Contexto Histórico, cultural y filosófico de Ortega y Gasset

(Histórico y cultural extraído de ies.altair.getafe.educa.madrid.org Filosófico extraído de e-torredebabel.com , Javier Echegoyen Olleta)

Contexto histórico y cultural.
La vida de Ortega transcurre entre el último tercio del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, lo que le convierte en testigo clave de una época llena de acontecimientos en la historia de España. Destacaremos los siguientes hechos fundamentales: -La pérdida de las colonias españolas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, en el año 1898, lo que puso fin a la guerra hispanoamericana. Esta derrota y sus consecuencias supusieron el arranque de una importantísima reflexión sobre España y su situación económica y social por parte de un grupo de intelectuales que tenía como objetivo promover una reforma profunda de la sociedad española. En esta empresa estuvo muy implicado Ortega, quien afirmaba que “si España es el problema, Europa es la salvación”. -Ya en el siglo XX, se suceden los reinados de Alfonso XIII, la I Guerra Mundial, la dictadura de Primo de Rivera (a Ortega le supuso la pérdida de su cátedra en la universidad por su oposición a este régimen, lo que le obligó a trasladar sus enseñanzas a ámbitos fuera de lo académico y acercarse a un público más general), la caída de Wall Street y la crisis financiera del año 1929, y, en el año 1931, la proclamación de la II República en España. En este período Ortega se implicó en la vida política como diputado, aunque quedó finalmente muy decepcionado por la poca incidencia que tuvieron sus propuestas. También son famosas sus polémicas con Manuel Azaña, quien promovía ideas más democráticas que Ortega, al que le parecía que las masas necesitaban un líder que las guiara (idea que fundamenta en La rebelión de las masas). -Posteriormente, hay que señalar la fundación de la Falange en 1933 por el hijo de Primo de Rivera, la Revolución de Asturias en 1934 (un intento de promover en España un movimiento obrero de carácter marxista) y, por último, la Guerra Civil entre los años 1936-38, que supuso el exilio de muchos intelectuales españoles, sobre todo a Latinoamérica. El mismo Ortega vivió unos años por diferentes países europeos, aunque finalmente volvió a Madrid. Otra de las consecuencias de la Guerra Civil fue el aislamiento político y cultural de España, lo que puso a nuestro país en un lugar opuesto al proyecto europeísta de Ortega. -Es necesario terminar apuntando el largo proceso de la II Guerra Mundial, entre los años 1939-45, la creación de la ONU en el año 1949. Desde el punto de vista social, en la España de la vida de Ortega, nos encontramos con un país con una enorme población agraria y en el que entró tardíamente la Revolución Industrial, un elevado índice de analfabetismo y una baja escolarización. España es un país en el que todavía tiene peso una aristocracia cuyos valores, sin embargo, están ya trasnochados (una de sus figuras clave es la del cacique de los pueblos); aunque esta aristocracia empieza a tener menos peso respecto a la influencia que ya ejercen financieros y empresarios. A estos hay que añadir una clase media dividida ideológicamente en tradicionalistas y progresistas, y una clase obrera que no es propiamente tal, integrada sobre todo por campesinos, artesanos y asalariados.

Desde un punto de vista cultural tenemos que destacar la influencia de la prensa en la vida cultural de España desde la ley de prensa de 1883. De hecho, Ortega fue un periodista destacado (además, su madre pertenecía a la familia propietaria del diario El Imparcial, y su padre era redactor en el mismo), cuyos artículos se publicaron en el periódico El Sol, del que fue fundador (esta publicación fue recuperada en los años 90 del siglo XX con un estrepitoso fracaso). Otra influencia fundamental en la vida social y cultural que hay que señalar es la de la Iglesia, aunque ésta tuviera que luchar con la fuerza del materialismo marxista y comunista, o con las crecientes ideas anarquistas, que tuvieron gran eco entre la población durante la II República. En cuanto a la literatura, Ortega fue contemporáneo de los escritores de la llamada Generación del 98, así como de los autores de la Generación del 27, o de los novecentistas como Pérez de Ayala o Benjamín Jarnés. A estos intelectuales hay que añadir los nombres de un buen puñado de científicos (Ramón y Cajal, Severo Ochoa), filólogos e historiadores (Menéndez Pelayo, Sánchez-Albornoz), etc. Todos estos autores participaron en el intento de elevar el nivel cultural y científico de los españoles con el fin de transformar la sociedad desde la base, aunque la Guerra Civil supuso el freno de este proyecto regeneracionista.

Contexto filosófico
I. Movimientos intelectuales españoles: el Krausismo, la Generación del 98 (principalmente Unamuno con el que mantuvo una relación a la vez cordial y polémica, por el desdén de Unamuno hacia Europa y la ciencia) y el movimiento regeneracionista. Criticó la situación intelectual, social y política de España y creyó que necesitaba una renovación radical que exigía la incorporación de la filosofía a la vida cultural. II. Filosofía alemana: Con el afán de trasladar a nuestro país lo mejor de la filosofía marchó a estudiar a Alemania, en donde asimiló las ideas primero del neokantismo y después de la fenomenología. La filosofía alemana siempre estuvo presente en su pensamiento. 1. En su primera etapa, el objetivismo (hasta 1914).   En Alemania estudió la filosofía neokantianos Cohen y Natorp. kantiana, principalmente con los

Del neokantismo asimiló el espíritu de su filosofía, fecundo para sus intereses vitales pero también para el futuro de España, tan necesitada de superar el subjetivismo y personalismo y entrar en la modernidad. Considerará que lo principal no es lo subjetivo y lo individual sino el ejercicio de la razón, ejercicio que nos vincula con el ámbito de lo objetivo, lo universal y la ciencia y la filosofía.

2. En su segunda etapa de su pensamiento (perspectivismo, 1914-1923), Ortega no solicita tanto europeizar España como modificar radicalmente toda la cultura europea, y su objetivo ya no es la modernidad sino la superación de la modernidad. A la base de la Europa actual encuentra el racionalismo y el idealismo, y puesto que Europa está en crisis, la solución (y la solución de los problemas de España) será superar el racionalismo y el idealismo, pero sin volver a formas filosóficas anteriores insuficientes, como el relativismo o el realismo. 3. Dilthey, principalmente en la tercera y última etapa de su pensamiento (doctrina de la razón vital):  En su reivindicación de la historia para comprender la realidad humana (doctrina de la razón histórica);

y la importancia que tiene el “entender” o “comprender” frente al “explicar”: las “ciencias físicas” explican los fenómenos físicos con leyes objetivas y causales, las “ciencias humanas o sociales” deben preocuparse más por aprehender los distintos “sentidos” presentes en cada una de sus manifestaciones, ligados siempre a los programas vitales, deseos, creencias y afectos de los seres humanos. Siempre mostró una especial predilección por su pensamiento, aunque evitando caer en el irracionalismo y el relativismo, tan característicos, sin embargo de Nietzsche. Concepción perspectivista de la verdad. Defensa de la vida, de los valores vitales y de las dimensiones no estrictamente racionales de la persona. La defensa de la intencionalidad como una de las características principales de la vida psíquica. Afirmación de que la fidelidad a las cosas mismas exige superar los planteamientos empiristas aceptando la posibilidad de que además se nos den intuitivamente entidades no estrictamente físicas como los valores y las objetividades matemáticas. La preocupación que esta corriente tuvo por hacer que la filosofía descansara en un fundamento firme (en una realidad primordial y radical) descubierto a partir de una reflexión propia e independiente de cualesquiera otros saberes (religiosos, de sentido común, científicos), exigencia que Ortega expresó en su principio de autonomía; para la fenomenología dicha “realidad radical” será la conciencia y para Ortega la vida. con quien el pensamiento orteguiano guarda una clara afinidad, y de un modo muy destacado en lo que se refiere a la descripción que nuestro autor nos ofrece de las categorías de la vida, muy cercanas al análisis que Heidegger hizo de la existencia humana.

4. Nietzsche 

 

5. La fenomenología de Husserl  

6. La fenomenología y el existencialismo de Heidegger  

III. Proximidad, aunque no influencia, con el existencialista Sartre  Por la idea, común a ambos autores, de que el hombre carece de naturaleza o esencia puesto que su ser se va haciendo o construyendo en la vida, y en la descripción de la situación nativa del ser humano como “náufrago” en la existencia, como no disponiendo de un guión dado ya de antemano y teniendo continuamente que elegir y libremente decidir la vida que uno ha de realizar.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful