Está en la página 1de 16
Sistema de Revisiones en Investigación Veterinaria de San Marcos EPIDEMIOLOGÍA SEROLÓGICA DE LA CISTICERCOSIS PORCINA
Sistema de Revisiones en Investigación Veterinaria de San Marcos EPIDEMIOLOGÍA SEROLÓGICA DE LA CISTICERCOSIS PORCINA
Sistema de Revisiones en Investigación Veterinaria de San Marcos EPIDEMIOLOGÍA SEROLÓGICA DE LA CISTICERCOSIS PORCINA

Sistema de Revisiones en Investigación Veterinaria de San Marcos

EPIDEMIOLOGÍA SEROLÓGICA DE LA CISTICERCOSIS PORCINA EN EL PERÚ

SEROLÓGICA DE LA CISTICERCOSIS PORCINA EN EL PERÚ REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA - 201 0 Autor: Gianfranco Arroyo
SEROLÓGICA DE LA CISTICERCOSIS PORCINA EN EL PERÚ REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA - 201 0 Autor: Gianfranco Arroyo

REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA - 2010

Autor:

Gianfranco Arroyo Hurtado

Universidad Nacional Mayor de San Marcos Facultad de Medicina Veterinaria

TABLA DE CONTENIDO 1. PRESENTACIÓN 2 2. GENERALIDADES 2 3. HISTORIA 2 4. CICLO

TABLA DE CONTENIDO

1.

PRESENTACIÓN

2

2.

GENERALIDADES

2

3.

HISTORIA

2

4.

CICLO BIOLÓGICO

3

5.

EPIDEMIOLOGÍA DEL COMPLEJO TENIASIS / CISTICERCOSIS

5

6.

PRUEBA DE ELECTRO INMUNO TRANSFERENCIA BLOT (EITB) PARA

CISTICERCOSIS

6

7.

ESTUDIOS LLEVADOS A CABO EN POBLACIONES PORCINAS EN EL

PERÚ

7

8.

CORRELACIÓN ENTRE LOS RESULTADOS SEROLÓGICOS Y LA

CARGA DE INFECCIÓN

9

9.

CONCLUSIONES

10

10.

LITERATURA CITADA

10

SEROLÓGICOS Y LA CARGA DE INFECCIÓN 9 9. CONCLUSIONES 10 10. LITERATURA CITADA 10

EPIDEMIOLOGÍA SEROLÓGICA DE LA CISTICERCOSIS PORCINA EN EL PERÚ Gianfranco Arroyo Hurtado (airbag.84@hotmail.com ) 1.

EPIDEMIOLOGÍA SEROLÓGICA DE LA CISTICERCOSIS PORCINA EN EL PERÚ

Gianfranco Arroyo Hurtado (airbag.84@hotmail.com)

1. PRESENTACIÓN

La cisticercosis porcina ocasionada por Taenia solium prevalece en zonas rurales con escaso desarrollo socioeconómico y cultur al ocasionando pérdidas económicas a los campesinos. Además su expresión zoonótica, de gran impacto en salud pública han sido los motivos por los cuales diversos estudios han sido llevados a cabo por el grupo de investigación para determinar el nivel de infección en diferentes escenarios geográficos en el Perú. La siguiente revisión nos brinda información sobre los diferentes estudios llevados a cabo sobre el complejo teniasis / cisticercosis en el Perú basado en estudios serológicos.

2. GENERALIDADES La teniasis / cisticercosis es una zoonosis parasitaria de distribución mundial. Es ocasionada por el céstodo Taenia solium que tiene como

hospedador definitivo (HD) al ser humano albergando la fase adulta en el tracto gastrointestinal y como hospedador intermediario (HI) al cerdo y accidentalmente al propio ser humano albergando la fase larvaria del parásito (Soulsby, 1987; Cordero Del Campillo y Rojo, 1999). T. solium es un serio problema de salud pública en zonas rurales endémicas (Pawlowski, 2005) pues su expresión zoonótica representa un grave problema de salud para el ser humano (González, 2002).

3. HISTORIA La cisticercosis es una enfermedad que ha sido reconocida desde la antigüedad y se especula que fue uno de los motivos que llevó a la prohibición de ingesta de carne de cerdos en las culturas islámicas (Garcia et al., 1999). En la antigua Grecia ya había conocimiento de la cisticercosis

cerdos en las culturas islámicas (Garcia et al ., 1999). En la antigua Grecia ya había

porcina y muchos relatos hacen mención de estructuras a manera de piedras de granizo en

porcina y muchos relatos hacen mención de estructuras a manera de piedras de granizo en la carne de cerdos infectados (Trelles y Trelles,

1978).

Las primeras descripciones de casos de cisticercosis en seres humanos se remontan al siglo XVI. Los hallazgos de Rumler (1558) y Panaroli (1564) fueron los primeros casos humanos notificados pero la naturaleza parasitaria de la enfermedad fue recién reconocida en el siglo XVII (Groove, 1990). Finalmente la relación entre teniasis y cisticercosis fue demostrada por Kuchenmeister al alimentar a presidiarios con cisticercos y posteriormente obtener tenias durante la necropsia (Groove, 1990; Flisser et al., 1996). En el Perú, en 1792 Hipólito Unanue escribió una nota sobre un caso clínico de ataques convulsivos de tres días de duración en los cuales se le administró al paciente y llegó a eliminar una tenia. En 1913 Hercelles describió dos casos humanos de cisticercosis, a nivel del miocardio y cerebral (Deza,

1987).

4. CICLO BIOLÓGICO

La teniasis intestinal ocurre cuando el hombre consume carne de cerdo infectada con cisticercos e insuficientemente cocida (Acha y Szyfres, 2003). Los jugos gástricos liberan el escólex del tejido que lo rodea y la acción de las sales biliares permite la evaginación del escólex. Finalmente el parásito se adhiere a la mucosa intestinal e incrementa su actividad metabólica para producir proglotis (Mehllhorn y Piekarski, 1993). La expulsión de proglotis grávidos ocurre entre los 62 a 72 días. Los huevos contenidos en los proglotis son dispersados con el viento, lluvia y otros factores medioambientales, que de esa manera contaminan el agua y los alimentos de consumo potencial para el cerdo y el hombre (Acha y Szyfres,

2003).

La cisticercosis ocurre por la ingestión de huevos de T. solium. Los cerdos se infectan al tener acceso directo a excretas humanas en el medio ambiente, en zonas donde hay carencia de infraestructura sanitaria, aunque además se ha propuesto al escarabajo coprófago como vector mecánico

hay carencia de infraestructura sanitaria, aunque además se ha propuesto al escarabajo coprófago como vector mecánico

implicado en la dispersión de huevos de T. solium (Gonzáles, 2008). De otro lado los

implicado en la dispersión de huevos de T. solium (Gonzáles, 2008). De otro lado los humanos adquieren cisticercosis por la ingestión accidental de huevos de T. solium en el agua o los alimentos, aunque también se puede dar por autoinfección en personas portadoras de T. solium, debido a los malos hábitos higiénicos mediante el ciclo ano – mano – boca (Soulsby, 1987; Cordero Del Campillo, 1999).

Se observa como el parásito puede alternar en el cerdo como hospedador intermediario y en el ser humano como hospedador definitivo y hospedador intermediario accidental. (Tomado de Flisser et al., 2006).

y hospedador intermediario accidental. (Tomado de Flisser et al ., 2006). Figura 1. Ciclo biológico de

Figura 1. Ciclo biológico de Taenia solium.

y hospedador intermediario accidental. (Tomado de Flisser et al ., 2006). Figura 1. Ciclo biológico de

5. EPIDEMIOLOGÍA DEL de cisticercosis porcina son COMPLEJO TENIASIS / considerados un indicador

5. EPIDEMIOLOGÍA DEL

de

cisticercosis

porcina

son

COMPLEJO TENIASIS /

considerados

un

indicador

CISTICERCOSIS

epidemiológico

de

la

intensidad

de

T. solium se encuentra ampliamente distribuida alrededor del mundo. Se encuentra principalmente en los países en vías de desarrollo, en particular en América Latina. En zonas endémicas se estima que entre 5 a 20 % de la población humana se encuentra infectada con T. solium (Gilman et al., 1999) y los estudios epidemiológicos indican que T. solium se encuentra en todas las edades y alcanza su pico entre los 16 y 45 años (Sarti, 1997). Las condiciones socioeconómicas y culturales se encuentran asociadas a esta zoonosis ya que en cada uno de los momentos del ciclo de vida del parásito existen actividades humanas involucradas. La crianza casera de cerdos en zonas rurales constituye el sustento económico para los campesinos. Sin embargo este tipo de crianza predispone a los animales a tener acceso a las heces contaminadas con los huevos de T. solium y desarrollar cisticercosis. Por esta razón los niveles

transmisión (Garcia et al., 1999).

La infección por la larva de T. solium en los cerdos constituye un grave problema de salud pública. La enfermedad está presente en zonas rurales con niveles económicos e higiénicos deficientes (González, 2002). Por razones obvias en todas partes donde exista teniasis también se encuentra cisticercosis porcina con variaciones de prevalencia de una zona a otra (Acha y Szyfres, 2003) e inclusive variaciones de acuerdo a la distancia de los portadores (Lescano et al., 2007).

El mapa de distribución de prevalencias del complejo teniasis / cisticercosis se ha ido actualizando considerablemente durante la última década no sólo en América Latina sino además en África y en Asia donde se han identificado áreas hiperendémicas (World Health Organization, 2002; Phiri et al., 2003; Rajshekhar, 2003; Zoli et al., 2003). Sin embargo la enfermedad es prácticamente inexistente entre los

et al ., 2003; Rajshekhar, 2003; Zoli et al ., 2003). Sin embargo la enfermedad es

países musulmanes dado que el Corán prohíbe el consumo de carne de cerdo. Por el

países musulmanes dado que el Corán prohíbe el consumo de carne de cerdo. Por el contrario la teniasis y cisticercosis son endémicas en países de África central, en la India y en el sudeste de Asia donde la carne de cerdo se consume sin adecuado control higiénico (Dumas et al., 1976; Kong et al., 1993). Los factores de riesgo asociados a la presentación de la teniasis incluyen la edad (la enfermedad alcanza su pico en adultos) y la frecuencia de consumo de carne de cerdo (Sarti et al., 1988; Allan et al., 1996). De otro lado el principal factor de riesgo para la presentación de cisticercosis es la presencia de u n portador de tenia en un ambiente cercano (Flisser et al., 1996).

6. PRUEBA DE ELECTRO INMUNO TRANSFERENCIA BLOT (EITB) PARA CISTICERCOSIS El desarrollo de la prueba

de

Electro

Inmuno

Transferencia

blot

(EITB)

como

la

primera

prueba

serológica con suficiente sensibilidad y

especificidad

(Gonzalez

et

al.,

1990)

para

ser

aplicada

a

estudios

poblacionales

permitió

conocer

las

características

epidemiológicas

del

complejo teniasis / cisticercosis en áreas

endémicas (García et al., 1996).

Esta

prueba permitió superar el problema de

reacción cruzada con otras parasitosis,

de

esa

forma

se

convirtió

en

una

herramienta

diagnóstica

útil

para

estudios poblacionales (Espinoza et al.,

1986).

La prueba emplea una fracción

enriquecida de glicoproteínas obtenidas

al

purificar

cisticercos

un

extracto

crudo

de

mediante

cromatografía.

Luego las glicoproteínas son separadas

por electroforesis en Acrilamida y se

transfieren

a

una

membrana

de

nitrocelulosa, la cual se corta en tiras de

3 milímetros de

ancho. Cada tira se

incuba con las muestras de suero en un

formato similar al ELISA con el cual se

revelan

de

una

a

siete

bandas

Cada tira se incuba con las muestras de suero en un formato similar al ELISA con

específicas para cisticercosis (GP50, GP42-39, GP24, GP21, GP18, GP14 y GP13) (Tsang et al .,

específicas

para

cisticercosis

(GP50,

GP42-39, GP24, GP21, GP18, GP14 y

GP13) (Tsang et al., 1989).

cisticercosis porcina que varían de 43%

en

Maceda

Tarapoto

(Diaz

et

al.,

1992) a 49% en Churusapa – Tarapoto

(García et al., 1996). Mientras que un

7. ESTUDIOS LLEVADOS A CABO EN POBLACIONES PORCINAS EN EL PERÚ

En

el

Perú,

los

estudios

epidemiológicos

basados

en

pruebas

estudio realizado en el departamento de

Amazonas

encontró

una

seroprevalencia de 28 % a cisticercosis

porcina (Carhuallanqui, 2007).

En la sierra del Perú, donde se

serológicas en porcinos han revelado

prevalencias

variables

en

las

tres

han

realizado

la

mayor

cantidad

de

estudios, las tasas de seroconversión

regiones del país (González, 2002). La

disponibilidad del EITB permitió al grupo

de investigación de cisticercosis en el

Perú llevar a cabo una serie de estudios

destinados a conocer las características

epidemiológicas

de la cisticercosis en

porcina varían de 30% en la provincia

de Andahuaylas – Apurimac (Ramos,

1999) a 72% en la provincia de Quilcas

– Huancayo (Bernal, 1996). Un estudio

posterior realizado tanto en humanos

como en porcinos en la provincia de

poblaciones porcinas.

Estudios

llevados

 

Quilcas

Huancayo

encontró

a

cabo

en

seroprevalencias

de

cisticercosis

comunidades

de

la

selva

peruana

encontraron

seroprevalencias

de

porcina que iban de 42 a 75 % (Garcia

et al., 1996).

la selva peruana encontraron seroprevalencias de porcina que iban de 42 a 75 % (Garcia et

Los estudios del complejo teniasis / cisticercosis llevados a cabo en la costa norte del

Los

estudios

del

complejo

teniasis / cisticercosis llevados a cabo

en la costa norte del Perú indican una

fuerte asociación

entre los

casos

de

cisticercosis porcina

y portadores de

Mientras que estudios realizados

en

el

departamento

de

Tumbes

encontraron seroprevalencias de 26% a

cisticercosis porcina (Taico et al., 2003).

Así mismo, en un estudio de incidencia

tenias.

Un

estudio

realizado

en

en el distrito de Matapalo en Zarumilla –

Monterredondo

Piura

encontró

una

tumbes,

se

estimó

una

incidencia

seroprevalencia de cisticercosis porcina

de 5.18% (Gavidia, 1993).

acumulada de 11.5% (Mena, 2002). El

resumen

de

los

principales

estudios

llevados a cabo se detalla en el Cuadro

1.

Cuadro 1. Estudios llevados a cabo en poblaciones porcinas basado en el inmunoensayo de EITB para cisticercosis

Cuadro 1. Cuadro 1. Estudios llevados a cabo en poblaciones porcinas basado en el inmunoensayo de

Cuadro 1. Cuadro 1. Estudios llevados a cabo en poblaciones porcinas basado en el inmunoensayo de

8. CORRELACIÓN ENTRE LOS RESULTADOS SEROLÓGICOS Y LA CARGA DE INFECCIÓN Los estudios llevados a

8. CORRELACIÓN ENTRE LOS

RESULTADOS SEROLÓGICOS Y LA CARGA DE INFECCIÓN Los estudios llevados a cabo durante los últimos diez años han permitido conocer las tasas de infección en poblaciones humanas y porcinas en diversos escenarios geográficos. La disponibilidad del ensayo serológico de EITB (Tsang et al., 1989) para el diagnóstico serológico de cisticercosis en humanos y animales se convirtió en una herramienta útil para los estudios epidemiológico, demostrándose su alta especificidad y sensibilidad (Gonzalez et al., 1990). Sin embargo es importante mencionar que los resultados del ensayo de EITB no necesariamente indican infección activa sino exposición previa al parásito como ha sido demostrado en estudios de monitoreo ambiental con animales centinela (Gonzalez et al., 1994), además la transferencia de anticuerpos maternales vía calostro de madres infectadas a lechones ha sido considerada como una fuente considerable de sesgo al momento de interpretar los resultados

Los patrones de respuesta inmune han sido estudiados durante mucho tiempo y sugieren que el patrón de bandas diagnósticas en el ensayo de EITB no aparece de forma aleatoria, por lo que podría estar relacionado al grado de infección de los animales (González, datos no publicados). Además se ha demostrado que el fenómeno de agregación en cisticercosis porcina, con gran cantidad de animales con pocos quistes y pocos animales con alta carga de infección ocurre en zonas donde las condiciones biológicas entre el hospedador, agente y medio ambiente coexisten en un clima de endemmicidad estable (Coleman et al., 2001).

Es importante mencionar que el muestreo en áreas resulta más aceptado por los pobladores que el muestreo en poblaciones humanas, por lo cual los niveles de seroprevalencia en cerdos expresan la intensidad de contaminación con huevos de T. solium en el medio ambiente (Gonzalez et al., 1994), además de ser un método económicamente más factible que la evaluación de necropsia en animales lo

et al ., 1994), además de ser un método económicamente más factible que la evaluación de

cual involucra gastos económicos en animales, personal y tiempo. Los patrones serológicos de bandas diagnósticas

cual involucra gastos económicos en animales, personal y tiempo. Los patrones serológicos de bandas diagnósticas para cisticercosis podrían pronosticar la existencia precisa de cerdos con cisticercosis activa (Quesquén, 1999) lo cual resulta en una herramienta poderosa en estudios de campo.

9. CONCLUSIONES

Los estudios llevados a cabo por

el

grupo

de

investigación

en

cisticercosis

porcina

indican

que

los

niveles de infección varían en diferentes

zonas geográficas del país, por lo cual

no

existe

un

único

escenario

de

presentación

de

la

enfermedad.

La

cisticercosis

continúa

en

estado

de

endemmicidad en muchas áreas rurales

donde

las

condiciones

sanitarias

y

socioculturales

favorecen

el

ciclo

biológico. La utilidad del inmunoensayo

para

el

diagnóstico

de

cisticercosis

permite

su

aplicación

como

una

herramienta útil en el monitoreo de la

enfermedad.

10.LITERATURA CITADA

1. [WHO]

Health

of

neurocysticercosis. Provisional agenda of the 55 World Health Assembly, 5 April 2002, pp. 1-3

World

Organization, 2002.

Control

2. Allan J, Soto De Alfaro H, Torres – Álvarez R, Craig P, Fletes C, García – Noval J, De Mata F, Velásquez – Tohom R, Yurrita P. 1996. Epidemiology of intestinal taeniasis in four rural Guatemalan communities. Ann. Trop. Med. Parasitol. 90: 157 – 165 p.

3. Acha

2003.

Zoonosis y enfermedades transmisibles comunes al hombre y a los animales. III. 3ª edición. Washington DC: OPS. 171-173, 222 – 224 p.

P,

Szyfres

B.

4. Bernal T. 1996. Evaluación de la Cisticercosis porcina en el distrito

DC: OPS. 171-173, 222 – 224 p. P, Szyfres B. 4. Bernal T. 1996. Evaluación de

de Quilcas, Huancayo. Tesis de Médico Veterinario. Facultad de Medicina Veterinaria, Univ. Nacional Mayor de

de Quilcas, Huancayo. Tesis de Médico Veterinario. Facultad de Medicina Veterinaria, Univ. Nacional Mayor de San Marcos, Lima. 22 p.

5. Carhuallanqui MI. 2007. Seroprevalencia de cisticercosis porcina en cuatro caseríos del distrito de Omia, Amazonas. Tesis de Médico Veterinario. Lima. Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

6. Coleman PG,

Perry BD,

Woolhouse MEJ. 2001. Endemic stability – a veterinary idea applied to human public health. Lancet 357: 1284 – 86 p.

7. Cordero Del Campillo M, Hidalgo Argüello M. 1999. Cisticercosis. En: Cordero Del Campillo M, Rojo Vázquez F eds. Parasitología veterinaria. España. McGraw-Hill- Interamericana. p 493-495

8. Deza BL. 1987. Hipólito Unanue y la neurocisticercosis. Rev Neuropsiquiatr. 50 (2): 77 – 82 p.

9. Diaz F, Garcia HH, Gilman RH, González AE, Castro M, Tsang VCW, Pilcher JB, Vasquez, Lescano M, Carcamo C, Madico G, Miranda E, and The Cisticercosis Working Group in Peru. 1992. Epidemiology of Taeniasis and Cysticercosis in a Peruvian Village. American Journal of Epidemiology. 875- 881 p.

10.Dumas M, Ndiaye IP Dumas JP, Gueye M. 1976. Cysticercose cerebrales (deux nouveaux cas senegalais). Bull Soc Med Afr Noire 21: 213- 11 p.

11.Espinoza B, Ruiz – Palacios G, Tovar A, Sandoval MA, Plancarte

A,

Characterization by Enzyme – linked Immunosorbent Assay of the humoral immune response in patients with neurocysticercosis and its implications in immunodiagnosis. Journal of Clinical Microbiology. 24: 536 – 41 p.

Flisser A. 1986.

and its implications in immunodiagnosis. Journal of Clinical Microbiology. 24: 536 – 41 p. Flisser A.

12.Flisser A, Plancarte A, Ávila G. 1996. Aplicación de métodos de diagnóstico de cisticercosis y

12.Flisser A, Plancarte A, Ávila G.

1996. Aplicación de métodos de

diagnóstico de cisticercosis y

estudios

epidemiológicos. En: Taeniasis/ Cysticercosis por T. solium 2da

teniasis a

Edición. García HH, Martinez SM

(Eds). Lima. Ed. Universo. 17-31.

p.

13.García HH, Gilman RH, González AE, Verástegui M, Rodriguez S, Gavidia C, Tsang VC, Falcon N, Lescano A, Moulton L, Bernal T, Tovar M, The Cisticercosis Working Group in Peru (CGWP).

2003. Hyperendemic human and

porcine Taenia solium infection in

Peru. Am. J. Trop. Med. Hyg. 68 (3): 268-275 p.

14.Garcia HH, Gilman RH, González AE, Pacheco R, Verástegui M, Tsang VCW, The Cysticercosis Working Group in Peru. 1999. Human and porcine Taenia solium infection in a village in the highlands of Cusco, Peru. Acta Tropica 73: 31 – 36 p.

15.Garcia HH, Gilman RH, González AE, Tsang VCW, Verastegui M. 1996. Epidemiología de la Cisticercosis en el Perú. En: En:

Taeniasis/ Cysticercosis por T. solium 2da Edición. García HH; Martinez (Eds). Lima. Ed. Universo. 313- 325 p.

16.Gavidia CM. 1993. Prevalencia de cisticercosis porcina en un pueblo de la costa norte: Monte Redondo. Piura. Tesis de Médico Veterinario. Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima. 38p

17.Gilman RH, Garcia HH, González AE, Dunleavy M, Verástegui M, Evans C, The Cysticercosis Working Group In Peru. 1999. Short cuts to development:

methods to control the transmission of cysticercosis in developing countries. En: T. solium Taeniasis/ Cysticercosis. 2 nd Edition. García HH, Martinez SM (Eds). Lima. Ed. Universo. 313 – 326 p

T. solium Taeniasis/ Cysticercosis. 2 n d Edition. García HH, Martinez SM (Eds). Lima. Ed. Universo.

18.Gonzáles E. 2008. Evidencia de escarabajos coprófagos como vectores mecánicos de Taenia solium . Tesis

18.Gonzáles E. 2008. Evidencia de escarabajos coprófagos como vectores mecánicos de Taenia solium. Tesis de Médico Veterinario. Facultad de Medicina Veterinaria. Univ. Nacional Mayor de San Marcos. 102 p.

19.González AE. 2002. Perspectivas y Prioridades de Investigación en Cisticercosis porcina. CSI – UNMSM Boletín 47: 4 – 7 p.

20.González AE, Verástegui M, Nob JC, Gavidia C, Falcón N, Bernal T, Garcia HH, The Cysticercosis Working Group in Peru 1999a. Persistence of passively transferred antibodies in porcine Taenia solium cysticercosis. Vet Parasitol. 86, 113 – 118 p

21.Gonzalez AE, Gilman RH, Garcia HH, Mc Donald J, Kasena K, Tsang VCW, Pilcher JB, Suarez F, Gavidia C, Miranda E, and The Cysticercosis Working group in Peru. 1994. Use of sentinel pigs to monitor environmental Taenia solium contamination. The

American Journal of Medicine and Hygiene. 51: 847 – 850 p.

22.González AE, Cama V, Gilman RH, Tsang VCW, Pilcher JB, Chavera A, Castro M, T Montenegro, Verástegui M, Miranda E, Bazalar H. 1990. Prevalence and comparison of serologic assays necropsy and tongue examination for the diagnosis of porcine cysticercosis in Peru. Am J Trop Med Hyg 43 (2): 194 – 199 (90 – 083) p

23.Grove DI. 1990. History of Human Helminthology. Oxon. CAB International.

24.Kong Y, Cho SY, Cho MS, Kwon

1993.

Seroepidemiological observations

of Taenia solium cysticercosis in

J

OS,

Kang

WS.

epileptic

Korean Med Sci: 145- 52 p.

patients

in

Korea.

25.Lescano AG, García HH, Gilman RH, Guezala MC, Tsang VCW, Gavidia CM, Rodriguez S, Moulton LH, Green JA, González

25.Lescano AG, García HH, Gilman RH, Guezala MC, Tsang VCW, Gavidia CM, Rodriguez S, Moulton LH,

AE Working Group in Peru. 2007. Swine Cysticercosis hotspots surrounding Taenia solium tapeworm carriers. Am

AE

Working Group in Peru. 2007. Swine Cysticercosis hotspots surrounding Taenia solium tapeworm carriers. Am J Trop Med Hyg. 76 (2): 376 – 383 p.

and The Cysticercosis

26.Mehlhom H y Piekarski G. 1993. Fundamentos de Parasitología. Zaragoza. Editorial Acribia. 177 – 209 p.

27.Mena C. 2002. Incidencia de cisticercosis porcina en el distrito de Matapalo Departamento de Tumbes. Tesis de Médico Veterinario. Facultad de Medicina Veterinaria, Univ. Nacional Mayor de San Marcos, Lima. 28 p.

28.Pawlowski Z, Allan J, Sarti E. 2005. Control of Taenia solium taeniasis / cysticercosis: From research towards implementation. International Journal for Parasitology, Volumen 35, Issues 11 – 12. 1221 – 1232 p.

29.Phiri IK, Nwoki H, Alfonso SMS, Matenga E, Boa M, Mukaratirwa

S, Githigia SM, Saimo MK, Sikasunge CS, Maingi M, Lubega GW, Kassuku A, Michael LM, Siziya S, Krecek RC, Noormahomed E, Villena M, Dorny P, Willingham III AL. 2003. The emergence of Taenia solium

Cysticercosis as a serious agricultural problem and public health risk. Acta Trop. 87, 13- 23

p.

30.Quesquén CE. 1999. Correlación entre la prueba de Electroinmuno Transferencia Blot (Western Blot) y la carga parasitaria en cisticercosis porcina. Tesis de Médico Veterinario. Facultad de Medicina Veterinaria. Univ. Nacional Mayor de San Marcos. 42 p.

31.Rajshekhar

V.

2003.

Taenia

Cysticercosis:

solium

epidemiology and impact in Asia.

Acta Trop. 87 (1): 53-60 p.

32.Ramos D. 1999. Seroprevalencia de cisticercosis en las villas de Occollo y Anaccma- Provincia de

Trop. 87 (1): 53-60 p. 32.Ramos D. 1999. Seroprevalencia de cisticercosis en las villas de Occollo

Andahuaylas Departamento de Apurimac. Tesis de Médico Veterinario. Facultad de Medicina Veterinaria, Univ. Nacional Mayor

Andahuaylas Departamento de Apurimac. Tesis de Médico Veterinario. Facultad de Medicina Veterinaria, Univ. Nacional Mayor de San Marcos, Lima. 23 p.

33.Sarti E. 1997. La teniasis y cisticercosis por T. solium. Salud Publica de México/ vol. 39. Nº 3. Mayo- Junio. 225-231 p.

34.Sarti E, Schantz PM, Lara R, Gómez H, Flisser A. 1988. Taenia solium taeniasis and cysticercosis in a Mexican village. Trop Med Parasitol. 39: 194 – 198 p.

35.Soulsby E. 1987. Parasitología y enfermedades parasitarias. México. Nueva Editorial Interamericana. 823 p.

36.Taico F, López T, González AE, Garcia HH, Gilman RH. 2003. Epidemiología de la cisticercosis porcina en tres caseríos de la provincia de Zarumilla – Tumbes. Rev Inv Vet Peru 14 (2): 166 – 173 p.

37.Trelles JO, Trelles L. 1978. Cysticercosis of the nervous system. In: Vinken PJ, Bruyn G (Eds). Handbook of Clinical Neurology, Vol 35. Infections of the nervous System. Amsterdam:

Elsevier / North Holland Biomedical Press

38.Tsang VC, Brand JA, Boyer AE. 1989. An enzyme – linked immunoelectrotransfer blot assay and glycoprotein antigens for diagnosing human Cysticercosis (Taenia solium). Journal of Infectious Diseases. 159: 50 – 9

p.

39.Zoli A, Shey-Njila O, Assana E, Dorny P, Brandt J, Geerts S. 2003. Regional Status, epidemiology, and impact of Taenia solium cysticercosis in Western and central Africa. Acta Trop 87 (1). 35-42 p.

epidemiology, and impact of Taenia solium cysticercosis in Western and central Africa. Acta Trop 87 (1).