Está en la página 1de 4
Coaching ejecutivo y su influencia si el coaching es sin experiencia Vilca Antezana, Shaska Helena Isabel El coaching es una disciplina que tiene como finalidad buscar la conciencia y responsabilidad de coachee para que mejore sus competencias y se vuelva un empleado más rentable. Cuando se realiza una sesión de coaching, el coach o entrenador debe enfrentarse a una seria de barreras y es mediante la aplicación de su conocimiento hacer que el coachee experimente el cambio y asuma responsabilidad y conciencia para que logre el cambio. Muchas veces la persona o las personadas “coacheadas” pueden ser exitosas pero no necesariamente felices. Es pues el coach un facilitador para generar un enfoque y lograr mejoras en las competencias de las personas esto a través de unos procesos donde se le hace consciente a la persona, se genera el cambio de conducta y se da la transformación. El coach no necesita ser expertos en la materia en la que el cliente desea evolucionar. Simplemente necesitan saber que preguntas han de plantear, que hace con las respuestas y los directivos o comprensivos tiene que ser.1 En este punto difiero con lo que dice el autor ya que si la persona que desea aplicar coaching no ha tenido la mínima experiencia solo se dedicará hacer preguntas y a pesar de estar el coach interesado en el tema solo logra generar respuestas que al final no logra encaminar adecuadamente. Además si no logra obtener un adecuado enfoque menor también serán las probabilidades que la persona logre encaminar adecuadamente los resultados de esta interiorización al trabajador, personalmente creo que deberían existir un mínimo de horas practica en el coach para tener habilidades básicas desarrolladas y lograr un resultado productivo que le permita a los gerentes o jefes enfocar 1 M. Leibling. R. Prior (2003) Coaching: Paso a paso Métodos que funcionan. (p.1-16) España: Ediciones gestión 2000. 2 las habilidades y competencias del coachee así como reforzar las fuerzas y oportunidades de mejora de la persona. El autor en su introducción deja en claro que su libro es el resultado de un conjunto de experiencias que le han brindado sus años de aplicación del coaching tanto en conferencias, cursos, talleres, sesiones, etc sobre el coaching. Teniendo siempre en cuando que su finalidad es mejorar la calidad de vida de las personas que se someten a este sistema, dejando además en claro que el no sabe nada ya que se encuentra siempre en constante aprendizaje y en constante búsqueda del equilibrio que le brindará la felicidad. Aquí el autor explica que a pesar del tiempo acumulado y su intento de desear seguir buscando el equilibrio brinda sus experiencias para los demás a fin de que estos acumulen experiencias y logren brindar a los nuevos en el tema adecuado nivel de conocimiento para que puedan aplicar el coaching cuando se sientan interesados en el tema. Si bien es cierto este autor habla de un tema más espiritual que acompaña el coaching realizar la aclaración de buscar el conocimiento para aplicar el coaching coincidiendo que no cualquier persona sin experiencia podrá obtener resultados exitosos.2 Coaching y formación si en su esencia no es asimilable a un clásico proceso de formación de traspaso de conocimiento, se instala la duda frente a los beneficios que obtiene el coachee en materia de saber estar. ¿Justifica ello la asimilación que hacen algunos consultorios de coaching de una acción de formación? ¿O se trata de un simple juego de manos para justificar su imputación a un presupuesto de formación? La elección del coach. Elegir al coach es distinto a seleccionar a un coach. En el primer caso, es el 2 J. Carril (2008) Zen coaching: Un nuevo método que funde la cultura oriental y occidental para potenciar al máximo tu vida profesional y personal. España: Ediciones Díaz de Santos. 3 futuro coachee quien se ve directamente afectado, mientras que en el segundo proceso de selección es competencia en general de un responsables de recursos humanos que lo efectúa por cuenta de la empresa para la que trabaja. Es cierto que se enfrenta a un riesgo si, en la experiencia, su selección resulta poco satisfactoria, el de una apreciación negativa de su superior jerárquico. En cambio, para un coachee, las consecuencias de una mala elección pueden ser mucho más perjudiciales. Hay que recordar que uno de los resultados del coaching es el desarrollo de la autonomía. Si la empresa nos proponer el coaching es el desarrollo de la autonomía. Si la empresa nos propone el coaching, escoger nosotros mismos nuestro coach es, salvo casos muy particulares, totalmente coherente con el proceso en el que vamos a inscribirnos. Por supuesto esta cuestión ya no se plantea si la iniciativa del coaching proviene de nosotros mismos. Sea como fuere, hay que elegir. Conviene reflexionar sobre lo que sigue para preparar y conducir la toma de decisión: - Recoger información previamente para tener una primera visión de lo que es el coaching. – Entrevistarse con varios coachs –es decir, al menos dos-, más de una vez si es necesario. – Tener en mente el objetivo de ese coaching. – Presentar a un coach eventual ese objetivo, pedirle que concrete como ve su intervención, su función. –Preguntarle cuales han sido sus estudios antes de convertirse en coach, que cambios, que retos ha aceptado y lo que ha obtenido de ellos. – Interrogarle sobre su proceso de desarrollo personal, sobre lo que le motiva en el ejercicio de este oficio, como lo ve, como la práctica y cuanto tiempo lleva haciéndolo.3 Claramente el autor presenta en su párrafo anterior la necesidad de aplicar coaching con un coach experimentado y con conocimiento profundo de los temas del coach. El autor deja también en claro que si bien el coach goza de experiencia con sesiones 3 C. François (2012) El coaching: El diagnostico, los objetivos, las relaciones coach/coachee-las herramientas disponibles (process communication, los 360°, sofrología…) España: De Vecchi Ediciones. 4 realizadas es necesario que no sea especialista en los tipos de empresa que trabaja ya que podría perder criterio para realizar una adecuada sesión de coaching y distorsionar los resultados. Por tanto y después de todo lo revisado se concluye que si bien el coaching puede ser aplicado por toda persona con la finalidad de querer ayudarlo, es decir, lograr hacerlo consiente, mejorar su desempeño, cambiando la conducta y transformarlo completamente. Esto implica estar adecuadamente preparado para lograr resultados eficaces y orientarlos para lograr el mejor desempeño del personal que ha recibido coaching. Por tanto yo considero que el coaching debe tener un mínimo de horas practicadas evaluadas y dirigidas por un coach profesional, experto en el tema el cual pueda direccionar a la persona que desea ser coach y requiere potencializar sus habilidades, destrezas y fortalecer sus debilidades y equivocaciones llegando a cumplir un nivel básico de manejo del coaching y un exitoso primer ingreso en tan importante disciplina que está en plena expansión y se le augura excelentes porvenires.