Está en la página 1de 111

LA FAUNA EN EL MATERIAL

PRECOLOMBINO CALIMA
ANNE LEGAST
Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales
Banco de la República
Santafé de Bogotá, D.C., 1993
FICHA BIBLlOG RAFICA
1. Cal ima. Valle
l . Título
Clasificaci ón Dewey : 591.0986
LEGAST. ANNE
11. Arqueología Colombiana
2. Serie
"La Fauna en el material precolombino Calima "
Bibliografía: P I I I
p. I 15 Ilust. 104 Cms, 376 (Publicación de la Fundación de Investigaciones
Arqueológicas Nacionales) No. 56.
Diseño y Preparación Litográfica:
Multiletras Editores Ltda. Tel .: 2951077
Impresión:
Editorial Presencia Ltda.
Santafé de Bogotá. D.C.. Colombia
"La profusión ilimitada del simbolismo animal en la religión y
el arte de todos los tiempos no recalca merament e la import ancia
del símbolo; muest ra cuán vital es para los hombres integrar en
su vida el contenido psíquico del símbolo; el insti nto. En sí
mis mo, un animal no es bueno o malo; es una parte de la
naturaleza... En el homb re, el "ser animal " (que vive en él como
su psique instintiva) puede convertirse en peligroso si no se le
reconoce y se le integra en la vida ". (Anie/a Jaffé¡
AGRADECIMIENTOS
El estudio de la faunarepresentada enel material de la zonaarqueológica Cali ma
hasido financiadoporla Fundaciónde Investigaciones Arqueológicas Nacionales del
Bancode la República.
Deseo expresar, antes que todo, un especial agradecimiento a su director Luis
Duque Gómez y a la doctora Yvonne Hatty. Gracias a su estímulo y paciencia, esta
investigación, realizadaen 1983-1 984, finalmente puede ser publicada.
La mayor parte del materialestudiadopertenece a lacoleccióndel Museo del Oro.
Agradezco a ClemenciaPlazas, AnaMaría Falchetti yJuanita SáenzObregónpor su
constanteayuda,particularmenteenlaobservaciónyel análisis del material arqueoló-
gico; en el Museo del Banco Popular agradezco a Amparo Adames y en el Museo
Nacional a Braida Enciso, por laobservación del material del InstitutoColombianode
Antropología.
Estoy sinceramente agradecida con los arqueólogos del equipo de Pro Cali ma,
Leonor Herrera, WarwickBrayyparticularmenteconMarianne CardaledeSchrimpff,
por suasesoríadurante todoel trabajo ypor sugenerosidadencompartir susgrandes
conocimientos sobrelaarqueología delazona. La mayoría de las fotografias de pi ezas
de colecciones privadas fueron tomadas por ellay aportanelementos nuevos de gran
interés.
Agradezco atodaslaspersonasinteresadasenelarteprecolombinoquepermitieron
estudiar y fotografi ar las piezas de suscolecciones particulares.
Tambiénqui eroexpresar mi s agradecimientos a Alberto Cadena, especialista en
mamíferos, y demás zoólogos del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad
Nacional, por haberme asesoradoen la identificaciónde las figuras animales.
5
TABLA DE CONTENIDO
I INTRODUCCION 9
11 DISTRIBUCION GEOGRAFICA
DELASPIEZAS ZOOMORFAS 13
111 DESCRIPCION DE LAS PIEZAS
CON REPRESENTACIONES ANIMALES 19
IV ANALISIS EIDENTIFICACION
DELAS FIGURAS ANIMALES 25
- Mamíferos 26
- Aves .................................................................................................... 53
- Reptiles 62
- Anfibios 65
- Invertebrados 71
- Asociaciones entre animales 78
- Asociaciones entreel ser humano y el animal.. .................................. 86
- Fi gurasantropozoomorfas 99
V CONCLUSIONES 101
BIBLIOGRAFIA.................... ..................................................................... ... 111
7
I. INTRODUCCION
Enel oestedeColombia,el río Calima comunica lacostaPacífica con laCordillera
Occidental. En las partes altas deesterío, a una altura aproximada de 1.400 metros,
siglos antes de la conquista española, grupos indígenas alcanzaron un alto nivel de
desarrollo. En el material arqueológico procedente del valle del Calima, seencuentran
diferencias ycaracterísticas correspondientes a técnicas propias decadauno deestos
grupos queocuparon sucesivamente estaregión.
No se conocen con exactitud los grupos indígenas queocupaban la región misma
deCalima a la llegada de losespañoles. Sesabe queal oeste deestazona, en el alto
Chocó, vivían los Yaco; al norte, los Chanca y losLile Petecuy dominaban la región
surdeCalima, laquecorresponde alaregión Pavas-Bitaco-La Cumbre (Herrera 1992).
Acomienzos deestesiglo,con laintroducción del culti vodel caféydelaganadería,
el altovalle del Calima fue el centro deuna intensa colonización; con el desarrollo yel
crecimiento de laguaquería, se reveló uncentro arqueológico de gran interés.
Uno delosprimeros estudios arqueológicos enestazona fue presentado porHenry
Wassén (1936), quien reconoció, enlaregión delahacienda "ElDorado", situada entre
Restrepo yYotoco, laexistencia deterrazas artificiales, sitios dehabitación, grabados
rupestres y caminos precolombinos; también excavó varias sepulturas.
Con el estudio delas piezas deorfebrerías del Museo delOro ydesuprocedencia,
Pérez de Barradas (1954), ubicó la zona arqueológica Calima propiamente dicha y
definió las características del estilo del mismo nombre. Desde entonces, estaregión se
convirtió en un centro de investigaciones para varios arqueólogos. En los años 60,
Warwick Bray pudo establecer, gracias a las características de la cerámica, varios
períodos deocupación enla zona Calima, loscuales fueron objeto de largos estudios
y excavaciones por el equipo de "Pro Calima" desde su fundación, en 1974 (Bray,
Cardale deSchrimpff, Herrera). Posteriormente, el Instituto Vallecaucano de Investi-
gaciones Científicas también patrocinó excavaciones (Rodríguez y Salgado López),
9
Segúnlasfechas deC14, laprimerafase, denominadallama, sesitúaentrelossiglos
VIII y1antes deCristo(CardaledeScrimpff, HerrerayBray1989).Lacerámicaubicada
en este período se caracteriza por tener decoración incisa y forma de recipientes
zoomorfos,antropomorfos y"canasteros". Atravésdelosaños,enlazonadeRestrepo,
numerosas sepulturasdel período llama fueron excavadas, loquepermitió relacionar
estacerámicaconunaorfebrería relati vamente sencilla. Máscaras humanas, cuentasde
collar, algunas deellas zoomorfas, fueron elaboradas enláminas deoromartillado y
decoradas con la técnica del grabado en relieve. Algunas piezas fundidas fueron
también asociadasconesteprimer período.(CardaledeSchrimpff 1989). Agrupaciones
decasasrectangularesdelafase llama fueron moldeadas enrecipientesdecerámica con
doble vertedera.
Apartir del primersiglode nuestraera, lascaracterísticas delacerámica cambian,
sudecoraciónespintadaconmotivoscircularesylíneas. Lamayorpartedelaorfebrería
Calima estáasociadaconestematerial.Enestasegundafase, Yotoco,figuras zoomorfas
decoranpiezas de cerámica yde oro.
El final de este período está todavía por definir, pero a partir del siglo VIII, se
encuentra Una cerámica nueva, que corresponde al último período de ocupación,
llamadoSonso,el cual llega asuauge alrededor del sigloXII. Enorfebreríala técnica
del martillado estásusti tuida por la fundición. Las representaciones animales enesta
faseestán prácticamenteausentesosonmuyescasas, loque denota un cambioradical
enel pensamientomítico-religioso.
El propósito deestainvestigación fueestudiar las figuras zoomorfas provenientes
de lazona arqueológica Calima, tantoencerámica como enorfebrería, conel fin de
identificar los animales representados ypoder asíestablecer la fauna que tuvoalguna
importancia para los grupos indígenasdeestazona ytambién loscambiosque huboen
el concepto del mundo animal por parte de los indígenas a través de los diferentes
períodos deocupaciónhumana.
Según las investigaciones realizadas porlos arqueólogos de ProCalima, el medio
ambiente delaregión, formadoporcolinas suavesyvalles inundables, sufrió cambios
atravésdel tiempo(Calima 1992). Enel períodollama, unaabundanteyvariadafauna
silvestrepudodesarrollarsetantoenzonas amplias debosqueshúmedossubtropicales,
como en la vegetación de arbustos y pastos que rodeaban los valles pantanosos. En
cambio, al principiodel período Yotoco, los análisis depolen yfitolitos muestranuna
reduccióndelosbosquesparadar másespacioaáreas decultivo. Los valles cenagosos
fueron drenados yadecuados para la agriculturamediante un sistemade camellones.
Estatransformacióndel paisaje, cadavez más dominado porel hombre, tuvo segura-
mente consecuencias enlafauna, locualpudoreflejarseenlaiconografíaprecolombina
deestaregión.
10
Para el análisis del material y la posterior identificación de cada representación
animal seregistró lainformación necesaria, con base enlos datos tomados del archivo
fotográfico y del catálogo de procedencia de las piezas deorfebrería y cerámica del
Museo del Oro. Estos datos permitieron, por una parte, establecer una distribución
geográfica de las piezas con figuras zoomorfas consideradas del estilo Calima y por
otra, conocer los diferentes tipos de piezas que representan animales. Estas fichas
facilitaron también la escogencia de una muestra representativa de figuras animales
Calima, lascuales fueron fotografiadas para laidentificación. Varias figurasdepiezas
provienen también decolecciones privadas, enlamayoría analizadas yfotografiadas
porMarianne Cardale deSchrimpff, lascuales enriquecieron notablemente el informe
entregado en 1984 a laFundación deInvestigaciones Arqueológicas Nacionales, del
Banco dela República. Publicar toda laselección defiguras noes posible, razón por
lacual habrá que considerar esta publicación como una guía para laidentificación de
figuras animales provenientes deestazona más quecomo una recopilación completa
y exhaustiva. Además, nohay que descartar que el hallazgo de nuevas piezas pueda
modificar algunas identificaciones aquí expuestas.
Para la selección delaspiezas objeto deestudio, se tuvieron encuenta suestilo y
suprocedencia. El trabajo dePérez deBarradas (1954), laasesoría deMarianne Cardale
de Schrimpff, así como el equipo de arqueólogos del Museo del Oro, fueron degran
ayuda para laescogencia delaspiezas. Las que norespondían a loscriterios deestilo
pero que proceden de sitios comprendidos dentro del área arqueológica Calima no
fueron estudiadas.
Enorfebrería, seanalizaron 911 piezas del Museo del Oro.
En cerámica (ver Cuadro 1), de las239 piezas zoomorfas estudiadas endiversas
colecciones, 159 fueron elaboradas enelperíodo llama, 61 enlafase Yotoco ydelafase
Sonso, sólo 3 piezas representan animales. En ciertos casos, el estilo, ladecoración y
lacalidad de lacerámica nopermiten determinar con exactitud enqué época fueron
modeladas algunas piezas.
11
CUADRO 1
CANTIDADDEPIEZASDECERAMICA ESTUDIADAS
EN DIVERSASCOLECCIONES
Períodos llama llama o Yotoco Sonso Total
Yotoco
Colecciones
Museo del Oro 67 9 39 115
Museo Nacional 6 1 12 19
Museo Banco Popul ar 44 4 6 54
Museo Ciencias
Naturalesde Cali 2 2
Univ. del Vall e 1
Museo Arq, de Restrepo 4 4
Colee. Privadas 36 2 3 3 44
TOTALES 159 16 61 3 239
12
II. DISTRIBUCION GEOGRAFICA
DE LAS PIEZAS ZOOMORFAS
Sintetizandola informaciónconcerniente, las piezas arqueológicas Calimaadqui-
ridas por el Museo del Oro, se establecieron los sitios de procedencia de las piezas
zoomorfas, tanto deorfebreríacomo de cerámica.
Sitios de procedencia de las piezas de orfebrería:
Departamento Municipio Sitio No. de piezas %
Valledel Cauca Restrepo Finca Grecia 4 0.44
Finca Las
Margaritas 2 0.22
Hacienda
Calima 34 3.73
Vereda
Calimita 7 0.77
Vereda
El Madroñal 2 0.22
Restrepo 376 41 .27
Total Municipio Restrepo 425 46.65
Versalles Finca
Primavera I 0.11
Yotoco Jiguales 3 0.33
Cali l 0.11
Anserma-nuevo Patio Bonito I 0.11
Tolima Río Blanco 2 0.22
Chaparral 99 10.87
Ataco Campohermoso 3 0.33
Quindío Quimbaya Guaca del Dragón 4 0.44
(Conti núa)
13
(Co nti nuación)
Departamento Municipio Sitio No. de piezas %
Quimbaya 2 0.22
Armenia El Cairo 16 1.76
RegiónCalima 25 2.74
Río Naya I 0.11
Sin procedencia 328 36.0
TOTAL 911 100
Sitios deprocedencia de las piezas decerámica del período llama:
Departamento Municipio Sitio No. de piezas %
Valle del Cauca Restrepo Vereda
Calimita 2 1.26
Vereda
Agua Mona 2 1.26
Vereda
El Madroñal 0.63
Vereda
El Porvenir l 0.63
El Dorado 3 1.88
Hacienda
Agua Linda 0.63
Finca
LaSuiza 0.63
Finca
El Recreo 2 1.26
Finca
LaSoledad 0.63
Finca
LaCruz deJesús l 0.63
Restrepo 37 23.27
Total Restrepo 52 32.70
Quindío Armenia Finca LaPopa 2 1.26
Sin Procedencia 105 66.03
TOTAL 159 100
14
Sitios de procedencia de las piezas de cerámica del período Yotoco:
Departamento Municipio Sitio No. de piezas %
Valledel Cauca Restrepo Vereda
El Madroñal 2 3.28
Vereda
Diamante 2 3.28
Vereda
Agua Mona 3 4.92
Vereda
Calimita 2 3.28
Vereda
San Pablo 1.64
Vereda
La Palma 1.64
Hacienda
AguaLinda 1.64
Hacienda
La Aurora I 1.64
Restrepo 13 21.3 1
Total Municipio Restrepo 26 42.62
Versall es Primavera 1 1.64
Sinprocedencia 34 55.74
TOTAL 61 100
Sitios de procedenciade las piezas decerámica del período ¿llama? o Yotoco no
determinado:
Departamento
Valle del Cauca
Municipio
Restrepo
Restrepo
Sinprocedencia
Sitio
Hacienda
AguaMona
La Cumbre
No. de piezas %
2 12.5
3 18.75
I 6.25
10 62.5
TOTAL
15
16 IDO
o
Chaparral

TOLlMA
o
O • At aco
• HroBlanco
,
J
HUI LA
o O RO
f
(
/
~ < . /
'----
\
. / -J
'y-- j
1
\
\
\
.
/""', j
( <, _ /
l '
1
I
../
,
CERAMICA Il"'MA
L ~ "'9
u5
" n.
y
CERAMICA YOTOCO
1
E S C ~ L   1'SC1 0 00Q
-
- SO '<. f1"" S
,
.......... -. /""' ..
CAUCA
Figura I. Distribu ción de las piezas con fi guras animales (según Carda le de Schrimpff
1985).
16
hallazg os Oro
hallazg os ceram tc a ll ama
hallazgos ce ra mi ca Yotoc o
Figura 2. Distribución de las piezas con figuras animales en el municipi o de Restrepo
(según Cardale de Schrimpff 1985).
17
De las tres pi ezas del período Sonso, dos provienen del municipio de Restrepo, la
tercera no tiene procedencia.
Como se aprecia en las listas anteriores, varios sitios de procedencia son muy
específicos,como lasfi ncas yhaciendas.En el mapageneral(Fig. 1),éstos seagruparon
bajo el nombrede la cabecera del municipio correspondiente. Dos áreas sedestacan:
la primera, de fuerte concentración, corresponde a la región del río Calima y, más
exactamente, al muni cipio de Restrepo. En oro, prácticamente el 50%de las figuras
animales provienendeestelugar. Encerámica, haciendoabstracciónde las piezas sin
procedencia, el municipiodeRestreporepresentael porcentajemásalto: deestaregión
provi ene el 32%de las piezas llama y el 42%de las piezas Yotoco. Según los datos
transmitidos al Museodel Oro enel momentodelaadquisicióndeestematerial , cierta
cantidad de piezas de orfebreríadel mismo estiloque las encontradas en el valledel
Calima, provienendelugareslejanosdeestaregión, loquepodríacorresponder, como
loexplica Pérez deBarradas(1954),aunasegundaárea, zona deexpansiónodifusión
del estiloCalima en el Valle del Cauca y hasta la región del Quindío. Los sitios de
procedenciaque pertenecen almunicipio deRestrepo, fueron detalladamenteubicados
basándonosenelmapa (Fig. 2),elaborado porMarianne Cardale deSchrimpff(informe
final FlAN 1985). Ciertas piezas provienende veredas ozonas mal definidas, otrasde
fincasyhaciendas. Nosepudieron localizarenlos mapas lasfincas "Las Margaritas",
"LaSoledad", "LaCruzdeJesús", ni lahaci enda"Calima",actualmente inundadapor
la represa, lugar estede numerosos hall azgos de orohechos antes de 1950.
Apartedeinformarsobreloshallazgosarqueológicos, estemapanopermitededucir
concl usiones significativas, puesto que se basa en pocas piezas. Sin embargo, se
observa que en tres casos sobre cuatro, los sitios de procedencia de piezas de oro
coi ncidencon los de cerámica llama y Yotoco. Por otra parte, las piezas de cerámica
llama seencontraron frecuentemente en sitios distintos a los de la cerámica Yotoco,
perotambiénsushall azgos puedencorresponder al mismo lugar.
18
III. DESCRIPCION DE LAS PIEZAS
CON REPRESENTACIONES ANIMALES
Enel materialprovenientedelazonaarqueológicaCalima, lostiposdepiezastanto
de orfebrería como de cerámica que representanfiguras animalessonvariados.
Enorfebrería(Fig.3),muchaspiezasconfiguras zoomorfas sonadornos corporales,
tales como:
- máscaras funerariasantropomorfas,
- diademas,
- orejerasbicónicas,
- cuentasde collar,
- colgantes,
- pectorales.
Adiferenciadelacuentasdecollardepequeñotamañoyqueseencuentranenserie,
los colgantes y pectorales son generalmente piezas únicas. Los pectorales de gran
tamaño(hasta20centímetros dediámetro) puedensercirculares oacorazonadosycon
decoraciones repujadas.
Además de la categoría de adornos corporales, otras piezas representan figuras
zoomorfas como:
- alfileres o palillos de poporo,
- poporos,
- figuras zoomorfas,
- pmzas,
- cucharas ceremoniales.
Enuna cinta de orotambién seobservan figuras zoomorfas .
En lacerámicadelperíodollama(Fig. 4),figuras animalesserelacionan convarios
tipos de piezas como:
19
l. Máscara funeraria 2. Diadema 7. Alfiler
8. Poporo
N
=
3. Orejera bicónica 4. Cuentasde collar
9. Figurazoomorfa
10. Pinzas
».
.'':
  - .
5. Colgante
6. Pectoral 11. Cucharaceremonial 12. Cintade oro
Figura 3. Piezas de oro con representacione s animales.
\
~ l  
I I /.
I
/
1. Vasija concuello 2. Vasija cilíndrica(canastero)
3. Vasija condoble vertedera
5. Pipa
4. Copa
6. Pito
Figura 4. Piezas de cerámica del período llama con represent aciones animales.
21
l . Vasijacondoble vertedera
3. Cuenco
2. Vasija condoble recipiente
4. Orejera doble cónica
Figura S. Piezas de cerámica del período Yotoco con representaciones animales.
Recipientes
Figura 6. Piezas de cerámica del período Sonso con representaciones animales.
22
- vasijas con cuello,
- vasijas cilíndricas (canasteros),
- vasijas con doble vertedera,
- copas,
- pipas,
- pitos.
En lacerámica Yotoco (Fig, 5), laspiezasconfiguras animales son: las vasijascon
doble vertedera, que pueden ser dedoblerecipiente, loscuencos y unas orejerasdoble-
cónicas, parecidas a las deoro.
En ciertos casos, las vasijas con una sola vertedera, son silbantes. En el período
Sonso(Fig. 6), las representaciones animales son contadas. En estaspiezas volumino-
sasy huecas, unpequeño orificiosugiere que sirvierontal vez como recipientes.
23
IV. ANALISIS E IDENTIFICACION
DE LAS FIGURAS ANIMALES
Con el fin detener una visión global del mundo animal representado enel material
auqueológico Calima yconocer susdiferentes interpretaciones porlos grupos indíge-
nas a través del tiempo, es necesario analizar primero su representación plástica.
En este capítulo se expone la sola identificación taxonómica de las figuras
zoomorfas representativas decada etapa cronológica enlacerámica yenlaorfebrería,
para sintetizar ydestacar enel capítulo final, las características más significativas de
estafauna. Como esdeesperar, ciertasrepresentaciones animales presentan dificulta-
des para la identificación zoológica, puesto que generalmente son adaptaciones
artísticas delafauna enlascuales el material utilizado, así como laforma misma dela
pieza, son otros factores limitantes para la representación realista de la figura. Por
ejemplo, las formas voluminosas de los recipientes con doble vertedera sirven para
simbolizar cuerpos deanimales demorfología muy diferente, como loson los mamí-
feros y las aves.
Deeste modo, seestudiarán primero lasfiguras que permiten determinar laespecie,
el género o familia, para concluir con lasmás estilizadas.
Al contrario del material arqueológico Simi, enel cual generalmente cada pieza
representa un solo animal, las piezas Calima, como las de la región arqueológica
Tairona, oTumaco, pueden representar:
- animales deuna solaclase: mamíferos, aves, reptiles, anfibios, insectos ygaste-
rópodos;
- asociaciones entre animales;
- relaciones entre figuras humanas yfiguras animales;
- figuras antrozoomorfas cuyosrostros,desemblantes humanos, tienen rasgosani-
males, como laboca.
25
PIEZAS QUE REPRESENTANANIMALES DE UNA SOLACLASE
Apesardelasconvencionesdelataxonomía animal, se inicia laidentificacióncon
las fi guras animales de las clases más evol ucionadas, como los mamíferos o aves,
representadoscon más frecuenciaquelosanimales pequeños ymenos evolucionados,
como los insectos.
Para cada género o fami lia representados, se analizan pri mero las figuras de
cerámica dela fasellama, siguiendocon las de la fase Yotoco y las de orfebrería. De
la fase Sonso, las tres piezas observadas representan mamíferos estilizados no identi-
ficados.
Mamíferos
Cuandosus representaciones sonrealistas, sereconocenpor laforma ycaracterís-
ticas del cuerpo, de la cabeza, la presencia de cuatro patas y cola. En casos de
estilizaciónysi seconfundenconotrocuadrúpedo, enalgunoscasos, la presencia de
orejas bi envisibles permite clasificar la figuradentro delos mamíferos.
Figuras 7 a 10
Nombre común: Chucha, fara, zarigüeya
Orden: Marsupiales
Familia: Didelphidae
Los representantes más pequeños del orden de los marsupiales en el continente
americanosonlaszarigüeyas. Estospequeños mamíferos sereconocenporla forma de
la cabezaydel cráneo redondo, el hocico puntudo ylas orejas relativamente grandes.
Lacara,generalmentedecolorclaro, contrastaconel restodelpelajemarrónypresenta
a menudo unarayaoscura que sale de la frentehastael hocico. Sulargacola,desnuda
ensuparte fi nal, es prensil.
Las hembras, comolasdetodos los marsupiales, tienen una bolsa abdominal enla
cual lascrías muypequeñas sealberganal nacer, para terminar sudesarrollo. "Debido
asugrancapacidaddeadaptación, el Didelphis marsupialis,decostumbres nocturnas,
se encuentra prácticamente entodos los hábitats enlos distintos pisos térmicos, desde
el cálido, hasta el frío, aparentemente hasta la base de la zona del páramo" (Barrero
1967). Apesardesufastidiosoolor, sucarne es apreciadadesde épocas muyantiguas.
Como lo explicaCorreal (1 983, p. 82), en los Abrigos Rocosos del Tequendama, el
consumo del Didelphis seremonta al Paleolítico.
26
Figura 7. Vasija llama con doble vertedera moldeada probablemente en forma de
zarigüeya. Procedencia desconocida. Altura: 23 cm. Colección particular.
Figura 8. Pipa en cerámica, del período llama con representación de zariglieya. Valle del
Cauca. Largo: 42 cm. MOCC 6371
27
Figura 9. Tapa de orejera en oro que muestra el
pequeño marsupi al y la agilidad de sus miem-
bros anter iores. Restrepo. Altura: 6.3 cm. MO
29034
Figura 10. Vasija Yotoco con dob le vertedera . La
zariglieya está representada como dormida con su larga
cola prensil enrollada alrededor de su cabeza. Vereda El
Diamante. Restrepo. Altura: 15.9 cm. MOCC S07
28
En el período llama su figura no es suficientemente realista para afirmar sin
equivocaciónquefue presentada por los alfareros deesteperíodo. Sinembargo-enla
Figura 7 la cabeza reúne varias características de la zarigüeya, como la decoración
linealnaso-frontal.En cambio,laformadelacabeza ylaextremidad delhocicopueden
tambiénrecordarladeuncoatiiNasuasp.)ocarnívorodelafami liaProcyonidae. Como
la mayoría de las representaciones de mamíferos llama, los colmillos propios de la
zarigüeya odelcarnívoro noestánrepresentados; losalfareros deesteperíodo preferían
representar bocas grandes quemuestranhileras dedientes iguales. Enesterecipiente
con doblevertedera, la colaprensil es unacaracterística diagnósticade la zarigüeya.
De esteprimerperíodoseconocentambiénvariaspipasconfiguras probablemente
del mismo animal.
Enlafase siguiente(Figs. 9y 10), el orfebreyel alfareroYotocomuestrantenerun
buenconocimientodel comportamientodeestos mamíferos, comosuagilidad para el
usode susmiembrosanteriores osucostumbrededormir con sucolaprensil enrollada
detrás de la cabeza, lo que hace inconfundible la identificaci ónde su figura.
En oro, muyparecidaaunasfigurillas decerámica Tumaco, analizadas porCadena
y Bouchard (1980, pI. VII , Figs. 1 y 2), la pieza ensamblada Mü 29034 (Fig. 9),
representaal Didelphis marsupialis "en una postura muy catacterística: sentado, con
los miembros anteriores reunidos sobreel tóraxylos mi embros inferiores doblados".
(1980, pI. VII , Fi gs. 1y2).
Figuras 11 Y12
Nombre común: Murciélago
Familia: Phyllostomidae
Orden: Quiroptera
En elrecipiente llamadelaFigura 11 , seobservanvariosrasgosdemurciélagos. En
el rostro, lahojanasales lade variasespeciesde lafami liaPhyll ostomidae. Los bordes
y asas del recipiente imitan también las alas membranosas que unen los miembros
anteriores alos posteriores. En laparteopuestade lacabeza, sevelamembranacaudal
oupatagioqueseobserva enalgunasespeciesdeestafamilia, siendomáscaracterística
de la subfamiliaVespertilionidae.
Del mi smo período, la fi gura de un verdadero Vampiroo Desmondus rotundus
adorna una vasijacondoble vertederaen una posiciónmuy naturalista. La forma y la
posición de los mi embros anteriores modelados por el alfarero así corno la forma
general del cuerpo, que termina corno la de un ave, soncaracterísticos de un vampiro
29
Figur a 11. Recipien te llama deco rad o co n un murc iélago. Se recon oce n sus a las despl e-
gadas y en su ros tro. la hoj a nasal triangul ar de la fam ilia Phyll ostom idae. Proced enci a
desconoc ida . Altura : 22 cm. Co lecc ión particul ar.
Flgura 12. Vasij a llama con dob le vertedera con la representación de un verdadero vampi ro
caminando en e l sue lo. Hacienda Playa Rica. El Di amante. Altura: 17 cm. Colecci ón
partic ular.
30
quesearrastraenelsueloparaacercarseasupresa. Enel rostrosereconocelahojanasal
bilobulada deestaespecie. Las orejas muypequeñas enestafigura nocorresponden a
las de esta especie, que son generalmente más grandes. Estos vampiros son muy
frecuentes en las tierras tropicales de América Central y del Sur. Sus costumbres
alimenticiasdechupar sangretuvieron queser unfactor importante para sualtovalor
mítico.
Figuras 13 a 20
Orden: Primates
Familia: Cebidae
Enla regiónCalima, seencuentran hábitats decuatroespecies de primates: Ate/es
paniscus, Alouatta seniculus, Cebus capucinus y Aotus trivirgatus (Hernández y
Camacho1975). Lastresprimeras,decostumbresdiurnas, tienenlacolaprensil,degran
ayuda para sus movimientos y desplazamientos. El último, llamado comúnmente
"mono de noche" o "mico dormil ón", por sus hábitos nocturnos, es fácilmente
reconociblegraciasasusgrandesojos salientes, propios para la visiónenlaoscuridad.
Este mico no tiene cola prensil.
El Ate/espaniscus o"Maribunda"deextremi dadesycoladelgadosymuylargosen
relación al restodelcuerpo, tieneel hocicoprominenteyunafrente abombada: lafranj a
depiel desnuda que rodealos ojos es más clara yresaltadel pelaje oscuro del restode
lacara.
Los nombrescomunesdelAlouattaseniculus traducen lascaracterísticas principa-
lesdeestaespecie: "monocolorado", porsucolorpardo, y"monocotudo" o"berriador"
por la forma y estructura particular de la mandíbula de los machos, en la cual se
desarrollaron fuertemente los cartílagos, lo queda la forma tan abombada de la parte
inferiorde la quij ada y permite que sus aullidosalcancen un volumen muy alto.
Los Cebus capucinus o "micos maiceros" (Fig. 13) se caracterizan por su pelaje
blanco que rodea la faz y contrasta así con el resto del cuerpo. En estas figuras
precolombinas estos rasgos son claros y permitendeterminar la especie; enotras las
características no son lo suficientemente definidas o parecen pertenecer a especies
diferentes.
La Fi gura 13elaborada enun recipiente del período llama reúne varios rasgos del
mico llamado Maribunda o Ate/es paniscus: cola, miembros y extremidades muy
largos, hocicoprominente, frenteabombadayloslabioshaciaadelante forman elfaci es
típico deestosanimalescuandoemi tenciertos sonidos (Cadena, Bouchard 1980). La
31
posicióngeneral del cuerpo con la colocación de los brazos delgados enci ma de las
rodillas y los dedos largos colgando es tambiéntípica de este mono.
Apesardesusemejanzaconunafiguraantropomorfa, laFigura 15 delperíodollama
representa un primate, puesto que tiene una cola. En su rostro se reconocen varias
características del monode nocheoAotustrivirgatus: losojos grandesyredondos que
imi tanlaspupi lasbiendilatadas; laformaredondadelacabeza con supequeño mentón
saliente,ylalíneaquenaceentrelosojosydivideelpelajeenci madelacabeza, recuerda
el contraste de color en la parte superior de la cabeza. Sinembargo, su cola por su
extremidad prensil noes típica deestosmi cos, sinode las otrasespeciesque vivenen
la mi sma región. Es posible que esterasgohaya sido representado por el alfarero con
la intenciónde insistir en la naturaleza animal de la figura, e incl uirla dentro de los
cuadrúpedos que, gracias aestaparticul aridad, llevanunavidaarborícola.Elcarnívoro
Potoflavus tambi énposee una cola prensil, perolos rasgos faciales enesta figura, así
como la posicióngeneral, son propios del Aotus.
En unavasijadel período Yotoco(Fig, 16), se reconocen lascaracterísticas deesta
mi sma especie. Lapintura blanca enla frente reproduceel colorde la faz del monode
noche. rasgoesteque noaparece enel Potosflavus, morfológicamente muy parecido.
Además, enestafigura seobserva la cola no prensil, típica del Aotus trivirgatus.
Figura 13. Mico maicero (Cebus capucinusi .
32
Figura 14. Vasij a llama decorada con la figura de un mico de
miembros delgados ylargos como los del Maribunda(Ate/es paniscus ).
Restrepo. Altura: 12.7 cm. MOCC 4515.
Figura 15. Vasija llama con dobl e vertedera que representa un mono de noche. Restrepo.
Altura : 21 cm. MOCC 4483 .
33
Varias alcarrazas Yotoco(MOCC699 porejemplo) representanfigurasconsi dera-
dascomo primates, por lapresencia de una cola. En la mayoría de los casos, el cuerpo
y los miembros sonestilizados ylos rasgos de lacara, por ser mal definidos aumentan
suparecidoconrostros humanos. Sinembargo, lacoloraciónblanca de la faz, la franja
clara enel pecho, la boca anchay la formaevasiva de las mandíbul as sin mentón, así
como la nariz platirrina, soncaracterísticas del Cebuscapucinuso mico maicero(Fig.
13), probablementerepresentadoenestacerámica.
En la Figura Yotoco 17, el primate tienelacola ligeramente prensil, los miem-
bros posteriores yanteriorescortos. La cabezamuestra unafrenteabombadao muy
peluda. El monocotudooAlouattaseniculusviveenlaregiónCalimaycorresponde
a esta descripción aunque la voluminosa garganta del macho no ha sido puesta en
evidencia.
Es interesante anotarqueestafigura presentarasgos quepodríanperteneceraCebus
apella, caracterizadoporun pelajeespeso enci made lacabeza, que formados relieves
o penachos laterales, los cuales estarían representados en esta figuraen lugar de las
orejas muy pequeñas de esta especie. La faz de estos micos es bastante plana y los
miembros son pequeños ygordos.
El mono lanudoiLagothrix lagothrichai esotraespecie,conuncuerporobustoy
una frente muy peluda, pero el pareci do de esta figura 18 con estas dos últimas
especies es dudoso, puesto que son primates que actualmente no se observan en la
regiónCalima.
Como sepuedeobservar enlapiezaMOCC4506 (Fig. 18), el mi smotipodecabeza
estáasociadoconfiguras Yotoco, consideradasantropomorfas porcarecer decola. Este
pei nado oimitaciónde unagorraocasco, hacepensarenlos mismos penachos pilosos
del mico maicero. Esdeanotar también,enestafigura, larepresentaciónde losojosen
forma de granode café que se diferenciande los ojos redondos propios del mico de
noche. Por otra parte, como se observaen la Figura 13, varias especies de primates
intimidana susrivalesmostrandosusfuertescolmillos enunaexpresiónagresiva. Sin
embargo, estetipode mandíbulas nohansidorepresentadasenlas figurasdeprimates
de la región Calima, las cuales presentan más bien expresiones muy apacibles, casi
humanas, lo que muestra tal vez la relación que pudieron tener los artífices de este
material con tal grupode animales y lo que explica que varias figuras, como la 18,
puedenserrepresentaciones de hombres-micos.
Enunos cuencos Yotoco (Fig. 19), decoraciones incisas representancuadrúpedos
estilizados. Enciertos casos, unacolalarga, delgadayconextremidad prensi l, sugiere
34
quesetratatalvezdeun mico,comoporejemploelAtelespaniscus. demi embroslargos
y delgados.
Enoro, el pectoral MO 6718 (Fig. 20), representaseisfiguras de primates. Apesar
de supequeño tamaño y su representaci ónestilizada, se reconoce laforma redonda y
voluminosa dela mandíbula diagnósticadel monocotudo oAlouatta seniculus.
Figura 16. En esta vasij a el alfarero Yotoco modeló tambi én las carac terís ticas del mono
de noche. Restrepo. Altura: 14. 1 cm. MOCC 4495.
35
Figura 17. En esta vasija Yotoco con doble
vertedera, se reconocen los rasgos del mono
cotudo (A/ouatta seniculusi. Procedencia
desconocida. Altura 20.5 cm. MOCC 6362 .
Figura 18. Vasija Yotoco con representa-
ción de una figura antropomorfa. La forma
de la gorr a o del peinado recuerda la de la
figura anterior, que representa un mico.
Restrepo. Altura : 14.1 cm. MOCC 4506.
36
Figura 19. Cuenco Yotoco decorado con figuras estilizadas de micos. Restrepo. Altura: 8.2
cm. MOCC 45 11.
Figura 20. Nariguera de oro con decoración repujada de micos. probabl e-
mente de monos cot udos, por el volumen de la mandíbu la inferior.
Restrepo. Altura : 15.5 cm. MO 6718.
37
Figuras 21, 22 Y23
Nombre común:Armadillo
Familia: Dasypodidae
Orden: Xanartros.
El armadillo está frecuentemente representado en la cerámica llama. Ciertas
características permiten pensar que en varios casos se trata de la especie común:
Dasypus novemcinctus. Como sunombre loindica, sucoraza estáformada porocho a
once bandas óseas, generalmente nueve. Lacabeza esdeforma alargada ylasorejas son
grandes. En la Figura 21 , se observa claramente la representación de las pequeñas
placas óseas enlafrente yel hocico, asícomo lahilera dedientes uniformes yparejos,
característicos deestadentadura homodonta decrecimiento continuo.
En la Figura 22, más estilizada, otro rasgo del Dasypus novemcinctus está bien
reproducido: la cola de estaespecie es larga y anillada. En la región Calima, existe
todavía esta especie aunque nomuy abundante. Los cazadores delazona deRestrepo
cuentan que las hembras delos armadillos tienen siempre cuatro crías del mismo sexo,
característica esta particular del Dasypus novemcinctus. Sucarne siempre hasido muy
apreciada yciertas partes del animal, como lacoraza, lacola osusangre, son utilizadas
por algunos campesinos para la elaboración de varios remedios caseros. Dehábitos
nocturnos, dedíaseesconden ensitios oscuros, donde los cazadores los desanidan.
Algunas representaciones de estaespecie son más estilizadas. Enla Figura 23 la
forma mi sma del poporo casa muy bien con ladel armadillo. El volumen ahuecado del
poporo hasido elaborado enloque corresponde alcaparazón del armadillo, finamente
decorado con líneas incisas. Laposición es ladel armadillo cuando se refugia debajo
de su caparazón. Esta figura es demasiado estilizada para identificar la especie
representada.
Figura 24
Nombre común: Ardilla
Familia: Sciuridae
Orden: Roedores
Bastante estilizada pero bien reconocible, esta figura deardilla seincorpora a una
vasija Yotoco con dos vertederas dedoble recipiente. Sólo aparecen lapequeña cabeza,
dehocico puntudo con orejas pequeñas, los ojos sobresalientes, asícomo los miembros
anteriores. La forma del recipiente simula el cuerpo del animal , el cual puede estar
38
sentado sobre sus patas posteriores para roeralguna fruta que tiene en sus manos, de
dedos bien separados. Dasafortunadarnente, la figura no presenta otros detall es o
características parapoderdeterminaralgunafami lia, quegeneralmente comprende un
grannúmero deespecies, enmuchoscasos muy similaresentresí. Estafigurapuedetal
vez ser la estilizaciónde un género comúnen la región Calima: Sciurus.
Figuras 21 Y 22. Rec ipientes llama con repr esent aciones
realist as de armadillos. Procedenci a desconocid a. Figura
2 1: Altura: 20 cm. Co lecc ión particular. Figura 22: Altura :
12.4 cm. MOCC 9.
39
Figura 23. Pequeño recipiente llama o poporo en forma de armadillo refugiándose en su
caparazón. Procedencia desconocida. Largo: 23 cm. Colección particul ar.
Figura 24. Vasija Yotoco de doble recipiente. En una de las dos partes. el alfarero
modeló una ardilla en una posición característica. sentada y royendo un fruto que
sostiene en sus manos. Restrepo. Altura: 13.8 cm. MOCC 4504 .
40
Figura 25
Nombre común: Perro de monte
Especie: Patos jlavus
La Fi gura 25 representaun cuadrúpedoaparentemente muyestilizado. Sinembar-
go, algunas características llevan a pensar que el alfarero del período llama modeló un
Potosflavus o perrode monte.
Este carnívoro silvícola es a veces confundido con el mico de noche (Aotlls
trivirgatusi por sus costumbres nocturnas probablemente simbolizadas en los ojos
grandes y redondos colocados en su posición natural entre el cráneo redondo y el
pequeño hocico. Laposiciónlateral de las pequeñas orejas redondas es tambiénfi el a
larealidad. Laextremidadcurva de lacolapuede simbolizarlapropiedad prensilde la
delos Potos aunque la "cola hacia arriba" es una manera común de representarl a en
varias culturas precolombinas.
En el períodoYotoco, la figuradel perrode monte adorna tambi énlos recipientes
decerámica, como sepuede observar enla Fi gura 26. El Potosfl avus hace partedelos
carnívoros; sinembargosudieta es una buena parte vegetarianay noes un animal de
comportamientoagresivo. En laalcarraza del período llama, el alfarero hace resaltar
unahileradedientes mientrasqueenesterecipientedel períodoYotoco, laausencia de
dientes y la protuberancia del hocico recuerdan más bien el comportamientode otro
Procionidae, fís icamentedistinto: el coatíocusumboiNasuasp. )quelevanta la nariz,
muyflexible, para explorar la tierra en la búsqueda de algúnalimento (Grzimek, vol.
XII).
Felinos
Figuras 27 a 37
EnlaregiónCalima, comoenla mayoría del mundo indígena americano, el feli no
ha marcado la culturade la región arqueológica Calima través de largo tiempo y su
imagense reconoce encerámica llama, Yotoco yen piezas deorfebrería.
Enel período llama, algunasfiguras muynaturalistas soninconfundibles mientras
que otras piezas fueronanalizadasenel grupode felinos poranalogías. Alguna pieza
nueva más naturalistaoconalgún rasgo diagnóstico permitirá tal vez confirmar estas
identificaciones o, al contrario, asociarlas conotro grupo de animales. Apesar de su
pequeño tamaño, el mamíferode la Figura 27 presenta características claramente de
fel ino: lafaz esplanaosealacurvaturadelcráneoesconti nuahastael hocico, lasorejas
41
Figura 25. El animal representado en este reci-
piente llama condoble vertedera presenta rasgos
del pen o de monte o Potos flavus. Restrepo.
Altura: 22 cm. MOCC 709.
Figura 26. En el período Yotoco, el Potas flavus parece
también haber servido de modelo a los alfareros. Vereda
Diamante. Restrepo. Altura: 15.9 cm. MOCC 803.
42
son redondas. La nariz, por su forma, se parece a la de un ser humano. Con una
minuciosa observación se reconocen las manchas oscuras de los felinos. La cola
aparece grande, peludayvolteadahaciaarriba.Esos rasgos sonsin embargo insuficien-
tesparadeterminarlaespeciedefelino; sepuedetratar tantodejaguariPanthera onca)
como del ocelote (Felis pardalis) o del tigrill o (Felis tigrina) que vive en la región
andi na.
En la Figura 28, la forma plana del hocico, los ojos redondos, la forma y la
colocación de las orejas y la expresión agresiva o amenazadora lograda con la
representaciónexageradade las mandíbulas, sondiagnósticos delos felinos. La doble
raya incisa queadornala faz del felinoysepierde enel espinazo puede tal vez imitar
las líneas del pelooscuro del Felistigrina opardalis.
Alguru.s alcarrazas de este período representancuadrúpedos, cuya forma general
del cuerpo no es comparable con la de unfelino, sin embargo se reconocen los ojos
grandes, rasgo de la vista nocturna, las orejas redondas y como para realzarlas, las
mandíbulas con dientes fuertes sobresalen del perfil. El cuerpo está decorado por
triángul os incisos rellenos, que dan a la superficie un aspectode manchas, probable-
menteimi taciones delapieldelosfelinos. Lacolaserepresentagruesa y volteada hacia
arriba. Enestetipodefigura (Figs. 29y30), laformadeciertos rasgos puede variar: en
algunos casos, el hocicoes parti cularmente protuberante, los dientes puedenaparecer
enforma detriángulosodecuadrados: enotras, lasorejastienenlaformadeuncírculo
completo. En resumen, es probabl e que este esquema de cabezas con ojos grandes y
redondos, mandíbulas sobresalientes con dientes fuertes y orejas redondas, esté
asociadocon el conceptode felino en la cerámica llama. La nariz pequeña ya no se
pareceal hocicodeun felino.Siel mamíferoestárepresentadocompleto,sucolagruesa
está volteada haci a arri ba.
Otraalcarraza (Fig. 31) representa el mi smo tipo de mamíferoconcuatro patas y
cola, pero la faz sediferencia porser totalmente plana; las mandíbulas condientes bien
representados nosobresalendel perfil ylosojos, situados enposiciónfrontal,tienenfor-
ma de granode café incisos. Aparte de este tipo de boca, que evoca una expresión
agresiva yanimal estafaz tiene unsemblantemás humano, losojos, nariz yorejas son
tambiénantropomorfos.
Así fueron representados muchos cuadrúpedos del período Yotoco, analizados
como pertenecientes a la familia Felidae.
El felinode la Figura 32 presenta manchas decolor. En lafaz, resaltan dos líneas
oscuras que salen de las comisuras interiores y exteriores de los ojos hacia la parte
posterior de la mandíbula. Este rasgo recuerda el Felis pardalis o tigrina. Estas dos
43
últimas Figuras (31y 32) tienen enla frente una decoraci óncompuesta detriángulos
oscuros, tal vez símbolo de unplumaje, que se encuentra también enotravasija con
dobl evertedera,lapieza MOCC 12540 (CardaledeSchrimppff, 1992, Fig. 71 ). Enesta
pieza, lafigura tienemáselementoshumanos, como losbrazosconsusmanosyforma
así un eslabónmásenlacadenadefigurasquepermite pensarque estabocarectangular
condientes bienvisibleses el símbolodel felino, el cual aparece encuadrúpedos oen
figuras humanas que evocantal vez la transformación ritual del ser humanoenfelino.
Esta boca "felina" generalmente no está provista de colmillos, representados sin
embargoenalgunas máscaras de orode la época Yotoco.
Muy diferente a la figura anterior, el mamífero de la Figura 33 puede tal vez
agruparsetambi éncon elgrupodelosfelinos.Sufazplanacon pequeñasorejaspresenta
unadecoraci ónfront alcomo lasdelFelistigrina opardalis, pero, simultáneamente, las
manchasdeljaguar, formadasporunborde negroyun centro claro, fueronrepresenta-
das enel cuerpo.
Figura 27. Recipiente llama decora-
do con un felino pequeño pero natu-
ralista. Sus manchas recuerdan la piel
del jaguar. Finca La Soledad, Res-
trepo. Museo Arqueológico Restrepo.
44
Figura 28. Ocarina llama con forma de felino, tal vez de tigrillo por la
doble raya en la frente. Restrepo. Altura: 6.3 cm. MOCC 4539.
Figuras 29 Y30. Vasijas llama con doble vertedera moldeadas en forma de cuadrúpedos
interpret ados como felinos por sus ojos redondos, testimonio s de la vista nocturna, boca
agresiva que muestra hileras de dientes, y orejas redondas. Procedencia desconocida.
Alturas: 20.5 y 20 cm. Colección particular.
45
Enoro, losfelinosestánrepresentados conlasmismascaracterísticas(Figs. 34a37).
En las mandíbulas. los colmillos fuertesestán puestos en evidencia. En la pi eza MO
5858, unas rayas paralelas decoranla parte superior de la cabeza, como las del Felis
pardalis. Los mamíferos que decoranlas orejas bicónicas (Fig. 36) tienenla forma y
posturade felinos. La dentadura fuerteestáclaramente representada. Una decoración
compuestadepequeños rectángulosa10largode lacabeza ydelespi nazorecuerdalos
que decoran los felinos de las piezas anteriores.
Figura 31. En esta vasija llama, el rostro del cuadrúpedo tiene un
semb lante más humano, pero todavía sobresale la boca animal.
ancha, de dientes fuertes . Finca La Popa, cerca de Armen ia. Altura:
17 cm. Museo Banco Popular Armeni a.
Figura 32, Este cuadrúpedo común en la cerámica Yotoco recuerda la figura anterior. Las
líneas oscuras debajo de los ojos pueden ser la representa ción de las manchas negras que
decoran la faz de las especies felinas pequeñas Fe/is pardalis o tigrina.
46
Figura 33. Vasija si lbante Yotoco. En este cua-
drúpedo. los rasgos facia les agres ivos desapare-
ciero n, pero las manchas claras rodeadas de negro
lo identifi can tal vez con el j aguar. Procedencia
desconocida. Altura: 21 cm. ICAN QUIM 194.
Figuras 34 )" 35. En oro. el
felino fue repr esentado de
manera m ás naturalista: el
hocico es plano. en las man-
díbul as se destacan unos col-
mill os amenazado res . Fig.
34: Guaca del Dr agón.
Quimbaya . Quindío. Largo:
8.6 cm. MO 3 11. Fig. 35:
Campo He rmoso. Ataco.
Tolima. Largo: 7.5 cm. MO
585 8.
47
Figura 36. Orejeras bic ónicas con representaciones de felinos . Restrepo. Diámetro: 9.1 cm.
Mü 16641.
Figura 37. Pieza ensa mblada y art iculada en oro. A
pesar de proceder de una región que no perte nece al área
arqueológica Ca lima . el est ilo de est a pieza está
empare ntado con la orfebrería Calima. El felino, proba-
blemente un jaguar, se presenta en una posic ión agresi-
va o de ataque . Río Naya . Altura: 12.5 cm. MO 33156.
48
Apesarde suprocedenciaalejadade laregiónarqueológica Calima (elríoNaya de
laCostaPacífica), el felino representadoenla Figura37presentacaracterísticas de la
orfebreríaCalima. Estefelino, probabl emente un jaguar, fueelaborado enhojasdeoro
repujado yarticuladas. Levantadoensuspatas traseras, tiene unaexpresiónamenaza-
dora ensus mandíbulas ycolmillos.
Esinteresante anotarquelamandíbula grande ysobresaliente, adornadacondientes
fuertes, representadaenlos felinos decerámica, llama, nofue unrasgotanimportante
para el alfarero Yotoco. Encambio, las figuras elaboradas porlos orfebres, muestran
una cierta agresividad en las mandíbulas, en las que, además de los dientes, unos
grandes colmillos nos recuerdan el temor queproduce el jaguar.
Figura38
Nombre común: Pecarí, Saíno
Familia: Tayassuidae
Orden: Artiodáctilos
El pecarí dela Figura38esclaramentereconoci blepor la forma desucabeza ysu
hocico truncado. Por fal ta de más rasgos, en particular de colores, no se puede
determinar la especie.
Ciertasfiguras muy estilizadasrepresentananimalescuyaidentificaciónesdudosa
porfaltade rasgosdiagnósticos.
En laalcarraza delaFigura39, lacabeza zoomorfapresentaunhocicotruncado,que
recuerda el deun pecarí, perolaausencia de los cuatromiembros de un cuadrúpedo y
la presencia de una cola algo simi lar a la de las Figuras I I y 12, nos sugiere que
posiblementese tratade larepresentaciónde un murciélagoconnarizchataopequeña
hoja nasal, como lo pueden ser variasespeciesde la familia Phyll ostomidae.
En oro, la cabeza de unalfiler o palillo de poporo (Fig. 40)está decorada por dos
mamíferos. Por la formadel cuerpoy de la cola, los dos animales parecen ser de la
mi sma especie. El más pequeño, concabezarota,estáparadosobre laespalda del más
grande; setratatal vez de una madre consucría. Dos partes de estos animales parecen
tener particular importancia: la cabeza y las colas. En la cabeza del animal grande
resaltan los ojos; los enormes colmillos que dan a la faz una expresión agresiva,
recuerdanunfelino, perotambiénuncocodriloo algúnanimal concolmillos fuertes,
como ciertosprimates. Lascolaslargas,espesas ydecoradas, puedensercaracterísticas
49
dedistintosanimales. Por lo tupido, separece a la deuna ardillaode un hormiguero,
cuya hembra acostumbra llevar su única cría en la espalda. No hay que descartar
tampoco laposibilidadqueestasfiguras representenalgúnprimateconcolaprensil, en
los cualesel comportami ento de cargar supequeñoenlaespaldaes tambiéncomún, o
al Potosjlav us, carnívoro, de hábitos nocturnos, yconcola larga y peluda.
Figura 38, En es ta vas ija llama de
doble vertedera se reconoce la cabeza
de un pecar í o saíno. Procedencia des-
conocida. Altura: 12.5 cm. Colección
parti cul ar.
Figura 39. En esta vas ija llama. la figura animal es
difíci lmente ident ificable: el hocico truncado se pare-
ce al de un pecar í, pero por su cola y la ausencia de las
cuatro patas, se trata tal vez de alguna es pecie de
murciélago. Procedencia desco nocida . Altura: 19.2
cm. Museo Banco Popul ar. C 9 185.
50
Figura 40, Cabeza de alfiler o pal illo de poporo en
oro. decorado con dos cuadrúpedos no identifica-
dos. Rasgos de especies distintas parecen reunidos
en esta figura. Procedencia desconocida. Altura:
4.3 cm. MO 6055.
"
Figur a 41. Vasija llama, con dobl e vertedera.
decorada con un mamífero estilizado, Restrepo.
Altura: 18 cm. MOCC 562 1.
51
Figura 42. Pipa llama decorada con un animal, probabl ement e nocturn o. por sus grandes
ojos. Procedencia desconocida. Largo: 8.7 cm. MOCC 6368.
Figura 43. Figura zoomorfa en cerámica del período Sonso. De
este período sólos econoce nalgunas fi guras animales estilizadas.
Los rasgos de este mamí fero no permiten ident ificarlo. Proce-
dencia desconocida. Colecci ón partic ular.
52
Enla Figura 41 , se puede apreciar un animal cuya cabeza presenta características
similares alaFi gura 25. Setrataposiblementedeunaversiónestilizadadel Potosjlavus.
Unaspipasllama(Fig. 42), representan figuras animales esti lizadas noidentificables.
En la cabeza, resaltan los ojos grandes, rasgo probabl e de algún animal de hábitos
nocturnos. Porlaformadelhocicoydelaboca,esprobabl equesetratedeunmamífero.
El Potosflavus. porejemplo, representadoconciertafrecuencia, tiene hocico corto,ojos
grandes, su cola larga es peluda y prensil. Esta interpretación es, sin embargo,
hipotética.
Enel últimoperíodoarqueológico, Sonso, aunqueel mundoani mal hubiera tenido
un papel importanteen las interpretaciones mítico-religiosas del entorno y de la vida
para los indígenas Sonso, la faunanofueuntemadecorativocentral desucerámica ni
desuorfebrería como síocurrióenépocas anteriores.Seconocenmuypocasfigurascon
representaciones animales, y éstas generalmente sonestilizadas.
En la Figura 43, el cuadrúpedo tiene cola pequeña y levantada. En la cabeza se
observan unas orejas anchas, colocadas lateralmente y un hocico prominente. Estos
rasgos no sondiagnósticos de ninguna especieen parti cul ar.
Aves
Para determinar la especie, género y familia de las aves, se necesita un examen
detalladodeciertosrasgos, como lasproporciones del cuerpo, la forma del pico, de las
patas, el color,etc. Sinembargo, algunas sereconocenfácilmenteporsuformageneral
o por ciertosdetalles de la cabeza.
Figura 44
Nombre común: Perdiz, gallito
Género: Odontophorus
Familia: Phasianidae
Orden: Galliformes
Conrelaciónal cuerpo, la cabeza de esta figura de avees pequeña ydecolacorta.
El picopresentaunaforma pocorealista, unapequeñacrestadecoralacoronilladelave;
lasrayasydecoracionesincisasentrelacoronillaylosojos, puedensimulardiferencias
de color. Estascaracterísticas son parecidas a las del género Odontophorus. Las aves
de la familiaCracidae que tambiénpresentancopete, como las pavas iPen élopesp.)o
losPaujiles(Crax sp.),sonmásgrandes, decuerpomásalargado,ysuscolassonmucho
más largas.
53
Figura 44. La perdi z, del género Odontopliorus, fue un ave
apreci ada en el período \lama. En esta vasij a con doble
vertedera se reconoce la cresta en la coronil la y unas
decoraciones incisas simulan probabl emente difer enci as de
colores en el plumaje. Restrepo. Altura: 19.5 cm. MOCC
4490.
Figura 45
Enoro, varias cabezasde alfileres representanaves del mi smo orden, perode la
fami liaCracidae. Lasavesdel géneroCrax, comúnmente llamadas Paujiles, presentan
unacrestarizadahaci aadelante. Elpicotienelaformaycurvatura típicadelculmende
estos Cracidae. Los ojos deestas especies parecengrandes porestar rodeados de un
bordede pi el carente de plumas. Las colas, al contrario de las perdices, son largas y
pl anas.
Figuras 46 a 49
Nombre común: Búho, lechuza
Familia: Strigidae
Orden: Strigiformes
En la Figura 46, el alfarero llama puso énfasis en unos discos faciales muy
llamati vos y las inci siones en forma de triángulos alrededor de los ojos ayudan a
perci birla mirada cauti vante de ciertasespecies de búhos.
54
Los rapaces nocturnos como las lechuzas y los búhos fueronotrasaves de interés
paralosalfareros yorfebresde laregiónCalima. Las miradas penetrantesdeestasaves
realzadas por plumajes de color fueron representadas tanto encerámicacomoenoro.
Figura '¡S. Muchos palill os de poporo de oro
fueron decorados en su part e superior con aves
u otros animales míticos. En esta figura. un
paujil fue representado de manera bastante
naturista. Procedencia desc onocida. Altura 39
cm. MOCC 3669 .
Figura 46. Recip ient e llama. Vereda Agua Mona.
Restrepo, Altura: 13.3 cm. MOCC 384.
55
Laausenciade mechonesenestafigura permitesuponerque nosetratadeespecies
conestos adornos depluma enci ma de lacabeza. Tal vez el alfarero qui so representar
alguna especiecon plumaje circundante alojo de color distinto del resto del cuerpo,
comoporejemploelCiccabanigrolineataoel Otusa/bogura/isoinclusive el Pulsatrix
perspicillata que seencuentranenestaregión. Sinembargo, laausenciadeotros rasgos
diagnósticos. no permite determinar conexactitud la especie representada.
Las Figuras 47 Y48 del período Yotoco presentan características de la mi sma
fa milia Strigidae. Los discos faciales son bien separados. En la Fi gura 48, el pecho
blanco es característico de varias especies, como las anteriormente citadas. lo que
dificulta la determi naciónespecífica de estasfiguras.
En oro(Fig, 49), sorprendeladestrezadelosorfe bresCalimaparalograr.enfiguras
tan pequeñas, la representaci ón de algunos detalles fisiológicos diagnósticos. En la
cabeza del alfiler opalillode poporo, sereconocen unos penachos frontalesgrandesy
curvos. EnestaregióndeColombia, variasespecies presentan estacaracterística, pero
el Asio stygius es tal vez laespecie quelos tiene más encurvados perohacia adentro.
Figura 47, Vasij a de doble recipiente del período Yotoco . Rest repo.
Altura: 14.2 cm. MOCC 4505.
56
Figura 48. Vas ija Y O[ OCO silbante. Procedenci a desconocid a. Altura : 19. 1 cm.
MOCQ 382.
Figura 50
Nombre común: Pájarocarpintero
Familia: Picidae
Orden: Piciformes
En la Figura 50, el ave fue modeladaen la posición inconfundible de los pájaros
carpinteros. Los verdaderospájaroscarpinteros, esdecir, losqueseagarrana un tronco
ylogolpeanpara perforarloyproducirel típicoruidorítmico, hacenpartedela familia
Picidae. Los llamados trepadores, de la famil ia Dendrocolaptidae. adoptan la misma
postura, pero sólo para desocupar huecos ya existentes de los posibles insectos. Al
contrario del pico largo de los trepadores. el de los pájaros carpinteros es corto. recto
y fuerte. En esta figura, el ojo del ave parece cercado. lo que representa tal vez las
diferencias de colores atractivos en la cabeza de varias especies. como entre otros
Piculus sp. enla queel roj o, el negro, blancooamarilloseyuxtaponen. Lacolaancha.
que sirve de apoyo a los pájaros carpinteros, fue representada con incisiones en el
cuerpoglobular de esta vasijadel período llama.
57
Figura 49. Palillo de poporo para extraer la
cal, decorado por un rapaz nocturno. Proce-
dencia desconocida. Altura 22 cm. MO
3553 .
Figura SO. En la naturaleza el pájaro carpintero se
observa a menudo agarrado a un tronco con su cola
fuerte que lo ayuda a sostenerse. Así fue representado
en esta vasija llama. Valle del Cauca. Altura: 16.6 cm.
M0 6315.
58
Figura SI. Co lgante de oro en forma de pico de
loro o guaca maya. Restrepo. Altura: 6.5 cm. MO
7739.
Enoro, unoscolgantes(Fig.51 ),representanpicosdeguacamayaolorodelafamilia
Psittacidae. La forma muyganchudadel culmen,asícomo lacurva que forma la unión
de las dos partes del pico, son diagnósticos de esta famil ia.
Por estar estilizadas, las figurasornitomorfas siguientes no permiten una identifi-
caciónsegura.
EnlaFigura52, llama, seobservaun picopequeño,corto: losojos sonrelativamente
grandes. La cabeza sin copete, así como la posición del pico y la forma general del
cuerpo, puedenser los de unapaloma otórtolade lafamilia Columbidae. Lasespecies
degénero Columbasonllamati vasporsutamañorelativamentegrandeysuscoloresen
gamas de morados y plateados.
Enla fi guraestilizada53del períodollama, el pico escortoyparecidoalde lapieza
MOCC 4490(Fig. 44), lacolaescorta. Enel pechoseobserva una franjaincisa, como
ladealgunas perdi cesdel géneroOdontophorus: enlacabeza, unaslistas imitantal vez
la cresta del color de estas mismas especies. Por lo tanto, es posible que esta fi gura
represente una estilizaciónde perdiz del género Odontophorus.
59
umcrosas cuentas de oro (Figuras 54 y 55) representan figuras estilizadas
reconocibles como aves, por sus formas y por la presencia de picos o alas.
Por suestilo ysutécnica, sesabe que el colgante de la Figura 54fue elaboradoen
el períodollamay, comolohizonotar Marianne Cardale deSchrimpff (comunicación
personal). es muy parecido a un ave representada en un recipiente de cerámica del
mismo período(colección privada). El avefue modelada pegada al recipiente oenel
caso delcolgante deoro. pegada al pechoconlacabeza haciaarriba. Resaltantantoen
orocomo encerámicaun pico corto y ancho, unos ojos que parecen rodeados de un
círculo. que puede representarun color específico. El pájaro parece pequeño. de cola
corta. Estas característicasrecuerdan elllamado "Picochato" oPlatyrinchusniystaceus,
delafamili aTyrannidae, insectívoroyhabitantedelazonaCalima.SegúnRenéHoens,
estas fi guras se parecen a los Saltarines (Manakins).
. .
Figura 52. Ave estilizada moldeada en un recipiente llama. Por la forma de la cabeza y del
pico. se parece a una paloma. Procedencia descono cida. Altura 5.6 cm. MOCC 6322.
60
Figuras 53, 54 Y55. Aves estilizadas. Figura 53: Vasija llama con
doble vertedera. Restrepo. Altura: 21.7 cm. MOCC 448 3. Figura
54: Colgante de oro. Procedencia desconocida. Largo : 19 cm. MO
3443. Figura 55: Colgantes de oro en forma de aves estilizadas.
Restrepo. Largo máx.: 2. 1 cm. MO 5500.
61
Reptiles
En el material arqueológico Calima, sin ser numerosa, la representación de los
repti les es variada. puesto que seobservanejemplares de todos los órdenes: tortugas.
lagartos. serpientes ycocodrilos. Enfiguraselaboradasenmaterial monocromo, como
lacerámica yel oro, muchos rasgos significativos para la determinaciónde la especie
noestánrepresentados.
Enlafiguraestilizadade unatortugadel ordenQuelonio (Fig. 56), se reconocenen
los bordes del caparazóncircular las escamas marginales. La cabeza es relativamente
pequeña: la colaes cortay puntuda; estos rasgos son insuficientes paradetermi nar la
fa mi lia.
El subordenSaurio, compuestode iguanas y lagartos, estáclaramente presente en
una vasija con doble vertedera llama (Fig. 57). En la cabeza. el hocico corto parece
representar una membranaguIar. Lasextremidadesterminanendedos bienseparados:
la cresta dorsal, que sale de la frente hasta lacola, es característica de varias especies
de la fami lia lguanidae. En estafigura, la identi ficaciónespecífica es arriesgada.
Otras vasijas llama (Fig. 58) representancuadrúpedos poco realistas, clasificados
tambi én como Saurios por sus formas y posturas, similares a la figura anterior. La
cabeza redonday pocodefinidanorepresentarasgosdiagnósticos. Ladecoraciónenel
cuerpo. derayasmásoscuras, formacontrastesdecolor. particularmenteenla partede
la columna vertebral. Es posible que esta decoración imite alguna característica de
ciertas especies. Por ejemplo, el género Anolis de la familia Iguanidae, común en la
regiónCalima, tiene la propi edadde poder cambiar de color; ciertas hembras de este
génerotienenunaanchafranj a vertebral decolorhabano-amarillo, conbordesoscuros
(Ayalasp.).
Figura 59
Serpientes
Encerámica, el suborden Ofidio representadosolo, o sea, sin asociarse conotra
figura animal o antropomorfa, es escaso. En la Figura 59, su representación es
esquematizada, peroenla cabeza, un detallepermite pensarenel géneroBothrops de
la familiaViperidae, Lasespeciesdeestegénero tienendetrás del ojounaslistasclaras
yoscurasenel hocicouna manchaenformade"V". Ensuestudiosobrelas serpientes
de Colombia, Dunn (1944), habl a de la especie Bothrops punctatus. de color pardo
grisáceo,conmanchitaspequeñasmásoscuras;enlacabezatieneunamanchaenforma
de punta de fl echa. Habita en el Chocó. la costa del Pacífico y las vertientes de la
Cordillera Occidental, hasta unos 1.500 metros. Alcanza 1. 20 metros de longitud. No
es imposible que esta sea la especie representada enesta pieza.
62
Figura 60
Nombre común: Babilla
Nombre científico: Caimán sclerops cliiapasius
Familia: Alligatoridae
Orden: Crocodylia
Enlafigurabastanterealistadebabilla, lascaracterísticasdiagnósticasseobservan
principalmenteenlacabeza:el hocicoescorto,lafre nteabombadaformaun ángulocon
lanarizsobresaliente, al contrario delos hocicos alargados y puntudos de las especies
Crocodylus sp. En las mandíbulas, cargadas de dientes fuertes, se distinguentambién
los colmi llos en su posición adecuada. Gracias al estudio de Medem sobre "Los
CrocodyliadeColombia" (1981), sesabequeenlaregiónCalimahabitandosespecies:
el Crocodylus acutus o el caimán de hocico largo y puntudo y el Caimán sclerops
chiapasius o la babi lla, de la cual se trataen esta pieza. Estilizaciones de cocodrilos
decorantambiéncuentasde collar.
Figura 56. Tort uga esti lizada modela da en un recip ient e llama. Proceden-
cia desconocida. Altura: 5.2 cm. MOCC 6321.
63
Figura 57. Los alfareros llama reproducí an toda clase de anima les. En es ta vas ija con dob le
vertedera, una iguana se reconoce por la cre sta dorsal y la membrana guiar. Procedencia
desconocida, Altura: 16.3 cm. Musco Banco Popular. e 1002.
Figura 58. En esta vas ija llama. la figura zoo morfa representa tal
vez un lagart o con colores vivos en la espalda. Restrepo. Altura: 19
cm. MOee 4487.
64
Anfibios
Tomando en cuenta los rasgos morfológicos, en el ordende los Anuros (ranas y
sapos), sólo algunas familias se distinguen por la forma del cuerpo. Se acostumbra
llamar "rana" a los anfibios de cuerpo grácil, con mi embros posteriores largos que
adoptanal descansar la posicióntípi ca de los buenos saltadores. Bajo este nombre se
agrupan la mayoría de las familias y especies, las cuales necesitan en muchos casos
estudiofisiológicoyosteológicoparasuidentificación. El nombrecomún"sapo" seda
a un grupo muy reducido, principalmente al género Bufo, inconfundible por la forma
voluminosadesucuerpoysuaspecto macizoypesado; sus miembros sonmás cortos
yrechonchos. Paracompensarsufal tadeagilidad yaumentarsusdefensas,estossapos
desarrollaronglándulas cutáneas quesecretanunlíquido irritante, utilizadoenciertos
casos porlosindígenascomovenenooalucinógeno. En lacerámicaCalima. estegénero
fue representadocon mucha frecuencia, tantoenel período llama comoenel Yotoco,
mientras que el gran grupo de las ranas se observa menos y principalmente en la
cerámicallama. En oronoseobservaron figuras de anfibiosrepresentados solos.
Figuras 62 Y63
ombre común: Sapo
Género: Bufo
Familia: Bufonidae
En estas figuras llama, las formas y las proporciones del cuerpo. así como los'
mi embros, soncaracterísticos del géneroBufo. En lacabeza, los ojos, degrantamaño.
tienen las pupilas horizontales y están cubiertos por un relieve sobresaliente, que
representa lacresta cefálica, típica de este género. Enlaespalda, sedistinguen puntos
inci sos, que posiblemente imitan las glándulas de los sapos. En estas fi guras. las
glándulas parótides, destinadas a la secreción de un líquido irritante, fueron bien
representadaspor incisión.
Figura 64
Las pequeñas figurasquedecoran varios recipientesdelperíodo llama presentan la
forma y posición de los anfibios, pero sus estilizaciones no permiten determinar la
familia o especie. Los miembros anteriores son cortos y gruesos, comoson los del
género Bufo. La decoración dorsal y la de los flancos pueden simbolizar tanto las
glándulas cutáneas de los sapos como unas manchas de colores que existen en
especímenes devariasfamilias,comoBufonidae, Ranidaeuotras. Lasproporcionesdel
cuerpono sondiagnósticas.
65
Figura 59. No se sabe con seguridad si esta vasija fue mode lada en
el período Yotoco. La serpiente representada pert enece tal vez al
género ¿ Bothrops ? Vereda Agua Mona. Restrepo. Altura : 13 cm.
MO 11 53.
Figura 60. Figura de oro que represent a una babilla. Procedencia desconocida. Largo: 11 .2
cm. MO5274.
66
Figura 61. Sapos del género Buf o.
Figura 62. Vasija con doble vertedera llama. En esta figura de sapo, rasgos del
género Bufo fueron representados, como las glándulas parótides y las verrugas
de la piel. Procedencia desconocida. Altura 15 cm. Colecc ión particul ar.
67
El mi smo sapoo Bufo sp. decora frecuentemente las vasijas con doble vertedera
Yotoco. Las glándulascutáneas, representadas enrelieve, caracterizana estegénero.
Los anfi bios no presentan cuello, puesto que en estos animales la cabeza es la
prol ongacióndel cuerpo. Es posible que en las figuras de cerámica la desproporción
entre el cuerpo y lacabeza sedebaa laforma globular de la vasija condoble vertedera
y. por ser añadida, la cabeza parece ser separadadel cuerpo.
Figura 63. En este pequeño recipiente llama. el
cera mista insistió en la forma maciza de los
sapos. Restrepo. Altura: 9.5 cm. MOCC 4521.
Figura 64. Recipiente llama decora do con anfibios esti lizados. Vereda Madroñal, Restrepo.
Altura: 14.5 cm. MOCC 789.
68
Figuras 6S y 66. En el período Yotoco, los sapos decoran gran número de vasijas con doble
vertedera. Sus verrugas cutáneas son uno de sus rasgos diagnósticos que más llamó la
atención de los alfareros . Figura 65: Hacienda La Aurora. Restrepo. Altura: 15.1 cm.
Colección parti cul ar. Figur a 66: Procedencia desconocida. Altura: 11.8 cm. MOCC 12542.
69
En la Figura 65, se observandos parejas de sapos enapareamiento.
La especie BuJotyphonius sedistingue por tener una crestadorsal, que seobserva
enla Figura 66.
EnlapiezaMOCC1242(Fig.67), sereconoceenlacabezalacrestacefálicaencima
delosojos, que llegahasta lanariz. Como esel casodevariasespeciesdel género Bujo,
las extremi dades de los mi embros posteriores son palmeadas, mientras que los dedos
de los mi embros anteriores quedan libres.
En la Figura 68, se observan representaciones estilizadas del género Bufo, en las
cuales sólolatexturade la piel verrugosa fuelacaracterísticaque losalfareros Yotoco
resaltaron.
Figura 67. Reci pient e con dob le vertedera Yotoco moldea-
do en for ma de sapo. Restrepo. Altura: 17.3 cm. MOCC
1242.
Figura 68. Esti lizaciones de sapo o de su símbolo, la piel verrugosa, período Yotoco.
Procedenc ia desconocida. Recipi ente izquierdo: Largo : 7 cm. MOCC 6383 .
70
Invertebrados
Para losindígenasdelaregión Calima, el mundo de los invertebradosfueotrotema
de interés que representaron ensusexpresiones artísticas. En cerámica, sóloalgunas
piezasdelperíodoYotoco representan crustáceos, mientrasque losinsectosymoluscos
aparecenreproducidos únicamente enorfebrería.
Figura 69
Nombre común: Cangrejo
Clase: Crustáceos
Suborden: Brachyuros
Orden: Decapodos
En estafigura decangrejo, se distinguenprincipalmente laplacadorsalylas patas
anteriores terminadas en las pinzas. La figuraes excesivamente esti lizada para poder
identificar la familia oespecie.
Los insectos
Compuestadel70%delasespeciesanimales, laclasedelosinsectosformaelgrupo
más numeroso del reinoanimal. Aunque el cuerpo detodos los insectos está formado
por la cabeza, el tórax yel abdomen, unos no están provistos dealas, otroslas tienen
de forma y consistencia variada, membranosa o duras y protegidas de quitina. En la
cabeza, losaparatos bucalessediferencian segúnlosregímenesalimenticios. Antesde
llegara su configuración definitiva, pasan porvarios estados metamórficos: huevos,
larva, pupa y finalmente imago. Animales heteromorfos, los insectos deben ser
meticulosamente estudiados para lograr la determinación delaespecie.
Figura 70
Enlafiguracentral, seobservanclaramentelastresdivisionesdeuninsecto:cabeza,
tórax y abdomen. La cabeza, grande en relación al cuerpo, tiene dos ojos muy
vol uminosos y un par de antenas largas, terminadas en pinzas. Entre ellas, sale un
apéndice alargado, parecido a las piezas bucales. En la parte superior del tórax, está
representadosolounpar de patas, relativamente pequeñas y terminadas endos uñas,
típicas de los insectos. En la parte posteriordel mismo, está colocadoun parde alas
desplegadas más largasqueel abdomen. Esteúltimo nopresentalosani lloscaracterís-
ticos sino unas divisiones que hacen pensar, por ejemplo, en el abdomen de un
coleóptero con los élitros cerrados yque dejavisible suparte posterior.
71
Figura 69. Recipi ent e Yotoco con doble vertedera modelado en forma
de cangrejo. El Guadualito, El Darién. Colección de la Universidad del
Valle.
Figura 70. Colgantes de oro que representa unos insectos. En el del centro. se trata tal vez
de una abeja: los otros colgantes de l collar hacen pensar en algunas larvas de insecto s.
Procedencia desconocida. Largo máx: 2.5 cm. MO 5556.
72
Figura 71. Pect or al de oro con representaci ón en repujado de un zanc udo o mosquito.
reconoc ible por sus seis patas delgada s y su cabeza. Rcstr cpo. Altu ra: 13.5 cm. MO
5376.
Figura 72. Collar con cuentas zoomor fas de oro que posiblemente representan
insectos estilizados. Restrepo. Largo: 2,4 cm. MO 4243.
73
Apesar de la imprecisión de los rasgos determinantes para la identificación. se
puedepensarqueestafigura representadentro delordenHymenoptera, unaabeja dela
familia Apidae, por laforma general del cuerpo, las alas más grandes queel abdomen,
el tamañode los ojos yla longitud de las antenas. Por suproducciónde cera, util izada
enla orfebrería, lasabejas sinaguijónde la tribu Meliponini, eranmuyapreciadas por
losindígenas. Esas abejasnopicanperopuedenmorder ysoltar unlíquidocáusticoque
quema. Estoexplicaría, tal vez, enesta figurael tamaño exageradode las pinzas. Su
identi fi caciónconunamoscaestádescartada, porlasantenas demasiadolargas. AlIado
de esta abeja, otras cuentas del collar fueron reconocidas por Medem y Pérez de
Barradas como cocodrilos o "salida de su cría del huevo" (1 954 p. 147) pero sus
divi siones parecencorresponder a los insectos: sedistinguen unacabeza condos ojos
saltones, laspiezasbucalesformandounconjuntopuntudo, como enlaspupasylarvas,
el tóraxaparece segmentadoy los anillos del abdomenestánbienrepresentados. Esta
for ma alargadaylaausenciade patasrecuerdanuninsecto enestadodemetamorfosis,
o sea, la pupao larva.
Figura 71
Nombre común: Mosquito, zancudo
Orden: Díptero
Suborden: Nematóceros
Estepectoral estádecoradoportres figuras identificadascomozancudos delorden
Díptero, por las características siguientes: las seis patas son grandes, delgadas y
fili formes; enlas extremidadesde las patas anteriores, el tarso terminaendos uñas. El
tóraxenelcualestáninsertadaslaspatas,estáesquemati zadoporunrombo.Acadalado
deél ydebajode los ojos, seobservanunostriángulos, que simbolizantal vez las alas.
La parte superior de la figura es una interpretación, artística pero naturalista, de la
cabeza de un zancudo. Enefecto,seobservandos cuadrados grandes, condos hil eras
depequeñospuntos repujadosquerepresentanlosojosconfacetasde los insectos. Por
ser fi liformes, lasantenas permitenclasificar esteDíptero enel subordenNematócero.
El aparatobucal, largo y terminado por uncírculo, es característico de los picadores
chupadores. No es posible determinar la famil ia a que pertenece este insecto. En
general,aunquelaidentificaciónexactadelasfiguras deinsectospresentadificultades,
rasgos muyclarosyrealistasestánrepresentadosenestasfiguras yesnotorioque fueron
objetode una minuciosa observación.
En las cuentas zoomorfas de la Figura 72, se distinguen también tres partes: la
cabeza conojosy loque podría ser laestilizaciónde las piezas bucales alargadas, un
tóraxy un abdomen redondo y voluminoso. Por esta composición del cuerpo, estas
cuentas representan posiblemente insectos muy estilizados, en los cualesel orden y
fami lianosonidentificabl es.
74
Moluscos
Através de las representaciones de conchas, se reconocen moluscos de la clase
Gasterópodayde la de los bivalvos. Laconchade la Figura73fueconocida por Pérez
deBarradas (1954p.72)de lamanerasiguiente: "Estáformadopor láminasdeoro que
se aplicaron hábilmente sobre la concha de un caracol marino de gran tamaño
(perteneciente, tal vez, al géneroStronibuss. De esta manera se han reproducido con
todafidelidad la forma general ylos detalles. La conchadel caracol se ha hechopolvo
por la accióndel tiempo". Sinembargo, segúnel doctor Rafael Contreras, biólogo de
laUniversidaddel Valle, setratade laespecie Fasciolariaprinceps. porlascaracterís-
ticas siguientes: "El sifón muy largo y el labio anchodiagnóstico de los Strombus es
ausente, tiene además espinas en las volutasde la espira. Este gasterópodoherbívoro
vive enlazonasublitoral,entrediezyquincemetrosdeprofundidad,enlosalrededores
de la isla Gorgona y posiblemente en la ensenada de Utría. No es una especie quese
desarrolla enmanglares peromás bienenarrecifescoralinos" (comunicaciónpersonal
aMari anneCardaledeSchrimpff). Estaúltima informaciónindicaladistanciaque podía
recorrer, enépocas precolombinas, un caracol como elquesirvióde matriz aestapieza.
ElpoporodelaFigura74,estáformadoporlasdosconchasdeun bivalvo. En laparte
superiorseobservaunadecoraciónincisa, que puede serel tocadode un rostro nomuy
definido. "Vista lajoyade frente, vemos una caraconojos redondoshundidos y nari z
saliente con un arometálico que sujeta una cuenta. Da la sensación de tratarse de la
representaciónde lacabeza de unave" (Pérez de Barradas, 1954, p. 124).
Figuras noidentificadas
LavasijaYotocoMOCC392 (Fig, 75)representaunafiguraanimal particul ar, por
tener un cuerpo deformaytextura similaraladelasfigurasdeanfibios delgénero Bufo,
pero la cabeza indefinibl e tiene orejas y nari z humanoides; enci ma de la cabeza el
tocadoes parecido al que seencuentraenalgunas representaciones de seres humanos
odemi cos(Figs. 17y 18).Unaseriedepequeñosrelievesenelcuellorepresentatal vez
unas cuentasde collar.
En la figura ensamblada MO 7946 (Fig. 76), la formadel cuerpo y de la cabeza
recuerda la de una tortuga, peroel caparazóntípicode los Quelonios noestárepresen-
tadoylosmi embrosestánvisibles hastaelespinazo, elcualestámarcadopor unacresta
que baja hasta la boca.
Otrasfi guras de la cerámicallama y Yotoco fueron representadas de manera muy
estilizada y no fueposible identifi carlas.
75
Figura 73. En esta pieza, las lámi nas de oro rec ubrían un caraco l marin o que se desarroll a
en arrecifes coralinos de la cos ta Pací fica. Restrcpo. Largo: 30 cm. MO 33 16.
Figura74. Poporo de oro en forma de bi valvo. Procedencia desconocida. Altura: 6.7 Clll.
Mü 5275.
76
Figura 75. Vasija Yotoco que representa una figura animal no
ident ificada. Vereda El Calimito. Rest repo. Alt ura: 20.2 cm. MOCC
392.
Figura 76. Figura zoomorfa ensamb lada en oro. no identificada. Vereda El Ca limito.
Restrepo. Largo: 6.9 cm. MO 7946 .
77
Piezas que representan asociaciones entreanimales
Enel material arqueológico Cali ma, las relaciones entre los animalesnoson muy
frecuentes. Seobservanenoroy encerámica, únicamente en piezas de la fase llama.
Enestecaso, la serpiente (nombre comúnqueincluye aquí las culebras y los ofidios
venenosos) siempre es uno de los animalesquelas integran.
Figura 77
Murciélago-serpiente
En unos recipientes globulares, la figuraprincipal es el murciélago de la familia
Phyllostomidae, inconfundible por su nariz respingada o su hoja nasal. El hocico es
protuberante, los ojos relativamente grandes. Cuatro pares de dientes grandes y
afi lados, colocados enla parte posterior de la mandíbula yenel lugar de loscolmillos,
recuerdanladentadura delos murciélagosdelgénero Desmodus,overdadero vampiro.
Rodeando el rostro de estos murciélagos, se observan estilizaciones de serpientes,
terminadas en cada extremo por una cabeza. Otros cuerpos serpentiformes, con
decoraciónincisa cruzada, imitando las escamas de la piel y concabezas estilizadas,
unenlasdosfiguras opuestasdelmurciélago,creandoasíunaimitacióndelcabello. Las
alas noestánrepresentadas. Sólodos piernas o patas hacenpensar que se trata tal vez
deun cuerpoantropomorfoconcabeza deQuirópteroodelos mi embrosposterioresdel
murciélago mi smo. Apesar de que éstenotiene una visión muydesarrollada, los ojos
grandes recuerdan la expresión de los animales nocturnos o las pupilas dil atadas
producidas por el consumo de productos aluci nógenos, los cuales permiten, de cierta
manera, la visiónenel mundo de la oscuridad o del más allá.
Figuras 78 Y79
¿Felino?-serpientes
Estos mamíferosde cuatropatas ycolavolteada,engeneral tienenenlacabeza los
mismos rasgos que los felinos identificados como talesenlas Figuras 29y30: los ojos
grandes y redondos, .}as mandíbulas que muestran hil eras de dientes fuertes. Sin
embargo, la forma mi sma de la cabeza y de la nari z, las orejas más pequeñas y su
ubicaciónlateral,parecenhumanos.Simultáneamente, enlanarizlevantadadealgunas
deestas figuras (Fig. 78) está representadoun tri ángulo que recuerda la hoja nasal de
losmurciélagosdelafamiliaPhyllostomidae. Enestafigura, lasorejas sontambiénmuy
desarroll adas. Puede tratarse de una figura mixta, en la que se mezclan, enel rostro,
rasgos de murciélagos yfelinos.
Conestas figuras deaspectomonstruosooani malesfabulosos (CardaledeSchri mpff,
\989)seasocian dedistintamaneraserpientesdedoblecabeza, quepuedenencontrarse
78
Figura 77. En este recipiente
llama, dos rostros de murciélagos
están unidos por un mismo
peinado comp uesto de serpientes
de doble cabeza. Restrepo.
Altura: 21.5 cm. MOCC 45 18.
Figuras 78 Y79. Mamíferos asociados con serpien-
tes de doble cabeza. En la Figura 78, la cola fue
representada como una serpiente que devora un
pájaro. Procedencia desconocida. Altura : 24 cm.
Colección particular. En la Figura 79, una tortuga
cubre la cabeza del ani mal mítico. Restrepo. Altu-
ra: 19.8 cm. MOCC 4492.
79
enlugarde los miembros; suscabezascoincidenentonces a menudo conlas patas del
animal pri nci pal. Enotrocaso (Fig. 78), lacolaserpentiforme del mamíferoterminaen
lacabeza de una serpientecuyas mandíbulas abiertas dejan ver que devoran un ave.
En la pieza MOCC4492 llama (Fig, 79), encima del mi smo tipo de cuadrúpedo
asociadoconserpientes, sereconoce, graciasal caparazónylaformade lacabeza, una
figurade tortuga no identificabl e.
Figuras80 Y81
Serpiente-anfibio
En la parte superior de estacopa, el alfarerollama representóquizás una relación
entre un predador y su presa: una serpiente parece perseguira un anfibio. La faltade
rasgos diagnósticosenlasdos figuras nopermite identificarl os. Noobstante, sepuede
observar que ladentadura dela serpienteno presentacolmi llos peroaparece uniforme
como ladeunaculebranovenenosadelafami liaColubridae. Elanfibi oestambiénmuy
estilizado, peroporsus miembros relativamente largos es probable que no setrate de
un sapodel género Bufo, sino de una rana no identificable.
Otrarelaciónentrereptilesyanfibiospareceestarrepresentadasobreesterecipiente
llamade laFi gura 81. Lasfiguraszoomorfassonmuy estilizadasperoloscuadrúpedos
sincolatienenla posición de los anfibios ylas figuras decocodrilosno identificables
sereconocenporlaformaalargadadesucuerpo, laposicióndelas patas ylapiel delos
reptil es.
Figura 82
Cocodrilo-serpiente
La serpiente dedoblecabeza estárelacionadacon un cuadrúpedo. Las patas tienen
una decoraciónincisasimilaralapielde las figuras deserpientes, loquepuedemostrar
lasimilitud de tegumento escamoso en los reptiles. La cabeza no presenta los rasgos
típicosdeloscocodrilos: ladentaduraesuni formeypareja, lasformas delosojos ynariz
no sondiagnósticos.Sinembargo, porel hocicocortoyanchoyeltamañorelativamente
grande de los ojos, es posible que el reptil representado sea una babilla o Caimán
sclerops chiapasius de la familia AlIigatoridae.
Figura 83
Búho-mico
Enoro, relacionesentreanimalesdedistintasclasessinfi guraantropomorfanoson
numerosas. Eneste palillo de poporo, un primate está acurrucado debajo de un rapaz
80
Figuras 80 Y 81. Recipi ente s llama decorados con scr pientes y anfihi os. Figura RO:
Restrepo. Altura: 14 cm. MOCC 4537 . Figura 81: Procedencia desconocida. Altura: <) cm.
Colección parti cul ar.
81
Figura 82. Copa llama decorada con ser pientes de doble cabeza. El cuadrúpedo que
sostiene la copa presenta rasgos de babilla. Restrepo. Altura: 11.5 cm. MOCC 1968.
nocturno: el micotienecola largayprensil, los miembros sonlargos ydelgados; enel
rostro, los ojos songrandes yel hocico es pocoprominente. Estas características son
las de la maribunda oAtelespaniscus robustus. Laexpresiónde lacaray laposición
del mi co, recuerdanal primatedel mismogénerorepresentadoenlapiezaMOCC4515
(Fig. 14).
En el ave se reconocen los mi smos rasgos de la Figura 49, o sea ojos grandes,
rodeadospordiscos faciales: picoganchudo, penachos altos que se desarrollan desde
elcentro delafrente: garrasbienrepresentadas. En lafami liaStrigidae variasespecies
reúnen estas características. El rapaz nocturno, representado con frecuencia en el
material arqueológico Calima, aparece enestafigurade untamañodesproporcionado
enrelaciónal mono.Susdimensionesimponentestienentalvezlafuncióndetransmitir
supuesto importanteenlamitologíaoenlacadenaalimenticia, yaquegrandes rapaces
pueden comerse micos pequeños.
82
Figura84
Cóndor-serpientes
En una tapa de orejera, la cabeza de un rapaz con las características de cóndor
(Vultur gryphus) está asociada y rodeada de cuatro pares de cabezas de rept iles,
probablemente de la serpiente Bothrops sp. Sobre el pico, fuerte y ganchudo, se
distingue unrelieve quecomienza a laalturade los ojos yque debía terminarsobre el
culmen. Este realce representa seguramente la carúncula típica de la cabeza de los
machos del Yulturgryphus. Los pliegues denticulados, formadospor la piel detrás de
los ojos y en el cuello, fueron bien representados en esta figura. En las cabezas de
serpiente que rodean el cóndor, se destaca la boca con dientes fuertes y hocico
protuberante. El mi smoestilo de cabeza, perocon lengua bífida, es muycomúnenla
orfebreríaTairona. El hocico levantado es diagnóstico de ciertas especies del género
Bothrops; en el sur de Colombia se encuentran el Bothrops nasuta o el Bothrops
hyoprora (HermanoNicéforoMaría 1938-39).Estarelacióndeserpienteestilizada con
averapaz se observa concierta frecuenciaen la iconografía precolombina.
Figura 83. Pane superior de un
pal illo de oro para la cal . decorado
con un rapaz nocturno que domina a
un mico. Anser manuevo , Altura del
palillo: 35 cm. MO 3496.
83
Figura 84. Ta pa de orejera
que represe nta la cabeza de
un cóndor rodeado de 4
cabezas de serpientes.
Rest rcpo. Di ámetro: 8.4 cm.
MO 29253.
Figura 85. Orejeras bicónicas del período Yotoco. Se reconoce n figuras de micos en
movimiento y en la unión de dos cabezas de micos (85 c) un rostro con boca alargada.
Restrepo, Agua Mona. Altura: 6. 1 cm. MO 8 143-8 144.
84
Figura 85
¿Mico-felino?
Estas orejeras bicónicas, muestran motivos animales repetidos, cada unode los
cuales se integra modularmente y una parte del cuerpo del uno sirve para el otro,
formando asíunaseriede animales encaj ados. Sedistinguentres figuras diferentes. El
micoestilizado (Fig. 85a) tiene unmovimiento querecuerda el de unmono saltando.
Sucolaprensilaparece bienrepresentada. Elcuerpo deesteprimateestáprovistodeotra
cabeza mal definida (Fig. 85b) peroenci ma deellasereconoce la misma decoracióno
crestaqueenlapiezaMü 16641 (Fig. 36). Esposibleentoncesqueestafiguraestilizada
represente tambiénunfelino. Enla uniónde los dos primates, sobresale una faz (Fig.
85c)conbocarectangularydientes, motivo muycomún enlacerámicayenlaorfebrería
Calima.
Figura 86
Felino-mamífero
Enestafigurasereconoceunfelinoporlaformayposturadelcuerpo, laformaplana
desuhocicoysusmandíbulasconcolmi llos destacados.Lasseisfiguraszoomorfasque
lodecoran, tienenlaformade mamíferosconcuerpo macizo. las patas parecen anchas
omuypeludas, lacolaestávolteadahaciaarri ba,el hocicoesalargadoylevantado:estas
características hacen pensar enel oso hormi guero: Mynnecophago tridactyla o enel
Taniandua tetradactyla, pero los ojos relativamente grandes y la representaci ón de
hil eras de dientes en las mandíbulas contradicen esta posibilidad. Por lo tanto, la
identificaciónde estas figuras es incierta.
Figura 87
En la cerámica llama y en el oro, las relaciones entre animales se componen de
especies diferentes, generalmente reconocibles, asociadas entre sí por decorar una
mi smapieza. Figurasanimalesenlasquesemezclan rasgosdedistintasespecies.como
porejemplolos felinos, sapos yserpientes, comunesenlaculturaTairona, sonescasos
enlade Calima. Sinembargo, una vasijaconvertedera,cuyaprocedenciaes descono-
cida,pero que pareceemparentadaconlacerámicallama(Cardalede Schrimpff, 1992,
p. 67) está decoradaconuncuadrúpedoque reúne rasgos de varias especies.
Enlacabeza sereconoceel hocicodeunmurciélago, consuhojanasal delafamilia
Phyllostomidae. Alos lados de las mandíbulas, debajo de los ojos. resaltan pequeños
relieves rectangulares, queaparecenconbastantefrecuenciaenlos hombres-murciéla-
gos representados enlos alfileres de oro(Figs. 98a 101 ). El origen deesteelemento y
115
su relación con los murciélagos están analizados más adelante (Figs. 96 y 97). Las
crestas encima de la cabeza y alrededor de la cola pueden evocar rasgos de los
cocodrilos. pero la forma de la cola plana y algo rectangular no corresponde a los
cocodrilos. Estaformaparece intencional,yaqueparaelorificio del recipiente un tubo
hubierasidoigualmentefuncional. Estacolarecuerdaladelanutri agigantetPteronura
brasilensisi cuya extremi dadesaplanadaylosbordeslateralesestánrodeados como de
un pequeñorelieve alargado. Estecarnívoro acuáticode lafami liaMustelidae, viveen
regiones cercanas a grandes ríos, como la Amazonia. En la cabeza de la figura de
cerámica, las orejas pequeñas y redondas en posición lateral parecen ser una buena
reproduccióndelarealidad.Sucuerpo ysusmiembrossonmacizos,suspatasanteriores
terminanenunos dedos gruesos, fuertes y palmeados. En estafi gura, el pulgar parece
estarbienseparadodelosotroscuatrodedos. Esta últi macaracterísticaespropi adelos
primates. Este ani mal mítico está formado porelementos de especies distintas, pero
todos noson identi fi cables conseguridad.
Piezas que representan asociaciones entre el ser humano y el animal
Las asociaciones entre el ser humanoyel animal aparecen en lacerámica llama,
principalmente encanasteros yrecipientes llamados "patones". Enel período Yotoco,
las relaciones entreel ser humano y el animal no se plasmaron enla cerámicaperosí
enpiezas de oro, tales como alfilereso palillos de poporo, máscaras, diademas.
Hombre-mamífero
Figura 88
Enloscanasteros llama, el ser humano generalmentesemezcla con el animal para
formar un hombre murciélago, ¿hombrefelino? uhombre serpiente. Sinembargo, en
el canastero de la Figura 88, el ser humano y el animal no forman una figura
antropozoomorfa. Las proporciones entre la figurahumana y el mamífero, probable-
menteunfel ino, porlaformadesucabeza ylas mandíbulasagresivas, nosonnaturales.
Estarelación nos muestra, tal vez, el animal totérnico, al cual pertenece el hombre oel
felino conelqueelserhumanoochamánseuneeneventosceremonialesorituales. Esta
relaciónentre un ser humano sin rasgos animales en el rostro o los miembros y un
mamífero, es poco comúnen los canasteros llama.
Figura 89
En el período siguiente, fi guras humanas que carganen la espalda algún animal,
fueron representadas en los alfileres o palillos de poporo, pero generalmente el ser
humano lleva una máscara.
86
El mamíferogeneralmente es considerado como unalter ego. Enestas figuras se
puedevertambiénunguerrero oun cazadorconel productodesucacería. Enestecaso,
el tamañodel animal enrelaci ónconel del ser humano puede ser simbólicoo real. Si
lasproporcionesentrelafigurahumanayel animal fueronrespetadas. nosetratade un
ani mal grande. Aun cuando sus representaciones son estilizadas, estos anunales
conservanalgunosrasgos, talescomo el hocicoalargado,lasorejasgrandes yovaladas.
La cola, cuandoestárepresentada(MO4252) es tupida y encorvadahaciael espinazo.
El pequeño venadosoche, del géneroMazama;de la familia Cervidae, reúne caracte-
rísti cassimilares.Dehábitospreferencialmentenocturnos, tambiénseencuentradedía
(Borrero1967).
Figura 86. Figura de oro ensamblada en forma de felino. su cuerpo es tá
decorado con otros animales no identi ficabl es. Fi nca La Grecia.
Restrepo. Altura : 6.2 cm. MO 29.
Figura 87. Es ta va sija con carac terís ticas
estilísticas emparentadas con la cerá mica de l
período llama. está decorada por un animal mítico.
en el cual rasgos de varias es peci es se mezclan:
la nariz y el hocico recuerdan los murciél agos. las
crestas hacen pensar a un cocodrilo. las manos
con el pul gar libre se parecen a las de un primat e.
Procedencia desconoc ida. Altura: 25.5 cm. ICAN
A-67 IV 41.
87
Figura 88. Canastero llama que representa una figura
humana que lleva encima de la cabeza un felin o.
Procedenci a desconocida. Altura: 15.6 cm. Colecci ón
pri vada.
Figura 89. Palill o de poporo de oro decorado con una fi gura humana enmascarada que lleva
un pequeño mamífero en la espalda. Procedencia desconoci da. Altura palill o: 32.7 cm. MO
5226.
88
Figura 90. Máscara de oro en la que una expres ión agresiva o animal fue lograda a través
de la boca rect angul ar. Seis micos decoran la parte inferior de la máscara. Restrepo. Altura:
25.2 cm. MO 5369 .
En posición parada, losespecímenes deestafamili atienenlagrupamáselevadaque
lacruz (Fig. 89)Yenposición dehuidaoenestadodealerta, lapequeñacolaeserguida
yencorvadahacia la grupa. Las patas no son muy altas. Estas observaciones pueden
llevarapensarque laspequeñasfigurasdemamíferos llevadosporestos hombres sean
representaciones del Mazama, engranparte nocturno ycomestible.
Si el tamañodel animal noes proporcionadoenrelaciónconel hombre, qui zás se
explique por ser algún animal mítico importante. La cabeza de la representación
humanaestácubierta por una máscara, delimitadaensubase por uncordóndecorado
por líneas cruzadas. Estos mi smos moti vos se repitenen los brazos y a menudoenel
bastónque llevael hombreenlas manosyrecuerdanladecoraciónincisacaracterística
de las serpientesdedoble cabeza relacionadas casi sistemáticamente, con las figuras
antropomorfas de los canasteros llama.
La relaciónentre una figura antropomorfaenmascaradayun animal cargadoenla
espalda es relativamente frecuente en los alfileres Calima. Este tipo de máscara se
observa tambiénenciertas esculturas de SanAgustín.
89
Hombre-mico
Figura 90
EnlamáscaradeoroMü5369, seisfigurasestili zadasdemicos estánasociadas con
un rostro central: laformadelosojosydelanari zeshumana, mientrasque laboca, con
suhil erade dientes uni formes, que se encuentratambién enalgunas figuras animales
(Figs. 31 y32), daalafazhumana unaexpresiónagresiva, parecidaaladelasmáscaras
que llevanlos hombres de los palillos anteriores (Fig, 89). En las figuras de micos, a
pesarque sereconocen lacolaprensil,elhocico prominente, losojossaltones,asícomo
latípica postura, estas estilizaciones de primates noson identificables.
Figuras 91, 92 Y 93. Vasos
culcbreros y canasteros del perí odo
llama. en los cuales un ser humano,
de boca agresi va, se ve rodeado de
serpientes. Figura 9 1: Restrepo. Al-
tura: 11 .3 cm. MaCe 1970. Figura
92: El Dorado, Restrepo. Altura:
9.6 cm. MaCe 394. Figura 93:
Restrepo. Altura: 12 cm. Mf) 4534.
90
Figura 94. Diadema de oro. El rostro humano central está acompaña do por dos cocodrilos.
Restrepo. Altura: 26.6 cm. MO 5390.
Hombre-reptil
Las asociacionesentreel hombre y los reptilessonfrecuentes tantoenla cerámica
llamacomo enlaorfebrería. Enalgunos casos, lafiguraantropomorfasimplementeestá
acompañada de la figura animal; en otros, el reptil hace parte integrante del cuerpo
antropomorfo.
Figura antropomorfa-serpientes
Figuras 91, 92 Y93
Varioscanasteros y vasos culebreros representanfiguras antropozoomorfas rodea-
das por serpientes de doble cabeza. Muy estilizadas, sólo se reconoce en ellas la
decoraciónincisadelíneasentrecruzadas, que simbolizanprobablemente las escamas
de las serpientes. En la Talla X, los triángulos opuestos que decoran la piel son
relativamente grandes; por lo tanto, es poco probabl e que estas líneas incisas en la
cerámicarepresentencoloresdeestegénero. Enlasrepresentaciones delascabezas, los
contornos delosojosydelaboca, norevelanningún detallediagnóstico. Generalmente
estasserpientes bicéfalasseencuentranenlacabeza y remplazanlos miembrosdel ser
91
humano.enloscuales los piesymanos setransformanenlascabezas delasserpientes.
Enalgunoscasos.sóloladecoraciónincisadelíneas cruzadas cubrelosbrazosypiernas
del ser humano. En los rostros, la expresiónanimal, enfatizadaen la boca grandecon
dientesfuertesesconstante. Enla Figura91, los ojos redondos ysaltones ylaforma de
lanari z. recuerdan larepresentación analizada de feli nos (Figs. 29y 30).
Enel vaso culebrero de laFigura 92, la cabeza humana no fuerepresentada, pero
se puede ver enlos elementos del vientre del personaje larepresentaciónde un rostro:
lospechostienen forma deojos saltones, el ombligo,denariz yelórgano masculinoen
forma de cabeza de serpiente puede ser a su vez interpretado como la boca del ser
humano.
EnlaFigura 93seobservan,encimadelacabeza, unospuntosincisosquerecuerdan
la decoración de la piel de los feli nos. En los canasteros, las figuras antropomorfas
asociadas con serpientes son generalmente de sexo mascul ino. Sin embargo, se
conocenalgunas figuras femeninas asociadas con serpientes en recipientes llamados
palones (MOCC 5622). Lacara consusojosoblongos y suboca pequeña, ha perdido
suaspectoagresivo y animal.
Figura 94
En oro, el ser humanose relacionatambiéncon serpientes.
En la Figura 94, una cara humana central. estáacompañada a cada lado porunas
figuras estilizadas decocodrilosnoidentificables, pero porlaforma rectadel hocicoes
posible que representen una babilla o Caim án sclerops: el gran tamaño del ojo hace
pensarenun indi viduojoven. En suestudiode laorfebreríaCalima, PérezdeBarradas
(1954). ya había clasificado esta figura como cocodrilo; dice: "A cada lado del
mascarónsevenrepresentacionesclarasdecocodrilosesquemáticoscon perfil forma-
doporlíneascruzadasgrabadasyelcuerpo loestátambiénporotrasoblicuasreal zadas,
lascuales formanrombos. El ojo escircular ygrande. Las patas están bi enmarcadas".
Enlabasedeladiadema, el rostrodeapariencia humana, presenta una boca conhilera
dedientes ycolmi llos típicamente animales.
En unas cuentas de collar de oro martillado del período llama (ver Cardale de
Schri mpff Fig. 52). seobserva tambiénestarelaciónentreel hombrey probabl emente
el cocodrilo. Las figuras humanas se transformanen su parte inferior en cabezas de
animal muyparecidas a cocodri los. Este tipodefiguras fueronmodeladas de manera
similarenfigurinasdecerámica procedentesdelaregión Tumaco. "Enestos casos, los
mi embrosinferioresdel personaje humano tienenel aspectodeunacabeza decaimán.
sobre todocuandose ve deperfil" (Cadena y Bouchard 1980, lámi naJI).
92
Figura 95. En el perí odo llama. el hombre murciélago
fue modelado en canasteros de cerámica. En éste. se
reconoce en el peinado una serpiente con doble cabeza .
Procedencia desconocida. Altura : 11.5 cm. MOCC
6299.
Figura 96. Rostro de un murciélago de la familia Phyll ostomi dae y sus rasgos reproducidos
en figuras precolombinas.
93
Figura 97. En este co lgante. que no proviene de la zona Calima. se
observ an los elementos esc ogidos por cl orfebr e para repr esent ar un
mur ci élago de la fami lia Phyll ostomidae: la hoj a nasal, y en la
continuación de las mand íbula s. lo que tal vez son las orej as con sus
pliegues. Estas espirales laterales pueden simbolizar el vuelo y reduci-
das a una sola espiral se observa n en muchos hombres murciélagos
Ca lima. Mü 603 1.
Relaciones entre hombre-murciélago y serpientes o cocodrilos
Figuras 95 a 102
Figura 95
En los canasteros llama, es frecuenteque una figura humana masculina, general-
mente acurrucado, se relacione con rasgos faciales de murciélago. En el rostro o
máscaradeestafi guraantropomorfa. sereconocenunavezmáslahojanasaltri angular,
94
los ojos grandes, unas orejas grandes y. encimade la cabeza, una cresta doble. enla
mit ad de la cual se observa una decoración serpentiforme. El hombre murciélago
relacionado con serpiente es una asociación observada con mucha frecuencia en los
canasteros llama yen los alfi leres o palillos de poporo de oro.
Unestudiodetalladodelosrostrosdelosseresantropozoomorfos representados en
estos alfileres de oro o palillos de poporo, así como ciertas analogías con piezas
procedentesderegiones relacionadas conlazonaCalima, permitenconcluirqueenlos
alfileres Calimaestosseres míticos asociados con reptiles enla mayoría sonhombres-
murciélagos.
Figura 99: El Dragón.
Quirnbaya. Altura: 27.7 cm.
MO 2975.
Figura 98: Procedencia
desco nocida. Altura
palillo: 37.5 cm. MO
5232.
95
Figuras 98, 99, 100 Y 101. En el período Yotoco, el hombre
murciélago asociado con serpiente fue repr esent ado en pal illos
para extraer la calo alfileres. Se reconocen las simbolizaciones de
las hoj as nasales, los ojos para la vis ión en el mund o de la
oscuridad, y la parte posterior de las mandíbul as con colmillos
termina siempre con un pequeño moti vo en espiral. Las serpientes
sostenidas con la mano parecen origi narse en la espalda o en la
hoca . En la Figura 10I. el animal cargado es un cocodrilo.
Figura 100: Procedenci a desconocida. Altura:
29 cm. Mü 2974.
Figura 101: Procedencia desconoci-
da. Altura: 29 cm. Mü 5235.
En la Figura 96, se observan los rasgos determinantes de los murciélagos de la
famili a Phyllostomidae: hoci co alargado con dentadura fuerte y colmillos, nari z
respingadauhoj a nasal , yenlacontinuacióndelas mandíbulas las orejasgrandes con
sus tragus (membranasauditivas internas). Enuncolgante procedente del vallemedio
del río Cauca (Fig. 97), se reconocen claramente la hoj a nasal y las mandíbulas
decoradas por hil eras de dientes, las cuales se prolongan como para formar la
simbolización de las orejas grandes de esos mamíferos nocturnos. Las pequeñas
espirales laterales pueden evocar laidea devuelo oquizástener alguna relación conlos
tragusenciertoscasoslobulados.ApesarqueestapiezanoprocedadelaregiónCalima,
la comparación con esta figura permite mostrar cómo los rasgos diagnósticos del
murciélagoaún transformados, aparecen tambi énenlos rostros de las fi guras Calima
98a 101: nari zrespingada uhoja nasal simbolizadaa veces poruna espiral (Fig. 101 ),
hocico protuberante terminadoenla parte posterior de la mandíbula tambiénporuna
espiral o motivo circular (Figs. 98, 99Y101). Estemi smo detalle faci al seobservóen
96
el cuadrúpedode cerámicade la Figura87. Losojos deestos personajes songrandesy
redondos, como enla representaciónde animalesnocturnos oseresque necesitan ver
enel mundo de la oscuridad.
En las Figuras 99 y 100, estos rasgos se integran para formar rostros de aspecto
monstruoso; sin embargo se distinguen, imi tando las orejas de los murciélagos. dos
hojas planas y redondeadas.
Figura 102: Co lgante de oro antropozoomorfo: el
rostro tiene rasgos de murciél ago y a cada lado de la
cabeza aparecen cuadrúpedos con hocicos alargados .
Cisne ros, Dagua, Valle del Ca uca, Al tura 7.2 cm. MO
15450 .
Figura 103: Cinta de oro que represe nta probablement e una serpiente que remata de lado
y lado en rostro s antropozoornorfos . Ca li. Largo 3 1.3 cm. MO 287 1.
97
Figura llI4. Pinza de oro decorada con rostro antro-
pozoomorfo en el que se destacan una boca animal y unos
oj os grandes. sí mbo lo de la vista en el mundo de la
oscuridad. Procedencia desconocida. Altura : 20.6 cm. MO
3554.
Estas figuras antropozoomorfas se relacionan, como en la cerámica llama, con la
serpienteosusimbolización: laslíneascruzadas, quetambiénpuedencubrir laspiernas
(Fig.99). EnlaFigura99,elreptil llevado enlaespaldatienecuerposerpentiforme, pero
las característicasde su cabeza y las espirales a lo largode su cuerpo, recuerdan un
cocodrilo. En las Figuras 98 y 100, la serpienteque parece formarse en la espalda es
cogida con las manos al nivel de lacabeza. Sólo en la Figura 10 I la serpiente parece
originarse dentrodel cuerpohumanoyseconfundeconloque podría ser la lenguadel
hombre. Estecaso de ingestiónotal vez de vómitodeuncuerpo serpentiforme, yaque
pri mero sale la cabeza, se observatambiénen la estatuariade SanAgustín.
98
Esta misma relación hombre murciélago u hombre con máscara de murciélago y
serpientes, fue representada con frecuencia en la orfebrería Tairona, en la que la
serpientededoblecabezaestágeneralmentesostenidahori zontalmenteconlas manos.
Figura antropozoomorfa-mamífero
Figura 102
Unos colgantesCalimarepresentansereshumanos, cuyos rostrostienencaracterís-
ticassimilaresalasdescritasanteriormente: hocicoprominente, dentadurafuerte, hoja
nasalosusímboloenespiral,ojos grandesyredondos. Lasfigurasani malesacada lado
de la cabeza, no son identificabl es; recuerdanlas representaciones de mamíferos con
hocicoalargadoylevantado, simultáneamenteconladentadura resaltada. El hocico y
la forma alargadadel cuerpo, sondiagnósticos delos hormigueros yde los tamandúas
de la familia Myrmecophagidae, pero estos mamíferos no tienen las mandíbulas
dentadas.
Figura antropozoomorfa-¿serpiente?
Figura 103
Esta cinta de oropuede analizarsecomo otra relaciónentre un ser humano y una
serpiente, enestecaso dedoble cabeza, si se interpreta la formay la decoraciónde la
pieza como una simbolización de la serpiente. A cada extremidad la cabeza tiene
apariencia humana (ojos y nari z antropomorfos), pero la boca presenta la dentadura
animal concolmillos.
Rostroantropozoomorfo
Figura 104
EstetipoderostroestárepresentadoconfrecuenciaenlaorfebreríaCalimaypuede
considerarsecomo la expresiónde la uni ónde los dos mundos, animal y humano. La
cara, deaparienciahumana, tiene losojosdeformaredondaotriangular, simbolizando
la visión enel mundo de la oscuri dad. La expresión animal estáenfocadaen la boca
rectangul ar que muestra dientes fuertes.
,
99
v. CONCLUSIONES
Atravésdelestudio de la fauna representada enel material arqueológicodelazona
Calima, se puedeanalizar laevolucióndel concepto del mundoanimal porparte de los
indígenas en los diferentes períodos antes descritos.
En el Cuadro 2 se aprecian algunas características numéricas del mundo animal
representado en lacerámica de cada período yenel material de orfebrería. Las cifras
indicativasque nosproporcionaestecuadro, debenser interpretadasconprudencia. En
efecto,nadaexcl uye quelaaparicióndeunanuevacolecciónprivada,especializadapor
ejemplo en piezas Yotoco, pueda cambiar los porcentajes finales, así como las
concl usiones que sepuedenhacer a partirde ella. Algunos porcentajes sonparticular-
mente altos, como los de las aves y los insectos, debido a que estos animales fueron
representadosencuentas decollardeoro. Variasdeellas sonutil izadas para formar un
collar, el cual podría registrarse como una sola pieza, pero no es posible actualmente
sabercómo yenquécantidadfueron ensambladasestascuentasenépocaprecolombi na.
En unapieza puedenestarrepresentados: animales de unasola clase (mamíferos,
aves, etc.), asociaciones entreanimales, asociaciones entreel ser humano yel animal,
figurasantropozoomorfas.
En la fase llama, la cantidad de piezas de cerámica con figuras animales es
claramentesuperior a ladel períodoYotoco. Enlas piezasquerepresentananimalesde
unasolaclase, los mamíferosylasavessonlos más representados. Launióndel mundo
animalconel humanoseobserva confrecuenciaenlacerámicallamayaparece tambi én
en fi guras de oro, tal es como las máscaras humanas con boca cuadrada.
En la cerámica del período Yotoco, se reconocen animales de una sola clase,
preferentemente mamíferos yanfibios. Enorfebrería, la fauna es variada: mamíferos,
aves, reptiles, insectos de distintas clases, bival vos y caracoles decoran numerosas
piezas. No seobservaronfiguras de anfi biosni de cangrejos enel orode este período,
enel quelas asociaciones entreel serhumanoyel animal fueronrepresentadasenoro.
101
CUADRO 2
ANIMALES REPRESENTADOS EN EL MATERIAL ARQUEOLOGICO CALIMA
CERAMICA ORO
Piezas que represent an : llama llama? o Yotoco'?* Yotoco Sonso
No. % No. % No. % No. % No. %
Mamíferos 40 25. 16 7 43.7 5 29 47.54 2 66.67 11 1.21
Aves 34 21.38 1 6.25 7 11.47 252 27.66
Rept iles 12 7.55 2 12,5 1 1.64 5 1 5.60
Anfibios 12 7.55 2 12.5 19 31.15
o
Ca ngrejos 1 6.25 1 1.64
IV
Insectos 328 36.0
Caraco les 6 0.66
Bivalvos 1 0.11
Asociaciones
entre animales 11 6,92 6,25 5 0.55
Asociacione s entr e el
hombre y el animal 45 28,30 95 10,43
Figuras antropozoo morfas 27 2,96
Animales no
identifica dos 5 3, 14 2 12,5 4 6.56 33.33 135 14.82
TOTALES 159 100 16 100 6 1 100 3 100 911 100
*Las características de algunas piezas de cerámica no son suficientemente significativas para determinar su pertenencia a alguno de los dos primeros per íodos.
Del período Sonso, dos piezas representan mamíferos noidenti ficabl es, la tercera
esunafigura animal no c1asificable. Lagranescasezdefiguras animalesenlacerámica
deeste período, demuestralas diferencias culturales en relacióncon las dos  
fases y una ciertadiscontinuidad enel pensami ento míti co-religioso,
Con la identifi cación de la fi guras zoomorfas, se pudieron conocer con más
exactitud las especies representadasencada período.
\
En el Cuadro' 3, la N indica un animal de hábitos nocturnos y la C un animal
comestible o más exactamenteanimalesque todavía hacenparte de la dieta de grupos
indígenas actuales. El concepto"comestible" es, en efecto, relativo ya que todos los
animales puedenser consumidoscomo alimentocorriente o por razones rituales. Con
esta Cse refiere a ani males que, por su sabor y su frecuente cacería, probablemente
fueron más buscados para la alimentacióndiaria.
Engeneral. lafauna representada enla cerámicadel período llama es más variada
quelacerámica Yotoco: sobre ochoespeciesde mamíferos observadosenel primero,
cinco aparecen enel segundo. Mientrassereconocen cuatro especiesdeavesenllama,
sóloel búhofueidentificadoenlacerámicadelafaseYotoco. Laserpienteenel período
llamanoaparecerepresentadasola,perosiempreenlasrelacionesinteranimalesyentre-
el animal yel hombre.
Es de anotar que muchos animales son comestibles: de los ocho mamíferos
identificados, cinco son apreciados para la dieta; de las cuatro especies de aves, las
perdices ylas tórtolas debieron ser cazadas porsuricacarne; la tortugayla iguana son
otros animales de sabor agradable. Apesar de ser silvestres. varias de estas especies
podían vivir ensemi-cautividadodesarrollarseenmedioscercanosa las agrupaciones
humanas. ..
En la fauna representada en esta fase llama, resalta también la importancia del
mundo nocturno. El murciélagoyel felino, que se destacanpor ser nocturnos. sonlos
animales que se asociancon la serpiente enciertas piezas en la cerámicallama.
En lacerámi ca Yotoco, el númerode piezas confi guras animales yla variedad de
especiesdisminuye. No seobservanasociacionesentreanimales ni entreel serhumano
yel animal. El murci élago, el armadillo, varias aves, así como la tortuga. la iguana (y
el lagarto), tampoco fueron representados. Enlas aves, el rapaz nocturno pareceser de
primera importancia. El anfi bioBufo sp., comparativamenteconsurepresentaciónen
la cerámica llama, debió tener algúnvalorparticular, puesto representa el 31%de ,
las figuras animales (ver Cuadro 2). En el período Yotoco, el oro', técnicamente bien
domi nado porlos orfebres, fue otro elemento elegido pararepresentar el animal o su
implicaciónconel mundo míti co religioso. Las asociacionesentreanimales represen-
tadasenorosondistintasa lasdelacerámica llama (ver cuadro). Las relaciones búho-
mico. cóndor-serpiente. mico-felino, felino-mamífero, están formadas por animales
103
representados en la cerámica de los dos períodos. En estas relaciones generalmente,
sólo uno de los dos animales es nocturno. El murciélago o el hombre-murciélago
mezclado conlaserpiente, tema representado con frecuencia en lacerámica llama, se
observa de nuevoenel período Yotoco, pero sóloen piezas deorfebrería.
Enlosrostrosantropozoornorfos, lasexpresionesanimalescomolaboca rectangu-
larcondi entes fuertes yenciertoscasoscolmillos, sonlos mismos rasgosque definen
al jaguar en la cerámica Yotoco; sin ser tan esquemati zados, existen tambiénen los
felinos llama yenalgunos hombres ani males de los canasteros.
Como enotrasculturasprecolombinas, seobservaenlosreflejos materialesdeesta
región una fusióndel mundo animal conel humano: desde la época llama. rostros de
aspecto humano con rasgos animales fueron representados en cerámica y en oro. En
estos rostros antropozoomorfos, resaltandiferentes rasgos:
- La nariz respingada, enciertos casos realzada porlaestilizaciónde unahoj a nasal.
Esterasgo,diagnósticodelosmurci élagosdelafa miliaPhyllostomidae,seencuentra
enel período llamaenloscanasteros decerámica yenel período Yotoco, pri ncipal-
menteenlascabezasdepalillodepoporooalfileres. Esterasgo seasociacon una boca
quemuestraunoodosparesdecolmillos. Estafigura antropozoomorfaseencuentra
relacionada con la serpiente de doble cabeza. En los canasteros llama, la serpiente
se incorporaa los mi embrosdelcuerpo humanoyenel peinado, mientrasqueenlos
alfil eresopalillos de poporo, laserpiente parece nacer enlaespaldadel personaje o
ensucabeza; generalmente el hombre lasujeta ensus manos.
- La boca cuadradaorectangulardedientesparejosyavecesconcolmillosapareceen
llama encuadrúpedosanalizadoscomofelinos(Figs. 29y30). En estoscasos,losojos
del animal son a veces redondos, lo que puede ser interpretado como la visión
nocturna. En los cuadrúpedos de boca rectangular Yotoco (Fig. 32) los ojos son
triangulares uovales, iguales a los rostros de boca rectangularque fueron represen-
tados en máscaras de orollama y Yotoco y en los de ciertas figuras humanas que
carganun cuadrúpedoenlos remates de palillos de poporo(Fig. 89). Apesar de no
tener colmillos, no hay que descartar que estas figuras de boca rectangularseanel
símbolodel felino. -
- Los ojos redondos y saltones, aparecen en ciertas figuras de animales nocturnos,
como la zarigüeya, el mico nocturno, los felinos llama y los búhos. En los rostros
antropozoomorfos, este tipo de mirada parece asociada particularmente con los
hombres murciélagollama (Fig. 95) Yalgunos Yotoco(Figs. 98y 99).
La adquisición por el hombre de características animales o su regreso al mundo
animal, es un concepto rel acionadoconel ritual yaenla fase llama: el hombre animal
104
CUADRO 3
FAUNA REPRESENTADA EN EL MATERIAL ARQUEOLOGICO
CALIMA
Especies animales representadas encerámica y enoro
MAMIFEROS
Cerámica Cerámica
Oro
llama Yotoco
Chucha (Didelptudae¡ N
C
Murciélago (Quiróptero) N
Micos (Primates¡ ¿C?
Maribunda (Aleles paniscus}
Mono de noche N
(Aotus tri virgatus)
Mico maicero
(CelJII s capucinus¡
Mono cotudo
(Alouatia seniculus)
Armadillo N
(Dasvpodidae] e
Ardilla (Sciuridae¡
Perro de monte o N
Kinkaju (Potos fl avus¡ e
Felinos ( Fel i dae] N
Saíno o Pecarí e
(Tavassuidae)
Mamíferos no
identificados
(Conti núa)
105
(Conti nuación)
CUADRO 3
FAUNA REPRESENTADA EN EL MATERIAL ARQUEOLOGICO
CALIMA
Especies animales representadas encerámicay enoro
AVES
Cerámica Cerámica
Oro
llama Yotoco
Perdiz. gallito
( Üdontophorus sp.)
C
Paujil (Crax sp.¡ C
Búho, lechuza (Strigidae¡ N
Pájaro carpintero (Picidae¡
Paloma. tórtola
(Columbidae} C
Guacamaya (Psittacldae}
Aves no identificables
REPTILES
Tortuga (Quelollio) C
Iguana o lagarto
(Squamosos¡ ¿C?
Serpiente (Ofi dio) ¿N?
Babilla (Cocodrilia¡ C
ANFIBIOS
Sapos (Bufo sp.¡
Anfibios no identificados
INVERTEBRADOS
Cangrejos C
Insectos
Caracol
Bivalvos
(Con ti núa)
106
(Continuación)
CUADRO 3
FAUNA REPRESENTADA EN EL MATERIAL ARQUEOLOGICO
CALIMA
Especies animales representadas encerámica yenoro
ASOCIACIO
E TTRE
Cerámica Cerámica
A IMALES
llama Yotoco
Oro
Murciélago + serpiente NN
Felino + serpiente NN
Cocodrilo + serpiente DN
Serpiente + anfibios NN
Búho + mico ND
Cóndor + serpiente DN
Mico + ¿felinos? DN
Felino + mamífero ¿N?
Búho + mico + ¿sapo? ¿N?
ASOCIACIONES ENTRE EL
SER HUMANOYELANIMAL
Hombre + mamífero
Hombre + mico
Hombre + cocodrilo
Hombre + serpiente N
Hombre - murciélago N
Hombre - murciélago N
+ serpiente N
Figura antropozoomorfa
107
(murciélago. fe linoococodrilo)asociadoconserpientes. fueplasmadoenloscanasteros
yen las máscaras de oro: enel período Yotoco se encuentra de nuevoen los alfileres
o palill os depoporoenoroy tambi énen las máscaras.
En resumen. frente a la cantidad y diversidadde la fauna representada en la fase
ll ama. la representación del mundo animal en la cerámica de la fase Yotoco pierde
fuerza y las especies representadas no se diferenciande maneraesenci al de las de la
primera fase. En oro, haciendo abstracción de los insectos, bivalvos y caracoles, el
mundo animal se relaciona también conel de la cerámica llama. Este cambio en la
representacióndel mundo animal enlas expresiones culturales de estos dos períodos,
corresponde probabl emente a los nuevos impactosde partedel hombre sobreel medio
ambiente ocurridos durante la fase Yotoco. Mi entras que la sociedad llama vivía
rodeadatodavía debosquesgrandesyciénagasenlosfondosdelos valles. enel período
Yotoco una agricultura muy desarroll ada y extensa dismi nuyó sensiblemente las
superficies donde el animal podía vivir de manera totalmente silvestre. El mundo
animal representado en la segunda fase parece originarse en la fase llama. Varias
asociaciones entreel hombre yel animal elaboradas enoroyaeran temas modelados
por losalfareros llama. Lo que permite pensarque lafaunarepresentadaenelconjunto
del material arqueológico de los períodos llama y Yotoco es la expresión del mismo
conceptomíti coreligiosodel mundoanimalatravésdeltiempoyquealolargodeestos
dos períodos, los grupos humanos conservaron una misma tradición cultural. En
cambio, en el último período, aun cuando el mundo animal hubi era tenido un papel
importanteenelespíritudelhombreSonso,lafaunanofueuntemadecorativoprincipal
de la cerámicacomosí lofue enépocas anteriores.
Encuanto a relaciones conotrosgrupos, en la iconografía zoomorfa de la regi ón
Calima se reconocen temas similares o comunes a otras culturas veci nas o alejadas
geográficamenteotemporalmente(ver PlazasyFalchetti 1983 yCardaledeSchrimpff
1985):
- El hombre murciélagorelacionadoconserpientesdedoble cabezano fue unmotivo
propi ode una sola zona. Enel material arqueológicoTairona yde Panamá (Cooke
y Bray 1985) fue ampliamente representado. Se observa tambi én en piezas de
cerámicaTumaco (Legast 1985).
- El mundo de los insectos engeneral no se observa con frecuenciaenla iconografía
precolombi nadeColombia. Sinembargo,enelorode lasegunda faseYotoco fueun
temarepresentadocondetallesquedenotanun interésyunbuenconocimientodelos
insectos. interésque fuecompartidopor losorfebresde laregiónvecina, Quimbaya.
- En la región de San Agustín, llama la atención el parecido entre algunos rostros
antropozoomorfosdeestatuasdepiedraconalgunasfigurasllamayYotoco. Laboca
108
rectangularcon osincolmillos, tan comúnenlaestatuaria deSanAgustín, seobserva
enrostros antropozoomorfos enllama y Yotoco. Comolo hace notar Bray (1992. p.
120), el parecido entre laestatuaenpiedradeQuebradillasylospersonaj esdeciertos
palillosdepoporo Yotoco (Fig. 89)esindudable. Perotambi énsepuedeveruna cierta
analogíaenel pensamientomítico expresado por una parte de la estatuadel Alto de
las Piedras (Legast 1991 , Fig. 2) que representa un hombre animal que lleva en la
cabeza y la espalda uncuadrúpedo con rostro feli no. cuyo cuerpo se transforma en
cocodrilo-serpiente y, por otra parte, en algunas figurillas antropozoomorfas de
palillos depoporoYotoco (Fig. 99)que carganen la espalda también uncocodrilo-
serpiente.
- En Tumaco, elcocodriloylaserpientefueron modeladosconfrecuencia enfigurillas
decerámica. Algunas de ellas recuerdanunas representaciones animales analizadas
en este estudio. Bouchard (1980, pI. 11 , Figs. l y 2) muestra representaciones de
hombres cocodrilos, pero con la particularidad de que es la parte inferior del ser
humano que setransforma encabeza de cocodrilo, comoocurreenalgunas cuentas
de collar de oro llama (Cardale de Schrimpff, 1992, p. 56). Otras figuras Tumaco
representantambiénal hombre cocodrilo, pero conel cuerpohumanoylacabeza de
cocodrilocomosielhombrevi stieraunamáscara(RodríguezBastidas 1992, Fig. 30).
Sorprendetambi énel parecidoentrefigurasdezarigüeyas representadasenlami sma
posiciónenla cerámica deTumaco yenuna tapa de orejera enoroYotoco (Fig. 9Y
Bouchard 1980, pI. VII Figs. 1Y2).
- La representación de mi cos es un tema común a varias culturas del suroccidente
col ombiano, tanto enCalimacomoenNariño yTumaco, contrariamenteal materi al
Tairona, enel que nose observanfiguras deeste mamífero; enel materialarqueoló-
gico Sinú fue presentado pero no de manera tan variada.
Atravésdeestosaspectosdelaiconografíaanimalsepuedenveralgunastendencias
comunesenel pensami entomíticodel suroccidente deColombia. Las relacionesentre
lasdiferentesáreasculturalesdeestaparte del país fueron planteadasporvariosautores.
comoPérezdeBarradas(1954), Reichel-Dolmatoff(1965). Duque(1979b), Cardalede
Schrimpff (1985). En su artículo sobre LaTradición Metalúrgica del Sur Occidente
Colombiano, Pl azas y Falchetti (1983) destacan también similitudes en fi guras de
serpientes yde zarigüeyas de cerámica Yotoco y Chorrera, Ecuador.
Sinembargo,algunas figuras zoomorfas llevana pensar que algunos seres míti cos
sobrepasaron los límites geográficos de culturas vecinas y fueron comunes en las
creenciasdegruposindígenasaunmuyalejadossinsernecesariamenteaparentados. La
fi guradel felinoy/osussímbolosesreconocible entodoel mundo indígena precolom-
bino, desde México hasta Perú. Otroanimal congran significaciónsimbólicaparece
109
habersido el murciélago, queseobservaenlaiconografía dediferentesregiones, desde
épocas tempranas. En la regiónCalima, su fi gura fue representada desde el período
llama: sola, seobservaenalcarrazas ocopas, yasociadaconel ser humanoyserpientes
dedoblecabeza, decoranumerososcanasteros, piezasquefueron probablementedeuso
ritual. En la época siguientesuimagense plasma enoro, en las cabezas de palillos de
poporo, utilizados para el consumo de la coca. La figura del murciélago seencuentra
enTierradentro, SanAgustín, Tumaco, entreotros, yel hombre murciélago asociado
conserpientes de doble cabeza seobservacon mucha frecuencia en los pectorales de
oro Tairona. Al nortedeColombia,enPanamá, el murciélagotambiéneraun personaje
importanteenlaiconografía precolombinadeestaregión. Lapresenciaylaimportancia
deeste ser mítico: "hombre murciélago asociadoconserpientesde doble cabeza" en
estas dos culturas, CalimayTairona, llama la atención, yaque son geográficamente
muydistantes yque noescomúnenlasculturas que los separa. El hombre murciélago
puedetal vez representarun sermítico,queal igualqueelfelinooel hombrefelinohaya
pasado las fronteras étnicas o lingüísticas en el mundo indígena o, al contrario, un
estudiodesufigura enlaAméricaprecolombinapermitiríareforzaroconfirmarciertas
relaciones entregrupos que no parecenemparentados.
110
BIBLIOGRAFIA
ALBERICO, Michael.
1981 Lista preliminar de los murciélagos del Valle del Cauca. Cespedesia X, No. 39-40,
Cali.
AYALAStepheny Fernando CASTRO.
Los Saurios de Colombia, Los lguanidos: los Anolinos (en prensa).
BaRRERO, J. I.
1967 Mamíferos Neotropicales. Universidad del Valle, Departamento de Biología, Cali.
BRAY, Warwick.
1962 Investigaciones arqueológicas en el valle del Calima; informe preliminar, Revista
Colombiana de Antropologia, XI, 319-28, Bogotá.
1992 "La cultura Yotoco" en Calima, Diez mil años de historia en el suroccidente de
Colombia. Fundación ProCalima. Ed. Printer Colombiana Ltda. Santafé de Bogotá,
Colombia.
Bray, WARWICK, Leonor HERRERA, Marianne CARDALEDE SCHRIMPFF.
1980, 1981 , Pro Calima. Archaologistes-ethnologisches Projekt imwestlichen Kolumbien/Süd-
1983, 1985, amerika. PC 1, PC 2, PC 3, PC 4, PC 5.
1988
BRAy , Warwick y Edward M. MOSELEY.
1976 Una secuencia arqueológica en las vecindades de Buga, Colombia. Cespedesia V,
No. 17-1 8, pp. 55-78.
CABRERA, Angel.
1940 Mamíferos Sud Americanos. Buenos Aires. Compañía Argentina de Editores.
CADENA, A., BOUCHARD, J. F.
1980 "Las Figurillas Zoomorfas de Céramicadel Litoral Pacífico Ecuatorial (regiónde La
Tolita, Ecuador y de Tumaco, Colombia). Bulletin de l 'lnstitut Francais des Eludes
Andines. Vol. IX, No. 3-4, pp. 49-68.
11I
CALDAS, Ana María de, Alvaro CHAVES y María VILLAMIZAR.
1972 Las tumbas del Valle del Dorado, Antropologia. No, 5, Ediciones de la Universidad
de los Andes, Bogotá,
CARDALEDE SCHRIMPFF, Marianne,
1989 "The Snake and the Fabulous Beast: Themes from the pottery of llama Culture", en
Murphy, Howard(ed.), Animals in to Art, One World Archaeology. Unwin Hyrnan,
London, pp. 75-106,
CARDALE DE SCHRIMPFF, Marianne, Warwick BRAY, Leonor HERRERA
1985 lntroducci án a la cultura l/ama (Investigaciones arqueológicas en sitios del
formativo tardío en el alto río Calima, Cordillera Occidental, Colombia), informe
final, flA N, manuscrito,
1989 (a)
1989 (b)
"Reconstruyendo el pasado Calima, Resultados recientes", RMO, 42, pp, 3-33,
"Ornamentos y máscaras de oro de la cultura llama, Metalurgia del período
formativo tardío en la Cordillera Occidental colombiana", RMO, 24, pp. 55-71.
CARDALEDESCHRIMPFF, WarwickBRAY, TheresGÁHWILER-WALDER, LeonorHERRE-
1992 RA. Calima, Diez mil mios de historia en el suroccidente de Colombia, Fundación
Pro Calima. Ed. Printer Colombiana Ltda, Santafé de Bogotá, Colombia.
COCHRAN, Doris M., GOIN, COLEMANJ,
1970 Frogs of Colombia. Smithsonian Institution Press, Washington.
COOKE Richard and Warwick BRAY
1985 "The Goldworkof Panama: an lconographic and Chronological Perspective" in The
Art of Precolumbian Gold. The Jan Mitchell Collection, New York,
CORREAL URREGO, Gonzalo.
1983 Investigaciones arqueológicas en el municipio de Zipac án, Cundinamarca. Funda-
ción de Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República, Bogotá.
DE SCHAUENSEE, R. Meyer.
1964 The birds of Colombia. Livingston Publishing Cornpany, Narbeth, Pensylvania,
DUNN, Emmet Reid,
1944-45 Los Géneros de Anfibios y Reptiles de Colombia Il, 1II, IV, Cadasia. VoL1II, Nos,
11, 12, 13.
DUSSAN DE REICHEL, Alicia.
1965-1966 Contribuciones al estudio de la cultura Calima en Colombia. Revista del Museo
Nacional, Lima, XXXIV, 61-67,
GRZIMEK, Bernhard
1975 Le Monde Animal en 13 volumes: Editions Staufacher, S, A" Zurich.
112
Hermano Nicéforo MARIA.
1938-39 "Las serpientes Colombianas de Hocico Proboscidiforrne- Grupo Bothrops
Lansbargii- Nasuta- Hyoprora", Revista di' la Academia Colombiana de Ciellcias
Exactas, Físicas y Naturales. Vol. 11. No. 7.
1942 "Los ofidios de Colombia", Revista de la Academia Colombia/la de Ciencias
Exactas, Físicas y Naturales. Vol. V. No. 17.
HERNANDEZ CAMACHO, Jorge y R. W. COOPERo
1975 "The Nonhuman Primates of Colombia". Neotropical Primates: Field Studies and
Conservation. National Academy 01' Sciences. Washington. D. C.
HERNANDEZ DE ALBA. Gregorio.
1976 Presentación Arqueológica del Valle del Cauca. Cespedesia V. No. 17-18. 39-45.
Cali.
HERRERA. Leonor.
1992 "Cultura Sonso y Conquista Española" en Calima, Die; mil mios de historia en el
suroccidente de Colombia. Fundación Pro Calima. Ed. Printer colombiana Lula.
Santafé de Bogotá. Colombia.
HILTY. Steven L. y William L. BRO\VN.
1986 A Cuide lo lile Birds 01 Colombia. Princeton University Press. Princeton. ew
Jersey.
ILLERA MONTOYA. Carlos Humberto.
1980 (al Secuencia arqueológica del municipio de Calima. El Darién. Valle y sus relaciones
con las culturas de las áreas vecinas. Informe presentado a la Fundación de
Investigaciones Arqueológicas Nacionales. Banco de la República. Bogot á,
1980 (b) Aportes teóricos a la revelación del concepto de "Cultura Calima". Antropol ágicas.
Revista de la Sociedad Antropológica. Bogotá. No. 2. 71-76.
LATHRAP. Donald.
1980 El EcuadorAnt i guo, Cultura. Cerámicay Creatividad 3000-300A. C.Chicago Field
Museum 01' Natural History. Guayaquil.
LEGAST. Anne y Alberto CADENA.
1986 El murciélago en el material arqueológico colombiano. Boletin de Arqueología.
Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales. Banco de la República.
Año 2 - Sept. 1986 - No. 2.
LEGAST. Anne.
1991 "El Felino en San Agustín" en San Agustin 200 mios / 790-/ 990. Fundación de
Investigaciones Arqueológicas acionales. Banco de la República. Instituto Co-
lombiano de Antropología. Co!cultura. Bogotá.
113
MEDEM. Frederi co.
1951 El Cocodrilo. Imprenta del Banco de la República.
1981 Los Crocodvlia de Sur América. Vol. L Los Crocodylia de Colombia. Colciencias.
OREJUELAGARTNER, Jorge E.. Ralph1. RAITTYHumberto ALVAREZLOPEZ.
1979 Relaciones Ecol ógjgasde las Aves en la Reserva Forestal Yotoco, Valle del Canea.
Cespedesia. Vol. VIII, No. 29-30.
PEREZ DE BARRADAS, José.
1954 Orfebreria Prehisp ánica de Colombia: estilo Calima. 2 tomos. Madrid.
1966 Orfebreria Prehisp ánica de Colombia: estilo Quimbava y otros. Madrid.
PLAZAS, Clemencia y Ana María FALCHETTI.
1983 "Tradición metalúrgica del suroccidente colombiano" . BMO No. 14. Bogotá.
RODRI GUEZBASTIDAS. Edgar Emilio.
1992 Fauna Precolombina de Nari ño. Fundación de Investigaciones Arqueológicas
Nacionales. Instituto de Antropología. Santafé de Bogotá.
RODRIGUEZ. Carlos Armando.
1986 "50 años de investigación arqueológica en el Valle del Cauca", RMO. 16, pp. 17-
30.
WALKER P., Ernest.
1968 Mammals of the lVorld. Second Edition, Vol. 1, 11. The Jhons Hopkins Press,
Baltimore.
WASSEN, Henry.
1936-1 976 Un estudio Arqueológico en la Cordillera Occidental de Colombia, Cespedesia V.
No. 17-1 8, 9-38. Cali.
114
CREDITOS FOTOGRAFICOS
Jorge Mario Múnera: 8,9,1 0. 14, 15, 17, 19a 26, 28, 32, 34, 35, 36, 37. 40, 41. 42. 44 a 60. 63.
64,66,67,68,70 a 77, 79, 80, 82 a 86, 89 a 94, 97 a 104.
Marianne Cardale de Schrimpff: 7, 11, 12, 29, 30, 31. 38, 62, 65, 69, 78, 81. 95.
Anne Legast: 13, 16, 18, 27, 39, 43, 61, 88.
Foto Rudolf: 33, 87.
115

Intereses relacionados