Está en la página 1de 3

5 4 9 2 _1 1 4 7 1 8 2 8 1 2 9 3 8 _1 6 2 8 5

TODOS DECIMOS FIN A LA MATANZA Y CACERIA BRUTAL DE FOCAS


Nos hemos enterado en los medios de comunicación de un cruel hecho que ocurre en
Canadá. El gobierno de ese país promueve la matanza, en una forma despiadada de miles
de focas en su territorio. La meta es matar 350.000 focas para llegar a casi un millón en
tres años.

Ellos aducen la sobrepoblación que podría darse de este simpático e inofensivo animal,
cosa que no resulta cierta y no es justificable de ninguna manera, ya que las condiciones
climatológicas, el deshielo y otros factores han hecho que la población de estas focas
vaya en descenso.

La vulnerabilidad de estas focas se debe a que son criaturas de menos de tres meses, el
95% está entre los doce días de nacida y los 4 meses, a que a veces no han probado
alimento, apenas han desarrollado unas pocas habilidades para nadar y están aun en el
hielo, lo cual las hace presa fácil de estos hombres.

El método para matarlas resulta terrible aun cuando afirman que es humanitario, esto no
es así, veamos por qué. Se les golpea en la cabeza. Sin embargo, un solo golpe no las
mata, así que o se les golpea una segunda vez o se les deja en el hielo agonizantes, se les
inserta un gancho para arrastrarlas aun vivas o bien, se les quita la piel cuando todavía
están conscientes.

Las estadísticas mostradas por el IFAW, grupo que ha documentado los hechos, dicen
que el 79% de estos tipos no han revisado si los animales aun están vivos cuando son
despellejados, lo cual les ocasiona un sufrimiento inaceptable.

Las regulaciones no se han respetado y como afirma este grupo no ha habido cargos hacia
alguien a pesar de que los abusos son excesivos, se les deja morir y sufrir y aun vivas
experimentan demasiado dolor. ¿Vale la pena económicamente esta cacería?

Esta práctica representa una ganancia no tan importante para esta población (1% del PIB
de la región). Sin embargo, aun cuando fuera un porcentaje importante para la economía
canadiense, coincidiríamos, como IFAW lo señala, en que no se justificaría una
sangrienta matanza para generar empleos en esta región.

El daño ecológico y el desastre, aunado al deterioro de la imagen de Canadá, la


generación de violencia y agresividad resultan sin duda más costosos que los beneficios
que se puedan explicar. La situación económica de la región ha generado otro tipo de
industrias y actividades, de forma que obtener beneficios por la comercialización de
productos de foca resulta poco exitoso.

Además la conciencia ecológica creciente de la población ha cambiado los hábitos de


consumo, haciendo que los productos derivados de foca no sean atractivos. Un efecto
importante además es en la generación y promoción de la violencia, fomentadas por el
Gobierno. Porque no puedo imaginar que estos hombres después de haber matado y
torturado a estos animales indefensos regresen a casa con una conducta pacífica y
respetuosa de la vida.

Además, se ha demostrado que quien agrede a animales, puede tener conductas similares
con niños y mujeres. Así que un gobierno fomente y difunda estas conductas creo que al
final conduce a daños terribles a un país y finalmente al mundo. Que luego no nos
extrañe y asombre la violencia, agresión y terrorismo que se vive en el mundo.

Y este grado de crueldad y saña no es tolerable en una sociedad con mayor grado de
civilización y desarrollo como lo es Canadá. De ahí surge la pregunta acerca de cuál debe
ser nuestra relación con los animales. Creo que como seres racionales, los humanos
tenemos una responsabilidad con la naturaleza, el medio ambiente, incluyendo plantas y
animales.

En general, las antiguas civilizaciones así lo señalaban, desde tiempos remotos, los
antiguos pobladores de este continente lo veían así, ya sea los indígenas mesoamericanos
y los indios que habitaban lo que hoy son los territorios de EU y Canadá, por ejemplo,
recordemos el respeto que los indios que hoy viven en lo que hoy es EU, tenían y tienen
por su tierra, animales y naturaleza.

Para los creyentes, judíos y cristianos, está responsabilidad se narra de forma muy clara
en la Biblia. Dios confía al hombre la tarea de defender y promover, respetar y amar la
vida y la Creación que Dios pone para dignidad del hombre. Y así, se dirige al hombre en
el Génesis y pide al hombre mandar sobre la tierra. De esta forma, sobre él recae la
responsabilidad acerca de la preservación del hábitat, animal y humano, lo cual implica
no sólo el presente sino el futuro del planeta y un uso racional de los recursos.

Así, que no podemos matar y agredir a la Creación de esta manera. Finalmente, queda la
pregunta de qué podemos hacer. Por un lado, respetar a los animales y plantas en nuestro
entorno, hacer un uso racional del agua, no contaminar y no comprar animales en peligro
de extinción.

En este caso específico y ante esta lamentable disposición podemos hacer dos cosas
específicamente. Una, enviar cartas de protesta a las autoridades de Canadá para que no
sigan con esta matanza. En el sitio siguiente se pueden enviar cartas al Primer Ministro y
algunos funcionarios así como firmar un escrito de protesta y hay un seguimiento
detallado.

Sobra decir que las imágenes ahí presentadas son terribles.

http://www.ifaw.org
http://noalamatanzadefocas.ning.com