32 ESCUELA Núm. 4.

019 (552)

10 de abril de 2014

DE CERCA
Rafael Porlán. Agitador pedagógico

Cuatro vidas complementarias
Jaume Carbonell Sebarroja

Las clases
“Dibuja el camino que sigue una gota de agua desde que cae de la nube hasta donde crees que llega”; “Di todos los sitios dónde tú crees que hay agua en el planeta”; “Di tres formas por las que se puede contaminar el agua de la casa”… Estas son algunas de las preguntas de un cuestionario que los estudiantes del máster ¿Qué y cómo enseñar Biología y Geología?, destinado al futuro profesorado de Secundaria, pasaron a 50 alumnos de 1º de ESO de los centros en que irán a realizar las 100 horas de prácticas, con la intención de conocer sus ideas y conceptos previos, y así poder orientar mejor su intervención educativa. En la clase asisten 24 alumnos a los que Porlán –que imparte 60 horas presenciales de teoría– ha distribuido desde el principio en cinco grupos de trabajo. En estos momentos cada uno de ellos está procediendo al vaciado de los cuestionarios –sobre al agua, el entorno, la biodiversidad y el cuerpo humano–, estableciendo prototipos de respuestas. En todas estas preguntas, que también incluye el comentario de noticias o la confección de un cómic, se utiliza siempre un lenguaje no técnico y se procura que su contendido esté relacionado con el mundo experiencial del alumnado.“Si antes hemos organizado los datos, ahora veremos cómo hay que analizarlos para obtener información que nos sea valiosa para afinar y depurar bien los contenidos. ¿Cómo lo haríais? Os doy 20 minutos para pensarlo”. Lo piensan en grupo e irán reelaborando diversas versiones hasta dar con la definitiva. En este momento introduce la metáfora de la escalera para explicar la dificultades y la progresión en el aprendizaje: “Cada salto o escalón es una pregunta, y hay escalones de distinta altitud, porque los obstáculos y dificultades no son iguales”. Para avanzar en la resolución de ese problema, les plantea una técnica de análisis a partir de otro caso real sobre el aparato digestivo –“¿qué les pasa a y por dónde pasan un bocadillo y un vaso de agua cuando nos lo tomamos en el recreo?”–, que sirve de actividad de contraste y de andamiaje para resolver el siguiente problema. Les pasa seis dibujos que representan sendos prototipos de respuestas y les hace tres propuestas de análisis: ordenar los dibujos de más simple a más complejo, o de menos a más científico. “Esto nos da ideas sobre los itinerarios de aprendizaje y pistas sobre por dónde pasa”; construir la escalera del aprendizaje “para ver si el salto

La taberna
La sevillana Alameda de Hércules, en otro tiempo una laguna que con frecuencia se inundaba y uno de los focos de mayor resistencia a la entrada de las tropas franquistas, es hoy el espacio público peatonal más extenso del casco antiguo, y uno de estos lugares mágicos que atrapan a cualquier visitante o lugareño por su vitalidad lúdica, social y cultural. Cumple varias funciones de la ciudad ideal: punto de encuentro intergeneracional, donde niños, jóvenes, adultos y ancianos disponen de sus propios rincones y quehaceres; y también de movida alternativa y ocio cultural. Los domingos es una fiesta: es la hora del juego, la música, el teatro o de cualquier concentración reivindicativa. El Centro Cívico Las Sirenas, ubicado en un precioso palacete, organiza exposiciones, talleres y conferencias y cede espacios a entidades como la Asociación para la defensa de la Alameda, que se opone a la construcción de un parking; la librería Extra-vagante ofrece cursos de literatura y cuentacuentos; o la Casa Max, un piso con un escenario donde cabe medio centenar de personas, brinda sesiones de cine fórum o de jazz de gran calidad. Pero la vida de la Alameda son, sobretodo, sus bares y tabernas con sus terrazas, sus exposiciones y tertulias, espontáneas u organizadas, en torno al flamenco o la ciencia vinculada a los problemas cotidianos. En esta Alameda vive Rafael Porlán (todo el mundo lo conoce por Rafa),quien ha convertido al bar El Corral de Esquivel en su segunda residencia. Allí mantiene su tertulia fija con los béticos republicanos. “La filosofía del Betis es como la vida de los pobres: un día de felicidad y muchos de sufrimiento”. Es lo que me dijo mi padre el primer día que me llevó al campo del Betis. En cierto modo, refleja el espíritu de Andalucía: “Trata de ser feliz con lo poco que tienes”. Este catedrático de Didáctica de las Ciencias Experimentales de la Universidad de Sevilla, acude cada noche a su “local social”para conversar con amigos, conocidos y extraños: “Me gusta la taberna y necesito el ritual de este rato de conversación, mezclarme con la gente del pueblo y con todo tipo de personas, en un barrio tan mestizo como la Alameda; esto te da vida y te hace mantener los pies en el suelo. No podría vivir solo con el trabajo de la universidad”.

es más grande o más pequeño”; y escribir en cada escalón la dificultad de aprendizaje “qué es lo que no se ha aprendido y dónde está la dificultad”. Su explicación la termina con una clara distinción entre el modelo de enseñanza tradicional y la perspectiva constructivista: “La escuela tradicional te dice: este es el aparato digestivo. Lo sabes o no lo sabes; y, si no lo sabes, te suspenden y punto. Desde el constructivismo las cosas nunca se plantean en términos de blanco y negro. Se parte de la evidencia de que los alumnos siempre saben algunas cosas, aunque sean erróneas, y se averigua cuál es su nivel de comprensión, para poder ir ajustando en cada momento los contenidos y tareas”. Estas sesiones del máster versan sobre el estudio y resolución de tres problemas prácticos profesionales: ¿Qué Biología y Geología enseñar en Secundaria?¿Qué contenidos trabajar con los estudian-

tes sobre un tema en particular? y ¿Qué metodología de enseñanza y de evaluación pueden favorecer un aprendizaje de calidad de los contenidos seleccionados? Para ello, los estudiantes tienen que elaborar tres informes, unas fichas de lectura y llevar al día el cuaderno de trabajo personal que Rafa va revisando. Durante la larga sesión de hoy –de las 16:00 hasta las 20:30 horas, con una pausa de media hora– los estudiantes no muestran signos de cansancio: es más, algunos grupos siguen trabajando durante el descanso y al término de la clase. Se les ve especialmente motivados y continuamente se hacen preguntas: entre ellos o directamente a Porlán. Este transita continuamente y con especial soltura por los grupos estableciendo una relación de complicidad y cercanía: “A ver… venga, venga”; “Bien, así, y ordenamos según niveles de complejidad”. De tanto en tanto les da unas palmaditas de ánimo en los

hombros. Habla poco, lo justo, y escucha mucho. A veces se sienta en la mesa para anotar algo con su letra clara y minúscula en su diario de clase, muy detallista. Es evidente –como sostiene él mismo– que disfruta con las clases y que, además del método, controla las habilidades sociales relacionadas con la comunicación, la empatía y la creación de estímulos. “Las clases son mi vida y me ayudan a superar problemas. Los estudiantes necesitan tener referentes próximos de docentes que sean sensibles, y destaquen por su cercanía y autenticidad. Además, mis teorías no tendrían ningún valor si no las experimentara en mis clases”. Este profesor también está muy satisfecho de la coordinación y de las sesiones realizadas del Programa de formación del profesorado universitario novel que lleva menos de cinco años impartiendo clases y que el próximo curso se extenderá a todos los

10 de abril de 2014

Núm. 4.019 (553) ESCUELA 33

DE CERCA
docentes sin distinción. “Nunca me hubiera imaginado que este profesorado se implicara tanto. Ha sido una sorpresa muy agradable”. Y, en efecto, las evaluaciones de los docentes así lo confirman: “He aprendido a que el profesor deje de ser un orador, que repite el mismo discurso año tras año, para convertirse en un organizador del conocimiento y un acompañante del alumnado”; “A partir de ahora trataré de conectar las mentes ‘académicas’ de mis estudiantes con sus mentes ‘basadas en la experiencia’”; “El programa debe seguirse, pero la pauta la marca el alumnado”, o “Me he dado cuenta de la importancia de las preguntas”. Sostiene Porlán que una de las principales carencias de la formación inicial en Magisterio es la falta de un espacio que integre los contenidos curriculares con la práctica, tal como se contempla en la Facultad de Arquitectura con la asignatura de proyectos, presente en todos los cursos. Y como Rafa es una persona que a la crítica le busca siempre una proposición, con otra gente han propuesto un plan experimental para el próximo curso con la introducción de la asignatura Formación previa y post de las prácticas, en 3º y 4º. gación la tenía mitificada –sobre todo esto del origen de la vida y del ADN– y me dieron una beca. Pero descubrí que había demasiados intereses económicos y me decepcionó. Cuando obtuve una plaza en la Escuela de Magisterio me hice el siguiente razonamiento: ‘Prefiero formar bien a los maestros para que les despierten a sus alumnos el gusto por la ciencia y así, en el futuro, saldrán buenos científicos’”. Con Pedro Cañal, con quien urdió varias iniciativas, introdujo la Didáctica de las Ciencias en la Escuela de Magisterio y, durante los tres meses de prácticas de los estudiantes, también ellos decidieron ir a los centros, algo que según Porlán es de sentido común –“¿Cómo íbamos a formar maestros si no conocíamos qué era la escuela?”, se pregunta –y que vivían con normalidad, pero que entonces, y aún hoy, constituye un hecho insólito.“Íbamos a la escuela con el mismo espíritu investigador que si nos acercáramos a la célula. Así se va formando su concepto de investigación en la escuela como producción de conocimiento”. El descubrimiento del libro A los tres años se investiga supone una grata sorpresa que les confirma que andaban por el buen camino. Esto coincide con su proyecto de creación de una escuela infantil de carácter autogestionario y alternativo, que llegó a funcionar unos seis años (1979-1984). También subraya la influencia de André Giordan, quien les ayuda a equilibrar sus dos preocupaciones pedagógicas: la didáctica específica de las ciencias y la visión global de la escuela. Más adelante, crean el primer Seminario de Innovación en Enseñanza de las Ciencias, con profesores de todos los niveles educativos, y las Jornadas de Investigación en la Escuela, que se desarrollaron anualmente entre 1983 y 1992, con una gran afluencia de público y aportaciones de gran calado. “El objetivo era generalizar nuestro modelo y llegar a crear una red. Yo siempre he sido muy radical en lo ideológico y muy práctico en las estrategias

La investigación
De su etapa de Bachillerato en los Escolapios recuerda a un cura – el padre Hurtado–, vinculado a la Teología de la Liberación,quien le despertó su conciencia social y su afición por la música al introducir las misas rock. “Con el grupo de rock tocábamos en la iglesia y con nuestras propias composiciones fuimos a un concurso en Radio Vida donde quedamos terceros”. Luego continuó haciendo sus pequeños pinitos, pero sus dos guitarras llevan tiempo aparcadas en su piso de la Alameda. Y de sus estudios universitarios de Biológicas evoca el recuerdo de un profesor que le soltó: “Si usted se esfuerza, Sr. Porlán, le ayudaré a ser un investigador”. Y me esforcé, porque la investi-

para llevar a la práctica las ideas”. Con este espíritu nacen diferentes iniciativas: la revista Investigación en la Escuela, la editorial Díada – donde publica Constructivismo y Escuela. Hacia un modelo de enseñanza-aprendizaje basado en la investigación (1993), uno de los libros de los que más orgulloso se siente–, la Red IRES (Investigación y Renovación Escolar) y la Red Iberoamericana de Colectivos Escolares. Uno de los hitos más emblemáticos es el Proyecto IRES, que se inspira en el Modelo de Investigación en la Escuela y que elabora una teoría de la práctica y para la práctica escolar –con materiales para el aula– que supera la rígida separación epistemológica entre ciencia, ideología y cotidianidad, a partir de la perspectiva compleja, crítica y constructivista.“El Proyecto Curricular IRES pretende ser un instrumento organiza-

dor y articulador de investigación de equipos profesionales críticos para generar y consolidar una cultura escolar y profesional alternativa”, afirma.

La política (educativa y pedagógica)
Hace cuatro años este profesor se plantea dejar la investigación académica: “Ya tengo todos los sexenios y mi producción ha cumplido mis objetivos. Me doy cuenta de que, frente a tanto requerimiento administrativo me estoy convirtiendo más en un gestor que en un investigador. Esto me produce un rechazo visceral y me lleva a retirarme de la investigación, y a dedicar mi tiempo a la difusión y al debate social y político sobre la educación”. De esta nueva tesitura surge el proyecto Con+ciencia, que consiste en ir a las aulas y colaborar con los maestros para ayudarles a hacer una ciencia más innovadora. El proyecto contiene diversas unidades didácticas y un amplio acopio de materiales para el alumnado y el profesorado que, en buena medida, pueden trabajarse con las TIC. El Ministerio de Educación publicará en breve estos materiales como ejemplo de buenas prácticas innovadoras. Pero Rafa no se cruza de brazos. “Yo tengo que tener proyectos y no puedo estar parado, porque tengo una mente muy obsesiva”. Y otra de las iniciativas que promueve, junto a otros compañeros de la Red IRES, es el Foro por otra escuela, del cual salió la redacción del manifiesto No es verdad, debatido y firmado por muchos colectivos y por varios miles de perso-

EN POCAS PALABRAS
1. Un libro. El novio del mundo de Felipe Benítez Reyes. 2. Un libro sobre educación. A los 3 años se investiga de Tonucci. 3. Una película. Una noche en la ópera. 4. Una película sobre educación. Los chicos del coro. 5. Una ciudad. París. 6. Un paisaje. El mar. 7. Un viaje. Marraquech. 8. Un plato. Huevos fritos con patatas y jamón. 9. Un sueño. La III República. 10. Un miedo. A las alturas. 11. Un proyecto. Implicarme en un frente unitario de la izquierda. 12. Una asignatura pendiente. Tocar bien la guitarra. 13. Una duda. ¿Solo una? 14. Un consejo. Sé tú mismo. 15. Un recuerdo grato. Escuchando música clásica con mi padre. 16. Un recuerdo para olvidar. La cárcel. 17. Un lema. Elijo ser feliz. 18. Una música. El Rock. 19. De mi vida cambiaría. El frío del invierno. 20. Con las tecnologías. E-torpe. 21. La educación es sobre todo. Ilusión. 22. La Lomce. Un reflejo de los estereotipos sociales sobre educación. 23. La jornada continua. Un error con difícil solución. 24. Un personaje. Mandela. 25. La mayor revolución. Una vida digna para todos en una Tierra habitable. 26. Un valor prioritario. La autenticidad. 27. Tu próximo libro. Aún no lo sé. 28. Lo que te puedes olvidar al salir de casa. Las llaves, con frecuencia. 29. Una afición. El Betis. 30. Un tesoro que guardas de tu infancia. Una radio.

nas, y publicado en los diarios de mayor difusión. Su propósito era desmontar las creencias muy extendidas, pero erróneas o poco rigurosas, que distorsionaban la realidad escolar –enseñanza de pocos contenidos, descenso del nivel educativo, acusación de que había demasiada pedagogía en los centros…–, con un análisis más complejo de la educación y con el avance de algunas propuestas alternativas. Y justo ahora se quiere dar continuidad a esta tarea con el nuevo documento La escuela que queremos, un decálogo sobre el modelo pedagógico innovador. La Red IRES tiene la lupa puesta en dos líneas de intervención: una de carácter interno: “Mejorar nuestras prácticas de acuerdo con nuestro modelo didáctico”; y otro externo: “Contribuir a la transformación de la educación a través de un frente común de izquierdas. Nos da miedo que este hipotético frente recoja solo los puntos de política educativa, olvidándose de la innovación educativa y la pedagogía liberadora. Y es que me doy cuenta de que hay un gran desconocimiento del modelo pedagógico por parte de la gente que se dedica a la política”. A Rafa Porlán le preocupan los egos y los liderazgos demasiado personalistas. Algo que sostiene que han superado en su colectivo y que debería también lograrse en las organizaciones sociales y políticas, priorizando el liderazgo colectivo, en la estela de movimientos como el 15-M. Con estas premisas, tratan de influir desde el Foro para que algún día el cambio en la escuela hermane la política con la pedagogía. Un reto tan complicado, como necesario y hermoso.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful