Está en la página 1de 2

El columpio.

Fue pintado por Jean Honoré y Frago-
nard y constituye una suma de su arte y
de su siglo. Encargado para el deleite de
un Barón, capta el espíritu y la morali-
dad de su época. La doncella del colum-
pio, empujada por un obispo, deja volar
sus faldas por el aire y lanza un zapato,
mientras, desde abajo, un joven enamo-
rado se desvanece ante tan exquisita
visión

"Te coronaré con una guirnalda de paja,
y te desposaré con un anillo de junco"
EL ARTE vIS0AL
BE LA }0YERIA
ALu0 BE }0YERIA EN EL ARTE
Pintado por el joven Rafael en 1504.
Fue encargado como un retablo
dedicado al anillo de la Virgen para una
iglesia de Citta di Castello. Según la
"Leyenda de oro", los pretendientes de
María, una Virgen del templo, debían
entregar varas al Sumo Sacerdote. El
hombre cuya vara floreciera obtendría
la mano de la Virgen. José fue el
afortunado y se le representa con la
vara en flor en una mano y un anillo en
la otra.
C0lF6l0 CFlFSTÍN IRFlNFT
8LClnA CA81ACLnA 1C88LS
UNA JOYA ES UNA PIEZA DE
ARTE RICA Y COMPLEJA CON
RASGOS PROPIOS, SURGE
DESDE UN PRINCIPIO
CARGADA DE MATICES
PERSUASIVOS Y
REFERENCIALES

EL PROPÓSITO DE ESTE
TRÍPTICO CONSISTE EN
MOSTRAR LA IMPORTANCIA
DEL ESTUDIO DE LA IMAGEN
Y EL ARTE DE LA JOYERÍA
ADEMÁS DE SU DISEÑO, QUE
ES CONSIDERADO PARTE
FUNDAMENTAL DELOS
CÓDIGOS VISUALES A TRAVÉS
DE LOS SIGLOS Y EN SU
NTERACCIÓN CON LOS
LENGUAJES DEL ARTE SE LE
ENFOCA, ASIMISMO, DESDE
UNA PERSPECTIVA
SOCIOLÓGICA E HISTÓRICA
CuL SL CCnvlL81L
ICONOGRÁFICA EN LAS
ARTES VISUALES
Desde el suave lustre de los diamantes en bruto
del Renacimiento hasta la deslumbrante pirotecnia
de la elegante sofisticación del siglo XX, el anillo
de diamantes, como un círculo encantado.
‘Dos antorchas en un anillo de fuego ardiente
Dos voluntades, dos corazones, dos pasiones Se
unen en matrimonio con un diamante.’
Ya en el siglo XV, las sortijas de diamantes se
habían convertido en una característica
establecida de las bodas entre reyes y reinas y de
los matrimonios por poderes de sus hijos.
los orfebres de finales de la Edad Media
utilizaron la imaginación compusieron unos
engastes aún más sofisticados, por ejemplo
rosetones, letras del alfabeto, y el símbolo de la
Virgen, la flor de lys, un apropiado emblema
para la inocente y joven novia
Al mismo tiempo, inscribían "posies" en los aros
de los anillos, inscripciones que solían quedar
ocultas en el interior. Estas secretas palabras de
amor podían ir decoradas con rosas
Un diamante puntiagudo y afilado era sumamente
codiciado para escribir sobre el vidrio. Muchos
miembros de la nobleza disfrutaban de esta
caprichosa forma de coqueteo, entre ellos Isabel
I, quién intercalaba con Sir Walter Raleigh
enigmáticas palabras grabadas sobre cristal de la
v e n t a n a .
"Con gusto me levantaría, pero temo caer"
A lo que Isabel garabateaba esta respuesta:
"Si el corazón te falla, a levantarte no has de
volver"
SORTIJAS SORTIJAS SORTIJAS SORTIJAS
"Una sortija de compromiso es un asunto que requiere una seria
consideración por parte del joven. Él desea lo mejor que su bolsillo
pueda permitirse y, lo que es más importante, el anillo se adapte al
gusto de su novia. Ya sea preguntándosele a ella directamente o bien
a través de alguien que conozca sus preferencias, averigua lo que
desea y trata de complacerla por todos
los medios. El mayor y más perfecto
diamante solitario que un joven pueda
permitirse es desde hace muchos años el
típico anillo de compromiso."

"La fidelidad y el cielo son redondos y en
ellos se basa el emblema"
Es lo que se ha dicho a través del tiempo, y en lo que nos
centraremos
El precursor de la actual sortija de compromiso fue un sencillo aro
de hierro. La antigua tradición romana consistía en entregar un anillo,
un símbolo del ciclo de la vida y de la eternidad que constituía una
pública promesa de que el contrato matrimonial entre un hombre y una
mujer sería espetado. En la época de Plinio (23 – 79 D.C.) el anillo
se fabricaba de hierro
El simbolismo del anillo –que
significa eternidad- no se vio
reforzado hasta el siglo XV por
el emblema de la fidelidad
conyugal... el diamante, PUES
reúne la fuerza inflexible e
invencible. ¿Qué mejor emblema
para una asociación que habrá de
durar toda la vida?.