A2 l País


El Comercio

domingo18 de mayodel 2014
Entrevista a Carlos Bruce
Ha tenido tres amenazas de muerte por su proyecto de unión civil. Revela que es gay y que será la primera y la
última vez que se referirá a este tema personal. Sus hijos y hermanos están con él y eso es lo que le importa.
Dice que la opción sexual no puede ser motivo de discriminación y confía en que se apruebe la norma.
“Una minoría pide derechos
que la mayoría le niega”
MARIELLA
BALBI
ALESSANDROCURRARINO
PRECISIÓN. “Mi orientación sexual no tiene nada que ver con mi capacidad de ser un buen servidor públi-
co. El que uno sea o no gay no es un dato que se deba poner en su tarjeta de presentación. No es relevante”.
Usted presentó 43 mil firmas a
favor de la unión civil y el con-
gresista Julio Rosas un millón,
se quedó corto. ¿Qué implican-
cias tendrá esto?
No tiene ninguna implicancia.
Yo no recolecté firmas, a mí me
las presentó un colectivo que
se llama Unión Civil. Pero está
claro que estamos hablando de
una minoría que pide derechos
que la mayoría le niega. Hay
gente que cree tener la razón
diciendo “los heterosexuales
somos mayoría” cuando las ma-
yorías mandaron matar a Cris-
to, apoyaron las atrocidades de
Hitler. Por ser más no están por
encima de las minorías. En ma-
teria de derechos humanos, no
hay mayoría que valga.
Los que presentaron las fir-
mas se llaman Parejas Reales.
¿Quiere decir que las de los ho-
mosexuales no lo son?
Eso es un absurdo. Desde que el
mundo es mundo hay personas
del mismo sexo que se enamo-
ran entre ellas. Tienen un amor
igual de intenso que el de los he-
terosexuales y tienen el deseo
de vivir en pareja. Eso existe.
Quien diga que no, niega la rea-
lidad. El que en el Perú no pue-
dan formalizar su relación es un
acto discriminatorio, de margi-
nación que debe acabar...
Le dicen que si fuera conse-
cuente incluiría en su proyec-
to de unión civil el derecho de
esas parejas a adoptar niños.
No lo hacemos porque hasta
el día de hoy los estudios cien-
tíficos no son concluyentes.
Algunos dicen que para que el
niño se desarrolle son necesa-
rias una figura materna y una
paterna. Aunque quedan cada
vez menos familias así, en el Pe-
rú un 30% de las familias están
a cargo de mujeres jefas del ho-
gar. Otros estudios indican que
no tiene ningún efecto, que
basta que haya amor y cariño y
con eso es suficiente. Hasta que
no haya una conclusión clara,
científica, el Estado –y yo for-
mo parte del Estado– debe pro-
teger al menor y no incluir la
adopción. Ahora, si dentro de
10 años esto se aclara, no hay
ningún problema en presentar
un proyecto de ley en ese senti-
do y, como en toda democracia,
se discutirá, no se va a impo-
ner, se aprobará por mayoría.
Ese argumento de no le den la
unión civil porque después pe-
dirán la adopción es absurdo.
Entonces la mayoría puede im-
poner su criterio…
No. En el caso de la unión civil,
estamos hablando de derechos
humanos que no están sujetos
a la decisión de la mayoría. En
el caso de la adopción, se pien-
sa en el niño. Más de 70 países
han aprobado la unión civil o el
matrimonio gay. Esos derechos
están reconocidos en Naciones
Unidas y en organismos de de-
rechos humanos.
¿Cuál es la situación en Améri-
ca Latina?
Los únicos países que no tienen
unión civil son Bolivia, Para-
guay y el Perú. Hasta Chile ya
aprobó en la Cámara de Sena-
dores la unión civil para parejas
del mismo sexo. La presidenta
Bachelet tiene en su programa
de gobierno la unión civil. De
esos 70 países que aceptan la
unión gay, la mitad permite la
adopción.
¿Sigue sospechando de la au-
tenticidad de las firmas presen-
tadas por el congresista Rosas?
Todos sabemos que es difícil re-
colectar firmas. Para inscribir
un partido político se requie-
re medio millón y la gente tie-
ne problemas. En poco tiempo
consiguieron un millón y pre-
sentaron directamente 600
mil. Pero al final el número es
irrelevante. No tiene efecto pa-
ra el trámite de nuestro proyec-
to de ley.
¿Por qué?
Lo que sí es muy importante es
la opinión jurídica del Ministe-
rio de Justicia. Y este ha dicho
que nuestro proyecto no colisio-
na con la Constitución, es jurídi-
camente viable y debe ser apro-
bado. Lo mismo ha sostenido la
Defensoría del Pueblo, que vela
por los derechos humanos. Las
instituciones más importantes
del Estado han dado su opinión
favorable. Es mucho más im-
portante que cualquier firma.
Lo que se pretende con firmas
y opiniones es llegar a un refe-
réndum.
En el Congreso no está estable-
cido ese procedimiento. Nin-
gún proyecto de ley se sujeta a
referéndum. Este es para una
iniciativa ciudadana que busca
cambiar una ley. El congresista
Rosas sabe que ese camino no
existe, presentó las firmas co-
mo una demostración de que
–según él– hay gente en contra.
Hay cuatro proyectos de ley en
el Congreso: dos suyos, uno de
Martha Chávez y otro de Julio
Rosas. ¿En qué difieren?
El año pasado presenté un pro-
yecto de patrimonio comparti-
do que se asemeja al de Martha
Chávez, de sociedad solidaria.
Se otorgan algunos derechos a
dos personas, gays o no, pero no
se les concede el parentesco de
primer grado, que sí está en el
proyecto de unión civil.
¿No pensaba como hoy el año
pasado?
Preguntamos a Álex y a Paul cómo
tomaron la opción sexual de su
padre.
Álex: A mí no me afecta en nada. No
lo juzgo, me parece normal.
Paul: Tampoco me afecta.
¿Sus amigos los critican?
Álex: No. Al contrario, admiran las
cosas que hizo y lo que está ha-
ciendo como congresista. No les in-
teresa su opción.
Paul: De mi círculo, no hay ningún
problema, no se hacen paltas. Al
contrario, lo felicitan.
La gran crítica es que el proyecto de
unión civil destruye la familia.
Álex: He escuchado ese argumen-
to. Pero hay hogares rotos con pa-
dres heterosexuales. No hay rela-
ción con la opción sexual.
Paul: Según me explica mi papá, el
proyecto trata de restablecer de-
rechos a una minoría. Y el tema de
derechos es imperativo para todos.
No hay referéndum que valga.
Les afectó cuando se los contó.
Álex: A mí no. Nos lo contó cuan-
do teníamos más de 20 años, mejor
que nos los dijera a los 13, 14 años.
No soy político, pero me sorprende
que algunos quieran imponer sus
reglas. No hay tolerancia.
Paul: Tampoco, yo tenía mis sos-
pechas antes. Era algo importante
para él. Yo le dije: no te preocupes, te
apoyo. Él no critica lo que hago y yo
tampoco. Nos respetamos.
¿Congresista Bruce, el Congreso
es homofóbico?
Debehaberalgunos. Estosevota
ainiciosdejunioenlaComisiónde
Justicia. Estamoscasi empatados.
Perocadavezquesepronunciaun
congresistalohaceafavor. Lavo-
taciónnoesholgada, perosoyop-
timista. Algunosfujimoristasestán
encontra, peronotodos. Lasbanca-
dasafavorsonConcertaciónPar-
lamentaria, AcciónPopular-Frente
Amplio. EstándivididosFuerzaPo-
pularyel nacionalismo. Solidaridad
Nacional aúnnotomaunadecisión.
El PPCparecequeestáencontra.
¿Le sorprende el silencio del Eje-
cutivo?
Principalmente,porqueeselpro-
yectoquemássehadiscutidoypor-
queesuntematanimportante.Le
diríaalpresidentequeestoesinclu-
siónyqueelmovimientodehomo-
sexualesylesbianasloapoyóacti-
vamentecuandoélfuecandidato.
¿Y el de la primera dama?
Puede opinar como presidenta del
nacionalismo [ríe]. Creo que ella
está a favor del proyecto.
Sus dos hijos lo apoyan y dicen no sentirse afectados
“Mi futuro como
político sería mucho
más amplio si
pudiera escoger
ser heterosexual
[...] Por lo pronto,
por lo que estoy
diciendo, no voy a
ser presidente de la
República”.
Pensé que era el primer paso
y además esa propuesta tenía
menos flancos. Pero, como no
avanzaba y viendo que países
como Chile aprueban la unión
para personas del mismo sexo,
dije: vamos para adelante.
¿Puede llegar a un consenso con
el proyecto de Martha Chávez?
En la medida en que los proyec-
tos se acerquen, no lo descarto,
porque en el Congreso consen-
suamos todos los días. Aún no sé
cuál sería el punto medio, habrá
que ver.
¿Cómo es esto de que en la
unión civil serán familiares en
primer grado personas que no
son familia?
Cuando firmas tu contrato de
matrimonio, te conviertes en fa-
miliar de primer grado. Ambos
tienen derechos de herencia y
participan de la sociedad de
gananciales y otros derechos,
como visitar a tu marido en el
hospital, decidir si él no puede
hacerlo; enterrarlo como mejor
te parezca. Todos esos derechos
que tú tienes yo no los tengo.
¿Usted es homosexual?
Sí, yo soy gay y estoy orgulloso
de pertenecer a ese grupo de
personas que son tan valiosas
para el Perú.
¿Por qué no dijo que era gay an-
tes y sí ahora?
Porque me parece que es el mo-
mento. Siempre he sido reacio a
hablar de mi vida privada y me-
nos de las cosas que hago en mi
cama, me parece de mal gusto.
Pero el momento es propicio
para graficar los derechos que
tienes tú y que yo no tengo. Mu-
chos creen que estoy imposibili-
tado de ser un buen padre [ver
recuadro], o que siendo gay no
puedo servir a mi país. Sin em-
bargo, lo he hecho durante 12
años. Es la ocasión para traer
abajo esa imagen.
¿Hay un estereotipo de que los
gays no pueden desempeñar
cargos públicos y que, prácti-
camente, solo son peluqueros?
Sí claro. Pero hay de todo, los
gays peluqueros hacen un ex-
traordinario trabajo, gracias a
ellos vemos a tanta mujer gua-
pa y bien arreglada. Son muy
valiosos. También hay gays que
han sido ministros, los hay en el
Congreso…
¿En este Congreso…?
Debe haber, es imposible que no
los haya. Tenemos empresarios,
abogados, médicos, arquitectos
gays que sirven con ahínco a su
país. Durante los cuatro años que
fui ministro serví lo mejor que pu-
de al país. Hasta mis adversarios
reconocen que fue una gestión
eficiente. Di vivienda a medio
millón de peruanos. Tengo ocho
años de congresista con una de
las votaciones más altas…
¿Si se hubiera presentado co-
mo gay, habría sido igual?
Lo que quiero decir es que mi
orientación sexual no tiene na-
da que ver con mi capacidad
de ser un buen servidor públi-
co. El que uno sea o no gay no
es un dato que se deba poner
en su tarjeta de presentación.
No es relevante. Hay buenas y
malas personas entre los hete-
rosexuales y los homosexuales.
“Hasta que no haya
una conclusión
clara, científica,
el Estado –y yo
formo parte del
Estado– [la ley]
debe proteger al
menor y no incluir
la adopción”.
Continúa en la página 4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful