REPORTAJE

La Tauromaquia como industria y Patrimonio Cultural
La octava temporada de la revista Taurodelta abre su sección de reportajes con la intención de abordar temas que preocupan, pero también tocar otros que den a conocer actividades relacionadas con la tauromaquia, un contraste de luminosidad.
Texto: David Plaza Fotos: Juan Pelegrín

ara esta rentrée abordamos el futuro legislativo de la Tauromaquia en España y sus posibles consecuencias. La historia se remonta al año 2000. A comienzos del siglo XXI los toros fueron criogenizados por la Administración. Pero no fueron depositados en soluciones líquidas para mantenerlos intactos, sino llevados al cuarto oscuro del Ministerio del Interior como se hace con esos juguetes, muebles y utensilios que ya no te sirven pero que no quieres tirar. En ese inacabable viaje al fin de la noche hibernó casi tres lustros la Comisión Consultiva Nacional de Asuntos Taurinos, que era el único canal posible para reunir a las distintas administraciones con el sector taurino. De aquella inacción salió el sector e intentó constituirse en una sola voz que le hiciera más fuerte a través de la Mesa del Toro, pero fue en vano. Inspirada en el gran proyecto que nunca fue realidad al que llamaron CAPT (Confederación de Asociaciones de Profesionales Taurinos), a la mesa le pasó algo más terrible porque ni siquiera el proyecto llegó a cuajar. Ni salir del horno. Aunque no del todo, porque la prohibición de los toros en Cataluña produjo un movimiento poco esperado que la salvó de un virtual jaque mate. El primero fue el protagonizado por la sociedad civil, encarnada en la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña. Más de 640.000 personas firmaron por toda España a favor de la Iniciativa Popular Legislativa. Gracias a la movilización de esa mayoría pacífica que alzó su voz, la Tauromaquia fue catalogada (y protegida) por las Cortes en octubre pasado como Patrimonio Cultural. Y el se-

P

22

alguno. Entre departamentos, Cultura ha mantenido ya encuentros con los de Fomento, Hacienda y Agricultura. En el autonómico, cinco comunidades de diferente color político debaten ya activamente. El objetivo es que los diferentes registros estén interconectados o incluso absorberlos. Y, por último, con la FEMP, con la que ya ha habido reuniones encaminadas a presentar un paquete de medidas que todavía no se atreve a explicar. Hasta el momento en Cultura se muestran sorprendidos por la fluidez, aunque eso no garantiza, como puntualiza el subsecretario, que los objetivos terminen cumpliéndose totalmente, pero es optimista porque “hay ganas de hacer muchas cosas”, declara.
Fernando Benzo, Subsecretario de Educación, Cultura y Deporte.

gundo movimiento fue el que hicieron un grupo de profesionales taurinos liderados por los toreros y que consistió en solicitar el paso de las competencias taurinas de Interior a Cultura. Ambas cosas, con la Mesa del Toro en la sombra. La consecuencia de este planteamiento fue la presentación en diciembre del año pasado, por parte del ministro Wert y de algunos representantes del sector taurino del PENTAURO, el plan de fomento y protección de la Tauromaquia. De lo que puede dar de sí hay mucho escepticismo de puertas para fuera. Los 52 folios que lo concretan son una idea aproximada de lo que se necesita, pero todavía falta el relleno, la perspectiva, el volumen para que pueda exhibirse y ganarse la confianza de la ‘gente de la calle’. En la subsecretaría de Educación, Cultura y Deporte que dirige Fernando Benzo se trabaja, según confiesa el propio interesado, a más velocidad de lo que suele hacerse. Sin embargo, todo el equipo que anda detrás de este proyecto no se marca plazos, saben que la Fiesta está ante un maratón en el que lo más importante es llegar con fuerzas al último tramo. En la cabeza de Fernando Benzo Sáinz (Madrid, 1965) están las 43 medidas del PENTAURO. “Es como dice el objetivo general, un proyecto de fomento y desarrollo de la tauromaquia, desde la mirada que tiene como patrimonio e industria cultural. Significa el desarrollo de muchas medidas para alcanzar muchos fines. Y desde esta doble perspectiva hay que tomar decisiones para que la protejan, en cuanto a su viabilidad como espec-

táculo económico y como industria”, dice. Entre las paredes de su despacho de la calle Alcalá 34 se respira determinación, junto a ella también la de todo su equipo de que el toreo tiene que desprenderse del pesimismo, sacarlo de esa ancestral trinchera política y que se vea como materia viva enraizada en nuestra cultura. No sabemos si lo lograrán, pero por primera vez en mucho tiempo desde la Administración se trabaja para que la Tauromaquia sea reconocida por los poderes públicos, así como por la sociedad. CON LA LECCIÓN APRENDIDA Quizás, el anterior contacto de Benzo con los toros a través de la Comisión Nacional Consultiva le hace jugar con ventaja. “De la anterior etapa de hace catorce años lo que ha cambiado sinceramente es que ésta la afrontamos con mucha más valentía”. El gran cambio reside en que el espectáculo ha pasado a verse desde una perspectiva vinculada a conceptos de seguridad mientras que ahora se vincula a la perspectiva del Patrimonio Cultural. “Y desde aquí”, afirma ver este nuevo tiempo con objetivos “mucho más ambiciosos” que en Interior. Reabrir algo parado casi década y media después y ponerlo a funcionar difícilmente se logra accionando la llave de arranque. En esa tarea con los distintos niveles de Administración como con los sectores taurinos se puso el ministerio a comienzos de este año y el resultado de ese engranaje de piezas está siendo “espectacular”, admite. Por ahora afirma no haber tenido que superar obstáculo

En cuanto a objetivos próximos a cumplir está la organización del I Congreso Mundial de Tauromaquia, prácticamente perfilado pero del que prefieren por el momento no avanzar nada a los medios de comunicación. “Estamos buscando también que en breve tengamos mecanismos de simplificación y de coordinación del registro de profesionales taurinos. Se trata de una medida muy compleja”, advierte, pero “creemos que muy pronto tendremos buenas noticias”. Por su parte, han solicitado a Fomento que los edificios destinados a espectáculos taurinos, catalogados como Bien de Interés Cultural se incluyan en el plan del 1,5% cultural. Se trataría de destinar ese porcentaje a los contratos de obra pública consistentes en garantizar “la conservación o enriquecimiento del Patrimonio Histórico Español, o

23

REPORTAJE

para el fomento de la creatividad artística, con preferencia en la propio obra o en su inmediato entono”. Esto sin duda podría ayudar a que edificios con esta calificación, y que gozan de protección patrimonial, pudieran ser más accesibles o incluso adaptados al público que hoy en día acude a una plaza salvando estrecheces e incomodidades. LA FP TAURINA Del mosaico de medidas que definen los objetivos del plan creemos que hay una que puede justificarlo por sí solo. Se trata de aquella en la que los aspirantes a toreros encuentren una salida de cara al futuro. Desde la calle Alcalá se pretende que los alumnos de las escuelas de tauromaquia entren en la docencia a través de estos centros de aprendizaje taurino, “hay que reconocer el valor académico y para conseguirlo tienen que acreditar un calendario docente equiparándose a una Formación Profesional básica o a una FP de grado medio”. Se trata de un proyecto “clave”, asegura. Porque responde a una necesidad casi vital, “por encima de todo lo que hay que conseguir es que a todos los chicos que vayan a la escuela les sea rentable y les valga para su futuro. Para mí es un objetivo crucial”, concluye. Porque en palabras del subsecretario, la preparación

que estos chicos reciben en las escuelas de tauromaquia contiene muchos de los valores que se piden para los colegios: el del respeto, superación, trabajo, esfuerzo… EL IVA Y OTRAS MEDIDAS VITALES La bajada impositiva de los toros; un plan integral de comunicación; la incorporación a la Marca España; publicar cifras sobre el impacto de la Fiesta en la economía a través de su contribución a la Hacienda Pública, a la Seguridad Social, al trabajo, al consumo…; y consensuar con autonomías, diputaciones y ayuntamientos un modelo único de contrato para explotar las plazas de toros son, a grosso modo, algunos de los otros temas trascendentales por los que le preguntamos al subsecretario. El primero de ellos, la madre del cordero para muchos, es la bajada del IVA. Benzo admite que han presentado una serie de medidas a sus compañeros de Hacienda y que están a la espera. Se quiere guardar cautela, aunque en el ambiente flota que el momento puede producirse este mismo año. Pero algo que no queda claro es que la bajada por parte del área que gestiona el ministro Montoro vaya a producirse en todo el IVA cultural o solo en algunos sectores.

Lo que se garantiza por parte del equipo de Fernando Benzo es que cuando baje el IVA cultural tiene que hacerlo también sobre la tauromaquia, “eso es para lo que nos hemos dirigido a Hacienda”, explica, y anuncia tener un compromiso de que la tauromaquia va a ser tratada igual que otros espectáculos culturales. También, y aunque el propio Benzo no ha querido pronunciarse,

24

“maldito”, prácticamente sin aparición en los medios y las veces que ha salido se ha tratado en la mayoría de las informaciones de aspectos negativos. “Lo difícil es hacer aficionados espontáneos” sin haber tenido contacto informativo alguno con los toros. “La tauromaquia ahora mismo tiene marketing cero”, declara. “Tenemos que intentar que la tauromaquia se conozca, sin complejos y en todos los formatos posibles para llegar a aquellas personas que nunca han tenido contacto con los toros. Y también llevarlos en un contexto cultural, fuera de tópicos, en todas y cada una de las campañas de la marca España”. ASEGURAR LA CONTINUIDAD DEL PLAN Rápidamente se tocan otros temas, cruciales también, pero que necesitan su punto de cocción. “Que consigamos hacer un pliego de condiciones de contratación de las plazas de toros, que sea utilizable en todo el territorio y en todos los festejos, pues llevará un tiempo. Que encontremos un texto que tenga consenso para modificar el reglamento taurino y la Ley de la Tauromaquia, también”, responde. O la problemática del toro de lidia, que están abordando con el Ministerio de Agricultura para que haya una política activa en protección de encastes y de ganaderías o facilitar su actividad empresarial. Con la primavera ya entrada en días y las granizadas temidas por las gentes del campo rondando siempre en esta época, la Fiesta “clama”, como hacen algunos, “contra Santa Bárbara cuando truena”. A Fernando Benzo le preocupa que algo así ocurra, no quiere que se piense que con este plan todo va a ir de maravilla porque ellos se van a ocupar de todo. Puntualiza que han allanado el terreno para “una industria que el Estado se debe encargar de protegerla”, afirma, “pero evidentemente que esa industria se rige por leyes de mercado en las cuales es muy difícil que la Administración pueda intervenir. Con lo cual, es un error pensar”, concluye, “que resuelva todos los problemas. Evidentemente puede solucionar algunos, pero no todos”. E insiste que el sector tiene que poner de su parte. En el plano personal termina con el deseo de “dejar una dinámica en torno a la tauromaquia. Los responsables pasamos y lo que quiero es que el plan sobreviva y que la tauromaquia esté por encima de las personas”.

podría caber la posibilidad de que si esa bajada impositiva llega a los toros, ésta pueda ser gradual, mayor para festejos menores con el fin de facilitar la promoción de nuevos valores. Otra negociación abierta recientemente es con la Seguridad Social. El plan sostiene que en un mismo tipo de espectáculo, por ejemplo una corrida de toros, habría que bajar las cotizaciones en plazas de inferior categoría a las de primera. También se repite el mantra de “predisposición magnífica” para acto seguido precisar que necesitan tiempo para cerrar acuerdos. Y entre los objetivos por cumplir está el diseño de un plan de comunicación de la tauromaquia. “Con el plan queremos superar complejos”, confiesa. Benzo se refiere a que cuando hubo que negociar la ILP en sede parlamentaria, una mayoría del resto de fuerzas políticas de puertas para dentro manifestaron ser “unos enamorados de la tauromaquia”, pero cuando llegó el momento de votar nos dejaron “solos”. Precisamente el “sin complejos” es el frontispicio con el que pretenden confeccionar este plan de comunicación. Lo primero que se está desarrollando es un plan estratégico con profesionales del mundo de la comunicación y en segundo lugar el coste económico y cómo financiarlo. Porque la bandera que enarbolan en el departamento de Wert es que todo el PENTAURO no cuesta un euro a la Administración. “Queremos que la tauromaquia vuelva a los medios de comunicación, que no sea algo resi-

dual; que la información tenga la presencia que merece”. Sin embargo, parece complicado pensar que con este cesto la iniciativa privada recupere sin complejos su confianza en los toros. Precisamente le preguntamos cómo se recupera la confianza, cómo es posible que marcas tan exclusivas e importantes como Las Ventas y San Isidro se encuentre con problemas para encontrar anunciantes; ¿por qué tanto miedo?. El subsecretario sostiene que con la normalización la iniciativa privada volvería a confiar y que si se cumple el PENTAURO la publicidad volvería. Otra prioridad que se ha marcado desde la salida del PENTAURO es mostrar el valor de industria que tiene la tauromaquia. Por eso desde cultura la tauromaquia ya ha sido incluida en el Plan de Estadística Nacional y en la Encuesta de Hábitos Culturales que se realiza cada cuatro años, “todo eso ya está”, afirma. Benzo cree que más allá de movimientos antitaurinos hay una parte mayoritaria de la sociedad que está a favor de los toros, pero que ha ido alejándose y que precisamente esa tarea de recuperación hay que emprenderla a través de este plan. Tal vez datos como que el 8,5% de la población en la encuesta de hábitos han visto al menos una vez al año un festejo taurino podrían ayudar, pero lo cierto es que el camino de acabar con el miedo y los complejos está inexplorado. El otro embate radica en los más jóvenes. Llegados aquí, qué hacer, cómo cambiar esa tendencia. Benzo cree que la fiesta ha estado estos años catalogada como un espectáculo

25

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful