Está en la página 1de 3

La evolución de la escolaridad de los niños gitanos

Esperanza de un pueblo y piedra de toque de nuestro sistema social y escolar

“Con los gitanos se ha llegado a conseguir algo que parecía impo-


sible, y es que en España se pueda ser demócrata y racista al
mismo tiempo, y además con toda naturalidad.” (Agustín Vega)

H
ablar de la evolución de la cho de éstos a desarrollar al máximo colegios-guetos de gitanos y de otras
escolaridad de los niños gita- sus capacidades, prepara, no obstan- minorías étnicas. Muchos padres
nos supone referirse al esfuer- te, para la inserción en un sistema matriculan a sus hijos en un centro y
zo adaptativo realizado por las fami- productivo y social estratificado. Por no en otro en virtud de estos estereo-
lias gitanas, así como a las políticas duro que nos parezca, en el sistema tipos y adscripciones, y los propios
llevadas a cabo por las distintas educativo -y a la par que las nobles centros escolares (que muchas veces
administraciones, pero también es funciones que tiene encomendadas- quieren atraer clientela y que sea lo
hablar de nosotros mismos: del grado se reproduce la lucha de clases (exis- más selecta posible económicamen-
de acogida de la sociedad mayoritaria te un conflicto de intereses entre los te) establecen mecanismos selectivos
y de la implicación de los colegios y distintos grupos sociales), lo cual va a de un modo más o menos subrepti-
enseñantes en su incorporación y engendrar posiciones defensivas y cio: trabas en la matrícula, pagar cuo-
éxito escolar. tensiones, así como riesgo de doble tas extraescolares, gastillos por el
Desde este enfoque interperso- currículo, de estereotipia sobre los chándal colegial y la compra de diver-
nal/sistémico, voy a plantear algunos alumnos y los centros y de competen- sos materiales complementarios que
elementos para la reflexión. cia entre los distintos colegios. Esta se exigen a los alumnos, sugerencias
situación se ve acentuada actualmen- y presiones para que abandonen el
EVOLUCIÓN ESCOLAR te por el descenso de la natalidad y el colegio los alumnos considerados
consiguiente excedente de plazas problemáticos, no se pone comedor
1. Logro de la plena escolarización escolares. escolar para que “no se llene de gita-
unido a abultado fracaso y deserción nos”, etc. (vid., por ejemplo, SOS
En la actual coyuntura los centros
escolar de los niños gitanos. Racismo, 1999).
luchan por ganar clientela (alumnos),
La escolarización de los niños y los padres tratan de llevar a sus 3. Dudas y descorazonamiento de los
gitanos ha experimentado un avance hijos al colegio que les parece de padres gitanos.
muy importante en los últimos veinti- mayor garantía/prestigio/"nivel".
cinco años. No hay que olvidar que en A muchos padres gitanos les gus-
Como ha recordado Juan de Dios
1978 la tasa de analfabetismo de los taría que sus hijos e hijas continua-
Ramírez-Heredia, en los años 70
gitanos españoles mayores de 10 ran estudiando, pero les parece
había carencia de plazas escolares y a
años era del 68%, y el volumen de improbable, por una serie de razones
menudo cuando un grupo de niños
escolarización del periodo escolar interrelacionadas: escasez de medios
gitanos era matriculado en una escue-
obligatorio sólo alcanzaba al 55% de económicos, ausencia de un lugar
la algunos padres no gitanos protes-
los niños gitanos (Instituto de Socio- adecuado para estudiar en su domici-
taban airadamente; hoy, por el con-
logía Aplicada de Madrid, 1982). Hoy lio, falta de tradición familiar y de
trario, sobran plazas y muchos de
es el día en que el 100% de los gita- modelos de referencia, situación gue-
estos padres payos, sin armar jaleo,
nos están escolarizados en Educación tizada, escepticismo de que a un gita-
se limitan a matricular a sus hijos en
Primaria, y más del 80 ó el 90% de no -por mucho título que tenga- se le
colegios “donde no hay gitanos”, con
los niños de 3 a los 6 años, y entre los vayan a abrir las puertas de la socie-
la consiguiente guetización de los
gitanos menores de 25 ó 30 años el dad, señalamiento de que son objeto
centros en los que estudian varias
analfabetismo es (por primer vez en en ocasiones sus hijos/as en el cole-
decenas de niños gitanos. Los casos
la historia) casi inexistente. gio, malos resultados académicos
de Vicálvaro y Mancha Real, a princi-
obtenidos, temor a que sus hijas
Persisten, sin embargo, unos altos pios de los 80, donde los padres
mozas sean criticadas en su propia
índices de absentismo y de fracaso payos se negaban a aceptar a un
comunidad, etc.
escolar, y todavía es escasa su conti- grupo de niños gitanos en la escuela,
nuidad a partir de la adolescencia. y el de Barakaldo, de mayo del 2.000, Lo que juzgamos como falta de
Hay que considerar, además, que esto no son sino los exponentes más cla- interés y el escepticismo con respec-
ocurre en un momento en el que la ros de ello. La privada-concertada to al colegio por parte de algunas
Enseñanza Secundaria e incluso la está siendo utilizada como vehicula- familias es el reflejo del desprecio y
Superior se ha generalizado entre los ción de la diferenciación de clases segregación que perciben de la socie-
grupos sociales mayoritarios. sociales: son muchos los padres que dad mayoritaria y del consiguiente
matriculan a su hijo en un centro en descorazonamiento y lógica desvalo-
2. Sistema educativo bifronte. rización y lejanía de los grupos socia-
función de la composición social del
El sistema escolar, en consonancia alumnado. Se perfilan también ahora les mayoritarios que su situación
con la sociedad en la que está inmer- dos tipos de colegios públicos: los de segregada les provoca. Y el consenti-
so, tiene también un carácter antinó- barriada “libre de gitanos” (donde miento de ciertos padres gitanos
mico: basado en la igualdad y la coo- suelen acudir niños de clase media- hacia sus hijos o la falta de disciplina
peración entre los alumnos y el dere- baja y clase obrera no gitana) y los o de exigencia hacia lo escolar o la

18 ESCUELA HOY
poca confianza en las posibilidades LA APUESTA POR LOS VÍNCULOS va acompañada de lo que los profeso-
de su hijo como estudiante se expli- SOCIALES Y AFECTIVOS res gitanos Pedro Peña y Antonio Car-
can por ese abatimiento y falta de Señalo a continuación algunas mona han denominado la “pedagogía
expectativas. Ahora mismo muchas líneas en las que es necesario y del corazón ”:
familias gitanas están dudando qué urgente profundizar (y no sólo por los 6.1. Actitud de cercanía y de diá-
hacer en relación a la continuidad propios gitanos, sino también por logo, apuesta afectiva por los más
escolar de sus hijos en Secundaria y razones de ecología mental y social desfavorecidos (no como ñoñería y
se miran unas a otras... De ahí, que del conjunto de la sociedad). Por paternalismo, sino uniendo afecto y
los apoyos que encuentren y lo más o motivos de espacio, sólo me detendré exigencia).
menos rentable que vean su esfuer- -al final- en dos de estas medidas. 6.2. Ser prudentes en la valora-
zo/riesgo será lo que incline la balan-
1. Acceso a un trabajo y una eco- ción de los demás: es preciso repen-
za en una u otra dirección, y lo que va
nomía que permita vivir con dignidad. sar las generalizaciones estereotipa-
a arrastrar a que las demás hagan lo
2. Política de la vivienda integradora, que das y admitir el enorme grado de
mismo.
erradique las infraviviendas y los guetos. variabilidad en relación con cualquier
A la hora de analizar el por qué en colectivo, “instaurar la prudencia al
los niños gitanos las tasas de absen- 3. Programas integrales o de desarro-
conceptualizar, interpretar, valorar y
tismo, fracaso y deserción escolar son llo comunitario.
explicar las actitudes y comporta-
tan elevadas no podemos perder de 4. Fomento de las Asociaciones Gitanas mientos de las minorías culturales”
vista que el absentismo (y otro tanto y reconocimiento de su cultura. (Soto y Tovías, 1997). Como me
ocurre con la motivación, pero en sen- 5. Fomento de la escolarización de la comenta Avelina Pisa (gitana y maes-
tido inverso) es una realidad causada comunidad gitana y de una educa- tra), uno puede pensar: “No entiendo
y causante, en una reacción circular: ción intercultural: cómo es posible que hagan esto”... no
el faltar a clase no sólo es causa de lo entiendes, pero sí lo respetas, no lo
5.1. Medidas de tipo compensa-
retraso escolar, sino también conse- enjuicias. Puede que alguna postura o
dor para aumentar la igualdad de
cuencia de no sentirse debidamente proceder desde fuera nos parezcan
oportunidades educativas:
integrado/aceptado ni exitoso. absurdos... pero es imprescindible
- Compromiso con la comprensivi-
4. Mensajes contradictorios hacia el ser conscientes de que las personas
dad y la escuela pública, y desmontar
niño gitano. de minorías étnicas tienen (como
los centros guetos. todos) sus ritmos, pérdidas, negocia-
El abultado fracaso escolar entre - Medidas de carácter compensa- ciones... según lo rentable que se vea.
los niños gitanos no se explica de un dor: Becas para libros, comedores No hay rasgos que sean estructurales
modo lineal por “la escasa voluntad escolares, Escuelas Infantiles, aulas y que se queden ahí fijos, sino que
de los padres gitanos de enviar a sus de estudio asistido, actividades extra- cambian para dar respuesta al medio
hijos a la escuela”, ni por “la diversi- escolares y centros de tiempo libre, cambiante y según el margen de
dad de códigos lingüísticos que utiliza formación profesional, educación per- maniobra que éste les permite. De ahí
la escuela y el niño gitano”, ni tampo- manente de adultos, Programas de que, como indica el profesor de insti-
co por una “deprivación sociocultu- Educación Compensatoria evaluados tuto gitano Antonio Carmona (1989)
ral” o como consecuencia del “cho- con rigor, mimar la transición de Pri- “no se trata de abrir a la razón a los
que de aspectos culturales gitanos maria a Secundaria, alentar a los ado- demás, sino de abrirse a la razón de
con la cultura escolar”... Dicho fraca- lescentes y jóvenes gitanos que los demás”. “Debieran ser más listos
so es fruto, más bien, del desconcier- siguen estudiando en los institutos y y escuchar a los gitanos” me comen-
to que generan en el niño gitano los universidad, discriminación laboral taban en una asociación gitana a este
mensajes ambiguos, doble-vinculares positiva para jóvenes gitanos con respecto.
(Bateson, 1992; Abajo, 1997 y 1998), estudios, coordinación con las fami-
que le llegan tanto por el hecho de 6.3. Sentido crítico y autocrítica:
lias gitanas y clima de cooperación
vivir en un contexto social instalado es necesario ser críticos con nosotros
entre compañeros.
en la contradicción (que, declarándo- mismos y revisar los propios disposi-
5.2. Medidas para fomentar la tivos culturales: vernos como sujetos
se democrático, está jerarquizado y
educación intercultural: formación ini- culturales, condicionados, cambian -
genera exclusiones), como por el des-
cial y permanente del profesorado en tes, vulnerables, y con contradiccio-
corazonamiento y desconfianza que
interculturalismo, potenciar los gru- nes e incoherencias. Las tensiones y
esto provoca a menudo en su medio
pos de trabajo y experiencias, investi- contradicciones, las incoherencias y
familiar y social, así como debido a
gaciones y materiales sobre las diver- la vulnerabilidad atraviesan el siste-
las prevenciones y suspicacias hacia
sas culturas, que tanto en el Proyecto ma social y el educativo. Ana Mª Pius-
los grupos sociales en situación de
Educativo de Centro como en las asig- si (1998) realiza un juicio muy duro a
desventaja que esta realidad suscita
naturas y en los libros de texto se con- este respecto: “Mucho de lo que ocu-
con frecuencia en las personas de los
temple la realidad de un modo plural rre en la escuela es insensato, es
grupos sociales mejor acomodados.
y multicultural... Con todo, la mejor decir, no tiene sentido, es absurdo,
En consecuencia, los niños y niñas
educación intercultural es la conviven- falso, ficticio”. Pienso que no hace
gitanos se ven sometidos a un doble
cia en pie de igualdad en los centros falta ser muy radicales para constatar
mensaje: por una parte se les dice
escolares de alumnos de los distintos muchas de estas rigideces, parado-
que es importante que estudien y por
grupos étnico-culturales. jas, discordias y fragilidades del sis-
otra reciben constantes mensajes que
los desvalorizan, y esto les crea una tema escolar: la frecuente sacraliza-
6. El profesor como principal media-
confusión que se traduce en los dor del aprendizaje escolar y de la ción de las notas y exámenes, sobre
malos resultados conocidos. Este inserción social de los niños gitanos: todo en secundaria y la universidad,
doble discurso no es sino el reflejo de la supeditación de todo el bachillera-
importancia de una actitud afectiva y
la doble moral social. acogedora y autocrítica de los docen- to a la prueba de acceso a la universi-
dad, el elevado porcentaje de profeso-
tes. Cualquier medida es inútil si no

ESCUELA HOY 19
res de la escuela pública que lleva a hablamos de educación intercultural igualdad: voluntad política y ciudada-
sus hijos a un centro de titularidad nos referimos a admirar el folklore de na de avanzar en ese sentido, lo que
privada, el no menos abultado por- otros pueblos y hacer turismo, o más es tanto como decir sinceridad
centaje de padres que matriculan a bien, a la valoración y aceptación democrática), y el eje personal (el fac-
sus hijos en la privada-religiosa y ellos mutua, al intercambio, la comunica- tor humano): que cada uno de noso-
no realizan práctica religiosa alguna ción activa y la cooperación? tros en la parcela que está en nues-
en todo el año, en ocasiones las desa- En relación a este riesgo de fari- tras manos pongamos todos los
venencias entre los compañeros de un seísmo y de renegar en la práctica de medios a nuestro alcance para propi-
mismo claustro de profesores, las los principios humanistas con que nos ciar la convivencia interétnica (es
múltiples reuniones docentes en las llenamos la boca, Bateson nos advier- decir, la convivencia interpersonal, sin
que no se cree demasiado, y, siendo te: “Sólo un esquizofrénico puede estereotipos ni barreras, y abierta a
sinceros, ¿cuántas asignaturas hemos comerse la carta del menú, en vez de las perspectivas y aportaciones de los
pasado cualquiera de nosotros con los alimentos en ella indicados”. otros) así como el éxito y la continui-
trampas y/o por los pelos?, ¿cuántos dad escolar de los chavales de
Como señala G. Echeita refiriéndo-
no tenemos mala letra o no sabemos minorías étnicas. q
se a la comprensividad, la educación
apenas nada de inglés, de informática
intercultural “nos coloca frente al dile-
o de cómo hallar un porcentaje o
ma de elegir la sociedad que quere- José Eugenio Abajo Alcalde
tenemos una forma física deplorable
mos y qué precio y esfuerzo estamos Asociación de Enseñantes con Gitanos
o una clara ausencia de hábitos de
dispuestos a invertir para transfor- de Castilla y León "Amal Amali"
orden?, ¿cuántas veces la situación de
marla.” El interculturalismo se confi-
un colegio o la del propio profesor
gura, de este modo, como una llama-
está en precario, por falta de alumnos
da a la coherencia, a la ecología men-
o por unos contratos temporales?,
tal y social, un toque de atención fren-
¿por qué en los centros escolares se
te al fraude del doble lenguaje y de la BIBLIOGRAFÍA CITADA
habla de valores y solidaridad y, sin
escisión entre teoría democrática y
embargo, a menudo cuesta tanto ABAJO, J. E. (1997): La escolarización de
práctica discriminadora.
aceptar la integración de alumnos los niños gitanos, Madrid: Ministerio de Tra-
con alguna discapacidad o el que en La promoción e inserción social de
bajo y Asuntos Sociales.
ABAJO, J. E. (1998): “La afectividad, clave
mi instituto se instaure un programa las minorías étnicas y la escolaridad pedagógica y apuesta social”, Cuadernos de
de Garantía Social o sólo se solicita de sus hijos constituye una realidad Pedagogía, 273.
ésta cuando escasea la matrícula?... sistémica, y como tal, cualquier mejo- BATESON, G. (1992): Pasos hacia una eco-
7. Coherencia, implicación y asun- ra significativa en una de las piezas logía de la mente, Buenos Aires: Planeta-
ción de riesgos: Debemos ponernos importantes del sistema puede Carlos Lohlé.
redundar en un cambio de todo el CARMONA, A. (1989): “Educación y mundo gita-
de acuerdo sobre el significado de las no”, en ASOCIACIÓN SECRETARIADO GENE-
palabras que usamos: Si democracia conjunto y en una evolución más favo- RAL GITANO: I Jornadas Estatales de Segui-
no es igualdad solidaria, sino gobier- rable. El mejorar sustancialmente un miento Escolar con Minorías Étnicas, Madrid: Aso-
no de los más votados, todo vale, sector o aspecto puede significar que ciación Secretariado General Gitano.
incluso segregar a los grupos sociales el resto de los sectores no se sientan CARMONA, A. y HEREDIA, J. (1994): “Cul-
más desfavorecidos para no enemis- amenazados o de-preciados, o con la tura gitana y cambio social”, Diálogo Gitano,
tarse con el grueso de la población: sensación de que su esfuerzo es 79.
“Posiblemente el populismo sea una baldío. Se abandonan, de este modo, CARRASCO, S. (1998): “Usos y abusos del
muchas posturas defensivas, y las concepto de cultura”, Cuadernos de Peda-
de las miserias de la democracia, y a gogía, 264.
veces el precio de los votos se tenga familias y los propios chavales pue- ECHEITA, G. (1994): “A favor de una educa-
que pagar con el dolor y las lágrimas den llegar a sentir que cuentan con ción de calidad para todos”, Cuadernos de
de los más débiles” (A. Vega). Del andamios claros en los que apoyarse. Pedagogía, 228.
mismo modo, si la principal razón de Es cierto que cuando uno de los sec- Instituto de Sociología Aplicada de Madrid
ser de un sindicato es la defensa cor- tores se desanima, puede desanimar (1982): El Libro Blanco de los Gitanos
porativista de los intereses de sus a los demás, pero no es menos cierto Españoles , Madrid: Secretariado Nacional
posibles votantes y la captación de lo contrario. Se trata, por consiguien- Gitano.
OGBU, J. U. (1993): “Etnografía escolar. Una
subvenciones, no hay cabida para ser te, de “pasar de un efecto Rosenthal aproximación a nivel múltiple”, en VELASCO,
los aliados de los grupos sociales en negativo a uno positivo” (Watzlawick, H.M. y otros (eds.): Lecturas de antropología
situación de desventaja. ¿Se puede Weakland y Fisch), tener expectativas para educadores. Madrid: Trotta.
ser progresista "impunemente" (en altas (fraternales, igualitarias) sobre SOS Racismo (1999): Informe Anual 1999
conversaciones de salón), o implica las familias y los alumnos gitanos y sobre el racismo en el Estado Español. Bar-
necesariamente apostar por la com- hacerles llegar a éstos un mensaje celona: Icaria.
prensividad y por la continuidad esco- claro de valorización, de éxito, auto- PEÑA, P. y CARMONA, A. (1985): “El joven
lar de los alumnos con menos tradi- estima y continuidad escolar, una gitano”, V Jornadas de Enseñantes con
mirada de competencia, así como el Gitanos, Granada.
ción académica en sus familias? Del PIUSSI, A.M. (1998): “La diferencia sexual,
mismo modo, hubo una doctrina lla- compromiso -desde la afectividad- de más allá de la igualdad”, Cuadernos de
mada cristianismo que propugnaba la prestarles todo el apoyo necesario Pedagogía, 267.
prioridad de los últimos; ¿tiene esto para que logren el máximo de titula- SOTO, P. y TOVÍAS, S. (1998): “Entre la certe-
algo que ver con regentar centros ción académica. za y la duda”, Cuadernos de Pedagogía, 264.
escolares que sirven de instrumento Como en todas las cuestiones VEGA, A., en AA.VV. (1997): Jornadas de
para que las clases medias y altas se reflexión sobre el pueblo gitano, Madrid:
sociales, la interculturalidad se Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
separen de los colegios donde van los mueve en torno a dos coordenadas: el WATZLAWICK, WEAKLAND y FISCH
gitanos y otros grupos sociales desfa- eje o contexto social (una sociedad (1989): Cambio. Formación y solución de los
vorecidos? Y, finalmente, ¿cuando que apueste por una convivencia en problemas humanos, Barcelona: Herder.

20 ESCUELA HOY