Google y sus modelos de negocio Quise concentrar en un solo artículo algunas lecturas que estas últimas semanas han rondado la Red.  Una de ellas de Carlos Scolari titulada Google Vs.

 Facebook, aquí se analizan los recelos del gigante de  las búsquedas al no poder meter sus narices en los contenidos de Facebook, que dicho sea de paso, está  rodando los 310 millones de usuarios, con todos los contenidos e información que eso implica. Scolari  realiza un elocuente análisis semiótico que según entiendo, ha aplicado en otras reflexiones haciendo  uso de una de sus ideas favoritas, la metáfora comunicacional y sus derivados lingüísticos, en el caso  específico   que   nos   ocupa,   hace   una   distinción   entre   la   web   centrípeta   y   la   web   centrífuga.   Una  emblematizada por Facebook, la otra por Google, esta dialéctica XXXXXX, responde en sus últimas  instancias   a   la   manera   en   que   fueron   concebidos   los   modelos   de   negocio   para   ambas   empresas.  Facebook  está  haciendo  la internet,  Google  la  clasifica;  Google  sirve como  plataforma  para  llevar  usuarios a otros sitios, tocan Google y se disparan, esto lo hace con su fórmula mágica de Coca­cola y  sus recursos tipo PageRank, a Facebook no le interesa que su cliente se vaya una vez que ha tocado sus  servidores, por eso, los entretiene con aplicaciones, con notas, noticias, fotos, videos. Para Facebook el  negocio es la permanencia en sitio, por eso integra herramientas para reproducir videos de Youtube, y  que el usuario no deba salir para ver los contenidos. Google sabiendo por donde viene la cosa, integra  su publicidad dentro del video, es decir, publicidad ineludible al menos que el usuario la minimice. Lo  cierto que según las leyes darwinistas de la evolución y el principio de conservación que también se  cumplen en la Red, cada empresa finalmente encuentra su modelo de negocio. Otro artículo interesantísimo lo trae Enrique Dans con el título de Youtube: no es lo que parece, rompe  con la tradición editorial de la cual se beneficiaron varias cadenas amarillistas, donde se especulaba  sobre el monto diario que invierte Youtube en ancho de banda para poder sostener su servicio. Luego  que se disipa el humo y se comienza a ver lo que realmente ocurre, descubrimos que no sólo el gasto es  de   0   dólares,   sino   además   probablemente   en   un   futuro   no   tan   lejano,  Google  pudiese   recibir  remuneración por su metared. El artículo que fue inspirado en una publicación de Wired, “YouTube’s  bandwidth bill is zero. Welcome to the New Net“, explica que gracias a la proliferación exponencial de  instalaciones de fibra óptica que está realizando  Google  por todo el planeta para poder facilitar  el  acceso   a   sus   servicios,   las   grandes   comunicadoras   como:   Akamai,   LimeLight,   EdgeCast,   están  negociando con Google para utilizar sus redes e intercambiar flujos de datos. Esto es posible porque el  6% del tráfico mundial de Internet es de Google, así que, no hay necesidad de contratar un “Internet”  Service Provider (ISP), si la “Internet” la está haciendo la misma empresa; al contrario, los ISP deben  ahora pegarse a la Red de  Google  para optimizar los flujos  de información y garantizar un  mejor  servicio de ancho de banda.