleo de defensa contra el golpe militar.
Este hecho provocó que la columna navarra de García Escámez, que una vez en Logroño debía dirigirse a
Madrid, se desviara para sofocar la resistencia.
Como hemos visto, en La Rioja apenas hubo enfrentamientos armados tras el alzamiento de los cuarteles.
Los sindicatos y partidos políticos fieles a la República no pudieron ofrecer resistencia, salvo un pequeño
conato en Alfaro y Cervera, que fue rápidamente sofocado. A partir de ese momento grupos de falangistas
y requetés iniciarán la represión con el aliento y beneplácito de la Guardia Civil y del ejército.
Se ponía en marcha una operación de limpieza política calculada y orquestada desde los altos estamentos
del nuevo poder. Las cárceles se llenan de presos, de tal manera que surge la necesidad de crear centros de
detención improvisados, como ocurrió en Logroño con la Escuela Industrial o el Frontón Beti-Jai.
Desde esas cárceles, en paseos nocturnos y sacas colectivas, la maquinaria represora llenará de cadáveres las
tapias de los cementerios, las cunetas de las carreteras y los barrancos de muchas poblaciones. Otros ni siquiera
pisarán los centros de detención, y serán asesinados en descampados poco después de ser detenidos en sus
propias casas o en su puesto de trabajo.
Lugares como el Carrascal en Cervera, el túnel de Viguera, el Alfalfal en Ausejo, los Álamos en Calahorra,
el cementerio de Haro, la Pedraja en la provincia de Burgos y especialmente la Grajera, las tapias del
cementerio y la Barranca, en las cercanías de Logroño, acogerán en su regazo los cuerpos de estos
dos mil riojanos, cuyo principal, y único,
delito fue simpatizar y votar por ello a la
República o al Frente Popular. Se trataba
de alcaldes, concejales, funcionarios,
abogados, médicos, empleados, albañiles,
pastores, jornaleros, labradores…
La represión también se ensañó con
las mujeres. Además de las asesinadas,
alrededor de 40, muchas más fueron rapadas
en público, obligadas a beber aceite de
ricino y paseadas para escarnio público por
las calles de Logroño y de otros pueblos.
Larepresión
Las sacas (grabado de Alejandro Rubio Dalmati) fueron práctica generalizada durante
los cinco primeros meses de la represión. Cada noche, en los distintos centros de
detención, se leía la saca, es decir, una lista con los nombres de las personas que iban
a ser asesinadas. Aparecer en ese censo de muerte, escuchar el nombre del compañero,
del amigo o de un mismo, producía un impacto terrible.
Las sacas eran sinónimo de terror y de muerte.
Durante los primeros días y meses de la guerra el número de presos se disparó, de forma que la Prisión
Provincial no pudo ya desde los primeros días acoger a esa oleada de detenidos. Por esta razón se habilitaron
edificios y locales como centros de detención provisionales, entre ellos el Cine Avenida y la Escuela de Artes
y Oficios.
A principios de septiembre de 1936 la oleada de asesinatos se había cobrado en el entorno de Logroño
más de 300 víctimas. El poder represivo tenía claro que su ración de aniquilamiento y exterminio no
estaba concluida, que quedaba aún mucho por hacer. Hasta entonces los detenidos eran trasladados al
abrigo de la noche a las afueras de la ciudad de Logroño (la Grajera, el Huerto de las Bolas, las Cañas,
las paredes del cementerio…) donde eran asesinados. Cada madrugada, la Cruz Roja se encargaba de
trasladar sus cadáveres al cementerio de Logroño. Y ya no cabían más. De ahí que se hiciera necesario
encontrar un lugar donde matar y enterrar de una forma más cómoda, discreta y ágil. El lugar elegido
fue La Barranca, en Lardero, a unos cinco kilómetros de Logroño.
Desde el 10 de septiembre hasta el 15 de diciembre serán asesinadas en La Barranca más de cuatrocientas
personas.
Este lugar nunca pudo ser borrado de la memoria de los familiares de los asesinados, se mantuvo como
lugar de reunión durante toda la dictadura franquista. Gracias a la perseverancia de las viudas (las
mujeres de negro) y familiares, el recuerdo se mantuvo vivo y presente.
En 1979, tras la muerte de Franco, este descampado baldío tantas veces mancillado por el descuido y
el desinterés de las autoridades franquistas, se dignificó con la construcción del Cementerio Civil de
La Barranca.
El monolito que preside su entrada, obra del escultor Alejandro Rubio Dalmati, es hoy el símbolo de
todas las víctimas de la represión en La Rioja.
En algunos lugares, especialmente en la Rioja baja, se exhumaron, a finales de los años 70 del
siglo pasado, los restos de muchos de los asesinados para darles un entierro digno. Igualmente se
levantaron en los cementerios de numerosos pueblos, monumentos y recordatorios en memoria de los
vecinos asesinados. (En estos últimos años también se han llevado a los cementerios las lápidas con
los nombres de los riojanos caídos en los frentes de batalla durante la Guerra Civil, que anteriormente
se exhibían en las paredes de las iglesias). Las exhumaciones continúan realizándose ahora mismo,
tratando de hacer bueno el refrán español que habla de enterrar a los muertos “como Dios manda”...
LaBarranca
“Las mujeres de negro”, las viudas de los asesinados, fueron las primeras en reivindicar la memoria de sus maridos, hijos o hermanos asesinados.
Para el franquismo la memoria de estos crímenes era incómoda. Durante los primeros años de la dictadura las viudas fueron reprimidas en su intento
de visitar las tumbas de sus maridos. Pero la política de olvido mediante represión fue un fracaso.
Durante todo el periodo franquista La Barranca fue un descampado donde pastaban las cabras, pero no el olvido. Gracias a las mujeres de negro, sus
hijos y sus nietos pudieron saber que bajo el suelo de esa tierra yacían los cuerpos de sus familiares. Tras la muerte del dictador se emprendieron
las obras para adecentar y acondicionar dignamente ese espacio tan crudamente marcado por el dolor.
La Barranca es hoy el icono y referente de la represión franquista en La Rioja.
Contenido del DVD:
• Unidad Didáctica
• Actividades
• Anexos
• Cartas de presos políticos
• Película Tierra Madre,
de Luis Brox y María Orive
Edita:
ASOCIACIÓN PARA LA PRESERVACIÓN
DE LA MEMORIA HISTÓRICA
EN LA RIOJA
Fotografía Portada:
Jesús Rocandio
Depósito Legal: LR-43-2010
Después de muchos años de actuaciones y reivindicaciones, la Comisión de Familiares y
Amigos de los asesinados en la Barranca, se ha constituido oficialmente como Asociación
LA BARRANCA, para la Preservación de la Memoria Histórica en La Rioja.
Nuestro Colectivo, abierto a todos los riojanos y a todas las personas que así lo deseen,
tiene entre sus principales objetivos el de divulgar los hechos acontecidos en nuestra
región durante la Guerra Civil, especialmente en el año 1936. Y en ese sentido, nos
preocupa que los estudiantes riojanos puedan conocer y reflexionar sobre todo ello. De
ahí la presentación de esta unidad didáctica.
Nuestra “asignatura” comienza en el tiempo con la sublevación militar contra la República
que, en la entonces provincia de Logroño, tuvo lugar el día 19 de julio de 1936. Tres días más
tarde, toda la región estaba en manos de los golpistas, dándose la circunstancia de que, por
esa razón, en La Rioja no hubo en ningún momento trincheras ni frentes de guerra.
Acercaremos también a los estudiantes, la realidad más íntima y personal de algunos de los
que sufrieron la represión (muerte, cárcel, multas…). Y será a través de libros, escritos y
testimonios de los protagonistas.
No es nuestra intención adoctrinar a nadie. Se trata simplemente de arrojar luz sobre unos
hechos que ocurrieron a pocos kilómetros de nuestros centros de enseñanza y que por su
cariz estrictamente regional no tienen presencia en los libros de texto. Y con el único fin de
que los estudiantes los conozcan, reflexionen y discutan sobre ellos.
Para que jamás se repita. “Asociación La Barranca”
Presentación
BIBLIOGRAFÍA. Para saber algo más
Aguirre González, Jesús Vicente, Aquí
nunca pasó nada. La Rioja 1936.
Editorial Ochoa, Logroño, La Rioja.
1ª edición 2007.
Bermejo Martín, Francisco, La II Repú-
blica en Logroño: elecciones y con-
texto político, Biblioteca de Temas
Riojanos, Consejo Superior de Inves-
tigaciones Científicas, Instituto de
Estudios Riojanos, Logroño 1985.
Escobal, Patricio P., Las Sacas, Edición
americana: Colección Montaña, Edi-
torial-Distribuidora Mensaje, Nueva
York 1974. Editor: Odón Betanzos.
Edición en Logroño: Roldana Edi-
torial, Logroño (Depósito Legal
en Navarra) 1981. Editor: Anselmo
Ruiz. Tercera edición (utilizada en
esta unidad didáctica): Biblioteca
del Exilio, Ediciós do Castro, Coruña
2005. Edición de María Teresa Gon-
zález de Garay.
Gil Andrés, Carlos, Lejos del Frente, la
guerra civil en La Rioja Alta, Editorial
Crítica, Contrastes, Barcelona 2006.
Hernández García, Antonio, La repre-
sión en La Rioja durante la guerra
civil, tres tomos. Edición del autor,
impreso en Almazán.
Soria 1984.
Pradas Martínez, Enrique, Holocausto
en La Rioja, Cuadernos Riojanos,
Edición del autor.
Logroño 1982.
Rivero Noval, Mª Cristina, La ruptura
de la paz civil. Represión en La Rioja
(1936 – 1939), Biblioteca de Temas
Riojanos, Instituto de Estudios Rio-
janos. Gobierno de La Rioja.
Logroño 1992.
Rubio Dalmati, Alejandro, La razón
de lo irracional, Editorial Ochoa,
Logroño, 1990.
Sáez Santacruz, Bernabé, Desterrados
por el franquismo. Escrita en cola-
boración con Ernesto Muro. Edición
del autor. La Rioja 2003. 2ª edición,
Ediciones del 4 de agosto.
Logroño, 2003.
D.L. LR-43-2010
U
n
i
d
a
d
D
id
á
c
t
i
c
a
R
e
p
r
e
s
i
ó
n

e
n La
R
i
o
j
a
,

1
9
3
6
A
s
o
c
i
a
c
i
ó
n

p
a
r
a

l
a

P
r
e
s
e
r
v
a
c
i
ó
n

d
e

l
a

M
e
m
o
r
i
a

H
i
s
t
ó
r
i
c
a

d
e

L
a

R
i
o
j
a
UnidadDidáctica
Represión en La Rioja, 1936
ASOCI ACI ÓN PARA LA PRESERVACI ÓN DE LA
MEMORI A HI STÓRI CA EN LA RI OJA

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful