Está en la página 1de 31

carlos león torres

o Carlos León recuerda ahora con una sonrisa
la cara de sorpresa de su madre cuando le dijo
que se había ganado una beca y que se iría por
un tiempo de la casa para estudiar. Postuló, sin
decirle a nadie de su familia. al programa de
Becas PROPOLl y fue seleccionado. Entonces
tenía 16 años y cuando se enteró que había
obtenido la beca, por su cabeza desfilaron, entre-
mezclados, sentimientos de felicidad y orgullo
por ese éxito, y una enorme expectativa por la
oportunidad que se le presentaba, pero tam-
bién una sensación de nerviosismo porque, por
primera vez, debía abandonar la casa familiar.
La carrera que había escogido estudiar, mante-
nimiento de maquinaria pesada para la mine-
ría, le exigía un riguroso programa de estudios
de ocho meses en un régimen de internado
de lunes a viernes en el Centro Tecnológico
Minero (Cetemin), ubicado en Corcona, a la
altura del kilómetro 50 de la Carretera Central.
"Quería medirme y ver hasta dónde podía llegar
antes de decirle a mi familia sobre la beca", dice
Carlos, explicando por qué mantuvo en secreto
su postulación. Las dudas que tenía cuando en el
aula de su colegio de Comas escuchó por prime-
ra vez de las becas. y que lo hicieron postular en
silencio. desaparecieron cuando supo que había
ganado la beca. Ese día todo fue celebración en
la casa de la familia León en Comas. donde sus
padres viven hace 23 años y que está ocupada
por catorce personas. Además de Carlos, sus
padres y sus tres hermanas, en la casa también
viven sus abuelos, sus tíos y primos.
"Al principio fue difícil salir de la casa y alejarme
de mi familia para entrar a un internado, pero
con el tiempo me acostumbré. Se extraña, pero
uno tiene que habituarse a estas cosas si quiere
salir adelante", recuerda, sentado en un sillón de
la sala de su casa, rodeado por una parte de su
numerosa familia. En Cetemin, lejos de su casa,
pasaba el tiempo entre las aulas y los talleres de
motores. "El estudio era bastante fuerte. Todo el
día estábamos estudiando, en las mañanas eran
las clases teóricas y en las tardes las prácticas
en los talleres". Carlos precisa que escogió la
carrera de mantenimiento de maquinaria pesada
para la minería porque "es algo diferente y tiene
campo para conseguir trabajo".
Pero su paso por Cetemin, donde era, junto con
-
rescatando talentos / becas propoli /39
la que sigue trabajando. Pero está convencido que no seguirá
mucho tiempo más en ese empleo y que le esperan mejores
tiempos. "Tener esta carrera me da muchas oportunidades
para el futuro. Por eso lo de la Beca PROPOLl fue una oportu-
nidad que no quise dejar pasar", afirma. entusiasmado con
el panorama que se le comienza a abrir.
Doña Martha asiente con la cabeza cuando escucha hablar
a su hijo y no puede contener el orgullo de madre; "Nosotros
hemos pasado por muchos problemas y no teníamos el
dinero para ayudarlo a estudiar. pero él siempre
ha tenido un gran deseo de superación. por eso
se presentó a esta beca para estudiar una carre-
ra. Todo lo hizo solo y ganó". Por un momento la
alegría da paso a la nostalgia de tiempos mejores
y Martha repasa un pasado en el que. asegura,
las cosas para su familia no eran tan difí-
ciles como ahora. Años atrás Martha y
su esposo eran propietarios. junto con
un hermano de ella, de una tienda de
zapatos en una galería del centro de
•Al ¡x-if\cipio .(v-e
dtffd :;'Plií de la c.o:P
'! de
lY\l .(éVí\¡(ia eJ\+raí
eJ\ tX\  
Por ahora. Carlos sigue trabajando en la cabina de Internet
en la que está desde sus años de escolar. Cuando terminó
sus estudios para especialista en mantenimiento de maqui-
naria pesada para la minería todavía no había cumplido 18
años y por eso no podía ser contratado por una empresa
minera. Desde marzo de 2007 es mayor de edad y ya está
listo para comenzar a trabajar en la carrera que estudió. Él
asegura que le gustaría más un empleo en un taller de repa-
raciones de maquinaria pesada que en una mina. porque.
dice. "en los talleres se hacen las reparaciones más grandes.
mientras en las minas se hace el mantenimiento y solamente
las reparaciones menores; qUIsiera trabajar haciendo repara-
ciones grandes".
Carlos está acostumbrado al trabaJO. Desde muy pequeño
debió combinar sus estudios escolares con distintos
empleos eventuales para apoyar a su familia.
Cuando era todavía un niño ayudaba a su madre.
que tenía una tienda de zapatos. Pero la tienda
cerró y cuando carlos apenas había pasado los 10
años se disfrazaba de alguno de los muñecos de
Disney y después del colegio se iba a las calles
del centro de Lima a bailar y ganarse algunos
soles. Estuvo varios años en ese rol de muñeco de
fantasía. hasta que llegó a la cabina de Internet en
dos compañeros, el menor en una clase de 16 personas en
la que habían alumnos de más de 30 años, no le ha servi-
do sólo para tener una carrera con la cual poder conseguir
empleo y progresar en la vida que le espera, sino, también,
para ganar mucho en madurez y relacionarse con gente de
distinta procedencia. -He aprendido a vivir con gente de
diferentes clases sociales, con personas mayores, con gente
que vive en pueblos pequeños de provincias y tienen una
forma distinta de ver muchas cosas, yeso es algo que me va
a servir de mucho en la vida". carlos mantiene contacto con
sus compañeros de estudio. La mayor parte de ellos están
trabajando en distintas minas del país. "Nos mantenemos
comunicados a través del correo electrónico. La relación
con ellos me sirve de mucho para estar en contacto con las
minas y conseguir un empleo".
-
Lima. Tenían su propia marca de zapatos, Samoa, que fabri-
caba el esposo de Martha.
Pero cuando en los años 90 se inició la apertura de las
importaciones, comenzaron los problemas para la familia
León. No pudieron competir con los zapatos que llegaban
del extranjero y tuvieron que cerrar la tienda. "Cuando
comenzaron a venir por montones los zapatos importados
se inició nuestra crisis. Hace como diez años tuvimos que
cerrar la tienda porque era imposible seguir compitiendo
con las importaciones. Desde entonces nuestro nivel de
vida ha bajado mucho", dice Martha. mientras en su ros-
tro se dibuja un gesto que parece estar a medio camino
entre la tristeza y la angustia.
Hace una pausa, toma aire como buscando reponer fuerzas, y
regresa al presente: "Yo sigo
vendiendo zapatos, pero
ya no tenemos ni tienda ni
marca. Mi esposo fabrica los
zapatos y yo los vendo en
forma individual, no al por
mayor. Con esto tratamos de
salir adelante, pero nuestro
nivel de ventas es muy infe-
rior al que teníamos antes
de que las importaciones
quebraran nuestro negocio.
Cuando uno ha tenido cosas
yse le escapan de las manos
entra en desesperación".
Doña Martha mira a su hijo, como buscando calmar la angus-
tia por los malos recuerdos y por la crisis del presente, yase-
gura que la beca que él ganó y la carrera que ha culminado
la llenan de optimismo de ver a sus hijos escapando de esa
crisis que ha golpeado con fuerza a su familia. "Ahora él tiene
una carrera, que nosotros no le habríamos podido pagar, y
está encaminado para seguir consiguiendo cosas buenas y
superarse. Eso es una gran tranquilidad para su padre y para
mí", dice Martha. Su hijo Carlos le ha devuelto el orgullo y la
esperanza que había perdido hace muchos años.
1"eJ'er et;-t.a c.arrera
ffIe da N \ ~
~   f \ ¡ ~ p:.ra el
-ruhxn".
osear mendoza núñez
coordinador pedagógico
centro tecnológico minero (CETEMIN)
O"Nuestros alumnos de las carrereas de explo-
tación de minas y de mantenimiento de maqui-
naria pesada para la minería egresan como
técnicos. Los egresados en explotación de minas
pued¡;:n trabajar como supervisores en una mina.
Para asumir la responsabilidad de superviso-
res previamente necesitan tener experiencia,
por eso calculamos que luego de dos años de
trabajar en una mina ya están en capacidad de
supervisar todo el trabajo en una mina. Esta
carrera dura seis meses. Quienes estudian para
ser técnicos especialistas en mantenimiento
de maquinaria pesada para la minería egresan,
luego de ocho meses de estudio, con la capa-
cidad de dar mantenimiento y reparar toda la
maquinaria pesada que se utiliza en las minas.
Ellos podrán trabajar ya sea en una mina o en
algún taller especializado en reparar esta maqui-
naria. La actividad minera está en auge en el
país, por lo que quienes estudian estas carreras
tienen excelentes oportunidades de conseguir
empleo. Actualmente, más del 90 por ciento de
los ex alumnos de Cetemin están trabajando en
el sector minero"
rescatando talentos / becas propoli / 41
42/ becas propoli /rescatando talentos
rescatando talentos / becas propoli / 43

44/ becas propoli /rescatando talentos
0jhans rivera navarro
Url
I
o Desde que ingresó a quinto de secundaria
ya tenía muy claro que quería dedicarse al
trabajo en la minería. Por eso, cuando un día
llegaron a su aula del Colegio Peruano Suizo de
Comas para hablarles de las becas que ofrecía
PROPOLl y escuchó que entre las carreras
ocupacionales que se podían estudiar estaba
la de explotación de minas, Jhans no lo dudó
un segundo. Se presentó, dio los exámenes y
obtuvo la beca.
Cuando llegó al Centro Tecnológico Minero
(Cetemin) de Corcona para iniciar sus estudios
le faltaban pocas semanas para cumplir 17
años y era el menor de los 22 alumnos de su
clase. La mayor parte de sus compañeros, con
los que convivió internado durante seis meses,
tenían entre 25 y 30 años, y algunos bordea-
ban los 40 años. Casi todos tenían experiencia
trabajando en minas y varios de ellos habían
sido enviados por sus empresas a perfeccio-
narse. Pero Jhans Rivera no sólo no se amilanó
por eso, sino que terminó siendo el primero
de su clase. Sus profesores coinciden en que
tiene un gran potencial para desarrollarse en el
campo de la minería.
"El sistema de internado me parece que ha
sido bueno para mí. Me tuve que separar de mi
familia, pero cuando uno trabaja en la minería
tiene que viajar y meterse en la mina por varios
meses y estar lejos de la familia, y lo mejor
era acostumbrarme a separarme de la familia
desde un principio. Además, teníamos todas
las facilidades, como acceso a Internet, yeso
me daba mucha tranquilidad para estudiar",
señala Jhans, con un tono de madurez que a
su corta edad sorprendería a muchos.
En el internado convivió con compañeros de
estudio que venían de distintas partes del país,
que traían consigo una experiencia de trabajo
y de vida que Jhans buscó absorber. "Además
de lo que aprendí en las clases, ahora me
siento más seguro de mí mismo y sé que ante
cualquier problema tendré el respaldo de mis
compañeros de estudios, porque somos muy
unidos y siempre estamos en contacto a través
de Interne\. Muchos trabajan en empresas
mineras y estoy seguro que más adelante me
rescatando talentos / becas propoli /45
-
encontraré en algún trabajo con varios de ellos".
Durante los seis meses que estuvo Internado en Cetemln.
Jhans pasaba ocho horas diarias dentro de un socavón.
Ahí. en uno de los túneles de la reproducción de una mina
construida dentro de un cerro. se ha acondicionado un
aula para que los alumnos reciban las clases teóricas. Y
ahí mismo. respirando el olor a tierra y humedad con el
que deberán convivir toda su vida. los alumnos ponían
en práctica lo que habían aprendido sobre excavación de
túneles, construcción de galerías, perforación de rocas,
colocación de explosivos, manejo de maquinaria, el con-
trol de la ventilación. y todo lo que les resultará indispen-
sable para trabajar en una mina teniendo responsabilida-
46/ becas propoli /rescatando talentos
dldcbcs\
de.l\-tro de la ",lM.
I
/
des de dirección y para afrontar cualquier emergencia.
Ahí. en el socavón. Jhans comenzó a descubrir que la
carrera que había elegida era bastante más dura de lo
que Imaginaba. Pero también se terminó de convencer
que había tomado la elección correcta. "Ahora sé que
es un trabajo muy duro y con riesgos. pero eso es algo
que tengo que afrontar porque me he convencido que
esto es lo que quiero y estoy decidido a dedicarme a esta
carrera". afirma. con una convicción que parece inque-
brantable.
Los viernes en la tarde era el día que los alumnos debían
demostrar en el terreno todo lo que habían aprendido
-
durante la semana y Jhans siempre era el primero volun-
tario en salir a hacer los ejercicios prácticos. "Yo me
ofrecía siempre para ser el primero porque estaba seguro
que lo iba a hacer bien".
Pero nos confiesa que sus deseos de ser el primero en
pasar esas pruebas también tenían que ver con sus ganas
de salir más temprano para volver a su casa. Los viernes
al final del día abandonaba el Internado para estar con su
familia hasta el domingo en la noche. cuando debía
volver. Y el viaje que le esperaba hasta su
casa era largo y agotador. más de tres
horas desde el kilómetro 50 de la
Carretera Central Ilasta la zona de
Comas donde vive con sus padres y
la menor de sus cinco hermanos. en una pequeña
casa de piso de tierra a la que se llega subiendo por unas
estrechas y empinadas escaleras y recorriendo luego un
camino de tierra que se interna en el cerro.
Su rendimiento académico fue tan bueno que apenas termi-
nó las clases sus profesores lo invitaron para que se integre
a la Universidad Católica para hacer prácticas en el labora-
torio de la Facultad de Ingeniería de Minas. "Estuve cuatro
meses en la Universidad haciendo prácticas en perforación
de rocas. Fue una experiencia muy buena".
Ahora que se ha graduado como espe-
cialista en explotación de minas, Jhans
quiere ir más lejos. Su próxima meta es
convertirse en ingeniero de minas. Con
esa idea fija en la cabeza de convertirse
en ingeniero, Jhans postulará este año a
la Universidad de San Marcos. Si llega a
convertirse en ingeniero de minas será
el primer ex alumno de explotación de
minas de Cetemin en obtener ese título.
"Haber estudiado esta carrera de
explotación de minas me servirá de
mucho cuando esté estudiando inge-
niería. Y si por alguna razón no me
. c.arrera
crmo
N'0Nb lY\e.dio '! f\O
  crmO
cbrero"
puedo graduar en la universidad. sé que ya
tengo una carrera que me permitirá trabajar
en lo que me gusta hacer. Con esta carre-
ra podré trabajar como mando medio y
no solamente como obrero". dice Jhans,
mientras camina por el sinuoso sendero de
tierra pedregosa que lleva a su casa.
Jhans llegó a Comas a los tres años. cuan-
do sus padres debieron abandonar su Vida de campo
en Tarma escapando, como miles de peruanos, de la
violenCia que por entonces ensangrentaba el país, espe-
cialmente las zonas andinas. En Lima tuvieron que iniciar
una nueva vida. Su padre comenzó a sobrevivir dedicán-
dose a vender verduras y abarrotes. Hasta ahora mantie-
ne a su familia con la compra y venta de estos productos.
"Por eso él viaja mucho a la sierra a traer productos que
vende aquí en Comas y está poco tiempo en la casa: mi
hermana menor y yo nos quedamos con mi mamá".
El camino de tierra se hace aún más angosto cuando
pasa por unas casas de techos de calamina, donde unos
perros flacos ladran con más ruido que fiereza, hasta
llegar a la pequeña casa de la familia Rivera. Jhans se
detiene frente a la puerta de su casa, que está al borde
de un profundo corte en el cerro, mira los techos que
se multiplican debajo suyo. habla de la pobreza que lo
rodea, de los jóvenes de su barrio, la
mayoría de los cuales, asegura, traba-
jan eventualmente como ayudantes de
construcción o cobradores de combi y
no tienen oportunidad de aspirar a otra
cosa, reflexiona un momento y dice sen-
tirse un afortunado por haber podido
estudiar una carera "que me permitirá
mejorar en la vida". "Pero yo quiero
seguir superándome todavía más, por
eso quiero ser ingeniero y me voy a
esforzar para lograrlo", asegura con
convicción antes de despedirse.
rescatando talentos / becas propoli / 47
..
48¡ becas propoli ¡rescatando talentos
rescatando talentos / becas propoli /49
-
SO/becas propoli /rescatando talentos
Q)jessica condori quispe
o "Me gusta tanto lo que estudio que me he
vuelto una obsesionada con la ropa. miro las
terminaciones de las camisas y pantalones
de todas las personas que pasan por la calle.
Hace poco me enseñaron a hacer bolsillos para
pantalones. aprendí que un bolsillo de dos
pestañas está bien hecho cuando las pestañas
no se abren. Y de todas las personas que he
observado. el 97% de ellas tienen el bolsillo
abierto. No tienen el bolsillo bien hecho. Yo
los vaya fabricar perfectos", dice Jessica. que
cuando comienza a hablar de ropa parece no
tener cuando terminar.
En su casa en Villa El Salvador se levantan
dos pisos y uno a medio terminar, una bodega
y seis sonrisas orgullosas, de los hermanos y
padres de Jessica Eulalia Condori Quispe. Ella
estudia confección textil en Senati gracias a
que ganó una Beca PROPOLl. Es la segunda
de cinco hermanos y sueña con tener su propia
marca de ropa de primera y con llevar a su
familia a conocer Machu Picchu.
Jessica es una chica de 19 años. extrovertida,
de ojos achinados y mirada curiosa, y por curio-
sa se estrelló contra su destino: confeccionar
ropa. "Tengo unos vecinos que techaron el
primer piso y después el segundo piso de su
casa. Y me dio curiosidad. quería saber qué
hacían. Me di cuenta que cosían todo el día y
siempre les llegaban telas bonitas y de colores.
Luego vi que techaron el tercer piso. Y me dije:
¿Tanta plata da coser? Y así comencé a averi-
guar sobre el negocio de la costura; además.
siempre me gustó hacer mi ropa". Hoy. no sólo
hace su ropa, sino también la de su familia. y
está pensando en poner su propio taller.
Estudiaba administración y vendía productos
Unique para conseguir algo de dinero. Fue en
ese momento cuando su hermana la alentó a
presentarse a las becas de PROPOLl y Jessica
accedió, sin dudarlo. Dio el examen. Estaba
segura que lo había hecho bien. "Cuando fui a
ver los resultados y encontré mi nombre en la
lista casi me muero de la emoción". Corrió a su
casa a contarle la noticia a sus padres y herma-
nos; era tanta la emoción que su padre no lo
creía. "Mi mamá se puso a llorar y me abrazó.
e
rescatando talentos / becas propoli / 51
I
1 I

Cuando mi papá terminó de creerlo también me abrazó
y me felicitó. Me llevaron a comer chifa para celebrar",
recuerda Jessica.
Desde el momento que postuló a la beca de PROPOLl
Jessica estaba segura que quería estudiar confección
textil en Senati. Estaba tan emocionada, que no veía la
hora de empezar las clases. "Me sentí orgullosa de haber
sido elegida y quería dar lo mejor de mi".
Las clases empezaron. Sorprendida, Jessica se sentó
en la máquina de confección del primer módulo de
estudio; se sintió tan cómoda cosiendo que no lo pudo
creer. Nunca había agarrado una máquina de coser. "Era
increíble, parecía como si siempre lo hubiese hecho, me
encantó", dice, mientras su memoria viaja a ese primer
día de clases. Hizo su primera bolsita y se la regaló a su
mamá. Hasta ahora ella la guarda de recuerdo. Jessica
tiene una relación especial con su madre: siente que por
ella es la chica en la que se ha convertido: honesta, ale-
gre y exigente. "Cuando mi mamá me abraza siento que
todo mejora. que está cerca y que puedo todo. Mi mamá
es muy tierna. le cuento todo", confiesa, con un cariño
que la desborda.
52/ becas propoli talentos
•Creo 9\.X'.. las
9\.X'.. tieJ\eJ\
ab:Jl\ debet\
de el)
c4 crmo yb
lo

deJic.¡:ciéf\) elloS
-i:cffibiéJ\

 
Jessica ayuda en todo lo que puede en su casa. Su día
empieza muy temprano: hace el desayuno para su papá y
sus hermanos. alista los libros de sus hermanito para que
se vaya al colegio, barre y limpia la casa, y después apoya
a su mamá en las ventas de la bodega. También colabora
en la cocina y sirve el almuerzo a sus hermanos cuando
llegan del colegio. Entre tantas cosas que hacer. se da un
tiempo, hace las tareas del instituto y se va a estudiar.
En Senati. además de las clases para graduarse como
confeccionista textil, Jesslca asegura que encontró bue-
nos amigos. "La gente es súper fresca. he hecho un
buen grupo con otros chicos becados por PROPOLI y con
otros amigos que ya estaban en el instituto". Cuenta que
han hecho reuniones, intercambio de regalos y que fre-
cuentemente se juntan y la pasan muy bien. "Todos mis
compañeros me ayudan. nos apoyamos. son muy buenas
personas
La obsesión de Jessica por los detalles la lleva a soñar
con creaciones de ropa. "Lo que más me ha gustado
aprender a confeccionar en mis clases es una camisa,
porque hay que ser detallista". Los bolsillos de los pan-
Su filosofía de vida es simple e inteligente: -Creo que las
personas que tienen algún sueño, deben de luchar por
conseguirlo, porque así como yo lo estoy logrando con
empeño y dedicación, ellos también podrían. El tema es
nunca rendirse".
Jessica dice con orgullo que es recta consigo misma,
valiente y luchadora, pero, sobre todo, alegre y bailarina.
y así, bailando entre telas de ciares, máquinas e hilos, ter·
minará el camino que empezó por curiosidad. "Sé que lo
vaya lograr, estoy luchando por eso", afirma, convencida
de sus palabras.
o "Al terminar la carrera de confección textil el
alumno posee destrezas, habilidades operativas
y productivas. y conocimiento tecnológico de los
procesos productivos de la industria textil. Tam-
bién desarrolla nociones tecnológicos relaciona-
dos con las matemáticas, física, dibujo técnico,
seguridad industrial, inglés técnico e informática.
El egresado es capaz de ejecutar tareas produc-
tivas, operar y efectuar el acondicionamiento de
máquinas de confecciones textiles de tipo indus-
trial, tales como las de costura recta, remallado-
tas, ojaladoras, botoneras, recubridoras, ribetea-
doras, atracadoras, etc. Asimismo, está en con-
diciones de desarrollar y verificar los patrones de
ropa femenina, masculina e infantil, y ejecutar el
control de calidad durante el proceso de produc-
ción y el acabado final de las prendas. El incre-
mento de la demanda internacional de prendas
de vestir con características de alta calidad es
tan significativo que en Senati no nos damos
abasto para capacitar al personal que demanda
esta industria. Estimamos que tenemos un 98%
de inserción laboral de los egresados de esta
carrera" .
josé palacios
jefe del centro de fonnación
profesional de confecciones
servicio nacional de adiestramiento en
trabajo industrial (SENAT1)
"Lo 9L-€. rY\e.
3US+.Mo a
eJ\ rY\t.s
es lX'-O  
€ 9L-€. g:T
.
INSCRIPCIÓN
talones, las costuras, los
cuellos, las mangas, las
solapas, los botones, las
terminaCiOnes, los pes-
puntes, las bastas, los
puños, a Jesslca no se le
escapa uno,
Jessica termina la carre-
ra de confección textil en
diciembre de 2007, y ya
piensa en tener un taller
provisional en su casa
antes de terminar sus
estudios, y en construir
más adelante uno en el tercer piso de su casa, Luego le
gustaría convertirse en una confeccionista de primera y
tener una empresa: "Quiero que vengan las personas de
las tiendas importantes a solicitarme que les cosa y les
fabrique camisas y pantalones",
La mirada se le llena de ilusión al hablar de sus proyec-
tos futuros, A la empresa que espera tener le pondría
"Fabia 's", porque su papá se llama Flavio y la menor
de sus hermanas Fabiola: ella es su engreída, quien la
hace reír con sus ocurrencias, Pero Jessica no solamente
piensa en ella y su familia, Asegura que cuando tenga su
empresa de confecciones le dará trabajo a la gente de su
barrio, porque la mayoría no tiene un empleo estable,
rescatando talentos / becas propoli /53
...
I
54/ becas propoli /rescatando talentos
rescatando talentos / becas propoli / 55
..

\XX'9Ge f\O 9lJería

 
'! 9
lJería

-- -----'
56/ becas propoli /rescatando talentos
0juan carlos ramírez amable

In

o Hace 23 años, cuando Juan Carlos apenas
tenía un año, la familia Ramírez tuvo que aban-
donar su vida en el campo ayacuchano para
viajar a Lima escapando de la violencia que
comenzaba a escalar imparable en Lucanas,
donde los Ramírez vivían. El padre de Juan Car-
Ias decidió que su familia no estaba segura en
una zona donde los abusos de quienes tenían
las armas y la muerte se habían convertido en
algo cotidiano, así que empacó algunas pocas
cosas y emprendió el viaje, con su esposa y
sus dos hijos -Juan Carlos y el mayor, que tenía
tres años- hacia un futuro incierto. Llegaron a
Lima casi sin nada, pero con la esperanza de
progresar en la ciudad.
Se instalaron en San Juan de Miraflores, en la
casa de unos parientes. Ahí estuvieron un año,
hasta que se enteraron que se preparaba una
invasión en Pamplona Alta y se plegaron en
busca de un lugar propio para vivir. Pusieron
unas esteras en un pedazo de terreno y comen-
zaron su nueva vida. En su casita de esteras,
Walter Ramírez y Hermitania Amable tuvieron
dos hijas más.
"Estuvimos como siete años viviendo así, en
esteras, hasta que mis padres comenzaron a
construir poco a poco esta casa de material
noble", recuerda Juan Carlos, mostrando su
casa, a la que se llega subiendo por una empi-
nada cuesta de tierra.
Cuando terminó el colegio, Juan Carlos comen-
zó a trabajar en diversos oficios. Fue ayudante
de un vecino suyo que es electricista, ayudante
de gasfitería, obrero de construcción, pintor de
casas. El año 2004 consiguió un empleo en
el programa A Trabajar Urbano, donde estuvo
seis meses construyendo escaleras y muros en
San Juan de Miraflores.
Así estaba, saltando de un empleo eventual a
otro, cuando un día su madre llegó a la casa
con la noticia que se estaban ofreciendo becas
para jóvenes de pocos recursos económicos
del distrito. Doña Hermitania se enteró del
programa de Becas PROPOLI en el Comedor
Popular "Ayudando al Prójimo", del cual es la
presidenta.
-
rescatando talentos / becas propoli /57
plásticos, que coloca en una congeladora. Su esposa lo
ayuda. "Estamos haciendo helados de frutas". explica. E
inmediatamente. agregCi: "No hay trabajo y hay que vivir
como comerciante vendiendo lo que se pueda. En verano
hago helados para vender en el mercado. Eso me permite
un ingresito extra en esos meses", dice don Walter. quien
•La fl'\3ytxfa ~  
((\iedo de 9-*:>ir al
r-ost.e. Yo f\O".
Durante el tiempo que estuvo estudiando la carrera de
cableado estructurado y redes telefónicas en el Instituto
Nacional de Investigación y Capacitación en Telecomuni-
caciones (Inictel), Juan Carlos fue un esmerado alumno.
Cuenta que le han enseñado, entre otras cosas. a tender
cables telefónicos. a configurar equipos. a desarrollar
pequeñas redes. a realizar cableados estructurados
según los estándares de la industria, incluyendo cables
de fibra óptica. y que tenían muchos ejerciCIOS práctiCOS.
"Uno de los ejercicios que repetíamos mucho era subir
a un poste. que está en el patio de Inictel. para tender
cables telefónicos. Debíamos seguir sin equivocarnos
todos los pasos que nos habían enseñado: poner la
escalera. usar el cinturón de seguridad. hacer el tendido
del cable". Sonríe cuando recuerda lo que sus profesores
llamaban "la prueba del valor". y que consistía en que
los alumnos subieran hasta lo más alto del poste mien-
tras abajo el profesor movía con fuerza la escalera. "La
mayoría se moría de miedo cuando estaba zmba. Pero
yo normal. porque ya estaba acostumbrado a las alturas
porque había trabajado pintando casas", asegura.
Mientras Juan Carlos. que está sentado en una silla de
la sala de su casa. relata su experiencia en lnictel, su
padre está al lado, en un pequeño espacio entre la sala
y la cocina. concentrado llenado unos pequeños vasitos
"Me animé a postular a la beca porque ya no quería
seguir viviendo solamente de cachuelos y quería pro-
gresar. Antes no había estudiado porque no tenía los
recursos económicos, por eso esta beca era una gran
oportunidad para estudiar y decidí tomarla". Juan Carlos
postuló y obtuvo la beca. Sin dudarlo escogió el curso
de cableado estructurado y redes telefónicas. "Ya había
trabajado ayudando a cablear casas y por eso me intere-
sé en esa carrera. Además, el trabajo de tender cables
telefónicos siempre me pareció interesante". Juan Carlos
recuerda que cuando era niño cada vez que llegaban a
su barrio a tender cables en los postes él se acercaba a
mirar. Desde entonces, dice. se imaginaba trepado en los
postes haciendo reparaciones y poniendo cables.
ss / becas propoli /rescatando talentos
aurelio bazán
director de telecomunicaciones
instituto nacional de investigación y
capacitación en telecomunicaciones (INIClEL)
o "La especialización en redes telefónicas
le otorga al egresado los conocimientos para
ejecutar labores de supervisión de planta exter-
na, manejar las normativas y técnicas para la
construcción de las redes telefónicas, configurar
equipos y desarrollar pequeñas redes. El curso
de cableado estructurado prepara a los alumnos
para realizar pruebas del cableado e instalación
de cables UTP y de fibra óptica, en el montaje y
acondicionamiento de racks de telecomunica-
ciones y en criterios básicos de certificación. Los
egresados están preparados para trabajar super-
visando y ejecutando labores de planta externa
y tienen las habilidades suficientes para realizar
instalaciones de cableado estructurado basán-
dose en las normas establecidas. Los especialis-
tas pueden trabajar en las empresas del rubro
de telecomunicaciones que ejecuten trabajos
de planta externa e instalación de cableado
estructurado, como aquellas que dan servicios
a las empresas de telefonía, de televisión por
cable y otras que realizan labores afines. La
demanda laboral para esta carrera es alta y está
en aumento. Dos de los becarios de PROPOLl
recientemente egresados han sido contratados
como trabajadores estables y bien pagados".
rescatando talentos / becas propoli / 59
La .(C/(\ilia de JUCJ\
CorbS llejó de
 
ci\oS '! lN;-tab
eJ\ JUCJ\ de

a permitir
muy bueno
Sin dejar de preparar sus helados, opina
sobre la beca que obtuvo su hijo: "Noso-
tros no tenemos recursos para pagar-
le algún estudio a nuestros hijos,
por eso no estudiaron después
de salir del colegio. Que ahora
Juan Carlos haya podido estudiar
gracias a esta beca y que tenga
una carrera que seguramente le va
aspirar a un mejor futuro me parece algo
para él y estamos
muy agradecidos por
eso".
Juan Carlos terminó
la carrera en febre-
ro de 2007 e inme-
diatamente ingresó,
junto con otros dos
compañeros de su
promoción, a una
empresa a trabajar
como practicante
haciendo cableado
de conexiones para
televisión por cable.
"Estuve practicando
un mes y aprendí
muchas cosas que me han servido para complementar lo
que estudié. Ahora espero conseguir un empleo estable.
Esta carrera tiene buenas posibilidades y me va a dar la
oportunidad de ganar más de lo que ganaba pintando
casas o ayudando en algún trabajito eventual. Espero
poder ayudar a mi familia ahora que tengo esta carrera".
Juan Carlos asegura que ahora ve con mayor optimismo
su futuro y que tiene muchas esperanzas en la carrera
que decidió estudiar cuando tuvo la oportunidad de
hacerlo.
también le vende cartones, azúcar, arroz y lo que pueda
a los comerciantes de La Parada para ganarse
la vida.
-
I
I I
60/ becas propoli /rescatando talentos
rescatando talentos / becas propoli / 61
I 1
...
  de la
N:J -tmía

LJl'\d c.arrera '! U\
.
62/ becas propoli /rescatando talentos
g----_....._----------------------
cinthya gonzales loayzajmiriam castañeda vega
o "Haber obtenido esta beca me ha servido no
solamente para aprender una carrera, sino para
desempeñarme mejor como persona. Haber pacido
estudiar y graduarme es algo muy importante para
mí. Estoy muy feliz .... ", a Cinthya Gonzales se le
quiebra en ese momento la voz, los ojos se le ponen
brillosos, mira al público que la escucha, respira
profundo y retoma su discurso: "Hoyes un gran día
para mí, y estoy segura que para todos los graduados
que hemos pacido estudiar gracias a la beca que
nos dieron. Hace unos meses no tenía trabajo y hoy
tengo una carrera y un empleo.. , Estoy muy emocio-
nada.. ,", Cinthya no puede controlar más la emoción
y su rostro se cubre de lágrimas. "Disculpen, es la
felicidad por este momento tan importante, Gracias
por todo", dice, como final de su discurso de gradua-
ción,
Ella fue seleccionada para hablar en representación
de sus compañeros del Instituto de Formación Ban-
caria (IFB) durante la ceremonia de graduación de
los becarios de PROPOLI, que se realizó en diciembre
de 2006 en el Hotel Bolívar. lIempo después, Cinth-
ya recuerda ese momento: "Cuando hablé durante la
graduación sentí una felicidad inmensa por estar ahí,
por lo que había logrado, por eso me emocioné tanto
y lloré, Fueron lágrimas de alegría",
Cinthya se había quedado sin empleo, cuando una
amiga suya, que vive cerca de su casa en Ate, le
contó que había recibido una beca para estudiar en
el IFB, Cinthya le preguntó todos los detalles y así se
enteró de PROPOLI y de su programa de becas para
jóvenes, Cuando obtuvo la beca después de pasar
los exámenes, dudó entre las carreras de cajero
terminalista y de chef, "AJ comienzo pensé en estu-
diar oocina, porque me encanta cocinar, pero al final
me decidí en estudiar para cajero porque ya tenía
experiencia trabajando en empresas y porque es
una carrera que tiene mucho campo laboral", señala,
recordando el momento en el que decidió la carrera
que iba a estudiar,
Antes de obtener la beca, Cinthya, que ahora tiene
21 años, había trabajado como secretaria en una
empresa durante dos años, hasta que tuvo que
abandonar ese empleo. AJ salir del colegio había
estudiado informática, con la ayuda económica de
unos tíos. Esas dos experiencias, asegura, fueron
claves para que se decida por la carrera de cajero.
rescatando talentos / becas propoli / 63
"En el Instituto me fue muy bien. Comencé a estudiar en abril
y terminé en octubre del año 2006. Estuve entre los primeros
puestos", asegura. Su buen rendimiento académico le valió para
conseguir empleo a las pocas semanas de haberse graduado.
En noviembre de 2006 ingresó a trabajar como asistente de
servicios al cliente en la empresa telefónica Claro.
"Me aceptaron en ese trabajo después de pasar tres pruebas.
Si no fuera por la carrera que estudié en el IFB no habña  
do conseguir ese empleo. En el trabajo me va muy bien y hay
muchas posibilidades de ascender. Esta carrera tiene varios
campos en los que uno se puede enfocar. En el Instituto hice un
grupo con cinco amigas, y ahora todas ellas están trabajando,
una en una farmacia como cajera ylas otras en distintos bancos,
en caja o en el área de de crédito. Esta carrera te da
muchas oportunidades de empleo. por eso estoy tan contenta y
agradecida por la beca que me dieron". dice Cinthya, quien traba-
ja de lunes a sábado de ocho de la mañana a cuatro de la tarde.
y después de clases ha comenzado a estudiar inglés.
Entre los graduados del IFB que escuchaban esa noche de
diciembre de 2006 el emocionado discurso de graduación de
Cinthya, estaba Miriam castañeda, una joven de 17 años, con
cara de adolescente y una bebé de seis meses en brazos. Ella
también se graduaba esa noche.
Haber logrado culminar la carera fue una gran victoria para
Miriam, quien estuvo muy cerca de abandonar los estudios
cuando, como un golpe del destino que la tomó desprevenida, la
sorprendió la noticia de que estaba embarazada. Apenas tenía
16 años cuando en junio de 2006 nació su hija. a la que ha
llamado Estrella Valentina Angelí.
"Cuando postulé a la beca no sabía que estaba embarazada.
Me sentía mal. pero el médico me había dicho que tenía gastri-
tis. Cuando me enteré que estaba embarazada pensé dejar de
estudiar. pero mi mamá me animó a que siga estudiando y se
ofreció a cuidar a mi hijita mientras yo estuviera en clases. Con
ese apoyo decidí seguir adelante con la beca. Eso era lo mejor
que podía hacer por la hija que iba a tener". señala Miriam, que
interrumpe su relato para pararse a atender a su pequeña hija,
que se acaba de despertar y ha comenzado a llorar.
64/ becas propoli /rescatando talentos
MirÍM\ újLedá
eN\barazeJa CJ.JCNlo
-leJ\ía I cJ'oS '!
estU/o él ¡:u\-to
de \0:;
estudio:;.
El embarazo le hizo las cosas más difíciles. pero finalmente logró
superar los problemas y graduarse. 'Yo comencé a estudiar en
febrero del año 2006. Me acuerdo que en clases me daban
mareos yestaba muy incómoda. Pero seguí estudiando. Cuando
di a luz tuve que dejar de estudiar un mes y después regresé a
clases y terminé en noviembre".
Miriam vive en Comas con su hija. sus padres y sus dos herma-
nos mayores. Asegura que aunque no vive con él mantiene una
buena relación con el padre de su hija. un joven de 22 años que
trabaja como ayudante en un taller textil. "Él siempre viene a ver
a la bebé yse preocupa por ella, pero no podemos vivir juntos por
falta de dinero. Esperamos poder hacerlo pronto".
cargando a su hijita para hacerla dormir. recuerda que cuan-
do le dijeron que lo que tenía no era una gastritis. como
increíblemente le había diagnosticado un médico semanas
antes, sino que estaba embarazada, no supo qué hacer.
"Me quería enterrar de la vergüenza", confiesa. "Mis
padres se pusieron pálidos, se queñan morir". suspira
y sonñe, pero en ese momento no hubo sonrisas.
-
sino enfado y mucha preocupación por
lo que venía.
se queja de que en el colegio nunca
le hayan dado un curso de eeucación
sexual y que ni siquiera le hayan hablado
sobre los distintos métodos para evitar
un embarazo no deseado. Eso pocría
haberle evitado quedar embarazada a
tan corta eead, cuando recién comen-
zaba a vivir. "Si no hubiera quedado
embarazada ahora estaría trabajando
tranquila, pero no puedo hacerlo porque
tengo que cuidar a mi hijita. Pero, a pesar
de todo, quiero salir adelante y trabajar.
Ahora mi hija está un poquito más gran-
de y mi mamá me ha ofrecida cuidarla
para que yo pueda trabajar". Mira a su
hija, que se ha queeado donnida, piensa
un segundo y agrega: "A pesar de los
problemas ahora que tengo a mi hijita la
quiero mucho, con ella me alegro".
Miriam fue siempre una muy buena
alumna en el colegio. Fue la más estu-
diosa de los tres hermanos y siempre
estuvo entre los primeros de su clase.
Los diplomas que cuelgan en la paree
de la sala de su casa dan testimonio de
su buen rendimiento escolar. Por eso, ni
su padre, un trabajador jubilado de una empresa de fundición
de metales, ni su madre, se sorprendieron cuando les dijo que
había ganado una beca para estudiar. Por el contrario, la noticia
les confinnó las esperanzas que tenían puestas en su hija. La
sorpresa llegaría poco después con la noticia del embarazo.
Pero Miriam siempre fue muy aplicada y empeñosa, y ahora, que
es una joven madre, quiere seguir por ese camino y no está dis-
puesta a dejarse vencer por las dificultades. 'Tengo una carrera
que debo aprovechar para trabajar y darle lo más que pueea a mi
hija", afinna, muy segura de sí misma y de salir adelante a pesar
de su prematura maternidad.
•~ o hablé eJ\ IY\l
3mduccim ~ Ü \./f'.a
-felicidad iM\eJ'9. ~
esbr eN) ~ lo O¡Le
había l ~ m d o  
. ,
manza nos
coordinadora del programa de
certificación para cajeros, diplomados y
programas especiales
instituto de fonnación bancaria (IFB)
O "El programa de cajeros es una certificación
que dura cinco meses y consta de un paquete de
cursos y seminarios, con lo que se busca brin-
dar una formación en la parte técnica (manejo
de caja) y en la parte personal (interrelación per-
sonal y atención al público). El alumno al culmi-
nar la carrera sale preparado para trabajar como
cajero, con todo lo que ello implica: manejo de
dinero, de cheques, de tarjetas de crédito, entre
otros medios de pago. Adquiere la habilidad
para detectar billetes y documentos falsificados.
Asimismo, obtiene conocimientos de calidad en
el servicio, dominio de técnicas de ventas y aten-
ción al cliente. Con la formación que adquiere,
el egresado puede desempeñarse, además de
cajeo terminalista, como representante financie-
ro, asesor o promotor de servicios, funcionario
de operaciones, tanto en entidades financieras y
no financieras, así como en todo tipo de empre-
sa. Hay una alta demanda laboral en este rubro.
Calculamos que el 98 por ciento de nuestros ex
alumnos logran insertarse laboralmente en dis-
tintas entidades y empresas".
rescatando talentos 1 becas propoli 165
66/ becas propoli /rescatando talentos
rescatando talentos / becas propoli /67
PROPOLI
av. reducto 1290, mlraflores
teléf. 444-1001/ 444-0996/ telefax: 446-2407
www.propoli.org
prensa@propoli.org
PROPOLI
***
* *
* *
* *
***
U ION
EUROPEA
 
al y DesarroUo Social