Está en la página 1de 2

LA MONARQUÍA (753 a. de C.

)
La organización política romana, durante su primer ciclo histórico, reposaba en un gobierno de cuño monárquico, asentado sobre tres factores políticos: Magistratura, Senado y Pueblo. El rey era el magistrado exclusivo y vitalicio del período monárquico, el senado era el órgano asesor y consultivo del soberano y el pueblo se reunía en asambleas o en comicios. 1.- ORGANOS POLITICOS PRIMITIVOS. a) Las gentes constituyeron, al tiempo de la formación de Roma, un agrupamiento humano esencial, caracterizado por una unidad política con un alto grado de independencia, dado que contaba con sus órganos de gobierno, si jefe o pater, sus propias normas de derecho privado ( mores maiorum). Tuvo la Gens su régimen económico propio y sus divinidades protectoras del grupo, con sus sacra gentilitia, que tenían por sumo sacerdote al pater o jefe. b) La Familia era un órgano vital dentro del cuadro político de la época, dado que la confederación de familias constituía una casa o gens, basada en presuntos orígenes comunes. La Familia se organizó autonómicamente, con un jefe, el paterfamilias, que tenía poderes absolutos en el orden político, judicial y religioso. c) Las tribus: la primitiva organización tribal respondía a tres fines: 1) militares, porque proveía al ejército de un importante contingente de militares; 2) políticas, porque dotaba de miembros al aristocrático senado primitivo, 3) religiosas, porque daba sacerdotes a los antiguos colegios sacerdotales. d) Las Curias: las tres tribus originales se dividían en 10 curias cada una. La curia fue una distribución hecha por la naciente civitas de los grupos gentilicios que constituían en atención a un elemento nuevo: el domicilio. La curia tenía dos funciones importantes: una militar, al proveer a las legiones de cien hombres cada una, y otra política, al constituir la unidad de votación en los primeros comicios romanos, que se denominaron comicios curiados. 2.- ÓRGANOS POLÍTICOS DE LA CIVITAS a.- El Rey: fue el supremo magistrado de la época monárquica. La magistratura real era vitalicia, monocrática o unipersonal, y sagrada. El Rey tenía amplios poderes: 1) Politicos, pues organizaba el estado, convocaba y presidía los comicios, y designaba a los miembros de los jurados. 2) Religiosos: b) El Senado: fue la asamblea de los patres que coparticipaba del poder real como consejo del Rey. Solamente los patres tuvieron el exclusivo privilegio de integrar el senado romano. Asumían el interregnum en caso de vacancia del poder real, convalidaban las decisiones del comicio mediante la patrum autoritas, y actuaban asesorando al Rey. c) El comicio: fue la asamblea popular que nació con Roma misma y su función específica fue la de investir al rey de Imperium, otorgándole los amplios poderes correspondientes a su cargo. Los Comitia curiata fueron un órgano cívico de control y decisión de actos, por ejemplo, sobre la adrogatio (forma de adopción) y sobre testamentos. 3.- LOS COLEGIOS SACERDOTALES Tres fueron los colegios sacerdotales que se destacaron en la elevada misión de interpretar la voluntad de los dioses y de auxiliar al rey en el manejo de los sacra publica. 1.-Los Pontífices: presidido por un pontífice máximo, árbitro de lo divino y lo humano. Controlaban los cultos privados; los archivos religiosos; redactaban el calendario, dictaminaban sobre adopciones y testamentos e interpretaban el derecho. Respondían a consultas sobre temas jurídicos ( responderé); asesoraban sobre actos jurídicos a los particulares (cavere); y suministraban fórmulas procesales (agere). 2.- Los Augures: consultaban la voluntad divina (auspicia), en los actos de carácter político o militar que pudieran tener gravitación sobre la conducción del estado. 3.- Los Feciales: Intervenían en las relaciones internacionales, especialmente en la declaración de guerra y la concertación de la paz. pues era el supremo sacerdote, consultaba a los auspicios y regulaba los sacra pública. 3) Militares, pues poseía el comando de las legiones y la dirección de la defensa del estado. 4) De orden internacional, pues representaba a Roma ante los otros pueblos y podía declarar la guerra y firmar tratados de paz. También tenía poder de distribuir la tierra pública ( Ager publicus ), y emitía o interpretaba la norma jurídica.