Está en la página 1de 2
EL Concepto de cultura en la Tradición Antropológica Existen diferentes historias del concepto “cultura” que se remontan de la latinidad clásica, también el concepto está dentro del desarrollo intelectual europeo, además encontramos desde el punto ideal griego y el concepto científico de “cultura” (elaborado por la antropología). Este último con la finalidad de conocer el valor de las formas de organización social y las costumbres de todos los pueblos, e inclusos de aquellos grupos que se consideran “primitivos”. No es casual que la primera formulación del concepto científico de cultura se remonte al periodo en el cual la antropología se constituye sobre la base de interés hacia los pueblos primitivos tratando de ordenar el material etnográfico que se fue acumulando en el transcurso de los siglos. Estableciendo la fecha de nacimiento del concepto 1871, año de publicación de Primitive Culture de Edward Tylor. En un periodo de diez años anterior había sido fundamental para conformar el surgimiento de la antropología en base de la etnología. En 1859 apareció “El origen de las especies; pero antes de esto, diferentes autores establecieron corrientes de formación histórico-jurídica. Llegando al descubrimiento de las estructuras características de la sociedad antigua o primitiva. Luego de varias corrientes. 20 años despues Spencer llega y publica “ Principles of Sociology”, proponiendo que bajo una perspectiva evolucionista el desarrollo de las relaciones domésticas y de los distintos tipos de institución. Planteado las premisas metodológicas y esquemas principales de interpretación donde se fundara la nueva ciencia antropológica. Tylor concuerda con los otros autores adoptando el punto de vista histórico-evolutivo que lo induce a la organización social primitiva como el principio del desarrollo de la humanidad, con características similares entre todos los pueblos, enfatizando Tylor una concepción iluminista, estableciendo así que todas las sociedades pasan por tres etapas: primitivo, barbarie y civilización, y en que cada una de las etapas se desarrolla una cultura. Pero recién en el ámbito cultural alemán, por manos de Burckhardt (1860) se estaba entregando los elementos necesarios conceptuales para llegar a un concepto total de cultura. La nueva ciencia antropológica se desarrollaba en el ámbito inglés, sobre todo en EEUU, hallando su propia base en el concepto de cultura. De la definición de Tylor retomaba su significado “total”, la consideración de la cultura como un conjunto incluyente de todas las manifestaciones del hombre en cuanto miembro de un grupo social y sus modos de comportamiento. Por medio de las tesis desde Boas hasta Malinowski, predominan el carácter descriptivo, al igual que Tylor, estas definiciones tratan de enumerar la variedad de contenidos que constituyes el ámbito objetivo de la cultura y gracias a esto surgen con mayor precisión los diferentes componentes de la cultura: los hábitos sociales, reacciones y actividades que caracteriza el comportamiento de los individuos de una comunidad; ademas como expreso boas, están los productos de estas acciones :el conjunto de las costumbres y el conjunto de los artefactos. Y otros elementos, no diferenciados de las costumbres; valores, esto es, las creencias y las reglas del comportamiento. Boas y la escuela boasiana creen en la diferencia entre herencia biológica y herencia social. Tylor también manifiesta la afirmación del carácter adquirido de la cultura Después de cincuenta años, el concepto de cultura se ha ido transformando en un concepto colectivo que designa una pluralidad de culturas distintas y al mismo tiempo independiente. Por lo tanto, cada cultura, en su singularidad, se convirtió en un objeto de investigación antropológica, o también la relación entre una cultura y otra; lo que existe, de hecho, son las culturas en su individualidad empírica observable. De ahora en adelante, cualquier teoría de la cultura ya no podrá prescindir de la consideración sobr e la “herencia social” diversificada, cuyos portadores son los grupos y de la cual deriva la existencia de culturas recíprocamente diferentes. Actualmente el concepto de cultura ha desbordado los límites disciplinarios de la antropología de las mismas ciencias sociales para asumir, quizás, una importancia “filosófica” más que científica. Como consecuencia, dicho concepto ha constituido el instrumento con el cual el mundo europeo se liberó del etnocentrismo y llego a reconocer la existencia de otros ámbitos culturales respecto de los cuales ilegitima, además de ilusoria toda presunción de superioridad.