Está en la página 1de 19

Reporte de Reconocimiento de la Industria Chilena afectada por el

Terremoto Marino del Maule
Este paper resume las conclusiones del equipo de reconocimiento EERI y de un grupo de expertos
chilenos en daño en instalaciones industriales causados por el terremoto marino del Maule el 27
de Febrero del 2010 y el posterior tsunami. La industria chilena se vio gravemente afectada
principalmente porque las grandes plantas industriales, como fábricas de papel, fábricas de
madera, plantas termoeléctricas y refinerías de gas y petróleo tuvieron que cerrar, ya sea por el
daño sufrido, o por la evaluación de seguridad estructural y ambiental. El daño fue producido
principalmente por el movimiento del suelo, sin embargo, fue incrementado por el posterior
tsunami en la costa. Sectores industriales importantes, como el vino, pesca, celulosa y papel, se
vieron fuertemente afectados. El daño observado fue principalmente debido a un anclaje
inapropiado de equipos, movimientos diferenciales entre apoyos adyacentes de tuberías y
equipos, desplazamiento de fundaciones, y fallas de elementos y equipos no estructurales
INTRODUCCIÓN
El terremoto marino del Maule, con magnitud M
w
= 8.8 golpeó a Chile el 27 de Febrero del 2010, a
las 3:34 AM, hora local (epicentro en 35,909°S, 72.733°O), aproximadamente 70 millas al nor-
noroeste de la segunda ciudad más grande de Chile, Concepción. La ruptura ocurrió en el contacto
entre las placas de Nazca y Sudamericana, y tuvo una extensión aproximada de 450 km en
dirección norte-sur. Este catastrófico terremoto de subducción afecto un área aproximada de
160.000 km
2
, cuyas casas bordean el 75% de la población de Chile, dañando 370.000 hogares,
afectando 1,8 millones de personas y matando aproximadamente 500 (USAID 2010). En la Figura
1, que muestra un esquema de la distribución de la actividad industrial en Chile, se ve la alta
concentración de industrias en el área afectada por el terremoto es. Las áreas más afectadas
estaban entre Temuco, en el sur, y Santiago, en el norte.






















Chile tiene una economía fuerte en tres sectores: industria, servicios y agricultura. Las principales
industrias en Chile incluyen minería, mayoritariamente al norte de Santiago, celulosa y papel,
procesamiento de pescado, y madera en las regiones al sur de Santiago. En agricultura, Chile
produce grandes cantidades de trigo, uvas, frutas y pescado. La gran parte de los productos
agrícolas se cultivan en el valle central, que va de Santiago a Temuco. La Figura 2 muestra el perfil
económico de Chile, según Economicwatch (2011). Chile exporta un 40% de su PIB y ha
experimentado un crecimiento de un 4% desde 1999.

















La industria chilena, en su conjunto, fue gravemente afectada por el terremoto grado 8.8 del
Maule, sobretodo porque las grandes plantas termoeléctricas, de papel y de madera, y las
refinerías de gas y petróleo en las zonas cercanas a Concepción, debieron cerrar después del
terremoto. Otras industrias importantes sufrieron importantes daños, ya sea por el movimiento
del suelo propio del terremoto (industria del vino) o por una combinación entre el movimiento del
suelo y el posterior tsunami (industria del pescado y de celulosa y papel). Incluso grandes
instalaciones mineras en el norte de Santiago cerraron sus operaciones inmediatamente después
del terremoto para asegurarse que sus equipos no estuvieran dañados.
El daño observado es similar al reportado después de los terremotos de 1960 por Steinbrugge y
Flores (1963), y fue principalmente por el anclaje inapropiado de equipo, movimientos
diferenciales entre apoyos adyacentes de tuberías y equipo, y por movimiento de fundaciones.
Hubo poca evidencia de grandes demandas de ductilidad y daño en la mayoría de las estructuras
de apoyo de equipos, sin embargo, no se puede decir lo mismo de los elementos no estructurales
y de los equipos. Después de una breve discusión sobre las pautas de diseño sísmico de
instalaciones industriales en Chile, se presentarán observaciones del daño de ciertos tipos de
instalaciones industriales. Las viñas son solo abordadas superficialmente en este paper ya que son
objeto de otro artículo.


CONSIDERACIONES DE DISEÑO PARA INSTALACIONES INDUSTRIALES EN CHILE
El diseño sísmico de instalaciones industriales está regulado por el código chileno
NCh2369.Of2003 (INN 2003), la cual tiene dos objetivos: salvar vidas y lograr continuidad en las
operaciones, para el terremoto más grande esperado en la región. Más específicamente, los
objetivos son: evitar colapso de estructuras, evitar incendios, explosiones o emisiones de gases y
líquidos tóxicos, proteger el ambiente, asegurar el funcionamiento de las vías de escape durante el
terremoto, mantener procesos y servicios funcionando, evitar o minimizar tiempos que industria
permanece parada, y facilitar inspección y reparaciones de elementos dañados. Chile está dividida
en tres zonas sísmicas (ver Figura 3), dónde el riesgo sísmico decrece desde la costa del Océano
Pacífico hacia la Cordillera de los Andes. La demanda sísmica está caracterizada por un valor de
aceleración de diseño o coeficiente sísmico de acuerdo a la zona sísmica, el cual es modificado
considerando condiciones de suelo y el amortiguamiento viscoso equivalente inherente, capacidad
de deformación y sobre-resistencia de la estructura.
En el momento del terremoto, el diseño de la mayoría de las estructuras existentes de hormigón
armado, estaba regido por el ACI318-99 (ACI 1999), considerando las tres zonas sísmicas como
zona de alto riesgo sísmico para la aplicación del Capítulo 21 de este código. En el caso de
estructuras de acero, dada la falta de un código de diseño oficial nacional, NCh2369.Of2003 tiene
consideraciones de diseños, en gran parte basadas en la Especificación AISC LRFD (AISC 1999) y en
las Previsiones Sísmicas AISC (AISC 2002), complementados con recomendaciones basadas en la
experiencia de oficinas de diseño estructural de renombre. La aplicación de la NCh2369 hace que
las estructuras tengan limitada ductilidad pero gran sobre-resistencia, lo que explica porque para
este evento extremo, la observación del daño de componentes estructurales muestra que la
mayoría de las estructuras industriales parecieron permanecer casi elásticas.












La Figura 4 muestra el espectro de respuesta de las componentes horizontales de la aceleración
del suelo, para un coeficiente de amortiguamiento equivalente de un 2%, registrado en cinco
lugares dentro de la zona afectada: Hualañé, Curicó, Constitución, Talca y Concepción. Este
espectro fue comparado con el espectro de diseño establecido en la NCh2369 (INN 2003), no
considerando ninguna modificación en la respuesta (R=1) y el mismo coeficiente de
amortiguamiento equivalente. Se puede ver que, a excepción de Concepción, el espectro de
respuesta del movimiento del suelo registrado para períodos mayores de un segundo, son
comparables con el nivel de diseño considerado por la NCH 2369, por lo tanto, se debería esperar
una continuidad en las operaciones en las estructuras industriales de esta zona. La forma
particular del registro de Concepción está relacionada con las condiciones desfavorables del suelo
en esta ciudad, que se sitúa sobre depósitos fluviales del río Bío-Bío. Este registro es
particularmente dañino en estructuras flexibles, imponiendo una demanda de desplazamiento no
decreciente en estructuras con grandes períodos naturales.








DAÑOS OBSERVADOS EN LOS SECTORES DE LA INDUSTRIA EN CHILE
Varios equipos de reconocimiento investigaron las instalaciones industriales de Coronel (sur de
Concepción) hasta Santiago (capital de Chile), a raíz de los informes de sustancial daño estructural
y daño no estructural en las instalaciones seleccionadas dentro de las dos semanas después del
evento. En ese tiempo, el acceso a visitar cada establecimiento industrial era comprensiblemente
lento y engorroso ya que muchas de las instalaciones seguían siendo evaluadas tanto para la
seguridad estructural y la seguridad ambiental. Además, muchas instalaciones industriales
decidieron no compartir la información por motivos relacionados con la empresa. Sin embargo, los
equipos de reconocimiento pudieron observar algunas plantas industriales y analizar los patrones
de daño sufrido por la industria. En vista de la falta de información de los propietarios de las
plantas, una estimación de los efectos del terremoto en las instalaciones industriales se puede
deducir de las estadísticas de consumo de energía. Un mes después del terremoto, las 15
principales plantas industriales habían reducido su demanda de energía a un 13% del consumo
normal (Raineri, 2010). La evolución de la demanda de energía en los tres primeros meses de 2009
y 2010 se muestra en la Figura 5.


Figura 5. Comparación de máxima demanda de energía diaria (Adaptado de Raineri, 2010)




Plantas de Energía
Históricamente, Chile ha dependido en gran medida de la energía hidroeléctrica, pero el rápido
crecimiento del país desde finales de 1990 ha obligado a la construcción de nuevas plantas
termoeléctricas alimentadas por diesel, carbón, y gas natural (en parte como GNL). Como gran
parte de los últimos combustibles deben ser importados por mar, algunos de estos grandes
proyectos se localizan en las zonas donde se pueden construir los puertos de aguas profundas y
terminales. El equipo de reconocimiento visitó una instalación de ese tipo, una planta de 350 MW
de potencia de carbón “pulverizado” en construcción en Coronel, a unos 20 kilómetros al sur de
Concepción. En el momento del terremoto, la construcción se estimaba finalizada entre un 50 % -
60 % (Figura 6a) . El equipo exploró el sitio entero, desde las tomas de agua y desagües (Figura 6b),
a una milla al este de la sede principal, a la turbina de vapor y generador de la construcción y las
“bahías o espacios” de transformadores. En general , el daño fue leve y se limita a las situaciones
en que : a) debido a la programación de la construcción de la estructura / equipo estaba mal
posicionado o no completado (Figura 6c, y b) el asentamiento excesivo ocurrió en fundaciones o
estructuras no soportados por pilotes (Figura 6d , y c) el equipo estaba pasando por la alineación
antes de la instalación final de los sistemas de anclaje (Figura 6e, y d) los elementos no
estructurales de las áreas de oficina no tenían detallamiento sísmico (Figura 6f ) . El único colapso
fue el gran pórtico utilizado en el área de manejo de carbón / almacenamiento. Otra planta
termoeléctrica cercana, que fue construida en los años 60, sufrió un daño más grave y como
resultado se redujo el suministro de electricidad, sin embargo, los cortes de energía se debieron a
fallas en el sistema de distribución, principalmente en las subestaciones. La carga horaria en el
principal sistema eléctrico en las regiones del centro y sur aumentó de un rango de 4.500 MW a
6.200 MW debido a un apagón completo inmediatamente después del evento, lo que fue seguido
por un aumento constante hasta alrededor de 3000 MW dos días después del evento. Sólo
alrededor del 6 % de la capacidad instalada fue destruida por el terremoto, pero el sistema de
distribución fue severamente dañado (Araneda et al. 2010).























Figura 6. Daños en la planta de energía de carbón de 350 MW de potencia (en construcción)






Instalaciones Portuarias
El equipo de reconocimiento visitó el puerto de Coronel. El puerto estaba en buen estado con
hundimiento relativamente menor en los muelles (figura 7a). Grúas situadas en el único muelle
aislado resultaron sin daño (Figura 7b, c y d). Huachipato sufrió la falla en corte de todas las
columnas inclinadas, presumiblemente debido al empotramiento insuficiente del tubo de acero en
la losa de hormigón (Figura 7e). Descarrilamiento de grúas sin restricción sísmico fue causado por
la fuerte sacudida, y dañando a una grúa con restricción sísmica (figura 7f) fue inducida cuando el
gancho de la grúa fue tirado por un barco tratando de llegar a aguas más profundas para evitar el
tsunami. Los daños a puertos más pequeños eran más graves debido al tsunami, que desplazó
containers, dañando instalaciones pesqueras y las instalaciones en frío de almacenamiento
especial para la exportación de productos agrícolas y pesqueros.







Plantas de celulosa
El equipo visitó dos plantas de celulosa (localizado en el área de ruptura) sujeto a confidencialidad
y por lo tanto no se proporcionan imágenes. En general estos no sufrieron daños estructurales
significativos. La mayoría de las fallas se encontraron en las estructuras de acero de más de 20
años y sin detallamiento dúctil. Daños comunes incluía el pandeo de los elementos de
arriostramiento delgados y fractura de refuerzos en conexiones arriostradas (donde el diseño no
estaba basado en la tensión por capacidad del refuerzo). Acumulada permanentemente en un par
de construcciones de acero ocurriendo debido al pandeo del único miembro diagonal en el marco
arriostrado (valga la redundancia). Un largo número de pernos de anclaje produjeron fracturas en
columnas y el equipamiento de las bases; en adición, numerosos casos de aplastamiento de la
lechada para la base de las placas y la falla por compresión de los pilares de hormigón se
observaron probablemente debido a la baja calidad de la lechada y el pobre detallamiento.
Por otra parte, muchas de las construcciones y estructuras diseñadas que usan códigos modernos,
tal como el código chileno NCH2369, no sufrieron ningún daño. Daño estructural fue observado
en calderas de plantas de energía construidas de acero (cada planta de celulosa tiene su propia
planta de energía). Las fallas se concentraron en tapones sísmicos donde en algunos casos llevó a
la destrucción total de los elementos de sujeción y el consecuente choque entre la caldera y la
estructura construida.
Grietas en un tanque de hormigón se observó en el sistema de tratamiento de efluentes de una de
las plantas visitada. El agrietamiento estaba concentrado localmente en los lados opuestos del
tanque, probablemente asociada con una direccionalidad de chapoteo sísmico.
En uno de los casos, la planta fue inundada por el tsunami, pero afectó principalmente edificios de
menor importancia (oficinas y pequeños almacenes) situado en la zona inundada y dio lugar a la
destrucción total algunos. Estructuras de industria pesada no fueron dañadas por el tsunami.



Plantas de Cemento
El equipo visitó una gran fábrica de cemento en la región del Bío-Bío, a unos 100 km del epicentro,
en el momento del terremoto, una gran parte de la planta estaba fuera de servicio por
reparaciones y actualizaciones. Los daños se limitaron a grietas de corte y grietas torsionales en los
silos más grandes (figura 8a), algunos pandeos en X-braces (viendo la figura se entiende) en el
último piso de la planta (figura 8 b) y algunos movimientos en los equipamientos. En general, la
planta paso bien el terremoto y en poco tiempo comenzó a producir nuevamente. Esto era
importante, ya que los esfuerzos de reconstrucción podrían haber sido afectados por la falta de
este material básico de construcción.


Plantas de Acero
Serios daños localizados fueron evidenciados en la única planta de acero visitado en Huachipato,
cerca de Concepción. La figura 9 muestra varios problemas de rendimiento, incluyendo falla en
cintas transportadoras (figura 9 a), gran asentamiento (cerca de 40 cm) de una columna interior
(figura 9b), fractured braces (figura 9c, y d) (creo que se refiere a las conexiones), pandeo de tubos
bajantes (figura 9 e), fluencia y ruptura de pernos en la estructura de soporte para una gran
chimenea (figura 9f). Esta fue una de las instalaciones más gravemente afectados visitados por el
equipo, pero el rendimiento debe ser considerada dentro del rango esperado de una instalación
no moderna (esta no era moderna), fue cerca del epicentro y es muy grande.










Almacenes
El daño en los almacenes fue predomínate en 2 tipos, primero fue el colapso de almacenes con
muros prefabricados, como estructuras en concepción (figura 10 a), a lo largo de la Ruta 5, que
conecta Santiago a Concepción (figura 10b), y en los suburbios de Santiago (figura 10c). Pobre
detallamiento en las conexiones entre elementos prefabricados y mala comprensión de la acción
del diafragma en los techos parecen las principales causas de estas fallas. El otro tipo de falla
común, fue la falla de los “pallet racks” (coloquen eso en google imágenes, no sé cómo se llaman
en español) debido al inadecuado anclaje y refuerzo (en varios casos, estos no existían) o la falla
de las conexiones cuando los “pallet racks” funcionaban bien (figura 10d)

Se observó una considerable cantidad de daño de las mercancías apiladas, que van desde colapsos
de envases de bebidas de plástico apiladas (figura 11 a), material de construcción (figura 11b),
productos de agricultura (figura 11c), y material granular pobremente contenido (figura 11d).









Plantas de Procesamiento de Pescado
La mayoría de las plantas de tratamiento, situadas en la orilla del mar en Puerto de la Bahía de
Talcahuano, a pocas millas del norte de concepción, fueron devastadas. El severo daño fue
principalmente por el tsunami y también afecto las estructuras de cargas de buques, plantas
procesadoras e instalaciones de almacenamiento en frio. Como se muestra en la figura 12, típicas
construcciones corresponden a edificios de acero liviano.










Depósitos y Silos
El equipo de reconocimiento fue capaz de obtener fotografías de depósitos de refinería de acero
pandeadas y torres de refrigeración en refinerías cerca de San Vicente y Hualpen (figura 13 a, and
b), cerca de Concepción. Estas fueron tomadas desde una distancia y parecía que las plantas no
estaban trabajando. El equipo observo un numero de depósitos de acero y concreto (hormigón) a
lo largo de la ruta 5 (figura 13c , d) y en la ciudad de Talca (figura 13 e,f).























Bodegas
La industria del vino en Chile concentra principalmente su producción en tanques de acero
inoxidable. Aunque un pequeño porcentaje de vino es procesado en tanques de hormigón, la
mayoría de estos no sufrieron ningún daño y las pérdidas de vino asociado a fallas en este tipo de
tanques fueron mínimas. Daños comunes observados en los tanques de hormigón armado
consistieron en grietas horizontales asociadas a juntas frías realizadas durante la construcción y en
raros casos grietas diagonales, asociadas a un refuerzo transversal insuficiente de la pared del
tanque.
Las pérdidas sufridas por la industria del vino fueron en su mayoría debido a los daños sufridos en
los tanques de fermentación de acero inoxidable, caídas de apilamientos en almacenes, y pérdida
de vino sin procesar debido a derrames. Se encontraron dos tipos de configuraciones estructurales
de tanques de acero durante la inspección: con patas y de apoyo continuo. Los tanques con patas
son comúnmente usados para fermentar hasta 50.000 litros de vino de alta calidad. Se observaron
dos tipos de fallas en este tipo de tanques: pandeo de las patas debido al espesor insuficiente de la
placa de la pata y abolladuras de la pared del tanque debido a una inapropiada rigidez relativa
pata/manto que conduce a mecanismo no deseable “pata fuerte-manto débil” (Figura 14). En
ambos casos, las patas están directamente soldadas a la pared del tanque sin un anillo de
refuerzo.

Tanques de apoyo continuo usualmente tienen capacidades superiores a 50.000 litros. El daño
observado en este tipo de tanques se puede clasificar de la siguiente manera: inestabilidad de la
pared del tanque, falla del sistema de anclaje, falla de la soldadura entre la pared del tanque y la
placa inferior, y falla de las conexiones entre las tuberías y la pared del tanque. Se observaron dos
modos de falla por inestabilidad de las paredes del tanque en las bodegas visitadas: modos de


pandeo “pata de elefante” y “forma de diamante”. El modo “pata de elefante” fue visto en
tanques rechonchos (altura/diámetro<1) y se relacionó con la aparición de una protuberancia en
la carcasa del tanque debido a su espesor insuficiente (Figura 15a). Este tipo de falla fue visto justo
sobre la base del tanque y a la altura donde la pared cambiaba su espesor. El modo “forma de
diamante” estaba presente en tanques esbeltos (altura/diámetro>1) debido a la concentración de
esfuerzos en las regiones donde habían abruptos cambios de rigidez. Como se muestra en la
Figuras 15b, este modo de falla fue encontrado generalmente en zonas donde el espesor de la
pared del tanque cambiaba abruptamente y donde la pared del tanque se conectaba al sistema de
anclaje.

En algunos tanques de apoyo continuo se usaron pernos de anclaje para prevenir el deslizamiento
y volcamiento de los tanques debido a cargas laterales. Las inspecciones revelaron que este tipo
de anclaje falló principalmente debido a tres razones: corrosión en los pernos de anclaje, distancia
insuficiente desde la conexión al borde de la base, y longitud efectiva embebida del perno
insuficiente. La Figura 16a muestra una falla combinada en la cual la corrosión de los pernos de
anclaje, la distancia insuficiente desde la conexión al borde de la base y el pandeo “forma de
diamante” de la pared del tanque son evidentes. Algunos tanques que no estaban anclados o
pobremente anclados se volcaron y deslizaron debido a la fuerza lateral e impactaron a otros
tanques dañando sus techos y paredes, como se muestra en la Figura 16b, c y d.




Otro común modo de falla observado durante las inspecciones de las bodegas estaba relacionado
con el aplastamiento de los tanques debido al efecto de vacío resultando en el pandeo de las
paredes como se muestra en la Figura 17. Fallas de la conexión entre tuberías y paredes de
tanques (Figura 17a, y b) y ruptura de la placa inferior y de la unión pared-carcasa (Figura 17c) son
las dos razones principales que creemos inducen vacío que conduce al aplastamiento de los
tanques.

Una vez embotellado, las botellas de vino se guardan generalmente en contenedores de madera,
de plástico o metálicos. Los de madera presentaron un comportamiento diferente durante el
terremoto dependiendo de la calidad de su construcción. Contenedores de madera pobremente
construidos no tuvieron un buen desempeño durante el terremoto perdiéndose la mayoría de las
botellas almacenadas (Figura 18a). Por otro lado, contenedores de madera y plástico bien


construidos tuvieron una respuesta satisfactoria al terremoto sin pérdida de botellas almacenadas
reportada (Figura 18b). Contenedores metálicos tuvieron un desempeño muy pobre durante el
terremoto y colapsaron llevando a la pérdida de productos (Figura 18). Un artículo separado sobre
el desempeño de las bodegas se ofrece en esta edición especial.

RESUMEN DE LAS OBSERVACIONES
El daño a las instalaciones industriales observado en las réplicas del terremoto de Mw=8.8 que
sacudió a Chile el 27 de Febrero de 2010 puede ser considerado mínimo desde el punto de vista
estructural. Hubo poca evidencia de demanda inelástica significativa en la mayoría de los
elementos estructurales, pocos colapsos de estructuras modernas, debidamente diseñadas, y poca
o ninguna pérdida de vidas asociadas con estas fallas. Por otro lado, el daño en equipos fue
extenso debido al pobre anclaje y arriostramiento. Las pérdidas por interrupciones de la industria
fueron muy grandes, particularmente en las grandes plantas de la zona de Concepción, que
estuvieron fuera de servicio por varias semanas (y en algunos casos meses).
AGRADECIMIENTOS
La investigación fue financiada por el EERI Proyecto de Aprendizaje de Terremotos, bajo la
subvención # CMMI-0758529 de la National Science Foundation (NSF). Las opiniones, resultados y
conclusiones o recomendaciones son de los autores y no reflejan necesariamente las opiniones de
la NSF. Los autores desean agradecer a Víctor Sandoval y César Sepúlveda, estudiantes de
postgrado de la Pontificia Universidad Católica de Chile en Santiago, por su ayuda al equipo de
reconocimiento.