Está en la página 1de 3
Vol 16 - Num 3 / MAY-JUN 2011 Por Pablo Babini, editor de Gestión Hospedaje en

Vol 16 - Num 3 / MAY-JUN 2011

Por Pablo Babini, editor de Gestión

Vol 16 - Num 3 / MAY-JUN 2011 Por Pablo Babini, editor de Gestión Hospedaje en

Hospedaje

en la nube

Dattatec, una empresa rosarina De tecnología que basa en la integración vertical su liDerazgo en uno De los negocios Del futuro: el alojamiento web y los servicios asociaDos.

U n hotel boutique para sitios web, con servicios a medida para propietarios y ad-

ministradores, que no se diferencia en precio —como los call y data centers del

mundo en desarrollo— sino en servicios integrados que surgen de su área de

investigación y desarrollo. El emprendimiento, que hoy es la más importante

empresa de hosting o alojamiento web originada en la Argentina y tal vez en la

región, es el fruto de una sucesión de decisiones estratégicas de Guillermo Tornatore, un ro- sarino visionario que cambió la venta de alarmas y seguridad electrónica por el diseño web y luego por el hosting, La primera de esas decisiones fue, precisamente, la de entrar a la economía de Inter- net por el camino más básico: el diseño de sitios. La segunda, la de orientarse al negocio del hosting o alojamiento web, tomando como clientes primarios a sus ex colegas los di- señadores. En sociedad comercial por partes iguales con Verónica Irazoqui, su esposa, armó un nego- cio familiar y puso en las áreas clave a dos cuñados —Sebastián, a la cabeza del grupo técnico, y Valeria como responsable administrativo-contable—, y le encargó a un outsider profesional, Diego Vitali, el manejo del marketing. En el reparto de roles Guillermo es el CEO y el planifica- dor, pero esto cambiará muy pronto cuando Verónica asuma la gestión y él se dedique a tiempo completo a preparar a la organización para el mediano plazo. Otra decisión estratégica fue construir una empresa duradera, no un típico emprendi- miento de Internet que se agota en el ciclo idea-desarrollo-éxito-venta. Para ello, en la Ar- gentina y más aún en Rosario, se requiere integración vertical. De otra manera, asegura Tor- natore, “el modelo no iba a ser rentable, porque los costos operativos y las debilidades por la dependencia serían muy grandes”. Por ejemplo, una barrera a las importaciones podía dar por tierra con una empresa de hosting que no armara sus propios servidores. Cada una de estas decisiones representó un costo financiero importante en el momento en que fueron tomadas. Particularmente cuatro de ellas: la de traer de Canadá los 50 servidores que poseían en sus comienzos para instalarlos en una “jaula” alquilada en el data center de Impsat (hoy Global Crossing) en Rosario; la de hacer un data center propio, que era en realidad un “gallinero” enfriado con dos equipos Split de 15.000 frigorías; la de construir, con una inver- sión de US$ 1 millón, un edificio totalmente nuevo sobre la vieja estructura sin interrumpir las operaciones, y la de comprarle conectividad no a uno sino a los tres principales carriers: Glo- bal Crossing (Fibertel), Telecom (Arnet) y Telefónica (Speedy), lo cual permite que cada cliente entre rápidamente por la red de su proveedor de acceso y evita depender de un único carrier. “Pensamos a mediano plazo y en un modelo que nos permita mucha replicación”, dice Tornatore. “Siempre hacemos el ejercicio de preguntarnos qué pasaría si entraran de golpe 100.000 sitios más. ¿Estamos en condiciones de resolverlo sólo con inversión? Porque los ‘fierros’ se compran, pero la capacidad de hacerlo hay que desarrollarla.”

  • L a historia de Dattatec es la de los saltos organizativos y en infraestructura que viene experimentando desde 2002, el año de su fundación, hasta hoy, cuando en más de mil servidores interconectados alojan más de 160.000 sitios web de

76.500 clientes activos. La empresa emplea a unas 75 personas, factura US$ 4,5 millo - nes y crece un 35 por ciento cada año. Este ritmo les permite encarar con tranquilidad la construcción de un segundo edificio de alta complejidad tecnológica, destinado a sostener la expansión en la región.

Vol 16 - Num 3 / MAY-JUN 2011 Por Pablo Babini, editor de Gestión El modelo

Vol 16 - Num 3 / MAY-JUN 2011

Por Pablo Babini, editor de Gestión

El modelo en el que se inspira el matrimonio Tornatore es el de Arcor, una gran empresa familiar de alcance global, desarrollada en el interior del país, que integró verticalmente sus negocios y se tomó su tiempo para pasar de S.R.L. a S.A. y salir a la Bolsa. Y el mode- lo que se niegan a seguir es el de las software factories. “Son muy lindas, desarrollan para Google, para Sabre, para súper empresas, pero la propiedad intelectual de lo que desarro- llaron no queda acá”, advierte Guillermo. “Pasó también con los call centers: en Rosario se está yendo el último, porque su único diferencial era el costo de mano de obra, que en Perú bajó mientras acá subía.” Hace una pausa y continúa con la comparación. “El software que desarrollamos queda en nuestro servidor. La persona que nos compra hosting, nos está pagando un royalty sobre ese software, que es algo completamente diferente, y en nuestro call center atendemos a nuestros clientes”, subraya. Tornatore está convencido de que en un país como la Argentina, “el modelo de fondo, el sustentable, el que se mantiene en pie en una crisis, es aquel en el cual la propiedad inte- lectual del software queda en casa”. Por cierto, no es el que siguen las grandes empresas de hosting del mundo, que “se dedican a vender: construyen mega data centers, tienen mega mercados, y el software para administrar los servidores lo compran y pagan licenciamien- to. Acá no podíamos hacer eso. Una licencia de Windows nos salía US$ 50 por mes, multi- plicado por la cantidad de servidores”. Con la misma ansiedad por despejar problemas en forma anticipada, en noviembre de 2010 le anunció a su gente un aumento general de sueldos del 30 por ciento a partir del primero de enero de 2011. Así evitó que el tema salarial surgiera en poco tiempo como un condicionante del trabajo y la productividad. “¿Sabés cuál es la diferencia con algunas otras industrias?”, pregunta de pronto. “Que nosotros no tenemos techo para crecer. En este momento estamos soñando con algo diez veces más grande de lo que tenemos, hasta con una sala para incubadora de empresas. La capacidad de crecer que te da el mercado demandante es tan grande, que ni nosotros podemos dimensionarla.” mientras tanto, se concentran en afianzar el liderazgo de Dattatec en el país y acelerar la expansión en mercados clave de la región. Actualmente, el 64 por ciento de sus clientes activos está en la Argentina, y le siguen méxico (12 por ciento), Chile (8,5), Venezuela (8), Perú (1,2), España (1,1), y con porcentajes menores Uruguay, Colombia, Estados Unidos, Bolivia, Brasil y otros países. “En el abanico de clientes tenemos tres segmentos: el usuario final, que es usuario de un sitio web con servicios asociados; el revendedor, que compra y revende servicios, y la parte de los servidores dedicados, que son empresas medianas que requieren soluciones que no pasan por un servidor compartido, como la Prefectura Naval Argentina, el Teatro Colón o La Virginia”, indica Tornatore. Cerca del 60 por ciento de los sitios alojados en los servidores de Dattatec correspon- den a emprendimientos de negocios, pymes y actividades comerciales. El resto se reparte entre sitios dedicados al ocio, sitios de juegos, de hobbies, blogs personales y de informa- ción, sitios de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, proyectos perso- nales y foros de comunidades. La empresa provee hospedaje web al 70 por ciento de los sitios que se alojan den - tro del país, y tiene varios records: fue la primera entidad registrante acreditada por ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) en la región y es la única en tal carácter en la Argentina. También es la única empresa del rubro en Latinoamérica que certificó ISO 9001 (ges- tión de la calidad) en todos sus procesos, y la primera y única de la región en certificar ISO 14001 (gestión ambiental). La naturaleza del negocio tecnológico, más aún en el campo del desarrollo de soft- ware para la prestación de servicios web, obliga a tener una ajustada visión del futuro de la industria. Un escenario que los sigue beneficiando, dice Tornatore, es que las tec - nologías envían cada vez más cosas a la nube, y ellos ya tienen desarrollada su propia nube, lo cual los posiciona como jugadores. “Como ejercicio estratégico nos pregunta - mos qué tecnología disruptiva podría dejarnos afuera del mercado. Estamos trabajan - do en eso”, destaca, y cede la palabra a sus colaboradores. Sebastián Irazoqui, gerente técnico, describe las tres tecnologías básicas de desarrollo propio en las que se apoya hoy la compañía. “Lo que llamamos ‘la nube’ es un concepto muy usado en Internet: maneja a un grupo de servidores que tienen una misión determinada en común, como por ejemplo servir a un sitio web o un acceso FTP (protocolo de red para la transferencia de archivos entre sistemas conectados, basado en la arquitectura cliente- servidor).” Lo compara con un cerebro al que se le pueden sumar integrantes para lograr una escalabilidad horizontal del recurso, algo crucial en una industria con clientes ma- sivos que crece al 35 por ciento. “Es decir que podemos tener más soporte para más sitios

Vol 16 - Num 3 / MAY-JUN 2011 Por Pablo Babini, editor de Gestión web o

Vol 16 - Num 3 / MAY-JUN 2011

Por Pablo Babini, editor de Gestión

web o más recursos para la misma cantidad de sitios, simplemente sumándole equipos a la nube, al cerebro. Es un concepto bastante innovador e interesante, donde la idea es que tu aplicación pueda crecer indefinidamente sin necesidad de hacer grandes migraciones ni ningún gran cambio de tecnología”, agrega. El segundo desarrollo propio es el almacenamiento masivo. “Así como podemos sumar- le CPU a la nube agregándole procesamiento, también podemos agregar un equipo que tenga mucho disco y se sume al almacenamiento total. Por ejemplo, enchufo a nuestra red un servidor con 6 teras (un terabyte es igual a 1.024 gigas) de disco, y a partir de ese mo- mento nuestra capacidad de almacenamiento para archivos sube en ese tamaño. Es un sis- tema de disco que tiene redundancia: la mitad de la capacidad se utiliza para replicación de datos (la información de un servidor está replicada en otro para que no se pierda)”, explica. El tercer concepto básico es “una tecnología un poco más antigua, que se conoce como consolidación y consiste en reunir en un equipo físico un grupo de cuatro equipos virtua- les, lo cual da como resultado una disposición de servidores mucho más compacta y poten- te. Además del ahorro de espacio y energía por tener menos equipos enchufados, se genera menos calor y se consume menos aire acondicionado”, concluye Irazoqui.

  • D esde lo estratégico, el camino hacia el futuro pasa por desarrollar y generar más solu- ciones, señala Diego Vitali, gerente de marketing. “Por ejemplo, acabamos de lanzar un producto muy innovador. A quien accede a un sitio desde un celular se le hace muy

difícil navegar, porque es pesado, tiene que andar moviendo pantalla y la letra es chiquita. En- tonces desarrollamos un producto que podés contratar y, automáticamente, cuando alguien entre a tu sitio desde un celular o un dispositivo móvil, verá una versión optimizada. No es una adaptación completa de tu sitio, sino un sitio preparado para la demanda del usuario móvil, en cuanto a peso de la descarga. No tenés que desarrollar un sitio nuevo ni poner otra URL. Con el mismo dominio, el sitio se arma solo y tenés todos tus datos.” Otro nuevo producto es una tarjeta personal virtual que genera una página con los datos de contacto del usuario, e incluye la registración de un dominio y la adaptación automática para dispositivos móviles. “Una persona cliquea en tu firma-dominio y le aparecen todos tus datos de contacto”, describe Vitali. “El producto hosting abarca un montón de servicios, y es allí donde estamos apuntan- do”, dice Guillermo Tornatore a modo de conclusión. “Nuestro futuro es muy esperanza- dor porque no nos preguntamos solamente qué pasará con el mercado de dominio y de hosting, sino lo que pasará con toda la cantidad de servicios relacionados con la Web. In- ternet es un medio para la interconexión. Cambiará todo: la forma de pagar, el uso de efec- tivo, el uso de tarjeta. Ya no será un tema de Internet, sino de base de datos, e Internet está preparando a la gente para eso.” <

© Gestión