Está en la página 1de 1

INSTITUTO NACIONAL “JOSÉ MIGUEL CARRERA”

LENGUA CASTELLANA Y COMUNICACIÓN


TERCERO MEDIO

M.M.C: Opinión pública

Aunque existen múltiples definiciones, utilizaremos una de las más sencillas: “la opinión de la gente
común que confiere poder”

Origen

Tiene su origen en Europa, con Inglaterra como principal escenario de la ampliación del público
lector: el de los ciudadanos por sobre la exclusividad de los eruditos. Conforme aumentan los lectores,
aumenta la cantidad de escritos en circulación: revistas y diarios permiten ampliar la lectura de los
clásicos literarios.

Las nuevas ideas encuentran cuna en nuevos espacios de diálogo, y con la Revolución Francesa
como hecho histórico, se comienza a hablar de la opinión pública entendida como la opinión de los
ciudadanos. Dicho concepto tenía directa relación con la esfera política y social en cuanto existía la
demanda explícita de que los gobernantes actuaran conforme a la voluntad expresada por los ciudadanos.
Sin embargo, la noción y valoración de la opinión pública fue cambiando a medida que dejó de entenderse
como la veraz voz ciudadana que podía ser sesgada o manipulada desde los grupos más poderosos.

Críticas a la generalización del concepto

Existen diversas críticas respecto de la utilización del concepto, puesto que la posibilidad de
expresar o manifestar opinión, muchas veces se ve negada en los sectores marginados, es decir, no todas
las opiniones tienen tribuna. Sin embargo, la política muchas veces ha utilizado como recurso y eslogan e
conocer y responder a las necesidades de estos sectores.

Medios y opinión pública

En la actualidad, los medios masivos son una entidad reconocida por la transmisión de la opinión
ciudadana, pero no están exentos de crítica puesto que se asume que los medios carecen de objetividad en
la medida en que pertenecen o son financiados por ciertos grupos y responden a las necesidades que estos
grupos imponen.

Las principales características del vínculo entre medios masivos y la opinión pública son las
siguientes:
El espacio público se configura de manera ilimitada, en la medida en que es accesible a un número
indefinido de personas.
Como el espacio de conocimiento y diálogo se abre, se puede decir que acrecientan el conocimiento
político y la participación social.
Permiten evidenciar problemáticas sociales.
Funcionan como mecanismos reguladores o fuentes de accountability social, es decir, obligar a los
actores sociales a dar cuenta y a hacerse responsables de sus actos.
Establecen y promueven agendas de discusión.
Cuando las temáticas relevantes no son tratadas de manera adecuada, se dice que los medios
contribuyen a la trivialización de los debates públicos.

Manipulación de la opinión pública.

Una de las mayores críticas respecto de la injerencia de los medios en la opinión pública la
constituye la tendencia a exponer aquello que las audiencias o el público quieren ver, dando cobertura a
informaciones poco relevantes y en un tenor sensacionalista que va en desmedro de la formación crítica
ciudadana.

Mecanismos de generación de opinión pública.

Televisión y noticiarios como agentes mediátizadores de la información y el debate público.


Masificación de las encuestas públicas y la exposición de sus resultados como medios reguladores de
las decisiones u opiniones relevantes del escenario social.
Incorporación de mecanismos como el rating y la sobrevaloración de su influencia en los temas de
debate público.
Apertura de espacios de comunicación de los ciudadanos a través de la masificación de secciones o
portales on line para expresar opinión.