Está en la página 1de 3

HOME HISTORIAS AGENDA INFORMES ENTREVISTAS PUBLICACIONES LIBROS PROGRAMAS TV DATOS UTILES SITIOS DE INTERES CONTACTO La desmotivación hacia

el estudio así como el abandono escolar representan problemáticas que – como sabemos – escapan a la composición social del alumnado y nos colocan ante el desafío de evitar permanecer impasibles ante ellas, invitándonos a recorrer nuevos caminos que nos conduzcan a encontrar posibles soluciones. Una de las cuestiones a revisar es si la oferta educativa que brinda cada institución educativa contempla el contexto actual así como los intereses y necesidades de los educandos, coetáneos de la cultura de la información y la comunicación. Alejados de creer que la tecnología pueda convertirse en la panacea que brinde soluciones definitivas a los males planteados o de posicionarnos en el determinismo de la realidad socio – económica que nos lleve a pensar más en los “no puedo hacer con estas condiciones” que en la “posibilidad desde las condiciones existentes en las que acciono como educador”, podemos cada uno y entre todos, comenzar a dar pequeños pasos para abordar los problemas educativos mencionados. Aunque el presupuesto educativo no permita montar Centros TIC que posibiliten que las aulas se transformen en laboratorios interactivos al integrar audio, vídeo y software así como información de cualquier índole, tanto de la propia escuela como de fuera de la misma; la comunidad educativa puede contribuir en la construcción de nuevos sentidos de sus prácticas para generar un cambio hacia adelante. Algunos de los pasos serían: 1) Que el Proyecto Institucional articulador de las TICs, esté apoyado y liderado por el equipo directivo, convirtiéndose “el Proyecto” en la tarea que todos los integrantes asumen como propia. En este sentido, para que los cambios den resultado será preciso que los mismos sean asumidos por todos los integrantes de la comunidad Problemas de la educación, proyectos institucionales y nuevas tecnologías. Las políticas públicas debieran apuntar a compensar las limitaciones prevalecientes en las diversas realidades educativas. Si esto sucediera los procesos innovadores concluirían con éxito y los mismos impactarían en una superación de las problemáticas.

educativa y han de implicar necesariamente cambios culturales. 2) Promover una reestructuración de los espacios escolares para optimizar el uso de las nuevas tecnologías. 3) Repensar la cultura institucional a partir de una revisión y reformulación de roles y funciones de los actores del proceso educativo. Es preciso que el profesorado cambie su mentalidad, su actitud y su rol con respecto a la enseñanza. En este sentido, un eje central será trabajar la resistencia al cambio. 4) Designar los coordinadores adecuados para gestionar con éxito la innovación así como pensar en la creación de una Comisión TIC. También resultaría pertinente considerar un espacio de participación del alumnado, para decidir cuestiones nodales en la puesta en marcha del proyecto. 5) Informar e involucrar a las familias en los nuevos proyectos a implementar. Comenzar por pequeños cambios: que los educadores se aggiornen progresivamente y en virtud de sus necesidades, en la utilización de las TICs. Es preciso que descubran y se familiaricen con el nuevo entorno. 6) Fomentar el intercambio de experiencias educativas articuladoras de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para incrementar la capacidad de aprendizaje de todos los miembros. 7) Focalizar el protagonismo del cambio en los recursos humanos y no en los recursos tecnológicos. 8) Instalar nuevos estilos comunicacionales (correo electrónico, Chat, foros de discusión). En otras palabras, poner a disposición canales alternativos de intercambio con todos los integrantes de la comunidad educativa para dar a conocer los beneficios que el cambio traerá consigo, dirimiéndose así los miedos y fortaleciendo el compromiso. 9) Rediseñar las currículas escolares. Comenzar por una unidad didáctica de la planificación: preguntarse qué nuevos logros potenciarán las TICs respecto a la adquisición de contenidos. Vivenciar la metodología propuesta colocándose en el rol de alumno. 10) Centrar la práctica docente en el “cómo enseñar” y no en el “qué enseñar”: innovar la metodología didáctica, introduciendo estrategias que articulen las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Los pasos mencionados requerirán ineludiblemente del acompañamiento que se exprese a través de las políticas públicas, las que deberán apuntar a compensar las limitaciones prevalecientes en las diversas realidades educativas a los fines de que los procesos innovadores concluyan con éxito y los mismos impacten en una superación de las problemáticas educativas aludidas. Gabriela Mariel Spadoni.

lic.gmspadoni@hotmail.com

2008-02-25 « volver «