Está en la página 1de 4

Aparato urinario, conjunto de órganos que producen y excretan orina, el principal

líquido de desecho del organismo. En la mayoría de los vertebrados los dos riñones
filtran todas las sustancias del torrente sanguíneo; estos residuos forman parte de la
orina que pasa por los uréteres hasta la vejiga de forma continua.

Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados


todos los derechos.

Después de almacenarse en la vejiga la orina pasa por un conducto denominado uretra


hasta el exterior del organismo. La salida de la orina se produce por la relajación
involuntaria de un esfínter que se localiza entre la vejiga y la uretra, y también por la
apertura voluntaria de un esfínter en la uretra. A los niños pequeños, antes de aprender a
controlar el esfínter urinario, se les escapa la orina en cuanto se llena la vejiga. Muchos
niños mayores y adultos padecen un trastorno denominado enuresis, en el que el
afectado no puede controlar el esfínter urinario, y cuyo origen puede deberse en algunas
ocasiones a un desequilibrio emocional. El miedo o temor pueden producir enuresis
temporal. En los ancianos ciertos tipos de degeneración del sistema nervioso provocan
incontinencia urinaria. La incapacidad para eliminar la orina almacenada puede deberse
a un espasmo del esfínter urinario, al bloqueo del esfínter por un cálculo, a una
hipertrofia de la próstata en varones o a una pérdida del tono muscular en la vejiga
después de un shock o intervención quirúrgica. La retención de orina puede originarse
también por una lesión nerviosa donde la médula espinal resulte afectada o una
esclerosis múltiple.

Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados


todos los derechos.

COMPOSICIÓN DE LA ORINA

En los seres humanos la orina normal suele ser un líquido transparente o amarillento. Se
eliminan aproximadamente 1,4 litros de orina al día. La orina normal contiene un 96%
de agua y un 4% de sólidos en solución. Cerca de la mitad de los sólidos son urea, el
principal producto de degradación del metabolismo de las proteínas. El resto incluye
nitrógeno, cloruros, cetosteroides, fósforo, amonio, creatinina y ácido úrico.

Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados


todos los derechos.

EFECTOS DE LA ENFERMEDAD

El análisis de orina se utiliza con frecuencia para el diagnóstico de enfermedades. Un


volumen de orina excesivo es característico de la diabetes insípida, y es de menor
cuantía en la diabetes mellitus. La fiebre elevada o constante produce cierto grado de
deshidratación y una disminución anómala del flujo de orina. En los pacientes que
padecen hepatitis, la orina es oscura por la presencia de pigmentos biliares. La cantidad
de urea se eleva en los estados febriles y en la diabetes mellitus, y desciende durante la
inflamación del riñón o en los trastornos del equilibrio ácido-base. En la orina de los
pacientes con leucemia o gota hay cantidades elevadas de forma anormal de ácido úrico.
La presencia de sustancias anormales en la orina es más importante incluso que las
alteraciones en las cantidades de las sustancias habituales. En un trastorno renal
conocido como albuminuria, la albúmina sérica se transfiere a la orina. En la diabetes
mellitus aparece glucosa y las enfermedades infecciosas del aparato urinario pueden
generar pus y bacterias en la orina. También la existencia de un gran número de
hematíes en la orina sugiere la posibilidad de una hemorragia o de un cáncer del tracto
urinario, mientras que un pequeño número indica la existencia de una cistitis
(inflamación de la vejiga). Los cristales de sulfamidas señalan el depósito de estos
fármacos en los riñones. Cuando se forman cálculos en el sistema urinario pueden
aparecer cristales de diferentes sustancias en la orina. A veces un cálculo urinario puede
ser expulsado por la orina y generalmente es acompañado de un dolor intenso y en
algunas ocasiones de hemorragia.

Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados


todos los derechos.

Analisis de la orina

Introducción

Análisis de orina, conjunto de técnicas y procedimientos de laboratorio que se realizan


en la orina para verificar la funcionalidad del aparato excretor y de otros órganos. El
análisis incluye tanto investigaciones de tipo físico-químico como microscópicas, y
toma en consideración diversos parámetros. La orina también puede someterse a un
particular examen bacteriológico denominado urocultivo

.Análisis físico-químico

Los principales parámetros de naturaleza físico-química medidos en el análisis de orina


son: el aspecto, el color, el pH y la densidad. El aspecto, por lo normal transparente,
puede variar por la presencia de fosfatos o sales del ácido úrico y del ácido oxálico; o
bien por la presencia de pus y bacterias. El color -normalmente amarillo pajizo con
tonalidad más o menos intensa por la presencia de urobilinógeno (pigmento urinario)-
puede cambiar en algunas condiciones patológicas, volviéndose, por ejemplo, más
rosado (color “agua de lavar carne”), como en los casos de hemoglobinuria o de
hematuria (presencia de hemoglobina o sangre en la orina, respectivamente), o más
oscuro (color vino), como en los casos más graves de ictericia. El valor del pH
proporciona datos sobre la eficiencia de los sistemas tampón del organismo, dedicados
al mantenimiento de valores constantes en el pH de las soluciones intra y extracelulares;
el pH de la orina -por lo común ligeramente ácido por la presencia de ácido úrico-
puede resultar más alto en caso de insuficiencia renal o, al contrario, tender hacia
valores ácidos en caso de diabetes. La densidad indica la capacidad del riñón para
concentrar la orina. En condiciones fisiológicas, oscila entre valores de 1015 y 1025.

Mediante el análisis químico de la orina, además, se buscan compuestos que, ausentes


en condiciones fisiológicas, son indicativos de fenómenos patológicos en curso: resulta
particularmente significativa la presencia de glucosa (glucosuria); de proteínas como la
albúmina (albuminuria); de hemoglobina (hemoglobinuria); de glóbulos rojos
(hematuria); de bilirrubina (bilirrubinuria); y de cuerpos cetónicos (cetonuria).

La glucosuria se manifiesta, generalmente, cuando hay una elevada concentración de


azúcar en sangre (glucemia), lo que sucede en la diabetes mellitus, o bien en caso de una
funcionalidad renal alterada. La concentración de proteínas en la orina puede aumentar
en los estados febriles, en el embarazo, después de un esfuerzo físico intenso o en
condiciones de enfermedad renal, como en el síndrome nefrósico, o en el mieloma
múltiple, caracterizado por la proteinuria de Bence-Jones (es decir, en la orina se
encuentran fragmentos de anticuerpos monoclonales, producidos por el organismo a
partir de un mismo grupo de células plasmáticas). La hemoglobina está presente en la
orina de los individuos afectados por anemia hemolítica. En la ictericia obstructiva la
orina revela la presencia de la llamada bilirrubina directa (esto es, la forma hidrosoluble
de este compuesto): ello es debido al hecho de que los túbulos renales no consiguen
reabsorberla enteramente, ya que su concentración en el plasma sanguíneo es excesiva.
Los cuerpos cetónicos, representados por el ácido β-hidroxibutírico, el ácido acetacético
y la acetona, pueden aparecer en la cetoacidosis diabética, en el embarazo, en las
enfermedades febriles y en la caquexia (fuerte adelgazamiento asociado a una
progresiva reducción del metabolismo y de la funcionalidad de los órganos).

Análisis microscópico

Mediante el examen al microscopio se comprueba la presencia de células epiteliales


renales y de elementos de la sangre que, presentes por lo común en pequeño número,
pueden aumentar en caso de enfermedad. Las células epiteliales, normalmente ausentes,
proceden de la exfoliación de las vías urinarias y son indicativas de inflamación de las
vías renales. Los leucocitos están presentes en condiciones fisiológicas, pero aumentan
en caso de infecciones de las vías urinarias (como la pielonefritis) o de las vías genitales
(epididimitis en el hombre, salpingitis en la mujer). La presencia de un número excesivo
de leucocitos en la orina recibe el nombre de leucocituria. Los glóbulos rojos están
presentes en la orina en caso de cistitis, cálculos o glomerulonefritis, así como en la
tuberculosis y en las neoplasias de las vías urinarias. En la muestra pueden encontrarse
también los llamados cilindros (formaciones alargadas), que pueden ser hialinos -en
curso de proteinuria- o epiteliales -cuando existe un proceso degenerativo del epitelio de
los túbulos-; o bien hemáticos, cuando están formados por aglomeraciones de
eritrocitos.

INVESTIGACIÓN BACTERIOLÓGICA: UROCULTIVO

El examen bacteriológico permite, en caso de infección de las vías urinarias, identificar


el agente patógeno responsable. Este examen, que consiste en la siembra de una muestra
de orina en terrenos de cultivo adecuados, permite identificar el agente patógeno. En
general, se considera positivo cuando el número de colonias que se desarrollan es
superior a 100.000.

CONSISTENCIA DE LA ORINA
El sistema urinario de los reptiles y aves está diseñado para conservar agua; por esta
razón la orina de estos animales es una masa sólida o semisólida. En lugar de obtener
urea como producto del metabolismo de las proteínas, producen ácido úrico, que apenas
es soluble en agua. En algunos peces se conserva el agua mediante concentraciones muy
elevadas de urea, permitiendo de esta forma que su organismo absorba agua por
ósmosis.

Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados


todos los derechos.