Está en la página 1de 11

GÉNERO, INFORMACIÓN BÁSICA:

Por Lynn Conway


http://www.lynnconway.com/

*: el uso del asterisco esta implementado para evitar usar el genérico masculino. La @
tampoco es conveniente en estos términos, ya que implica una derogada dualidad
genérica y además es difícil leer por programas utilizados por personas ciegas o
ambliopes.

El género es la parte fundamental de


nuestra identidad como seres humanos. La
primera pregunta que todo mundo hace
acerca de nosotr*s es "¿Es un chico o una
chica?"
A pesar de su importancia, la mayoría de la
gente nunca piensa demasiado acerca del
género. No tienen idea que es lo que causa
la sensación de ser niño o niña, hombre o
mujer. Sin haber sufrido nunca una
confusión de género, ell*s asumen como un
hecho su propio género, es tan evidente
como el aire que respiran, y no hay nada
que reflexionar acerca de esto. Tener un género es un incuestionable privilegio
de nacimiento.
El saber popular considera que así como los niños crecen para convertirse en
hombres, las niñas crecen para convertirse en mujeres. Solo existen dos
posibilidades, y se es una, u otra. Basta ver el "sexo genital" a la hora del
nacimiento y no hay más que hablar. Sin embargo, como ya veremos, las
cosas no son tan simples.

¿Qué es lo que nos hace niños o niñas? ¿Qué determina nuestra


identidad de género?
Durante la primera fase de la gestación, el feto que tiene genes masculinos
(cromosomas XY) generalmente se desarrolla con genitales masculinos. Se
desarrollará con genitales femeninos si posee genes femeninos (XX). Esto
ocurre normalmente el 99% de las veces. L*s doctor*s y l*s madres/padres
simplemente miran los genitales de la criatura y la declaran niño o niña.
Aquellos que son identificados como niños generalmente se desarrollan como
hombres con una identidad de género masculina, y aquellas que son
identificadas como niñas normalmente crecen como mujeres con una identidad
de género femenina. Nuevamente, todo parece ser muy evidente.

Estados de Intersexualidad (incluyendo bebés que presentan sexo


ambiguo al nacer):
A pesar de que la mayoría de l*s infantes se presentan como niñ*s normales,
variadas situaciones genéticas pueden conducir, en algunos casos, a que
presenten genitales ambiguos, motivando que l*s doctor*s no estén segur*s si
se trata de un niño o una niña. En otros casos los genitales aparecen bien
definidos de un sexo, pero son incongruentes
con los genes del niñ*. Y en aun otros casos los
genes del infante son más complejos que
simplemente XX o XY, y el desarrollo tanto físico
como de identidad genérica del/la chic* será muy
difícil de pronosticar. Los niñ*s que poseen estas
variantes genitales y/o genéticas son llamados
"Intersexuales". L*s bebés Intersexuales se
presentan aproximadamente en uno de cada
1.000 nacimientos.
Por ejemplo, cerca de uno por cada 13.000
nacimientos de un sujeto XY (varón genético) el
feto no responde a las hormonas fetales
masculinas y desarrolla genitales de niña,
excepto por la ausencia de órganos reproductivos internos. Estos infantes XY
que presentan el "Síndrome De Completa Insensibilidad Andrógena" (llamado
cAIS o AIS, por sus siglas en inglés: "Complete Androgen Insensitivity
Syndrome"), son simplemente identificados como niñas y educadas como tales.
Aunque no pueden procrear descendencia, generalmente se desarrollan como
mujeres esbeltas y atractivas, con una identidad de género femenina. Se
supone que algunas bellas modelos han sido chicas AIS.
En otros casos, un "Síndrome De Insensibilidad Andrógena Parcial" (o, pAIS,
por sus siglas en inglés: "Partial Androgen Insensitivity Syndrome") tiene como
resultado que la apariencia genital externa puede clasificarse en cualquier lugar
del espectro femenino-masculino. (Véase el sitio web en inglés del Grupo de
Apoyo al Síndrome De Insensibilidad Andrógena (AISSG) para más
información sobre AIS). Increíblemente, a muchas de estas chicas nunca se le
informa de su verdadera naturaleza, ya que la familia y los doctores sienten
pena y bochorno de hablar acerca de este "terrible secreto": decir que estas
chicas tienen genes masculinos. En lugar de eso, se les dicen cosas como "Tú
nunca desarrollaste órganos internos, así que no puedes tener niños", y
frecuentemente descubren la verdad acerca de sí mismas ya en la edad adulta
y de manera accidental (como por ejemplo la historia de Sherri en sitio web de
AISSG).
Nuestra sociedad ignora por completo la existencia de las chicas cAIS, y
esto les ha ocasionado muchos problemas. Por ejemplo, por más de treinta
años el Comité Olímpico Internacional (IOC) ha efectuado "exámenes
genéticos de género" en todas las atletas, para asegurarse de que eran
"mujeres verdaderas" (esto fue hecho con la intención de prevenir que
compitieran los casos de "reasignación sexual"). En un buen número de casos
las chicas cAIS fueron identificadas por estos exámenes, etiquetándolas como
"varones" y descalificándolas de la competencia. Estas fueron malas
interpretaciones verdaderamente trágicas, ya que la presencia del cromosoma
"Y" en algunas de estas chicas no las convierte en varones, ni en sus genitales
ni en su identidad de género, y tampoco les confiere una fuerza física que
pueda considerarse una ventaja. Estas erróneas interpretaciones de género
muchas veces fueron hechas públicas, resultando en una total humillación para
las mujeres involucradas.
En una significativa rectificación de esta terrible política, el IOC ha abandonado
todo tipo de exámenes de género para los próximos juegos olímpicos. Luego,
en el 17 de mayo de 2004 el IOC anunció
que permitirá la participación de mujeres y
hombres transexuales pos-operativos, con tal
que cumplan con ciertas condiciones,
comenzando con los juegos de 2004. Así es
que finalmente no se ha acabado la
discriminación contra la participación de
personas transexuales e intersexuales en los
juegos olímpicos ya que existen personas en
esa situación que no les interesa la
reasignación sexual.
Para apreciar un panorama de las muchas
categorías en condiciones Intersexuales, es
posible consultar la página de la Asociación Norteamericana de Intersexo
titulada "¿Qué tan Comunes son las condiciones de Intersexo?" Para una
extensa información histórica y médica, se puede consultar: "Intersexo en la
Era de la Ética" y "Hermafroditas y la Invención Médica del Sexo", por la
Profesora Alice Dreger, Ph.D., de la Universidad del Estado de Michigan:
La existencia de l*s niñ*s Intersexuales XY (varón genético) que tienen
genitales femeninos y que crecen con una identidad de género femenina (las
chicas cAIS), fue uno de los acontecimientos que se conocieron
tempranamente y que llevaron a l*s científic*s a reconocer que la identidad de
género NO ESTÁ determinada directamente por la posesión de genes XX vs.
XY. En lugar de esto, elaboraron la teoría de que la Identidad de Género era
neutral en el nacimiento, y que en la infancia temprana era determinada por los
genitales y por la crianza. El principal impulsor de esta teoría era el Dr. John
Money de la Universidad John Hopkins.
De acuerdo a esta teoría, un infante poseedor de una vagina y criado como
niña, crecería con una identidad de género femenina, independientemente de
sus genes. De igual manera, se predecía que un infante con un pene y criado
como niño iba a crecer con una identidad de género masculina normal,
independientemente de sus genes. Si la identidad de género del/la niñ* no
resultaba de acuerdo a este esquema, l*s psicólog*s y psiquiatras asumían que
algo había salido "mal" en la crianza, o bien la/el niñ* estaba mentalmente
perturbado o delirante (i.e.,"mentalmente enferm*") Las correcciones para
cualquier problema de identidad de género eran buscadas a través de la
psiquiatría bajo el supuesto de que estas "perturbaciones mentales" podían
revertirse.

La práctica de "corrección quirúrgica" en los genitales de los niños


íntersexuados para volverlos "normales":
En los años sesenta, los avances de la cirugía plástica combinados con la
teoría "Genitales + Crianza" de la Identidad de Género, condujeron a los
médicos a recomendar la cirugía "correctiva" en muchos tipos de niñ*s
Intersexuales. La idea era hacer que los genitales se vieran cosméticamente
correctos, de niño o de niña y luego criar en su correspondiente género,
creyendo que est* crecería con una normal y correspondiente identidad de
género.
John Money, de la universidad Johns Hopkins, y quien gradualmente se
convirtió en la figura dominante en lo relativo a "Estudios de Identidad de
Género", era el principal defensor de dichos tratamientos. Siendo un
convencido de la Psicología Conductista, en la cual se considera a la mente
del/la niñ* como un pizarrón en blanco y sin características inherentes de
personalidad, John Money teorizó que la Identidad de Género era
exclusivamente el producto de la crianza y la socialización.
El motivo para efectuar cirugías "correctivas" en l*s niñ*s era resolver la
"emergencia social" causada por el nacimiento de bebés Intersexuales. La
mera existencia en la naturaleza de bebés Intersexo, rompe nuestra estricta
dicotomía cultural de género: mujer-varón. De la misma manera, la existencia
de estos bebés pone en entredicho profundas estructuras religiosas y legales.
Tanto l*s padres/madres, como l*s médic*s se encuentran bajo una enorme
presión social que les exige eliminar estas variantes. John Money aportó una
racionalización teórica que validaba la cirugía "correctiva", y la hizo que
"sonara" científica.
Ya que era más sencillo "producir" quirúrgicamente una niña que un niño,
frecuentemente ocurrió que niños Intersexo XY y que tenían penes pequeños o
ausentes, eran convertidos en niñas. El hecho de que tejido genital sensitivo se
perdiera en el proceso no detenía a l*s cirujan*s, ya que durante mucho tiempo
nuestra sociedad no reconocía abiertamente que las mujeres fueran
susceptibles de tener intensas sensaciones de tipo sexual ni la capacidad de
experimentar orgasmos. Si el infante se convertía en una niña, a los médicos
no les preocupaba que más tarde pudiera tener la capacidad de tener
sensaciones eróticas genitales y pudiera disfrutar del acto sexual; sólo les
preocupaba que pudiera funcionar para el placer de su pareja sexual.
Las cirugías en los bebés Intersexo se han efectuado desde hace muchos
años hasta el día de hoy, con una frecuencia de cerca de 1 por cada 2000
nacimientos. En la mayoría de los casos esta cirugía crea niñas.
Sorprendentemente, ¡nunca hubo un seguimiento científico organizado de ellos
para analizar los resultados de estas cirugías!
Inclusive durante los primeros años en que empezaron a practicarse estas
cirugías, hubo personas que urgían a tener cautela; el más notable era un
joven investigador llamado Milton Diamond, ahora profesor en la Universidad
de Hawai. Siendo todavía un estudiante graduado, Diamond hizo un audaz
cuestionamiento a las teorías de Money en un artículo de 1959 titulado "Una
Evaluación Crítica de la Ontogenia de la Conducta Sexual Humana". Los
razonamientos de Diamond estaban basados en sus propias observaciones de
la conducta animal. Además organizó bajo este enfoque "evidencias tomadas
de la biología, la fisiología, la psiquiatría, la antropología y la endocrinología,
para argumentar que la Identidad de Género esta profundamente arraigada en
el cerebro prácticamente desde la concepción". (Véase el libro Tal Como la
Naturaleza lo Hizo, p.44).
No obstante, las ideas acerca de que "los seres humanos han avanzado más
allá de las influencias de la evolución biológica en materia de sexualidad", y
que la sexualidad y el género eran socialmente construidos, han dejado una
fuerte impresión en la comunidad médica. Bajo la influencia del "profeta del
Género" John Money, esta visión dominó el pensamiento psicológico durante
las últimas décadas del siglo 20. Las cirugías "correctivas" fueron practicadas a
bebés Intersexuales por miles durante ese periodo y sin ningún tipo de
seguimiento. Sólo al final de esta centuria
sucedió que algunas horribles preguntas
empezaron a surgir, ya que ocasionalmente
algunos seguimientos aislados revelaron que las
cosas no se habían desarrollado tal como John
Money había predicho.

Como estas "correcciones" revelan que las


viejas teorías de identificación de género
eran erróneas:
En años recientes, muchas personas
Intersexuales se han encontrado unas a otras vía
Internet, y han empezado a comparar sus
situaciones. Como resultado, ha quedado claro para estas personas de
condición intersexual que la mayor parte de las veces estas cirugías
"correctivas" no resultaron como predecían las teorías de sus médicos. En
lugar de esto, muchas de estas personas intersexuales terminaron con una
incapacidad genital a raíz de estas cirugías. Muchos también sufrieron crisis de
identidad de género, debido a la reasignación arbitraria de que fueron objeto,
porque para los médicos era "más fácil de hacer quirúrgicamente".

Debido a la presión de los activistas intersexuales, especialmente los de


la recién formada ISNA, los estudios de seguimiento en aquellos niños
“quirúrgicamente corregidos” finalmente han empezado. El primer estudio, de
25 niños genéticamente XY que al nacer presentaron ausencia de pene
(Síndrome "Extrofia Cloacal") y que fueron reasignados mediante cirugía y
educados como niñas, reveló que todos los 25 desarrollaron identidades de
género MASCULINAS.
Estos chicos, a pesar de haber sido educados como niñas, todos exhibieron
los rudos juegos de los niños pequeños. En su adolescencia, cada uno de ellos
se rebeló, a pesar de toda evidencia, en contra de sus genitales femeninos y su
educación femenina, y afirmaron que eran niños y que querían ser cambiados
en tales. Algunos de ellos desesperadamente buscaron novias, al igual que lo
harían otros chicos adolescentes.
En lugar de revertir la identidad de género innata y cambiar a estos chicos en
chicas, estas cirugías practicadas en su infancia en realidad los convirtieron ¡en
el equivalente de transexuales de mujer a hombre! Desde entonces, muchos de
estos chicos se han sometido a una reasignación hormonal y de género de
mujer a hombre. Trágicamente, los efectos de su cirugía infantil impiden la
reconstrucción de unos genitales masculinos y en muchos casos incluso les
impide tener experiencias sexuales placenteras y orgasmos.

Más lecciones aportadas por la intersexualidad acerca de la identidad de


género:
Estos recientes estudios han puesto en entredicho de manera total las
prácticas quirúrgicas en los niños Intersexo.
Dichos estudios han revelado algo aun más asombroso: Han puesto de
cabeza la teoría de que la identidad de género está determinada por los
genitales y la educación, causando un desplazamiento paradigmático en el
pensamiento global de la comunidad médica acerca de la verdadera y
subyacente naturaleza de la identidad del género. La experiencia personal de
las personas intersexuales que han recorrido diferentes trayectorias genéricas
(algunos como niños "corregidos" y otros no) están siendo ahora más
ampliamente difundidas, y están contribuyendo a construir un mejor
entendimiento de las muchas variantes de la identidad de género y que son
independientes de nuestro físico.
Por ejemplo, en condiciones intersexuales tales como el Mosaico-XY de
Turner (Mixed Gonadal Dygenesis) un niño puede presentar genitales normales
en su nacimiento y ser educado como niño, pero al llegar a la pubertad no se
presenta una masculinización y persiste una apariencia ligeramente femenina.
Estos adolescentes pueden enfrentar grandes dificultades si su condición
permanece sin diagnosticar y/o no se enteran de las opciones apropiadas para
su tratamiento. Si no tienen bien establecida una identidad de género
masculina, pueden enfrentar una difícil decisión de si bien someterse a un
tratamiento masculinizante con testosterona y convertirse en hombres, o tomar
estrógenos y someterse a cirugía genital para convertirse en mujeres. En
algunos casos, los adolescentes XY de Turner tienen identidad de género
femenina y si se les da la opción escogerán reasignarse como mujeres.
El artículo "¿Qué es lo que saben los niños?", por Jane Spalding narra la
apremiante historia de uno de estos chicos, que fue educado como niño pero
que realmente tenía una identidad genérica femenina, y de como buscó una
reasignación hormonal y quirúrgica a la edad de veinte años. La existencia de
casos como este refuta la teoría proclamada por John Money acerca de que los
genitales y la crianza establecen la identidad de género:
Erróneamente guiados durante décadas por la teoría de Money, la
profesión médica ha causado la irreversible incapacidad física de miles de
bebés Intersexo. Para conocer los angustiosas experiencias en la traumática
vida de las personas intersexuales que fueron "corregidas quirúrgicamente" en
su nacimiento, y que crecieron sin que nunca se les dijera lo que se les había
hecho, se puede consultar la reciente entrevista de Victoria Tilney McDonough
a Cheryl Chase en Entre Líneas: Donde se trata el tema de los niños que han
nacido intersexuales.
Cheryl fue la Directora Fundadora de la Sociedad Intersexo de Norte América,
(ISNA, por sus siglas en inglés), y la primer líder del movimiento para terminar
con la vergüenza, el secreto y las indeseadas cirugías genitales en la gente
nacida con anatomías reproductivas atípicas. La ISNA está trabajando para
terminar con la idea de que la intersexualidad es un hecho vergonzoso o
monstruoso. Solamente en los Estados Unidos, cinco niños son sometidos
diariamente a peligrosas e innecesarias cirugías. Esta sociedad insta a los
médicos a utilizar un modelo de tratamiento centrado en el paciente, y no en el
ocultamiento. Para una mayor profundización en estos temas, vea el
documental de Discovery Channel "¿Es un niño o una niña?", producido con la
participación de la ISNA.
"Cuando un bebé intersexual nace, el procedimiento por rutina es la práctica
de la cirugía" afirma Cheryl Chase,
quién fue reasignada quirúrgicamente como mujer cuando tenía 18 meses de
edad.
"Los médicos tratan de arreglar lo que no es correcto, luego le plantan un
pañal, cierran el archivo, y se olvidan de él".

La teoría de que la identidad de género


está determinada socialmente es
finalmente hecha añicos:
La ruptura con el paradigma de John
Money se extendió rápidamente una vez
que la comunidad científica se enteró que
Money había ocultado, durante muchos
años, evidencias claras de que sus
teorías estaban equivocadas. La gota que
derramó el vaso fue el altamente
publicitado caso de "John/Joan"
presentado en el libro Tal Como la
Naturaleza lo Hizo: El niño que fue
educado como niña, por John Colapinto.
Décadas atrás, John Money había
aconsejado a los padres de un niño, que
había perdido su pene en un accidente
médico, para que quirúrgicamente se le reasignara como niña - apoyado en la
teoría de que "ella" crecería luego hasta convertirse en una mujer normal en
vez de en un "chico anormal". Este caso fue muy notable entre los
investiadores científicos porque el niño nació con un gemelo idéntico que servía
de comparación en el desarrollo del género. Cómo primer paso el niño fue
castrado, se le quitaron lo poco que quedaba de su pene, y luego fue criado
como niña. Sin embargo todavía mostrando la identidad innata de género de un
niño pequeño, "ella" empezó a afirmar que era "en realidad un niño" y se
rebelaba en contra de los esfuerzos para hacer que se comportara como niña.
Ya en la pubertad, todavía sin saber de su cirugía infantil, "ella" se resistió a los
intentos de sus padres y médicos para feminizarla a través de estrógenos y
cirugía para construirle una vagina. Eventualmente, se sometió a una
reasignación pero para convertirse en varón, similarmente a como lo haría un
transexual de mujer a hombre. En este caso, educar a un niño con genitales
femeninos como una niña, claramente NO modificó el sentimiento innato del
niño acerca de su verdadero género.
Durante muchos años, John Money continuamente se refirió al caso de John
/Joan como una victoria, fabricando hechos para indicar que el caso había sido
un "completo éxito". Money nunca permitió a nadie que se acercara a Joan
para conocer más detalles acerca de su vida, rogando se evitara contacto
alguno en nombre de la "privacía". Este caso gradualmente se hizo tan
legendario que se convirtió en la piedra fundamental de la entera teoría del
género de Money.
Luego llegaron las demoledoras noticias, revelando que John Money tenía
pleno conocimiento de que la reasignación del niño no había tenido ningún
éxito. Aun peor, él había deliberadamente ocultado esta evidencia contraria a
sus teorías durante décadas, durante las cuales miles de niños más habían
sido objeto de estas cirugías incapacitantes. Fue el profesor Milton Daimond, el
científico que valientemente cuestionó a Money.
El Profesor Diamond siempre había sospechado de los resultados obtenidos
por Money. Durante años había tratado, a través de numerosas investigaciones
y publicaciones, convencer a otros, de al menos considerar como una
posibilidad que la identidad de género fuese innata. Sin embargo sus esfuerzos
no prosperaron, debido en gran parte a la predominancia intelectual de Money
en este campo.
Finalmente, a principios de los 90’s, Diamond se las arregló para rastrear al
niño "Joan", quien presumiblemente ahora sería una mujer adulta, y cuyo caso
había sido la piedra fundamental de la teoría de Money. Simplemente con el
deseo de confirmar que es lo que le había ocurrido y que no. Diamond se topó
con el increíble hecho de que "ella" nunca se había sentido para nada una
mujer ¡y que vivía ahora como un hombre casado!
Diamond y un colega, Sigmundson, trabajaron sin descanso para documentar
lo que había ocurrido en este caso e hicieron una publicación al respecto con
los resultados. La publicación fue tan controversial, que muchas revistas
científicas simplemente lo rechazaron. Así de grande era la influencia de
Money y su paradigma de la identidad de género.
El artículo "Reasignación de Sexo en el Nacimiento: Revisión de las
implicaciones clínicas a largo plazo." Fue finalmente publicado en 1977 por los
Archivos de Medicina Pediátrica y Adolescente. La reacción de los medios y la
comunidad médica fue una verdadera tormenta frente a estas asombrosas
noticias. John Money fue públicamente expuesto por haber falsificado
evidencias y de haber suprimido evidencias contrarias en el caso que
fundamentaba su teoría de la identidad de género. A los dos años el escritor
John Colapinto publicó un detallado relato de la historia exponiéndola al público
en general.

(La historia de John/Joan obtuvo una primera exposición pública en un artículo


publicado por John Colapinto en Rolling Stone (Dic 11, 1997) con título "La
verdadera historia de John/Joan". Aquí está un fragmento de la última página
del artículo: " --- Su historia ha sacudido hasta los cimientos el edificio
construido sobre las teorías de John Money de los años 50. Y han expuesto
una falla central en una teoría que fue sostenida durante la mayor parte del
siglo XX. Fue Sigmund Freud quien primeramente afirmó que el sano desarrollo
psicológico del niño o la niña, se basa en gran medida en la presencia o
ausencia del pene, noción central de la teoría del desarrollo sexual de Money y
la principal razón de que John Thiessen fuese convertido en niña por defecto.
Esta es una noción que hoy día, también ha sido puesta en entredicho por la
investigación neurobiológica que, en el ámbito sexual, ha conducido a los
científicos más destacados a la conclusión de que, tal como el Dr. Reiner la
plantea "el órgano sexual más importante no son los genitales, es el cerebro" --
- ")
John Money, Ph.D.
"Teórico" del Género, afirmaba que la identidad era determinada socialmente.
Apuntaló sus teorías con su influencia personal en el medio así como
falsificando y suprimiendo datos de la investigación contrarios a su punto de
vista.
Milton Diamond, Ph.D.
Profesor de anatomía y biología reproductiva que derrumbó
la teoría largamente sostenida de Money de que la
identidad del género es determinada socialmente. Su
trabajo sugiere enfáticamente que la identidad de género es
biológicamente innata.
Desde entonces, el profesor Diamond ha obtenido
importantes reconocimientos por su trabajo. Director del
Centro del Pacífico para la Sociedad y el Sexo, en la
Universidad de Hawaii, ha escrito ampliamente sobre temas
de la identidad de género y las intervenciones quirúrgicas
en personas intersexuales. Ampliamente recomiendo sus
escritos (como por ejemplo: Sexo y Género son diferentes:
Identidad sexual e identidad del género son diferentes y Un
Emergente Dilema Ético y Médico: ¿Deben los Médicos
Practicar Asignación de Sexo a los Infantes con Genitales
Ambiguos? ).
La refutación de las teorías de John Money está finalmente llevando a un
desplazamiento paradigmático no sólo en la comunidad científica sino también
en la comunidad médica. Si bien esto ocurre lentamente dada la influencia del
punto de vista de Money sobre los médicos "mayores", esto ha conducido a
desafíos profesionales y pleitos contra los cirujanos tradicionalistas al continuar
practicando estas operaciones genitales a los niños. Pueden consultar en
particular el reciente artículo en la Yale Law Review que perfila los nacientes
entendimientos de los aspectos medico-legales en el área.

La teoría de que la auto percepción innata del género está determinada


por el cerebro y por el sistema nervioso central prenatal:
Bueno, si no son los genes los que determinan la identidad de género (las
mujeres cAIS lo han demostrado), y si no son tampoco los genitales y la
educación los que la determinan (los niños con el síndrome de "Extrofia
Cloacal" lo demuestran) ¿entonces cuales son los factores determinantes de la
identidad genérica de una persona?
Ha venido creciendo cierta evidencia de que ciertas estructuras cerebrales en
el hipotálamo (en la región BSTc ) determinan en cada persona el núcleo de los
sentimientos de género y una identidad de género innata. Estas estructuras se
"instalan" prenatalmente en los centros de la parte baja del cerebro y el
Sistema Nervioso Central (SNC) durante las etapas tempranas del embarazo, y
durante un proceso de impronta, en el mismo Sistema Nervioso Central,
modulado hormonalmente.

Parece ser que si tales estructuras en el cerebro y el SNC del feto, son
masculinizadas por las hormonas durante el embarazo temprano, entonces el
niño tendrá una autopercepción e identidad de género masculina,
independientemente de si los genes o los genitales son de un varón. Si tales
estructuras no son masculinizadas en ese periodo, el niño entonces tendrá una
autopercepcion e identidad de género femeninas, de nuevo
independientemente de sus genes o genitales. Como sucede en el caso de los
niños intersexuales, con genitales ambiguos, indudablemente existen muchos
grados de cruce de géneros en las estructuras del cerebro y el SNC, así que
mientras algunos niños sufren un cruzamiento total
de género, otros solamente sufren un cruzamiento
parcial.
Las investigaciónes más recientes revelan que el
cerebro comienza a diferenciarse en los embriones
hembras y varones aun más tempranamente,
posiblemente antes de que hagan efecto las
hormonas sexuales embriónicas, y por mecanismos
todavía desconocidos--así que se puede considerar
la identidad de género un resultado complejo de la
interacción entre la diferenciación anterior del cerebro
y las hormonas embriónicas posteriores. Para leer
más sobre estas últimas investigaciones, vea: "El
desarrollo del cerebro, el órgano sexual más
importante" en la revista Nature, 29 de enero de 2004 (Nature 427, p. 390-392).

Por esto mismo, es posible para algunos niños poseer identidades de género
inconsistentes con sus genes. En los casos cAIS, por ejemplo, las estructuras
cerebrales de aquellas mujeres eran insensitivas a los efectos masculinizantes
de la testosterona fetal, así como también lo fueron sus genitales. Por lo tanto,
desarrollaron estructuras cerebrales e identidad de género femeninas, a pesar
de que genéticamente eran XY.
Es por esto que también es posible que algunos niños y niñas tengan
identidades de género diferentes con sus genitales y su educación. En el caso
de los niños con síndrome "Extrofia Cloacal" ("micropene"), sus estructuras
cerebrales y su SNC presumiblemente se masculinizaron bajo la influencia de
la testosterona fetal, llevando esto a una posterior identidad de género varonil,
a pesar de haber sido "transformados quirúrgicamente en niñas" y educados
como tal.
Las recientes observaciones acerca de este síndrome están teniendo un
profundo impacto en la comunidad de investigadores sexológicos, ya que para
Ciencia, el género es uno de los factores preponderantes en el estudio de la
sexualidad.
Estas son observaciones dramáticas, sin precedente e inobjetables, y que
causan un giro en el paradigma previo de pensamiento. Y lo hacen en un área
que ha sido objeto de mucha desinformación y tabúes. En el caso de Galileo, el
giro fue de la idea de un universo terracéntrico, a uno heliocéntrico. En el caso
que nos ocupa ha sido de la teoría de la identidad de género basada en
"genitales + educación" a una que basa la identidad de género en el "Desarrollo
neurobiológico del sistema nervioso central".
Las implicaciones del desplazamiento de este paradigma son de largo alcance,
especialmente para aquellos que sufren de identidades de género "cruzadas".
En lugar de que estos sentimientos de género sean considerados de naturaleza
"psicológica", ahora pueden ser entendidos como de naturaleza "neurológica".
Habría que escuchar con cuidado las conclusiones del Dr. William Reiner, M.D.
Pediatra clínico e investigador en el hospital John Hopkins, basadas en su
trabajo con niños intersexuales (Rainer es ahora un investigador del
seguimiento en el síndrome "Extrofia Cloacal"), que ahora confirma estas
conclusiones:
"A fin de cuentas, solamente los propios niños son quienes deben de
identificar quien y que es lo que son. A nosotros los investigadores nos
corresponde escuchar y aprender. Las decisiones clínicas no deben estar
basadas en predicciones anatómicas, ni en la "correcta" función sexual,
tampoco es una cuestión de moral o de "congruencia" social, sino en aquel
camino que sea el más apropiado para el probable desarrollo del patrón
psicosexual del niño. En otras palabras, el órgano que se presenta como crítico
para el desarrollo psicosexual y la adaptación, no son los genitales externos, es
el cerebro."
William Reiner, M.D., Ser Varón o Hembra--Esa es la Cuestión, 151 Arch
Pediatr. Adolesc. Med. 225 (1997)].
Es asombroso que en el pasado los
psiquiatras hayan ignorado todo esto, y que
durante tanto tiempo hayan asumido que la
identidad de género era neutral en el nacimiento y
posteriormente establecida por las interacciones
sociales. Las personas clasificadas erróneamente
en su género, han reportado durante largo tiempo
que sus problemas no provenían sólo de los
PENSAMIENTOS sino de percepciones de género
"cruzadas" y de las SENSACIONES
CORPORALES - como las del pequeño que
percibe sensaciones de género diciéndole como le
gustaría que su cuerpo se moviese, cual es la
respuesta al ser tocado, que tan agresivo o tierno
se percibe, o como interactúa con otros niños. Entonces, después de la
pubertad, al comienzo de las sensaciones sexuales, hay que distinguir entre las
que sean varoniles (necesidad de montar y penetrar) o que sean femeninas
(necesidad de ser penetrada y manipulada).
Uno no construye estas sensaciones sexuales masculinas/ femeninas
producidas por el CNS, ¡simplemente las experimenta! Los mecanismos
básicos de percepción involucrados están "integrados" y no pueden ser
cambiados por medios psiquiátricos de manera permanente más de lo que se
podría cambiar nuestra percepción de frío o de calor.

Cualquiera que sea el proceso "in-útero" que los produce, las sensaciones de
género y la identidad de género de la persona, se encuentran en lo más
profundo de su núcleo. La identidad de género es fija, inmutable, e irreversible
por cualquier medio médico o psicológico. También sabemos que existe un
solo medio para determinar tu identidad de género: ¡Preguntándotela! Tu
género es una percepción: Solo tú conoces con seguridad cual es, y nadie más
puede decírtelo.

También podría gustarte