MORENA y el Distrito Federal
Propuesta Programática     Proyecto 

 

MORENA y el Distrito Federal
Propuesta Programática     Proyecto 

 

2

     

                                            Pre sentación    

3

   

LA CIUDAD   QUE NOS INSPIRA 
 

 

  A  través  del  tiempo  la  ciudad  de  México  ha  sido  el  escenario  de  importantes  luchas sociales y políticas que han marcado de manera indeleble la vida de todo un país.  Capital  y  centro  político  y  cultural  de  la  República,  el  escudo  nacional  es  un  eco  de  su  grandeza histórica y de su largo recorrido en el tiempo.    El  recuento  de  hazañas,  conquistas  y  derrotas  que  ha  tenido  lugar  en  esta  plaza  sería  interminable.  Es  seguro  que  cada  quien  tiene  en  su  conciencia  y  en  su  memoria  una  o  varias  de  ellas.  Recordemos  la  de  julio  de  1997,  en  la  que  fue  electo  Jefe  de  Gobierno  Cuauhtémoc  Cárdenas,  rompiendo  la  época  de  los  regentes  impuestos  por el  presidente   en turno y el menoscabo (todavía vigente en muchos aspectos) de los derechos políticos  de los ciudadanos del Distrito Federal.    Este  triunfo  se  alineó  con  otro:  la  derrota  electoral  del  PRI  ante  una  coalición  de  izquierda encabezada por el PRD. Este hecho significó abrir las puertas y sentar las bases  para un proyecto de gobierno comprometido con los intereses populares y de establecer  en la ciudad un nuevo tipo de relación entre la sociedad y el gobierno.    Tal  perspectiva  cristalizó  de  manera  clara  durante  la  administración  de  Andrés  Manuel  López  Obrador,  que  llevó  adelante  una  política  social  inédita  en  la  ciudad,  por  su  significativo  monto  presupuestal,  la  calidad  y  cobertura  de  los  programas  y  la  transparencia  de  su  manejo.  Esta  política  le  valió  al  gobierno,  y  particularmente  a  López  Obrador,  un  amplio  reconocimiento  social,  medible  en  el  hecho  de  que  entre  las  elecciones  del  año  2000  y  las  del  2006  incrementó  su  votación  en  1  millón  200  mil  sufragios.    Por  otra  parte,  esa  administración  impulsó  una  política  de  austeridad  republicana  que  racionalizó  el  gasto  público,  cerrando  el  paso  al  tradicional  dispendio  y  ahorrando  recursos  para  el  desarrollo  social,  al  tiempo  que  se  aseguró  (por  la  calidad  moral  de  sus  integrantes)  la  honestidad  de  los  servidores  públicos  de  primer  nivel.  Asimismo,  se  impulsó  la  participación  ciudadana  en  los  asuntos  públicos.  Baste  señalar  que  se  efectuaron 10 mil asambleas vecinales en el lapso de seis años. 

4

En  conjunto,  la  política  pública  realizada  entre  2000  y  2006  fue  expresión  y  resultado  de  un  proyecto  de  gobierno  de  inspiración  democrática  y  de  izquierda,  el  cual  dotó  de  una  particular  identidad  (desde  nuestro  punto  de  vista  irrenunciable)  a  la  ciudad  y  su  gobierno, basada en la ampliación de los derechos humanos y sociales, la honradez y los  principios  como  sustento  moral  de  la  acción  pública,  y  la  participación  ciudadana  como  método sostenido de impulso democrático.    Durante  la  administración  de  Marcelo  Ebrard  se  sostuvo  la  política  social  heredada,  e  incluso  se  incrementó  con  programas  como  el  de  becas  a  los  estudiantes  de  educación  media superior, y se avanzó con sentido progresista al aprobarse iniciativas (únicas en el  país)  como  la  del  derecho  de  las  mujeres  a  la  interrupción  del  embarazo  y  la  de  sociedades de convivencia.    No obstante, una cultura política diferente (en su origen y posterior evolución) dio lugar,  entre otros aspectos, a un aislamiento de la gente, el retorno a los privilegios de los altos  funcionarios  y  al  desmantelamiento  de  la  política  de  planeación  presupuestal,  de  participación  ciudadana  y  de  rendición  de  cuentas  establecida  en  la  administración  anterior,  significando  este  tipo  de  regresiones  un  viraje  a  la  derecha  del  proyecto  de  gobierno democrático y de izquierda, con el consecuente menoscabo de su identidad.    Este  problema  se  agravó  en  el  año  y  meses  del  gobierno  de  Miguel  Ángel  Mancera,  con  su  acercamiento  inexcusable  con  Enrique  Peña  Nieto,  el  uso  constante  de  la  policía  en  acciones  represivas  del  movimiento  social,  el  exceso  de  concesiones  y  deferencias  discursivas  a  la  iniciativa  privada,  sus  evidentes  titubeos  declarativos  y,  en  síntesis,  por  una  ostensible  distancia  ideológica  y  política  con  el  proyecto  de  gobierno  que  abrió  las  puertas para una mejor ciudad en un no tan lejano 1997.         Sirvan  las  consideraciones  anteriores  como  un  contexto  básico  de  la  ética  y  la  estrategia  de  morena  para  el  Distrito  Federal,  en  el  sentido  de  recuperar  la  identidad  democrática y de izquierda de su gobierno, no únicamente por el bien de la ciudad y sus  habitantes,  sino  por  lo  que  ha  significado  para  la  causa  de  la  izquierda  y  del  país  contar  con un bastión de respaldo social y político en la capital de la República.    Ahora  bien,  caminar  en  esa  dirección  implica,  entre  otros  aspectos,  contar  con  una  propuesta  programática  de  morena  para  el  Distrito  Federal,  traducible  en  lineamientos  de  reflexión  y  de  acción  para  su  estructura  organizativa  y  como  referente  fundamental  para  su  desarrollo  y  consolidación,  e  incluso  para  las  campañas  políticas  de  sus  candidatos cuando llegue el momento de la participación electoral. 

5

El  presente  documento  pretende  ser  la  base  de  dicha  propuesta  programática.  Es  producto  de  una  decisión  del  Consejo  Estatal  y  del  Comité  Ejecutivo,  y  tiene  como  antecedente  la  formación  del  Consejo  Consultivo  del  Distrito  Federal,  instancia  ante  la  cual se planteó la elaboración del documento y la contribución de sus integrantes (entre  ellos  líderes  sociales,  miembros  de  morena,  directivos  de  instituciones  civiles,  académicos distinguidos) en el desarrollo de los temas que lo integran.    Un  criterio  importante  para  ello,  fue  el  de  estructurar  el  documento  final  en  dos  capítulos básicos: Diagnóstico y Propuestas. El primero, para ubicar la problemática de la  ciudad  en  áreas  sensibles  e  importantes  para  la  vida  social,  junto  con  los  avances  observados en ellas a partir de 1998; las segundas, para integrar el programa de morena  sobre la ciudad que aspiramos a construir, a partir de ejes temáticos de carácter político,  económico,  histórico,  social  y  cultural.  Tanto  el  Diagnóstico  como  las  Propuestas  incluyen el origen, la descripción y el significado de los aspectos tratados.    Considerando  la  elaboración  separada  y  personal  de  los  diversos  temas,  fue  necesario  realizar  un  trabajo  de  articulación  de  “piezas”,  a  efecto  de  darle  mayor  consistencia  y  una  mejor  estructura  al  trabajo.  Bajo  esta  lógica,  se  entregó  de  inicio  una  guía  de  sugerencias para la elaboración más homogénea de los textos.    El siguiente paso que seguimos, fue enviar el documento ya articulado a cada uno de los  autores  de  los  textos  para  su  lectura  y  revisión,  después  de  lo  cual  efectuamos  una  reunión  de  socialización  de  opiniones  que  diera  lugar  a  los  ajustes,  modificaciones  y  añadidos  del  caso,  y  proceder  así  a  la  integración  de  los  materiales  en  lo  que  denominamos Documento Preliminar: “La Ciudad que nos Inspira”.    El  paso  correspondiente  al  primer  semestre de  2014,  será  la  distribución  del  documento  y  su  posterior  análisis  colectivo  (mediante  la  metodología  del  taller  formativo)  en  la  estructura  organizativa  de  morena  en  el  Distrito  Federal,  desde  su  Consejo  y  Comité  Ejecutivo  estatales,  los  comités  delegacionales  y  las  coordinaciones  distritales,  así  como  los comités de base territoriales, sectoriales y temáticos constituidos.    Democratizar  el  debate  sobre  nuestra  ciudad  entre  los  miembros  activos  de  morena,  permitirá  su  aporte  propositivo  al  documento,  de  tal  suerte  que  de  ahí  se  desprenda  el  Documento  Final,  el  cual  representaría  el  programa  básico  de  morena  para  la  ciudad  y  que serviría, entre otros aspectos, como:    ++  Instrumento de apropiación colectiva de un programa para nuestra ciudad.  ++  Complemento del proceso organizativo de nuestro Movimiento.  ++  Elemento de análisis y de formación política. 

6

++  Riel de exigibilidad política y social  ++  Herramienta para dinamizar la vida interna de los comités de base.  ++  Contenido y compromiso de campañas políticas.  ++  Medio de interlocución con los distintos niveles de gobierno y con la ALDF.  ++  Sustento de convocatoria a movilizaciones de reivindicación social.  ++   Elemento  base  para  reproducir  el  diagnóstico  y  las  propuestas  a  escala  delegacional,  e incluso de unidad territorial.        Queremos  concluir  esta  nota  introductoria  señalando  que  la  socialización  y  el  manejo  colectivo  de  un  diagnóstico  y  de  una  propuesta  programática  entre  todos  los  miembros  activos  de  morena  en  la  ciudad,  constituye  una  pieza  importante  para  respaldar su construcción democrática y avanzar al ideal de una organización política con  una  identidad  realmente  nueva  y  distinta,  fincada  en  una  nueva  manera  de  entender  y  hacer  la  política,  en  principios  y  en  una  sólida  moral;  capaz,  por  lo  mismo,  de  asegurar  una  amplia  participación  de  la  base  organizada,  de  erradicar  las  prácticas  indignas  del  acarreo,  el  voto  por  consigna  y  el  autoritarismo  burocrático,  y  de    ganar  finalmente  la  confianza  de  la  sociedad,  en  la  perspectiva  de  transformar  por  la  vía  pacífica  la  vida  pública de México.    Ciudad de México. Mayo, 2014                                     

7

           

 
         

 
 

Política Social
 

         

 

 

8

   

POLÍTICA SOCIAL  DEMOCRÁTICA Y DE IZQUIERDA 
      I. DIAGNOSTICO     Con  la  llegada  de  los  gobiernos  electos  democráticamente,  y  de  manera  más  clara,  durante  el  gobierno  de  Andrés  Manuel  López  Obrador,  la  capital  de  la  República  se  convirtió  en  un  referente  obligado  para  la  discusión  de  la  política  social  en  el  país,  al  asumir una postura progresista, que reivindicara la responsabilidad social del Estado, sus  obligaciones  públicas  irrenunciables  con  los  derechos  humanos  y  con  el  combate  de  la  desigualdad.       El  Gobierno  Democrático  y  Popular  encabezado  por  AMLO,  sentó  las  bases  de  una  ciudad  solidaria  y  responsable  con  los  derechos  de  ciertos  grupos  de  población  tradicionalmente  olvidados  y  discriminados;  establecía    compromisos  amplios  con  los  sectores populares por la transformación de sus condiciones de vida.      La  política  social  del  Distrito  Federal  se  instituyó  bajo  un  enfoque  de  derechos  universales, en claro contraste con las políticas conservadoras y selectivas diseñadas por  los organismos financieros internacionales, que son una modalidad de asistencia mínima  para  los  pobres  extremos  inspirada  en  la  lógica  de  libre  mercado  y  en  el  fomento  del  individualismo.     El  enfoque  derechos  subsanaría  añejas  deficiencias  de  la  política  social  mexicana,  que  durante  el  régimen  autoritario  y  corporativo  excluyó  a  importantes  sectores  de  población,  y  benefició  a  quienes  accedían  a  un  trabajo  formal,  sobre  todo,  a  quienes  se  agrupaban en organizaciones leales a dicho  régimen.     Mientras  que  en  las  últimas  décadas,  los  gobiernos  de  derecha  aceleraron  la  mercantilización  y  la  privatización  de  los  servicios  sociales  y  el  desmantelamiento  de  instituciones  pilares  del  Estado  social,  el  Distrito  Federal  inició  la  edificación  de  una  modalidad  local  de  Estado  de  Bienestar,  financiado  con  recursos  públicos,  lo  cual,  rompió  con  la  doctrina  de  los  presupuestos  escasos  y  demostró  que  existen  caminos  alternativos a las políticas sociales neoliberales.   

9

La  política  de  austeridad  republicana,  inédita  en  la  ciudad  y  en  el  país,  permitió  destinar  importantes  cantidades  de  recursos  al  bienestar  de  la  población.    El  gasto  social  del  Distrito Federal observó un crecimiento acumulado del 65% entre el año 2000 y el 2012;  lo que representa casi el doble del crecimiento acumulado del gasto burocrático que fue  de 35%.     Entre  las  medidas  orientadas  a construir  un Estado  de bienestar, podemos  enumerar:  La  pensión  universal  para  las  personas  adultas  mayores  de  68  años;  el  ingreso  económico  garantizado  a  madres  solteras  y  a  personas  con  discapacidad;  las  medicinas  y  el  transporte  público  gratuito  a  este  sector;  la  construcción  de  la  Universidad  de  la  Ciudad  de  México  y  de  un  número  importante  de  planteles  de  preparatoria;  la  Ley  de  acceso  gratuito  a  servicios  médicos  y  medicamentos  para  quienes  carecen  de  seguridad  social;  la  construcción  masiva  de  vivienda  popular  en  lote  familiar  y  el  rescate  de  unidades  habitacionales;  la  beca  universal  para  estudiantes  de  bachillerato,  los  uniformes  y  útiles  escolares gratuitos para alumnos de escuelas públicas en los niveles preescolar, primaria  y secundaria.     En  la  ciudad  de  México,  las  prestaciones  que  derivan  de  programas  universales  están  normadas  en  leyes  específicas  en  forma  de  derechos,  por  tanto,  son  obligatorias  para  la  autoridad  y  exigibles  por  la  población  a  la  cual  están  dirigidos.  No  están  sujetos  a  la  discrecionalidad o el capricho de ningún  gobernante.      La  construcción  de  una  la  política  social  de  corte  progresista  sintetiza  el  reclamo  de  muchos  por  comenzar  una  transformación  profunda  de  las  condiciones  de  vida  en  la  capital mexicana.     En  MORENA,  reconocemos  que  los  avances  son  producto  de  las  luchas  populares,  de  las  protestas  encabezadas  por  organizaciones  de  los  movimientos  sociales  y  populares,  por  agrupaciones vecinales, de ciudadanos que  siempre han alzado la voz en defensa de sus  derechos.        También  reconocemos  la  labor  de  organizaciones  civiles  promotoras  de  la  democratización y defensoras de derechos humanos, de académicos e intelectuales.     El  Distrito  Federal  cuenta  con  indicadores  de  desarrollo  social  que  lo  sitúan  por  encima  de  la  media  nacional.  Es  una  ciudad  privilegiada  por  sus  avances    infraestructura  y  servicios, que cuenta con una diversidad económica, política, social y cultural inmensa.      A  pesar  de  los  avances,  la  ciudad  debe  encarar  grandes  desafíos  respecto  a  la  cuestión  social.  

10

La  crisis  en  que  ha  sumido  al  país  la  estrategia  neoliberal  profundizó  la  desigualdad  en  forma  descomunal  y  condena  a  la  pobreza,  el  desempleo  y  la  precariedad  a  millones  de  mexicanos.     La  ciudad no  ha  sido  ajena  a  la  crisis.  Ha resentido  el crecimiento  económico mediocre  y  la tendencia hacia la concentración del ingreso y de la riqueza. Crecimos a una tasa anual  promedio  de  1.18%  en  la  últimas  dos  décadas.  Ello,  no  obstante  el  enorme  potencial  económico del Distrito Federal.       La  concentración  del  ingreso  en  el  DF  se  disparó  en  más  de  11  puntos  a  lo  largo  de  las  últimas  dos  décadas,  en  1992  el  segmento  con  mayor  ingreso  percibía  20  veces  más  ingreso  que  el  segmento  más  pobre.  Para  2010,  la  brecha  aumentó  a  32  veces  entre  el  primer y último decil.     En el DF, al igual que en el resto del país, ha venido en aumento la precarización laboral,  que  deriva  de  un  incremento  en  los  niveles  de  desempleo,  y  de  las    modalidades  de  subempleo, autoempleo, subcontratación y empleo informal.  La tasa de desempleo casi  se  duplicó  en  la  última  década,  al  pasar  de  3.93%  para  el  2º  trimestre  de  2000,  a  6.98%  para  el  tercer  trimestre  de  2010.  En  la  actualidad,  las  principales  oportunidades  de  trabajo para los capitalinos están en el creciente mercado informal.     Como  efecto  de  lo  anterior,  hay  un  incremento  de  la  inseguridad  social  por  falta  de  previsión  y  seguridad  laboral.  Para  2010,  casi  3  millones  de  personas  (2,971,074)  no  contaban  con  derechohabiencia  a  servicios  de  salud,  de  un  total  de  casi  9  millones  (8,851,080). Esta situación es atenuada por la política de salud de la ciudad.     En 2010, 838 mil personas en el Distrito Federal se encontraban con rezago educativo. La  población  del  Distrito  Federal  excluida  del  derecho  a  la  educación  esencialmente  reside  en  colonias  y  barrios  de  muy  alta  y  alta  marginación,  entre  los  que  se  encuentra  población indígena, personas con discapacidad y población infantil trabajadora, así como  las niñas y adolescentes que son madres. Esto constituye un gran reto para la ciudad.    Con  respecto  a  la  alimentación,  la  ciudad tiene  un  fuerte  problema.  35%  de  la  población  en edad escolar presentó obesidad y sobrepeso. Siete de cada 10 adultos mayores de 20  años  de  edad  presentan  exceso  de  peso.  Se  trata  de  una  cuestión  de  salud  pública  que  debe ser atendida con urgencia.     La  ciudad  de  México  es  hoy  una  ciudad  de  grandes  contrastes.  Muestra  de  ello  son  las  desigualdades  abismales  que  se  observan  entre  el  centro  y  la  periferia.  En  delegaciones  centrales  como  Benito  Juárez,  Coyoacán,  Miguel  Hidalgo  y  Cuauhtémoc,  encontramos 

11

zonas  residenciales  que  cuentan  con  todos  los  servicios  públicos  y  prácticamente  todas  las  necesidades  básicas  satisfechas.  En  Milpa  Alta,  Tláhuac,  Iztapalapa  y  Cuajimalpa,  encontramos  las  peores  condiciones  de  infraestructura  social,  educación,  salud  y  vivienda. En dichas delegaciones existe un gran número de asentamientos irregulares. En  Iztapalapa,  Álvaro  Obregón  y  Gustavo  A  Madero  es  común  el  problema  del  hacinamiento. Cabe aclarar que al interior de las delegaciones del Centro también existe  polarización y contrastes abismales entre colonias.     Los  datos  agregados  del  Índice  de  Desarrollo  Social  por  colonia  indican  que  el  59.9%  de  ellas  se  ubican  en  grados  Muy  Bajo  y  Bajo,  y  que  en  ellas  reside  el  casi  el  60%  de  la  población de la Ciudad de México.    La  desigualdad  en  el  Distrito  Federal  no  se  reduce  a  la  concentración  del  ingreso  y  al  acceso  de  los  derechos  sociales,  a  las  diferencias  socio‐espaciales,  tiene  también  otras  dimensiones como son la discapacidad, la pertenencia étnica y el género.     Lo  cierto  es  que  además  de  la  catástrofe  económica  nacional,  de  las  políticas  antipopulares implementadas en el ámbito federal, padecemos aún las consecuencias de  la falta de planeación urbana y metropolitana, así como la ausencia de una estrategia de  desarrollo  integral  en  la  ciudad.  Enfrentamos  también  las  consecuencias  de  haber  permitido  décadas  de  corrupción  y  autoritarismo,  de  gobiernos  antidemocráticos,  desprovistos de compromiso con los sectores populares.     II. PROPUESTA. POLÍTICA SOCIAL DEMOCRÁTICA Y DE IZQUIERDA    Como  hemos  apuntado,  los  grandes  problemas  sociales  de  nuestra  ciudad  están  directamente  ligados  a  la  crisis  nacional,  que  es  económica,  social,  política  y  ética.  Por  ello, MORENA propone a todos los habitantes de la ciudad que sigamos luchando por un  cambio de fondo en el país.     No  se  puede  avanzar  en  el  combate  de  la  desigualdad,  la  pobreza  y  la  marginación  en  la  ciudad  mientras  subsistan  las  causas  estructurales  que  las  originan.  Debemos  luchar  por  iniciar  una  nueva  etapa  de  desarrollo  para  México,  que  sea  incluyente,  que  genere  empleos productivos, con salarios dignos, prestaciones sociales y opciones de progreso y  vida digna para todos.     Una  tarea  prioritaria  es  evitar  que  se  sigan  desmantelando  los  derechos  sociales  y  las  conquistas  históricas  de  los  mexicanos.  Otra  prioridad  para  nuestro  Movimiento  es  que  no  haya  retrocesos  en  la  orientación  progresista  y  popular  de  la  política  social,  ni  regresiones en materia democrática y de derechos.  

12

Las  políticas  emanadas  de  la  izquierda  han  sufrido  embates  constantes  desde  el  gobierno  federal.  A  pesar  de  ello,  la  historia  nos  ha  dado  la  razón.  Un  caso  emblemático  fue  el  de  la  pensión  para  las  personas  adultas  mayores  que  obligó  al  gobierno  federal  y  distintos  gobiernos  estatales  a  implementar  políticas  hacia  ese  sector  al  que  históricamente habían abandonado.     Hoy  decimos  de  forma  contundente  que  el  DF  no  debe  ceder  ante  las  presiones,  ni  renunciar  a  su  vocación  universalista.  Tampoco  puede  ceder  ante  los  afanes  mercantilistas y privatizadores.     En  el  proyecto  democrático  y  popular  de  MORENA  la  política  social  será  un  elemento  imprescindible en la nueva etapa de transformación que impulsaremos en la ciudad.     MORENA  plantea  una  nueva  generación  de  políticas  sociales  y  económicas,  dotadas  de  una  dimensión  ética,  que  refuercen  la  construcción  de  una  ciudad  más  igualitaria  y  democrática,  donde todas  las  personas  puedan  ejercer sus  derechos  a  plenitud  y  tengan  garantizada una existencia digna en un ambiente de cohesión e integración social.    El  derecho  a  la  ciudad  será  el  eje  articulador  de  las  políticas  públicas,  que  profundizarán  la  noción  de  ciudad  diversa,  con  igualdad  plena  entre  los  géneros,  comprometida  para  erradicar  la  discriminación;  una  ciudad  fraterna,  solidaria  e  incluyente;  sin  explotados  ni  excluidos;  libre  de  pobreza,  carencias,  miseria  y  marginación.  Una  ciudad  habitable  y  sustentable.     La  política  social  democrática  y  de  izquierda  para  la  ciudad  tendrá  los  siguientes  objetivos generales:    1.  Partirá  de  una  estrategia  integral  que  permita  la  realización  plena  de  los  derechos  económicos,  sociales,  culturales  y  ambientales,  reconocidos  en  la  Constitución  y  en  los  tratados internacionales, que serán normados y garantizados en el contexto propio de la  ciudad y en el ámbito de competencia que corresponde a los poderes locales.     Acciones: 
 

 Se  promoverán  las  reformas  necesarias  para  profundizar  el  enfoque  de  derechos:  definir  el  contenido  básico  de  los  derechos,  los  estándares  mínimos  de  satisfacción,  asegurar  la  progresividad  y  no  regresión,  y  mecanismos  de  exigibilidad. 
 

 Se  diseñarán  estrategias  viables  para  alcanzar  la  universalización  de  derechos  de  manera gradual.  

13

 

 Se hará efectiva la Carta por el Derecho a la Ciudad. 
 

 Se  ampliarán  las  facultades  del  Comité  de  Seguimiento  al  Programa  de  Derechos  Humanos del DF.  
 

 Se dará estricto cumplimiento a la Ley de Desarrollo Social del DF. 
 

 Se  consolidará  la  autonomía  del  Consejo  de  Evaluación  de  la  Política  Social  del DF  y se harán vinculatorias sus recomendaciones. 
    

 Se  conformará  una  Nueva  Agenda  Social,  que  atienda  las  problemáticas  de  la  ciudad  y  su  complejidad:  Adicciones,  transición  demográfica  y  epidemiológica,  problemas  de  sobrepeso  y  obesidad,  depresión,  ansiedad  y  problemas  de  salud  psicológica, prevención y atención de VIH.  
 

 Se hará realidad el Sistema de Protección Integral de los Derechos de niñas, niños  y adolescentes.  
 

 Se  fortalecerán  los  mercados  públicos  y  Comedores  Populares  Públicos  y  Comunitarios.  
 

 Se creará el Programa de Abasto de estrecha relación Campo‐Ciudad. 
 

 Se  incrementará  la  disponibilidad  y  la  calidad  de  los  espacios  educativos  y  culturales  próximos  a  los  diferentes  grupos  sociales,  de  edad  y  en  situación  de  discriminación.  
 

 Se  ofrecerá  educación  de  calidad  para  la  población  indígena  y  a  las  personas  con  discapacidad. 
 

 Para garantizar mejores condiciones y oportunidades de acceso y permanencia en  la educación, se ampliarán los programas de becas, útiles y uniformes escolares. 
 

 Se  desarrollarán  instrumentos  y  programas  que  fomenten  la  construcción  y  operación  de  equipamientos  culturales  públicos  no  lucrativos.  iniciativas  culturales  autónomas,  en  particular  de  las  y  los  jóvenes  creadores;  espacios  deportivos; manifestaciones culturales de calle, entre otros. 
 

 Se  creará  el  Programa  Emergente  de  Vivienda,  que  garantice  los  recursos  suficientes  para  la  adquisición  de  suelo,  expropiaciones,  desincorporaciones  a  valor  social  y  garantizar  un  incremento  sustancial  para  el  presupuesto  del  INVI 

14

para  los  programas  de  mejoramiento,  ampliación  y  vivienda  nueva  a  través  del  Programa Comunitario de Producción y Gestión Social del Habitat y la Vivienda. 
 

 Se creará una nueva Ley de Vivienda.     2.  Combatir  la  desigualdad  y  garantizar  una  existencia  digna  a  todas  las  personas,  sin  importar  su  ubicación  geográfica,  género,  origen  étnico,  edad,  nivel  socioeconómico,  preferencia sexual, creencias religiosas o ideas políticas. 
 

Acciones: 
 

 Se propondrá la creación del INGRESO CIUDADANO UNIVERSAL. 
 

 Se  garantizará  las  transversalidad  de  la  perspectiva  de  género,  que  estará  presente en todas las políticas y programas.  
 

 Se  retomará  el  Programa  Integrado  Territorial,  con  enfoque  participativo  se  reducirá  las  brechas  de  servicios  públicos  y  su  calidad  entre  las  delegaciones  del  centro y la periferia.  
 

 Se profundizará el reconocimiento de la presencia indígena y la diversidad cultural  de la ciudad y en el desarrollo de relaciones de convivencia interculturales.     3.  Consolidar  el  perfil  democrático  y  popular.  Se  reforzará  la  participación  ciudadana  en  todas  las  etapas  de  las  políticas.  Se  garantizará  la  participación  de  las  colonias,  barrios,  unidades  habitacionales,  pueblos,  organizaciones  sociales,  vecinales  y  civiles,  los  movimientos urbanos y populares.   
 

Acciones: 
 

 Se combatirán todas aquellas medidas que privilegian a la inversión privada sobre  el interés general de la población. 
 

 Se  promoverá  la  desmercantilización  de  los  servicios  públicos  sociales  y  se  revertirán los procesos de privatización.  
 

 Se restablecerán y ampliarán las facultades de los Consejos de Desarrollo Social. 
 

 Se  impulsarán  procesos  de  diagnostico  y  planeación  participativa  con  enfoque  de  derechos. 
 

15

 Se  implementarán  procesos  de  presupuesto  participativo  donde  los  barrios  y  pueblos  establezcan  sus  prioridades  y  no  solamente  elijan  entre  varias  opciones  de inversión. 
 

 Se  ampliará  el  Programa  Comunitario  de  Mejoramiento  Barrial,  y  se  propondrá  la  aprobación de una ley que lo haga obligatorio.  
 

 Se reconocerá la ciudadanía de las poblaciones callejeras.  
 

 Ampliaran las atribuciones de las delegaciones en la política social. 
 

 Se  fortalecerán  las  relaciones  intergubernamentales  entre  Gobierno  Central  y  Delegaciones para complementar las acciones sociales y evitar sus duplicidades.    4.  Fortalecer  el  enfoque  productivo  y  de  fortalecimiento  económico  de  los  sectores  populares. 
 

Acciones: 
 

 Se articulará la política económica con la política social. 
 

 Se  establecerá  una  política  de  fomento  a  la  economía  social  y  solidaria  que  abarque todas las zonas y colonias de la ciudad.  
 

 Se  establecerá  una  estrategia  de  creación  de  empleos  estables  y  bien  remunerados  en  los  sectores  privado,  público,  agrícola,  industrial,  comercial  y  de  servicios, con especial atención a los jóvenes.  
 

 Se diseñará una política firme de vigilancia al respeto a los derechos laborales.  
 

 Se  fortalecerá  el  Seguro  de  Desempleo  como  programa  no  contributivo,  se  buscará  su  ampliación  hacia  la  población  que  se  encuentra  en  la  economía  informal. 
 

 Se  implementará  el  Programa  “Escuelas  de  Artes  y  Oficios”  con  énfasis  en  las  colonias populares.  
 

 Se  fortalecerá  con  créditos  y  asistencia  técnica  los  proyectos  autogestivos    que  parten de las experiencias de las comunidades.       

16

       

     

 

17

     
       

       
       

   
 

 

           

 

ít lo olld oé ia ca SG cn IgP ua aid de er
18

 

   

LA CIUDAD QUE QUEREMOS  DESDE EL ENFOQUE DE GÉNERO 
    (Para  la  elaboración  del  presente  texto  se  utilizó  el  documento  final  de  la  reunión  de  feministas  del  Distrito  Federal,  celebrada  en  la  Villa  Olímpica  (2013), al cual se añadieron algunas consideraciones de quien lo suscribe).      Contexto    En  materia  económica  el  panorama  es  desfavorable.  La  tasa  de  crecimiento  económico  al cierre del 2013 que fue de sólo 1.2%, nos habla de un escenario de recesión.     No  obstante,  la  persistente  caída  en  el  ritmo  económico,  el  gobierno  federal  sigue  apostando  a  un  modelo  económico  neoliberal  a  ultranza  sin  ninguna  señal  de  promover  el desarrollo del mercado interno y sin resguardar la soberanía nacional.     A  los  20  años  de  haber  firmado  y  puesto  en  marcha  el  Tratado  de  Libre  Comercio  con  América de  Norte  (TLCAN) se refuerza   la  dependencia hacia  los  Estados  Unidos,  aunque  ahora  en  un  contexto  internacional  de  economía  mundial  en  crisis.  Las  denominadas  “reformas  estructurales”  apuntan  a  profundizar  la  presencia  de  los  grandes  capitales  transnacionales  en  las  pocas  áreas  aún  reservadas  al  Estado  como  la  energía  (petróleo,  electricidad y gas) y el agua, todos ellos recursos estratégicos. El boom de la minería y de  otros  mega‐proyectos  ocurre  a  costa  de  los  recursos  naturales  y  el  territorio  de  las  comunidades  con  graves  impactos  en  la  salud,  una  exigua  derrama  económica,  regalías  irrisorias,  pagos  simbólicos  a  las/os  propietarios/as  de  la  tierra  y  empleos  precarios  y  riesgosos.     La  Política  Macroeconómica,  que  se  instrumentó  en  México  desde  principios  de  los  ochenta,  se  conoció  como  :  Políticas  de  Ajuste  Estructural,  recomendadas  por  el  FMI  y  BM.  Entre  ellas,  destacan  las  Fiscales  contraccionistas,  con  el  propósito  de  reducir  el  déficit  público,  poco  gasto  y  altos  impuestos;  las  Monetarias  restrictivas,  basadas  en  la  reducción  de  la  oferta  monetaria,  reflejada  en  poca  oferta  de  crédito  y  altas  tasas  de  interés  y  las  Políticas  de  Precios  y  Salarios  como  herramienta  de  control  de  la  inflación,  con la consecuente disminución del salario en términos reales. Así como la apertura total  de la economía al capital extranjero. 

19

Se  instrumentaron  mecanismos  para  la  desregulación  y  flexibilización  de  los  mercados  laborales,  con  impactos  negativos  en  el  deterioro  de  las  condiciones  de  trabajo  y  los  salarios.  En  lo  general,  se  puede  sostener  que  estas  políticas  tuvieron  consecuencias  negativas  sobre  la  economía  nacional  pues  se  desarticuló  el  aparato  productivo,  se  desmanteló el campo y se generó  desempleo. 
 

A  principios  de  los  noventa,  se  siguió  impulsando  más  de  lo  mismo,  pero  dándole  una  cara  amigable,  a  esta  etapa  se  le  conoció  como  Ajuste  Estructural  con  Rostro  Humano,  acompañadas  de  discursos  de  cuidado  y  protección  ambiental  (UNICEF,  OIT  y  CEPAL:  crecimiento con equidad).    Se  fue  a  fondo  con  la  privatización  de  las  empresas  públicas  y,  posteriormente,  de  los  recursos  naturales,  al  capital  privado,  nacional  y  extranjero.    Está  en  riesgo  el  control  total  del  sector  energético,  así  como   la  minería,  el  agua,  y  en  riesgo  la  biodiversidad  y  nuestras semillas.     Hoy,  la  política  social  del  gobierno  peñista  tiene  además,  un  marcado  corte  asistencialista.  La  Cruzada  contra  el  Hambre  y  otros  programas  que  involucran  a  las  mujeres  como  “beneficiarias”,  reproducen  roles  de  género,  mantienen  la  cultura  de  la  dependencia  y  el  control  corporativo,  y  dejan  intocadas  las  causas  que  reproducen  la  pobreza,  la  desigualdad  social  y  las  asimetrías  de  género.  Se  hace  una  manipulación  política  de  las  mujeres  pues  las  supuestas  acciones  para  la  igualdad  de  género  no  propician su autonomía económica, física y política.    La crisis económica y financiera: crisis  sistémica    Con  el  crack  del  2008  y  sus  consecuencias:  la  crisis  climática,  el  ensanchamiento  de  la  brecha  de  desigualdad  y  el  hambre  crónica  del  20%  de  la  población,  se  puede  sostener  que  estamos  enfrentando  una  crisis  global  sistémica,  que  se  manifiesta  en  Europa,  EE.UU  y  América  Latina.  Esta  crisis,  evidencia  la  necesidad  de  un  análisis  económico  que  tome  en  cuenta  las  desigualdades  de  género  y  desde  ahí  se  corrijan  los  supuestos  básicos de la economía clásica.     Impactos del modelo desde el enfoque de género y la visión de la economía feminista    El  análisis  de  género,  como  categoría  social,  contempla  los  prejuicios  de  género  en  los  paradigmas,  los  procesos,  las  políticas  y  los  proyectos  de  las  estructuras  económicas  globales.  Dado  que  en  realidad  se    excluyen  los  intereses,  las  prioridades  y  las  perspectivas  de  las  mujeres.  Es  decir,  no  se  analizan  los  efectos  diferenciados  entre  hombres  y  mujeres,  por  lo  que  sostenemos  que  el  rol  de  las  mujeres  y  la  igualdad  de  género  ya no pueden ser ignorados. 

20

La economía tradicional deja de lado temas como la familia y las otras transacciones que  se realizan fuera del mercado. La Economía Feminista,  propone una definición que no se  limite  al  mercado,  sino  que  sea  más  amplia  y  utilice  el  concepto  de  “provisión”,  en  lugar  del  de  mercado:  que  incluyan  otras  actividades  y  políticas  que  implican  provisiones  de  bienes y servicios.     El Distrito Federal    El Distrito Federal no está exento del crecimiento de la pobreza urbana, al mismo tiempo  que  se  conserva  el  centralismo  y  el  privilegio  de  las  élites.  Ello  empieza  a  configurar  una  ciudad crecientemente polarizada y desigual.     Se visibiliza la feminización de los mercados laborales a partir de 1980. De acuerdo con la  Encuesta  Nacional  de  Ocupación  y  Empleo  (ENOE),  en  el  segundo  trimestre  de  2013  de  los 87.9 millones de personas de 14 años y más, en el país, el 56%, estaban “ocupados” y  de  estos  en  62%  eran  hombres  y  el  38%  mujeres.  La  proporción  de   mujeres  sube  en  el  DF,  pues  la  población  ocupada,  según  la  ENOE  es  de  4  millones,  y  de  estos  56%  son  hombres y 44% mujeres.    Sin  embargo,  aún  en  la  capital  del  país,  destaca  la  segregación  laboral.  Las  trabajadoras    se  concentran  en  los  sectores  de  servicios  y  comercio  y  tienen  una  baja  participación  en  las  actividades  de  construcción,  agropecuaria  y  transporte.    En  la  misma  Encuesta,  se  observa  que  dos  de  cada  tres  mujeres  desempeñan  un  trabajo  no  remunerado,  frente  a  uno  de  cada  cuatro  hombres.  Generalmente  se  incorporan  en  puestos  de  trabajo  con  una  jerarquía  inferior  a  la  de  los  hombres  y  perciben  una  menor  remuneración,  incluso  en los mismos puestos de trabajo.    La  flexibilización  laboral  ha  significado  que  las  mujeres  acepten  trabajos  de  tiempo  parcial,  con  pocos  requerimientos  de  habilidades  y  salarios  bajos.   La   desregulación  ha  implicado  que  los  derechos  básicos  de  las  trabajadoras  tales  como  salario  mínimo,  seguridad  e  higiene  y  contrato  colectivo,  sean  vistos  como  una  limitación  para  la  competitividad.     Uno  de  los  sectores  en  los  que  ha  destacado  las  mujeres  es  el  de  la  maquila  de  exportación,  donde  se  dio  una  clara  tendencia  a  los  trabajos  en  domicilios  y  sin  relación  laboral “formal”.      La crisis económica y el alto nivel de desempleo, que también afecta al D.F., ha llevado a  las  mujeres  a  desarrollar  actividades  dentro  de  la  denominada  la  economía  de  subsistencia:  venta  a  domicilio,  venta  por  catálogo,  elaboración  de  alimentos  en  sus 

21

domicilios, impulso de microempresas (apoyadas en buena medida por los programas de  microfinanzas ó por empresas usureras como son banco Azteca, Banco Walmart y Copel,  entre otros). 
 

Hay  signos  preocupantes  de  políticas  que  privilegian  inversiones  para  favorecer  a  las  grandes  inmobiliarias,  enormes  centros  comerciales  y  supervías  al  servicio  del  uso  del  automóvil  privado,  mientras  que  no  se  toman  medidas  claras  para  resolver  problemas  de  acceso  a  servicios  básicos  como  la  disponibilidad  del  agua,  la  salud,  el  transporte  en  colonias y barrios populares.    La  feminización  de  la  pobreza  en  la  Ciudad  de  México,  toma  rostro  en  mujeres  que  ocupan  hasta  30  horas  a  la  semana  en  hacer  llegar  el  agua  a  sus  hogares,  vendedoras  ambulantes  cuya  vida  cotidiana  transcurre  en  las  calles  o  trabajadoras  que  tienen  que  emplear  hasta  cuatro  horas  en  transportarse  de  y  hacia  sus  centros  de  trabajo,  con  escasos servicios públicos para aliviar la carga de trabajo doméstico no remunerado.     Los derechos y la justicia laboral para las trabajadoras (y trabajadores) siguen siendo una  asignatura  pendiente  en  el  Distrito  Federal,  en  especial  el  empleo  juvenil  y  femenino  en  empresas  transnacionales  e  incluso  en  dependencias  públicas,  en  donde  se  registran  abusos y simulaciones de cumplimiento de la ley.    No  hay,  al  igual  que  a  nivel  nacional,  una  política  de  desarrollo  económico  que  aliente  a  la micro, así como a la  pequeña empresa, la creación de empresas sociales lideradas por  mujeres. Han disminuido además las acciones afirmativas para el acceso al crédito y a los  programas  de  compras  gubernamentales  que  generan  efectos  multiplicadores  sobre  la  economía local. Las jóvenes se quedan sin oportunidades de empleo formal y el gasto en  educación  y  en  programas  de  desarrollo  social  también  se  ha  estancado,  sin  que  quede  claro a qué áreas se han dirigido estos recursos públicos.    Es  imperioso  recordar  que  la  economía  feminista  ha  demostrado  que  más  del  50%  de  todo  el  trabajo  humano  no  está  remunerado,  es  invisible:  2/3  partes  de  la  riqueza  es  creada por las mujeres.    El Desempleo y la  Migración    En  la  década  de  los  setenta,  se  notó  un  incremento  en  los  desplazamientos  internos  de  familias  campesinas  hacia  las  ciudades.  El  Distrito  Federal  fue  receptor  nato.    En  la  década  de  los  ochenta  se  visibilizó  la  migración  femenina,  ya  que  hasta  entonces  sólo  había sido reconocida la masculina.  Y hacia los noventa los flujos migratorios empezaron  a  cambiar,  se  mantuvo  la  migración  interna  y  se  intensificaron  la  migración  transfronteriza, principalmente hacia los Estados Unidos. 

22

Entre las principales causas de la migración femenina encontramos:     La carencia de empleo, salarios precarios y nulas alternativas de colocación en el  mercado formal; 
 

 La reunificación familiar: las mujeres salen a alcanzar a los esposos, los hijos o  las  hijas; 
 

 La violencia institucional, tanto por parte de la delincuencia organizada como de  las redes de trata. 
 

 La violencia intrafamiliar, narco‐violencia  e Institucional –policiaca y militar.   (Seminario Migración…REDGE 2012).    Cabe  destacar  que  el  Distrito  Federal,  aparece  como  lugar  expulsor  de  mujeres  con  niveles  de  preparación  medios  y  altos.  Además  se  sitúa  en  el  noveno  lugar  por  su  participación en las transferencias por remesas.    Conclusiones y Retos para un desarrollo con equidad de género     Incorporar  la  perspectiva  de  género  y  desarrollar  enfoques  alternativos  incluyentes. 
 

 Concientizar  sobre  los  asuntos  de  género  intrínsecos  a  la  globalización  comercial,  financiera, social y cultural. 
 

 Impulsar  la  redistribución  del  poder  en  la  casa,  en  el  mercado  y  en  la  toma  de  decisiones  a  nivel  nacional  e  internacional.  La  paridad  de  género  requiere  de  la  redistribución  del  poder  en  tres  ámbitos:  en  el  mercado  laboral,  superando  la  división  sexual  del  trabajo,  la  segmentación  de  puestos  ocupacionales  y  las  brechas  salariales;    en  la  toma  de  decisión  a  diferentes  niveles  y  ámbitos  de  la  vida  de  las  mujeres  y  en  la  vida  familiar,  redistribuyendo  el  poder  al  interior  del  hogar  y  compartiendo  responsabilidades  por  la  reproducción  social.  (Ma.  Rosa  Renzi). 
 

 Revalorar  la  economía  doméstica  y  de  subsistencia,  en  lo  rural  y  urbano.  Visibilizar  que  el  trabajo  remunerado  y  no  remunerado  constituye  un  elemento  fundamental  de  análisis  y  de  política  pública  al  ser  uno  de  los  factores  que  más  afectan la inserción laboral de las mujeres. 
 

23

 Impulsar  mecanismos  para  el  reconocimiento  del    trabajo  no  pagado  y  reproductivo. 
 

 Reconocimiento,  ratificación,  aplicación  y  difusión  del  Convenio  sobre  el  trabajo  Decente  para  las  Trabajadoras  y  los  Trabajadores  domésticos,  impulsado  por  la  OIT. (jul, 2011). 
 

 Reconocer las aportaciones económicas a través de las remesas. 
 

 Romper  con  la  división  sexual  del  trabajo  doméstico  y  diseñar  un  nuevo  paradigma de sostenibilidad de la vida humana. 
 

 Demandar  y construir un Estado que sea cuidador, responsable y participativo. El  retiro  del  Estado  de  los  servicios  básicos,  al  disminuir  su  presupuesto,  se  traduce  en más trabajo no remunerado para las mujeres. Exigir que el GDF aumente cada  año  los  presupuestos  a  los  programas  sociales,  principalmente  aquellos  que  van  directamente a beneficio de las mujeres. 
 

 Impedir  que  la  denominada  Reforma  Laboral,  permee  en  las  condiciones  de  contratación  de  las  mujeres  y  difundir  y  exhibir  a  aquellos  contratantes  que  busquen pagar menores sueldos y otorgar empleos precarios.  
 

 Impulsar  campañas  de  educación  a  mujeres  jóvenes  que  están  en  búsqueda  de  empleos, en el tema de derechos laborales.  
 

 Blindar al Distrito Federal para que no afecten los recortes gubernamentales de la  federación  en  programas  sociales  y  económicos,  haciendo  lobby  en  la  ALDF  y  en  el GDF.                           

24

       

     

 

25

                           

                     ción Educa  
 

26

   

HACIA LA EDUCACIÓN QUE  NECESITAMOS LOS MEXICANOS 
     
Los  que  nos  manifestamos  en  contra  de  esta  llamada  reforma  educativa,  somos  cientos  de  miles  de  trabajadores  de  la  educación  de  todos  los  estados  del  país,  integrados  en  la  CNTE.  Están  en  este  movimiento  representados  los  trabajadores  de  la  educación  de  las  ciudades  y  del  campo,  entre  ellas,  las  entidades  federativas  con  más  pobreza,  explotación  y  violencia.  Nuestra  presencia,  en  cada  comunidad,  pueblo  y  ciudad,  nos  permite conocer la parte más problemática de la nación y la incapacidad que desde hace  décadas,  tiene  el  Estado  para  ofrecer  una  educación  digna  a  los  niños  y  jóvenes.  Somos  los  maestros  a  quienes  el  país  ha  encargado  desde  hace  décadas  la  tarea  siempre  difícil  de formar a millones de estudiantes, siempre con pocos recursos, con escuelas llenas de  carencias. Entre ellos está la gran parte de la población escolar que habla una lengua que  no  es  el  castellano,  que  deben  trabajar  desde  pequeños,  que  llegan  a  clases  sin  desayunar  y  que  tarde  o  temprano  se  verán  obligados  a  abandonar  la  escuela.  Pero  también  somos  los  maestros  de  la  periferia  de  las  poblaciones  grandes  y  pequeñas  del  norte,  de  la  península  y  del  centro  del  país,  de  las  colonias  y  barrios  donde,  vecinos  a  la  prosperidad  de  las  zonas  privilegiadas,  abundan  los  niños  y  jóvenes  con  muy  poco  futuro.  Es  la  parte  de  México  que  los  gobernantes  prefieren  ignorar,  y  ante  la  que  reaccionan  con  un  gran  enojo  represivo  cuando  su  gente  se  vuelve  consciente  y  se  organiza  para  protestar.  Son  los  que  –con  su  trabajo  mal  pagado‐  contribuyen  a  la  acumulación  de  riqueza  de  un  país  que  se  precia  de  ser  la  décima  cuarta  potencia  económica del mundo pero mantiene a millones en la pobreza.    Precisamente  porque  no  pocos  de  los  maestros  que  hoy  nos  manifestamos  provenimos  de  la  parte  olvidada  de  México  que  está  en  todas  las  regiones  del  país,  nuestra  protesta  no  sólo  tiene  raíces  sociales  muy  profundas,  sino  que  se  nutre  del  conocimiento,  de  una  constante  discusión,  de  numerosos  foros,  conferencias,  reuniones,  encuentros,  libros  y  materiales  impresos  que  ahora  circulan  con  gran  profusión  y  que  convierten  a  nuestro  movimiento  magisterial  en  un  lugar  de  encuentro  de  ideas  e  incluso  de  maneras  distintas de ver la educación.    Desde nuestra posición de maestros, comprometidos con el país, reiteradamente hemos  dicho  que  estamos  en  contra  de  esta  reforma  porque  lo  único  que  ofrece  es  que  habrá 

27

más  exámenes  estandarizados  y  todo  un  aparato  de  supervisión  y  vigilancia  sobre  las  niñas  y  niños,  los  maestros  y  las  escuelas.  Porque  no  es  una  reforma  que  retome  las  grandes  carencias  y  les  ofrezca  una  respuesta  más  allá  de  medir.  Nada  les  ofrece  desde  la  educación  que  sirva  para  apoyar  los  esfuerzos  personales  y  colectivos  que  hacen  gran  parte  de  los  mexicanos  por  salir  de  la  pobreza  y  la  subordinación.  Al  contrario,  se  trata  de  una  reforma  persecutoria  que  amenaza  con  despedir  a  miles  de  maestros  y  con  seguir  descalificando  como  insuficientes  a  millones  de  niños.  Esta  reforma  no  habla  de  rutas,  de  propósitos  capaces  de  convocar  a  familias,  maestros  y  estudiantes  a  modificar  el  deplorable  estado  en  que  se  encuentra  desde  hace  décadas  la  educación  nacional.  Ofrece  sencillamente  –aunque  ahora  como  mandato  constitucional  y  legal‐  básicamente  las  mismas  estrategias  que  se  anunciaron  y  que  se  han  aplicado  –sin  éxito‐  desde  1992:  medir, vigilar, estimular y, sobre todo ahora, castigar.    Los maestros hemos denunciado que la reforma educativa es la puerta de entrada a una  etapa  de  supervisión  y  sanciones  contra  los  maestros  y  eso  se  confirma  ahora  con  las  propuestas  de  norma  para  el  Instituto  Nacional  para  la  Evaluación  de  la  Educación  (INEE),  Ley  General  del  Servicio  Profesional  Docente  (LGSPD)  y  modificaciones  a  la  Ley  General  de  Educación  (LGE).  Ahí  aparece  como  una  reforma  profundamente  autoritaria,  que  fortalece  la  burocracia,  el  centralismo  y  la  uniformidad,  que  establece  una  nube  de  controles  y  reglas  en  torno  a  la  escuela  y  que  se  apoya  en  una  evaluación  formalista  y  vertical  para  perseguir  maestros,  pero  incapaz  de  generar  procesos  de  transformación.  Es decir, una reforma administrativa y laboral, que está muy lejos de ser educativa.    Proponemos  una  verdadera  transformación  educativa,  que  arranque  con  un  planteamiento desde el núcleo mismo del proceso educativo, que sea capaz de movilizar  en torno suyo a los actores y fuerzas sociales más importantes en la educación.    Proponemos  una  educación  humanista  que  sustituya  los  valores  del  mercado  por  la  práctica  de  valores  universales;  que  recupere  y  coloque  en  primer  plano  el  respeto  y  la  ampliación  del  derecho  humano  a  la  educación,  el  fortalecimiento  de  la  educación  pública  y  un  proceso  educativo  sólidamente  arraigado  en  las  necesidades  del  desarrollo  de las personas y de sus comunidades y regiones.    Una  educación  fincada  en  la  memoria  histórica  de  nuestro  pueblo,  pero  abierta  a  la  cultura  y  el  conocimiento  universal,  con  una  visión  amplia  de  la  ciencia  y  las  humanidades.  Una  educación  sólidamente  anclada  en  la  autonomía  y  la  participación  democrática dentro y fuera del aula.    Es  decir,  un  proceso  educativo  que  esté  orientado  a  la  formación  de  mujeres  y  hombres  sabios,  autónomos,  críticos,  solidarios,  preocupados  por  el  bienestar  de  todos  y 

28

especialmente  por  el  de  su  comunidad  y  familia.  Una  educación  que  no  se  finca  en  la  separación  clasista  entre  educación  técnica  y  propedéutica,  sino  que  integra  ambas  dimensiones  en  una  sola  formación  de  alto  nivel  y  amplios  horizontes.  Se  trata,  además,  de  convertir  al  proceso  educativo  en  un  espacio  de  creatividad,  exploración  y  participación, libre de rigideces y fincado en la curiosidad, el compromiso responsable de  maestros,  estudiantes  y  de  la  comunidad;  y  en  el  interés  y  compromiso  solidario  de  los  niños  y  jóvenes  por  lo  que  ocurre  a  su  alrededor.  Por  otro  lado,  se  busca  que  esta  educación  esté  disponible  a  todos  los  habitantes  del  país,  por  lejana  y  pequeña  que  sea  su  comunidad  y  por  enorme  que  sea  el  número  de  aspirantes  a  las  escuelas  e  instituciones  en  las  ciudades.  Y  esta  educación  ‐creativa  y  para  todos‐  es  una  responsabilidad  de  la  sociedad  que  asume  el  Estado  a  través  de  la  educación  pública,  gratuita y laica.    Para  alcanzar  un  proceso  educativo  como  el  arriba  descrito  la  ruta  no  es  mediante  una  reforma administrativa y laboral como la que hoy está en la agenda gubernamental, sino  que  es  necesario  reforzar  en  el  marco  legal  y  en  la  Constitución  lo  que  ya  existe:  que  la  educación  debe  ser  para  todos,  en  todos  los  niveles,  y  es  necesario  también  recuperar  en los planes y programas de estudio las lecciones pedagógicas antiguas y modernas que  nos  permitan  ofrecer  a  niños  y  jóvenes  una  educación  a  profundidad,  amplia  y  de  alto  nivel;  en  consecuencia,  deben  transformarse  los  libros  de  texto,  manteniendo  su  gratuidad.    Requiere  además  de  un  planteamiento  diferente  en  la  relación  entre  la  comunidad  y  la  escuela  a  fin  de  que  puedan  generarse  procesos  de  conocimiento  desde  la  comunidad,  con  el  apoyo  de  los  colectivos  escolares  y  con  maestros  específicamente  dedicados  a  esta tarea en coordinación con los padres de familia.    Supone  también  un  esfuerzo  financiero  del  12  por  ciento  del  PIB  para  la  educación  a  fin  de  garantizar  la  ampliación  de  la  infraestructura  en  educación  en  todos  los  niveles,  equipamiento  y  número  de  maestros.  Exigimos  que  todos  los  centros  escolares  del  país  cuenten con las condiciones óptimas materiales y humanas para desarrollar su labor.    Requiere  de  un  planteamiento  serio  de  actualización  para  los  maestros  en  servicio  en  todos  los  niveles  de  educación.  Se  necesita  de  un  sistema  nacional  de  bibliotecas  presenciales y virtuales y acabar con el analfabetismo.    Demandamos  al  Gobierno  Federal,  a  la  Secretaria  de  Educación  Pública,  al  Poder  Legislativo  y  Judicial,  ABROGAR  la  reforma  educativa  (a  los  artículos  3º  y  73  Constitucionales)  e  iniciar,  en  lo  inmediato,  un  debate  nacional  y  popular  sobre  la  situación de la educación pública y las medidas para realmente mejorarla y fortalecerla. 

29

La  Coordinadora  Nacional  de  Trabajadores  de  la  Educación  ratifica  su  compromiso  de  participar  en  el  debate  y  en  la  construcción  de  propuestas  viables  y  pertinentes  para  alcanzar la justicia social en nuestro país. 
 

Proponemos  una  ruta  con  foros  en  escuelas,  zonas  escolares,  regiones,  estados  y  a  nive nacional,  propiciando  una  amplia  consulta  y  participación  de  los  maestros,  estudiantes, padres de familia, investigadores y demás sectores de las comunidades.    La  importancia  de  este  planteamiento  radica  en  que  la  llamada  reforma  educativa  no  surgió  de  un  proceso  de  amplia  participación  y  no  puede  llamarse  democrática.  Introducida  como  iniciativa  presidencial  el  10  de  diciembre  2012,  fue  aprobada  apenas  días  después,  de  manera  sumamente  apresurada,  sin  un  debate  parlamentario  y  por  supuesto  sin  una  consulta  más  amplia  a  la  sociedad  y  grupos  y  personas  interesadas.  Autoritaria  en  su  origen,  la  actual  reforma  ni  siquiera  intenta  ser  democrática  en  su  orientación  y  contenidos.  No  tiene  una  propuesta  pedagógica  respecto  de  procesos  educativos  alternos  orientados  a  la  democracia,  ni  tampoco  respecto  de  una  forma  de  conducción  escolar  asentada  en  la  participación  de  los  actores  escolares.  Por  el  contrario,  es  una  modificación  constitucional  que  a  juzgar  por  las  propuestas  de  leyes  reglamentarias,  dibuja  un  perfil  autoritario,  restrictivo  y  rígido  al  interior  del  proceso  educativo.    En  contraparte,  planteamos  la  importancia  de  que  además  de  la  formación  en  conocimientos,  esta  debe  apuntar  a  convertir  a  los  estudiantes  en  verdaderos  ciudadanos  –concientes  y  preocupados  por  “el  interés  general  de  la  sociedad”  (Art.  3º  constitucional).  En  ese  sentido,  la  escuela  debe  ser  una  comunidad  que  se  desarrolle  en  un  clima  de  libertad,  en  ausencia  del  miedo  y  normada  por  los  acuerdos  y  lineamientos  que  en  sus  respectivos  ámbitos  construyan  los  estudiantes  y  maestros  a  nivel  de  aula,  escuela y relación con la comunidad.    Acuerdos  que  favorezcan  la  formación  de  los  estudiantes  en  el  descubrimiento  y  el  conocimiento de las dinámicas de responsabilidad y éticas ciudadanas, dentro y fuera de  la escuela. Rechazamos la concepción de que la escuela debe copiar la estructura y clima  de  una  empresa.  Porque  se  propone  que  debe  estar  a  cargo  de  un  carismático  gerente  que  comanda  a  un  grupo  de  empleados  (maestros)  y  garantiza  a  sus  clientes  (estudiantes y padres de familia) un buen servicio (la calidad).    Rechazamos  la  concepción  de  que  la  educación  es  un  ejercicio  de  subordinación  donde  el  estudiante  es  sólo  un  alumno  pasivo  que  recibe  información  y  que  luego  debe  dar  cuenta  de  ella  en  un  examen  estandarizado.  Estos  rasgos  muestran  que  la  idea  de  “educación  de  calidad”  en  realidad  es  un  proceso  de  educación  mercantilizado  y  autoritario que subordina a estudiantes y profesores). 

30

En  contraposición  debemos  comenzar  a  discutir  cómo  vamos  a  hacer  que  nuestra  educación  sea  autónoma,  de  tal  manera  que  nuestras  escuelas  tengan  mayor  libertad  para,  en  el  marco  de  una  educación  nacional.  Definir  cómo  deben  ser  los  planes  y  programas,  los  contenidos  y  las  prácticas  pedagógicas  dentro  y  fuera  del  aula  que  permitan a nuestra educación responder a los rezagos, a las necesidades tan diversas de  niños  y  jóvenes  de  decenas  de  culturas  distintas,  del  campo  y  de  la  ciudad,  del  norte  y  del  centro  y  sur  del  país,  desde  Yucatán  hasta  Baja  California.  Una  autonomía  que  permita  dejar  atrás  la  cultura  de  la  uniformidad,  de  un  solo  libro  de  texto  gratuito,  una  misma  evaluación  para  estudiantes  y  docentes  de  todo  el  país.  Debemos  construir  un  marco  nacional  legal  y  educativo  que  sea  capaz  de  arropar  y  propiciar  –no  limitar‐  la  exuberante  riqueza  de  expresiones  culturales  y  educativas  a  niveles  locales  y  regionales.  No  necesitamos  tener  lo  que  hoy  vivimos:  una  autoridad  federal  y  central  cuya  ocupación  fundamental  en  estos  días  es  rechazar  las  iniciativas  de  normatividad  y  proyecto de la educación que surge desde las regiones y entidades federativas.    Esta  autonomía  no  es  sinónimo  para  que  los  gobiernos  estatales  y  federal,  abandonen  o  disminuyan  su  responsabilidad  en  el  financiamiento  de  la  educación  pública  como  estipula  el  Transitorio  Quinto,  Fracción  III,  inciso  a)  de  la  reforma  a  los  artículos  3º  y  73  Constitucionales:  “Fortalecer  la  autonomía  de  gestión  de  las  escuelas  ante  los  órganos  de  gobierno  que  correspondan  con  el  objetivo  de  mejorar  su  infraestructura,  comprar  materiales educativos, resolver problemas de operación básicos…”    La  CNTE  demanda,  para  garantizar  la  equidad  en  la  educación,  la  dotación  de  útiles  escolares,  uniformes  y  calzado,  así  como  becas  y  la  dotación  de  libros  en  todos  los  niveles educativos.    El  actual  intento  de  reforma  de  la  educación  atenta  directamente  contra  lo  que  es  este  país:  un  mosaico  de  culturas,  regiones,  lenguas  y  economías  distintas.  Atenta  también  contra  la  definición  que  de  nuestro  país  hace  la  constitución  cuando  señala  que  “la  nación  mexicana  tiene  una  composición  pluricultural”  (Art.  4º  Constitucional).  Para  un  país  enorme  y  profundamente  diverso  la  reforma  que  se  impone  plantea  un  solo  organismo  (el  Instituto  Nacional  de  Evaluación  Educativa)  como  el  gran  vigilante,  una  “autoridad a nivel nacional, en materia de evaluación educativa”, que –para prolongarse  en  una  estructura  aún  más  vertical  y  burocrática‐  será  la  cabeza  de  todo  un  “Sistema  Nacional  de  Evaluación  Educativa”  (Art.  6  propuesta  de  Ley  INEE).  Establece,  además,  como  algo  constitucional  del  país,  “la  medición”  (Art.  3º.  reformado),  la  forma  más  superficial, discriminatoria y uniformadora de evaluar. Con todo esto, todos los maestros  y  estudiantes,  desde  los  de  la  Sierra  Norte  de  Puebla  hasta  los  de las zonas residenciales  de las grandes ciudades, pasando por las colonias periféricas y las escuelas rurales, serán  evaluados  con  una  medida  única,  como  si  este  fuera  un  país  de  una  sola  lengua, 

31

homogéneo  y  básicamente  igualitario.  En  lugar  del  camino  hacia  el  fortalecimiento  de  nuestras  múltiples  identidades  y  construir  a  partir  de  ellas  un  país  de  potencialidades  diversas,  se  perfila  un  futuro  educativo  de  una,  todavía  más,  poderosa  y  avasalladora  centralización de la educación.    El  nuevo  marco  legal  que  se  propone  para  la  educación  refuerza  esa  tendencia  al  centralismo  y  el  carácter  único  de  la  educación  y  de  la  evaluación  cuando  señalan  que  “las entidades federativas mantendrán sus legislaciones acordes con esta ley” (Art. 1º en  propuesta  de  LGSPD).  Por  cierto,  una  ley  tan  detallada  que  prácticamente  no  se  deja  resquicio alguno para que se manifieste otra de las características esenciales del país: su  constitución  en  torno  a  un  pacto  de  entidades  soberanas:  “es  voluntad  del  pueblo  mexicano constituirse en una República representativa, democrática, federal, compuesta  de Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior” (Art. 40).    Las  nuevas  modificaciones  que  se  impulsan  eliminan  facultades  que  todavía  hoy  tienen  las  entidades  federativas,  como,  por  ejemplo,  la  de  realizar  evaluaciones  por  su  cuenta  (propuesta de modificación al Art. 29, LGE).    En  contraparte,  nosotros  proponemos  una  evaluación  distinta,  de  abajo  hacia  arriba.  Una  evaluación  horizontal  realizada  desde  las  propias  escuelas  y  comunidades,  desarrollada  como  un  ejercicio  dialógico  a  nivel  de  cada  zona,  región  y  entidad  federativa. Una evaluación que, al mismo tiempo que describe los problemas, analiza los  factores  que  los  causan,  los  remedios  que  pueden  darse  y  recoge  las  experiencias  exitosas de maestros y escuelas para mejorar la educación. A partir de estos procesos de  evaluación  que  comprometen  a  estudiantes,  maestros,  escuelas,  comunidades  y  autoridades  con  la  definición  y  solución  de  la  problemática  local  y  regional,  es  posible  construir  a  nivel  nacional  y  desde  abajo  políticas  educativas  ampliamente  consensadas  con los actores.    Son  procesos  que  sirven  además  para  definir  la  amplitud,  contenidos  y  también  las  formas  que  deben  adoptar  los  programas  de  formación  permanente  del  magisterio,  permiten  detectar  además  de  manera  tangible  e  inequívoca  las  insuficiencias  en  infraestructura  y  equipos,  y  servirán  finalmente  para  recuperar  ejemplos  de  iniciativas  concretas  que  de  manera  espontánea  y  sistemática  han  venido  estableciendo  grupos  de  escuelas,  regiones  y  entidades  federativas.  Es  indispensable,  sin  embargo,  que  estos  procesos  de  evaluación  sean  apoyados  con  asesorías  expertas  y  estudios  descriptivos  y  de  diagnóstico  que  permitan  que  desde  otros  ángulos  de  visión  se  analice  la  problemática de la educación y que así se fortalezcan aún más los procesos de mejora.   

32

Estos  procesos  deben  también  ser  apoyados  por  cambios  constitucionales  y  legales  que  al  mismo  tiempo  que  establecen  los  grandes  propósitos  de  la  educación  y  sus  condiciones  mínimas,  crean  un  marco  donde  las  regiones  del  país  puedan  expresar  y  responder  a  sus  necesidades  en  el  marco  del  federalismo  y  una  sola  nación  y  también  una sola, pero diversa, educación.    Una  propuesta  de  evaluación  y  mejoramiento  de  la  educación  como  esta,  que  involucra  directa  y  sistemáticamente  a  los  actores  del  proceso  educativo  y  a  padres  de  familia,  comunidades,  hace  posible  generar  un  dinamismo  de  participación  y  compromiso  con  el  proyecto  mucho  más  profundo  que  el  que  puede  desatar  un  proceso  autoritario,  vertical,  centrado  en  torno  a  las  autoridades  y  con  rasgos  laborales  persecutorios  y  represivos  claramente  en  contra  del  123  constitucional.  La  poderosa  fuerza  de  la  participación  real  de  los  actores  ha  estado  sistemáticamente  ausente  de  las  iniciativas  y  reformas  verticales  de  las  últimas  décadas  y  ahora,  una  vez  más,  se  pretende  dejar  afuera.    Proponemos  que  en  cada  escuela  se  forme  un  Consejo  de  Evaluación  electo  por  la  comunidad,  que  considere  diversos  elementos  como  las  condiciones  materiales  del  plantel,  el  trabajo  docente,  la  carga  administrativa,  asistencia  regular  de  alumnos,  aprovechamiento  académico,  desempeño  de  las  autoridades  educativas,  etc.  Este  modelo debe reproducirse a nivel estatal.    Necesitamos  un  salario  digno  y  la  garantía  de  contar  con  nuestro  empleo,  por  eso,  demandamos que ningún trabajador de la educación debe ser despedido a consecuencia  de  la  medición  punitiva  que  hoy  se  nos  quiere  imponer,  antes  bien,  exigimos  implementar  un  programa  de  basificación  masiva  para  los  trabajadores  de  la  educación  que hoy cubren plazas temporales.    Una  verdadera  transformación  educativa  no  debe  de  dejar  fuera  a  las  instituciones  formadoras  de  docentes.  Estamos  de  acuerdo  en  generar  una  refundación  de  las  escuelas  normales  para  fortalecer  su  misión  histórica.  La  discusión  debe  girar  en  por  lo  menos  tres  ámbitos:  ético,  político  y  epistemológico.  Ratificamos  nuestra  lucha  por  la  defensa  y  fortalecimiento  del  normalismo  mexicano.  Demandamos  la  asignación  de  la  plaza  automática  para  todos  los  egresados  de  las  escuelas  normales  públicas  del  país,  quienes  fueron  acreditados  por  una  institución  formadora  reconocida  oficialmente  y  cuentan con el perfil y el derecho correspondiente.    La  democracia  no  sólo  debe  pasar  por  el  ámbito  educativo  y  su  conducción,  también  debe  cruzar  por  ofrecer  a  los  maestros  el  derecho  elemental  de  elegir  libremente  a  sus  representantes  sindicales,  negado  durante  décadas  por  el  gobierno  federal,  gobiernos 

33

estatales  y  por  la  cúpula  que  ha  secuestrado  a  nuestro  sindicato.  Demandamos  la  realización  de  Congresos  Estatales  y  Congreso  Nacional  para  elegir  a  una  representación  por los maestros de base. Es impostergable la DEMOCRATIZACIÓN del Sindicato Nacional  de Trabajadores de la Educación.    Exigimos  el  cese  a  la  represión  administrativa,  física,  psicológica  y  penal  en  contra  de  cualquier  militante  de  la  CNTE,  particularmente  en  contra  de  los  compañeros  del  Estado  de  Guerrero.  Asumimos  plenamente  las  demandas  de  todos  nuestros  contingentes,  así  como de las organizaciones sociales, sindicales, campesinas, y estudiantiles.    Con  la  fuerza  de  la  movilización  seguiremos  reivindicando  nuestro  derecho,  el  de  los  padres  de  familia  y  estudiantes  de  todos  los  niveles  a  ser  escuchados.  Llamamos  a  un  diálogo  serio  y  responsable  al  gobierno  federal  y  a  los  poderes  legislativo  y  judicial,  que  permita la solución a las legítimas demandas y reivindicaciones.                                                     

34

   
 

 

     

 

35

                             

                    Salu  d  

36

   

CIUDAD SALUDABLE 
      DIAGNÓSTICO    Antecedentes    El  exceso  de  peso  corporal  (sobrepeso  y  obesidad)  es  reconocido  como  uno  de  los  retos  más  importantes  de  Salud  Pública  mundial,  dada  su  magnitud,  la  rapidez  de  su  incremento y el efecto negativo que ejerce sobre la salud de la población que la padece.  La obesidad infantil es el principal problema de salud pública de la Ciudad de México.    Descripción    La  obesidad  es  la  causa  principal  de  mortalidad  cardiovascular  en  el  mundo  y  está  asociada  a  otras  patologías  (comorbilidades).  La  obesidad  per  se  es  considerada  el  principal factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad coronaria en niños y adultos.  Entre  los  factores  que  inciden  en  el  sobrepeso  y  la  obesidad  destacan  el  sedentarismo  y  los malos hábitos alimenticios (ENSANUT 2012).    Está  plenamente  establecido  que  la  obesidad  es  una  enfermedad  concomitante  con  afecciones  crónico‐degenerativas,  entre  las  que  destacan  hipertensión  arterial,  enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca, diabetes tipo II y cáncer.    En  el  país,  el  porcentaje  de   niños  menores  de  cinco  años  con  sobrepeso  y  obesidad  va  en  aumento.  Así,  entre  1988  y  2012  este  indicador  pasó  de  7.8%  a  9.7%,  es  decir  un  aumento de casi dos puntos porcentuales en tan solo 25 años (ENSANUT 2012).    México ocupa el segundo lugar mundial en sobrepeso y obesidad infantil y se estima que  en  la  Ciudad  de  México  4  de  cada  10  niños  en  edad  escolar,  de  entre  5  y  11  años,  padecen  algún  tipo  de  obesidad  (El  Universal  9  de  Mayo  de  2012).  Es  importante  destacar que este problema de salud pública va en aumento.     Conclusiones   

37

La  obesidad,  y  sobre  todo  la  obesidad  infantil,  es  el  principal  problema  de  salud  en  la  Ciudad  de  México.  La  atención  adecuada  e  inmediata  de  esta  patología,  que  a  su  vez  es  un  factor  determinante  en  el  desarrollo  de  otras  patologías,  reportaría  en  el  corto  plazo  una  mejor  calidad  de  vida  para  la  población,  así  como  un  ahorro  considerable  en  el  tratamiento  de  estas  enfermedades,  lo  que  permitiría  usar  estos  recursos  económicos  en la atención de otras enfermedades también prioritarias.    PROPUESTA      Objetivos:    Los  estudios  sobre  obesidad  infantil  a  nivel  mundial  son  escasos  y  la  mayoría  de  ellos  se  han  enfocado  en  programas  escolares  de  actividad  física  y  dieta,  definido  esto  como  cambios en el estilo de vida (Carlson et al. 2012).     A  nivel  clínico  también  hay  pocos  estudios  y  estos  han  documentado  la  importancia  de  algunos  marcadores  clínicos  relacionados  con  el  daño  endotelial  y  la  aterogénesis  en  niños con sobrepeso y obesidad exógena.    Descripción    Lo  que  aquí  se  propone  es  implementar  políticas  públicas  en  escuelas  de  la  Ciudad  de  México  que  tengan  como  eje  fundamental  la  educación  alimentaria  y  psicológica,  que  promueva  cambios  en  el  estilo  de  vida  y  como  meta  a  12  meses,  la  disminución  en  un  30% del exceso de peso corporal, en promedio, y evaluar el riesgo aterogénico.     En una primera etapa, poner en marcha un programa piloto de prevención y tratamiento  al  sobrepeso  y  obesidad  en  escuelas  primarias.  La  vigilancia  será  mensual  a  través  de  consultas  dietéticas  y  psicológicas.  A  la  par,  tomar  al  inicio  y  al  final  del  programa  una  muestra  de  sangre,  con  todas  las  consideraciones  bioéticas,  y  evaluar  en  suero  por  la  técnica  de  ELISA  la  concentración  de  E‐selectina,  que  es  marcador  de  inflamación  vascular  (Kleemann et al. 2007), lo cual apoyaría la evaluación del riesgo aterogénico.    Hasta  ahora,  los  marcadores  clínicos  que  se  han  usado  para  evaluar  la  disfunción  endotelial  en  población  infantil  son  leptina  y  adiponectina  y  como  parámetros   bioquímicos,  se  han  determinado  las  concentraciones  de  lipoproteínas  (Ryder  et  al.  2013),  dimetil‐arginina  asimétrica  (De  Gennaro  Colonna,  et  al.  2009),  y  la  actividad  antioxidante  de  la  paraoxonasa  1(Koncsos  et  al.  2011;  Montero  et  al.  2012).  La  cuantificación  en  suero  de  la  E‐selectina,  permitiría  una  mejor  evaluación  del  riesgo 

38

cardiovascular  y  de  la  evolución  de  la  disfunción  endotelial  asociada  con  la  obesidad  infantil,  especialmente  durante  la  pubertad,  cuando  se  producen  cambios  pro‐ inflamatorios  y  pro‐oxidantes,  con  resistencia  moderada  a  la  insulina  (Montero  et  al.  2012).     Al  mismo  tiempo  que  se  atiende  el  principal  problema  de  salud  pública  en  la  Ciudad  de  México,  se  tiene  la  oportunidad  de  hacer  una  evaluación  científica  del  impacto  que  las  políticas  públicas  del  gobierno  de  la  Ciudad  de  México  tiene  en  la  salud  de  sus  habitantes.  Considerando  la  escasez   de  este  tipo  de  estudios,  este  proyecto,  incluso  en  su etapa piloto, sería un referente mundial.    Conclusiones    La  propuesta  es  atender  el  principal  problema  de  salud  pública  en  la  Ciudad  de  México,  la  obesidad  infantil,  mediante  políticas  públicas  que  fomenten  en  los  niños  en  edad  escolar  un  cambio  en  su  estilo  de  vida,  teniendo  como  meta  a  6  meses  una  reducción  promedio del 30% del exceso de peso corporal en los niños con sobrepeso y obesidad. Al  mismo  tiempo,  evaluar  con  criterios  científicos  el  impacto  de  estas  políticas  públicas  en  la  salud  infantil,  en  particular  analizando  el  riesgo  aterogénico,  mediante  la  cuantificación  en  suero  de  un  marcador  de  inflamación  (E‐selectina)  usando  una  metodología  sencilla  y  de  bajo  costo  (ELISA),  disponible  en  muchos  laboratorios  del  sector  salud  y  en  laboratorios  de  investigación  de  las  principales  instituciones  de  educación  superior.  Este  proyecto  tendría  un  impacto  inmediato  en  la  salud  infantil  y  podría, al mismo tiempo, constituirse en un referente mundial de salud pública.    BIBLIOGRAFÍA    ENSANUT  2012  (Encuesta  Nacional  de  Salud  y  Nutrición  SA‐México)  http://ensanut.insp.mx/informes/ENSANUT2...012ResultadosNacionales  Carlson,  J  A.    et  al.  (2012).  "Dietary‐related  and  physical  activity‐related  predictors  of  obesity in children: a 2‐year prospective study." Child Obes 8(2): 110‐115.  De  Gennaro  Colonna,  V.  et  al.  (2009).  "Asymmetric  dimethylarginine  (ADMA):  an  endogenous  inhibitor  of  nitric  oxide  synthase  and  a  novel  cardiovascular  risk  molecule." Med Sci Monit 15(4): RA91‐101.  Kleemann,  R.  et  al  (2007).  "Atherosclerosis  and  liver  inflammation  induced  by  increased  dietary  cholesterol  intake:  a  combined  transcriptomics  and  metabolomics  analysis". Genome Biology 8(9): R200.  Koncsos, P. et al. (2011). "Favorable effect of short‐term lifestyle intervention on human  paraoxonase‐1  activity  and  adipokine  levels  in  childhood  obesity."  J  Am  Coll  Nutr  30(5): 333‐339. 

39

Montero, D. et al. (2012). "Endothelial dysfunction, inflammation, and oxidative stress in  obese  children  and  adolescents:  markers  and  effect  of  lifestyle  intervention."  Obes Rev 13(5): 441‐455.  Ryder,  J  R.  et  al.  (2013).  "Lifestyle  intervention  improves  lipoprotein  particle  size  and  distribution  without  weight  loss  in  obese  Latino  adolescents."  Pediatr  Obes  8(5):  e59‐63.      Además de la propuesta anterior, es necesario dar seguimiento a otros problemas de  salud como:      Tuberculosis  y  VIH/SIDA,  el  cual  se  puede  abordar  mediante  la  implementación  de  una  eficiente  vigilancia  epidemiológica  en  conjunto  con  el  diseño  de  programas  educativos  para  la  prevención  del  contagio  y  el  tratamiento  de  las  personas  con  estas infecciones.     Infecciones  gastrointestinales.  Debidas  al  incremento  en  el  consumo  de  alimentos  preparados  en  la  vía  pública.  Este  problema  podría  abordarse  reforzando  las  medidas  de  higiene  e  implementando  la  vigilancia  por  parte  de  la  Secretaría  de  salud  y  diseñando  programas  educativos  para  los  vendedores  y  consumidores  de  estos alimentos.     Embarazos  no  deseados  en  menores  de  edad  y  jóvenes.  Este  problema  podrá  abordarse  mediante  el  reforzamiento  de  programas  educativos  de  prevención  del  embarazo y de divulgación y reforzamiento de la reforma creada en 2007/2008 para  la despenalización del aborto durante el primer trimestre de gestación.    Estos  y  otros  programas  de  salud  se  verían  beneficiados  por  el  ahorro  en  la  atención  de  enfermedades asociadas con la obesidad.                        

40

 
 

   

     

 

41

                         

 
 

  Cult  ura  
 

 
42

   

POLÍTICA CULTURAL 
      ANTECEDENTES     El  sistema  capitalista  neoliberal  que  tras  la  hegemonía  estadounidense  se  ha  extendido  prácticamente  en  el  mundo  entero  con  la  complicidad  de  las  respectivas  oligarquías  locales  de  cada  país,  se  ha  introducido  y  normalizado  no  sólo  a  través  de  la  imposición  de  políticas  económicas y de gobiernos, sino también mediante la invasión cultural.    La  cultura  es  un  campo  de  lucha  por  la  identidad,  nacional  y  local  dentro  de  los  procesos  de  desdibujamiento  (le  llaman)  de  ciertas  fronteras  económicas,  políticas  y  culturales,  pues  “está  en  juego  el  inmenso  potencial  económico  de  las  industrias  culturales,  pero  también,  […]  el  poder  de  definir  e  imponer  significados  acerca  de  cómo  vemos  el  mundo  y  lo  que  realmente  importa en la vida”(Arizpe y Alonso, 2005:109).    En México el desmantelamiento de la infraestructura cultural a través de las privatizaciones de  los  recintos  que  antes  estaban  en  manos  del  Estado,  crece  de  manera  importante  en  los  años  80, “…desde la crisis de 1982,… [se perciben] tendencias equivalentes a las que se imponían en  la economía globalizada. Se adelgazó el aparato estatal en la cultura y aumentó la intervención  de empresas privadas nacionales y transnacionales” (García Canclini y Piedras Feria, 2006:10)     La  política  cultural  neoliberal  supone  poner  por  delante  la  rentabilidad  de  la  cultura  y  otorgar  mayor  poder  para  ejercer  la  dirección  del  quehacer  cultural  a  los  particulares,  sobre  todo  a  las  empresas.  En  ese  tenor  resalta  de  manera  evidente  el  apoyo  a  la  producción,  difusión  y  consumo de los productos culturales de las televisoras.    En  nuestro  país,  gran  parte  de  las  maneras  de  ver,  interpretar  e  interactuar  han  sido  dirigidas  por  las  corporaciones  mediáticas,  fundamentalmente  por  Televisa,  monopolio  que  durante  muchos  años  ha  contribuido  de  manera  relevante  a  forjar  la  identidad  y  los  valores  aspiracionales  de  la  población  en  México.  De  hecho,  La  Encuesta  nacional  de  prácticas  y  consumo  culturales  (Consejo  Nacional  para  la  Cultura  y  las  Artes  (CONACULTA),  México,  2004)   nos presenta las siguientes cifras:    […]  69%  de  la  población  nacional  no  participa  en  ninguna  actividad  colectiva:  90%  no  suele  pintar, 70% no suele escribir, 70% no canta, 47% nunca ha asistido a una presentación musical. 

43

Sólo 13% de la población ha asistido al teatro en el último año. Sólo 5% de las mujeres y 4% de  los hombres dicen preferir el teatro, la danza o las exposiciones […] el 5% de los ciudadanos de  todas las edades estudia alguna disciplina artística [...] (pero) el 18% dice que si tuvieran tiempo  libre les gustaría practicar actividades artísticas [...] (En contraste) más del 97% de los habitantes  del país ha podido enterarse de  video escándalos, [etc.] por Televisión. (Jiménez, 2006:132)     Esa avasalladora visión mediática ‐que por cierto emite constantemente mensajes cargados de  clasismo,  racismo  y  sexismo‐  ha  excluido,  de  distinta  manera,  tanto  a  la  cultura  académica  crítica  como  a  la  cultura  popular  de  grupos  urbanos  y  rurales  y,  por  supuesto,  a  las  culturas  indígenas. Su poderío es tal, que como menciona José Luís Paredes Pacho se podría afirmar que  […]  el  Estado  está  subsidiando  a  las  Industrias  del  entretenimiento  por  intermedio  de  las  escuelas  de  arte,  pues,  ante  la  carencia  de  alternativas  para  los  egresados,  estas  últimas  han  terminado  por  ser  formadoras  de  cuadros  para  la  gran  industria  antes  que  formadoras  de  artistas  con  proyectos  personales  […]  Artistas  plásticos  y  fotógrafos,  por  ejemplo,  acaban  haciendo publicidad para una gran firma…  (Paredes, 2006:97).    Por  otro  lado,  en  el  panorama  de  la  llamada  “alta  cultura”  se  mantiene  la  idea  del  arte  por  el  arte  y  la  producción,  distribución  y  consumo  del  mismo  está  basado  en  el  elitismo  financiado  por las mismas empresas que imponen gobiernos y se benefician de las políticas neoliberales en  nuestro  país,  y  por  consiguiente,  no  propician  la  creación  crítica  con  verdadero  compromiso  social.  En  el  caso  de  las  artes  plásticas  y  visuales  podemos  mencionar  al  coleccionista  Eugenio  López  y  la  Colección  Jumex,  la  cual  es  “la  más  importante  de  arte  contemporáneo  de  América  Latina…ronda  ya  las  1,500  piezas  y  en  la  que  invierte  cada  año,  en  adquisiciones,  unos  5  millones  de  dólares”  (Brito,  2006)  También,  se  encuentra  el  caso  de  la  Colección  de  Agustín  Coppel  en  Sinaloa,  la  Fundación  Televisa,  la  Fundación  Telmex,  así  como  el  grupo  Cemex  que  financia el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey.     La  ciudad  de  México  a pesar  de  estar  gobernada  por  la  izquierda  desde  1997  no  es  ajena  a  las  tendencias  generales  que  se  establecen  en  el  país.  El  Distrito  Federal  como  capital  cultural,  posee  una  amplia  gama  de  expresiones  artísticas  y  culturales,  así  como  la  infraestructura  cultural más importante de México, sin embargo existe una profunda desigualdad.     Aún así, sería una falsedad afirmar que nos encontramos en la misma situación que en el resto  del  país,  pues  en  nuestra  entidad  se  han  llevado  a  cabo  significativos  esfuerzos  en  materia  de  política cultural con el fin de favorecer la democratización de la cultura, propiciar el acceso para  la  población  que  vive  en  zonas  marginadas  a  la  propia  expresión  creativa  y  al  consumo  de  diversas  manifestaciones  artísticas  con  ciertos  programas  que  incluyen  las  artes  plásticas  y  visuales,  como  por  ejemplo:  Artes  por  todas  partes,  el  excelente  proyecto  de  los  FAROs,  y  la  organización  de  eventos  artísticos  y  culturales  gratuitos  en  espacios  públicos;  asimismo  en  la 

44

ciudad  encontramos  mayor  apertura  hacia  propuestas  críticas  y  comprometidas  con  una  transformación.     Sin  dejar  de  reconocer  lo  anterior,  en  el  Distrito  Federal  nos  enfrentamos  a  una  falta  de  congruencia con lo que debiera ser una política cultural de izquierda que favorezca la conciencia  crítica.  Hacer  frente  al  avasallamiento  neoliberal  implica  una  ardua  lucha  en  el  campo  de  la  cultura, tarea que exige claridad en las líneas estratégicas a implementar.     I.2 DESCRIPCIÓN    Algunas  de  las  fallas  que  podemos  encontrar  en  materia  de  política  cultural  en  la  ciudad  de  México son las siguientes:    ‐Apoyo a la difusión de los productos culturales de las televisoras.     A  través  de  conciertos  gratuitos  de  artistas  en  espacios  públicos  como  el  Zócalo  o  el  Monumento  a  la  Revolución.  Asimismo,  los  contenidos  emitidos  por  empresas  como  AyTVs  o  Teleurban  en  las  pantallas  del  transporte  colectivo  metro  y  metrobús  son  prácticamente  del  mismo tipo que aquellos que difunden Televisa y Tvazteca.    ‐Casas de cultura y centros culturales insuficientes y con una visión limitada y conservadora del  arte y la cultura.     La  ciudad  cuenta  con  una  red  importante  de  casas  de  cultura  y  centros  culturales:  208  según  cifras del Atlas de Infraestructura Cultural  2010, (:210), de esta manera el DF se ubica como la  entidad con mayor cantidad de casas de cultura y centros culturales en el  país, sin embargo en  términos  de  número  de  habitantes  por  espacios  de  ésta  naturaleza  se  encuentra  en  el  quinto  lugar con 42,532 habitantes por espacio (:113). Lo anterior denota una insuficiencia de casas de  cultura  o  centros  culturales.  Además  la  formación  que  se  imparte  en  dichos  recintos  por  lo  general es muy limitada. En el caso de las artes plásticas comúnmente encontramos talleres de  pintura  y  dibujo  en  los  cuales  se  enfocan  a  copiar  postales  u  obras  de  arte  consagradas  y  no  a  desarrollar  la  propia  creatividad  y  mucho  menos  a  plantear  una  visión  crítica  y  social  de  la  creación artística. Además no cuentan con recursos suficientes.     ‐Capacitación  de  gestores  culturales  y  artistas  desde  una  visión  mercantilista  del  arte  y  la  cultura,  a  través  de  programas  como  Imaginación  en  Movimiento,  empresas  culturales  y  creativas. En dicho programa se está formando a los gestores y artistas para elaborar proyectos  en función de detectar nichos de mercado, y para lograr gestionar recursos de empresas como  WalMart,  Televisa,  Telmex,  Jumex,  etc.  con  lo  cual  los  proyectos  que  tengan  una  visión  más  crítica  de  la  realidad  social  quedan  relegados,  de  esta  manera  se  está  llevando  a  cabo  una 

45

instrumentación  para  generar  procesos  culturales  acordes  al  modelo  neoliberal  y  sus  postulados.    ‐Insuficientes apoyos económicos para la producción y distribución del arte crítico y activista.      ‐Carencia  de  reglamentación  y  puesta  en  marcha  de  acciones  afirmativas  para  favorecer  la  equidad en la producción y distribución del trabajo creativo de mujeres e indígenas.    ‐Falta  de  una  política  pública  para  preponderar  la  tradición  muralista  de  nuestro  país  que  democratice los muros de la ciudad e impulse la expresión de los habitantes y artistas en dichos  espacios.  Nos  enfrentamos  a  la  mercantilización  del  espacio  público  y  por  lo  tanto,  a  su  privatización, por ejemplo, a través de la publicidad exterior.     ‐No se percibe un intercambio cultural especial con el resto de los países de América Latina.    I.3 CONCLUSIÓN    El  neoliberalismo  es  un  modelo  económico,  político,  social  y  cultural  que  ha  profundizado  las  desigualdades entre clases, razas y géneros. Este sistema se sostiene no sólo mediante políticas  económicas y gobiernos impuestos desde el extranjero, sino también y sobre todo a través del  consenso  generado  por  sus  principales  agentes  de  reproducción  ideológica  como  son  los  medios masivos de comunicación.     Por  consiguiente,  a  nivel  nacional  nos  encontramos  frente  a  una  política  cultural  que  “…pretende  vaciar  la  cultura  de  sentido  público  y  permitir  que  otros  agentes  privados  asuman  ese espacio”. (Nivón, 2004), favorece la difusión de los productos culturales de las televisoras y  expande  la  valoración  de  los  productos  y  modelos  de  vida  estadounidenses.  Aunado  a  una  persistente visión elitista del arte que es financiado a través de las empresas que sostienen y se  benefician del sistema neoliberal en nuestro país.    La  ciudad  de  México  muestra  graves  contradicciones  en  materia  cultural,  por  un  lado  desde  la  misma Secretaría de cultura se está capacitando a gestores y artistas a partir de una perspectiva  mercantilista, además se otorgan facilidades para la difusión de los productos de las televisoras  en  espacios  públicos,  pero  a  su  vez  existen  proyectos  como  las  Fabricas  de  Artes  y  Oficios  mismos que proyectan una visión social del arte, incluyente, crítica y democrática. 
 

CAPÍTULO II. PROPUESTA    La cultura puede ser definida como aquellas prácticas sociales cuya primera dirección es la  significación; por ejemplo, la producción de sentido, o establecer órdenes de “sentido” para el  mundo en que vivimos.  Griselda Pollock (2007:47) 

46

El  arte  forma  parte  de  los  procesos  sociales  y,  entre  otras  cosas,  su  función  puede  ser  la  de  contribuir a la perpetuación de un orden social injusto o por el contrario ayudar a transformarlo.    En  nuestra  ciudad,  como  en  el  resto  del  país,  necesitamos  una  política  cultural  que  esté  fundamentada  en  valores  contrarios  a  los  que  predominan  hoy  en  día,  ésta  debe  de  proponer  un  paradigma  distinto  a  aquel  basado  en  la  normalización  de  la  desigualdad,  el  individualismo,  el  mercantilismo,  el  consumismo,  el  neocolonialismo  estadounidense,  el  elitismo,  el  androcentrismo, y la discriminación hacia los pueblos indígenas.    Así, partiendo del Proyecto de Nación que propone MORENA y de los lineamientos elaborados  por  MORENA  Cultura,  las  propuestas  que  planteo  en  materia  cultural  fundamentalmente  relacionadas  al  campo  artístico  plástico  y  visual  tienen  el  objetivo  de  colaborar  en  la  conformación de una política cultural contrahegemónica, crítica y activa frente a los problemas  económicos,  políticos  y  culturales,  que  favorezca  la  revolución  de  las  conciencias  y  propicie  la  construcción  de  una  ciudad  más  igualitaria,  respetuosa  de  la  diversidad  y  de  los  derechos  humanos de mujeres y hombres.    La  visión  del  arte  que  me  parece  pertinente  fomentar  y  socializar  parte  de  la  potencialidad  de  éste como herramienta de lucha, cargada de creatividad, capaz de generar diálogo y crítica.     Como se ha constatado en diversos estudios sobre la historia del arte, los movimientos sociales  inciden  y  modifican  las  prácticas  artísticas,  así  como  estas  prácticas  pueden  colaborar  en  la  transformación  social  al  construir  representaciones  distintas  a  las  hegemónicas,  denunciar  y  visibilizar  injusticias  sociales  por  medio  del  tema  representado,  pero  también  a  través  de   acciones sociales y políticas directas.     El  arte  que  impugna  la  visión  dominante  de  éste  como  mercancía  de  élite,  hermético  y  dentro  de  la  lógica  del  arte  por  el  arte,  y  que  tiene  la  función  social  de  cuestionar  y  ayudar  a  transformar  las  condiciones  de  vida  actuales  con  una  postura  política  crítica  clara,  al  cual  se  le  puede nombrar como arte contrahegemónico, es la perspectiva de la que parto para desarrollar  las propuestas que presento.     Ahora  bien,  es  necesario  mencionar  que  desde  mi  punto  de  vista  resulta  importante  y  viable  que  MORENA  vaya  construyendo  iniciativas  no  sólo  para  el  momento  en  que  llegue  a  ser  gobierno,  sino  también  ir  trabajando  en  la  consolidación  de  acciones  que  pueden  ser  desarrolladas  a  través  de  la  solidaridad  y  la  organización  con  la  que  contamos  en  nuestro  movimiento‐partido.  Por  consiguiente,  las  propuestas  que  expongo  suponen  acciones  en  distintos  niveles.  Algunas  de  éstas  pueden  ponerse  en  marcha  desde  ahora,  con  ese  propósito  en  la  descripción  de  cada  una  de  las  propuestas  se  especifica  el  tipo  de  implementación  requerida. 

47

II.1 OBJETIVOS     OBJETIVO 1. Retomar el espacio público para la transformación social a través del arte.     META 1: ‐Conformación de una Red de Murales en cada una de las 16 delegaciones.    DESCRIPCIÓN:  Reapropiarnos  de  los  muros  de  la  ciudad  como  un  derecho  a  expresar  y  compartir  las  distintas  visiones  de  la  realidad  de  sus  habitantes  a  través  de  la  creación  de  una  Red  de  murales,  elaborados  por  artistas  plásticos  y  visuales;  y  murales  realizados  en  colectivo  por mujeres, jóvenes, indígenas, niños y niñas. Sobre temas como: Arte contra la violencia hacia  las mujeres, luchas de pueblo mexicano por los derechos laborales, procesos revolucionarios en  América  Latina,  murales  sobre  qué  es  el  neoliberalismo,  los  derechos  de  las  niñas  y  los  niños,  etc.    Implementación  desde  la  organización  de  MORENA:  Emitir  una  convocatoria  a  artistas  y  colectivos  para  presentar  proyectos  de  murales  relacionados  a  las  temáticas  mencionadas.  Preguntar a las y los simpatizantes y afiliados de MORENA quiénes estarían dispuestos a que se  realice un mural en un muro exterior de su casa. Destinar recursos para compra de materiales.  (En  el  caso  de  los  murales  que  serían  realizados  por  no  artistas,  se  deberá  impartir  un  taller  sobre  la  temática  a  abordar  y  posteriormente  concluir  con  la  realización  del  mural  en  espacio  público.)    Implementación en tanto acciones de gobierno: Proponer una iniciativa de ley para destinar un  porcentaje  de  los  muros  de  la  ciudad  (actualmente  según  datos  del  DF  existen  5  mil  vallas  publicitarias)  para  arte muralístico.  Designar  un  presupuesto  para  pago  de  honorarios  dignos  y  materiales. Lanzar convocatoria dirigida a artistas y colectivos de la ciudad.     META  2:  ‐Construcción  de  un  programa  permanente  y  activo  de  acciones  de  Arte  público:  Performance, arte acción, instalación en espacios simbólicamente relevantes.     DESCRIPCIÓN:  Implementación  desde  la  organización  de  MORENA:  Lanzar  convocatoria  a  artistas  de  la  ciudad  para  realizar  acciones  que  colaboren  a  visibilizar  el  funcionamiento  del  poder  y  las  problemáticas  sociales,  políticas  y  económicas  en  la  vida  cotidiana  (en  espacios  como plazas históricas, monumentos, edificios de gobierno, centros comerciales, bancos, bolsa  de valores, etc.)     Implementación  en  tanto  acciones  de  gobierno:  Lanzar  convocatoria.  Destinar  presupuesto  para honorarios dignos y materiales.   

48

META  3:  ‐Elaboración  de  un  proyecto  para  la  modificación,  planeación  y  desarrollo  de  contenidos  específicos  para  las  pantallas  que  se  encuentran  en  el  sistema  de  transporte  colectivo metrobús y metro.    DESCRIPCIÓN:  Implementación  desde  la  organización  de  MORENA:  Recabar  firmas  de  ciudadanos/as  para  pedir  la  revocación  de  las  concesiones  a  TeleUrban  y  AyTvs,  así  como  recoger  propuestas  sobre  los  contenidos  que  les  interesaría  que  se  transmitieran  en  dichas  pantallas.     Implementación en tanto acciones de gobierno: Iniciativa de modificación de ley para revocar el  convenio  de  concesiones  para  la  transmisión  de  contenidos  en  las  pantallas  de  metrobús  y  metro, y dejarla bajo la dirección del gobierno del DF a través de la Secretaría de cultura. Emitir  una  convocatoria  para  artistas  y  artesanos/as,  colectivos,  intelectuales,  historiadores/as,  universidades,  que  deseen  hacer  cápsulas  informativas  sobre  diversas  temáticas  y  problemáticas  sociales.  En  dichos  espacios,  se  podrían    transmitir  trabajos  de  videoarte  y  animaciones así como contenidos relacionados a la obra de las y los artesanos de la ciudad.     OBJETIVO 2. Construir centros culturales comunitarios y redes de apoyo solidario a través de  actividades artísticas‐culturales.    META 1: ‐Creación de un Centro cultural comunitario en cada colonia del DF.     DESCRIPCIÓN:  Programa  de  centros  comunitarios  gestionados  por  artistas  de  la  localidad  que  realicen  arte  crítico  y  activista.  Basados  en  la  metodología  participativa  y  alejados  de  la  visión  empresarial que predomina en las políticas culturales.    Implementación  en  tanto  acciones  de  gobierno:  Convocatoria  a  nivel  delegacional  dirigida  a  artistas de la demarcación para presentar carpeta y proyectos para constituir centros culturales  comunitarios.  Ubicar  propiedades  que  puedan  ser  facilitadas  en  comodato  a  los  colectivos  y  artistas  de  la  localidad.  Brindar  asesorías  a  las  y  los  artistas  con  especialistas  en  las  ciencias  sociales  y  el  arte  sobre  metodología  participativa,  arte  y  movimientos  sociales  así  como  sobre  arte comunitario.    ‐Dar continuidad y ampliar el proyecto de las Fábricas de Artes y Oficios en la ciudad.    META  2:  ‐Elaboración  de  un  programa  de  gobierno  para  la  creación  de  cooperativas  de  artesanas/os y artistas.    

49

DESCRIPCIÓN:  En  nuestra  ciudad  existe  un  programa  de  fomento  a  las  cooperativas,  sin  embargo,  hace  falta  mayor  difusión  sobre  la  diferencia  que  existe  entre  constituir  una  cooperativa, una empresa o una AC.    Implementación  desde  la  organización  de  MORENA:  Recuperar  el  registro  de  artistas  que  simpatizan  con  MORENA.  Convocar  a  las  y  los  artistas  y  colectivos  para  darles  información  y  asesoría sobre lo que implica constituir una cooperativa.     Implementación en tanto acciones  de gobierno: Elaboración del programa por especialistas en  sociología  del  arte,  antropología,  feministas,  activistas  sociales  y  culturales.  Presentación  del  programa  y  difusión  en  escuelas  de  arte,  FAROs,  centros  comunitarios  y  casas  de  cultura.  Destinar  un  porcentaje  de  recursos  públicos  para  apoyar  la  conformación  de  dichas  cooperativas, facilitar espacios públicos para difundir y comercializar su trabajo.    META  3:  ‐  Creación  de  un  programa  de  acciones  de  arte  comunitario  en  cada  una  de  las  colonias del DF.    DESCRIPCIÓN: Implementación desde la organización de MORENA: Convocar a las y los artistas  de MORENA a elaborar acciones de arte comunitario en las colonias donde viven con el apoyo  de  los  comités  de  base  de  MORENA.  Trabajar  con  la  comunidad  durante  3  meses,  con  la  participación  de  investigadores  de  universidades  públicas  que  brinden  asesoría  a  los  y  las  artistas  sobre  metodología  participativa.  Impartir  pláticas  sobre  arte  comunitario  a  artistas  y  habitantes de las colonias. Proporcionar recursos para materiales.     Implementación  a  nivel  de  acciones  de  gobierno:  Programa  de  arte  comunitario  que  opere  a  través de los centros comunitarios.  Lanzar convocatorias abiertas a artistas y especialistas para  apoyos  económicos  y  asesorías.  El  proyecto  abarcaría  trabajar  con  la  comunidad  durante  3  meses con la participación de investigadores sociales que instruyan a los y las artistas sobre qué  es  la  metodología  participativa.  Impartir  a  artistas  y  habitantes  de  las  colonias  pláticas  sobre  arte comunitario.     META  4: ‐  Talleres  gratuitos  de  sensibilización  a  través  del  arte  (pintura,  instalación,  escultura,  gráfica,  esténcil,  video,  fotografía)  sobre  derechos  humanos,  equidad  de  género,  medio  ambiente, etc.    DESCRIPCIÓN:  Implementación  desde  la  organización  de  MORENA:  Elaboración  y  emisión  de  convocatorias  dirigidas  a  artistas,  colectivos,  cooperativas,  asociaciones  civiles  especialistas  en  cada  temática  para  impartir  talleres  en  espacios  públicos,  con  la  cooperación  de  artistas  simpatizantes y afiliados a MORENA, comités de base e intelectuales afines. Proporcionar apoyo  para materiales, mesas, sillas etc. 

50

Implementación  de  acciones  a  nivel  gobierno:  Convocatoria  abierta  a  artistas,  colectivos,  cooperativas,  asociaciones  civiles  especialistas  en  la  temática  a  tratar  para  impartir  los  talleres  en espacios públicos, casas de cultura y centros comunitarios. Destinar un porcentaje anual del  presupuesto  a  dichas  actividades  para  el  pago  de  honorarios  dignos,  publicación  y  difusión  de  las actividades en todas delegaciones.    OBJETIVO 3. Replantear el funcionamiento de las Casas de cultura existentes en la ciudad.    META  1:  ‐Elaboración  de  un  programa  para  el  funcionamiento  de  las  Casas  de  cultura  basado  en una visión crítica de la cultura y el arte, así como un plan de financiamiento y mejoramiento  de la infraestructura existente.    DESCRIPCIÓN:  Organizar  un  foro  de  discusión  sobre  la  situación  de  las  Casas  de  cultura  y  centros  culturales  de  la  ciudad  con  el  fin  de  elaborar  un  diagnóstico  y  a  partir  de  éste  plantear  bases claras para su funcionamiento.     Proponer que las actividades artísticas que se impartan planteen una visión critica de la realidad  social y otras formas de concebir el arte, sin reproducir los paradigmas conservadores y elitistas  del  mismo.  Contratar  artistas‐docentes  con  visión  social.  Impartir  talleres  de  arte  popular  en  lugar  de  manualidades,  así  como  conferencias  y  proyección  de  documentales  sobre  historia,  política,  equidad  de  género,  etc.  Establecer  que  dichas  casas  sean  también  puntos  de  venta  minoristas  de  las  redes  de  comercio  justo  existentes.  Incluir  un  programa  permanente  de  alfabetización.     OBJETIVO 4. Promover la igualdad en la producción, difusión y consumo del arte y la cultura.    META  1: ‐Elaboración  de  una  iniciativa  de  ley  de  Acciones  afirmativas  para  definir  porcentajes  de participación en todas las ramas dependientes de la Secretaría de cultura y de las direcciones  de  cultura  de  las  delegaciones,  en  convocatorias,  apoyos  económicos,  espacios  de  exhibición,  en función a: género, etnia, nacionalidad.     Acciones  para  su  implementación:  Organizar  un  foro  de  debate  sobre  cómo  incide  la  desigualdad de clase, el sexismo y el racismo en la producción, difusión y consumo de las artes.  Conformar  un  equipo  interdisciplinario  de  especialistas  en  la  materia  para  trabajar  en  la  construcción de la iniciativa de ley.    II.2 CONCLUSIONES    La  propuesta  que  presento  tiene  como  finalidad  combatir  la  privatización  del  espacio  público,  difundir las luchas y demandas históricas del pueblo de México, socializar las experiencias de las 

51

luchas  de  resistencia  al  neoliberalismo  en  América  Latina,  visibilizar  las  problemáticas  sociales,  políticas  y  económicas  a  las  que  nos  enfrentamos  hoy  en  día.  Apoyar  la  producción,  difusión  y  consumo  del  arte  crítico  y  activista.  Propiciar  la  solidaridad,  la  participación,  el  arraigo  y  la  cooperación.  Construir  espacios  que  fomenten  el  encuentro,  el  diálogo  y  la  reflexión  crítica.  Impulsar  la  producción,  difusión  y  consumo  del  trabajo  de  artistas  críticos/as‐activistas  y  artesanos/as. Fomentar redes de comercio justo. Así como socializar el conocimiento sobre los  derechos  sociales,  económicos,  políticos  y  culturales  de  manera  creativa,  para  favorecer  la  revolución de las conciencias y combatir el cerco mediático.      
Arizpe,  Lourdes  y  Guiomar  Alonso,  (2005),  “Cultura,  comercio  y  globalización”  en:  Mato  Daniel  (comp.)  Cultura,  política y sociedad: perspectivas latinoamericanas, Buenos Aires, Ed. CLACSO, pp.107‐126.   Atlas de infraestructura y patrimonio cultural de México (2010), México, Ed. CONACULTA, 221 pp.  Brito, Sara (2006),  “México está que arte”, 27 diciembre 2006, www.cnnexpansion.com 

García Canclini, Néstor y Ernesto Piedras Feria (2006). Las industrias culturales y el desarrollo de México,  México, Ed. S.XXI, IBERO, FLACSO, 128 pp.   Pollock,  Griselda  (2007),  “Visión,  voz  y  poder:  Historias  feministas  del  arte  y  marxismo”    en:  Cordero  Reiman,  Karen  e  Inda  Sáenz  (comps.),  Crítica  feminista  en  la  teoría  e  historia  del  arte,  México,  Ed.  UIA/UNAM PUEG, pp. 45 ‐79.  Jiménez,  Lucina  (2006).  Políticas  culturales  en  transición:  retos  y  escenarios  de  la  gestión  cultural  en  México, México, Ed.CONACULTA, 274 pp.  Nivón,  Eduardo,  (2004),  “Malestar  en  la  cultura.  Conflictos  en  política  cultural  mexicana  reciente”  en:  Pensar  Iberoamérica  Revista  de  cultura,  núm.  7,    www.campus‐ oei.org/pensariberoamerica/ric07a01.htm  Paredes  Pacho,  José  Luís  (2006)  “Industrias  culturales,  culturas  emergentes  y  subculturas”  en:  Robles  Mara  y  Alfredo  Rodríguez  Banda,  (comp.),  Políticas  culturales  2006‐2020  en  México.  Hacia  un  plan  estratégico de desarrollo cultural, México, Ed. Universidad de Guadalajara, pp. 93‐107 

                             

52

 
 

   

     

 

53

                             

                    Seguridad   Pública  

54

   

LA SEGURIDAD PÚBLICA  EN LA CIUDAD DE MÉXICO 
        Este  documento  tiene  dos  objetivos.  Primero,  presentar  un  balance  sobre  el  estado  que  guarda  la  seguridad  pública  en  el  Distrito  Federal.  Segundo,  identificar  aspectos  que  requieren  modificarse  en  la  materia  y  exponer  algunas  soluciones  viables.  Particularmente  me  interesa  analizar  las  transformaciones  que  ha  experimentado  la  seguridad  pública  dentro  de  la  agenda  de  los  gobiernos  de  izquierda  que  han  administrado la ciudad de México durante poco más de quince años.     Diagnóstico    Esta  sección  se  divide  en  tres  apartados.  El  primero  presenta  un  análisis  descriptivo  del  movimiento  de  que  ha  experimentado  la  cifra  delictiva  en  la  ciudad  de  México.  En  el  segundo  apartado  se  presentan  algunas  consideraciones  sobre  las  reformas  legislativas  que,  en  materia  penal,  han  tenido  lugar  en  el  Distrito  Federal.  Finalmente,  en  el  tercer  apartado,  se  presenta  información  respecto  al  tipo  de  poblaciones  sobre  las  que  se  ha  desplegado la fuerza pública durante los últimos años.      La cifra delictiva    Tradicionalmente,  una  manera  a  través  de  la  que  diferentes  científicos  sociales  buscan  determinar  el estado que  guarda  la seguridad  pública  en  una  sociedad  determinada es a  través de la cuantificación del delito. Así, es posible decir que durante estos poco más de  quince  años,  un  elemento  que  en  materia  de  seguridad  pública  ha  caracterizado  a  los  gobiernos  de  izquierda  de  la  ciudad  de  México  es  la  estabilidad  en  el  número  de  delitos  reportados ante las autoridades.     De  hecho,  como  recientemente  ha  demostrado  el  proyecto  Geocrimen  [http://geocrimen.cide.edu/]  el  número  de  delitos  registrados  oficialmente  por  las  autoridades  [Averiguaciones  Previas  Iniciadas]  ha  pasado  de  un  promedio  mensual  de  19,729  averiguaciones  previas  iniciadas  durante  el  último  año  de  gobierno  del  regente  Óscar  Espinosa  Villarreal  a  un  promedio  de  15,033  averiguaciones  previas  iniciadas  mensualmente durante el mandato de Marcelo Ebrard.  

55

A  pesar  de  ello,  como  se  observa  en  el  Gráfico  1,  incluso  dentro  de  los  gobiernos  de  izquierda  existen  diferencias  notables.  De  acuerdo  con  esta  información,  durante  los  gobiernos  encabezados  por  Andrés  Manuel  López  Obrador  y  Alejandro  Encinas,  la  tendencia  en  el  número  de  averiguaciones  previas  iniciadas  mensualmente  disminuyó  considerablemente;  tendencia  que  a  partir  del  mandato  de  Marcelo  Ebrard  comenzó  a  revertirse.     Gráfica 1. Promedio mensual de averiguaciones previas iniciadas durante los gobiernos  de izquierda en el Distrito Federal (1998‐2012)    Fuente: Gráfica de elaboración propia con datos elaborados por Geocrimen (2012)  Sin  embargo,  esta  información  debe  tomarse  con  cautela.  De  hecho,  son  muchas  las  críticas que, desde las ciencias sociales, se han formulado en torno a la estadística oficial  como  una  fuente  de  información  sólida  y  confiable  para  entender  un  proceso  social  tan  complejo  como  el  delito.  Todas  estas  críticas  sugieren  que  la  estadística  oficial  no  representa  una  ‘medida’  real,  sino  selectiva,  de  las  dimensiones  y  características  del  delito;  pero  no  demeritan  su  utilidad  en  tanto  una  aproximación  a  las  dimensiones  ‘institucionalizadas’  del  fenómeno  y  del  tipo  de  conductas  y  poblaciones  seleccionadas  por  las  agencias  estatales  para  desplegar  y  ejercer  la  fuerza  pública.  Es  por  ello  que  resulta  prudente  preguntarse  entonces  sobre  qué  tipo  de  poblaciones  y  bajo  qué  condiciones se ha utilizado la fuerza pública en la ciudad de México.     Las reformas legislativas    En  los  últimos  quince  años,  los  gobiernos  de  la  ciudad  de  México  se  han  caracterizado  por su insistente confianza en la expedición, publicación y transformación de leyes como  medio  para  resolver  los  problemas  que  aquejan  a  la  población  capitalina.  Así,  por  ejemplo, tan sólo en los veintidós meses que duró el gobierno de Cárdenas “la Asamblea  Legislativa  [del  Distrito  Federal]  discutió  y  aprobó  más  de  120  disposiciones  legales”  [dentro  de  las  cuales  destacan]  “los  Códigos  Penal  y  de  Procedimientos  Penales  y  la  Ley  de  Ejecución  de  Sentencias  Penales,  como  respuesta  a  propuestas  y  demandas  de  sectores  de  la  sociedad  sobre  seguridad,  justicia  expedita  y  combate  a  la  impunidad.  En  el mismo sentido, una revisión del número de reformas que ha experimentado el Código  Penal  para  el  Distrito  Federal,  entre  2002  y  2012,  indica  que  el  número  de  cambios  legislativos asciende a 63.    Es  posible  que  algunas  de  estas  reformas  hayan  estado  encaminadas  a  satisfacer  las  demandas  de  la  población  en  materia  de  seguridad  pública.  Sin  embargo,  hasta  ahora,  poco  se  sabe  sobre  el  impacto  que  han  tenido.  Y,  lo  que  es  más,  a  juzgar  por  las  pocas  reflexiones  que  se  han  desarrollado  en  la  materia,  es  posible  sugerir  que  los  efectos  de 

56

este  proceso  de  creación  y  transformación  sistemática  de  leyes  penales  han  resultado  tanto  en  la  inflación  del  número  de  conductas  punibles,  como  en  el  endurecimiento  de  penas privativas de libertad.    Así,  las  reformas  al  sistema  jurídico‐penal  de  la  ciudad  de  México  han  resultado  en  un  incremento  considerable  de  conductas  punibles  y  nuevos  bienes  jurídicos  tutelados.  En  algunos casos, tales como violencia conyugal o de género, estas iniciativas son plausibles  y  deben  ser  tomadas  en  cuenta  como  avances  legislativos  locales  que  siguen  una  tendencia  mundial  enfocada  en  garantizar  el  libre  desarrollo  de  la  población.  Sin  embargo,  en  otros  casos,  la  aparición  de  nuevos  tipos  penales,  o  su  reconfiguración  legislativa,  ha  devenido  en  un  uso  excesivo  y  perverso  de  figuras  jurídicas,  tales  como  la  catalogación  de  delitos  graves,  cuyo  resultado  final  ha  sido  en  endurecimiento  de  penas  sobre delitos que, típicamente, son cometidos por poblaciones de escasos recursos tales  como el robo simple (Asamblea Legislativa del Distrito Federal, 29.09.2013).    Adicionalmente,  en  el  ámbito  administrativo,  las  autoridades  de  la  ciudad  de  México  también  han  expedido  nuevas  legislaciones  con  el  propósito  de  salvaguardar  el  orden  público.  Entre  estas  es  probable  que  la  que  mayor  difusión  y  discusión  haya  generado  sea  la  Ley  de  Cultura  Cívica  para  el  Distrito  Federal  (2004)  cuya  formulación  se  dio  en  medio  de  la  controversial  contratación  del  consultor,  y  antiguo  Alcalde  de  Nueva  York,  Rudolph  Giuliani;  y  cuyo  resultado  final  ha  sido  la  consolidación  de  un  marco  jurídico  reglamentario  que  recae,  sistemáticamente,  sobre  las  poblaciones  que  trabajan  y  subsisten en el espacio público.      Los sospechosos comunes    En  cierta  medida,  este  proceso  ha  terminado  por  constituir  al  sistema  jurídico‐penal  de  la  ciudad  de  México  como  un  aparato  enfocado  en  castigar  a  los  sectores  urbanos  más  desfavorecidos.  Así,  por  ejemplo  “hoy  en  la  Ciudad  de  México  tenemos  cerca  de  20  mil  internos  juzgados  por  el  delito  de  robo  simple,  sin  agravantes;  seis  mil  de  ellos  cometieron robos por menos de mil pesos; mientras que 12 mil personas están por robo  que va de mil a seis mil pesos” (Asamblea Legislativa del Distrito Federal, 29.09.2013).     Tabla 1. Ocupación de la población en reclusión (Distrito federal) 2002‐2005.    Empleo  2002  2005  (%)  (%)  Empleado de gobierno  8  5.4  Empleado sector privado  39  22.7  Profesionista  1  0.8 

57

independiente  Ama de casa  Albañil/obrero  Autoempleo/comerciante /taxista  Ejecutivo/dirigente  Trabajo doméstico  Jornalero agrícola  Campesino/ejidatario/co munero  Otro   

s/d  14  23  s/d  3  3  s/d  9 

0.1  11.1  55.6  0.4  1.6  0.4  1.9  11.9 

Fuente: Tabla realizada con datos de la Encuesta a Población en Reclusión, CIDE 2002, 2007 

  Y  lo  que  es  más,  si  observamos  las  características  ocupacionales  de  la  población  penitenciaria  del  Distrito  Federal  [Tabla  1],  es  posible  advertir  que,  en  los  últimos  años,  este  proceso  de  “criminalización  de  la  pobreza”  se  ha  recrudecido,  recayendo  principalmente  en  aquellos  sujetos  que  laboran  fuera  de  los  mercados  ‘formales’  de  trabajo.     Recomendaciones    De  acuerdo  con  los  datos  aquí  presentados,  pareciera  que  en  la  ciudad  de  México  mientras  el  número  de  personas  pobres  detenidas  en  las  cárceles  aumenta,  los  delitos  disminuyen.  Detrás  de  esta  conclusión,  sin  embargo,  subyacen  diferentes  consideraciones  que  resultan  fundamentales  para  un  proyecto  de  ciudad  planteado  desde  la  izquierda.  Si  consideramos  como  válida  la  idea  de  que  a  mayor  número  de  pobres  en  las  cárceles  le  corresponde  un  menor  número  de  delitos  en  las  calles,  entonces  esta  ciudad  habría  comprobado,  en  la  práctica,  uno  de  los  postulados  recurrentes  de  la  corriente  criminológica  más  conservadora:  que  las  principales  causas  del delito no son las condiciones estructurales [económicas, políticas o culturales] que se  viven en una sociedad, sino los pobres.     Ahora  bien,  si  se  considera  que  este  postulado  no  es  correcto  entonces  estaríamos  frente  a  una  situación  un  tanto  más  compleja.  Por  un  lado,  la  disminución  en  el  número  de  delitos  reportados nos  estaría indicando, tal  vez,  que  lo  que  ha disminuido  no  son  las  actividades  delictivas,  sino  la  confianza  en  la  población  para  denunciar  los  delitos  ante  las autoridades. Por otro lado, el cambio que se observa en la distribución porcentual de  la  nomenclatura  laboral  declarada  por  la  población  en  reclusión  [Tabla  1]  estaría  indicando  que  quizá  los  pobres  se  han  constituido  como  un  público  cautivo  de  las 

58

autoridades  policíacas  en  la  ciudad  de  México  para  las  cuales  no  importa  mucho  si  el  delito  disminuye  o  aumenta,  siempre  y  cuando  puedan  aportar  una  cuota  de  criminales  detenidos  a  final  de  año.  Sin  embargo,  aun  aceptando  que  los  pobres  representen  un  mayor  número  de  sujetos  acusado  de  cometer  un  delito  en  la  ciudad  de  México,  son  diferentes  las  iniciativas  que,  desde  un  proyecto  de  izquierda,  se  podrían  implementar  para aminorar los efectos de estas políticas.     En primer lugar, es necesario hacer una revisión del marco jurídico vigente que opera en  la  ciudad  de  México.  De  hecho,  como  los  mismos  diputados  locales  han  reconocido,  la  política  de  endurecer  penas  y  de  intentar  prevenir  el  delito  a  golpe  de  reformas  legislativas  ha  generado  que  la  mayor  parte  de  las  conductas  antijurídicas  tipificadas  en  el Código Penal sean consideradas como graves. Conductas que incluyen, por ejemplo, el  robo  a  supermercado  –independientemente  del  monto  de  lo  robado  o  el  tipo  de  bienes  involucrados.    En  segundo  lugar,  es  necesario  diseñar  mecanismos  de  rendición  de  cuentas  para  las  fuerzas  policíacas.  Actualmente,  la  policía  de  la  ciudad  de  México  continúa  presentándose  como  una  institución  opaca,  resistente  a  la  transparencia.  En  estas  condiciones  resulta  por  lo  menos  difícil  saber  si  los  sujetos  que  actualmente  se  encuentran  en  reclusión  están  privados  de  su  libertad  porque  participaron  efectivamente  en  la  comisión  de  un  delito,  o  si  están  ahí  por  su  simple  apariencia  o  estatus social.    Finalmente,  habría  que  pensar  qué  hará  la  ciudad  cuando  esta  población  que  actualmente  se  encuentra,  con  o  sin  razones,  en  las  cárceles.  Para  ello  es  necesario  repensar  las  políticas  sociales  de  la  ciudad  y  entender  que,  por  más  que  algunos  no  lo  deseen,  las  poblaciones  penitenciarias  están  conformadas,  también,  por  sujetos  que  crecen  y  mueren  en  la  ciudad  de  México,  y  para  los  cuales  es  necesario  desarrollar  políticas públicas encaminadas a su reinserción.                   
       

59

           

     

 

60

                   

 
 

  Desarrollo   Urbano  
 

 
61

   

DESARROLLO URBANO 
     
I.

Punto de partida 

  Para dar un adecuado enfoque a la realización de un diagnóstico sobre el tema, así como  a  la  elaboración  de  la  propuesta,  debe  tomarse  en  cuenta  que  tenemos  una  propuesta  nacional y general de Nuevo Proyecto de Nación, el cual contiene elementos de carácter  teórico  y  conceptual  que  le  dan  sustento  y  expresan,  al  mismo  tiempo,  definiciones  de  orden  político  ideológico  que  la  caracterizan  y  la  diferencian  de  otras  propuestas.  Complementariamente, en la propuesta de Fundamentos para una República Amorosa y  en el documento de Programa de morena, se encuentran otras definiciones, conceptos y  lineamientos para la construcción de ese proyecto alternativo.    En  tanto  que,  en  los  planteamientos  generales  contenidos  en  estos  documentos  se  concibe  como  eje  fundamental  de  la  función  del  Estado  el  del  reconocimiento,  la  promoción,  protección  y  garantía  de  los  derechos  humanos,  individuales  y  colectivos,  entre ellos el derecho a la ciudad y al hábitat, el análisis de la problemática específica del  desarrollo  urbano  y  la  elaboración  de  nuestra  propuesta  programática,  debe  también  contemplar conceptos y nociones básicas sobre estos derechos.    Por  otra  parte,  es  necesario  identificar  los  aspectos  que  hacen  singular  a  la  Ciudad  de  México,  que  han  influido  en  su  desarrollo  y  son,  en  mayor  o  menor  medida,  condicionantes  en  la  elaboración  de  un  proyecto  de  ciudad,  particularmente  en  la  definición  de  una  propuesta  para  garantizar  el  derecho  a  la  ciudad  y  al  hábitat  de  sus  habitantes y visitantes.    Abordar  el  problema  de  los  asentamientos  humanos  en  su  relación  con  el  territorio,  el  medio  natural  y  los  soportes  materiales  para  su  desarrollo,  analizando  sólo  la  problemática  de  lo  que  hoy  se  concibe  como  desarrollo  urbano,  resulta  limitado,  más  aún  en  el  caso  de  la  Ciudad  de  México,  dada  la  gran  interacción  económica,  social  y  política de su medio rural con el urbano. Para desarrollar adecuadamente una propuesta  programática  orientada  a  la  solución  de  esta  problemática  como  parte  de  un  proyecto  democrático,  con  justicia  social  y  libertad,  debe  partirse  de  una  concepción  que  permita  abordarla en su integralidad, considerando la totalidad del territorio y a la totalidad de la  población. 

62

Además,  en  la  perspectiva  del  pleno  desarrollo  de  los  derechos  humanos  de  todas  y  todos  quienes  habitan  y  visitan  la  Ciudad  de  México,  como  objetivo  principal  de  nuestro  proyecto,  debe  identificarse  el  derecho  que  pretendemos  reconocer,  promover,  proteger  y  garantizar,  para  analizar  su  situación  y  actual  y,  a  partir  de  ello,  elaborar  una  propuesta.    Sin  bien  en  la  Ciudad  se  han  dado  pasos  muy  importantes  en  este sentido,  como  lo  es  la  elaboración  del  Programa  de  Derechos  Humanos  del  Distrito  Federal  y,  posteriormente,  la  firma  de  la  Carta  de  la  Ciudad  de  México  por  el  Derecho  a  la  Ciudad,  esta  última  aún  mantiene,  en  muchos  aspectos,  una  visión  "urbana"  de  los  componentes  de  este  derecho,  lo  que  limita  los  alcances  de  su  aplicación  en  cuanto  a  la  interdependencia  e  integralidad de derechos.    Es  el  derecho  al  hábitat,  en  su  concepción  más  avanzada,  aún  no  reconocida  institucionalmente  como  tal,  el  derecho  que  engloba  más  adecuadamente  los  requerimientos  para  el  desarrollo  de  los  asentamientos  humanos  en  relación  con  el  territorio.    El  concepto  de  territorio‐población  orienta  la  caracterización  de  zonas  diferentes  respondiendo  a  condiciones  distintas  de  espacialidad.  El  territorio  se  concibe  como  la  articulación  específica  del  conjunto  de  relaciones,  condiciones  y  procesos  de  reproducción  de  los  diferentes  grupos  sociales  en  un  ámbito  geográfico  concreto,  que  incluye tanto las particularidades geofísicas, el equipamiento básico, los servicios, el tipo  y calidad de la vivienda, así como, las características económicas, sociales y culturales de  la población ahí asentada (Blanco y Sáenz, 1994).    Este  concepto  además  de  constituirse  en  un  recurso  metodológico,  permite  avanzar  en  la  construcción  de  mediaciones  entre  los  determinantes  más  generales  de  las  condiciones  de  vida  de  quienes  ocupan  y  utilizan  el  territorio,  sus  expresiones  concretas  en  grupos  de  población,  territorios  y  momentos  particulares  y  ofrece  elementos  para  orientar la política pública.    Los  principios  de  un  hábitat  adecuado,  de  acuerdo  con  diversos  instrumentos  de  ONU‐ Hábitat contemplan:    Lograr  asentamientos  humanos  más  seguros,  saludables,  habitables,  equitativos,  sostenibles  y  productivos,  aprovechando  sus  potencialidades,  preservando  su  diversidad,  mejorando  el  nivel  de  su  calidad  de  vida,  impulsando  su  desarrollo  sostenible,  combatiendo  el  deterioro  de  sus  condiciones,  protegiendo  eficazmente  a  los  grupos  vulnerables  y  desfavorecidos  y  a  los  pueblos  indígenas,  tomando  en 

63

cuenta  sus  patrones  de  asentamiento  y  diseño  de  viviendas,  equilibrando  la  relación  campo‐ciudad,  haciendo  más  atractivas  las  zonas  rurales,  ampliando  la  oferta  de  vivienda  asequible,  promoviendo  la  creación  de  entornos  salubres,  satisfaciendo  progresivamente  el  derecho  a  la  vivienda,  adoptando  la  estrategia  de  habilitación,  fortaleciendo  capacidades,  conocimientos  y  tecnología,  conservando  y  mejorando  los  valores  patrimoniales  y  movilizando  recursos  nacionales  e  internacionales  para  un  financiamiento  adecuado,  basándose  en  los  principios  internacionales  de  asentamientos  humanos  equitativos,  erradicación  de  la  pobreza,  desarrollo  sostenible,  calidad  de  vida,  familia  ‐unidad  básica  de  la  sociedad  constructora  de  asentamientos‐,  participación  comunitaria,  asociación,  solidaridad,  cooperación,  cogestión,  asistencia  y  salvaguarda  de  los  intereses  de  las generaciones futuras.    El  derecho  al  hábitat  debiera  concebirse  como  la  columna  vertebral  del  desarrollo  de  un  pueblo,  pues  es  en  el  territorio,  en  su  ambiente  natural  y  los  espacios  construidos,  en  donde  se  desarrolla  la  vida  materialmente,  y  depende  de  lo  que  en  él  ocurra  la  posibilidad  o  no  de  la  realización  plena  de  prácticamente  todos  los  derechos.  Ello  no  implica  dejar  de  lado  que  la  realización  del  derecho  al  hábitat  está  vinculada  a  la  realización  de  otros  derechos  que,  si  bien  requieren  de  soportes  materiales,  dependen  fundamentalmente  de  las  condiciones  de  convivencia  y  de  las  formas  de  organización  social  y  política  de  la  sociedad,  así  como  del  involucramiento  de  ésta  en  la  toma  de  decisiones.    Adicionalmente,  hay  que  tener  presente  en  todo  momento,  que  la  posibilidad  de  resolver  verdaderamente  ésta  u  otra  problemática  específica  de  la  Ciudad,  estará  dada,  fundamentalmente,  por  la  capacidad  de  nuestro  movimiento  para  llevar  a  cabo  una  profunda  transformación  de  las  conciencias  que  permita:  recobrar  plenamente  el  sentido  de  comunidad;  restaurar  la  ética  política;  crear  instituciones  de  participación  democrática;  impulsar  una  visión  integral  de  los  derechos  humanos;  la  construcción  del  poder  social;  y  la  creación  y  ampliación  constante  de  un  nuevo  espacio  de  lo  público.  Una  expresión  de  estos  cambios,  esencial  para  impulsar  un  modelo  de  desarrollo  alternativo,  un  mundo  en  el  que  quepan  todos  los  mundos,  debe  ser  la  concreción  de  un  Estado al servicio del pueblo y de la nación. (NUEVO PROYECTO DE NACIÓN)    II. Situación actual del derecho al hábitat en la Ciudad de México    Las políticas aplicadas desde la época colonial, y principalmente las políticas neoliberales  impuestas  en  las  décadas  recientes,  sus  condiciones  geográficas,  el  régimen  político‐ administrativo  que  se  le  ha  implantado,  entre  otros  factores,  han  determinado  la  situación  que  presentan  actualmente  los  asentamientos  humanos  en  el  territorio  del 

64

Distrito  Federal  y  la  ZMVM,  su  distribución,  sus  condiciones  socioeconómicas  y  sus  identidades;  asimismo,  han  determinado  las  condiciones  de  deterioro  del  medio  natural  y  las  condiciones  de  los  soportes  materiales  para  el  desarrollo  de  la  sociedad  y  la  realización de sus derechos humanos, individuales y colectivos.    Es  así  que,  como  consecuencia  de  que  han  prevalecido  políticas  económicas,  sociales,  ambientales  y  de  orden  propiamente  político,  que  generan  desigualdad,  segregación  socio‐territorial,  pobreza,  deterioro  ambiental  y  exclusión  social  y  política,  la  problemática  de  los  asentamientos  humanos  en  el  territorio  de  la  Ciudad  de  México  presenta  una  situación  grave,  de  crisis  estructural,  que  no  ha  podido  ser  abatida  con  el  impulso de las políticas y medidas aplicadas por los gobiernos de izquierda que, al mismo  tiempo,  han  tenido  que  resistir  y  enfrentar  los  efectos  de  las  políticas  de  orden  federal  que  continúan  afectando  y,  en  algunos  casos,  influyendo  decisivamente,  en  diversos  ámbitos del desarrollo del Distrito Federal.    La  fragmentación  social  y  territorial,  el  crecimiento  extensivo  de  los  asentamientos,  la  desigual  ocupación  del  territorio,  y  la  inequitativa  distribución  del  equipamiento  y  los  servicios,  entre  otros,  que  son  el  resultado  de  la  forma  en  la  que  se  ha  conducido  el  desarrollo  de  la  ciudad,  representan  hoy,  en  una  parte,  condicionantes  para  el  diseño  y  creación  de  soluciones  y,  en  otra,  representan  tendencias  que  deben  ser revertidas  para  avanzar en la realización del derecho al hábitat.    El  panorama  general  que  presenta  la  situación  de  los  derechos  inherentes  al  derecho  al  hábitat podría resumirse de la siguiente manera:    a) Los derechos y sus soportes materiales.  el  conjunto  de  los  derechos  que  integran  el  derecho  al  hábitat,  abarca  principalmente  los  derechos  económicos,  sociales,  culturales  y  ambientales:  vivienda,  agua,  salud,  educación,  trabajo,  cultura,  alimentación,  deporte,  esparcimiento,  transporte.  Estos  requieren  de  un  conjunto  de  soportes  materiales  que  comprenden  la  infraestructura  básica  de  agua,  drenaje,  disposición  y  tratamiento  de  residuos  sólidos,  electricidad,  comunicaciones  y  transporte;  espacios  para  la  habitación,  educación,  salud,  trabajo,  abasto,  cultura,  esparcimiento,  vialidad,  etc.;  y  los  inmuebles  que  constituyen  el  patrimonio cultural tangible de la Ciudad.    En  general,  el  acercamiento  a  la  realización  de  estos  derechos  debe  medirse  o  valorarse  en  función  del  cumplimiento  del  derecho  en  cada  uno  de  sus  componentes  básicos:  accesibilidad,  asequibilidad,  seguridad,  idoneidad  cultural, calidad, funcionalidad y suficiencia. 

65

Si  bien  la  mayoría  de  estos  derechos  son  derechos  reconocidos  jurídicamente,  y  ello  implica  la  obligación  del  Estado  para  promoverlos,  protegerlos  y  garantizarlos,  es  desigual  el  avance  en  el  cumplimiento  de  estas  obligaciones  (aún hablando de las "obligaciones mínimas") y es diferenciada en cada uno de  ellos la situación que guardan sus componentes.    Así  tenemos  que,  aunque  se  ha  avanzado  en  gran  medida  en  el  acceso  de  la  población  a  servicios  como  el  agua,  el  drenaje,  la  electricidad  y  las  redes  de  comunicación,  hoy  se  enfrentan  problemas  en  su  calidad  y  asequibilidad  que  pueden  derivar  en  un  retroceso,  particularmente  en  el  caso  de  los  altos  costos  y de la mala calidad en el servicio de energía eléctrica.    El transporte público, como uno de los medios para garantizar el derecho a una  movilidad  sostenible,  enfrenta  las  dificultades  para  ser  accesible  y  funcional  en  un  conglomerado  disperso  y  fragmentado,  en  el  que  la  población  se  ve  obligada  a  realizar  grandes  desplazamientos  para  satisfacer  algunas  de  sus  necesidades  básicas.  En  este  sentido,  se  han  aplicado  programas  y  medidas  que,  en  lo  que  va  del  presente  siglo,  han  logrado  mejoras  importantes  en  la  accesibilidad,  funcionalidad,  suficiencia  y  calidad  del  transporte  público,  pero  muy  poca  o  nula  atención  se  ha  puesto  en  frenar  y,  menos  aún,  revertir  las  tendencias  en  el  desarrollo  de  la  ciudad  y  de  la  ZMVM,  que  provocan  la  necesidad  de  los  grandes  desplazamientos.  Esto  a  su  vez  impide  enfrentar  con  mayor  efectividad  la  inducción  mediática  al  uso  del  automóvil  particular.  Pero  además  de  ello,  prevalece  la  falta  de  una  planeación  y  creación  de  un  sistema  realmente integral del transporte público, incluido el transporte concesionado.     A lo anterior hay que agregar, actualmente, el aumento a los costos del pasaje,  en  especial  en  el  metro,  pues  ello  puede  significar  un  deterior  en  la  asequibilidad de este derecho.    La  vialidad,  es  principalmente  concebida  como  soporte  material  para  la  movilidad,  no  se  alcanza  a  concebir  en  su  carácter  multifuncional:  como  extensión del espacio privado (no en un sentido de apropiación jurídica, sino de  uso); como espacio de transición hacia el espacio público; y como  soporte para  el  tránsito  de  personas,  aun  cuando  se  trasladen  en  vehículos.  La  señalización,  la nomenclatura, la iluminación, la calidad y mantenimiento de sus pavimentos,  hacen en conjunto, que la vialidad sea un espacio seguro, accesible, funcional y  de calidad para las personas. Esto no se concibe así en las políticas y programas  que actualmente se aplican.   

66

En  cuanto  al  derecho  a  la  educación,  a  la  salud,  a  la  cultura,  a  la  recreación,  al  deporte, y al abasto, puede decirse que los principales problemas se presentan  en cuanto la accesibilidad, la suficiencia y la calidad de sus soportes materiales.  En  estos  ámbitos,  se  han  conjugado  una  serie  de  deficiencias  que  han  adolecido  los  "sistemas"  públicos  y  sus  políticas,  con  el  fenómeno  de  la  segregación  y  la  fragmentación  social  y  del  territorio,  y  con  la  falta  de  una  verdadera planeación integral del desarrollo de la ciudad y de la ZMVM basada  en  el  cumplimiento  de  las  obligaciones  del  Estado  respecto  a  los  derechos  humanos.  A  ello  hay  que  sumar  la  falta  de  coordinación  y,  en  ocasiones,  la  contradicción  entre  los  niveles  de  actuación  federal  y  local.  Todo  ello  se  expresa  hoy  no  sólo  en  la  insuficiencia  de  los  soportes  materiales  para  la  realización  de  estos  derechos,  sino  además,  en  la  inequitativa  e  inadecuada  distribución territorial del equipamiento en estos rubros. La irresponsabilidad y  la  negligencia  del  gobierno  federal  en  el  período  de  las  Regencias  del  Distrito  Federal  y,  ahora,  la  incapacidad  (no  siempre  por  la  falta  de  recursos  económicos)  de  los  gobiernos  actuales  para  revertir  las  tendencias  del  crecimiento  físico  de  la  Ciudad,  han  tenido  como  resultado  que  hoy  no  sólo  el  equipamiento  no  se  encuentre  en  donde  la  población  lo  necesita,  sino  que  incluso  se  presenten  situaciones  en  las  que  el  equipamiento,  como  en  el  caso  de  las  escuelas  en  algunas  colonias  de  la  zona  central,  se  encuentre  subutilizado. En estos ámbitos, la solución a la problemática propia de la ciudad  enfrenta  también  los  graves  efectos  de  las  políticas  privatizadores  impulsadas  por el gobierno federal.    El  espacio  público  no  sólo  lo  constituye  el  conjunto  de  plazas,  parques  y  espacios  al  aire  libre  a  los  que  puede  acceder,  en  general,  sin  limitaciones  administrativas  o  jurídicas  la  población  que  habita  o  visita  la  Ciudad,  como  actualmente  se  concibe.  El  espacio  público  es  todo  el  espacio  en  el  que  tiene  incumbencia la sociedad, derivada del derecho a intervenir en los asuntos de la  vida pública del país, en este caso, del Distrito Federal. Así concebido el espacio  público,  es  entonces  menester  identificar  el  ámbito  del  espacio  público  susceptible de su apropiación para el uso y disfrute del conjunto de la sociedad,  sin  más  limitación  que  la  de  no  afectar  derechos  individuales  y  colectivos  de  otros,  y  en  los  que,  por  lo  tanto,  debe  ser  preponderante  la  participación  de  la  sociedad  en  la  definición  del  uso  y  destino  de  esos  espacios,  tanto  de  los  existentes  como  de  aquellos  que  se  puedan  generar  por  la  recuperación  de  espacios  ociosos  de  propiedad  pública,  o  a  través  de  la  expropiación  de  propiedad  particular  por  causa  de  utilidad  pública.  La  actuación  de  las  autoridades  en  esta  esfera  del  derecho  al  hábitat,  además  de  partir  de  una  concepción  limitada,  ha  carecido  del  impulso  a  la  participación  social  y 

67

comunitaria  en  la  definición  del  uso,  mantenimiento  y  generación  de  nuevos  espacios. Ello se ha traducido en la existencia de una gran cantidad de espacios  en  proceso  de  deterioro,  de  espacios  ociosos,  y  de  espacios  subutilizados.  A  pesar  de  que  en  los  años  recientes  se  han  impulsado  nuevas  acciones  del  gobierno  en  torno  al  espacio  público,  éstas,  además  de  adolecer  de  las  deficiencias  ya  mencionadas,  son  acciones  que  se  llevan  a  cabo  por  diversos  organismos,  y  a  través  de  diversos  programas,  que  no  están  coordinados  y  que  utilizan  diferentes  mecanismos  y  criterios  para  el  diseño  y  realización  de  sus  proyectos  específicos.  Es  contraria  a  las  obligaciones  del  Estado,  en  materia  de  derechos  humanos,  la  tendencia  autoritaria  y  patrimonialista  con  la  que  ha  actuado el gobierno federal en los sexenios anteriores y profundizada en el que  apenas  comienza,  respecto  al  uso  del  espacio  público,  principalmente  en  la  Ciudad  de  México,  y  es  preocupante  que  el  actual  gobierno  de  la  Ciudad,  esté  dando  muestras  de  ceder  a  esa  tendencia  a  cambio  de  supuestos  "beneficios"  para la ciudad.    El  derecho  al  trabajo  requiere  igualmente  de  soportes  materiales.  Sin  abordar  en  este  caso  las  características  del  derecho  al  trabajo  que  se  refieren  a  la  calidad,  remuneración  ,  permanencia,  etc. del  empleo,  cabe  decir,  para  efectos  de abordar el ámbito del trabajo que corresponde al derecho al hábitat, que las  fuentes  de  empleo,  además  de  ser  insuficientes,  se  han  concentrado  en  los  años  recientes  en  los  lugares  en  los  que  se  desarrolla  la  actividad  comercial  y  de  servicios.  Su  localización  es  dispersa  pero  presenta  una  concentración  en  ciertas zonas de la ciudad, lo que implica a su vez una gran cantidad de grandes  desplazamientos  de  la  población  para  acudir  al  trabajo,  sobretodo  dada  la  condición  de  que,  en  la  mayoría  de  los  casos,  se  trabaja  en  donde  se  puede  conseguir  empleo,  no  donde  se  quisiera.  Por  otra  parte,  la  falta  de  incentivos  y  de  apoyo  real  para  mantener  la  actividad  agrícola  y  forestal  sustentable  en  el  Distrito  Federal,  además  de  provocar  el  deterioro  de  las  áreas  naturales,  ha  contribuido  también  al  aumento  de  otras  actividades  económicas,  particularmente algunas  de carácter "informal",  que  se desarrollan  en  áreas  de  la  ciudad  distantes,  por  lo  regular,  del  área  rural.  Frente  a  esta  situación,  poco  se  ha  hecho  por  modificar  estas  tendencias,  pues  si  bien  la  mayor  parte  de  los  empleos  son  generados  por  las  empresas  privadas,  no  ha  habido  un  impulso  a  la  redistribución  territorial  del  empleo  en  las  oficinas  y  organismos  públicos  en  general,  como  tampoco  lo  ha  habido  en  la  dimensión  que  se  requiere,  para  la  generación  de  fuentes  de  trabajo  de  carácter  social  y  para  su  localización  cercana a los lugares en los que la población habita.   

68

Los espacios administrativos y de servicios juegan también un papel importante  en  la  calidad  de  vida  de  los  habitantes  de  la  ciudad  y,  por  ende,  de  la  realización  de  su  derecho  al  hábitat.  En  este  caso  nos  referimos  a  los  espacios  en  los  que  la  población  realiza  trámites  o  se  otorgan  servicios  de  la  administración  pública,  y  aquellos  en  los  que  se  ofrecen  servicios  en  general  por  parte  de  particulares.  En  lo  que  se  refiere  a  la  administración  pública,  aunque  se  pueden  observar  avances  en  cuanto  a  acercar  los  servicios  a  la  población  y  en  cuanto  a  su  accesibilidad  para  las  personas  con  discapacidad,  falta  aún  mucho  por  hacer  para  lograr  que  estos  espacios  tengan  la  accesibilidad  requerida,  principalmente  tratándose  de  la  administración  central,  así  como  en  lograr  su  suficiencia  y  funcionalidad.  En  cuanto  a  los  servicios  ofrecidos  por  particulares,  aunque  algunos  son  servicios  básicos  que  requiere  la  población,  como  los  bancos,  su  accesibilidad,  seguridad,  suficiencia  y funcionalidad, está sujeta a las condiciones del "mercado".    La  vivienda,  como  un  derecho  fundamental  que  integra  el  derecho  al  hábitat,  presenta  una  situación  compleja  en  los  diversos  aspectos  de  su  problemática.  Generalmente,  cuando  se  habla  de  la  problemática  de  la  vivienda,  se  hacen  evaluaciones  con  respecto  al  déficit  de  vivienda  nueva  y  de  mejoramiento  de  vivienda  y,  más  recientemente,  se  han  incorporado  en  las  evaluaciones  otras  características  relacionadas  con  la  calidad  de  la  vivienda  como  su  superficie  y  su  funcionalidad.  Sin  embargo,  no  se  toman  en  cuenta  otros  aspectos  importantes  como  el  de  la  seguridad  jurídica,  la  seguridad  en  la  tenencia  (particularmente  en  la  vivienda  en  arrendamiento),    la  seguridad  física,  y  la  idoneidad  cultural,  entre  otros.  Durante  el  período  2000‐2006  se  impulsó  en  la  ciudad  una  política  que  permitió  importantes  avances  en  todos  los  componentes  del  derecho  a  la  vivienda,  fue  en  el  país  una  excepción  a  la  política  impulsada  por  el  gobierno  federal,  basada  totalmente  en  los  lineamientos  de  su  proyecto  neoliberal,  misma  que  fue  adoptada  por  todos  los  gobiernos  estatales.  Este  esfuerzo,  en  materia  de  vivienda,  fue  parte  de  una  serie  de  medidas  orientadas  al  reordenamiento  territorial  en  la  ciudad,  vistas  por  algunos  especialistas  como  una  "auténtica  revolución  urbana".  Sin  embargo,  en  las  administraciones  posteriores  no  se  ha  dado  la  continuidad  y  profundidad  necesarias  a  esta  política,  si  bien  los  programas  se  mantienen  nominalmente  en  los  presupuestos  anuales.  Es  así  que  la  problemática  de  la  vivienda  en  todos  sus  aspectos  y  en  los  diferentes  componentes  de  este  derecho,  presenta  rezagos  importantes  y  en  los  años  recientes,  lo  que  resulta  grave, ha experimentado un retroceso.   

69

El  ambiente  y  los  recursos  naturales  están  también  involucrados  en  el  derecho  al hábitat. En cuanto a la calidad del aire en la Ciudad, se han tenido logros muy  importantes,  en  gran  medida  porque  se  ha  repuesto  gran  parte  del  parque  vehicular  existente,  tanto  de  vehículos  particulares  como  del  transporte  público,  y  han  disminuido  las  emisiones  de  industrias  que  eran  altamente  contaminantes  (en  gran  parte  debido  a  su  desplazamiento  hacia  otras  entidades  del  país).  Esto  ha  permitió  que  durante  varios  años  no  se  presentaran  contingencias  ambientales  de  importancia,  pero  el  hecho  de  que  en  2013  se  hayan  presentado  ya  algunas  situaciones  de  precontingencia  y  contingencia,  es  una  situación  que  debe  llevar  a  evaluar  con  profundidad  la  nueva  situación  que  estamos  viviendo.  Respecto  a  otros  recursos  naturales,  como  el  agua,  las  áreas  verde,  los  recursos  forestales,  y  recurso  minerales  que  existen  en  el  subsuelo  de  la  Ciudad,  los  avances  son  menores  y,  en  algunos  casos  nulos.  La  sobrexplotación  del  acuífero  no  sólo  se  ha  sostenido  sino  que  presenta  una  tendencia  a  elevarse,  y  al  mismo  tiempo  va  disminuyendo  la  superficie  de  reinfiltración  del  agua  de  lluvia,  además  de  mantenerse  en  general la contaminación y el desperdicio del agua limpia que todavía existe en  fuentes  superficiales  como  ríos  y  manantiales.  la  deforestación  no  se  ha  detenido y la explotación de los pocos recursos minerales con los que cuenta la  ciudad  se  lleva  a  cabo  sin  las  medidas  de  mitigación  adecuadas.  Esta  situación  hace  prever  que  de  no  adoptarse  medidas  radicales,  la  sustentabilidad  del  desarrollo de la ciudad estará seriamente comprometida en un futuro mediato.     En  suma,  el  derecho  al  hábitat  en  la  Ciudad  de  México  se  encuentra  en  una  situación  delicada.  Aparentemente  se  ha  superado  un  momento  crítico  en  el  desarrollo  de  la  ciudad,  a  partir  de  las  políticas  y  programas  que  se  han  venido  aplicando  desde  la  segunda  mitad  de  los  90s  y  lo  que  va  de  este  siglo.  Problemas  que  presentaban  una  situación  crítica  ya  desde  finales  del  siglo  pasado,  como  el  de  la  falta  y  la  mala  calidad  del  agua,  el  caos  y  la  insuficiencia  del  transporte  público,  la  contaminación  atmosférica,  la  insuficiencia  de  la  red  para  desalojar  las  aguas  negras  y  de  lluvia,  la  falta  de  espacios  para  la  disposición  final  de  residuos sólidos,  entre otros,  así como  el  empobrecimiento  generalizado  de  la  población,  en  algunos  casos  han  sido  contenidos,  en  otros,  se  han  logrado  modificar,  aunque  sea  mínimamente,  las  tendencias,  pero  en  algunos  otros,  las  tendencias  negativas  se  mantienen  y  vulneran  cada  vez  más  el  derecho  al  hábitat  de  quienes  habitamos  hoy  nuestra  ciudad  y  de  quienes  la  habitarán en el futuro.    b) La planeación y la participación social 

70

La  Planeación  y  la  capacidad  para  llevar  a  cabo  lo  planeado  son  la  mediación  entre las concepciones, las definiciones teóricas y los objetivos a alcanzar en un  proyecto  alternativo  de  desarrollo,  y  su  materialización.  En  un  proyecto  democrático,  un  factor  fundamental  en  la  planeación  y  en  lo  que  hace  a  la  capacidad  del  Estado  para  aplicar  lo  que  en  ella  se  determina,  es  la  participación de la población la definición de lo que se pretende alcanzar como  en su concreción. Es decir, la participación conlleva el ejercicio de otro derecho  que contribuye también a la realización del derecho al hábitat.    No obstante en el marco jurídico federal y del Distrito Federal la planeación del  desarrollo es concebida con una visión de integralidad y de largo plazo, además  de  considerar  la  participación  de  la  sociedad  como  un  componente  fundamental,  en  la  práctica  los  planes  de  desarrollo  han  resultado,  en  el  mejor  de  los  casos,  una  guía  general  para  el  ejercicio  de  gobierno  durante  el  período  del  mandato,  y  han  carecido  de  una  auténtica  participación  de  la  población  tanto en su elaboración como en su aplicación y evaluación.    En  el  período  1997‐2000  hubo  un  esfuerzo  importante,  con  la  creación  de  la  Ley  de    Planeación  del  Desarrollo  Distrito  Federal,  para  darle  a  ésta  el  papel  que  debiera  de  jugar  en  el  proceso  de  la  definición  de  las  políticas  públicas,  de  los  programas  y  acciones  que  de  ellas  debían  derivarse,  así  como  en  la  presupuestación  y  en  la  evaluación  de  su  aplicación.  Se  dio  énfasis  a  la  incorporación  del  análisis  científico  de  la  realidad  como  base  para  atender  las  causas  de  los  problemas  y  a  la  necesidad  de  darle  a  la  planeación  un  horizonte  de  largo  plazo.  Se  contemplaron,  además,  diversas  disposiciones  para  el  ejercicio  de  una  planeación  democrática.  Posterior  a  la  emisión  de  la  Ley,  gobierno  de  ese  período  no  tuvo  oportunidad  de  llevar  a  la  práctica  sus  planteamientos pues ésta fue aprobada en el año 2000. Sin embargo uno de los  estudios  más  completos  que  se  han  realizado  para  la  elaboración  de  un  diagnóstico de la ciudad fue desarrollado en ese período.    En  el  siguiente  período,  la  planeación  del  desarrollo  se  basó  más  que  en  la  aplicación  literal  de  la  Ley,  en  el  ejercicio  pragmático  de  ciertos  principios  y  lineamientos  programáticos  de  un  proyecto  de  ciudad  que  colocó  la  justicia  social  como  eje  orientador  de  las  políticas  públicas  y  a  la  honestidad  en  el  ejercicio de gobierno no sólo como un principio ético, sino como un medio para  lograr  un  aprovechamiento  máximo  de  los  recursos  económicos.  La  participación social fue contemplada, sobretodo durante los primeros tres años  de gobierno, como un factor esencial para el desarrollo del Programa Integrado 

71

territorial,  con  el  que  se  logró  una  eficiente  aplicación  del  presupuesto  en  el  territorio, dando prioridad a las colonias de muy alta y alta marginación.    En  los  períodos  subsecuentes,  la  planeación  ha  sido  vista  más  como  el  cumplimiento  de  un  procedimiento  formal,  que  como  una  herramienta  útil  para  el  desarrollo  de  un  proyecto  de  ciudad,  cuestión  que  por  sí  sola  parece  explicarse  pues  es  difícil  vislumbrar  el  proyecto  que  se  ha  pretendido  impulsar  en  estos  períodos.  Asimismo,  el  logro  de  un  buen  ejercicio  de  gobierno  se  ha  basado más en la aplicación de políticas asistenciales y clientelares dirigidas a la  población  de  más  escasos  recursos  y  en  la  negociación  política,  que  brinda  complacencias  al  gobernante,  así  como  a  través  de  la  construcción  de  una  imagen  de  "vanguardia"  en  el  exterior,  que  en  la  búsqueda  de  resultados  concretos  que  modifiquen  las  tendencias  negativas  y  logren  avances  sustanciales  en  la  realización  de  los  derechos  de  los  habitantes  del  Distrito  Federal.  De  esta  manera,  la  participación  social  no  es  considerada  como  un  derecho  y  un  sostén  del  proyecto  de  ciudad  sino  como  algo  accesorio  que  se  impulsa  y  se  reconoce  en  función  de  las  circunstancias,  principalmente  políticas, en las que se va desenvolviendo el quehacer del gobernante.      c) Su indivisibilidad y su interdependencia con otros derechos    El  derecho  al  hábitat,  al  igual  que  todos  los  derechos  humanos  es  indivisible  e  interdependiente.  Al  estar  integrado  por  un  conjunto  de  derechos,  la  realización  del  derecho  al  hábitat  depende  de  la  realización  de  todos  y  cada  uno  de  esos  derechos  que,  a  su  vez,  no  pueden  verse  de  manera  fraccionada.  Asimismo  guarda  un  relación  de  interdependencia  tanto  con  otros  derechos  colectivos como con derechos o "garantías individuales".    Actualmente  predomina  en  el  ámbito  gubernamental  y  en  la  sociedad  en  general  una  noción  poco  desarrollada  de  los  derechos  humanos,  y  un  escaso  conocimiento  de  sus  características  y  de  las  obligaciones  del  Estado,  más  aun  sobre  su  exigibilidad  y  su  justiciabilidad.  Han  sido  principalmente  los  grupos  de  la  sociedad  civil  y  las  organizaciones  sociales,  y  más  recientemente  la  Comisión  de Derechos Humanos del DF, aunque no con la misma intensidad, quienes han  trabajado en la promoción y defensa de los derechos humanos. Gracias en gran  medida  a  su  labor  se  han  impulsado  programas  e  incluso  leyes  que  han  permitido  ampliar  los  derechos  de  los  habitantes  de  la  ciudad,  como  el  Programa  de  derechos  Humanos  del  DF,  la  Ley  de  Sociedades  de  Convivencia,  la Carta de la Ciudad de México por el Derecho a la Ciudad, entre otras.   

72

Esta  situación  representa  un  gran  obstáculo  a  superar,  pues  para  avanzar  en  la  realización del  derecho  al  hábitat  no  bastaría  con  su  reconocimiento  formal, se  requiere  del  desarrollo  de  una  visión  amplia  e  integral  de  los  derechos  humanos  inherente  a  la  acción  gubernamental  y,  al  mismo  tiempo,  ampliar  la  noción y el conocimiento de los derechos humanos por parte de la sociedad en  su conjunto.   
III. Propuestas 

 
1. Desarrollar,  junto  con  especialistas,  grupos  de  la  sociedad  civil  y  organizaciones 

sociales,  una  concepción  avanzada  del  derecho  al  hábitat,  contemplando  los  derechos  que  lo  integran  y  sus  componentes.  Con  el  resultado  de  este  trabajo,  elaborar una iniciativa para plasmar su reconocimiento en una ley específica y, en  su caso, en la Constitución Política de nuestra entidad.   
2. Impulsar  un  conjunto de  propuestas  que debieran  incluir  iniciativas  de  reformas  y 

adiciones al marco jurídico actual y a los programas específicos sobre los derechos  que  integran  el  derecho  al  hábitat  y  sus  componentes,  de  manera  que  la  transversalidad  de  este  derecho  sea  considerada  en  las  leyes  y  en  las  políticas  públicas.   
3. Incorporar  el  derecho  al  hábitat  como  un  eje  fundamental  de  la  planeación  del 

desarrollo  y  en  el  proceso  de  programación,  presupuestación  y  evaluación  de  las  políticas públicas. Esto debiera contemplar cambios de fondo en las leyes de estas  materias, de acuerdo con los siguientes lineamientos:     Crear  los  instrumentos  para  la  planeación  de  los  asentamientos  humanos  en  sus  diferentes  escalas  y  ámbitos  territoriales  (político  administrativos),  así  como  su  temporalidad.  Desde  la  escala  metropolitana,  hasta  la  escala  barrial;  desde  el  ámbito  de  la  ZMVM,  hasta  el  ámbito  de  la  unidad  territorial  más  pequeña;  desde  el  horizonte  de  planeación  de  largo  plazo,  hasta  la  programación anual y trimestral.     De  acuerdo  con  lo  anterior,  establecer  los  mecanismos  de  evaluación  correspondientes.     Rediseñar  el  sistema  de  programación‐presupuestación,  que  incluya  una  reclasificación  y  redistribución  del  presupuesto,  considerando  los  dos  puntos  anteriores.   

73

 Eliminar  la  duplicidad  y/o  superposición  de  programas  y  áreas  de  la  administración pública en todos sus niveles.     Crear los espacios para la participación social efectiva en todos los niveles de la  planeación  y  evaluación  del  desarrollo  de  los  asentamientos  humanos,  así  como en la aplicación de las políticas públicas y sus programas.    
4. Utilizar  la  infraestructura  informática  instalada  y  la  investigación  científica  en  la 

elaboración  de  diagnósticos,  la  prospección  y  la  definición  de  políticas  públicas,  haciendo  de  la  planeación  un  proceso  ininterrumpido  para  dejar  de  ser  un  proceso‐producto final.   
5. Impulsar  cambios  inmediatos  en  las  políticas  públicas  para  lograr  en  el  menor 

tiempo  posible  la  modificación  de  las  tendencias  negativas  del  desarrollo  de  la  ciudad  que  impiden  el  avance  en  la  realización  del  derecho  al  hábitat,  en  particular  en  aquellas  cuya  reciente  aplicación  ha  representado  un  retroceso  respecto  en  lo  alcanzado  en  los  períodos  de  los  anteriores  gobiernos.  Estos  ajustes debieran contemplar un "Plan Emergente" orientado a:     Frenar  el  crecimiento  extensivo  de  los  asentamientos,  generando  opciones  para habitar las zonas que cuentan con los soportes materiales suficientes para  la  satisfacción  de  las  necesidades  básicas  de  la  población,  y  adoptando  otras  medidas  multisectoriales  y  progresivas  que  tiendan  a  estabilizar  el  crecimiento  de  la  superficie  ocupada  por  los  asentamientos  humanos  en  equilibrio  con  la  tendencia a la estabilización en el crecimiento poblacional.     Promover  la  actividad  económica  a  escala  delegacional,  de  pueblo,  colonia  y  barrio, impulsando la creación de empresas sociales y la economía solidaria.     Reducir  el  número  de  grandes  desplazamientos  de  la  población  a  través,  entre  otras, de medidas que promuevan la relocalización de la fuente de trabajo en el  ámbito  de  la  administración  pública  y  en  las  grandes  empresas  comerciales  y  de servicios.     Desarrollar  un  amplio  programa  para  el  rescate,  regeneración,  remodelación  y  generación  de  espacios  públicos  a  escala  de  pueblos,  barrios  y  colonias,  eliminando  la  dispersión  de  recursos  y  la  duplicidad  de  programas,  para  concentrar  los  esfuerzos  públicos,  sociales  y  de  empresas  particulares  en  las  acciones  definidas  como  prioritarias  y  de  mayor  impacto  social  con  la  participación de las comunidades. 

74

   Reestructurar  el  presupuesto  y  reorientar  el  gasto  hacia  los  programas  y  acciones  prioritarias  que  involucren  el  derecho  al  hábitat.  Esto  implica  la  implantación  de  una  política  de  austeridad  similar  a  la  aplicada  en  el  período  2000‐2006  y  profundizar  el  combate  a  la  corrupción  en  todas  las  áreas  de  la  administración pública.   
6. Promover  un  "Pacto"  con  los  pueblos  originarios,  de  respeto  e  inclusión  efectiva 

como  sujetos  activos  en  la  planeación  del  desarrollo  de  la  Ciudad  y  en  particular  del desarrollo de los asentamientos humanos.   
7. Modificar  la  estructura  de  la  administración  pública  tanto  en  el  gobierno  central 

como  en  los  gobiernos  delegacionales  para  hacerla  congruente  con  los  nuevos  lineamientos de planeación, programación y presupuestación.   
8. Desarrollar  un  programa  intensivo  de  educación  en  derechos  humanos  dirigido  a 

todos  los  servidores  públicos,  particularmente  en  las  áreas  relacionadas  con  el  derecho  al  hábitat,  cuyo  objetivo  sería  la  formación  de  "nuevos  servidores  públicos" que asuman cabalmente la obligación de avanzar progresivamente en la  plena realización de todos los derechos de los habitantes y visitantes de la ciudad,  como fin de su labor en el servicio público, y como razón de ser del Estado.                                       

75

   
 

 

     

 

76

                   

 

 

   ivienda Suelo y V  
 

 
77

   

SUELO Y VIVIENDA 
 
   

  I  INTRODUCCION    Este  documento  está  pensado  para  la  discusión  de  los  militantes  de  MORENA  tengan  un  documento que sirva para la lucha y que se tenga un proyecto de Ciudad.    II  ANTECEDENTES   Las  Ciudad  de  México  creció  de  una  manera  desordenada  con  planeación  inadecuada  y  siguiendo  los  intereses  del  gran  capital  inmobiliario,  financiero,  comercial y de servicios lo que provocó una ciudad inequitativa.     En  la  Cd  se  refleja  la  política  de  desatención  y  falta  de  apoyos  al  campo  lo  que  implicó una migración muy amplia del campo a la ciudad.     Como  consecuencia  de  lo  anterior  la  población  de  la  ciudad  pasó  de  2´953,000  habitantes en 1950 a casi 20.1 millones de mexicanos en la ZMVM.     La  ocupación  física  del  territorio  pasó  de  22  mil  960  hectáreas  a  más  de  741,000  has.,  que  representa el  0.37%  de  la  superficie  total  del  país.  En  ese  fragmento  del  territorio  nacional  ocurrió  la  concentración  humana,  industrial,  comercial  y  financiera  más  importante  del  país,  donde  se  asientan  35  mil  industrias  y  3.5  millones  de  vehículos  con  altos  consumos  de  energía  fósil  (gasolinas,  diesel  y  gas)  y todo ello en una cuenca que favorece la retención de emisiones contaminantes.  La ZMVM en 1998 consumió 301 mil barriles diarios de gasolina equivalente     La ciudad ha pasado por diferentes etapas   Entre  los  años  50‐60  del  siglo  pasado.  Ruiz  Cortines,  Miguel  Alemán.  La  industrialización  de  ciudad  se  promovió  con  obras  viales  y  facilidades  para  la  instalación  de  la  industria,  lo  que  provocó  migración  del  campo  a  la  ciudad  y  el  establecimiento  de  las  periferias  urbanas  y  la  creación  de  colonias  populares  y  de  organismos  de  control  de  los  habitantes  como  la  Federación  de  Colonias  Populares.  La  represión  contra  todos  los  movimientos  que  exigían  la  regularización  y  los  servicios,  lucha  inquilinaria  fuertemente ligada a la sindical.  

78

   De  los  60  a  los  82.    ALM,GDO,  LEA,  JLP.  Metropolización  poblamiento  masivo  de  la  periferia  urbana  y  rural  y  despoblamiento  progresivo  en  las  áreas  centrales.  58  municipios  del  estado  de  México,  16  delegaciones  y  1  municipio de Hidalgo.      Invasiones  de  tierras    masivas  como  las  de  Santo  Domingo  Coyoacán, el campamento 2 de octubre, Tlalpan, Álvaro Obregón.      Fraccionamientos en Cd. Nezahualcoyotl, Ecatepec, Naucalpan entre  otros.      Formación  de  organizaciones  independientes  del  gobierno:  Frente  Popular Independiente, Bloque Urbano de Colonias Populares.      Lucha  por  equipamiento,  infraestructura  y  servicios  en  las  colonias  populares:  agua  y  drenaje,  transporte,  pavimentación,  escuelas,  mercados, etc.     Nacimiento de la CONAMUP en 1980.     1977 (comisión organizadora)‐1979 constitución de la UCP.     De  los  82  a  2000.  MMH,  CSG,  EZP.  Formación  de  la  ciudad  región  o  MEGALÓPOLIS. Inicio del periodo de URBANIZACION SALVAJE.     263  municipios,  99  del  Edomex,  31  de  Morelos,  36  de  Puebla,  52  de  Tlaxcala, 31 de Hidalgo y las 16 delegaciones del DF.     Inicio del TLCAN.     Modificación al artículo 27 en 1992.     Surgimiento del FONHAPO en 1981.      Privatizaciones,  venta  de  las  empresas  paraestatales.  TELMEX,  FERTIMEX,  Ferrocalrriles, Altos hornos de México.     Sismo de 1985. Reconstrucción de la Ciudad.    

79

 Renovación Habitacional Popular. FIVIDESU (1992) y FICAPRO. Crédito a las  organizaciones  sociales.  Movimiento  importante  de  solicitantes  de  vivienda.  Financiamiento  para  la  compra  colectiva  de  suelo.  Planeación  de  los  desarrollos.  Formación  amplia  de  cooperativas  y  asociaciones  civiles  de  vivienda.     Primera elección de Jefe de gobierno en la Ciudad en 1997.      Surgimiento  y  auge  de  la  CUD  y  de  múltiples  organizaciones  urbanas  ubicadas en la Cd de México.     1988  exigencia  de  la  democracia  en  la  coyuntura  de  la  elección  presidencial. Fraude e Insurgencia popular.     Septiembre  de  1993  modificaciones  a  los  Códigos  Civil  y  Penal  que  dan  lugar  a  la  llamada  “Ley  inquilinaria”  Levantamiento  urbano  y  toma  del  Congreso de la Unión.     1994  Levantamiento  zapatista,  1997  presentación  de  la  propuesta  de  ley  indígena en el Congreso.     De 2000 a 2013. “La docena trágica”.     Mancha  urbana  extendida,  ocupación  de  áreas  inadecuadas  en  zonas  de  riesgo, cambios de uso de suelo.     Auge de la producción mercantil de vivienda.     Despoblameinto del DF.     Incremento del ambulantaje y de la economía informal.     Bando 2.     Ocupación  de  suelo  de  conservación,  Altos  niveles  de  contaminación  del  aire,  Sobreexplotación  de  los  mantos  acuíferos.  Falta  de  capacidad  para  el  desalojo de aguas negras. Inundaciones y hundimientos y grietas.     Desarticulación de los movimientos urbanos.   

80

 Clientelismo  y  corporativismo.  Mercantilización  de  la  participación  ciudadana y política.      Regreso de las prácticas autoritarias, criminalización de las luchas sociales.     Asamblea Mundial de habitantes en 2000 primeros planteamientos para el  derecho a la Ciudad.     Iniciativas  del  movimiento  para  la  elaboración  del  programa  de  desarrollo  urbano a la ciudad (2003‐2004). No aprobado.     Carta por el derecho a la ciudad 2007‐ 2010.     La defensa del derecho humano a la vivienda (2000).     La  defensa  de  la  producción  social  de  la  vivienda  y  el  hábitat.  Ley  General  de Vivienda en 2006.   

    III  DIAGNOSTICO GENERAL    El  Distrito  Federal  cuenta  con  2,215,451  viviendas  particulares  habitadas  y  representa  el  9.2% del total a nivel nacional. El 53.6% de las viviendas y el resto son departamentos en  edificios  o  en  vecindades.  En  la  vivienda  el  97.9%  tiene  piso  diferente  al  de  tierra.  El  promedio de ocupantes por vivienda es de 3.8% frente al 4.2% del resto del país.    En  cuanto  a  los  servicios  básicos  el  97.1%  tiene  agua  potable,  el  93.2%  drenaje  conectado a la red pública y el 98.6% energía eléctrica. 

81

  Respecto  a   la  disponibilidad  de  bienes  el  97.8%  de  las  viviendas  cuenta  con  televisor,  el  90.3% refrigerador, el 76.9% lavadora y el 37.2 computadora.    El  11%  de  los  hogares  no  cuentan  con  una  vivienda  adecuada  por  las  construcciones  de  hacinamiento o deterioro en la construcción o se encuentra en alto riesgo.    En  el  2005  se  estimó  que  más  de  2  millones  de  personas  habitaban  en  viviendas  que  contaban  con  un  solo  cuarto,  estas  viviendas  se  ubican  en  las  delegaciones  Iztapalapa  y  Gustavo A. Madero. Concentran el 32.2% de las viviendas.    En la Delegación Milpa Alta la mitad de las viviendas tiene un solo cuarto y en Xochimilco  es el 38%.    147  mil  viviendas  en  las  que  habitan  mas  de  medio  millón  de  personas  no  cuenta  con  sanitario propio.    El  4.3%  del  parque  habitacional  no  cuenta  con  cocina  esto  corresponde  a  55,000  viviendas  en  las  que  habitan  365,000  personas  en  las  delegaciones  Iztapalapa  y  Gustavo  A.  Madero.  El  8%  de  las  familias  utiliza  la  cocina  para  dormir  Iztapalapa,  Milpa  Alta  y  Gustavo A. Madero concentran a esta población.    Los  pueblos  indígenas  en  el  DF  representan  un  rezago  en  el  acceso  a  una  vivienda  adecuada.  El  27.6%  de  las  viviendas  indígenas  tienen  piso  de  tierra,  el  73%  no  tenían  agua entubada, el 52% no contaban con drenaje y el 11.2% vivía sin energía eléctrica.    En  el  DF  el  rezago  habitacional  es  de  153,000  nuevas  viviendas  y  de  92,000  mejoramientos.  A  nivel  nacional  1.8  millones  de  viviendas  nuevas  y  2.5  millones  de  mejoramientos.    En  el  periodo  2001‐2010  se  consideraba  necesaria  la  construcción  de  372,693  viviendas  nuevas y de 460,146 acciones de mejoramiento de muros y techos, esto es un promedio  anual de 37,000 y 46,000 acciones respectivamente.    El  DF  tiene  dos  grandes  limitantes  para  acceder  a  la  vivienda:  su  alto  costo  y  las  condiciones  para  tener  un  crédito.  El  precio  en  el  mercado  inmobiliario  la  hace  inaccesible  para  amplios  sectores  de  la  población  capitalina,  éstos  se  han  incrementado  hasta  un  30%  especialmente  la  vivienda  de  interés  social,  lo  cual  se  agudiza  con  la  implementación del Bando 2.   

82

Entre  2001  y  2005  se  otorgaron  poco  más  de  87,000  créditos  para  mejoramiento  y  casi  259 mil para la adquisición de vivienda (incluyendo INFONAVIT, FOVISSSTE, SHF).    Los instrumentos financieros de vivienda están dirigidos a la población que tiene 4 veces  salario  mínimo.  Según  la  encuesta  nacional  de  ocupación  y  empleo  trimestral,  50%  de  la  población ocupada gana menos de 3 VSM, 18% entre 3 y 5 VSM y solamente el 18% mas  de 5 VSM.    En  las  últimas  décadas  la  pérdida  del  poder  adquisitivo,  aunado  al  desempleo,  subempleo  y  a  la  precarización  de  empleos  estables,  impide  a  la  población  de  ingresos  medios  y  bajos  acreditar  un  ingreso  suficiente  y  estable  para  acceder  a  créditos  y  adquirir, mejorar o ampliar su vivienda fundamentalmente los jóvenes, las mujeres  jefas  de familia y los adultos mayores.    Se  calcula  que  entre  el  50  y  el  60%  de  la  población  en  el  DF  ha  tenido  que  resolver  el  acceso  a  la  vivienda  fuera  del  mercado  formal  de  suelo  y  vivienda  “  en  las  colonias  populares  se  constituyeron  y  consolidaron  progresivamente  entre  1940  y  1990  en  las  periferias.     En las zonas centrales se ha perdido la vocación central.     Por  otro  lado  la  densificación  de  las  áreas    periféricas  o  de  los  municipios  conurbados con escaso equipamiento y sin vialidades.     El  cambio  en  el  uso  del  suelo    y    el  alto  costo  de  la  vivienda  ha  implicado  una  tendencia  al  despoblamiento  de  las  zonas  céntricas  de  la  ciudad.  .Las  delegaciones  Benito  Juárez,  Miguel  Hidalgo,  Venustiano  Carranza  y  Cuauhtémoc  han experimentado un despoblamiento del uso habitacional.     El equipamiento y los servicios especialmente educación, salud, cultura, comercio,  trabajo  y  esparcimiento  se  concentran  en  el  centro  de  la  Ciudad,  paralelamente  un  crecimiento  habitacional  en  las  zonas  periféricas  y  en  los  municipios  conurbados.     Existe  un  desordenado  crecimiento  lo  que  complica  el  trazo  de  la  red  de  comunicación  lo  que  dificulta  el  incremento  en  la  carga  y  la  congestión  vehicular,  de  la  contaminación  ambiental,  accidentes  viales  y  una  pérdida  de  tiempo  muy  significativa  que  inciden  directamente  en  los  niveles  de  stress,  de  salud  y  finalmente  de  la  calidad  de  vida  de  las  personas  que  habitan  en  el  DF  y  zona  conurbada. 

83

  Falta  un  transporte  público  cómodo,  eficiente,  confiable  y  no  contaminante  (contaminación  ambiental  y  de  ruido).  Aumento  del  uso  del  automóvil  y  saturación  de  las vías fundamentalmente de los más pobres.     Uso de transporte, aumenta el tiempo puede cuantificar en el traslado.     Crecimiento  de  los  asentamientos  humanos  irregulares  ubicados  en  zonas  de  conservación o de alto riesgo y vulnerabilidad.    SEGURIDAD JURÍDICA Y DESALOJOS FORZOSOS    3  desalojos  forzosos  por  día  en  el  DF.  Los  desalojos  más  frecuentes  son  por  arrendamiento  o  inquilinarios,  por  deudas  bancarias  con  agiotistas,  por  invasión  o  irregularidad  de  la  tenencia,  por  obra  pública,  desalojos  familiares  y  por  desastres  naturales, trafico de drogas recurriendo a la extinción de dominio.     Se publican diariamente de 50 a 60 edictos para remate de propiedades.     Cada  juzgado  maneja  alrededor  de  40  casos  donde  la  vivienda  será  afectada  por  un desalojo a través de una sentencia.     A  nivel  nacional  hay  un  millón  de  casos  no  resueltos  de  los  deudores  de  la  banca  afectados  por  la  crisis  de  1994.  70%  son  de  la  zona  control  DF  y  partes  de  Querétaro, Tlaxcala y Puebla.    INFONAVIT CARTERA VENCIDA     La  cartera  vencida  del  INFONAVIT  ascendió  a  66,549  millones  de  pesos  al  cierre  de  junio  de  2013,  (…)  el  porcentaje  de  número  de  créditos  en  cartera  vencida  fue  de  5.86%  y  se  conformó por 242,167 créditos en cartera vencida de un total de 4.1 millones dentro del  balance del Instituto.    La  cartera  vencida  asciende  a  120,000  créditos  de  los  cuales  en  2005  el  instituto  entregó a  las  empresas  Capmark  –filial  de  General  Motors  y  de  G‐Mark,  que  quebró en  Estados Unidos– y Scrap II 55 mil créditos, al 20 por ciento del valor real de la cartera.    El  Reglamento  de  construcciones  del  DF  establecen  que  en  el  género  de  habitación  unifamiliar  la  vivienda  mínima  puede  ser  de  33  m²  mínimo  para  vivienda  nueva  progresiva  popular.  45  m²  mínimo  para  vivienda  nueva  terminada  popular.  60  a  92  m² 

84

vivienda  de  interés  medio  y  residencial  y  considerará  vivienda  mínima  la  que  tenga,  cuando menos, una pieza habitable y servicios completos de cocina y baño.    PROGRAMAS BÁSICOS     INVI.‐  Programa  de  vivienda  en  conjunto,  Programa  de  Mejoramiento  de  Vivienda.     Programa de Rescate de Cartera Hipotecaria.     Programa de Reserva Inmobiliaria.     Programa Emergente de Vivienda en Alto Riesgo Estructural.      OTORGAMIENTO DE CRÉDITOS    El INVI otorgó en el periodo 2001 a 2012  PERIODO  Vivienda  en  Mejoramiento  de  Total periodo  conjunto  Vivienda  2001‐2006  33,496   112,872   146,368   2006‐2012  22,767   84,065   106,832     IV  PROPUESTAS    DERECHO A UNA VIVIENDA ADECUADA    Declaración universal  "Toda  persona  tiene  derecho  a  un  nivel  de  vida  adecuado  que  le  asegure,  así  como  a  su  familia,  la  salud  y  el  bienestar,  y  en  especial  la  alimentación,  el  vestido,  la  vivienda,  la  asistencia médica y los servicios sociales necesarios;…”    PIDESC     Observación  general  N°  4  Comité  de  derechos  económicos,  Sociales  y  culturales   (Comité DESC) de la ONU.     Seguridad jurídica de la tenencia.     Disponibilidad de servicios, materiales e infraestructuras. 

85

   Gastos de vivienda soportables.     Vivienda habitable.     Vivienda asequible.     Lugar.     Adecuación cultural de la vivienda.    OBLIGACIONES DEL ESTADO    Respetar, proteger, realización del derecho a la vivienda.    DESALOJOS FORZOSOS http://hchr.org.mx/files/doctos/Libros/desalojos_mexico.pdf     Observación General N° 7        Una auténtica oportunidad de consultar a las personas afectadas;    Un plazo suficiente y razonable de notificación a todas las personas afectadas con  antelación a la fecha prevista para el desalojo;    Facilitar  a  todos  los  interesados,  en  un  plazo  razonable,  información  relativa  a  los  desalojos  previstos  y,  en  su  caso,  a  los  fines  a  que  se  destinan  las  tierras  o  las  viviendas;    La  presencia  de  funcionarios  del  gobierno  o  sus  representantes  en  el  desalojo,  especialmente cuando éste afecte a grupos de personas;    Identificación exacta de todas las personas que efectúen el desalojo;    No  efectuar  desalojos  cuando  haga  muy  mal  tiempo  o  de  noche,  salvo  que  las  personas afectadas den su consentimiento;    Ofrecer recursos jurídicos; y    Ofrecer  asistencia  jurídica  siempre  que  sea  posible  a  las  personas  que  necesiten  pedir reparación a los tribunales”.               

86

 
 

   

     

 

87

                           
 

 

    Movilidad Transporte y  
 

 

88

   

EL TRANPORTE PÚBLICO Y LA  MOVILIDAD EN LA CIUDAD DE MÉXICO 
        El  Distrito  Federa  alberga  a  casi  9  millones  de  habitantes,  según  datos  del  Instituto  Nacional  de  Estadística  y  Geografía  (INEGI),  lo  que  la  convierte  en  una  ciudad  con  problemáticas  urbanas  específicas  tales  como  la  expansión  urbana,  la  necesidad  de  mayores  viajes  para  el  desplazamiento  de  sus  habitantes,  la  insuficiencia  vial  y  la  desarticulación de los modos de transporte.    Hace más de cinco décadas inició la ocupación masiva de su territorio por una población  en  crecimiento  constante  y  con  actividades  muy  diversas  que  excedió  los  límites  administrativos  y  políticos  de  la  ciudad,  para  mezclarse  con  los  municipios  del  vecino  Estado  de México  y  del  Estado  de  Hidalgo, configurando  la  Zona Metropolitana  del  Valle  de México (ZMVM).    La  ZMVM  se  encuentra  conformada  por  las  16  delegaciones  del  Distrito  Federal,  58  municipios del Estado de México y uno del estado de Hidalgo. En la ciudad de México, las  personas  realizan  poco  más  de  11  millones  de  desplazamientos  al  día;  sin  embargo,  considerando la ZMVM en su totalidad, la cantidad de desplazamiento aumenta a casi 22  millones,  de  los  cuales  83.5%  se  realiza  al  interior  del  Distrito  Federal  y  16.5%  proviene  del Estado de México, principalmente de Ecatepec, Nezahualcóyotl y Naucalpan.    En  las  últimas  décadas  ha  habido  un  crecimiento  expansivo  hacia  las  delegaciones  del  poniente,  oriente  y  sur;  pero  principalmente  hacia  los  municipios  del  Estado  de  México  ubicados  al  oriente.  Esta  concentración  de  población  en  la  periferia  de  la  ciudad  ha  modificado  los  patrones  de  viaje.  En  1983  más  del  60%  de  los  viajes  se  hacían  entre  las  delegaciones  del  Distrito  Federal,  para  1994  se  habían  reducido  hasta  el  32%.  Por  su  parte  los  viajes  metropolitanos,  es  decir,  los  que  cruzan  los  límites  del  Distrito  Federal  y  el Estado de México, hoy día representan 2 de cada 10.     Los  viajes  que  se  realizan  en  la  ZMVM  coinciden  en  espacio  y  tiempo,  de  los  22  millones  de  viajes,  el  33%  se  realizan  entre  las  6  y  9  de  la  mañana.  Esta  demanda  de  viajes  no  ha  ido  acompañada  de  una  infraestructura  de  transporte  adecuada  siendo  insuficientes  los  diferentes modos  de  transporte  repercutiendo  en  los  tiempos  de  traslado,  las  emisiones 

89

contaminantes  y la  salud  de quienes  residen  y  transitan  la  ciudad. Los  modos  con  mayor  atracción  son  de  baja  capacidad  (microbuses  y  combis),  provocando  saturación  de  vialidades,  inseguridad  para  el  usuario  y  alto  impacto  ambiental.  Casi  60%    de  las  personas  realizan  sus  viajes  mediante  microbuses,  combis  y  taxis.  Desde  el  punto  de  vista  de  la  eficiencia  del  sistema  de  transporte;  preocupa  el  hecho  de  que  un  volumen  tan alto de viajes se realicen en medios colectivos de baja capacidad, tanto en el Distrito  Federal como en los viajes entre el Distrito Federal y el Estado de México.    Sin  contar  la  entidad  vecina,  son  diez  los  tipos  de  transporte  público  que  operan  actualmente  en  la  Ciudad  de  México  y  algunos  de  ellos  en  su  zona  metropolitana,  ahora  regulados  por  una  normatividad  única.  Considerándose  barato  en  comparación  con  otros países del mundo, de ellos el más caro es el taxi.    Conforme  datos  proporcionados  por  El  Poder  del  Consumidor  (noviembre,  2010),  el  medio de transporte más utilizado es el Metro (36.41%), le sigue el microbús (26.52%), la  combi  (11.67%)   y  el  metrobús  (7.82%).  Esta  muestra  no  especifica  la  utilización  del  taxi  en  el  traslado  de  los  usuarios.  Sin  embargo,  según  el  PUEC  de  la  UNAM  (2007),  30  170  microbuses y taxis cubrían 9.6 millones de viajes al día. Otra fuente (Parametría) plantea  que  los  taxis  realizan  1.1  millones  de  viajes  diarios,  lo  que  infiere  una  diferencia  significativa,  pues  no  puede  corresponder  a  la  realidad,  que  los  microbuses  cubran  8.5  millones  de  viajes  al  día.  La  primera  fuente  citada  destaca  además  lo  que  sería  la  calificación  del  servicio  por  parte  de  los  usuarios,  en  tanto,  el  67.23%  lo  considera  incómodo;  el  61.45%  de  los  encuestados  afirma  que  es  inseguro  y  el  52.27%  que  es  regular.    Aun  con  estos  datos,  hay  investigadores  (López  Olvera:  2012)  que  consideran  que  el  transporte  es  uno  de  los  factores  que  más  contribuyen  a  la  crisis  urbana  de  las  principales  ciudades,  donde  la  de  México  no  es  la  excepción,  pues  “no  presentan  una  planeación  completa  e  integral;  se  encuentran  en  la  descripción  del  problema,  más  no  en  su  diagnóstico  y  solución  a  mediano  y  largo  plazos,  y  finalmente,  la  planeación  del  transporte se ha desligado del desarrollo urbano y su coordinación quedó eliminada.”    Al  respecto  hay  algunos  elementos  a  considerar  en  lo  que  sería  la  valoración  del  transporte  público  en  la  Ciudad  de  México,  entre  ellos  el  incremento  acelerado  de  vehículos  que  ahora  se  calcula  está  en  4.4  millones,  con  una  proyección  de  crecimiento  anual  de  125  mil  vehículos.  Esto  provoca  mayor  lentitud  en  el  traslado  y  por  lo  mismo  más  inversión  en  el  tiempo  de  los  usuarios.  Según  información  del  ya  referido  El  Poder  del  Consumidor,  “la  progresiva  saturación  de  las  vialidades  se  expresa  en  la  velocidad  promedio  en  la  capital.  Ya  en  1990  era  de  38.5  kilómetros  por  hora;  en  2004  bajó  a  21  km/h; en 2007 se estimó en 17 km/h” (GDF: octubre del 2007). 

90

  Estos son factores a considerar para poder ubicar con más precisión e integralidad lo que  es el transporte público en la capital del país.    Los tipos de transporte público en la ciudad de México    Transporte público colectivo de pasajeros:    Metro,  es  el  servicio  que  transporta  el  mayor  porcentaje  de  usuarios  diariamente.  Actualmente  dispone de  una red de  más  de 200  kilómetros  de  vías  dobles  con  12  líneas.  Sin  embargo  este  servicio  de  transporte  no  es  suficiente  para  los  viajes  que  se  llevan  a  cabo en la Ciudad de México.    Sistema  de  Transporte  Eléctrico  (STE),  es  el  sistema  con  mayor  antigüedad  de  la  ciudad  y  cuenta  con  dos  servicios  eléctricos:  la  Red  de  Trolebuses  (extensión  de  258.7  km.  recorridos  por  10  líneas)  y  el  Tren  Ligero  (longitud  de  13  km.  a  doble  vía).  Actualmente  se calcula que el trolebús le da servicio diario a 196 mil pasajeros y el tren ligero a 90 mil.  Recientemente  se  impulso  la  estrategia  del  “Corredor  Cero  Emisiones”  en  el  eje  central  Lázaro  Cárdenas  y  en  el  futuro  se  tienen  contemplados  otros  corredores  en  los  principales ejes viales de la ciudad.     Red  de  Transporte  de  Pasajeros  (RTP),  brinda  el  servicio  a  500  mil  pasajeros  diario,  atendiendo particularmente a 135 zonas de escasos recursos. Fue creada en el año 2000,  conectando  sus  rutas  con  las  estaciones  del  Metro  y  la  totalidad  de  los  viajes  son  subsidiados  a  favor  de  los  usuarios.  Este  servicio  surge  como  herramienta  importante  para la regulación del servicio de transporte colectivo en el Distrito Federal.     Metrobús,  fue  creado  como  un  organismo  público  descentralizado  de  la  administración  pública del D.F. y opera mediante una asociación público‐privada. Cuenta con una red de  más de 70 km de longitud y supera las 200 unidades. A través de este sistema se mueven  poco  más  de  650  mil  pasajeros.  El  Metrobús  cuenta  con  corredores  en  vialidades  cruciales  de  la  metrópoli,  y  surge  como  una  respuesta  de  la  autoridad  para  ordenar  el  transporte  tanto  de  los  servicios  operados  por  el  GDF  como  de  los  concesionados.  Este  servicio  ha  sido  el  único  que  ha  implementado  estrategias  como:  paradas  estratégicas  y  carriles  confinados  exclusivos  así  como  con  reglas  específicas  de  uso,  programación  y  control  del  servicio  de  acuerdo  a  la  demanda  y  con  el  equipamiento  necesario  para  asegurar su operación eficiente.     Transporte concesionado (taxis y vagonetas tipo combi, microbuses y autobuses): 

91

Los  Taxis  en  el  Distrito  Federal  son  un  servicio  representativo  ya  que  dispone  de  una  flota  de  más  de  130  mil  unidades  registradas  y  otros  tantos  que  operan  de  manera  irregular.  Este  servicio  moviliza  a  más  de  un  millón  250  mil  pasajeros  cotidianamente  y  constituye  una  fuente  importante  de  empleo,  que  da  un  sustento  económico  a  miles  de  mexicanos.  Es  importante  anotar  que  el  considerable  número  de  taxis  irregulares  y  los  problemas  que  se  presentan  en  las  concesiones  como:  la  titularidad,  vencimiento,  falta  de pago de la revista vehicular o la falta de inspección físico‐mecánica, han provocado el  desarrollo de inseguridad hacia los usuarios y los ciudadanos.    Los Microbuses o transporte colectivo de pasajeros representan uno de los servicios más  importantes  por  el  volumen  de  tramos  de  viaje  realizados.  Actualmente  se  tienen  registradas 25 mil unidades en poco más de un centenar de rutas, las cuales cubren más  de 9.6 millones de viajes diarios, lo que representaba el 60% de los desplazamientos que  se  realizan.  En  la  zona  metropolitana,  el  transporte  público  concesionado  representa  el  65% de los viajes metropolitanos.    En este rubro y con esta base, se calcula que hay en el Distrito Federal aproximadamente  330  mil  operari@s  del  transporte  público.  De  acuerdo  con  datos  estadísticos  de  la  Asociación  Civil  CENFES,  el  99%  de  los  operarios  del  transporte  público  son  hombres  y  apenas  el  1%  mujeres,  lo  que  denota  una  alta  segregación  laboral  y  confirma  la  apreciación ya señalada.    El automóvil particular    Uno  de  los  graves  problemas  que  ha  venido  enfrentando  la  Ciudad  de  México  es  el  predominio  de  vehículos  particulares,  mismos  que  representan  el  72%  de  transporte  de  baja  capacidad,  pero  con  sólo  el  16%  de  pasajeros.  Esto  significa  que  son  más  las  personas que viajan en transporte público que las que viajan en transporte privado y que  son más los vehículos particulares que los de transporte público.    Con  este  panorama  de  crecimiento  poblacional,  expansión  urbana,  deficiencias  de  transporte  público,  facilidades  de  crédito  para  automóviles  particulares,  entre  otros  factores;  ocasionan  un  serio  problema  en  la  movilidad  urbana,  tanto  de  la  Ciudad  de  México como en la ZMVM.    La movilidad    La  movilidad  como  concepto,  es  considerada  como  una  práctica  social  de  desplazamientos,  donde  todas  las  personas  llevan  a  cabo  a  través  del  tiempo  y  del  espacio  para  acceder  a  diferentes  bienes,  servicios  y  destinos  de  su  interés  y  demanda. 

92

Sin  embargo,  durante  mucho  tiempo,  la  movilidad  fue  considerada  como  transporte  y  por  lo  tanto  cuando  se  pretendía  solucionar  problemas  en  cuanto  a  este  tema,  primero  se  atendían  los  vehículos  en  movimiento  y  en  la  gestión  de  flujos  y  tránsito,  dejando  de  lado  las  necesidades  de  las  personas.  Esto  ha  llevado  a  pensar  que  la  movilidad  puede  ser expresada n términos de viaje‐persona‐día, según la Comisión de Derechos Humanos  del  Distrito  Federal,  es  decir  una  relación  oferta‐demanda,  donde  la  cantidad  de  infraestructura  y  medios  de  transporte  entran  en  relación  con  el  número  de  desplazamientos  por  persona.  Debido  a  esto  los  teóricos  del  transporte  y  urbanismo  crearon  un  modelo  básico  de  transporte  y  movilidad  que  parte  del  estudio  de  la  interrelación existente entre diferentes dimensiones (social, cultural y ambiental).    Con  lo  anterior  queremos  decir  que  el  la  atención  al  transporte  público  pasa  necesariamente  por  la  atención  al  fenómeno  de  la  movilidad.  La  movilidad  debe  ser  sustentable  y  segura.  Ello  garantizará  la  viabilidad  de  la  ciudad  como  conglomerado  humano.    De acuerdo a los expertos, la movilidad puede caracterizarse de la siguiente manera:    Enfoques de Movilidad  Social   La movilidad, además de constituir un  fenómeno de naturaleza social, sirve para  conocer y analizar las relaciones que ella se  presenta.   Cultural   La movilidad contiene un elemento cultural  respecto a la ciudad, debido a que forma parte  de la convivencia colectiva.   Ambiental  La movilidad, implica hablar del medio  ambiente, debido a que el crecimiento  desordenado y desregulado del transporte es  cada vez menos sustentable.     Actualmente  el  paradigma  de  la  movilidad  consiste  en  reivindicar  y  valorizar  el  carácter  activo  de  las  personas  y  de  la  sociedad  en  su  conjunto.  Es  decir  la  movilidad  ya  es  tomada  como  una  necesidad  de  las  personas  y,  en  ella,  el  transporte  es  el  medio  o  la  forma  idónea  para  moverse  en  las  ciudades.  Los  lugares  y  espacios  públicos  deben  ser  apropiados  por  parte  de  las  personas.  Es  decir,  transporte  y  movilidad  no  significan  lo  mismo,  y  se  sugiere  un  cambio  de  perspectiva  donde  el  principal  objetivo  sean  las  personas y sus dinámicas sociales. Que hoy en día son la base de los retos a futuro.    

93

Por  otra  parte,  las  condiciones  sociales  de  cada  persona  impactan  en  la  generación  de  diversas  pautas  de  movilidad,  desde  el  punto  de  vista  físico  de  cada  persona  hasta  las  posibilidades económicas. Es decir no todas las personas tienen el acceso a los diferentes  medios  de  transporte,  ya  que  algunos  son  más  costosos  que  otros.  Esto  provoca  que  se  suscite  una  fragmentación  tanto  social  como  territorial,  debido  a  la  falta  de  integración  en  los  diferentes  medios  de  transporte  y  la  equidad.  Esto  nos  lleva  a  una  movilidad  segmentada  en  donde  los  servicios  de  transporte  se  especializan  socialmente  como  territorialmente.  Este,  sin  duda,  una  arista  que  debe  ser  observada  en  cualquier  política  pública y, por ello, un reto para la ciudad.    La  movilidad  forma  parte  de  un  fenómeno  cultural,  donde  se  pueden  observar  diferentes  prácticas  sociales.  La  movilidad  contiene  un  elemento  cultural  respecto  a  la  ciudad,  no  solo  por  ser  necesaria  para  acceder  a  la  cultura  sino  porque  es  parte  de  la  convivencia colectiva.    Con lo anterior queremos decir que hay que poner mayor atención en las condiciones de  la  movilidad,  tales  como  las  oportunidades  y  satisfacciones  que  genera,  así  como  a  los  movimientos  que  muchas  personas,  de  diverso  origen  socioeconómico,  deben  llevar  a  cabo.  Es  indispensable  pensar  en  las  infraestructuras  o  y  en  la  adecuación  de  vías  y  unidades, así como en el entorno y el acceso a los derechos; ello impactará en la calidad  de vida de cada una de las personas.    La  movilidad  también  implica  de  manera  directa  al  medio  ambiente,  la  ausencia  de  una  visión  sustentable  ha  afectado  la  calidad  de  vida  de  los  habitantes  de  la  ciudad.  Es  por  esto  que  en  el  informe  de  movilidad  en  el  Distrito  Federal  (PUEC‐UNAM)  se  hace  referencia  a  este  problema,  mientras  la  manera  de  solucionarlo  es  mediante  la  perspectiva  de  protección  ambiental,  por  medio  de  nuevos  indicadores  de  análisis  como  la  emisión  de  gases  contaminantes,  el  uso  de  fuentes  energéticas,  los  decibeles  que  se  producen  durante  su  desplazamiento,  el  uso  de  suelo  y  la  fragmentación  del  territorio  causada por las infraestructuras de transporte.    La movilidad también está relacionada con conceptos como: desarrollo urbano y espacio  público.  En  cuanto  a  la  movilidad  y  el  espacio  público,  tanto  el  informe  de  movilidad  antes  citado  como  CENFES  A.C.,  coinciden  en  que  el  espacio  público  es  importante  ya  que  además  de  los  diferentes  medios  de  transporte,  que  posibilitan  la  movilidad,  por  ejemplo:  las  calles,  plazas  y  banquetas  son  lugares  importantes  de  encuentro  e  interacción social. Es por esto que a los espacios públicos deben tener acceso a todas las  personas, sin exclusiones de ninguna índole.   

94

Esta  concepción  de  movilidad,  como  vehículo  para  acceder  a  los  derechos,  tiene  que  ver  con  el  derecho  mismo  a  la  ciudad,  plasmado  en  la  Carta  Mundial  de  Derechos  a  la  Ciudad.  En  la  ciudad  con  la  firma  de  la  Carta  de  la  Ciudad  de  México  se  obliga  a  la  autoridad  al  cumplimiento  de  sus  disposiciones.  Con  este  tipo  de  instrumentos  se  reclama  la  construcción  de  un  modelo  sustentable  de  sociedad  y  vida  urbana  basado  en  los  principios  de  solidaridad,  libertad,  equidad,  dignidad  y  justicia  social;  sin  embargo,  estos  principios  no  se  han  llevado  a  cabo  de  manera  correcta,  lo  que  podemos  corroborar  a  diario  en  las  zonas  segregadas  de  la  ciudad,  donde  las  personas  no  tienen  acceso a transporte digno, eficiente, seguro y accesible.    Cerramos  con  una  cita  del  urbanista  y  pensador  catalán  Jordi  Borja:  “Hoy  la  ciudad  se  hace  en  base  a  las  decisiones  de  los  responsables  políticos  y  funcionarios,  se  toman  las  decisiones  sectoriales  sobre  áreas  residenciales  o  actividades  económicas,  sobre  vías  de  circulación  y  espacios  públicos,  sin  preocuparse  de  los  efectos  que  puedan  tener  estos  sobre el tejido urbano y los usos sociales.” Esta es la gran asignatura pendiente.         

DIAGNÓSTICO Y PROPUESTAS   SOBRE TRANPORTE PÚBLICO 
  (El  texto  que  se  presenta  a  continuación  es  una  síntesis  de  las  exposiciones  y  ponencias  presentadas  en  el  Foro  denominado:  “La  profesionalización  de  l@s  operari@s  del  transporte  público  y  la  movilidad sustentable y segura en la ciudad de México”). 

 
1.  El gobierno tiene una incapacidad manifiesta para evaluar, capacitar y certificar a las y  los  operarios  del  transporte  público,  por  lo  que  es  un  acierto  indiscutible  que  una  asociación civil (en este caso el CENFES) se encargue de dichas tareas, sobre la base de la  “tolerancia  cero”  en  materia  de  corrupción.  (Acto  Inaugural,  Javier  González  Garza,  Oficina del Jefe de Gobierno).    2.   Después  de  reconocer  y  felicitar   al  CENFES  y  a  su  directora  por  el  esfuerzo  y  labor  realizados   durante  cinco  años,  se  señaló  que  a  partir  del  análisis  institucional   llevado  a  cabo  en  la  Setravi,  se  definió  que  la  política  para  el  sector  se  base  en  cuatro  fundamentos  básicos,  a  saber:  sistema  integral  de  transporte,  calles  para  todos,  movilidad  con  menos  autos  y  desarrollo  de  la  cultura  de  la  movilidad.  (Acto  Inaugural,  Lic. María Teresa Vicenteño Ortiz, asesora del secretario de Transportes y Vialidad). 

95

3.    Para  mejorar  efectivamente  la  calidad  de  la  movilidad  en  la  ciudad  de  México  es  indispensable la corresponsabilidad de los diversos actores sociales e institucionales que  intervienen en ella, empezando por la propia sociedad, los usuarios, desde luego los y las  operarias, la ALDF, el GDF y en particular la Setravi, las instituciones académicas y civiles,  y  los  empresarios.  Sin  dicha  corresponsabilidad  y  su  consecuente  coordinación  se  entorpece  sensiblemente  la  posibilidad  de  mejorar  la  calidad  del  transporte  público.  (Mesa 1, Mtra. Rocío Mejía Flores, CENFES, A.C.). 
 

4.   El  único  elemento  que  está  bajo  el  control  de  las  y  los  operarios  de  microbuses  es  el  vehículo  que  manejan.  Todo  lo  demás  escapa  a  su  control  y  no  tienen  incidencia  alguna.  Esta  penosa  realidad  influye  mucho  en  prácticas  de  manejo  que  dejan  mucho  que  desear,  como  la  llamada    “Batalla  por  el  Centavo”,    así  como  en  la  generación  de  una  identidad  gremial,  más  de  resistencia  y  resentimiento  que  de  impulso  a  sus  derechos  e  intereses de clase. (Mesa 1, Mtro. Carlos León Salazar, UAM‐Iztapalapa).    5.   Si  bien  ha  mejorado  la  reglamentación  para  la  operación  de  taxis  y  microbuses,  aún  resulta  insuficiente  y  requiere  de  una  atención  particular,  tanto  en  el  aspecto  operativo  como en el legislativo. (Mesa 1, Mtro. Carlos León Salazar, UAM‐Iztapalapa).    6.    En  las  políticas  públicas  sobre  movilidad  en  el  Distrito  Federal  se  ha  priorizado  el  transporte  en  cuanto  tal,  así  como    el  modo  de  transportarse,  en  detrimento  de    una  agenda  de  mucho  mayor  envergadura;  por  ejemplo,  atender  el  papel  central  de  la  regulación del uso del suelo. (Mesa 2, Dr. Bernardo Navarro Benítez, UAM‐Xochimilco).    7.   Hoy  en  día,  en  la  ciudad  de  México,  existe  una  disputa  por  el  futuro  del  transporte  público… Los problemas que hoy enfrenta no se deben a su transformación, sino a que la  ciudad  y  la  sociedad  han  cambiado.  (Mesa  2,  Dr.  Bernardo  Navarro  Benítez,  UAM‐ Xochimilco).    8. En la actualidad, el sistema de transporte vive la grave problemática de la sobreoferta  de  servicios,    la  cual  constituye  una  de  las  causas  principales  de  la  “La  Lucha  por  el  Centavo”. (Mesa 3,  Ing. J. Enrique González Villaseñor, IPN).    9.    La  figura  del  “Hombre‐Camión”  es  limitante  y  debe  sustituirse  (como  viene  sucediendo)  por  el  de  la  empresa  sustentable  y  rentable.  (Mesa  3,  Ing.  J.  Enrique  González Villaseñor, IPN).    10.    En  el  marco  de  la  justeza  de  mantener  una  política  de  subsidios  al  transporte  público,  tal  como  la  ha  venido  aplicando  el  Gobierno  del  Distrito  Federal,  se  plantea  la  duda  sobre  si  se  ha  aplicado  en  dónde  más  se  requiere  y  de  la  manera  más  adecuada.  (Mesa 3, M.I. Javier Hernández Hernández, UPIICSA, IPN). 

96

11.   Los  operarios(as)  del  transporte  público  son  personas  sujetas,  por  la  naturaleza  de  su  trabajo,  a  presiones  económicas,  estrés,  pésimas  condiciones  laborales,  falta  de  acceso  a  servicios  públicos  básicos  (como  la  seguridad  social  y  la  protección  legal),  factores,  entre  otros,  que  son  caldo  de  cultivo  del  alcoholismo  y  el  consumo  de  sustancias. (Mesa 3, Dr. Humberto Brocca Andrade, Picas y Pláticas).    12.  Entre  las  condiciones  adversas  en  que  se  desenvuelve  el  transporte  público  están  la  centralidad de los servicios, las vialidades en mal estado y la insuficiente capacitación de  los  conductores,  señaladamente  de  los  vehículos  particulares…,  lo  que  contribuye  a  un  deficiente  funcionamiento  general  y  al  incremento  de  accidentes  en  lo  particular.  (Mesa  4, Mtra. Miriam Téllez, UACM).     PROPUESTAS    1. Es fundamental para el diagnóstico, planeación y ejecución de políticas y lineamientos  para la movilidad y el transporte público en la ciudad partir de la experiencia de las y los  operarios  y  realmente  aprender  de  ella,  más  allá  de  la  existencia  de  instituciones  que  se  dediquen  a  la  investigación  o  al  trabajo  en  el  sector.  (Mesa  1,  Mtra.  Rocío  Mejía  Flores,  CENFES, A.C. y Mtro. Carlos León Salazar, UAM‐Iztapalapa).    2.  En  un  contexto  de  cultura  machista  y  de  menoscabo  de  los  derechos  y  las  oportunidades  de  la  mujer,  la  formulación  y  el  ideal  de  la  igualdad  y  la  equidad  de  géneros  es  una  demanda  fundamental  en  el  ámbito  del  transporte  público  y  ha  sido  un  elemento  sustantivo  en  el  proceso  de  formación  y  capacitación  de  los  operarios  y  las  operarias. (Mesa 1, Mtra. Rocío Mejía Flores, CENFES, A.C.)    3.  Contribuir  a  la  profesionalización  de  las  y  los  trabajadores  del  volante  de  taxis,  microbuses  y  transporte  escolar  constituye  el  objetivo  operacional  básico  del  CENFES,  entendiendo  por  ello  un  proceso  laboral  que  se  va  transformando  en  una  profesión  de  alta  competencia  e  integridad  que  redunde  en  beneficio  de  la  convivencia  social  y  la  eficacia  de  la  movilidad  en  nuestra  ciudad.  (Mesa  1,  Mtra.  Rocío  Mejía  Flores,  CENFES,  A.C.).    4.    Es  importante  que  el  CENFES  continúe  con  acciones  tendientes  a  la  prevención  y  rehabilitación  en  materia  de  consumo  de  alcohol  y  de  sustancias  nocivas  para  la  salud,  en  un  clima  de  respeto  a  la  dignidad  de  la  persona  y  atención  profesional,  evitando  en  todo  momento  cualquier  forma  de    estigmatización.  (Mesa  3,  Dr.  Humberto  Brocca  Andrade, Picas y Pláticas).   

97

4.    El  fenómeno  de  la  movilidad  en  la  ciudad  de  México  debe  formar  parte  de  los  derechos a la ciudad que tenemos todos sus habitantes por el hecho de serlo. El derecho  a  la  ciudad  implica  participación,  equidad,  igualdad,  y  derecho  a  un  hábitat  digno  y  reparador. (Mesa 5, Dr. Eduardo Preciat Lambarri, UAM‐Xochimilco).     5.  Un instrumento insustituible para abordar desde una óptica humanista y democrática  el tema de la profesionalización  ,  es  la  formación  y  la  capacitación  de  las  y  los  operarios, en el sentido del reconocimiento de sus derechos y obligaciones, del contexto  en  el  que  desempeñan  su  trabajo  y  de  la  necesaria  cualificación  en  normatividad  y  educación  vial.  (Acto  Inaugural,  Javier  González  Garza,  Oficina  del  Jefe  de  Gobierno;  Mesa  1,  Mtra.  Rocío  Mejía  Flores,  CENFES,  A.C.,  Mesa  2,  Dr,  Bernardo  Navarro  Benítez,  UAM‐Xochimilco;  Mesa  3,  Ing.  Pavel  Sosa  Martínez,  ISustentable;  Mesa  4,  J.  Enrique  González Villaseñor, IPN).    6.  La participación de la academia en el diseño y aplicación de las políticas públicas es un  principio  que  sustenta  la  existencia  misma  del  CENFES  y  que,  en  un    contexto  de  corrupción como  el  que  prevalece  en  muchas  de  las instituciones  públicas  y  privadas del  país,  resulta  un  valor  vivificante  por  la  calidad  profesional,  el  prestigio  y  la  autoridad  moral de que gozan los dos centros educativos de nivel superior de nuestra ciudad. (Acto  Inaugural,  Javier  González  Garza,  Oficina  del  Jefe  de  Gobierno;  Rocío  Mejía  Flores,  CENFES, A.C.).    7. Para mejorar la movilidad y el transporte público en el Distrito Federal, se enuncian las  siguientes  propuestas:  +Mantener  la  continuidad  de  las  políticas  públicas,  +promover  la  intermodalidad,   +enfatizar  la  importancia  de  un  transporte  público  de  alta  capacidad  y  calidad  y   +renovar  constantemente  las  unidades  de  transporte.  (Mesa  2,  Dr.  Bernardo  Navarro Benítez, UAM‐Xochimilco).    8.   Es  urgente  e  indispensable  elaborar, legislar  e  instrumentar  una   Ley  de Movilidad en  el  Distrito  Federal,  previa  consulta  y  amplia  participación  social.  (Mesa  2,  Dr.  Bernardo  Navarro Benítez, UAM‐Xochimilco).    9.   Un  buen  modelo  de  movilidad  debe  resaltar  la  accesibilidad,  dentro  de  un  contexto  de espacio‐temporalidad. (Mesa 2, Dr. Salomón González Arellano, UAM‐Cuajimalpa).    10.  La  Setravi  debe  revisar  el  protocolo  de  rehabilitación  establecido  en  la  Gaceta  del  Distrito Federal. (Mesa 3, Dr. Humberto Brocca Andrade, Picas y Pláticas).    11.   En  la  lógica  de  contribuir  a  mejorar  la  calidad  del  servicio  de  transporte  público  se  presentaron las propuestas siguientes:  +Se deben regular las concesiones y organizar un 

98

sistema  de  “Open  Data”  sobre  ellas,  +crear  una  plataforma  para  rastrear  y  controlar  el  transporte  público,    +profesionalizar  a  las  y  los  operarios  aplicando  el  principio  de  corresponsabilidad o responsabilidad compartida, + diseñar políticas transversales. Mesa  3, Ing. Pavel Sosa Martínez, ISustentable).    12.    Es  indispensable  crear  la  condiciones  para  desarrollar  una  cultura  de  la  movilidad  y  sacar a la luz la información restringida que tiene el GDF para usarla en la reconfiguración  de políticas públicas en la materia. (Mesa 4, Mtra. Miriam Téllez, UACM).  13.   La  bicicleta  es  una  excelente  opción  de  movilidad  y  transporte  sustentable,  para  lo  cual se requiere la capacitación de sus conductores, además de impulsar una cultura vial  de respeto y de seguridad para sus usuarios, así como la creación de una infraestructura  básica,  como  los  estacionamientos  y  los  carriles  confinados.  (Mesa  5,  Mtra.  Hilda  Eugenia Rodríguez Loredo, UNAM).    14. Propuestas puntuales: +Regular concesiones a particulares, reordenar y desconcentrar  rutas,  así  como    diversificar  sistemas  de  transporte,  +mejorar  pasos  y  zonas  peatonales,  +fijar reglas para acotar el uso del automóvil privado, +capacitación urgente de cultura vial  a  la  sociedad  en  general,  en  particular  de  respeto  al  peatón  y  específica  para  policías  y  funcionarios públicos. (Mesa 5, Dr. Roberto Remes Tello, UNAM).    15.  Se  requiere  en  la  ciudad  una  política  de  redensificación  poblacional  que  frene  el  crecimiento  expansivo  en  algunas  zonas  y  permita  mejorar  la  movilidad,  añadiendo  al  efecto  el  acortamiento  de  distancias  entre  el  origen  y  el  destino.  (Mesa  5,  Lic.  César  E.  Benítez Joyner)        REFLEXIONES DEL CENFES    Los  operarios(as)  del  transporte  público  en  el  Distrito  Federal  enfrentan  un  contexto  desfavorable  en  muchos  aspectos,  el  cual  impacta  negativamente  en  el  nivel  de  profesionalización  del  servicio  y,  por  consecuencia,  en  un  ámbito  importante  de  las  relaciones sociales en nuestra ciudad.     Entre  los  elementos  desfavorables  del  contexto  pueden  destacarse:  la  ausencia  o  insuficiencia  de  seguridad  social,   protección  legal,  derechos  laborales  y  prestaciones.  Se  trata  de  un  esquema  de  fragmentación  del  gremio,  dividido  en  el  número  de  individuos  que  lo  forma.  A  lo  anterior  se  añaden  los  ingresos  económicos    precarios,    la  falta  de  reconocimiento  social  a  su  trabajo,  los  trámites  burocráticos  (siempre  excesivos  y  tardados) y, desde luego, una vasta corrupción que permea en el gremio. 

99

Estas  realidades  constituyen  el  adverso  contexto  del  operario(a)  del  transporte  público,  el  cual  es  un  punto  de  referencia obligado  en  cualquier  diagnóstico,  propuesta  o  política  para  mejorar  los  procesos  de  movilidad  en  la  ciudad.  Más  todavía:  la  construcción  de  una  identidad  gremial,  que  por  conciencia  y  convicción  colectiva  contribuya    a  la  profesionalización de sus miembros y, por lo tanto, a la dignificación del propio gremio y  a  una  mejor  convivencia  con  la  gente  que  se  relacionan  cotidianamente,  reclama  atender  los  aspectos limitantes  o  adversos  del  contexto.  No  hacerlo,  tiende  a reproducir  fatalmente la situación prevaleciente.    Relacionando  el  asunto  del  contexto  con  el  CENFES,  es  imperativa  la  pregunta:  ¿qué  puede  o  debe  hacer  la  Asociación  Civil  a  partir  de  un  contexto  como  el  antes  descrito?  De  inicio,  cabe  destacar  cuando  menos  cuatro  planos  en  los  que  se  plantean  y/o  desarrollan prácticas alternativas:    Primero,  la  existencia  de  políticas  internas  claras  y  directas  a  favor  de  la  honestidad  y  contra  la  corrupción,  elemento  que,  por  cierto,  debe  ser  el  eje  principal  de  la  identidad  institucional,  acompañado  permanentemente  de  lineamientos  y  mecanismos  que  la  consoliden.     Segundo,  la  reiterada  formulación  y  convocatoria  a  la  indispensable  corresponsabilidad  en  el  tema  de  la  movilidad  y  el  transporte  público,  la  cual  involucra  a  los  gobiernos  federal  y  estatal,  la  Setravi,  la  ALDF,  instituciones  civiles  y  académicas,  asociaciones  gremiales  y,  desde  luego,  a  las  y  los  operarios,  los  usuarios  del  transporte  público  y  la  sociedad en general.    Tercero,  el  servicio  a  las  y  los  operarios  en  áreas  que  significan  ciertamente  un  aporte  a  su  profesionalización,  a  saber:  la  atención  y  el  cuidado  de  su  salud,    tanto  en  la  parte  médica  como  de  “apropiación  cultural”;  la  formación  y  capacitación,  que  contribuye  en  cierto  sentido  al  desarrollo  personal  y,  desde  luego,    al  reconocimiento  de  factores  preventivos  importantes  para  su  trabajo;  y  la  prueba  de  pericia,  que  evalúa  destrezas  y  habilidades en el manejo del vehículo.    Cuarto,  la  relación  fundacional  con  la  UACM  y  la  UAM,  que  no  sólo  se  expresa  en  una  serie  de  actividades  conjuntas,  sino  que  las  universidades  aportan  su  prestigio,  honorabilidad  y  calidad  académica  a  políticas  públicas  del  GDF,  en  este  caso  particular  destinadas  (  a  través  del  CENFES)  a  la  evaluación  de  los  operarios  y  operarias  de  taxis,  microbuses y transporte escolar.    Estos  cuatro  aportes,  por  sí  mismos,  justifican  plenamente  la  razón  de  ser  del  CENFES;  no  obstante,  la  insuficiente  corresponsabilidad  para  mejorar  los  procesos  de  movilidad 

100

en  la  ciudad  (quizá  producto  de  la  diversidad  de  intereses),  las  limitaciones  y  vicios  derivados  del  contexto  y  la  naturaleza  neciamente  mercantil  del  transporte  público,  obstruyen  la  utopía  de  la  profesionalización  y  la  contribución  de  ésta  a  una  mayor  calidad de las relaciones sociales en la ciudad.    En  lo  dicho  se  señala  y  enfatiza,  tanto  la  realidad  institucional  y  su  aporte,  como  el  reto  que  tiene  por  delante,  siempre  bajo  el  supuesto  de  que  a  nadie  se  le  puede  pedir  lo  imposible.                                           
 

                     

101

       

     

 

102

                       

 
   

 

 

  Democ  racia  

103

   

MORENA Y LA  DEMOCRACIA DIRECTA 
      CONTEXTO Y DEFINICION    A  pesar  de  algunos  movimientos  opositores  de  gran  envergadura,  durante  el  periodo  de  1940  a  1982  la  participación  social  y  política  de  los  mexicanos  estuvo  mediatizada  por  la  acción  combinada  de,  por  una  parte,  el  autoritarismo  y  el  control  corporativo  y,  por  la  otra,  el  crecimiento  económico  y  las  concesiones,  configurando  la  dupla  clásica  del  garrote  y  la  zanahoria.  No  obstante,  tres  décadas  de  depredación  neoliberal  han  venido  incentivando  una  cultura  de  mayor  conciencia  y  participación,  lo  cual  es  un  signo  positivo para el futuro, cruzado ahora por los nubarrones de la continuidad oligárquica y  sus “reformas estructurales”.    Vale  decir  que  quizá  estamos  en  la  etapa  inicial  de  un  reencuentro  con  la  historia,  algo  así  como  el  umbral  de  la  cuarta  gran  transformación  en  los  casi  dos  siglos  de  vida  independiente,  en  que  el  pueblo  o  sectores  de  éste  se  enfrentaron  con  los  poderes  constituidos,  tomando  en  sus  manos  la  definición  de  su  destino  y  del  destino  nacional,  con el desenlace luminoso o amargo que la lucha de clases nos deparó.    Con  tales  antecedentes,  en  MORENA  no  podemos  concebir  la  participación  ciudadana  y  la  democracia  misma  con  la  óptica  cerrada  del  formalismo  político.  En  todo  caso,  es  la  vía  electoral  la  que  dio  pié  a  esa  visión  reduccionista  de  la  democracia,  según  la  cual  el  voto en las urnas es la opción suprema de la incidencia social en los asuntos públicos.    Por  el  contrario,  entendemos  que  la  democracia  es  un  concepto  y  una  utopía  relacionada  con  la  vida  cotidiana  de  la  gente,  es  decir,  que  posee  un  significado  y  un  alcance mucho más amplio y profundo que el voto trianual en las urnas. Creemos en una  dimensión  de  la  democracia  vinculada  con  la  dignidad  de  las  personas  y  la  soberanía  de  México,  la  justicia  distributiva  y  la  igualdad  de  oportunidades,  la  libertad  de  ser,  expresarse y organizarse, con el derecho a la felicidad…    Por  ello,  una  visión  integral  de  la  democracia  cuestiona  de  entrada  las  contradicciones  y  debilidades de la democracia representativa, entre ellas, la existencia en nuestro país de  un  sistema  electoral  costoso,  faccioso  y  ostensiblemente  fraudulento;  un  centralismo 

104

presidencialista  asfixiante  (con  su  equivalente  en  estados  y  municipios),  que  hace  de  la  mayor  parte  de  los  llamados  representantes  populares  auténticos  vasallos  de  sus  jefes  políticos;  la    transferencia  de  lo  personal  y  lo  comunitario  al  real  o  supuesto  representante  popular,  o  la  naturaleza  intermitente  y  episódica  de  las  elecciones,  con  sus  plazos  fijos  y  largos  (tres  y  seis  años  en  México),  para  no  hablar  del  descrédito  ganado a pulso de los políticos y sus partidos.     Bajo  estas  circunstancias,  MORENA  y,  en  general,  la  izquierda  identificada  con  la  necesidad  de  un  cambio  verdadero  y  de  fondo  en  nuestro  país,  necesitan  elaborar  teóricamente  y  aplicar  en  la  práctica  formas  alternativas  de  desarrollo  democrático,  acordes  con  la  utopía  de  la  apropiación  social  de  la  vida  pública,  postulado  central  de  la  democracia  directa  que  estamos  reivindicando  y  eslabón  imprescindible  de  la  lucha  global por la democracia plena.    Hay  quienes  consideran  exagerado  y  hasta  demagógico  hablar  de  apropiación  social  de  la  vida  pública  (concepto  equivalente  o  al  menos  semejante  a  lo  que  otros  llaman  empoderamiento ciudadano), lo cual es relativamente cierto por la distancia enorme que  existe  entre  la  realidad  y  la  utopía.  No  obstante,  en  mi  opinión  se  trata  de  un  objetivo  estratégico  irrenunciable  y,  por  lo  mismo,  que  requiere  de  pavimentar  con  paciencia  un  camino  que  apunte  precisamente  en  esa  dirección,  pues  no  hacerlo  equivale  a  dejar  vía  libre a las visiones paternalista o caudillista de la vida política o, mucho peor, a la postura  burocrática  que  centraliza  todo,  desmantela  militancias,  abandona   principios,  fomenta  la corrupción y sólo utiliza a los ciudadanos como carne de cañón.    Un instrumento insustituible para aproximar ese horizonte es la democracia directa. Este  perfil  de  la  democracia  (también  denominada  participativa  en  una  suerte  de  confusión  conceptual, no sólo semántica como veremos) se caracteriza por una participación social  activa  y  directa,  sin  intermediaciones;  permanente  en  términos  temporales,  incluso  de  acción cotidiana; cercana programáticamente a las necesidades de la gente, ya que debe  incorporar  sus  expectativas  y  problemas  más  cercanos;  y  de  corte  autogestivo,  en  el  sentido  de  que  las  decisiones  del  qué  hacer,  cómo,  cuándo  y  para  qué  son  tomadas  directamente por los actores del proceso.    Desde  luego,  esta  forma  de  democracia  reclama  de  colectivos  informados  y  plenamente  conscientes  de  que  su  participación  es  decisiva  para  acercar  la  utopía  de  una  democracia,  valga  decir,  sin  simulación  democrática.  A  su  vez,  tal  nivel  de  participación  requiere  de  los  espacios  y  los  medios  que  la  hagan  posible,  incluyendo  entre  ellos  la  formación política que ensancha horizontes y visiones, así como una práctica sustentada  y orientada por un proyecto y un programa político que le otorguen sentido estratégico.   

105

DEMOCRACIA DIRECTA Y VIA ELECTORAL    Ahora  bien,  para  MORENA  el  asunto  de  la  democracia  directa  encierra  una  variable  muy  singular,  ya  que  es  un  movimiento  (quizá  pronto  partido  político)  que  ha  definido  la  vía  electoral  como  fundamental  para  impulsar  las  transformaciones  que  el  país  necesita,  lo  que  más  allá  del  carácter  sin  duda  polémico  de  tal  decisión,  implica  ver  qué  significa  y  cómo se aplica la democracia directa en cuando menos los siguientes planos:    ‐‐  Organización interna.  ‐‐  Propuesta programática.  ‐‐  Vínculo y relación con el movimiento social.  ‐‐  Participación en campañas políticas.  ‐‐  Ejercicio de gobierno.    1. Por una cultura política de nuevo tipo    Con  respecto  a  la  organización  interna,  un  aspecto  crucial,  un  verdadero  desafío  atravesado  por  acechanzas  e  inercias,  es  edificar  en  MORENA  una  cultura  política  de  nuevo  tipo,  anclada  sin  concesión  alguna  en  la  ética,  la  moral  y  un  compromiso  irrenunciable  con  la  verdad  y  con  el  desarrollo  de  un  proyecto  transformador  y  de  clara  oposición  a  la  derecha  y  su  régimen;  que  erradique  en  definitiva  las  nefastas  prácticas  del  acarreo,  el  clientelismo  y  el  corporativismo  políticos,  la  simulación  y  las  componendas,  lacras  heredadas  que  desgraciadamente  existen  y  que  dan  al  traste  con  los  principios  y  las  convicciones,  al  tiempo  que  erosionan  la  utopía  y  alejan  el  horizonte  del cambio de régimen que MORENA pretende para México.    Desde luego, esa identidad distinta y de nuevo tipo es la mejor garantía para mantener y  ensanchar  la  autoridad  moral,  única  vía  (no  existe  otra)  para  conquistar  el  respaldo  conciente  y  la  confianza  sincera  del  pueblo. A  su  vez,  una  identidad  así,  debe expresarse  y  recrearse  en  la  democracia  interna,  es  decir,  en  formas  de  relación  basadas  en  la  participación  libre  y  consciente  de  todos  sus  miembros  activos,  ya  que  dicha  participación  es  una  forma  de  democracia  directa  que  permite,  no  sólo  la  toma  de  decisiones  desde  abajo  sobre  el  rumbo  de  la  organización,  sino  también  la  relación  estrecha  de  la  base  con  los  órganos  e  instancias  de  dirección,  garantizando  que  se  conduzcan  con  apego  a  los  principios,  al  proyecto  que  nos  orienta  y  a  los  lineamientos  acordados en la organización.    2. Desarrollo y consolidación de los comités de base   

106

Ahora  bien  el  instrumento  para  edificar  y  consolidar  en  MORENA  una  manera  renovada  de  concebir  y  de  hacer  la  política  es  el  comité  de  base,  organizado  a  nivel  territorial  en  las  colonias,  barrios,  pueblos  y  unidades  habitacionales  de  la  ciudad;  a  nivel  sectorial  en  centros  de  trabajo  o  de  estudio,  en  sindicatos,  gremios  o  ramas  de  actividad;  y  a  nivel  temático  en  instituciones  civiles,  organizaciones  no  gubernamentales  y,  en  general,  en  campos  relacionados  con  los  derechos  humanos,  la  diversidad  sexual,  la  equidad  de  género o la defensa del medio ambiente.    En  contraste  con  etapas  anteriores  del  movimiento  encabezado  por  López  Obrador,  en  MORENA  se  abrió  el  abanico  de  opciones  organizativas,  pues  antes  predominaba  una  lógica  esencialmente  electoral,  basada  en  la  llamada  promoción  del  voto  (por  cierto,  término  extraído  del  más  rancio  priísmo)  y  en  la  formación  de  una  estructura  territorial  de  defensa  del  voto  que  tenía  como  eje  operativo  a  un  ecurridizo  comité  por  sección  electoral.    El  esquema  organizativo  actual,  en  cambio,  permite  (al  menos  teóricamente)  que  las  actividades  de  los comités no  se  circunscriban  a  las  tareas  electorales,  sino  que  busquen  su  desarrollo  y  consolidación  a  través  de  la   convocatoria  y  participación  en  las  acciones  de  Defensa  del  Pueblo  y  la  Nación,  la  formación  política,  el  debate  programático,  el  diagnóstico,  atención  y  participación  en  el  ámbito  de  las  necesidades  y  problemas  locales,  la  coordinación  y  solidaridad  con  los  movimientos  sociales  o  la  interlocución  crítica con las autoridades delegacionales y del gobierno de la ciudad.    Con  relación  al  vínculo  con  los  movimientos  sociales,  MORENA  debe  seguir  convocando  a su estructura organizativa, así como a los sectores sociales y a la población en general,  a  manifestarse  y  luchar  en  defensa  de  los  intereses  del  pueblo  y  la  nación,  incluyendo  tanto  aspectos  de  interés  nacional  como  local  (de  la  ciudad  o  de  sus  delegaciones  y  unidades territoriales).    Parte  sustancial  de  esta  dinámica,  es  cultivar  y  desarrollar  una  relación  estrecha  con  el  movimiento  social  y  sus  organizaciones,  así  como  un  compromiso  con  sus  demandas  y  sus luchas. Es indudable que MORENA tiene su propia agenda, pero también lo es que la  posibilidad  de  un  cambio  de  régimen  en  nuestro  país  no  será  obra  de  una  sola  organización  y  de  un  método  único  de  lucha,  sino  de  la  combinación  de  varios  y,  sobre  todo, de la voluntad de sumar fuerzas, con espíritu unitario y sin sectarismos.    Sobre  el  particular,  es  deseable  seguir  insistiendo  en  la  construcción  de  un  frente  social  amplio,  del  cual  MORENA  sea  un  referente  electoral  confiable,  pero  en  el  que  también  promueva  la  elaboración  con  otras  fuerzas  políticas  y  sociales  de  un  programa  mínimo  de  carácter  unitario,  cuyo  contenido  exprese  las  principales  demandas  del  pueblo 

107

mexicano  y  sea  capaz  de  cerrar  el  paso  a  las  políticas  públicas  que  han  diezmado  la  calidad  de  vida  del  pueblo  desde  hace  más  de  tres  décadas  y  procure  el  cambio  de  régimen que abra un futuro de oportunidades y de esperanza para los mexicanos.    En  términos  programáticos,  MORENA  plantea  el  ejercicio  de  la  democracia  directa  a  través  de  las  figuras  legales  contenidas  en  la  Ley  de  Participación  Ciudadana  vigente,  a  saber:  Plebiscito,  Referéndum,  Iniciativa  Popular  y  Consulta  Ciudadana,  las  cuales  deben  ser  objeto  de  una  amplia  difusión,  a  efecto  de  que  la  sociedad  procure  su  aplicación  y  defina su contenido, sin esperar a que el gobierno lo haga, pues la espera puede resultar  vana.    Lo que no  puede repetirse bajo ninguna circunstancia es lo acontecido con el PRD. Salvo  algunas  excepciones,  destacadamente  la  del  Distrito  Federal  en  la  administración  de  Andrés  Manuel  López  Obrador,  se  han  gobernado  estados  y  municipios  sin  identidad  de  izquierda y sin prácticas democráticas, repitiendo incluso los peores vicios heredados del  PRI.  Una  omisión  básica,  en  este  plano  deficitario,  es  la  virtual  indiferencia  ante  la  necesidad  de  abrir  espacios  para  la  participación  de  la  gente,  no  transferirle  capacidad  de  decisión,  no  apoyarse  en  el  pueblo  para  gobernar,  no  rendir  cuentas  de  lo  realizado.  Por  ello,  el  PRD  pierde  en  el  trienio  siguiente  más  de  la  mitad  de  los  municipios  que  gana. No cristaliza esperanzas, no deja huella, no trasciende…    La  actual  Ley  de  Participación  Ciudadana  en  el  Distrito  Federal  viene  de  la  época  de  López Obrador y contiene aspectos muy positivos para impulsar la democracia directa en  la  ciudad,  lo  que  no  se  ha  hecho  en  buena  medida  por  el  carácter  conservador  y  burocrático  de  muchos  funcionarios  del  gobierno  central  y  de  los  propios  jefes  delegacionales,  carentes  de  la  formación  y  la  convicción  sobre  el  significado  de  un  proyecto realmente democrático y de izquierda en la capital de la República.    Como  sea,  en  la  citada  Ley  están  incluidas  las  figuras  del  Plebiscito,  el  Referéndum,  la  Iniciativa  y  la  Consulta  Popular,  todas  ellas  importantes  para  empujar  la  participación  ciudadana  en  los  asuntos  públicos,  mucho  más  allá  de  la  intermitente  y  engañosa  democracia representativa. No obstante, poco se han considerado y prácticamente no se  utilizan.  Sólo  durante  el  gobierno  de  López  Obrador  se  empleó  el  Plebiscito  en  cuatro  ocasiones;  dos  de  ellas  para  la  revocación  del  mandato,  una  más  para  definir  el  horario  de verano en la ciudad y…     Sin  embargo,  en  mi  opinión  el  aspecto  más  relevante  de  la  Ley  está  considerado  en  el  incomprendido  capítulo  de  la  Asamblea  Ciudadana,  señaladamente  en  el  punto  que  posibilita  la  participación  cotidiana  de  la  gente  en  asuntos  sensibles  y  de  interés  comunitario  en  las  colonias,  barrios  pueblos  y  unidades  habitacionales  de  la  ciudad,  a 

108

través  de  las  comisiones  de  Apoyo  Comunitario,  colectivos  vecinales  de  gran  potencial  organizativo  y  autogestivo  que  no  dependen  de  grupo  burocrático  alguno  y  que  pueden  incidir, entre otros aspectos, en la salud y la seguridad públicas, la promoción cultural, la  protección civil, la defensa del medio ambiente y el deporte comunitario.    Durante el gobierno de López Obrador se inició el tránsito por esta vía de organización y  de  aplicación  de  la  democracia  directa,  lográndose  concitar  un  valioso  interés  vecinal  que  se  tradujo  en  programas  y  acciones  concretas,  con  un  buen  grado  de  apropiación  social de las decisiones y, desde luego de las tareas en torno a ellas. Se truncó el camino  en  la  siguiente  administración,  porque  simplemente  no  se  comparte  su  significado,  sustituido  por  la  visión  y  la  práctica  del  gobierno  benefactor,  hacedor  de  programas  y  dador de beneficios, basado en una visión paternalista clásica.    Incluso,  los  gobiernos  delegacionales  y  los  diputados  locales  del  PRD  (con  algunas  excepciones)  mantuvieron  una  postura  conservadora  en  la  discusión  sobre  los  términos  de  la  nueva  Ley  de  Participación  Ciudadana,  cuestionando  la  apertura  de  espacios  y  el  otorgamiento  de  capacidad  de  decisión  a  la  gente,  argumentando  algunos  de  ellos  que  ya  se  encontraban  demasiado  acotados  como  para  abrir  nuevos  frentes,  hacer  obligatoria  la  consulta  y  la  coordinación  con  organismos  ciudadanos  y  descentralizar  la  toma  de  decisiones.  Finalmente,  en  2006  se  aprobó  en  la  ALDF  una  Ley  con  avances  y  estancamientos.    En  cuanto  a  la  Asamblea  Ciudadana,  en  cinco  años  de  gobierno  obradorista  se  efectuaron  10  mil  asambleas  (entonces  denominadas  vecinales),  dos  al  año  en  un  promedio  de  1  mil   unidades  territoriales  (74%  del  total  de  éstas  en  el  Distrito  Federal),  en  la  primera  de  las  cuales  se  informaba  puntualmente  sobre  los  programas  sociales  a  aplicarse  durante  el  año  en  la  unidad  territorial,  incluyendo  monto  presupuestal,  número  de  acciones  y  de  beneficiarios,  mientras  que  en  la  segunda  se  rendían  cuentas  de los realizado.    Como  se  verá,  sería  un  buen  propósito  regresar  algún  día  a  un  esquema  de  esta  naturaleza,  fortalecido  con  la  lógica  de  asambleas  más  deliberativas,  pues  una  debilidad  cierta  de  las  asambleas  de  aquélla  época  fue  la  de  su  carácter  esencialmente  informativo.    Un caso que amerita atención particular es el del presupuesto participativo, regulado en  el  Artículo  77  de  la  LPC  y  que  en  esencia  consiste  en  la  capacidad  de  la  Asamblea  Ciudadana para  “…decidir  el  uso de  los  recursos  públicos  destinados  por  el  Gobierno  del  Distrito  Federal  y  el  órgano  político‐administrativo  de  la  demarcación,  correspondientes  a  programas  específicos  cuyas  reglas  de  operación  así  lo  establezcan…”  A  pesar  del 

109

evidente  condicionamiento,  se  trata  de  una  puerta  de  entrada  a  una  práctica  de  democracia  directa  que  bien  valdría  la  pena,  no  sólo  ejercer  a  plenitud,  sino  profundizar  cada  vez  más.  Sin  embargo,  el  desmantelamiento  de  la  Asamblea  Ciudadana  a  partir  de  2007,  junto  con  la  indisposición  de  las  burocracias  delegacionales  a  “ceder  a  otros”  capacidad  de  decisión,  ha  dado  al  traste  con  este  importante  instrumento  de  participación ciudadana.    En consideración a las ideas expuestas, MORENA asume el compromiso…     1) Socializar el tema de la democracia directa entre las instancias  y órganos directivos de  MORENA,  con  el  método  apropiado  y  con  el  objeto  de  que  sus  integrantes  analicen  y  valoren su significado, y su traducción a la práctica concreta que llevan adelante.     2)   Al  respecto,  se  propone  que  los  comités  de  base  territoriales  promuevan  entre  los  vecinos  la  realización  de  las  asambleas  ciudadanas  contempladas  en  la  Ley,  y  la  formación  de  las  comisiones  de  Apoyo  Comunitario  que  permitan  una  incidencia  directa  a  través  de  éstas  en  la  vida  comunitaria  de  las  colonias,  barrios,  pueblos  y  unidades  habitacionales de la ciudad                                             

110

   
 

 

     

 

111

                         

 

 

  Contraloría  Ciudadana  

112

   

CONTRALORÍA CIUDADANA 
          Figura y mecanismo de contraloría ciudadana para MORENA    A través de la promoción de la figura y mecanismo de contraloría ciudadana dentro de la  estructura  y  quehacer  de  MORENA  se  busca  favorecer  la  cultura  de  la  legalidad,  la  democracia y la participación de una ciudadanía sustantiva y activa, dirigida a combatir la  corrupción y la impunidad en el ámbito local y nacional.    Considerando  la  relevancia  y  funcionamiento  del  mecanismo  de  contraloría  ciudadana,  es necesario indicar qué es un contralor(a) Ciudadano/a1  y cuáles son sus funciones.    Los  contralor@s  ciudadan@s  son  personas  de  inobjetable  honestidad,  participantes  honoríficos,  activos,  responsables  y  de  compromiso  desinteresado  con  su  comunidad,  ciudad  y  país.  Combaten  la  corrupción  y  promocionan  la  democracia,  la  transparencia  y  la rendición de cuentas.     Algunas  de  sus  funciones  son:  i)  verificar  la  transparencia  en  el  ejercicio  del  gasto  público; ii) evaluar la actuación de los servidores públicos y demás actores que participen  directa  o  indirectamente  en  la  administración  pública;  iii)  proponer  acciones  para  impulsar  la  participación  ciudadana  en  los  ámbitos  necesarios;  iv)  denunciar  ante  las  autoridades  correspondientes  las  irregularidades  que  se    presenten  o  los  actos  de  corrupción  de  algún  funcionario;  v)  rendir  cuentas  de  sus  acciones  y  transparentar  su  experiencia; vi) formar parte de una red de contraloría ciudadana.    El  contralor(a)  es  un  persona  que  rinde  cuentas  y  ejerce  la  transparencia,  se  capacita  y  prepara  para  una  mejor  práctica  ciudadana;  por  lo  que  el  contralor(a)  ciudadan@, 
1

En el Distrito Federal desde la administración del Lic. Andrés Manuel López Obrador (2000-2006), se instituyó la figura y el mecanismo de contraloría ciudadana, estableciendo que en el ámbito institucional, los contralores ciudadanos estarán organizados e integrados en la Red de Contralorías Ciudadanas, de acuerdo a los lineamientos establecidos en el programa de contraloría ciudadana de la Contraloría General del Distrito Federal (CGDF) y estos durarán dos años en su cargo y participarán con voz y voto en los consejos de administración y de los comités de evaluación y adquisiciones, de las dependencias y empresas paraestatales. Es importante resaltar que la contraloría ciudadana, como mecanismo y figura no se circunscribe al ámbito gubernamental, de hecho antes y después de su institucionalización se desarrollaron y siguen multiplicándose experiencias autónomas de carácter ciudadano bajo esta figura y mecanismo.

113

independientemente  de  su  nivel  académico,  se  informa  y  documenta  para  poder  intervenir  de  manera  oportuna  y  certera  en  su  ámbito  de  actuación.  Se  trata  de  una  persona  que  aporta  y  fundamenta  opiniones  respecto  al  tema  que  le  compete  y  dentro  de los cuales está ejerciendo su derecho de hacer contraloría.     La contraloría ciudadana se apoya en el ejercicio al derecho de petición y de información  pública  para  cumplir  con  sus  objetivos,  pues  gracias  a  ella  se  puede  contar  con  información  veraz  y  oportuna,  lo  que  contribuye  a  tomar  mejores  decisiones  y  valorar  el  desempeño de servidores públicos, programas y acciones gubernamentales.    El  acceso  a  la  información  permite  conocer  a  los  entes  obligados  a  través  de  la  generación  y  publicación  de  información,  la  que  debe  ser  completa,  veraz,  oportuna  y  comprensible,  sobre  sus  indicadores  de  gestión  y  el  ejercicio  de  los  recursos  públicos  asignados.  De  esta  manera  se  puede  decir  que  el  instrumento  de  contraloría  ciudadana  va de la mano con el derecho a la transparencia y el acceso a la información pública.     Campaña  “¡Conoce  tu  escuela.  Échale  un  ojo.  En  defensa  de  la  educación  pública,  gratuita, laica, democrática y nacional!    La  iniciativa  se  dirige  a  un  amplio  grupo  de  profesor@s,  madres  y  padres  de  familia  integrantes  de  MORENA  que  con  el  acompañamiento  de  asociaciones  civiles,  como  Bia´lii,  Asesoría  e  Investigación,  A.C.,  inicien  la  campaña  “¡Conoce  tu  escuela.  Échale  un  ojo.  En  defensa  de  la  educación  pública,  gratuita,  laica,  democrática  y  nacional!”,  cuyo  objetivo  es  garantizar  el  adecuado  ejercicio  de  recursos  y  del  derecho  a  la  educación  en  México.    Con  esta  campaña  se  pretende  contribuir  a  mejorar  la  educación  pública  en  su  nivel  básico  —preescolar,  primaria  y  secundaria—  a  través  de  la  promoción  del  mecanismo  y  la  figura  de  la  contraloría  ciudadana,  para  hacer  transparente  el  funcionamiento,  los  recursos  y  la  vida  escolar  en  nuestro  país  y  defender  el  derecho  constitucional  de  recibir  educación  pública,  gratuita,  laica,  democrática  y  nacional,  derecho  amenazado  con  la  reciente reforma educativa.    Mediante  esta  iniciativa  se  darán  a  conocer,  escuela  por  escuela,  los  datos  fundamentales  de  la  estructura,  funcionamiento  y  problemática  de  los  planteles  escolares  para  que  la  comunidad  escolar  pueda  superar  sus  conocimientos  que  hasta  ahora  son  “precarios  e  inconexos”  y  estar  en  mejores  condiciones  de  gestionar,  vigilar  y  evaluar la aplicación de recursos públicos en las escuelas públicas.    Promover  una  revolución  educativa  a  través  de  generar  experiencias  de  transparencia  y 

114

rendición  de  cuentas  con  el  concurso  de  la  comunidad  escolar  y  la  alianza  maestr@s‐ padres  y  madres  de  familia  y  ciudadanía,  es  el  método  a  seguir  y  no  desde  las  cúpulas  gubernamentales,  empresariales  y  sindicales  corporativas,  como  se  reedita  sexenio  por  sexenio.    El  antecedente  inmediato  de  la  Campaña  de  Bia’lii  es  el  establecimiento  de  contralorías  ciudadanas,  acordadas  en  la  Segunda  Asamblea  de  la  Convención  Nacional  Democrática,  realizada  el  22  y  23  de  marzo  de  2007  en  la  Ciudad  de  México.  De  esa  forma,  el  20  de  agosto  de  2007,  apoyada  por  la  Secretaría  de  Educación,  Ciencia  y  Cultura  del  Gobierno  Legítimo de México junto con un grupo de contraloras y contralores ciudadanos dio inicio  la  campaña  “¡Conoce  tu  escuela.  Échale  un  ojo.  En  defensa  de  la  educación  pública,  gratuita, laica, democrática y nacional!” misma que concluyó en 2008.    Durante  la  campaña  se  aplicó  la  Guía  “¡Conoce  tu  escuela.  Échale  un  ojo¡”  en  más  de  doscientas  escuelas  del  Distrito  Federal,  Estado  de  México  y  Michoacán,  documentando  la  alarmante  situación  que  se  vive  en  la  educación  hecho  que  se  refleja  en  la  deserción  escolar  (entre  el  10  y  30  por  ciento,  considerando  el  número  de  alumnas  y  alumnos  que  ingresan  al  primer  año  y  el  que  finaliza  el  último  año  del  ciclo  educativo),  el  alarmante  deterioro  de  los  inmuebles  educativos,  la  falta  de  material  y  recursos  didácticos,  artísticos  y  deportivos,  la  violencia  y  el  bulling  en  sustitución  de  la  solidaridad  y  amistad,  el  mercantilismo  y  control  corporativo  de  los  espacios  escolares,  la  subordinación  de  dirigencias  sindicales  a  gobiernos  y  empresarios,  la  corrupción,  opacidad  y  acoso  de  empresarios para privatizar el presupuesto educativo.    También se formularon peticiones al Congreso de la Unión para que aprobara reformas al  Código  Penal  Federal  para  penalizar  la  coacción  y  condicionamiento  ilegal  respecto  del  pago  de  cuotas.  Además,  se  solicitó  al  Senado  repita  su  campaña  de  difusión  en  los  medios de comunicación masiva para informar sobre la ilegalidad del cobro de cuotas.    Diagnóstico    En  cuanto  a  la  relación  de  las  y  los  alumnos  con  el  profesorado,  las  décadas  de  corporativismo  sindical  y  el  deterioro  de  las  condiciones  de  trabajo,  ha  mellado  la  vocación  docente  que  por  temor,  apatía  o  conveniencia  han  generado  una  relación  francamente  inadecuada  pues  la  mayoría  está  al  frente  de  grupos  de  cincuenta  niñas  y  niños,  en  el  mejor  de  los  casos  de  25,  cuando  la  recomendación  para  lograr  un  mejor  desempeño es que el número por grupo vaya de 15 a no más de 25.    Al  excesivo  número  de  alumnos  se  añade  que  alrededor  de  30  por ciento  de  los  200  días  de  clase  oficial  se  pierden  producto  del  ausentismo,  que  además  del  reportado  —días 

115

económicos  y  faltas  injustificadas—  existe  la  cifra  negra  asociada  a  los  retardos  y  la  no  presencia física del o la profesora en el aula.    La  corrupción  y  el  corporativismo  sindical  socavan  la  vocación  docente  de  miles  de  profesor@s,  por  lo  que  es  urgente  poner  fin  a  la  discrecionalidad  y  opacidad  en  las  comisiones  sindicales  rubro  en  el  que,  se  estima,  más  de  cien  mil  personas  cobran  y  ocupan plazas docentes estando fuera de las aulas.    A  lo  anterior  se  añade  la  entrega  a  destiempo  e  incompleta  de  libros  de  texto  gratuitos,  situación recurrente año tras año.    Escuelas insalubres y de alto riesgo    Con relación a la infraestructura escolar, los datos no son alentadores.    En  el caso de  las  escuelas  de  nivel  básico, más  del  40 por  ciento presentan grietas  en sus  edificaciones;  el  93  por  ciento  de  las  escuelas  rurales  no  tiene  aulas  adecuadas,  ni  bibliotecas  ni  sanitarios.  El  50  por  ciento  de  los  planteles  de  secundaria  registra  daños  y  deterioro  en  su  infraestructura,  y  menos  de  tres  de  cada  diez  cuentan  con  salón  de  cómputo, biblioteca y laboratorios de física, química y biología, informan.    Mención  especial  merecen  16  mil  telesecundarias  y  48  mil  aulas  multigrado  que  atienden a unos 4 millones de niñas, niños y adolescentes en el país, las cuales requieren  urgente rescate en materia de infraestructura y materiales didácticos en virtud de que se  encuentran en condiciones de franco deterioro.    De meros paliativos han sido las acciones emprendidas de mantenimiento y conservación  de  los  planteles  pues  tienen  graves  deficiencias  de  calidad  y  oportunidad;  se  realizan  obras  que  en  su  mayoría  son  ajenas  a  las  necesidades  reales  de  los  planteles  y  se  ejecutan  en  los  periodos  de  clases  afectando  de  manera  notable  el  proceso  de  enseñanza, lo cual exhibe una creciente corrupción entre constructoras y autoridades.    Cabe indicar que con la mal llamada reforma educativa se pretende que sean los padres y  madres  de familia quiénes  sufraguen  los  gastos  de  mantenimiento  y  conservación  lo  que  ahondará en la deserción y encarecimiento del gasto escolar en las familias.    Gratuidad escolar    Un  elemento  central  a  defender  es  la  gratuidad  en  la  educación  establecida  en  la  Constitución,  la  cual  está  entredicha.  Al  sumar  gastos  diversos  en:  transporte,  de 

116

cincuenta  a  doscientos  pesos  semanales;  compra  de  uniformes  y  útiles  escolares,  de  entre  dos  mil  y  cinco  mil  pesos;  así  como  cuotas  de  150  a  500  pesos,  y  diversos  apoyos  escolares de entre 500 a dos mil pesos.    En  el  ámbito  local,  salvo  los  programas  de  entrega  gratuita  de  uniformes  y  útiles  escolares  con  toda  y  sus  deficiencias  y  opacidad,  el  resto  de  los  programas  están  impregnados de inequidad, exclusión y colusión con intereses privados.    La  existencia  de  programas  que  provocan  situaciones  contrarias  a  los  fijados  o  que  favorecen  la  inequidad.  En  el  Distrito  Federal  el  Programa  “Niño  con  Talento”  se  dirige  al  sector  de  alumn@s  que  generalmente  carece  de  problemas  –de  ahí  su  buen  desempeño—  provocando  una  mayor  desigualdad  al  desatender  de  la  atención  especial  que  reclaman  la  niñez  empobrecida,  generalmente  con  rezago  educativo  y  en  riesgo  de  deserción por causas económicas y familiares.    El  Programa  Educación  Garantizada  exhibe  la  preocupación  de  transferir  recursos  públicos  al  sector  privado,  en  este  caso  asegurador,  más  que  el  de  salvaguardar  el  derecho a una educación pública y gratuita en casos de contingencia y decesos de padres  o tutores, pues en esos casos basta con constituir un fondo público.    La  intervención  filantrópica  de  empresas  privadas  a  través  de  fundaciones  lejos  de  ayudar  a  resolver  la  grave  crisis  que  vive  la  educación  pública  lo  que  hacen  es  “educar”  en  el  consumo  y  uso  de  sus  bienes  y  servicios  y  en  ser  la  lanza  para  procesos  de  privatización educativa.    Es  el  caso  de  fundaciones  como  Mexicanos  Primero,  presidida  por  Claudio  X.  González;  México  Unido,  dirigida  por  Fernando  Landeros;  fundaciones  Azteca  (de  Salinas  Pliego);  Televisa  (de  la  familia  Azcárraga);  los  programas  Vive  Saludable  Escuela  de  Pepsico  y  Movimiento  Bienestar‐Coca  Cola,  y  campañas  promovidas  por  tiendas  departamentales,  asociaciones de banqueros y magnates como Carlos Slim, del Grupo Carso.    Violencia    Programas  educativos  financiados  con  endeudamiento  público  como  el  Programa  Escuela  Segura,  financiado  por  el  Banco  Interamericano  de  Desarrollo,  tienen  una  visión  marcadamente policial.    El  mencionado  programa  junto  con  el  Programa  de  Escuela  de  Calidad,  financiado  con  créditos  del  Banco  Mundial,  encubren  causas  profundas  de  la  violencia  y  la  inseguridad  en  los  planteles,  que  están  relacionadas  al  deterioro  del  tejido  social  provocada  por  la 

117

crisis económica, social y política que vive la sociedad mexicana.    El  fracaso  de  éstos  programas,  se  expresa,  en  la  violencia  que  crece  de  manera  preocupante en los planteles, en muchas escuelas es común la distribución y consumo de  drogas,  los  conatos  cotidianos  de  violencia  e  intentos  de  violación,  y  otros  fenómenos  negativos que a menudo cuentan con la complacencia de los cuerpos policiales.    Llamamiento    MORENA‐D.F.,  a  través  del  programa  de  CONTRALORÍA  CIUDADANA  hace  un  primer  llamado  a  madres  y  padres  de  familia,  vecinos,  maestr@s,  alumnos  y  personas  interesadas  para  que  se  sumen  a  una  revolución  educativa  desde  la  comunidad  escolar,  interviniendo  para  poner  fin  al  régimen  de  terror,  al  corporativismo  sindical  y  clientelismo  político,  a  la  apatía;  a  gestionar  y  exigir  mejoras  en  la  infraestructura  y  equipamiento  y,  a  transparentar  y  rendir  cuentas  de  los  recursos  aplicados  a  la  escuela  con la finalidad de defender el derecho de los mexicanos a recibir una educación pública,  gratuita, laica, democrática y nacional.                                               

118

   
 

 

     

 

119

                       
 

   

    Cultural Patrimonio  
 

 

120

   

PATRIMONIO CULTURAL 
      En  los  setenta  del  siglo  XX,  el  conocimiento  y  atención  a  nuestros  monumentos  estaba  suficientemente  maduro  y  la  preservación  del  patrimonio  cultural  y  natural  avanzaba  con  cierta  firmeza  hacia    un  horizonte  más  amplio.  Estas  ideas,  que  en  México  fecundaron  como  resultado  de  la  Convención  del  Patrimonio  Mundial  de  la  UNESCO  (de  cuyo  comité  de  redacción  nuestro  país  fue  miembro),  no  siempre  estuvieron  bien  aplicadas  y  en  algunas  ocasiones  fueron  ignoradas  en  la  práctica,  aun  cuando  políticamente se esgrimieran como banderas.    Ese  salto,  que  desde  muchos  campos  convergentes  se  sentía  como  un  imperativo  hacia  el  objetivo  de  la  revitalización  del  patrimonio  cultural,  con  frecuencia  no  ha  ido  más  allá   de  una  intervención    discontinua,  carente  de  una  coherencia  intelectual  y  conceptual  que es necesario incorporar en las acciones a realizar.    La tarea ha sido favorecida dentro de las circunstancias que han dado pie al cambio en la  estructura  del  Estado,  impulsado  por  un  vigoroso  movimiento  democrático  que  logró  la  obtención  de  la  jefatura  de  gobierno  de  la  Ciudad  de  México.  Con  ello  se  comenzó  a  superar  una  debilidad  secular  en  la  gestión  del  patrimonio  histórico  y  se  obtuvieron  algunos  decretos  para  su  desarrollo  parcial.  La  prevalencia  federal  sobre  estos  asuntos  frecuentemente  confunde  y  entorpece  objetivos  elementales,  porque  la  ley  reserva  al  Gobierno  Federal  la  competencia  sobre  todo  el  patrimonio  arqueológico  y,  aunque  ha  abierto  discretamente  las  materias  concernientes  al  patrimonio  histórico,  el  aparato  es  débil y la estructura técnica —y aún la administrativa— es aún precaria.     Esas  carencias  han  determinado  un  estancamiento  en  el  desarrollo  técnico  y  operativo  de la conservación y restauración. Es precisamente éste el momento en que es necesario  orientar  a  los  jóvenes  profesionistas  en  posibilidad  de  acceder  a  puestos  y  responsabilidades  técnicas,  para  que  asuman  sus  tareas  con  renovadoras  y  modernas  formas de intervención y valoración urbanística.    Un  aspecto  que  se  debe  señalar  con  mayúsculas  es  el  cambio  experimentado  en    el  propio  concepto  del  patrimonio.  En  efecto,  se  supera  su  restricción  al  concepto  puramente  artístico  y se  le  reconoce  un claro  contenido  económico,  social  y urbanístico,  y  surge  la  consideración  del  entorno  y  la  calidad  de  vida,  dando  cabida  a  la  demanda 

121

social de cultura y la consiguiente utilización económica, es decir: el patrimonio como un  recurso  lúdico,  no  renovable,  ofrecido  a  la  comunidad  para  su  desarrollo  y  enriquecimiento.    Esto  viene  a  ser  según  nuestras  leyes  pero  desde  el  punto  de  vista  ético  es  también  una  obligación  de  buen  gobierno,  que  se  traduce  en  la  responsabilidad  y  compromiso  general de concitar voluntades y orientar acciones.    Al margen debemos acotar que, si bien las iglesias y edificios dedicados al culto religioso  son  propiedad  federal,  aquéllos,  en  tanto  monumentos,  no  pueden  considerarse  ajenos  a  la  propiedad  cultural  de  los  habitantes  de  la  ciudad.  Esto  quiere  decir  que  una  ciudad  de  tan  considerables  necesidades  y  atributos  bien  puede  ofrecer  a  la  Federación  recursos  técnicos  y  políticamente  competentes  para  su conservación,  de  manera  tal  que  puedan  involucrarse  decisiones  ampliamente  conjugadas  con  los  planes  de  desarrollo  urbano y, sobre todo, con la calidad de vida en los barrios y colonias… Y no nos referimos  a  la  religión  sino  a  los  valores  de  identidad,  significado  e  imagen  urbana  que  de  ellos  se  desprende.    Esto  no  quiere  decir  que  se  inhiba  la  importancia  que  amerita  la  debida  documentación  planimétrica como base de cualquier proyecto de intervención, pero sí la formulación de  fichas  que,  incorporadas  a  un  plan  macro,  permitan  el  incremento  de  una  correcta  y  debida  intervención  dentro  de  la  perspectiva  de  los  procedimientos  técnicos  y  conceptuales más avanzados.    Más  allá  del  monumento  aislado,  queremos  ver  los  conjuntos  de  los  que  aquellos  notables  forman  parte  y  aún  los  barrios  que  por  una  u  otra  razón  llevan  a  tener  una  nueva  conciencia  sobre  el  patrimonio.  Barrios  en  general  abandonados,  que  cada  día  cobran  mayor  valor  en  manifestaciones  culturales  o  académicas  que  favorecen  políticas  de  protección  a  sus  fábricas,  a  sus  construcciones,  y  detienen  así  absurdas  campañas  de  demolición  de  su  tejido,  todavía  hoy  visualizadas  como  propicias  de  una  “limpieza  urbana”.     Junto  a  estas  nuevas  miradas  responsables  aparece  la  propia  dialéctica  en  los  procesos  de  rehabilitación  y  conservación;  se  plantea  una  revisión  y  una  nueva  lógica  en  la  planeación  urbana  y  se  empiezan  a  dar  visos  de  atención  a  las  ideas  de  restauración,  lo  que  esperamos  –y  se  debe  promover‐  permita  controlar  el  desarrollismo  violento,  la  envoltura  espectáculo,  la  destrucción  diseñada  que  acaba  con  singulares  valores  del  patrimonio.   

122

Se  habla  y  se  advierte  del  riesgo  que  puede  correrse  al  presentar  la  antigüedad  como  futuro,  sobre  todo  ante  una  industria  de  la  cultura  que  suele  abrevar  de  la  historia  con  un  propósito  especulativo  para  recrear  ritos  y  falsedades  turísticas  que  propicien  las  estrategias  para  usufructuar  el  consumo  cultural.  Con  el  tiempo  se  han  consolidado  y  aún  tenemos  importantes  ejemplos  de  algunos  trazos  y  construcciones  que  se  han  defendido  y  –podemos  decir‐  son  eficientes  ante  los  cambios  y  la  incuria  de  su  ocupación.  Sabemos  que  en  muchos  programas  de  conservación  y  recuperación,  esto  se  suele  presentar  como  una  “actividad  simbólica”  que  ha  de  servir  a  la  planificación  económica, a los nuevos usos o al proyecto arquitectónico que debe aceptar el simulacro  de una respuesta de modernidad en los nuevos programas urbanos.    El patrimonio se debe contexturalizar, es un germen que podemos ver crecer en algunas  de  las  intervenciones  sobre  los  conjuntos  y  los  barrios,  pero  igual  son  objeto  de  desbarramiento  al  perder  sus  funciones  históricas  y  con  la  vulgarización  de  los  sistemas  constructivos  ajenos  a  la  estirpe  y  naturaleza  a  la  que  pertenecen,    sin  respeto  al  misterio del tiempo y la lógica de la conservación.    Es  necesario  cuidar  aquellas  pretensiones  que  entienden  el  patrimonio  arquitectónico  y  urbanístico  desde  un  punto  de  vista  estrictamente  mercantil,  que  tratan  de  administrar  la “restauración y remodelación” de los monumentos o de los conjuntos como fuente de  plusvalía,  recuperando  la  memoria  histórica  sólo  aderezada  con  gestos  formales  para  producir  beneficios,  en  la  pretensión  de  “restaurar”  orientando  los  nuevos  usos  de  los  recintos hacia postulados ideológicos e intereses de la cultura de consumo.    Para  recuperar  los  conjuntos  de  su  abandono  secular,  se  debe  procurar  que  éstos  no  sean  adulterados  con  los  nuevos  íconos  de  nuestro  tiempo,  que  la  fugosidad  de  su  restauración no sea un espectáculo y teniendo cuidado de evitar los cambios de signo de  estos bienes.    Frecuentemente  observamos  operaciones  de  auténtica  cosmética  “modernizadora  o  progresista”  que  actúa  sin  pudor.  Ante  tales  síntomas,  tenemos  que  celebrar  el  nacimiento  de  la  crítica  que  ya  se  percibe  sobre  la  publicidad  de  estas  acciones,  discutidas  en  cónclaves  que  no  informan  a  la  comunidad  y  restringidas  a  la  decisión  críptica de la autoridad dogmática.    Al  hablar  de  los  temas  relacionados  con  la  restauración  y  conservación  de  los  bienes  culturales  podemos  congratularnos  del  interés  surgido  en  torno  a  este  patrimonio,  que  constituye  un  legado  de  tiempo  atrás  a  las  generaciones  actuales,  quienes  a  su  vez  deben  cederlo  a  las  generaciones  por  venir,  en  las  mejores  condiciones  posibles.  Convertir  el  monumento  en  una  estructura  continente  de  expresiones  plásticas 

123

discordantes,  pretenciosas,  en  riña  con  su  esencia,  es  una  práctica  hoy  muy  extendida  y  perniciosa  porque,  calificados  como  “bonitos”,  los  espacios  confunden  al  espectador  y  éste  se  torna  indiferente.  He  aquí  la  piedra  de  toque  del  problema  de  nuestro  tiempo  porque  la  intervención  en  un  monumento,  en  una  obra  del  pasado,  habitualmente  es  aprovechada  para  erigir  el  pequeño  pedestal  en  que  el  autor  pretende  elevarse  y  significarse  en  el  entorno  próximo.  Visto  con  atención,  éste  es  un  gran  peligro  porque  la  tarea  primordial  de  este  hacer  es,  precisamente,  conservar  y  hacer  legible  el  testimonio  cultural  del  que  los  monumentos  son  portadores,  respetando  la  posibilidad  de  descubrir  el sentido de antigüedad, esto es: quién, cuándo, cómo y por qué se hizo.     DIGNIFICACIÓN DE LA CALIDAD DE VIDA    La  Ciudad de  México debe  perseguir  denodadamente valores  de  justicia  y equidad  entre  sus  habitantes.  Recientemente  ha  ocurrido  –y  con  pena  lo  señalamos‐  que  nuestros  gobiernos  no  han  cumplido  con  estas  premisas  y  desconocen  que  una  de  las  funciones  de  gobierno  y  de  la  aplicación  de  los  recursos  económicos  que  la  comunidad  genera,  debe  ser  instrumento  a  revertir  en  obra  pública  a  favor  de  las  áreas  urbanas  más  depauperadas. Esto prácticamente es fácil de entender, pero hay aspectos esenciales de  cultura  urbana  que  no  se  hacen  evidentes  y  se  desdeñan  en  perjuicio  de  la  calidad  de  vida  de  aquéllos  que  demandan  y  requieren  que  la  suya  mejore  y  permita  abrigar  esperanzas en su desarrollo y en su futuro.    A  nadie  escapan  las  excelentes  realizaciones  en  el  tratamiento  de  los  espacios  públicos  de las colonias y sectores privilegiados, a punto tal que suelen ser incluso ofensivos para  quienes  a  ellos  acuden  a  prestar  servicios  elementales  de  dependencia  en  labores  de  mano  de  obra  o  de  servicio.  Es  necesario  que  parte  importante  de  estos  recursos  se  dirija  y  se  oriente,  mediante  un  plan  plenamente  estructurado,  a  realizar  centros  de  convivencia  que  se  atiendan  con  el  mismo  empeño  en  cuanto  al  arreglo  y  conservación  de jardines, parques,  áreas recreativas y espacios públicos que brinden la posibilidad de  que  todos  los  habitantes  de  la  ciudad  encuentren  el  sentido  lúdico  y  solaz,  en  lugar  de  esos terregales en los que niños desarrapados corretean una pelota de futbol.     No  sé  si  nos  hemos  preguntado  con  la  debida  insistencia  cuál  es  el  estado  de  las  banquetas  por  donde  circulan  las  personas  para  trasladarse  al  trabajo,  para  hacer  sus  compras,  para  proveerse  de  servicios  en  más  de  la  mitad  de  nuestra  área  urbana;  es  inaudito que no nos hayamos puesto a pensar en las dificultades que un niño debe librar  para  llegar  a  su  escuela…  y  no  estamos  hablando  del  transporte,  cuyas  limitaciones  todos  conocemos.  Me  refiero  a  que  más  de  la  mitad  de  la  población  de  la  Ciudad  de  México  no  sabe  lo  que  es  acudir  a  sentarse  en  la  banca  de  un  parque,  a  platicar  con  sus  vecinos o reunirse en un día de asueto. Tal parece que todos los recursos de estos rubros 

124

se  concentran  al  poniente  de  la  ciudad,  en  las  colonias  privilegiadas;  las  delegaciones  están dispuestas a invertir en el arreglo y ornato de la población de mayores recursos, de  un  sector  de  la población  al  que  se  trata  con algodones en  el  marco  de  nuestra  pobreza,  para  que  no  se  quejen  de  baches  ni  de  acumulación  de  basura;  en  cambio,  un  poco  al  oriente,  el  paisaje  de  llantas  viejas,  desperdicios  y  aún  animales  muertos  se  antoja  permanente. Tal parece que se tiene una aprensión inherente ante la posibilidad de que  los privilegiados expresen la menor crítica a los funcionarios delegacionales, que a la vez  desdeñan el clamor y las carencias que proliferan en las colonias populares.     Un  caso  paradigmático  se  observa,  por  ejemplo,  en  la  ciclovía  por  el  área  de  Contreras,  desde  luego  más  allá  de  San  Jerónimo,  por  la  que  paradójicamente  las  bicicletas  tienen  ya  problemas  para  circular  porque  esta  obra  se  ha  convertido  en  el  andador  obligado  para llegar a pie a escuelas o centros de trabajo, en virtud del lamentable estado en que  la  desatención  ha  sumido  a  las  escasas  banquetas  donde  simplemente  se  pueda  trastabillar entre postes o materiales de desecho, que obligan a los considerables rodeos  heredados  del    lento  ferrocarril  que  ascendía  a  los  montes  del  sur.  En  Tlalpan  el  problema es aún mayor, pues los viandantes deben hacer malabares a la orilla del arroyo  para  no  ser  embestidos  por  los  automóviles,  ante  la  desbordante  ocupación  de  las  banquetas  por  puestos  semifijos,  la  mayoría  anclados  con  cemento,  que  van  desde  peligrosísimos  cazos  de  carnitas  y  variedad  gastronómica  sinfín,  hasta  cerrajerías  y  servicios de mudanzas y remoción de escombro.    Si  nos  empeñamos  en  elevar  la  calidad  de  vida  no  podemos  continuar  engañándonos  con  una  imagen  falsa  de  gran  “ciudad  de  vanguardia”,  atendiendo  solamente  el  entorno  que señala el recorrido del “turibus”.                               

125

 
 

   

     

 

126

                             

Fotografía  entrada  
 

15   Cultura de la Gratuidad 
                                 

127

   

POR UNA CULTURA DE LA GRATUIDAD  EN LA CIUDAD DE MÉXICO 
    En  los  años  80  se  implantó  de  manera  el  Neoliberalismo  en  México.  Para  hacerlo  se  recurrió  a  la  imposición  del  que  ahora  conocemos  como   su  protagonista  estelar,  Carlos  Salinas  de  Gortari,  mediante  un  fraude  electoral  que  hizo  cuestionar  de  manera  directa  el  sistema  monopartidista  y  hegemónico  que  existía  en  el  país.  Una  vez  consumado  el  fraude  y  la  imposición  del  personaje  durante  los  ochentas,  la  oposición  se  planteó  como  reto principal debilitar el partido de Estado, el PAN en la búsqueda del bipartidismo, cosa  que  finalmente  consiguió  y  el  PRD  mediante  la  lucha  en  los  municipios  y  preparándose  para  la  elección  presidencial  de  1994,  en  la  que  se  desfondó.  La    lucha,  en  general,  se  centró en conseguir una serie de reformas políticas, para combatir al partido único y sus  prácticas  clientelares  y  corporativas,  mientras  el  ala  neoliberal  enquistada  en  el  PRI  planteaba  como  su  tarea  principal  implantar  una  serie  de  reformas  económicas  para  rescatar al país del desastre de los gobiernos “nacionalistas” que lo habían precedido.    El  tiempo  dio  razón  a  los  neoliberales,  la  economía  subordina  a  la  política,  eso  está  probado, desde que se formuló el materialismo dialéctico y el materialismo histórico, en  el siglo XIX.  Las relaciones políticas en una sociedad se materializan en instituciones que  sirven  para  habilitar  el  modelo  o  el  sistema  económico  vigente.  El  neoliberalismo  es  una  corriente de  pensamiento  económico,  la  oligarquía  es el  grupo  económico  que  hace  que  el   sistema  político  la  sostenga,  mediante  la  creencia  democrática  en  las  virtudes  de  la  alternancia que supone el bipartidismo, sus instituciones y la “modernidad”.    Por ello no falta la razón a quien sostiene que en la medida en que la izquierda electoral  fue aceptando las reglas del sistema político fue siendo sutilmente cooptada hasta lograr  su  rendición  total  y  su  renuncia  a  la  utopía.  Poco  a  poco  la  izquierda  electoral  empezó  a  formar  parte  de  la  llamada  clase  política  que  se  beneficia  del  reparto  de  utilidades  que  propicia el sistema neoliberal.    La  Ciudad  de  México  lleva  casi  20  años  encabezada  por  un  partido  de  izquierda  y  la  pregunta  obligada  es  ¿Cuál  es  la  diferencia  de  un  ejercicio  de  gobierno  de  izquierda  con  respecto a uno de derecha?    Esta  pregunta  fue  recurrente  sobre  todo  en  la  época  en  que  gobernó  López  Obrador  en  la  Ciudad  de  México,  gobierno  que  se  caracterizó  por  implantar  una  serie  de  derechos 

128

sociales  mediante  una  política  social  muy  comprometida  con  los  más  pobres.  Decía  López  Obrador  que  el  principal  obstáculo  para  modificar  realmente  las  condiciones  de  vida  de  la  gente  estaba  en  el  modelo  económico.  Terminaba  la  reflexión  con  el  reconocimiento  de  que  la  política  social  no  bastaba  y  que  para  cambiar  el  modelo  económico era necesario alcanzar por la vía electoral la Presidencia de la República.    Las  experiencias  latinoamericanas  de  Brasil,  Venezuela,  Bolivia,  Ecuador,  Uruguay  y  Nicaragua  prueban  la  tesis  de  que  es  necesario  alcanzar  por  la  vía  electoral  el  máximo  espacio  de  poder  que  se  concentra  en  la  presidencia  de  la  república,  pero  la  constante  manipulación de la voluntad popular hacen cada vez más lejano ese anhelo.    En  resumen,  en  el  gobierno  del  GDF  que  encabezó  López  Obrador,    no  se  apreció  con  claridad  la  instrumentación  de  una  política  económica,  porque  hubo  una  autolimitación  al  restringirla  a  la  posibilidad  del  ejercicio  de  un  gobierno  federal  con  otra  visión.  Desde  ese  gobierno  han  transcurrido  prácticamente  12  años  y  hasta  ahora  se  ha  cancelado  el  acceso  al  poder  público  que  representa  la  presidencia  de  la  república,  y  tampoco  se  ha  avanzado  de  manera  sustancial  en  la  implementación  de  un  proyecto  económico  en  la  Ciudad vinculado al pensamiento de izquierda.    La  derecha,  por  su  parte,  primero  cuestionó  la  política  asistencial  del  gobierno,  llamándola  populista,  pero  posteriormente  la  fue  adoptando  hasta  replicarla  medianamente  como  instrumentos  de  control  electoral  cada  vez  más  eficientes.  La  propia  política  social  en  la  ciudad  de  México  también  ha  caído  en  el  vicio  de  crear  clientes  políticos  que  sostienen  a  Jefes  delegacionales  y  diputados  que  no  tienen  ningún  compromiso moral e ideológico con la transformación del sistema y qué decir del Jefe de  Gobierno actual.    Lo  cierto  es  que  la  diferencia  entre  un  programa  de  izquierda  y  otro  de  derecha  no  está  en  el  funcionamiento  “eficiente”  de  los  gobiernos  locales,  ni  en  prácticas  testimoniales  de  austeridad,  tampoco  en  la  paradigmática    política  social,  por  muy  benevolente  que  ésta  sea,  es  más,  ni  siquiera  en  la  universalización  de  derechos  individuales  o  sociales,  cuando  la  sociedad  ni  siquiera  tiene  instrumentos  de  exigibilidad  de  tales  derechos,  ya  que  el  sistema  político  administra  el  ejercicio  de  los  mismos  hasta  el  punto  que  no  afecten su propia existencia y viabilidad.     La  población  de  la  Ciudad  de  México  claramente  se  identifica  con  las  posturas  progresistas,  y  de  izquierda,  esa  identidad  se  muestra  en  la  participación  política,  aunque  fragmentada  de  los  ciudadanos,  y   los  resultados  electorales  que  se  han  tenido  en  los  últimos  años.  Sin  obviar  que  parte  de  ese  respaldo  también  cuenta  con  una  alta  dosis de clientelismo. 

129

Es  cierto  que  la  derecha  no  ha  podido  avanzar  de  manera  directa  en  alcanzar  más  espacios  de  representación  y  como  se  ven  las  cosas  en  el  futuro  no  lo  tendrán.  Su  apuesta  está  más  bien  en  otro  lado,  que  es  el  desdibujamiento  gradual  pero  inexorable  de  una  postura  de  izquierda  en  la  ciudad,  a  partir  de  la  falta  de  definición  de  las  autoridades  actuales.  Creo  que  la  estrategia  está  situada  en  la  conformación  de  un  gobierno  de  coalición  donde  “izquierdas  y  derechas”  convivan  “civilizadamente”,  beneficiándose  mutuamente  de  las  migajas  que  reciben,  esa  aspiración  sería  algo  así  como la fase superior al bipartidismo de derecha en el que estamos secuestrados.    Regresando  a  la  pregunta  original,  ¿Cuál  es  la  diferencia  entre  un  gobierno  de  izquierda  con  uno  de  derecha?  Y  retomando  la  reflexión  de  López  Obrador,  ésta  se  encuentra  definitivamente  en  el  modelo  económico  dirían  algunos,  en  el  sistema  económico  dirían  los  marxistas  y  esto  implica  entonces  plantear  que  aun  cuando  no  se  haya  alcanzado  el  éxito  para  obtener  por  la  vía  electoral  la  presidencia  del  País  esto  no  quiere  decir  que  está cancelada y que es posible construir algo nuevo desde otra perspectiva en abono de  un proyecto de Nación distinta.    La  experiencia  Boliviana  de  acceso  al  poder  nacional,  junto  con  la  de  Ecuador  abonan  una  vasta  experiencia  en  ése  terreno,  en  ambos  casos  se  entró  en  un  largo  proceso  de  acumulación  de  fuerzas,  mediante  movimiento  de  base  sociales‐territoriales  que  se  fueron  vigorizando  hasta  construir  un  respaldo  electoral  masivo  que  pudo  derrotar  electoralmente a la derecha.    ¿Cuál  es  el  proyecto  económico  de  la  Derecha  en  las  grandes  Ciudades,  llamadas  megalópolis?,  en  síntesis  diríamos  que  se  basa  en  convertir  a  las  ciudades  en  centros  financieros que aseguren el flujo y gestión de capitales foráneos, para su globalización, y  que  dejan  una  relativa  derrama  económica,  pero  que    son  totalmente  volátiles  y  transferibles  a  cualquier  parte  del  mundo  que  asegure  mejores  condiciones  para  su  reproducción.  Para  ser  unos  eficientes  gestores  del  capital,  la  vocación  económica  de  la  ciudad  se  circunscribe  a  convertirse  en    una  infraestructura  de  servicios,  con  requerimientos  de  mano  de  obra  barata,  que  aseguren  las  condiciones  materiales  y  tecnológicas  que  permitan  la  circulación  y  acumulación  de  capitales.  Santa  Fe,  y  algunas  partes de Reforma son pruebas de esta concepción neoliberal de que las Ciudades son el  instrumento  para  la  globalización  de  mercados  de  los  grandes  capitales  transnacionales.   Otra  condición  que  requieren  los  capitales  es  que  haya  condiciones  mínimas  de  gobernabilidad  en  esas  ciudades,  las  marchas  y  los  bloqueos  atentan  contra  esta  necesidad  del  capital.  La  gobernabilidad  también  la  pueden  desarrollar  a  través  de  la  creación  de  gobiernos  de  “coalición”  donde  lo  mismo  conviven  personajes  de  derecha  que de “izquierda”.     

130

En  abono  a  esta  idea  llaman  la  atención  dos  hechos  significativos:  La  Ciudad  de  México  por  un  lado  es  la  residencia  de  la  mayoría  de  hombres  más  ricos  del  mundo  de  origen  mexicano  y  por  otro  tiende  a  expulsar  a  la  mano  de  obra  barata  a  la  periferia  de  la  Ciudad,  básicamente  al  Estado  de  México,  Iztapalapa,  Tlalpan  y  Álvaro  Obregón,  entre  otras,   provocando  de  manera  natural  un  cambio  en  la  composición  socioeconómica  de  los habitantes de la Ciudad de México.    Frente de nosotros está el neoliberalismo, con todas sus secuelas negativas y de las cuales  somos  testigos,  no  sólo  a  partir  de  la  experiencia  propia  sino  de  la  experiencia  europea,  incluso  en  Estados  Unidos,  donde  las  posturas  de  ultraderecha  han  logrado  paralizar  una  gran cantidad de servicios gubernamentales, en un hecho prácticamente inédito.    La  concepción  de  convertir  a  la  ciudad  en  un  centro  financiero  y  de  servicios,  es  una  concepción  neoliberal  aceptada  en  mayor  o  menor  medida  por  todos,  aunque  se  digan  progresistas,  de  izquierda  o  derecha.  Todos  ven  en  la  inversión  de  capitales  externos  la  “oportunidad” para el crecimiento económico, no así del desarrollo de la economía.     La  verdad  es  que  este  modelo  neoliberal  es  totalitario  y  excluyente,   genera  en  nuestro  caso  particular  una  presión  social  sobre  el  uso  de  suelo,  para  que  la  gente  con  pocos  recursos económicos  y  que sólo  tiene  su  mano  de  obra  para  sobrevivir  se  vea  obligada  a  migrar a la zona conurbada del Estado de México, donde son presas de un gobierno local  corrupto  y  que  no  tiene  ningún  límite  moral  para  aprovechar  su  condición  de  pobreza  para  manipularlos  políticamente.  El  caso  emblemático  al  respecto,  sería  el  acarreo  que  se  hizo  para  intentar  llenar  el  zócalo  en  la  ceremonia  del  grito  de  la  independencia,  el  colmo del cinismo.    El  sistema  aprendió  a  desorganizar,  diluir,  cooptar  y  aniquilar  por  la  fuerza  (todo  junto,  no  una  u  otra  acción)  a  todos,  incluso  desde  el  propio    territorio.  La  combinación  de  fuerza  bruta  (militar  y  policial)  con  políticas  sociales  para  “combatir  la  pobreza  individualmente” es parte de esa estrategia de aniquilación.    Ciertamente  el  tamaño  del  problema  nos  plantea  que  debemos  insistir  en  que  por  la  vía  electoral  busquemos  un  cambio  a  nivel  nacional,  pero  ¿tenemos  que  esperar  hasta  entonces?,   ¿Otra  vez  sufrir  la  derrota  electoral  que  nos  infringe  el  fraude  electoral  en  cualquier  modalidad?  ¿No  podemos  hacer  nada  antes  y  que  en  una  perspectiva  de  acumulación  de  fuerzas  nos  permita  enfrentar  en  mejores  condiciones  una  contienda  electoral?  ¿Tenemos  que  abonar  todo  a  una  agenda  nacional  de  reivindicaciones,  muchas  de  las  cuales  son  realmente  ajenas  al  sentir  de  la  población,  que  está  preocupada  por  el  día  a  día?  ¿No  es  factible  vincular  la  agenda  nacional  con  una  agenda  local que retome la aportación que se hace desde este planteamiento? 

131

Creo  que  un  principio  fundamental  para  alcanzar  la  democracia  política,  tan  negada  hasta  ahora,  ser  requiere    construir  conceptos  nuevos,  uno  de  ellos,  la  necesidad  de  implantar  en  la  Ciudad  de  México  la  Cultura  de  la  Gratuidad  y  la  Democracia  Económica  y  que  la  población,  mediante  el  ejercicio  de  este  derecho,  logre  su  emancipación  colectiva  y  por  esa  vía  arribar  a    la  democracia  política,  es  decir,  poner  acento  en  lo  económico, sin abandonar la estrategia electoral.    Creo  que  los  procesos  electorales  tan  viciados  prueban  que  no  puede  haber  derechos  mínimos  de  orden  político,  cuando  la  gente  es  lastimada  en  lo  más  preciado  que  es  su  dignidad  como  personas  y  son  obligadas  por  la  necesidad  y  el  hambre  a  vender  su  voto.  Para construir conciencia colectiva se necesitan prácticas sociales de nuevo cuño.    Delineando una propuesta    Hasta  ahora  los  movimientos  sociales  en  México  tienen  tres  modos  principales:  Los  gremiales, los sectoriales y los de base territorial:    Los  gremiales  que  sufren  un  asedio  en  la  misma  fuente  de  empleo,  como  lo  han  sido  el  Sindicato  Mexicano  de  Electricistas,  el  personal  de  Mexicana  de  Aviación  y  ahora  de  manera  relevante  la  CNTE,  entre  otros.  Estos  movimientos  usan  la  movilización  y  la  protesta  masiva  como  su  principal  instrumento  de  lucha.  Las  marchas  y  los  bloqueos  son  básicamente sus únicos instrumentos, lo cual es aprovechado por la derecha para generar  rechazo  y  odio  hacia  su  protesta.  Mientras  por  otro  lado  va  aprovechando  su  tendencia  a  radicalizarse,  infiltrando    agentes  que  tienen  como  propósito  fundamental  justificar  la  represión  masiva  y  selectiva.  Aquí  también  haría  falta  reconocer  la  experiencia  de  los  movimientos gremiales que se han desarrollado en las empresas maquiladoras.    También están los movimientos sectoriales, los de consumidores, los de las mujeres y los  jóvenes,  los  ecológicos,  culturales,   minorías  sexuales,  etc.  entre  otros,   que  tienen  una  estrategia  de  reivindicación  de  derechos,  su  discurso  y  su  propuesta  se  centra  en  la  construcción  de  “ciudadanía”  concepto,  dicho  sea  de  paso,  acuñado  por  el  Banco  Mundial,  cuando  el  organismo  se  propuso  la  cooptación  de  la  intelectualidad  de  izquierda  después  de  la  caída  del  muro  de  Berlín.  Estos  movimientos  sectoriales  básicamente  buscan  la  presión  de  la  opinión  pública  para  imponer  una  agenda  en  la  clase  política.  Han  tenido  algunos  logros  ciertamente,  porque  su  propuesta  no  ataca  de  fondo  al  sistema,  sólo  lo  retoca,  dicho  coloquialmente.  En  esta  lógica  se  encuentran  muchas (no todas) ONG´s con financiamientos internacionales.    Los otros movimientos que se gestan en el país son de base territorial, rurales y urbanos,  integrados por indígenas, campesinos y sectores populares, han estado jugando un papel 

132

decisivo  en  la  resistencia  y  deslegitimación  del  modelo  neoliberal.  Desde  sus  territorios  lanzan  iniciativas  que  construyen  verdaderos  procesos  de  emancipación  popular,  bajo  principios  de  relación  horizontal,  vinculados  a  mecanismos  asamblearios  en  la  toma  de  sus  decisiones  colectivas.  Territorios  en  resistencia  que  son  a  la  vez  espacios  en  los  que  va naciendo lo nuevo y se pasa de la resistencia a la toma del poder político. Las policías  comunitarias  de  Guerrero  son  un  ejemplo  claro  del  ejercicio  de  la  soberanía  popular  frente    a  la  incapacidad  del  Estado  de  garantizar  la  seguridad  pública  en  sus  pueblos.  También  habría  que  citar    la  lucha  emblemática  de  Atenco;  Cherán,  la  defensa  del  territorio  frente  a  las  mineras  canadienses  en  múltiples  puntos  del  país.  Los  Caracoles  Zapatistas  son  otro  claro  ejemplo  de  construcción  comunitaria  con  valores  diferentes  a  los  que  impone  el  neoliberalismo  y  la  experiencia  novedosa    de  una  modalidad  de  moneda  comunitaria  en  el  norte  de  Veracruz.  Estas  experiencias  de  resistencia  no  funcionan sólo en la lógica de la movilización permanente, funcionan más bien mediante  mecanismos autogestivos que van madurando a pesar del asedio del que son víctimas.    Sobre esta base  creo que MORENA debiera hacer coincidir su estrategia electoral con la  noción de construcción de procesos de emancipación popular con base territorial pues la  lucha,  a  fin  de  cuentas,  está  justamente  en  el  territorio,  allí  se  gesta  la  concurrencia  de  partido  y  movimiento  de  manera  sencilla  y  sin  arrogancias  teóricas.  Es  radical  en  la  medida que crea una contracultura a lo hegemónico y es legal porque sigue infiriendo la  importancia de la lucha electoral.    Diversos  teóricos  sostienen  que  los  cambios  pueden  procurarse  desde  abajo,  mediante  una  infinidad  de  acciones  nanoscópicas  desde  el  territorio  de  residencia  y  pueden  construir  relaciones  sociales  diferentes  a  las  hegemónicas.  Lo  que  el  sistema  nos  ha  estado  enseñando  es  que  el  mecanismo  de  las  marchas  y  otros  medios  de  presión  ya  no  son  suficientes  para  lograr  las  transformaciones  económicas,  políticas  y  sociales  que  requerimos.  Y  la  organización  tan  débil  que  tenemos  no  da  para  organizar  acciones  de  desobediencia  civil  que  sean  trascendentes.  Tampoco  mediante  las  concesiones  microscópicas  que  se  hacen  a  los  sectores  de  la  sociedad  medianamente  organizados  a  través de las cámaras legislativas.     Alguien  puede  cuestionar  la  contundencia  de  los  movimientos  de  base  territorial  que  se  propongan  la  idea  de  fortalecer  relaciones  de  solidaridad,  mediante  mecanismos  autogestivos,  debido  al  espacio  de  intervención  tan  limitado  que  supone  un  micro  territorio.  Ciertamente  el  reto  es  que  ésta  propuesta  sea  masiva  para  que   no  termine  siendo  una  práctica  exótica  o  testimonial,  aislada  y  quizá  hasta  divertida.  El  reto  es  hacerlo converger en un gran movimiento de base territorial para la transformación total  del  país.  Incluso,  de  darse  algún  día  un  gobierno  nacional  de  izquierda,  no  podríamos  renunciar a esta necesidad  organizativa. 

133

El  neoliberalismo  puede  ser  derrotado  desde  el  territorio  si  somos  capaces  de  construir  una  nueva  cultura,  sobre  la  base  de  relaciones  económicas  de  otra  naturaleza,  esas  relaciones  económicas  tienen  por  objeto  sustituir  las  relaciones  de  cambio  que  se  basan  en  el  dinero  y  la  plusvalía   por  relaciones  de  uso,  que  se  sustentan  en  el  trabajo  que  se  utiliza  para  producir  bienes  o  servicios  y  en  el  fomento  de  los  valores  solidarios  en  las  relaciones humanas.    La Cultura de la gratuidad o la cultura antiplusválica    El  neoliberalismo  basa  su  capacidad  hegemónica  en  torno  a  la  plusvalía  y  la  forma  de  que se vale es el consumo artificial de bienes y servicios, haciendo de ello una cultura. La  plusvalía, entendida de manera más general como la ganancia sin esfuerzo por parte del  capital  y  de  los  dueños  de  los  medios  de  producción  ha adquirido  variables  que  van  más  allá  de  la  simple  explotación  de  la  mano  de  obra.    Estas  variables  se  fundan  en  el  aniquilamiento de  las conquistas laborales más básicas, por los desarrollos tecnológicos,  por  los  daños  que  colapsan  a  la  naturaleza,  por  los  beneficios  fiscales  que  tienen  las  empresas  por  parte  de  las  autoridades,  por  el  cambio  en  los  hábitos  de  consumo  de  las  personas,  por  la  sustitución  de  materiales  y  de  mercancías  tan  veloz.    Es  decir  que  la  plusvalía  se  ha  convertido  en  un  fenómeno  multifactorial  que  reclama  una  estrategia  integral  para  combatirla  desde  abajo,  con  el  apoyo  y  el  respaldo  popular,  mediante  instituciones comunitarias que basen su funcionamiento en mecanismos asamblearios.    Cuando alguien dice que hay que mandar al diablo a sus instituciones (de la oligarquía) lo  que  está  planteando  es  que  la  sociedad  debe  construir  sus  propias  instituciones,  instituciones  comunitarias  que  velen  por  sus  intereses,  no  por  ser  un  acto  de  buena  fe  sino   porque  está  integrada  por  la  misma  comunidad.  Las  instituciones  comunitarias  no  sólo  resuelven  problema  de  la  sociedad,  también  crean  consciencia  social  en  la  medida  en  que  se  están  convirtiendo  en  espacios  de  construcción  de  una  cultura  de  la  libertad  en el territorio.    ¿Qué  es  lo  contrario  a  la  plusvalía?  Si  entendemos  a  la  plusvalía  a  la  ganancia  sin  esfuerzo  y  su  acumulación,  lo  contrario  viene  siendo  la  ganancia  con  esfuerzo  y  la  dispersión de ésa riqueza dentro de la comunidad, así la ganancia con esfuerzo  renuncia  a  la plusvalía.  Por  ello podemos  afirmar  que lo  contrario  a  la  plusvalía es  la  gratuidad,  es  decir  que  para  lograr    la  abolición  a  la  ganancia  sin  esfuerzo  es  necesario  descubrir  su  “contrario”.  Esto  quiere  decir  que  la  cultura  de  la  gratuidad  es  la  riqueza  que  se  genera  mediante  el  trabajo  que  realizan  los  miembros  de  una  determinada  comunidad  y  su  dispersión entre los miembros de ésa misma comunidad. Para hacer posible la cultura de  la  gratuidad  se  necesitan  conceptualizar  derechos  económicos  que  sean  exigibles  mediante  la  organización  popular  y  no  por  concesión  del  poder  público  instituido.  La 

134

Cultura  de  la  Gratuidad  también  abarca  los  servicios  públicos,  no  por  que  éstos  sean  gratis,  sino  porque  ya  fueron  pagados  mediante  la  riqueza  que  produjo  la  sociedad  y  obtenida  mediante  las  contribuciones  fiscales  de  los  ciudadanos  o  mediante  la  renta  petrolera  (que  es  riqueza  del  país)  que  los  financia;  cobrar  por  los  servicios  públicos  es  como pagar dos veces por el mismo servicio.    El  desarrollo  de  autonomías  territoriales  sobre  la  base  de  derechos  económicos,  y  por  ende sociales y políticos,  dan pie a la construcción de sujetos colectivos que surgen de la  vida  comunitaria  para  satisfacer  las  necesidades  propias  de  la  comunidad.  Esto  quiere  decir  que  estaremos  construyendo  consciencia  desde  el  territorio,  mediante  prácticas  económicas y solidarias totalmente diferentes.    Es  cierto  que  lo  territorial  por  sí  solo  no  alcanza.  Que  debe  incluir  formas  diferentes  de  hacer  política,  donde  la  gente  común  decida  y  ejecute;  que  hace  falta  crear  formas  de  poder  distintas  a  las  estatales;  que  para  garantizar  la  autonomía  territorial  es  imprescindible  asegurar  la  sobrevivencia  material,  o  sea  salud,  medio  ambiente,  educación, vivienda y alimentación para todos.    Pero no podemos olvidar que los territorios son clave para la lucha por un mundo nuevo  por  dos  razones,  digamos,  estratégicas:  se  trata  de  crear  espacios  donde  podamos  garantizar  la  vida  de  los  de  abajo,  en  todas  sus  multifacéticas  dimensiones,  y  porque  la  acumulación  por  despojo  o  guerra  –que  es  el  principal  modo  de  acumulación  del  capitalismo  actual–  ha  convertido  a  los  movimientos  territoriales  en  el  núcleo  de  la  resistencia.  La  mutación  del  capitalismo  que  conocemos  como  neoliberalismo  es  guerra  contra la vida.    Solo  es  posible  resistir  en  las  relaciones  tejidas  en  torno  de  valores  de  uso,  ya  sean  materiales o simbólicos (Cultura de la Gratuidad),  si sólo nos movemos en las esferas de  los  valores  de  cambio  o  de  la  plusvalía,  nos  limitamos  a  reproducir  lo  que  hay.  Mientras  que  antiguamente  creíamos  que  la  emancipación  sólo  se  podía  dar  en  las  fábricas,  mediante  la  disputa  de  los  medios  de  producción  y  combatiendo  la  explotación  de  la  mano de obra y arribando a la concepción clásica del “partido obrero”,  ahora hemos ido  descubriendo  que  esos  trabajadores  habitan  territorios  concretos  donde  se  pueden  vincular  entre  sí  en  formas  de  reciprocidad,  ayuda  mutua  y  cooperación  que  son  relaciones  sociales  moldeadas  en  torno  del  intercambio  de  valores  de  uso  y  de  la  gratuidad.    No es una cuestión teórica y por lo tanto sólo se puede mostrar. Se conoce y se practica,  o  no  se  entiende.  Resistir  hoy  es  proteger  la  vida  y  construir  vida  en  territorios  controlados  colectivamente.  El  punto  es  que  si  abandonamos  los  territorios, ganaron los 

135

de arriba. Y en este punto no hay dos caminos. Sólo queda hacerse fuertes y autónomos  allí,  neutralizando  las  políticas  sociales  que  quieren  destruir  lo  colectivo  salvando  al  pobre individualmente.    Por  eso,  las  políticas  sociales  neoliberales  se  han  territorializado  (con  programas  de  atención  focalizada  o  con  recursos  muy  limitados),  porque  los  gestores  del  capital  percibieron  que  allí  venían  perdiendo  pie  ante  el  nacimiento  de  sujetos  integrados  por  los  que  no  tienen  nada  que  perder:  mujeres,  hombres  y  jóvenes  sin  futuro  en  este  sistema,  aquellos  que  por  el  color  de  su  piel,  su  cultura  y  su  modo  de  ser  no  tienen  cabida  en  las  instituciones,  ni  siquiera  en  las  que  se  reclaman  de  izquierda  o  defensoras  de  los  trabajadores.  Allí  sólo  existen  como  representados,  o  sea  como  ausentes,  porque  son sus “representantes” los que deciden por ellos.     No  hay  alternativas  al  trabajo  territorial,  ni  atajos  para  hacer  más  corto  y  soportable  el  camino.  La  experiencia  reciente  muestra  que  es  posible  doblegar  el  cerco  del  sistema  contra  nuestros  territorios,  superar  el  aislamiento,  sobrevivir  y  seguir  adelante.  Persistir  o no, es una cuestión de pura voluntad.    Derechos Económicos Comunales (o comunitarios)  en la Ciudad de México     Derecho al trabajo (no al empleo).     Derecho al ejercicio de  la cultura de la gratuidad.     Derecho  a  Servicios  públicos  que  ya  fueron  pagados  por  nuestras  contribuciones  fiscales o por concepto de renta petrolera.     Respeto a los derechos de la naturaleza.     Derecho  a  procurar  que  la  riqueza  que  genera  el  trabajo  de  un  integrante  de  la  comunidad forme parte del patrimonio de la misma.     Derecho  a  la  organización  económica  comunitaria  mediante  el  auto  empleo,  empresas familiares, empresas comunitarias y cooperativas.     Derecho  a  que  el  gasto  social  de  los  gobiernos  en  sus  diversos  niveles  sea  un  dispersor  de  la  riqueza  nacional  y  no  un  concentrador  de  privilegios  suntuarios  para la burocracia que los administra.   

136

 Derecho  a  preservar  y  reconstruir  nuestros  hábitos  de  consumo,  basado  en  nuestras tradiciones.     Derecho  a  intercambiar  el  producto  de  nuestro  trabajo  mediante  las  formas  más  diversas posibles.     Derecho  al  acceso  universal  a  internet  como  instrumento  para  intercambiar  el  producto de nuestro trabajo.     Derecho  a  mecanismos  autosustentablesde  preservación  de  nuestros  bienes  para  aumentar su vida útil.     Derecho a recursos energéticos baratos y ambientalmente limpios.    No se trata de construir otro piso más de derechos, se trata de construir mecanismos de  consolidación  de  estos  derechos,  es  decir  mecanismos  de  ejercicio  y  exigibilidad.    La  consolidación  de  estos  derechos  sólo  se  pueden  lograr  mediante  una  organización  territorial  que  está  habilitada  mediante   la   Ley  de  Participación  que  es  vigente  en  el  DF.  Quizá  requiera  una   reforma  pero  en  las  condiciones  en  las  que  se  encuentra  redactada  sirve  para  el  propósito  esencial.  Lo  cierto  es  que  para  que  dicha  Ley  sea  asimilada  en  los  territorios necesitamos  inducir  la cultura  de la  gratuidad  como  paradigma  económico  en  los protagonistas y en los sujetos colectivos que habrán de formarse en este proceso.    El  problema  y  la  gran  limitante  que  tiene  la  representación  ciudadana,  recientemente  renovada,  es  que  sólo  se  dedica  a  la  gestión  de  servicios  públicos  e  infraestructura  urbana,  los  representantes  ciudadanos  no  miran  ni  la  autogestión  ni  los  derechos  económicos,  ése  es  el  reto.  Las  colonias  en  la  ciudad  de  México  están  circunscritas  a  zonas dormitorio, no tienen vocación económica, están marginadas de la economía real,  sólo  reproducen  la  economía  hegemónica,  vinculada  al  neoliberalismo,  a  través  de  otorgar mano de obra barata a sus empresas.    Esta  propuesta  tiene  aún  muchas  limitantes,  su  desarrollo  no  tiene  que  ver  sólo  con  más  esfuerzos  teóricos,  sino  con  el  desarrollo  de  una  práctica  comunitaria  que  la  siga  fortaleciendo  conceptualmente.  Es  una  propuesta  estratégica,  no  responde  a  una  coyuntura  específica  y  plantea  un  debate  ineludible  que  gira   en  torno  a  la  perspectiva  de  una  izquierda  socialista  en  México,  sea  o  no  electoral,  y  para  su  instrumentación  requiere  la  conformación  de  un  gran  frente  que  articule  esfuerzos  para  su  aplicación  territorial.  Lo  cual, en las condiciones actuales no es ciertamente fácil, pero necesario al fin.    Interviniendo en la Ciudad de México, mediante la cultura de la gratuidad 

137

En  la  Ciudad  de  México  se  logró  una  Ley  de  Participación  Ciudadana,  bajo  la  experiencia  de  gobierno  de  López  Obrador.  Se  convocaron  en  aquel  entonces  más  de  siete  mil  asambleas  para  dar  a  conocer  la  política  social  de  gobierno.  Se  asignó  a  un  promotor  vecinal por colonia, pueblo, barrio o unidad habitacional, seleccionado de un proceso de  campaña  electoral.  Todos  sabemos  que  la  política  social  del  GDF  fue  el  pilar  de  su  gestión,  pero  además  y  lo  más  relevante  es  que  en  general  fue  al  margen  de  procesos  clientelares  o  corporativos.  Esta  experiencia  dio  pie  a  la  formulación  posterior  de  un  programa  de  desarrollo  comunitario,  que  concebía  prácticas  autogestivas  con  acciones  de  cultura,  seguridad  pública,  protección  civil,  medio  ambiente,  deporte,  etc.  Llevadas  a  cabo  mediante  colectivos  organizados  que  se  nombraban  en  las  Asambleas  Ciudadanas  que se convocaban para dar a conocer el programa social.    Este  proceso  se  volvió  un  espacio  de  interlocución  entre  un  gobierno  que  trataba  de  ser  diferente  y  vecinos  que  decidieron  organizarse  mediante  estas  comisiones  nombradas  en  la  Asamblea.  También  habrá  que  reconocer  las  fallas  y  deficiencias  de  este  proceso,  ya  que  no  logró  que  tuviera  el  suficiente  respaldo  social  y  las  comisiones  vecinales  ciertamente no maduraron para tener vida propia.    Esta  experiencia,  con  todas  sus  limitaciones,  tuvo  su  impacto  en  la  formulación  de  la  actual  Ley  de  Participación  Ciudadana,  ya  que  las  figuras  que  se  impulsaron  en  el  gobierno de López Obrador son figuras que perviven en la Ley Actual. El problema es que  no  son  asumidas  por  los  colectivos  que  ostentan  la  representación  ciudadana,  denominados  Comités  ciudadanos  y  Consejos  de  Pueblo.  La  otra  deficiencia  es  que  el  gobierno  de  la  Ciudad  y  los  gobiernos  delegacionales  decidieron  ya  no  convocar  asambleas por razones de orden político e ideológico.    Estas  comisiones  comunitarias  que  se  crearon  en  el  gobierno  del  DF,  desarrollaron  relaciones  de  cambio  y  tejían  lazos  de  solidaridad.  Dicho  de  otra  manera  fomentaban  la  cultura de la gratuidad porque no estaban alrededor de la plusvalía como eje motor.    El  hecho  es  que  la  representación  ciudadana  no  se  agota,  ni  con  mucho,  en  la  representación  ciudadana  que  ostentan  los  Comités  y  los  Consejos,  muchos  de  ellos  afines  al  gobierno  delegacional  en  turno.  Morena  puede  iniciar  un  proceso  de  construcción  de  Asambleas  comunitarias  para  desarrollar  acciones  de  Economía  comunitaria,  seguridad  pública,  cultura,  deporte,  protección  civil  dando  vida  a  las  comisiones de apoyo comunitario descritas en la Ley y que son perfectamente viables. La  representación  ciudadana  recientemente  electa  tiene  la  obligación  de  convocar  Asambleas Ciudadanas trimestralmente.   

138

La  implicación  de  esta  propuesta  es  evidente:  Se  trata  de  retomar  una  agenda  de  reivindicaciones  locales,  además  de  la  nacional,  que  está  circunscrita  al  tema  petrolero,  para  darle  a  MORENA  DF  un  cauce  de  desarrollo  territorial  y  comunitario.  Que  da  sentido  y  virtud  a  la  noción  de  movimiento  y  a  la  idea  de  que  MORENA  se  convierta  en  una institución comunitaria al servicio del pueblo.    La  experiencia  del  desarrollo  comunitario  está  allí.  Eduardo  Cervantes  presidente  de  MORENA  DF  fue  quien  dirigió  ese  proceso  desde  la  extinta  Dirección  General  de  Participación  Ciudadana.  El  reto  es  que  MORENA  haga  a  un  lado  sus  sectarismos,  sus  prácticas  de  vuelta  al  pasado  que  nadie  en  su  juicio  quiere,  fuente  de  sus  luchas  intestinas y se vuelque al territorio para dar vida a esta iniciativa.    La  otra  opción  es  mantenernos  en  las  fijaciones  de  orden  electoral  para  seguir  aislados  de  la  sociedad.  Esta  propuesta  también  cruza  por  el  planteamiento  de  quienes  plantean  que  MORENA  debe  solidarse  con  cada  lucha  que  surge  y  con  cada  marcha  que  se  convoca.  El  problema  no  está  en  cómo  MORENA  hace  acto  de  presencia  con  contingentes  o  con  mantas  o  banderitas  en  cada  marcha  que  se  convoca,  sino  en  cómo  logramos  que  esas  luchas  tan  importantes  que  dan  los  maestros,  los  electricistas,  los  indígenas, entre otros, tengan una resonancia en el territorio y se traduzcan en acciones  territoriales de apoyo.    Morena,  una  vez  concluida  la  protesta  postelectoral  intentó  dar  un  debate  sobre  la  pertinencia  de  ser  partido  o  movimiento,  lo  cierto  es  que    para  ser  francos  Morena  nunca  ha  sido  movimiento.  Han  sido  esporádicas  sus  intervenciones  como  tal,  particularmente en el asunto del petróleo. La mayor parte del tiempo MORENA funcionó  como  estructura  electoral  para  ganar  la  elección  del  2012.  Por  eso  creo  sinceramente  que fue un debate falso.     La  formulación  de  combinar  la  lucha  electoral  con  el  desarrollo  de  movimientos  de  base  territorial busca resolver esa aparente contradicción, aprovechando la cobertura que nos  otorga  la  actual  Ley.  Ciertamente  MORENA  no  participó  en  las  elecciones  vecinales  que  acaban  de  realizarse,  salvo  en  algunos  casos  contados,  lo  cual  fue  un  error,  pero  la  ley  prevé mecanismos de participación comunitaria en los cuales es posible insertarse.  En  enero  MORENA  hará  llegar  al  IFE  la  solicitud  de  partido  político  una  vez  que  haya  cubierto    todos  los  requisitos  formales.  Será  hasta  agosto  de  2014  cuando  se  dé  una  respuesta a dicha solicitud.     ¿Cuáles  serán  las  tareas  inmediatas,  independientemente  del  desenlace  que  tenga  la  coyuntura del tema petrolero y de una vez realizadas las Asambleas estatales?  Creo que  esos ocho meses pueden ser el inicio de desarrollo de esta práctica en el territorio. 

139

Articulación con lo electoral    La  propuesta  expuesta  hasta  aquí  intenta  ser  una  formulación  en  dos  sentidos:  es  una  propuesta  movimientista  que  procura  crear  organización  social  de  base  desde  los  territorios  en  una  suerte  de  estrategia  de  acumulación  de  fuerzas  frente  a  la  coyuntura  electoral de 2015 y a la de 2018. Es decir, que trata de resolver la supuesta contradicción  entre  partido  y  movimiento.  Madura  el  desarrollo  organizativo  en  la  sociedad  y  trata  de  mantener  la  viabilidad  de  la  gran  transformación  que  buscamos  mediante  la  vía  electoral,  alcanzando  una  vez  más  la  Presidencia  de  la  República,  pero  además  le  da  certidumbre  a  MORENA  más  allá  del  espacio  electoral,  haya  o  no  elecciones  o  participación electoral.    La  organización  para  ganar  elecciones  se  encuentra    en  el  territorio,  ahí  está  la  base  material que nos posibilita ganarlas: la experiencia nos ha mostrado que la izquierda sólo  es  viable  electoralmente  cuando  en  el  seno  de  la  sociedad  se  gestan  poderosos  movimientos  sociales  con  los  que  encuentra  grandes  coincidencias.   Es  imposible  ganar  elecciones  en  “frío”,  sin  efervescencia  popular  y  merced  de  los  poderes  fácticos  y  de  las  prácticas  inmorales  de  compra  de  voluntades.  Los  movimientos  gremiales  o  sectoriales  abonan  en  ese  terreno  pero  no  sustituyen  la  organización  electoral  territorial  porque  éstos siempre terminan diluyéndose en el territorio.     Para  ganar  elecciones  se  necesita  un  ejército  de  promotores  del  voto  y  un  ejército  de  vigilantes  de  las  casillas,  éstos  como  ya  hemos  visto  suelen  convertirse  en  serios  dolores  de  cabeza  para  MORENA,  pues  al  final  se  termina  pidiendo  apoyos  solidarios  a  todo  mundo,  incluyendo  a  personajes  impresentables  que  ni  siquiera  se    presentan  a  las  tareas acordadas.    Necesitamos  tener  una  fuerza  propia  para  asumir  las  tareas  de  promoción  y  defensa  del  voto,  la  cual  surgirá  de  un  proceso  de  formación  política  que  se  dará  en  el  territorio  mediante  las  prácticas  autogestivas  comunitarias  anteriormente  descritas  y  no  sólo  de  talleres.  La  cultura  de  la  gratuidad  aquí  expuesta  se  construye  mediante  la  práctica  y  no  sólo con espacios de reflexión. ¿Asumiremos el reto de hacerlo?    Cito a Galeano:  ¿Para qué sirve la utopía?...    "Ella  está  en  el  horizonte  ‐dice  Fernando  Birri‐.  Me  acerco  dos  pasos,  ella  se  aleja  dos  pasos.  Camino  diez  pasos  y  el  horizonte  se  corre  diez  pasos  más  allá.  Por  mucho  que  yo  camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar."   

140

   
 

 

       

141

                             

Fotografía  entrada  
 

16   Derecho a la comunicación 
                                 

142

   

MEDIOS ALTERNATIVOS Y  UNA CIUDAD DE DERECHOS 
    Cuando nos referimos a “medios alternativos de comunicación”  incluimos a un conjunto  de  herramientas  que  la  sociedad  se  ha  dado  para  generar  una  expresión  propia  en  su  forma y su fondo.    Así, durante muchísimos años las luchas sociales se han fortalecido con la generación de  volantes, folletos, carteles, periódicos murales, hojillas informativas, etc. Hasta cubiertas  en  lomos  de  perros  con  leyendas  alusivas  a  las  demandas  de  los  movimientos  han  existido.    Con el surgimiento del internet, nacen también sitios dedicados a publicar la información  que  a  sus  autores  les  interesa  dar  a  conocer,  con  plena  libertad  y  de  una  manera  profesional o semiprofesional.  Qué mejor que la Wikipedia para darnos una definición:    “Un medio  alternativo  de  información, medio  de  comunicación  alternativo o medio  alternativo es  un  emisor  de  información  independiente  que  no  constituye  una agencia  de  información ni  de  los medios  masivos  de  comunicación organizados  como empresas.  Está  compuesto  por  periodistas  que  trabajan  de  forma  independiente,  por  comunicadores  individuales o de organizaciones sociales, ecologistas, culturales y políticas.”    Este  fenómeno  es  de  reciente  aparición  (finales  del  siglo  XX),  ya  que  es  un  producto  directo del internet y de la masificación de ésta.    Antes  y  sobre  todo  después  del  fraude  electoral  del  2006,  en  México  se  vivió  un  fenómeno  de  comunicación  extraordinario  ante  el  avasallamiento  de  los  medios  de  información  convertidos  en  medios  de  propaganda,  utilizados  como  lo  denunciamos  de  manera  reiterada  de  “manera  facciosa”  por  sus  concesionarios,  siempre  buscando  la  mayor  utilidad  posible  por  su  cercanía  y  sumisión  al  poder  político.  Este  fenómeno  se  llamó “El Sendero del Peje al 2006”.    Este  portal  de  noticias  nació  a  finales  del  2004  y  se  convirtió  en  un  medio  de  referencia  de  la  lucha  política  de  la  izquierda  en  general,  porque  fue  un  medio  libre  que  además,  permitía  comentarios  en  cada  una  de  sus  publicaciones,  propiciando  con  ello  un  intercambio de opiniones y réplicas casi inmediatas a lo que se publicaba. 

143

Este  portal  provocó  no  sólo  un  cambio  en  la  manera  de  informar,  sino  que  propicia  el  fenómeno  de  comunicar,  otorgando  el  derecho  a  los  lectores  de  expresar  sus  propios  puntos  de  vista,  inaugurando  en  México  la  aparición  de  los  “Medios  Alternativos  de  Comunicación”.    El  éxito  de  este  portal  –El  Sendero  del  Peje  al  2006‐  fue  tal,  que  recibía  más  visitas  por  día que cualquier otro portal de noticias de los medios tradicionales (800 mil).     Poco  después,  aparecieron  otros  medios  alternativos.  Surgió  RadioAMLO  como  una  radio  independiente  por  internet,  que  también  permite  la  interacción  con  los  radioescuchas,  creando  de  manera  más  directa  e  intensa,  una  comunicación  entre  los  locutores y la audiencia.      II) La importancia del internet en México.    Mostraremos  datos  que  provienen  del  INEGI  para  destacar  la  importancia  creciente  del  internet en México:     Sólo el 25.9 de los hogares mexicanos tienen acceso al internet.   Sin embargo, el 40 % de los mexicanos se declaró usuario de internet.   El  crecimiento  de  usuarios  de  internet  es  explosivo,  ya  que  del  2011  al  2012  su  número  creció  casi  un  25%.  Pero  aún  así  seguiremos  durante  años  creciendo  a  este  ritmo,  lejos  del  país  con  mayor  porcentaje  de  población  usuaria  de  internet  que es Corea del Sur que es del 97.2%   El 76 % de los cibernautas mexicanos tiene menos de 35 años.   Los  dos  usos  más  frecuentes  del  internet  son  :  Búsqueda  de  información  y  la  comunicación, en idénticos porcentajes.   El  porcentaje  de  usuarios  domiciliarios  de  computadoras,  es  el  mismo  que  el  de  aquellos  que  sufragan  por  sus  servicios  de  televisión  (32.2%).  Sin  embargo.los  usuarios  de  internet  como  ya  se  expuso,  no  alcanzan  a  todos  aquellos  que  tienen  computadora en su domicilio.   Con  respecto  a  Latinoamérica,  México  está  por  debajo  que  la  cobertura  existente  en Brasil, Argentina, Costa Rica, Uruguay, Colombia y Chile.    Con  esta  información  podemos  postular  la  hipótesis  de  que  muy  pronto  internet  será  el  medio  de  comunicación  más  poderoso  en  todo  el  mundo,  desplazando  a  los  medios  tradicionales  que  son  empresas  con  fines  de  lucro  y  con  agendas  políticas  claramente  identificadas con la clase en el poder.     El internet y las redes sociales. 

144

Otro  fenómeno  de  comunicación  que  no  debemos  omitir  en  este  documento,  son  las  llamadas “redes sociales”, particularmente el FaceBook y el Twiter.    Estos  mecanismos  o  herramientas  de  comunicación  han  demostrado  ser  muy  poderosas  sobre todo por su influencia en los jóvenes.    Fenómenos  sociales  de  extraordinaria  importancia  han  sido  convocados  por  estas  redes  sociales. Hablamos de los ejemplos de la “Primavera Árabe”, los “Indignados” españoles,  griegos y portugueses y en México, el Movimiento #YoSoy132, por citar sólo ejemplos.    Estas movilizaciones sociales se caracterizaron por su inmediatez y falta de organización.  Y las redes sociales son la expresión más acabada de la inmediatez y de lo efímero de los  acontecimientos  noticiosos.  Generan  comunicación  inmediata  y  reacciones  inmediatas,  instantáneas.  Con  dificultad  podría  escribirse  un  pasaje  histórico  o  una  reseña  a  partir  del seguimiento de una etiqueta de identificación temática o “Hashtag”.    Sin embargo, para Morena su importancia es muy relevante sobre todo, para informar a  los  jóvenes,  en  su  mayoría  preparatorianos,  de  nuestras  actividades  y  nuestras  propuestas.      Resumen.    El  Movimiento  de  Regeneración  Nacional  y  antes  el  Gobierno  Legítimo  y  la  Convención  Nacional  Democrática,  recurrieron  desde  el  2004  a  los  medios  alternativos  para  generar  una  difusión  informativa  propia  y  casi  sin  buscarlo,  creó  un  fenómeno  de  comunicación  bidireccional, democrática.    Poco  a  poco,  la  izquierda  se  apropió  de  la  comunicación  alternativa  en  la  internet.  Esto  explica,  por  ejemplo,  como  el  Movimiento  #YoSoy132  postula  la  democratización  de  los  medios  de  comunicación  como  demanda  convergente,  en  los  mismos  términos  de  nuestro Proyecto Alternativo de Nación.    Son  también  destacables  los  esfuerzos  de  que  a  través  del  twiter,  Morena  convierta  etiquetas  o  “hashtags”  en  noticias  de  medios  tradicionales;  en  expresiones  de  aceptación  o  repudio  de  declaraciones  o  acciones  de  los  gobernantes  y  de  sus  opositores.     Un  joven  de  17  años  escribió  en  twiter  :  “De  no  ser  por  el  twiter,  seguiría  creyendo  que  los trabajadores del SME son unos vándalos”.   

145

Baste  esa  expresión  para  demostrar  la  importancia  de  los  medios  alternativos  y  a  través  de  ellos  las  redes  sociales  que  se  utilizan  también  para  promover  las  visitas  a  los  medios  alternativos que como Movimiento, nos interesa que sean visitados y leidos.    Propuesta    “Se  confunde  con  frecuencia  la  libertad  de  expresión  con  el  derecho  a  la  comunicación.  La  expresión  “derecho  a  la  comunicación”  es  considerada  subversiva.  Se  defiende  la  libertad  de  expresión  porque  es  el  derecho  que  tienen  los  periodistas  y  los  dueños  de  medios  para  canalizar  sus  opiniones  sin  restricción,  pero  el  derecho  de  los  pueblos  a  comunicarse  por  sí  mismos,  sin  tutela  y  sin  intermediarios,  se  considera  un  peligro  para  el  poder  establecido,  para  los  medios  hegemónicos,  y  a  veces  para  los  propios  periodistas,  que  ven  en  riesgo  su  espacio  laboral,  que  a  veces  administran  con  una  mentalidad  feudal,  defendiendo  a  los  patrones  como  si  la  comunicación  fuera  un  bien  privado y no de servicio público.    “El  derecho  a  la  comunicación  reconoce  no  sólo  el  derecho  de  cada  persona  a  acceder  a  la información sino a producirla y emitirla.”    Debe  legislarse  el  “Derecho  a  la  Comunicación”  promoviendo  las  emisoras  comunitarias  en  aquellas  frecuencias  que  correspondan    a  la  Ciudad  de  México,  para  que  cada  colectivo  pueda  generar  sus  propios  medios  alternativos  que  les  facilite  la  comunicación  social.    Sin  embargo,  el  objetivo  final  de  lograr  que  los  medios  alternativos  tengan  espacios  propios  en  las  señales  abiertas  se  ve  cada  día  más  distante  en  función  de  las  modificaciones recientes a la ley federal de telecomunicaciones.    Así,  debe  promoverse  el  uso  intensivo  del  internet  y  que  una  parte  sustancial  del  presupuesto  del  gobierno  local,  se  destine  al  apoyo  con  publicidad  de  obras  gubernamentales,  a  aquellos  medios  alternativos  que  sean  seleccionados  mediante  reglas  de  contenidos,  continuidad,  permanencia  y  pertinencia,  para  poder  financiar  la  prefesionalización  de  “reporteros  ciudadanos”  que  den  voz  a  las  comunidades  vulnerables  y sectores organizados de la sociedad.    Es  urgente  también  que  se  cristalice  el  proyecto  “Internet  para  todos”  en  el  D.F.  con  un  servicio  público  y  gratuito  de  WiFi  ,  ya  que  la  mayoría  de  los  jóvenes  usuarios  de  telefonía móvil, tienen en esos aparatos la posibilidad de conectarse a la internet, donde  quiera que se encuentren.   

146

No  podemos  omitir  tampoco  el  impulso  a  la  dotación  de  computadoras  de  escritorio  a  las  casas  de  los  habitantes  del  D.F.,  también  como  parte  del  “Derecho  a  la  Comunicación”, a precios justos y con facilidades de pago para las familias.     Un  equipo  configurado  para  acceder  internet  y  realizar  tareas  académicas  elementales,  no cuesta más de $2,500.00     Conclusiones    Los  medios  alternativos  se  han  significado  por  su  enorme  incidencia  en  la  contrainformación, en oposición  los medios de propaganda empresariales.    Esta información  alternativa  ha  tenido  un  fuerte  impacto  en la conciencia de  los  jóvenes  y le ha arrebatado a la televisión el monopolio del manejo informativo.    Los  medios  alternativos  y  las  redes  sociales  se  han  convertido  en  un  “poder  fáctico”  con  plena  legitimidad,  porque  la  información  que  se  provee  en  las  redes,  no  siempre  confiable,  es  sometida  de  inmediato  al  escrutinio  público  y  a  la  necesaria  ratificación  y  rectificación  de  datos  o  mensajes.  Esto  ha  permitido  una  verdadera  democratización  de  los  medios,  que  a  veces  llega  a  tocar  a  los  monopolios  de  la  propaganda.  Cada  vez  con  más frecuencia e intensidad.    Por la importancia que ha tenido para nuestro Movimiento y para la sociedad Mexicana,  debe protegerse y estimularse la creación y permanencia de los “Medios Alternativos de  Comunicación”  ,  por  ahora  en  la  internet,  como  el  ejemplo  de  lo  que  puede  significar  nuestro  postulado  que  exige  la  “Democratización  de  los  Medios  de  Comunicación  masiva”.        Referencias:  INEGI :“Estadísticas a propósito del día mundial del Internet”, 2012.      “Usuarios de Internet en México”, 2013.  Wikipedia :  http://es.wikipedia.org/wiki/Medio_alternativo_de_informaci%C3%B3n  Alfonso  Gumucio‐Dagron  :  Medios  alternativos,.  Revista  Etcétera,  edición  digital.  http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=4028  MORENA :  Nuevo Proyecto Alternativo de Nación . Disponible en la Red.  Uso frecuente de redes sociales.     

147

   
 

 

       

148

                             

Fotografía  entrada  
 

17   Redes sociales 
                                 

149

   

INTERNET, COMO LA IMPRENTA,  PROPULSORES DEL CAMBIO SOCIAL Y  POLÍTICO 
        Frente al poder de la radio, la televisión y medios escritos cuasi monopólicos en México,  vinculados  estructuralmente  con  los  poderes  gubernamentales  y  económicos,  la  Internet,  como  hace  siglos  la  imprenta,  pone  al  alcance  de  los  ciudadanos  la  forma  alternativa  de  información  y  comunicación  horizontal    a  través  de  sitios  web,  correos  electrónicos y redes sociales.    Es pasando por estos medios que el pueblo se puede informar y comunicar, y por lo que  es  necesario  darles  la  importancia  que  tienen  y  utilizarlos  en  forma  amplia  y  orgánica.  Promover  el  uso  de  las  redes  sociales  y  las  nuevas  tecnologías  para  informarse  e  informar sobre Morena DF.     En palabras de Antoni Gutiérrez‐Rubí: “Las redes sociales reconfiguran el poder”. Son “la  plaza pública del siglo XXI. Perder el posicionamiento en el espacio digital es perderlo en  el elemento más cotidiano, constante, determinante, en la creación de opinión pública”.     Para él como para muchos, la prioridad en la era digital es la agilidad, la conversación, las  interacciones  y  la  calidad  de  contenidos.  “La  gente  se  ha  ido  a  vivir  a  las  redes  sociales,  es  una  tecnología  digital,  porque  no  importa  quién  eres  sino  lo  que  dicen  de  ti.  Es  una  nueva configuración del poder”.    Ante  esto,  “Gutiérrez  propuso  incorporar  la  información  que  generan  los  propios  ciudadanos.”  “Cada  ciudadano  con  su  celular  es  una  emisora  en  potencia,  además,  90  por  ciento  de  las  fuentes  de  los  periodistas  transmiten  información  que  ya  haya  sido  publicado antes.” (Aristegui Noticias, 02/10/2013).    Para  México,  expresa  Gutiérrez,  es  necesario  tener  un  mapa  del  ecosistema  digital,  entender  las  piezas  clave,  los  nodos  significativos  de  los  contenidos  informativos.  Aserto  aplicable a los trabajos de Morena DF.    

150

En  el  caso  específico  de  este  territorio,  la  indagación  de  los  problemas  sociales  y  naturales  y  propuestas  consiguientes,  son  trabajos  primordiales  para  Morena,  paralelamente con su difusión orgánica en el “ecosistema digital”.    Axioma  evidente  frente  a  lo  mucho  que  hay  que  hacer  en  el  Distrito  Federal  tanto  en  el  campo  de  las  humanidades  como  de  la  naturaleza.  Sin  embargo,  innúmeras  veces  valiosas  exploraciones  y  proposiciones  quedan  confinadas  en  un  pequeño  círculo  de  miles o de cientos, pues no llegan a millones de personas. De ahí que la propuesta sea la  difusión  de  la  información  y  comunicación  de  los  temas  sustantivos,    por  medio  de  la  Internet,  con  la  finalidad  de  crear  conciencia  y,  por  ende,  estimular  mayor   participación  política y social y cambios respectivos.    Como  bien  sabemos,  el  poder  de  la  información  en  México  está  en  manos  de  la  televisión  y  la  radio,  concentrada  en  el  binomio:  gobierno‐empresas  mediáticas,  y,  sólo  en  parte,  en  los  ciudadanos  a  través  de  los  sitios  de  la  Internet,  los  correos  electrónicos,  las redes sociales, y escasos periódicos, revistas, documentales y muy exiguas películas.     Por  ello,  al  ser  la  información,  la  difusión  y  la  comunicación  esenciales  para  la  creación  de  conciencia  y  de  la  transformación,  deben  tener  un  lugar  medular  en  cualquier  estrategia política.     No  sirven  de  mucho  los  más  maduros  estudios  e  investigaciones  si  no  permean  o  penetran  en  pueblo,  que  hoy  por  hoy,  en  una  parte  muy  importante,  permanecen  ignorantes  y  adoctrinados  por  quienes  detentan  los  poderes  mediáticos,  y  adocenados  por los espectáculos masivos y el consumo.    De  ahí  la  necesidad  de  construir  y  llevar  al  cabo  un  plan  y  programas  de  información,  difusión  y  comunicación  de  Morena  DF,  por  medio  de  los  medios  digitales  existentes,  y  que  dada  la  aludida  concentración  de  los  medios  televisivos  y  de  radiodifusión,  y  conexión  gubernamentales,  deben  centrarse  en  las  redes  sociales,  periódicos  y  revistas  (que  lo  permitan),   espectaculares  (inteligentes,  como  los  de  la  librería  Gandhi)  y,  como  propuesta:  en  la  elaboración  y  producción  de  películas‐documentales,  que  son  cardinales  dada  numerosísima  asistencia  de  los  mexicanos  a  las  salas  cinematográficas  y  bajos índices de lectura.     Es  fundamental  señalar  que  en  las  redes  sociales  ya  existe  presencia  y  participación  de  Morena,  Regeneración,  y  AMLO;  pero  sobre  todo  de  variopintos  grupos  y  personas  en  torno  a  problemas  diversos  mayormente  de  carácter  político,  así  como  de  fidelidad  y  simpatía con Morena y AMLO.     

151

Es  notable,  y  hay  que  destacarlo,  el  gran  número  de  personas  y  grupos  que  manifiestan  su lealtad con ellos. Con todo, su presencia, aunque copiosa, es de escasa penetración y,  naturalmente,  desarticulada,  desordenada:  no  procede  de  una  fuente  común  que  las  enmarque, y sin dejar de considerar a quienes de manera dolosa lanzan propuestas, que  bajo el manto de ayudar a Morena, tiene la finalidad de confundir.    Por  estas  razones  surge  la  necesidad  de  elaborar  una  política  informativa,  de  difusión  y  de  comunicación  de  Morena  DF,  Regeneración  y  AMLO,  que  proviniendo,  entre  otras  fuentes,  de  los  trabajos  de  las  consejeras  y  consejeros  de  Morena  DF,  articule  (no  uniforme)  ideas  y  propuestas  para  todas  estas  expresiones  que  en  la  actualidad  ya  se  dan, así como para quienes no están aglutinados o coinciden con Morena y AMLO.     Para  ello  habría  que  armar  el  modelo  de  información,  difusión    y  comunicación  de  Morena  DF;  Regeneración  y  AMLO;  a  la  vez  de  integrar  un  directorio  de  todas  las  personas    y  organizaciones  que  concuerdan  con  ellos  en  las  redes  sociales,  con  la  finalidad  de    comunicarse  y  de  hacerles  llegar  información,  para  que  lo  que  éstas  ya  publican  parta  de  una  fuente  y  diseño  comunes  que  articulen  a  los  millones  que  están  con AMLO y Morena, y sume a muchos más.    Los  trabajos  de  las  consejeras  y  los  consejeros,  pueden  inscribirse  dentro  de  este  contexto  como  insumos  fundamentales  para  esta  estrategia  que  abarcarían  las  redes  sociales,  espectaculares,  y  posibles  películas  o  documentales  para  despertar  la  conciencia del pueblo.     En  la  Era  de  la  Información  y  la  Comunicación  es  imprescindible  para  cualquier  organización  política  la  información,  difusión,  comunicación,  elaboradas  con  gran  cuidado,  para por medios digitales hacer llegar a los ciudadanos los mensajes y lograr su  convencimiento y adhesión.     Nota:  tan  es  importante  que  Morena  DF  de  rumbo  a  la  información  y  comunicación  por  medio  de  la  Internet,  que  horas  después  de  que  AMLO,  el  domingo  6  de  octubre  de  2013,  lanzara  las  propuestas  de  desobediencia,  muchas  personas  por  razones  de  buena  fe,  ignorancia,  o  para  confundir,  a  la  estipulación  de  no  comprar  en  Soriana,  añaden  muchas tiendas más, con lo que atomizan la propuesta y confunden.              

152

                           

Fotografía  Salida   
MORENA 
                                   

153

                             

Fotografía  entrada  
 

18   Derechos Humanos 
                                 

154

   

DERECHOS HUMANOS 
    Los  derechos  humanos  son  un  conjunto  de  preceptos  hechos  ley,  que  se  basan  en  valores  como    la  libertad,  la  independencia,  la  igualdad,  la  solidaridad,  el  respeto,  la  tolerancia,  la  equidad  y  la  no  discriminación.  Buscan  establecer  las  condiciones  necesarias  para  que  las  personas  alcancen  su  pleno  desarrollo  en  comunidades  multiculturales  y  sociedades  más  justas.  Son  inherentes  a  toda  persona,  universales  y  para su propio desarrollo se consideran integrales y progresivos.    Los  derechos  humanos  pueden  ser  vistos  como  el  resultado  del  pensamiento  y  la  pluma  de  grandes  filósofos,  juristas  y  políticos  y  es  verdad;  sin  embargo  una  clave  más  de  análisis,  estudio  y  ejercicio  de  los  mismos,  tiene  que  ver  con  el  reconocimiento  de  que  son  el  fruto  de  la  larga,  heroica  y  compleja  historia  de  las  luchas  de  los  pueblos  de  prácticamente todo el orbe y todas las épocas conocidas.    Los  primeros  planteamientos  sobre  derechos  humanos  son  de  corte  liberal  burgués  y  se  posicionan  en  los  siglos  XVIII  y  XIX  en  Europa  occidental  y  Estados  Unidos  de  Norteamérica.  Su  concreción  en  forma  de  leyes  tiene  que  ver  con   la  transformación  del  derecho  divino  en  derecho  de  los  hombres;  en  la  concepción  de  que  la  máxima  cualidad  humana  es  la  libertad  y  ésta  se  materializa  en  su  capacidad  de  propiedad;  y  en  la  fundación  de  nuevas  naciones  con  independencia  y  soberanía.  Así  la  libertad,  la  propiedad  y  la  independencia  forman  ciudadanía  y  se  constituyen  en  los  pilares  filosóficos  de  un  iusnaturalismo  jurídico  acorde  al  modelo  capitalista  y  a  una  moderna  concepción de la democracia.     La  Declaración  Universal  de  los  Derechos  Humanos  es  también  producto  de  su  tiempo.  Es  un  acuerdo  de  paz  en  una  nueva  geografía  política  después  de  la  Segunda  Guerra  Mundial  (1939‐1945),  en  la  que  vencedores  y  vencidos  asumen  como  evidente  que  la  capacidad  bélica,  hacía  posible  terminar  con  la  vida  humana  y  quizás  con  el  planeta  mismo.  Si  bien  la  Organización  de  las  Naciones  Unidas  (ONU)  se  funda  en  1945,  es  el  10  de  diciembre  de  1948  que  se  firma  la  Declaración  Universal  de  los  Derechos  Humanos  necesitando para su redacción tres años de negociaciones internacionales.    LOS DERECHOS HUMANOS EN MÉXICO   

155

Nuestro  país  firmó  la  Declaración  de  1948  y  ha  firmado  la  mayoría  de  los  instrumentos  internacionales  en  materia  de  derechos  humanos  (aunque  algunos  no  han  sido  ratificados aún), sin embargo, no fue sino hasta 1990 que se formó la Comisión Nacional  de  Derechos  Humanos;  en  1993  se  creó  la  Comisión  de  Derechos  Humanos  del  Distrito  Federal,  siendo  el  más  joven  de  los  organismos  públicos  de  defensa  de  los  derechos  humanos  del  país;  y  fue  hasta  el  10  de  junio  del  2011  con  la  Reforma  Constitucional  de  Derechos Humanos, que se le dio al tema un peso jurídico nacional de primer orden.    Pero  los  derechos  humanos  han  sido  sistemáticamente  violados  en  nuestro  país  desde  hace  décadas:  la  represión  selectiva  o  masiva  a  quienes  participaron  en  procesos  políticos  y  sociales;  la  “Guerra  Sucia”  contra  los  militantes  de  izquierda  y  grupos  guerrilleros;  el  desplazamiento  de  comunidades  enteras;  el  despojo  de  los  recursos  naturales  y  energéticos;  la  “Guerra  contra  el  narcotráfico”;  la  impunidad  como  regla  de  la  justicia  mexicana;  el  impulso  mediático  de  la  cultura  racista,  sexista,  clasista,  homofóbica,  de  la  intolerancia  y  la  discriminación.  Pero  no  hay  nada  más  violatorio  de  los derechos humanos que la depauperación del pueblo y el uso del terror como política  de Estado.    En  estos  años  y  en  esos  lugares  estuvieron  también  –y  hay  que  hacerles  un  gran  reconocimiento  por  ello‐  abogados,  religiosos,  maestros,  académicos,  organizaciones  sociales,  organismos  no  gubernamentales,  universidades  y  algunos  partidos  políticos,  haciendo  de  los  derechos  humanos  no  sólo  un  horizonte  ético,  sino  un  argumento  de  defensa  jurídica  y  un  instrumento  de  lucha  social  y  política;  pues  lamentablemente,  la  mayoría  de  los  organismos  públicos  de  defensa  de  os  derechos  humanos  en  nuestro  país,  aún  cuando  se  establecieron  con  autonomía  respecto  a  los  poderes  federales  y  estatales  (en  la  mayoría  de  los  casos),  dependen  en  la  realidad,  de  los  ejecutivos  y  legislativos  correspondientes, por lo que su labor es limitada cuando no es de nulo alcance.    MORENA Y LOS DERECHOS HUMANOS    Como  partido  y  movimiento  social,  Morena  en  la  capital  del  país,  debe  incorporar  como  parte  del  Programa  de  Gobierno,  el  instrumental  jurídico,  valoral  y  político  de  los  derechos humanos, en todas sus dimensiones.    Nuestra  oferta  política  debe  asumir  con  responsabilidad,  que  un  gobierno  emergido  de  nuestro  partido  respetará,  promoverá  y  defenderá  los  derechos  humanos  de  la  población;  e  impulsará  por  medio  de  programas  culturales  y  educativos  la  formación  de  una  ciudadanía  conciente,  responsable  y  solidaria  que  ejercite  con  fuerza  sus  derechos  humanos  en  el  compromiso,  la  corresponsabilidad  y  la  exigibilidad  individual  y  colectiva  de los mismos. 

156

Nuestras  acciones  estarán  fundadas  en  una  perspectiva  integral  de  Derechos  Humanos,  entendida  como  la  ponderación  del  principio  Pro  Persona,  es  decir  velando  siempre  por  la ley y la acción que protejan mejor a las personas y a las comunidades; comprometidos  con  la  igualdad  ante  la  ley  y  la  construcción  de  la  equidad  social,  con  perspectiva  de  género y para terminar con todo tipo de discriminación; protegiendo y desarrollando los  recursos naturales y culturales, tangibles e intangibles de la población.     GOBIERNO QUE RESPETA LOS DERECHOS HUMANOS    Respeto  a  la  Constitución  Nacional  y  los  instrumentos  internacionales  en  la  materia  de  Derechos  Humanos  firmados  por  nuestro  país,  haciendo  efectivo  en  todo  momento  el  principio Pro Persona.    Reforma Política     Elección  de  un  Congreso  Constituyente.  El  proceso  de  elección  de  quienes  formarán  el  Congreso  Constituyente,  debe  asegurar  la  representación  de  los  partidos  políticos  y  sectores  sociales  organizados,  así  como  la  máxima  participación ciudadana.     Redacción de la Constitución Política. Se orientará por los derechos humanos y la  dignidad de la persona; la garantía de respeto a los derechos políticos y civiles con  el  impulso  a  la  democracia  y  todas  las  formas  de  partición  ciudadana;  el  ejercicio  de  los  derechos  económicos,  sociales  y  culturales  con  prioridad  en  el  trabajo,  la  salud, la alimentación, la educación y la cultura, para impulsar la justicia social y el  combate  a  la  pobreza;  así  como  el  desarrollo,  protección  y  respeto  a  las  comunidades y los recursos ambientales.     Ejercicio de gobierno     Rediseño  de  la  estructura  orgánica  del  Gobierno.  Se  regirá  por  los  derechos  humanos;  por  una  nueva  concepción  del  servicio  público  que  termine  con  la  corrupción  y  la  impunidad;  impulsará  la  descentralización;  el  equilibrio  de  poderes;.  todas  las  formas  y  mecanismos  de  participación  representativa  y  directa; se impulsarán Consejos temáticos donde participen las comunidades y los  especialistas.     Presupuesto  del  Gobierno  del  Distrito  Federal  con  perspectiva  de  Derechos  Humanos.  La  prioridad  será  hacer  realidad  el  ejercicio  de  los  derechos  humanos  no  sólo  políticamente  sino  económicamente,  por  lo  que  deberán  reducirse  a  cero 

157

pesos  los  gastos  superfluos  y  se  diseñará  una  política  de  reducción  paulatina  de  los sueldos de los altos funcionarios.     Los  Ejes  de  la  obra  pública.  Se  sustentará  en  4  ejes:  la  atención  a  necesidades  de  la  población  o  desarrollo  de  la  ciudad;  impulso  al  trabajo  y  la  inversión  local;  la  protección  de  los  recursos  ambientales;  y  con  la  aprobación  de  las  comunidades  involucradas.       Desarrollo  de  la  ciudad  y  protección  de  los  recursos  naturales.  Se  impulsará  que  el  diseño  de  la  ciudad  reconozca  los  derechos  de  sus  habitantes,  a  partir  de  la  incorporación  de  la  Carta  por  el  Derecho  a  la  Ciudad;  impulse  el  desarrollo  del  territorio  en  los  ámbitos  social,  económico  y  ambiental;  así  como  que  se  comprometa  para  la  protección  de  los  recursos  ambientales  (agua,  aire,  fauna,  vegetación, orografía).    Política  social  con  perspectiva  de  Derechos  Humanos.  Se  diseñará  a  partir  no  de  programas  focalizados  por  sectores  de  la  sociedad,  sino  a  del  reconocimiento  de  la  universalidad  de  los  derechos  humanos  de  toda  la  población:  salud,  educación,  vivienda y trabajo para toda la población      Políticas  públicas  con  perspectiva  de  Derechos  Humanos.  Para  impulsar  la  equidad  social,  se  diseñarán  políticas  de  desarrollo  para  las  poblaciones  en  condiciones  de  vulnerabilidad:  mujeres,  infantes,  jóvenes,  personas  de  la  tercera  edad,  población  indígena,  personas  con  discapacidad y  población  en  condición  de  calle, migrantes,.     Programa  de  Formación  en  Derechos  Humanos  para  todos  los  servidores  públicos  del  Gobierno  del  Distrito  Federal  y  delegaciones.  Será  prioridad  la  formación  del  personal  adscrito  a  Seguridad  Pública  y  Procuración  de  Justicia  principalmente policías, ministerios públicos y reclusorios; el personal de servicios  públicos  principalmente  en  Salud,  Protección  Civil,  Educación  y  Transporte,  y  quienes tengan responsabilidad de atención en Ventanilla de todas las oficinas del  Gobierno del Distrito Federal y delegaciones.    Investigación, Educación y cultura     El  Programa  de  Derechos  Humanos  del  Distrito  Federal.  Este  programa  ha  servido  para  la  investigación,  evaluación  y  construcción  de  propuestas  en  temas  de  derechos  humanos  para  nuestra  ciudad,  por  lo  que  se  hace  necesario  seguir  impulsándolo.   

158

 Derechos  Humanos  en  la  currícula  educativa  de  las  instituciones  de  educación  pública.  Se  integrarán  cursos  de  Derechos  Humanos  y  formación  de  ciudadanía,  adaptados  pedagógicamente  de  acuerdo  al  nivel  académico,  desde  el  nivel  preescolar  hasta  medio  superior.  Se  gestionará  ante  la  UACM,  para  que  también  sea integrado el tema en las licenciaturas y los post grados.     Programa  de  Promoción  Ciudadana  de  Derechos  Humanos.  A  través  de  la  Secretaría  de  Educación  del  Distrito  Federal,  se  diseñarán  e  instrumentarán  Cursos  de  Derechos  Humanos,  para  ser  aplicados  en  los  espacios  culturales  y  deportivos  del  Gobierno  del  Distrito  Federal  y  delegaciones  dirigidos  a  la  ciudadanía en general.     Canal de Televisión del Distrito Federal. Se impulsará una cultura de promoción y  respeto de los Derechos Humanos, con programas específicos así como al diseñar  la programación en general del canal televisivo.     Campañas  de  difusión  e  información.  Todas  las  campañas  de  difusión  e  información que realice el Gobierno del Distrito Federal, deberán considerar en su  diseño, recursos a utilizar y ejecución, la perspectiva de derechos humanos.    LEGISLADORES QUE PROMUEVEN LOS DERECHOS HUMANOS     Armonización  legislativa  en  el  tema  de  Derechos  Humanos.  Los  legisladores  surgidos  de  MORENA,  de  forma  paulatina  pero  iniciando  inmediatamente  y  de  acuerdo  a  la  Reforma  Constitucional  de  Derechos  Humanos  del  10  de  junio  del  2011,  desarrollarán  un  proceso  de  armonización  legislativa  respecto  a  las  leyes  locales existentes.      Las  nuevas  propuestas  legislativas.  Las  nuevas  leyes  que  se  presenten  en  el  Distrito  Federal,  por  los  legisladores  surgidos  de  MORENA,  deberán  contar  con  perspectiva  de  Derechos  Humanos  en  los  temas  tratados,  los  mecanismos  que  planteen,    la  trasversalización  del  tema  de  género,  así  como  la  redacción  incluyente.      La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF)    a) Se legislará para que se la CDHF adquiera total autonomía.  b) Legislar para que las Recomendaciones de la CDHDF, sean vinculantes.   c) Legislar  para  que  en  la  definición  del  titular  de  la  CDHDF,  así  como  de  su  Consejo  Consultivo participen representantes de la sociedad civil y no sólo legisladores.  

159

   La gestión social y ciudadana. La gestión social y ciudadana, individual y colectiva  que realicen los legisladores surgidos de MORENA, deberá respetar e impulsar los  derechos  humanos,  por  lo  que  no  podrá  ser  corporativa  y  clientelar,  sino  un  espacio  más  en  que  se  desarrolle  la  participación  ciudadana  y  se  impulsen  las  propuestas ciudadanas ante la problemática cotidiana.     El  debate  público.  Los  legisladores  surgidos  de  MORENA,  harán  del  espacio  público,  el  espacio  privilegiado  para  debatir  y  hacer  propuestas  siempre  con  perspectivas  de  derechos  humanos,  sobre  los  diversos  acontecimientos  de  nuestra ciudad y nuestro país.                                                           

160

   
 

 

     

 

161

                           

Fotografía  entrada  
 

19   Diversidad Sexual 
                                 

 

162

   

DIVERSIDAD SEXUAL 
     
La decisión de MORENA de continuar su participación como movimiento social y constituirse en  partido  político  representa  una  oportunidad  de  interacción,  colaboración,  y  crecimiento  mutuo  de con la población de la Diversidad Sexual en la República Mexicana.    La  población  de  la  diversidad  sexual  está  estimada  en  10%  de  la  población,  11  millones  de  personas  Lesbianas,  Gays,  Bisexuales,  Travestis,  Transexuales,  Transgéneros  (LGBT),  que  constituyen  un  movimiento  social  emergente  que  se  ha  manifestado  de  manera  pública  desde  hace  casi  40  años  y  que  constituye  el  grupo  en  mayor  situación  de  vulnerabilidad  de  acuerdo  a  las  cifras  oficiales  del CONAPRED  y el  más afectado  por  la  pandemia  del  VIH/SIDA  de  acuerdo  al  CENSIDA.     LA SEXUALIDAD, DIVERSIDAD SEXUAL Y HOMOSEXUALIDAD EN PERSPECTIVA     La  sexualidad  es  influida  por  factores  relacionados  con  el  desarrollo  de  la  humanidad;  religión,  ética, cultura, política y ha sido utilizada para controlar a las personas, por la Iglesia, el Estado, la  familia  y  la  sociedad  quienes  han  determinado  que  sólo  las  relaciones  heterosexuales  (hombre‐ mujer)  son  válidas  porque  aseguran  la  continuidad  de  la  especie,  reconociendo  así  el  aspecto  reproductivo y no placentero.    La  diversidad  sexual  ha  sido  estigmatizada  porque  es  placentera  y  es  considerada  como  una  alteración  social  por  gobiernos  y  religiones.  Sin  embargo,  el  avance  científico  a  partir  de  la  educación  de  la  sexualidad    muestra  que  la  homosexualidad  es  sólo  una  variante  de  la  orientación  sexual  que  reconoce  la  heterosexualidad  y  la  bisexualidad  como  condición  humana  de las personas.    El laicismo, el conocimiento científico y los derechos humanos han re‐ significado su valor frente  al pecado y culpabilidad religiosa.    Los derechos de las personas a partir de su condición humana de orientación sexual e identidad  de  género  son  recientes,  en  1990  la  Organización  Mundial  de  la  Salud  retiro  a  la  homosexualidad  de  la  lista  de  enfermedades  mentales  y  en  fecha  próxima  se  espera  lo  mismo  para la identidad de género.    A  partir  de  entonces  los  principios  de  Yogyakarta  suscritos  en  2006  sobre  Orientación  Sexual  e  Identidad  de  Género  han  sido  una  referencia  mundial  sobre  la  que  hoy  existen  declaraciones  universales suscritas por la ONU, OEA y el Parlamento Europeo.   

163

La  identidad  sexual  es  condición  humana  y  comprende;  sexo,  género,  vínculos  afectivos,  erotismo, reproductividad, orientación sexual e identidad de género.    El diagnóstico de la discriminación y la homofobia muestra lo siguiente: 
 

 INJUVE  2000:  Encuesta  Nacional  de  la  Juventud,  71%  de  los  jóvenes  no  apoyarían  los  derechos homosexuales. 
 

 SEDESOL 2005: Primera encuesta nacional sobre discriminación, la población LGBT es la  más discriminada.  
 

 SEGOB 2006 Encuesta Nacional de Cultura Política y Participación ciudadana, 66% de los  mexicanos   no compartiría techo con un homosexual. 
 

 CONAPRED 2011: El aumento de agresiones por homofobia se incrementó en 80% a  partir   del reconocimiento del matrimonio gay en la ciudad de México. 
 

 ENADIS 2011: La población LGBTI continúa como la población más discriminada. 
 

 Comisión  Ciudadana  de  Crímenes  de  Odio  por  Homofobia:  700  crímenes  de  odio  en  los  últimos 10 años, (2000/2010) 
 

 Agenda  LGBT:  Durante  el  2010  al  2012,  12  líderes  locales  asesinados,  sometidos  a  proceso y en exilio.    EL VIH/SIDA Y LA POBLACIÓN DE LA DIVERSIDAD SEXUAL          CENSIDA: 8,000 casos anuales diagnosticados promedio por año durante los gobiernos  del PAN (2000‐2012)  225,000 casos registrados, se estima el doble que no se han detectado  30% de los casos entre población joven 18‐25 años  CNDH: Del total de las quejas por servicios de salud, el 80% corresponden a personas que  viven con VIH.   Costo promedio anual por persona atendida 3,000 usd  Costo de la atención y tratamiento 4.5 Mil Millones de pesos   82% en Hombres que tienen sexo con hombres 18% en Mujeres 

    CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE ATENCIÓN ENTRE EL MOVIMIENTO SOCIAL LGBT   Y LOS PARTIDOS DE IZQUIERDA   

164

Poca  organización   y  participación  en  la  vida  pública,  un  entorno  familiar,  social  e  institucional  hostil  para  asumir  con  plenitud  la  identidad  sexual  y  salir  del  clóset,  falta  de  recursos  para  realizar actividades e incidencia política, activismo a partir de las tragedias personales y rechazo  a la vida partidista y a la interacción con la política.    Sólo  en  PRD  cuenta  con  una  Comisión  Nacional  de  Diversidad  Sexual,  los  avances  legislativos  alcanzados  en  el  D.F.,  no  se  han  impulsado  por  las  otras  fuerzas  de  izquierda  ni  siquiera  en  donde  ese  mismo  partido  ha  gobernado  al  interior  del  país,  durante  las  últimas  dos  legislaturas  existió  una  curul  para  representar  desde  ese  instituto  político  a  la  diversidad  sexual que se suprimió  durante la presente.    MORENA  se  propone  regenerar  la  vida  nacional  en  todos  los  aspectos  económico,  social,  cultural  y  político  y  por  ello  es  necesaria  su  interlocución  con  este  movimiento  social  de  izquierda  no  partidista,  tomando  en  cuenta  que  en  virtud  de  la  lucha  que  representa  MORENA  ya han existido grupos afines como Morena LGBT y otros.    La participación de personas LGBT en MORENA logrará una relación de mutuo fortalecimiento al  asegurar  el  cumplimiento  de  las  demandas  de  la  diversidad  sexual  para  ampliar  el  marco  de  derechos  y  elevar  el  nivel  de  vida  de  estas  poblaciones  y  asegurará   la  evolución  y  compromiso  de la política para reivindicar  principios ideológicos y la participación pro‐activa en los procesos  electorales de manera franca y respetuosa.      Esta  relación  asegurará  la  formación  de  liderazgos  para  renovación  generacional,  romper  el  cerco  bi‐partidista  y  mostrarse  como  una  alternativa  de  vanguardia  para  auspiciar  un  proceso  social libertario lo que mostrará a MORENA como la izquierda progresista real.    La situación actual de los derechos LGBT en el país en México es la siguiente:    Sólo  en  el  Distrito  Federal  se  han  alcanzado  derechos  cuasi  plenos  al  reconocerse  y  legislar  el  matrimonio  entre  personas  del  mismo  sexo,  sin  embargo,  a  la  fecha  2,  000  Uniones  civiles  y  Matrimonios celebrados desde 2006, continúan sin seguridad social.    En  Quintana  Roo  el  matrimonio  gay  fue  anulado  por  el  gobierno  estatal  y  restituido  tras  acciones  legales,  en  otros  Estados  gobernados  por  los  partidos  de  izquierda  no  se  han  impulsado estas transformaciones sociales.          FUNDAMENTO DEL PLAN DE ACCIÓN 2012 – 2015    Estatutos de Morena reformados durante el primer Congreso Nacional celebrado en Noviembre  del 2012.    

165

Objetivo General    Atender la problemática de la discriminación y la homofobia y la epidemia del VIH/SIDA  a partir de crear una base social y política LGBT a nivel nacional    Objetivos Específicos     Auspiciar  las  elecciones  de  las  Secretarias  Estatales  que  funjan  como  interlocutores  para dar seguimiento a las tareas locales      Establecer reglamento y lineamientos de operación     Fomentar la afiliación y la participación en las asambleas municipales y estatales.     Participar en las campañas nacionales promovidas por MORENA; defensa del petróleo,   no al incremento al IVA y las que se convoquen.      Coordinación  con  las  Secretarias  Estatales  la  presentación  de  la  Agenda  local  de  la  diversidad sexual y seguimiento.     Proponer integrantes al consejo consultivo     Auspiciar y fomentar la creación de comités de base y de apoyar la creación de las   secretarías municipales y los comités de base en todo el país de la diversidad sexual.     Elaborar materiales de apoyo y redes sociales para la promoción de las actividades     Implementar talleres sobre diversidad sexual y derechos LGBT     Promoción y participación con eventos socio‐político‐culturales nacionales y locales.    ESTRUCTURA DE FUNCIONAMIENTO DE LA SECRETARÍA NACIONAL DE LA DIVERSIDAD SEXUAL     Se  prevé  que  el  Secretario  Nacional  cuente  con  un  asesor  y  un  responsable  de  medios y con 5 coordinadores   por cada una de las cinco circunscripciones electorales a fin de atender todo el país.     Acciones efectivas      Preparación y Seguimiento iniciativas y puntos de acuerdo, en la   Cámara de Diputados y Senadores, Congresos Estatales y ALDF   Proponer  la  implementación  de  programas  estatales  y  municipales  de  la  diversidad  sexual 

166

 Interacción con el resto del CEN y los distintos Órganos de dirección del partido.   Gestionar  la  asignación  de  recursos  gubernamentales  para  grupos  nacionales,  estatales, municipales   Elaboración  de  materiales  para  campañas  de  sensibilización;  carteles,  trípticos,  volantes   Coordinación para participación en eventos socio‐político culturales   17 de Mayo, Marcha del Orgullo, 1º de Diciembre   Acción inmediata frente a hechos de Homofobia nacionales e internacionales   Conformación de las secretarias estatales   Auspiciar la participación LGBT en la Constitución de los comités distritales,  y  delegacionales y municipales,  así como los comités seccionales y de base   Promover campañas de Afiliación    Colaboración en la publicación de Regeneración y su distribución   Participación en los contenidos para la formación de cuadros LGBT   Colaboración en la campaña nacional de concientización, ética cívica y política   Participación en el programa conjunto de defensoría del pueblo   Participación en las asambleas estatales   Participación en la campaña nacional de cooperación y recaudación de fondos   Preparar y presentar informes regulares al Consejo Político Nacional    ESTRATEGIA CAMPAÑA PERMANENTE DE DIFUSIÓN SOBRE   LA IDENTIDAD INSTITUCIONAL DE MORENA     Logotipo MORENA , La esperanza de México con la bandera de la diversidad sexual   Participación en la página web de MORENA   Utilizar las cuentas institucionales de correo electrónico, face y tweter   Interacción  en  las  redes  sociales  para  fomentar  la  participación  a  partir  de  transparentar las acciones   Presencia en los medios de comunicación LGBT  nacionales e internacionales   Boletines de prensa   Entrevistas   Conferencias   Foros y mesas de discusión   Pronunciamientos ante hechos de  homofobia.   

167

Preparación  y  Seguimiento  iniciativas  y  puntos  de  acuerdo  ante  el  Congreso  de  la  Unión,  que  parten de la reforma constitucional que reconozca la no discriminación por Orientación Sexual e  Identidad  de  Género,  en  efecto,  a  la  fecha  sólo  se  reconoce  la  no  discriminación  por  preferencias sexuales (sic).    PROGRAMA NACIONAL PARA LA POBLACIÓN LGBT    1. Reforma a las leyes del IMSS e ISSSTE para otorgar seguridad social a las familias  LGBT de todo el país.   2.  Asegurar reproducción asistida a familias homoparentales.  3. Exhortar  al  titular  del  poder  ejecutivo  federal  para  que  decrete  el  17  de  Mayo  como  Día  Nacional  de  Lucha  vs  la  Homofobia  e  instruir  que  todas  las  dependencias  realicen  actividades  que  promuevan  el  valor  de  la  diversidad  sexual.  4. Tipificación de los crímenes de odio por homofobia a nivel federal.  5.  Impulsar los protocolos de atención a crímenes de odio y de atención policial en  todo el país, vigentes en el Distrito Federal.   6. Reforma a  la  ley  General  de  Salud que  asegure  atención  integral  a  personas  que  viven  con    VIH/SIDA;  actualización  de  la  NOM  010  para  promover  las  pruebas  rápidas y campañas dirigidas a los grupos más afectados por la pandemia.   7. Ley  de  Identidad  de  Género  que  asegure  protección  integral  a  la  comunidad  Trans de todo el país.    8. Destinar  presupuesto  para  el  desarrollo  de  las  Ciudades  Gay  Friendly  para  reactivar el turismo en zonas como Guerrero, Oaxaca, Cancún y Riviera Maya.  9. Inclusión  del  principio  de  no  discriminación  por  Identidad  Sexual  en  la  Ley  Federal del Trabajo y programa de certificación laboral de inclusión LGBT.  10. Implementación  de  un  programa  social  integral  para  las  poblaciones  LGBT  de  México articulado desde un Instituto Nacional de la Diversidad Sexual.     Por  su  parte  la  Agenda  que  proponemos  y  que  deberán  concertar  en  los  Estados  parte  de  los  siguientes puntos, en algunos estos avances ya existen.    1. Ley  para  prevenir  y  erradicar  la  discriminación  que  incluya  la  no  discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género.   2. Tipificar la discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género  3. Reconocimiento  jurídico  a  la  identidad  de  género  y  atención  social  integral  para la comunidad trans. 

168

4. Reconocimiento de la capacidad jurídica por Orientación Sexual e Identidad  de Género.   5. Decretar 17 de Mayo, Día Estatal de lucha vs la homofobia  6. Adecuación de los CAPASITS para la atención integral a PVV´s  7. Tipificar  crímenes  de  odio  e  implementación  del  protocolo  para  atención  de crímenes de odio por homofobia.  8. Promover un protocolo de atención policial para detener agresiones   9. Promover  la  capacitación  a  los  sectores  de  gobierno;  policías,  ministerios  públicos y servidores públicos sobre diversidad sexual y derechos LGBT  10. Ley para atención integral de VIH/SIDA  11. Reconocimiento al Matrimonio y adopción para familias LGBT     
                                                                                     

169

           

 

170

 

ANEXOS 
 

   

uno 
   

CONCENTRADO DE PROPUESTAS  
TEMA 
 
La Ciudad de México es el escenario  emblemático de importantes luchas  sociales y políticas que han marcado  la vida de todo el país.  Durante la administración de AMLO  al frente del GDF, se cristalizó una  política social inédita que se  materializó en un enorme respaldo  social.  Del mismo modo se puso en práctica,  durante el gobierno de López  Obrador una política de austeridad  permitió habilitar la política social.  Durante la administración de Ebrard  se sostuvo e incrementó la política  social heredada.  También se avanzó al promover la  interrupción legal del embarazo y las  sociedades de convivencia.  No obstante los avances del gobierno  de MEC, se retrocedió en términos  de respaldo social, que se tradujo en  un aislamiento de la gente.  Se  retornó a privilegios de altos  funcionarios públicos  y se  desmanteló la planeación  presupuestal. Aunque se consiguió  habilitar las elecciones vecinales en  2010, no se consolidó la participación  ciudadana y se establecieron  mecanismos para cooptar a las  representaciones vecinales electas. 

DIAGNÓSTICO 
 

PROPUESTAS 
Recuperar y fortalecer una  identidad de gobierno de  izquierda para la Ciudad de  México.  Elaborar una propuesta  programática de MORENA.  Construir una base social de  apoyo organizada de MORENA  que dé rumbo y consistencia a  la consolidación de un proyecto  de izquierda en la Ciudad de  México.  Crear el programa de MORENA  para el DF implica contar con  un instrumento de para la  apropiación colectiva.  Ser la base de un proceso  organizativo del movimiento  Constituirse en un elemento de  análisis y de formación política.  Construir un riel de exigibilidad  política y social.  Dinamizar la vida interna de los  comités de base.  Dar contenido y establecer  compromisos para las  campañas políticas.  Sustento para las convocatorias  a movilizaciones de  reivindicación social.  Constituirse en documento  rector para la formulación de 

La ciudad   que nos inspira 

171

Con el gobierno de Miguel Ángel  Mancera, el GDF perdió  independencia política al promover  el acercamiento con Enrique Peña  Nieto.  Del mismo modo se fortaleció la  tendencia a realizar acciones  represivas contra los movimientos  sociales.  En síntesis se marca una ostensible  distancia con respecto al proyecto de  gobierno que arribó al Gobierno  desde 1997.   

propuestas a nivel de  Delegación y de Colonia.    MORENA propone la  instauración de una nueva  generación de políticas sociales  y económicas, dotadas de una  dimensión ética.      

 
Con el Gobierno de AMLO al frente  del GDF, la capital es el referente  obligado para la discusión de la  política social en el país.   La política social del Distrito Federal  se instituyó bajo un enfoque de  derechos universales, en claro  contraste con las políticas selectivas  diseñadas por organismos  financieros internacionales.  El gasto social del GDF ha tenido  crecimientos acumulados y  sostenidos, el doble de lo  que crece  el gasto burocrático.  En el GDF se avanzó en la institución  de un Estado de bienestar  con   políticas que benefician de manera  directa a Adultos Mayores, madres  solteras, personas con discapacidad,  medicinas y transporte gratito a  personas mayores, la beca universal  para estudiantes de bachillerato, los  uniformes y útiles para alumnos de  escuelas públicas  Se instituyó durante el gobierno de  AMLO una política de austeridad que  posibilitó el financiamiento de la  política social.  No obstante éstos avances, la Ciudad  no ha sido ajena a los efectos de la  prolongada crisis económica que ha  propiciado crecimientos de apenas  1.18 % en las últimas décadas. 

 
La política social de MORENA  en el DF será un elemento  imprescindible en una nueva  etapa de transformación de la  Ciudad.  MORENA propone una nueva  generación de políticas sociales  y económicas, universales y  dotadas de una dimensión  ética.  Profundizar en reformas para  profundizar el enfoque de  Derechos.  Alcanzar la universalilzación de  los derechos.  Hacer efectiva la Carta por el  Derecho a la Ciudad  Generar una nueva agenda  social.  Crear el Sistema Integral de los  derechos de las niñas y niños.  Fortalecer los mercados  públicos y los comedores  comunitarios.  Se creará un Programa de  Abasto.  Se incrementará la  disponibilidad y la calidad de  los espacios educativos y  culturales.  Se ofrecerá educación de  calidad para grupos indígenas. 

Política Social   Democrática   y de Izquierda 

172

LA concentración del ingreso en el DF  se disparó en mas de 11 puntos en  las últimas dos décadas. LAS tasas de  desempleo se ha duplicado, Por ello  las oportunidades de mercado  laboral para los capitalinos son  básicamente en el mercado de la  informalidad.  Según el índice de Desarrollo Social  por colonia indican que el 60%  de la  alta y muy alta marginalidad y en  dichas zonas vive el 60% de la  población.   

Se ampliarán los programas de  becas, útiles y uniformes  escolares.  Se fortalecerán las iniciativas  comunitarias en deporte y  cultura, a través del  equipamiento de los espacios  públicos.  Crear un Programa emergente  de Vivienda.  Creación del Ingreso Ciudadano  Universal.  Garantizar la transversalidad de  la perspectiva de género.  Se retomará el Programa  Integrado Territorial.  Combatir las prácticas que  privilegian la inversión privada,  sobre el interés general de la  población.  Se promoverá  desmercantilización de los  servicios públicos sociales.  Se fortalecerán los Consejos de  Desarrollo Social  Se impulsarán procesos de  diagnóstico participativo.  Ampliar el programa de  Mejoramiento Barrial.  Se reconocerá la ciudadanía de  las poblaciones callejeras.  Articular la política económica  con la política social.  Fomentar la economía social y  solidaria que abarque todas las  colonias de la Ciudad.  Establecer políticas firmes de  vigilancia al respeto de los  derechos laborales.  Fortalecer el seguro del  desempleo.  Se desarrollaran escuelas de  artes y oficios.  Se fortalecerán los créditos y la  asistencia técnica para  proyectos autogestivos.   

173

 
La tasa de crecimiento económico se  mantiene desfavorable, al cierre del  2013, sólo será del 1.2%. Ello nos  habla de un escenario de recesión.  El Distrito Federal no está exento del  crecimiento de la pobreza urbana,  pues tiende a conservar el  centralismo y el privilegio de las  élites. Se empieza a configurar  crecientemente polarizada y  desigual.  Se visibiliza la feminización de los  mercados laborales desde 1980. A  pesar de ello la segregación laboral  sigue siendo una característica  profunda.  Las mujeres trabajadoras se  concentran en el los sectores de  comercio y de servicios. Hay baja  participación laboral en actividades  de construcción, agropecuarias y de  transporte.  La flexibilización laboral significa que  las mujeres acepten trabajos de  tiempo parcial, con pocos  requerimientos de habilidades y por  ende bajos salarios.  La participación laboral de las  mujeres destaca en la maquila de  exportación, con una clara tendencia  a desempeñarse laboralmente en los  domicilios y sin relación laboral  formal.  La crisis económica y el desempleo  provocan que las mujeres  desarrollen actividades en la  economía de subsistencia, como  venta a domicilio, venta por  catálogo, elaboración de alimentos  en sus domicilios, impulso de  microempresas con apoyo de  empresas usureras.  Hay una clara tendencia a la  feminización de la pobreza, la  economía feminista ha demostrado  que mas del 50% no esta 

 
Reforzar la perspectiva de  género.  Generar alternativas sobre los  asuntos de género vinculados a  la globalización comercial,  financiera, social y cultural.  Impulsar la redistribución del  poder en los hogares, en el  mercado laboral y en la toma  de decisiones a nivel nacional e  internacional. Superar la  división sexual del trabajo y las  brechas salariales.  Revalorar la economía  doméstica y de subsistencia.  Reconocer las aportaciones  económicas a través de las  remesas.  Romper con la división sexual  del trabajo doméstico.  Fortalecer los programas  sociales enfocados a mujeres  con visión universal y  generadores de derechos  económicos.  Fortalecer las políticas de  Estado en materia de servicios  básicos, ya que su disminución  se traduce en trabajo no  remunerado para mujeres.  Impedir que la reforma laboral  impacte de manera más  agresiva a mujeres.  Fortalecer la cultura de los  derechos laborables entre  mujeres jóvenes.   

La Ciudad que   queremos desde  el enfoque de  género   

174

renumerado, a pesar de que 2/3 de  la riqueza es generada por las  mujeres.  Los flujos migratorios del campo a la  ciudad eran preferentemente  masculinos, con las políticas  neoliberales hay una clara tendencia  a los desplazamientos de mujeres.  Esta tendencia también se observó  en la migración transfronteriza hacia  los Estados Unidos.  La migración femenina tiene como  causas principales la carencia de  empleo, la reunificación familiar la  violencia proveniente del crimen  organizado y la violencia  intrafamiliar. El DF aparece como un  lugar expulsor de mujeres con  niveles de preparación medio y altos.  

 
La obesidad es la causa principal de  mortalidad cardio vascular en el  mundo está asociada a otras  patologías.  La creciente obesidad infantil es el  principal problema de salud pública  de la ciudad de México.  Los otros temas de Salud pública en  la ciudad de México tienen que ver  están vinculados a los temas de  VIH/SIDA y tuberculosis; las  infecciones gastrointestinales,  embarazos no deseados, el  crecimiento en la incidencia de  enfermedades crónico degenerativas  como la diabetes y la hipertensión.  Mención especial requiere el análisis  de los proyectos que impulsa el GDF,  en particular el que se inscribe en la  estrategia Zodes, de crear la Ciudad  Salud en la zona de hospitales,  ubicada en Tlalpan, que pretende dar  un impulso al esquema de medicina  privada, mas que fortalecer a las  instituciones de salud publica.   

 
Implementar políticas públicas  en las escuelas que tengan  como eje fundamental la  educación alimentaria y  psicológica, para promover en  el corto plazo la disminución  del 30 % de la masa corporal de  los infantes.  Desarrollar estrategias  preventivas para contener el  desarrollo de   Desarrollar una propuesta  alternativa al proyecto de  Ciudad Salud, con acento en el  fortalecimiento de la salud  pública y que evite presión  urbana sobre los habitantes de  ésa demarcación que serían  expulsados de ésa zona  habitacional. 

Ciudad   Saludable 

175

 
Con la consolidación del  Neoliberalismo se ha extendido en  todo el mundo la imposición de tipo  cultural como un factor de  legitimación.  La Cultura es un campo de lucha por  la construcción de identidades  locales.  En México hay una tendencia clara al  desmantelamiento de  infraestructura cultural, a través de  la privatización de los recintos que  estaban en manos del Estado.  Se viene adelgazado el aparato  estatal de cultura y aumentó la  participación de empresas privadas.  Para el neoliberalismo la cultura  también es una mercancía y es  evidente el apoyo a la producción,  difusión y consumo de los productos  culturales de las televisoras.  69% de la población no participa en  ninguna actividad colectiva vinculada  a la cultura.  70 % no suele escribir  47 % no ha asistido a ninguna  presentación musical.  Solo el 5 % de la población estudia  alguna disciplina cultural.  En contraste el 18 % dice que si  tuvieran tiempo estarían dispuestos  a participar en una actividad cultural  y el 97 % se enteraron de los videos  escándalos por la televisión.  La llamada “Alta cultura” parte de la  concepción elitista que imponen las  mismas empresas que imponen  gobiernos. Con ello se evita que  existan contenidos críticos y  alternativos con compromiso social.  En el DF hay una tendencia clara a  apoyar las políticas culturales de las  televisoras, mediante la ocupación  de los espacios públicos más  emblemáticos de la Ciudad y a través  del sistema de transporte colectivo 

 
La cultura y el arte son parte de  procesos sociales de liberación  de nuestro pueblo.  Romper con nuevos  paradigmas las políticas de  dominación cultural que  promueve el neoliberalismo.  Retomar el espacio público,  mediante una red de Murales  urbanos.  Realización de actividades  culturales en espacios públicos  para visibilizar problemáticas  sociales.  Incidir en los contenidos de la  infraestructura de audio y  video de los sistemas de  transporte colectivo.  Construir centros culturales y  creación de redes de  promoción cultural en cada  colonia, pueblo o barrio., en  razón de uno por colonia.  Estimular la creación de  cooperativas culturales de  artesanos y artistas.  Establecimiento de un  programa de acción  comunitaria en cada una de las  colonias del DF.  Implementación de talleres  gratuitos de sensibilización  cultural.  Reestructurar y replantear el  funcionamiento de las casas de  Cultura existente de la Ciudad.  Promover espacios de  participación para crear la  memoria histórica de cada  colonia para reforzar  identidades territoriales con su  población.  Promoción de la igualdad en la  producción de difusión y  consumo de contenidos de arte  y cultura. 

Política   Cultural 

176

que tiene infraestructura para  difundir imáge3nes.  Casa de cultura y centros culturales  insuficientes y en manos de caciques  locales con una pobre o nula oferta  cultural.  Las actividades culturales en el DF se  limitan a reproducir propuestas sin  contenidos, ni creatividad.  Insuficiencia de apoyos económicos  para estimular la creatividad de una  oferta cultural alternativa.  Ausencia de acciones para favorecer  la equidad en la producción cultural  de mujeres e indígenas.  Falta de políticas que estimule la  reapropiación social del espacio  público mediante muralismo urbano,  que es una tradición en nuestro país.  Existe una clara tendencia a la  privatización y mercantilización del  espacio público.  Ausencia de políticas de intercambio  cultural, sobre todo con países  latinoamericanos con quienes  tenemos mayor afinidad.   

Analizar el proyecto Zodes en  materia de cultura que  propone el GDF y proponer la  realización de un plebiscito  para someter a consideración  de la gente su implementación.  Proponer el acceso universal a  Internet en la Ciudad de  México para combatir el cerco  mediático.  La propuesta principal es  combatir la privatización del  espacio público y consolidar  desde la pe3rspectiva cultural  una lucha de resistencia contra  el neoliberalismo.  Fortalecer los derechos  culturales y la construcción de  identidades comunitarias.   

 
En los últimos 15 años de gobiernos  de izquierda existe una estabilidad  en el número de delitos reportados  ante las autoridades.  De  197 289 averiguaciones previas  que se reportaban en el gobierno de  Espinoza Villarreal, se pasó a 15,033  en el gobierno de Marcel Ebrard.  A pesa de la estabilidad en los  gobiernos perredistas, existen entre  éstos diferencias notables, pues en  el gobierno de AMLO y Encinas hay  una tendencia claramente menor en  la incidencia delictiva.  En los últimos 15 años los gobiernos  de la Ciudad de México se han  caracterizado por la insistencia en la  transformación de las leyes  vinculadas a la impartición y 

 
Revisar el marco jurídico  vigente para evitar la  criminalización de la pobreza.  Diseñar mecanismos de  rendición de cuentas para las  fuerzas policíacas.  Desarrollar políticas públicas de  reinserción de la población  cuando sales de los centros  penitenciarios.   

La seguridad  pública en la  Ciudad de México 

177

Desarrollo Urbano 

procuración de justicia.  Las reformas al sistema judicial‐peal  han resultado en el incremento  considerable de las conductas  punibles. En algunos casos las  reformas han sido para enfrentar la  violencia de género, pero por otro se  ha desarrollado a una tendencia a  criminalizar la pobreza.  En el ámbito administrativo la ley  más importante ha sido la Ley de  Cultura Cívica, formulada en medio  de la intervención del antiguo  Alcalde de Nueva York, Rudolph  Giuliani, que presiona a las  poblaciones que subsisten en el  espacio público, mediante la  “tolerancia cero”.  Hay 20,000 internos juzgados por el  delito de robo simple, de monto  menor a los mil pesos y hasta los 6  mil pesos, sin ningún agravante.  Predominan en las características  ocupacionales de dichos internos  quienes están fuera de los mercados  laborables.      Se conciben avances en materia del  derecho al hábitat, contenidos en el  Programa de los Derechos Humanos  del GDF y de la Carta por el Derecho  a la Ciudad.  Sigue sin reconocerse el derecho al  hábitat como aspecto fundamental  para reconocer los requerimientos  del desarrollo de los asentamientos  humanos, en relación con el  territorio.  El concepto de territorio población  orienta la caracterización de las  diversas zonas, respondiendo a sus  condiciones específicas de  espacialidad.  El territorio es el espacio de  articulación específica de relaciones,  condiciones y procesos de 

  El derecho al hábitat debe ser  la columna vertebral de la  concepción del desarrollo de  un pueblo. Pues es allí donde  se dan condiciones materiales  que posibilitan la realización  plena de casi todos los  derechos   Consolidar la planeación y la  participación social, no sólo  como requisito burocrático,  sino como elemento central de  la política pública de un  gobierno de izquierda.  Fortalecer el derecho al hábitat  mediante su indivisibilidad y su  interdependencia con otros  derechos  Elaborar iniciativas para la 

178

reproducción de grupos sociales en  un ámbito geográfico concreto.  Aunque se pueden reconocer  avances en el derecho del hábitat,  hoy se enfrentan problemas en  cuanto a la calidad de las condiciones  materiales, como el agua, la  electricidad, el drenaje, y el  transporte público.  La vialidad y el derecho a la  movilidad enfrentan problemas ante  el encarecimiento del transporte  público y el deterioro de la  infraestructura urbana.  El derecho a la educación, cultura,   salud, recreación, deporte y el abasto  tienen problemas de accesibilidad, la  suficiencia  y su calidad.   Existe fragmentación y segregación  ante la ausencia de planeación del  desarrollo integral.  Existe subutilización de la  infraestructura urbana, sobre todo  en el centro de la Ciudad, ante los  desplazamientos de la población  hacia las periferias.  Existe una fragmentación del uso del  espacio público, debido a su  deterioro, espacios ociosos  y  espacios subutilizados.  El derecho al trabajo requiere de  soportes materiales y hay una clara  tendencia a concentrar las fuentes  de trabajo y empleo en ciertas zonas  de la Ciudad. Esto provoca grandes  desplazamientos que deterioran las  condiciones de vida de la población  en varios sentidos.  Hay falta de estímulos para  mantener la actividad agrícola y  forestal de la Ciudad de México.  No hay políticas para redistribuir  territorialmente el empleo.  Los espacios administrativos para la  realización de trámites públicos o  privados tienen deficiencias de  accesibilidad.  La vivienda y el derecho a ésta hay 

reforma al marco jurídico y a  los programas de gobierno,  tendientes a transversalizar el  derecho al hábitat y sus  componentes.  Incorporar el derecho al hábitat  como eje fundamental en la  política pública de la Ciudad de  México.  Utilizar la infraestructura  informática y la investigación  científica para elaborar  diagnósticos, prospección y la  definición de políticas públicas.  Frenar el crecimiento de  asentamientos humanos  periféricos, mejorando las  opciones para habitar zonas  con soportes materiales y de  infraestructura suficientes.  Desarrollar la actividad  económica a nivel de  Delegación, barrio y pueblo  para democratizar la economía  y hacer valer los derechos  económicos, a través de  empresas sociales y de  economía solidaria.  Evitar y/o reducir los  desplazamientos de la  población a través de la  relocalización de las fuentes de  trabajo.  Regenerar el espacio público y  promover la apropiación social  del mismo, a través de las  asambleas ciudadanas que  establece la Ley de  Participación Ciudadanas del  DF.  Promover un “Pacto” con los  pueblos originarios para  desarrollar su inclusión  efectiva.  Modificar la estructura  administrativa del Gobierno  Central y de los Gobiernos  Delegacionales. 

179

Suelo y Vivienda 

un estancamiento después de las  políticas que se desarrollaron del  2000 al 2006.  Sigue existiendo un déficit en cuanto  a la seguridad jurídica de la vivienda  y la tenencia de la tierra.  En el derecho al hábitat también se  requiere involucrar los aspectos  relacionados al ambiente y a los  recursos naturales. En cuanto a la  calidad del aire hay avances  sustanciales, lo cual se prueba con la  disminución clara de contingencias  ambientales.      Crecimiento desordenado de la  Ciudad de México  Fenómeno de migración de campo a  la Ciudad.  Aglomeración financiera, humana  industrial y de servicios en tan solo el  0.37 % del territorio nacional.  De los años 50‐60´s  se desarrolló la  industrialización de la ciudad, lo que  provocó la migración del campo a la  Ciudad.  En los años 70 y 80´s  Metropolización de la Ciudad,  poblamiento masivo de la periferia e  inicio del despoblamiento progresiva  en las áreas centrales.  Fortalecimiento del movimiento  urbano popular.  De los años 80's a 2000. Poblamiento  de la megalópolis. Sismo de 1985 y  crisis de vivienda. Creación de la  CUD. Se gana el primer gobierno  democrático en 1997.  2000 al 2013  Inició del despoblamiento del DF y  expulsión de la población hacia polos  inmobiliarios privados  Bando 2 de AMLO para fortalecer el  desarrollo inmobiliario en el centro  de la ciudad.  Desarticulación de los movimientos  urbanos y su tendencia a 

Desarrollar un programa de  educación para promover entre  los servidores la concepción del  derecho al hábitat.   

 
Asegurar el derecho a la  vivienda. 

180

El transporte  público   y la movilidad en  la   Ciudad de México 

corromperse en proyectos privados,  más que de tipo social.  Carta por el Derecho a la Ciudad.  Promulgación del Programa de  derechos Humanos.  Regreso a las prácticas clientelares y  corporativas, ahora promovidas por  gobierno de izquierda.  El DF cuenta con 2 215 451 viviendas;  53.6% son departamentos.   El 97% de las viviendas tiene servicio  de agua, el 93.2% conexión al  drenaje y el 98.6 % energía eléctrica.  Los pueblos indígenas del DF tienen  rezago en el acceso a una vivienda y  nivel bajo de servicios.  Hasta el 2010 se consideraba un  déficit de 460, 146 acciones de  vivienda. La especulación financiera  hace inaccesible para amplios  sectores de la población el acceso a  la vivienda. El bando 2 agudizó ésta  tendencia.  Inseguridad jurídica y desalojos  forzados.  El crecimiento de la cartera vencida  del infonavit.      El distrito Federal tiene 9 millones de  habitantes. La presión demográfica y  el encarecimiento del suelo han  provocado una expansión de la  población hacia las delegaciones del  poniente, oriente y sur, pero más  hacia los municipios del estado de  México.  En la Ciudad de México se realizan 11  millones de desplazamientos al día y  si consideramos a la zona  metropolitana, los viajes aumentan a  22 millones.  De 22 millones de traslados el 33 %  se realiza entre 6 y9 de la mañana.   Según el poder del consumidos, el  metro es utilizado por el 36.41%, el  microbús 26.52%, combi el 11.67% y  el metrobús 7.82 %. 

  Fortalecer la concepción de 
que la movilidad es un derecho  y por lo tanto no puede ser  considerado como mercancía.  Éste derecho fue reconocido  como tal por el GDF en la firma  de La Carta Por el Derecho a la  Ciudad. Las políticas públicas  deben orientarse bajo éste  principio rector. 

181

Transporte Público 

A esto habría que agregar la el  incremento del parque vehicular  privado que llega a 4.4 millones, con  proyección de 125 mil unidades mas  por año. Éste tipo de transporte solo  moviliza al 16 % de pasajeros.      El gobierno tiene una incapacidad  manifiesta para evaluar, capacitar y  certificar a los operadores del  transporte público.  No existe corresponsabilidad para  mejorar la calidad de la movilidad en  la Ciudad de México.  No existe identidad gremial entre los  operadores del transporte público.  Las políticas públicas de movilidad se  han reducido en cuanto al modo de  transportarse, dejando de lado una  agenda más amplia.  Existe una disputa en cuanto al  futuro del transporte público.  En la actualidad se presenta una  sobreoferta de servicios en materia  de transporte.  Se están disminuyendo los subsidios  al transporte público, ampliando la  brecha de pobreza y marginación por  falta de recursos para transportarse  dentro de la Ciudad.  El transporte público se desarrolla en  condiciones de vialidad precarias,  centralidad de las vialidades y la  insuficiente capacitación de los  operadores.   

  Generar esquemas  participativos para la  generación de políticas públicas  con mecanismos participativos  de parte de los operadores y de  la población en general.  Promover la equidad  de  género para la operación del  transporte público.  Profesionalizar a los  trabajadores del  volante.  Desarrollar acciones tendientes  a abatir el consumo de alcohol  y drogas entre los operadores  del transporte público.  La movilidad debe consagrase  como un derecho.  Promover la participación de la  academia en el diseño,  aplicación y evaluación de las  políticas de movilidad.  Promover la intermodalidad y  renovar constantemente las  unidad es de transporte.  Legislar sobre la Ley de  Movilidad del DF.  La movilidad debe resaltar la  accesibilidad.  Dar a conocer la información  restringida del GDF para contar  con elementos que desarrolen  una cultura de la movilidad.  Proponer la bicicleta como un  opción de movilidad y  fortalecer políticas públicas que  alienten su uso.  La redensificación poblacional  es fundamental  para mejorar  la movilidad.   

182

 
La población está marginada de las  decisiones de gobierno que le  competen directamente.  La ley de Participación del DF es,  hasta ahora, un buen instrumento  que propone un esquema de  organización comunitaria soberana.  La política se desarrolla sobre la  ausencia de principios éticos.  

 
Promover una cultura política  de nuevo tipo, basada en  valores y principios.  Desarrollo y consolidación de  Comités de Base.  Construir un frente social  amplio en el DF para elaborar  un programa mínimo unitario  para incidir en las luchas  sociales y promover la  participación electoral en las  coyunturas.  Promover las figuras de  Participación Ciudadana  previstas en la Ley respectiva:  Plebiscito, Referéndum,  Iniciativa Popular y Consulta  Ciudadana.  Promover la realización de  Asambleas Ciudadanas como  espacio máximo de decisión, tal  y como está prevista en la Ley.  Promover la creación de las  Comisiones de Apoyo  Comunitario, definidas en las  Asambleas, a través d e  prácticas autogestivas que  suplanten los mecanismos de  control clientelar que propician  las prácticas de gestores  políticos.  Socializar el tema de la  democracia directa entre las  instancias de MORENA.  Que los Comités de Base  promuevan la realización de  Asambleas y la creación de las  comisiones de Apoyo  Comunitario.   

MORENA y la   democracia  directa 

 

 
Promover dentro de MORENA  se pretende indicar qué es un  contralor ciudadano y cuáles  son las funciones que  desempeña.  Los contralores ciudadanos son 

Contraloría  Ciudadana 

Desde el gobierno de AMLO, se  instituyó la figura de la contraloría  social, para verificar la correcta  aplicación del gasto público.  La Ley de Participación Ciudadana 

183

contiene este mecanismo y le da  sustento.  Deterioro de la calidad en la  Educación Pública.  Escuelas insalubres y de alto riesgo.  Desaparición del concepto de  gratuidad en el ámbito escolar.  Violencia dentro y alrededor de los  planteles. 

personas con inobjetable  honestidad, que de manera  honorífica combaten la  corrupción y promocionan la  democracia, la transparencia y  la rendición de cuentas.  Las funciones que deben  desempeñar son la verificación  del gasto público; evaluar el  desempeño de los funcionarios   y otros actores que participen  directa o indirectamente en la  administración pública;   promoviendo acciones para  impulsar la participación  ciudadana las autoridades que  realicen actos de corrupción,  rendir cuentas de sus acciones  y transparentar su  experiencia.  Mejorar la educación pública, a  través de la red de contralorías  ciudadanas.   

Por una cultura   de la gratuidad en   la Ciudad de  México 

  En la Ciudad de México se  desarrollan políticas económicas que  conciben a la Ciudad como una  gestora de capitales transnacionales,  bajo el predominio de visiones  neoliberales.  LA gestión de capitales genera una  cierta derrama económica, que será  el beneficio que se dejará en la  Ciudad.  Se circunscribe la vocación  económica de la Ciudad a una  de  generadora  de servicios.  Se concentran los polos de desarrollo  económico en ciertas zonas de la  Ciudad.  Se busca seguir teniendo mano de  obra barata.  Las colonias carecen de vocación  económica y tienden a convertirse en  zonas dormitorio.  El neoliberalismo exige ciudades con  condiciones mínimas de 

 
Construcción de movimientos  sociales de base territorial en  las colonias.  Generar condiciones para  acciones nanoscópicas desde el  territorio con tintes  emancipatorias, con una idea  de acumulación de fuerzas.  Concebir la participación de  izquierda no solo a través de  manifestaciones, sino también  mediante la emancipación que  genera la organización popular  desde el territorio.  Construir mecanismos  autogestivos.  Promover la cultura de la  Gratuidad, como política  económica que se confronta  claramente al neoliberalismo.  Construir autonomías  territoriales sobre la base de la 

184

gobernabilidad, por lo que se tiende  a fortalecer las políticas de tipo  represivo.  Se provoca especulación financiera  sobre el uso del suelo para la  vivienda  y se expulsa a la población  de bajos recursos fuera, incluso, de la  Ciudad.  En la Ciudad, la población ve  debilitados sus derechos  económicos.   

economía solidaria.  Consolidación de los Derechos  Económicos.   

 
En los últimos años se han venido  desarrollando medios alternativos de  comunicación, como emisores de  información independientes.  El 25.9 % de los hogares tienen  acceso a Internet.  $0% de los mexicanos declara ser  usuaria de Internet.  El 76% de los cibernautas es menor  de 35 años.  Los dos usos mas frecuentes de  Internet son la búsqueda de  información y la comunicación con  los mismos porcentajes.  La  cobertura de Internet en México  por debajo de la de Brasil, Argentina,  Costa Rica, Uruguay y Chile.  El otro fenómeno ligado al uso del  Internet son las redes sociales, como  el Faceboock y el Twitter. Con gran  influencia entre los jóvenes.  Grandes movimientos sociales han  surgido de la penetración que tienen  las redes sociales.  La izquierda se ha venido apropiando  de la comunicación alternativa.   

 
Sustituir la liberta de  expresión (básicamente de los  medios privados) por el  derecho a la comunicación.  Legislar a favor del derecho a la  comunicación.  Promover  el uso masivo de  Internet.  Internet para todos.  Promover la dotación de  computadoras en cada hogar.   

Medios  alternativos y   una ciudad de  Derechos 

     

185

CARTA DE LA CIUDAD DE MÉXICO  POR EL DERECHO A LA CIUDAD 
 
   

dos 

PREÁMBULO   
      El  alto  potencial  de  desarrollo  humano  que  caracteriza  la  vida  en  las  ciudades  en  tanto  espacios  de  encuentro,  intercambio  y  complementación,  de  enorme  diversidad  económica,  ambiental  y  política,  de  concentración  importante  de  las  actividades  de  producción,  servicio,  distribución  y  formación  se  ve  hoy  enfrentado  a  múltiples  y  complejos  procesos  que  plantean grandes desafíos y problemas a  la convivencia social.      Las  ciudades  están  lejos  de  ofrecer  condiciones  y  oportunidades  equitativas  a sus habitantes. La población urbana, en  su  mayoría,  está  privada  o  limitada  –en  virtud  de  sus  características  económicas,  sociales,  culturales,  étnicas,  de  género  y  edad‐  para  satisfacer  sus  más  elementales necesidades y derechos.       Ante  estos  desafíos,  un  conjunto  de  redes  internacionales,  organizaciones  sociales  y  no  gubernamentales,  gremiales  y  académicas  han  estado  debatiendo  y  promoviendo  a  nivel  mundial  el  reconocimiento  y  adopción  del  Derecho  a  la  Ciudad  como  un  nuevo  derecho humano colectivo.   

Asimismo,  han  discutido  y  asumido  el  desafío  de  construir  un  modelo  sustentable  de  sociedad  y  vida  urbana  basado  en  los  principios  de  solidaridad,  libertad,  equidad,  dignidad  y  justicia  social  y  fundamentado  en  el  respeto  a  las  diferentes  culturas  urbanas  y  el  equilibrio entre lo urbano y lo rural.       En forma paralela a estas iniciativas de la  sociedad civil, algunos gobiernos, tanto a  nivel  regional  como  nacional  y  local,  han  estado  generando  instrumentos  jurídicos  que  buscan  normar  los  derechos  humanos  en  el  contexto  urbano.  Destacan,  entre  los  más  avanzados  a  nivel  internacional,  la  Carta  Europea  de  Salvaguarda  de  los  Derechos  Humanos  en  la  Ciudad  (2000),  firmada  hasta  ahora  por  más  de  400  ciudades;  el  Estatuto  de  la  Ciudad  de  Brasil  (2001)  y,  a  escala  local,  la  Carta  de  Derechos  y  Responsabilidades de Montreal (2006).       En  la  Ciudad  de  México,  organizaciones  sociales  vinculadas  al  movimiento  urbano  popular,  organizaciones  civiles  que  trabajan  en  el  campo  de  los  derechos  humanos  y  el  hábitat,  la  Comisión  de  Derechos  Humanos  del 

186

Distrito Federal y el Gobierno del Distrito  Federal  han  estado  al  tanto  de  estos  procesos  y  conjuntaron  esfuerzos  para  promover  la  formulación  y  suscripción  de la Carta de la Ciudad de México por el  Derecho a la Ciudad.      Esta  Carta  se  orienta  a  enfrentar  las  causas  y  manifestaciones  de  la  exclusión:  económicas,  sociales,  territoriales,  culturales,  políticas  y  psicológicas.  Se  plantea  como  respuesta  social,  contrapunto  a  la  ciudad‐mercancía  y  como expresión del interés colectivo.      Se  trata  de  un  abordaje  complejo  que  exige  articular  los  derechos  humanos  en  su  concepción  integral  (derechos  civiles,  políticos,  económicos,  sociales,  culturales  y  ambientales)  con  la  democracia  en  sus  diversas  dimensiones  (representativa,  distributiva  y  participativa).  La  construcción  de  la  democracia,  en  su  sentido  más  profundo,  pasa  por  la  superación  de  la  pobreza,  la  desigualdad,  la  exclusión  y  la  injusticia,  ya  que  no  hay  ciudad  ni  democracia  sin  ciudadanos,  ni  ciudadanos  sin  el  pleno  ejercicio  de  sus  derechos, individuales y colectivos.       La  formulación  de  esta  Carta  persigue  los siguientes objetivos:      Contribuir  a  la  construcción  de  una  ciudad  incluyente,  habitable,  justa,  democrática,  sustentable  y  disfrutable.     Contribuir  a  impulsar  procesos  de  organización  social,  fortalecimiento  del  tejido  social  y  construcción  de  ciudadanía activa y responsable.  

Contribuir  a  la  construcción  de  una  economía  urbana  equitativa,  incluyente  y  solidaria  que  garantice  la  inserción  productiva  y  el  fortalecimiento  económico de los sectores populares.    El  Derecho  a  la  Ciudad,  de  acuerdo  con  estos  objetivos,  puede  coadyuvar  al  fortalecimiento  social,  económico,  democrático  y  político  de  la  población,  así  como  al  ordenamiento  y  manejo  territorial sustentables.       Implica  también  la  construcción  de  un  equilibrio  dinámico  y  crítico  entre  la  sociedad  civil  organizada  y  las  instituciones  del  Estado,  mediante  el  fortalecimiento  de  las  capacidades  organizativas,  productivas  y  de  gestión  de  las  organizaciones  sociales  y  civiles,  y  la  apertura  democrática  de  espacios  de  concertación,  planeación,  control  y  acción  que  promuevan  y  apoyen  su  participación  corresponsable  al  más  alto  nivel posible.       La  Ciudad  de  México  es  un  espacio  de  gran  riqueza  y  diversidad  económica,  ambiental,  política  y  social  en  el  que,  desde  la  instauración  de  los  gobiernos  democráticos  en  1997,  se  constata  un  proceso  de  mitigación  de  los  niveles  de  pobreza  y  exclusión,  y  se  contribuye  a  fortalecer  la  toma  de  conciencia  sobre  la  importancia del ambiente para garantizar  su sostenibilidad a largo plazo.        Con el paso al nuevo milenio, las políticas  públicas  en  la  Ciudad  de  México  retoman  explícitamente  los  aportes  ciudadanos  y  de  luchas  sociales,  a  los  que  se  debe  en  gran  medida  el  fortalecimiento  de  los 

187

procesos  de  participación  y  el  propio  gobierno  democrático.  Logros  todos  que  hoy  encauzan  el  rumbo  que  habrá  de  seguir la ciudad en el futuro.    
 

En  la  actualidad,  la  Ciudad  de  México  es  un  espacio  fértil  donde  movimientos  populares,  organizaciones  civiles,  instituciones  académicas,  asociaciones  profesionales,  foros  y  redes  nacionales  e  internacionales  de  la  sociedad  civil  presentan  y  desarrollan  sus  iniciativas  para la construcción de una ciudad justa,  democrática,  humana  y  sustentable.    Con  la  intención  de  responder  a  las  necesidades de las personas que habitan  y transitan en el Distrito Federal, la Carta  de  la  Ciudad  de  México  por  el  Derecho  a  la  Ciudad  representa  un  instrumento  dirigido  a  fortalecer  las  reivindicaciones  y luchas sociales. Aspira a constituirse en  una  iniciativa  capaz  de  articular  los  esfuerzos de todos los actores –públicos,  sociales  y  privados–  interesados  en  otorgar  vigencia  y  efectividad  a  este  nuevo derecho humano.    
 

La  Carta  por  el  Derecho  a  la  Ciudad  concibe  este  derecho  en  un  sentido  amplio:  no  se  limita  a  reivindicar  los  derechos  humanos  en  un  territorio  sino  que implica obligaciones de la autoridad  y  responsabilidades  de  la  población  en  la  gestión,  producción  y  desarrollo  de  la  ciudad.       Reconoce  y  promueve  el  derecho  de  todas las personas y organizaciones de la  sociedad  civil  a  participar  activamente  y  al  más  alto  nivel  posible  en  la  determinación  de  las  políticas  públicas,  con  el  fin  de  hacer  efectivas  las 

obligaciones  de  los  tres  órganos  locales  de  gobierno  de  respetar,  proteger  y  garantizar  todos  los  derechos  humanos  hoy  reconocidos,  y  los  derechos  emergentes  que  por el  desarrollo  mismo  de la vida, en el ámbito de la ciudad y su  entorno,  sea  indispensable  promover,  reconocer y regular a futuro.      Los  derechos  humanos  son  inherentes  a  la  naturaleza  humana;  sin  su  disfrute  no  es  posible  vivir  con  la  dignidad  que  corresponde  a  toda  persona  y  comunidad  por  igual,  por  lo  que  son  fundamentales  y  necesarios  para  asegurar  la  existencia  individual  y  el  bienestar colectivo.      Los  derechos  humanos,  en  razón  de  su  universalidad,  corresponden  a  todas  las  personas,  característica  que  comparte  el  Derecho a  la  Ciudad.  En  consecuencia, la  presente  Carta  está  dirigida  a  hacer  posible  que  la  Ciudad  sea  de  todas  las  personas  que  la  habitan  e  incluso  reconoce  derechos  exigibles  por  quienes  la  transitan  o  visitan,  sea  por  razones  recreativas,  familiares  o  de  trabajo.  Para  lograrlo,  la  Carta  prioriza  las  acciones  y  compromisos  orientados  a  superar  las  situaciones  de  marginalidad,  exclusión  y  discriminación  que  impiden  concretar  esos propósitos.       En  tanto  construcción  de  la  comunidad  culturalmente  diversa  que  la  produce  y  la  vive  por  ser  un  espacio  que  pertenece  a  todos  sus  habitantes,  la  ciudad  es  reconocida  en  la  Carta  como  derecho  humano  colectivo,  a  diferencia  de  instrumentos  vigentes  en  otras  ciudades 

188

que  se  limitan  a  promover  el  ejercicio  y  satisfacción  individualizada  de  los  derechos humanos.       Al hacerlo se tomó en cuenta la evolución  reciente  hacia  el  reconocimiento  de  los  derechos  humanos  colectivos  y  difusos  (que  pertenecen  a  un  grupo  indeterminado  de  personas),  como  los  que  se  asignan  a  los  pueblos  indígenas,  en  donde  la  igualdad  del  derecho  de  las  colectividades  resulta  necesaria  para  el  ejercicio  de  las  libertades  y  derechos  individuales. De ahí surge la visión que se  plantea  en  la  presente  Carta,  al  concebir  a  la  ciudad  como  un  sistema  complejo  y  al  Derecho  a  la  Ciudad  como  un  derecho  de  carácter  colectivo.  También  a  la  necesidad  de  superar  la  visión  y  la  atención  sectorial  y  desarticulada  de  los  problemas  en  la  ciudad,  para  enfrentar  situaciones  que  afectan  por  igual  a  todos  sus  habitantes  y  visitantes,  como  la  contaminación,  el  deterioro  ambiental,  la  violencia,  el  tránsito  vehicular  y  la  segregación urbana.       Éste  es  el  sentido  de  los  fundamentos  estratégicos  que  ordenan  en  la  Carta  las  aspiraciones  de  quienes  viven  la  Ciudad  de  México:  la  función  social  de  la  ciudad  y  de  la  propiedad,  la  gestión  participativa  y  la  producción  democrática  de  la  ciudad,  el  manejo  sustentable  y  responsable  de  sus  bienes  y  el  disfrute  mismo  de  la  ciudad,  ninguno  de  ellos  limitado  a  un  solo  sector, disciplina o especialidad.      Dentro de esta perspectiva, el Derecho a  la  Ciudad  no  persigue  solamente  la 

construcción  de  condiciones  para  que  todos, mujeres y hombres, accedan a los  bienes,  servicios  y  oportunidades  existentes  en  la  ciudad,  sin  discriminación,  exclusión  o  segregación  alguna,  sino  que  también  perfila  la  ciudad  que  deseamos  y  queremos  construir  para  las  futuras  generaciones.  Así,  la  Carta  recoge  las  aspiraciones  de  quienes  la  piensan  y  de  quienes  cotidianamente  luchan  por  mejorarla  y  transformarla  y  se  constituye,  en  consecuencia, en guía para la acción.      La  elaboración  de  la  Carta  por  el  Derecho  a  la  Ciudad  fue  un  proceso  nutrido  por  las  pro‐  puestas  e  iniciativas  de  diversos  actores  que  influyen  en  el  rumbo  de  la  Ciudad  de  México.  Su  desarrollo  e  inmediata  implementación  colocan  a  los  habitantes  del  Distrito  Federal  a  la  vanguardia  en  la  promoción  de los derechos humanos existentes y en  el  reconocimiento  de  nuevos  derechos  emergentes,  con  la  participación  articulada  de  la  sociedad  civil  organizada,  organismos  autónomos  e  instancias gubernamentales.      La  Carta  de  la  Ciudad  de  México  por  el  Derecho  a  la  Ciudad  pretende  poner  énfasis en las aspiraciones y necesidades  ciudadanas ante un mundo en constante  cambio  y  movimiento;  y  establece  los  compromisos  de  los  diversos  actores  para  atenderlas.  Para  ser  respetada,  la  Carta  se  fundamenta  en  la  viabilidad  de  sus  propuestas  y  el  consenso  y  exigibilidad  que  se  va  construyendo  en  torno a las mismas. 

189

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE MORENA       
No hay nada más noble y más bello que preocuparse por las y los demás y hacer algo por  ellos, por mínimo que sea. La felicidad también se puede hallar cuando se actúa en  beneficio de otros: vecinas y vecinos, compañeras y compañeros de estudio o de trabajo,  cuando se hace algo por la colonia, la colectividad, el pueblo o el país. Estos actos nos  reivindican como género humano, forman comunidad, construyen ciudadanía y hacen  de este mundo un lugar un poco mejor.    ***    En  el  México  actual,  la  vida  política  e  está  destruida;  hay  millones  de jóvenes  institucional  está  marcada  por la  sin  oportunidades  de  estudio  o  de  corrupción,  la  simulación  y  el  trabajo;  el  campo  se encuentra  autoritarismo.  A  pesar  de  ello, millones  abandonado y miles de migrantes cruzan  de  mexicanas  y  mexicanos  trabajan  a  la  frontera norte  cada  día,  a  pesar  de  los  diario  honesta  y arduamente,  practican  riesgos y la persecución.   la  solidaridad  y  se  organizan  para    acabar con este régimen caduco.  Este  régimen  de  opresión,  corrupción  y    privilegios  es  un  verdadero Estado  Con  esas  premisas,  nació  en  2010  el  mafioso  construido  por  la  minoría  que  Movimiento  Regeneración Nacional  (MORENA),  concentra  el  poder económico  y  político  que  busca  la  transformación  en  México.  Ese  grupo  dispone  del  democrática  del país.  Un  cambio  en  lo  presupuesto público  y  de  las  político,  económico,  social  y  cultural.  instituciones  y  utiliza  la  televisión  y  los  medios  de comunicación  como  su  Esto  se logrará  imprimiendo  principios  principal  herramienta  de  control  éticos  a  nuestro  Movimiento  y manipulación de los ciudadanos.  y defendiendo  los  derechos  humanos,  la    libertad, la justicia y la dignidad de todas  Movimiento  Regeneración  Nacional  y todos.   surgió  con  el  propósito  de acabar  con    este  sistema  de  oprobio,  con  la  El  modelo  neoliberal  impuesto  en  los  convicción  de  que  sólo el  pueblo  puede  últimos  30  años,  sólo  ha beneficiado  a  una  minoría  a  costa  de  la  pobreza  de  la  salvar  al  pueblo  y  que  sólo  el  pueblo  mayoría  de las  y  los  mexicanos.  La  organizado puede  salvar  a  la  nación.  economía  está  en  manos  de  Esto  sólo  será  posible  con  la  los monopolios;  la  planta  productiva  participación política  decidida  de  las  y 

tres 

los  ciudadanos,  dotándola  de  una  ética democrática  y  la  vocación  de  servicio  al  prójimo,  demostrando  así que  hay más alegría en dar que en recibir.     Quienes  somos  miembros  de  MORENA  regiremos  nuestra  conducta personal  y  colectiva  bajo  los  siguientes  principios  éticos y valores humanos defendidos por  nuestra organización:     1.  El  cambio  verdadero  del  país  comienza  por  cambiar  la  forma tradicional  de  intervenir  en  los  asuntos  públicos.  La  política  no  es asunto  sólo  de  los  políticos.  El  Movimiento  concibe  la  política  como una  vocación  de  servicio,  como  un  trabajo en favor de la colectividad, como  una  forma  de  servir  a  México.  Es  una responsabilidad  y  un  compromiso  con  las  aspiraciones democráticas  y  las  causas  del  pueblo  mexicano.  Buscamos recuperar  la  política,  hoy  envilecida,  como  un  instrumento  de transformación  nuestro,  participando  en los asuntos públicos.    2.  El  cambio  que  plantea  MORENA  es  pacífico  y  democrático. Busca  la  transformación  por  la  vía  electoral  y  social,  lo  que  supone respetar  la  libertad  de  elección,  de  expresión,  asociación  y manifestación de las y los mexicanos; y  un  elemento  determinante, la  participación  democrática  del  propio  pueblo  en  los  asuntos públicos.  No  nos  mueve  el  odio,  sino  el  amor  al  prójimo  y  a la patria.    

Los  cambios  que  planteamos  los  realizamos  y  realizaremos observando  la  Constitución y las leyes.     3.  En  MORENA  no  hay  pensamiento  único  sino  principios democráticos  en  torno  a  un  objetivo  común.  Aspiramos  y trabajamos  para  que  México  se  consolide  como  una  nación  diversa y  pluricultural,  fundada  en  la  libertad  de  creencias  y  de  cultos;  en  la equidad  de  oportunidades  para  todas  y  todos  los  mexicanos, reduciendo  las  desigualdades  entre  quienes  más  tienen  y  quienes menos  poseen;  y  para  acabar  con  toda  forma  de  explotación  y  de opresión.  Nuestras  actividades  se  conducen  por  medios  pacíficos  y  por  la  vía democrática.    Promoveremos  una  auténtica  democracia  participativa  con  figuras como  la  consulta  ciudadana,  la  iniciativa  popular,  el  referéndum,  el plebiscito y la revocación de mandato.  Sólo  la  organización  de  las  y los  ciudadanos  puede  construir  una  sociedad  democrática, determinar  lo  público  y  hacer  contrapeso  a  los  abusos  del poder.    4.  Como  miembros  de  MORENA  nos  inspiramos  en  la  historia  de lucha  del  pueblo  mexicano.  Son  tres  las  principales transformaciones  que  han  existido  en  nuestro  país:  la Independencia,  la  Reforma  y  la  Revolución.  MORENA  propone impulsar  la  cuarta  transformación  social  en  la  historia de México.  

191

5.  MORENA  es  un  espacio  abierto,  plural  e  incluyente,  en  el  que participamos  personas  de  todas  las  clases  sociales  y  de  diversas corrientes  de  pensamiento,  religiones  y  culturas.  Mujeres  y  hombres pertenecientes  al  grupo  empresarial,  obrero,  productivo,  estudiantil, magisterial,  campesino,  indígena,  entre  otros;  cada  uno  con  la convicción  de  que  sólo  la  unidad  de  todas y todos los mexicanos hará posible  la  transformación  del  país.  Sabemos  que  para sacar adelante a México se necesita  a  todos  los  sectores  de  la  economía: el  público,  el  social  y  el  privado.  No  estamos  en  contra  de  las  y  los empresarios,  sino  de  la  riqueza  mal  habida,  de  la  corrupción,  de  los monopolios  y  de  la  explotación  inhumana.     Siendo  un  Movimiento  democrático,  en  MORENA  se  promueve  el debate  abierto  y  el  respeto  entre  diferentes.  En  nuestras  relaciones internas  nos  comportaremos  con  respeto  y  fraternidad,  con  la alegría  por  el  esfuerzo  compartido  en  favor  del  bienestar  colectivo  y con  la  certeza  de  que  la  unidad  de  los  diferentes  lo  hace  posible.     Quienes  integramos  el  Movimiento  tenemos  derecho  a  ejercer  a plenitud  nuestra  libertad  y  el  derecho  a  disentir,  procurando expresarnos  en  público  con  respeto  hacia  los  demás.  Podemos tener  diferencias,  pero  nos  une  el  objetivo  superior  de  transformar  a México  como  una nación democrática, justa y libre.  

6.  Nuestro  Movimiento  reconoce  su  esencia  en  la  pluralidad; MORENA  es  respetuoso  de  la  diversidad  cultural,  religiosa,  política, étnica  y  sexual. Nuestra  acción  individual  y  colectiva  está  sustentada  en  principios de  honestidad,  patriotismo  y  reconocimientos  de  las  diferencias  para  forjar  una  nueva  forma  del  quehacer  público, alejada de los  vicios  y  la  corrupción  de  las  prácticas  políticas  del  actual  sistema político,  cultural y económico.     Como  integrantes  del  Movimiento  tendremos  presente  en    Nuestro  quehacer  cotidiano  que  portamos  una  nueva  forma  de  actuar, basada  en  valores  democráticos  y  humanistas  y  no  en  la  búsqueda de  la  satisfacción  de  intereses  egoístas,  de  facción  o  de  grupo.     7.  Las  y  los  miembros  del  Movimiento  nos  nutrimos  de  las  luchas  y movimientos sociales de México; de las  causas en torno a las cuales se organizan  los  ciudadanos  y  promueven  sus  derechos para ejercerlos.     Es  un  compromiso  ético  que  quienes  integramos  MORENA conozcamos  nuestros  propios  derechos  y  mejoremos  nuestra formación  cultural.  Los  debates  públicos  sirven  de  instrumento  para el  aprendizaje  colectivo  sobre  los  problemas  del  país  y  las  posibles alternativas.  La  batalla  de  las  ideas  y  la  discusión  abierta  y  plural son  herramientas  que  ayudan  a  crear 

192

conciencia  ciudadana  y  a construir  entre  todas y todos el país que queremos.     Asimismo,  consideramos  indispensable  la  formación  de  las  y  los jóvenes  como  dirigentes  sociales  y  políticos  en  todas  las  regiones, para llevar  a  cabo  tareas de  transformación del país.    De  manera  activa  hay  que  contrarrestar  toda  la  propaganda manipuladora  y  luchar  por  hacer  valer  el  derecho  a  la  información veraz.  Es  ideal  que  cada  mujer  y  cada  hombre  de  MORENA,  se convierta  en  un  medio  de  comunicación  para  informar  al  pueblo  y lograr  la  participación  de  los  ciudadanos.  En  esta  tarea  es fundamental  la  democratización  de  los  medios  de  comunicación  y  el despliegue  de  medios  propios.  En  MORENA  promoveremos  la participación  política  en  igualdad  de  oportunidades  entre  mujeres  y hombres.     8.  MORENA  forma  parte  de  las  luchas  del  pueblo  de  México,  en defensa  de  la  soberanía,  el  patrimonio  colectivo,  la  dignidad,  la justicia,  la  democracia  y  el  bienestar  del  pueblo.  Luchamos  por nuestra  independencia  y  defendemos  la  soberanía  nacional.  Nos comprometemos a no aceptar pacto  que  nos  subordine  a organizaciones  internacionales  o  gobiernos  extranjeros.  Tampoco aceptamos  acuerdo  alguno  que  nos  haga  depender  de  entidades  o partidos  extranjeros  y  rechazaremos  cualquier  apoyo  económico, político  o 

propagandístico  proveniente  de  extranjeros  o  de  ministros de  culto  de  cualquier  religión,  de  asociaciones,  de  iglesias  y  de personas  que,  de  acuerdo  a  la  ley  electoral,  no  puedan  ni  deban financiar a los partidos políticos.     Somos  solidarios  con  las  luchas  del  pueblo  mexicano,  en  particular, en  contra  de  la  exclusión,  explotación  y  humillación,  como  en  los casos  de  personas  migrantes,  discriminadas,  indígenas  y  víctimas de  la  violencia  y  de  la injusticia.     Rechazamos  cualquier  forma  de  opresión:  el  hambre,  la  pobreza,  la desigualdad,  la  exclusión  social  y  la  explotación.  Nos  oponemos  a las  violaciones  a  los  derechos  humanos  y  a  la  corrupción gubernamental.  Luchamos  contra  la  violencia  hacia  las  mujeres  y contra  cualquier  forma  de  discriminación  por  razón  de  sexo,  raza, origen  étnico,  religión,  condición  social, económica, política o cultural.     Estamos  contra  toda  forma  de  y  imposición  y  autoritarismo  cualquier acto  que  pretenda  usurpar  la  libre voluntad del pueblo de México.     9.  En  MORENA  trabajamos  para  generar  una  nueva  cultura, proteger  la  naturaleza  y  preservar  aguas  y  bosques,  junto  con  todas las  culturas  y  formas  de  vida  que  han  hecho  posible  que  México  sea un  país  con  una  gran  diversidad.  Nos  organizamos  para  defender  el territorio  y  lograr  la  soberanía  alimentaria; 

193

asimismo  para  proteger  el patrimonio  histórico y cultural.     10.  MORENA  valora  el  conocimiento  y  el  aprendizaje  de  las experiencias,  tradiciones  científicas  y  culturales  propias  y  de  otros pueblos,  particularmente  los  de  América  Latina  y  el  Caribe.  Nuestro Movimiento  está  comprometido  con  la  creación  y  las  libertades,  con la  educación  de  calidad  en libertad y para la libertad.     El  arte  y  la  cultura  son  territorios  privilegiados  para  renovar  las esperanzas  en  un  futuro  mejor,  más        

humano  y  más  igualitario.  En  el plano  internacional,  nos  regimos  bajo  la  máxima  de  que  “el  respeto al  derecho  ajeno  es  la  paz”  y  somos  solidarias  y  solidarios  con  los  pueblos  del  mundo  en  sus  luchas  por  la  democracia  y  la  igualdad.     El  cambio  verdadero  consiste  en  que  la  sociedad  sea  capaz  de gobernarse  democráticamente,  lo  que  implica  una  revolución cultural y moral.     Nuestro  principal  objetivo  es  construir  una  sociedad  libre,  justa, solidaria,  democrática y fraterna.  

194

cuatro 
   

CRÉDITOS Y REFERENCIAS 
  Colaboraciones     
Eduardo Cervantes. La Ciudad que nos inspira.  Ernesto Palacios. Política social.  Rocío Mejía. La Ciudad desde el enfoque de género.  CNTE. Hacia la educación que necesitamos los mexicanos.  Francisco Javier Sánchez. Ciudad saludable.  Natalia Eguiluz. Política cultural.  Rodrigo Meneses. Seguridad pública.  David Cervantes. Desarrollo urbano.  Jaime Rello. Suelo y vivienda.  Rocío Mejía y Francisco García Olsina. El transporte público y la movilidad en la Cd. de México.  Eduardo Cervantes. Democracia directa.  Andrés Peñaloza. Contraloría ciudadana.  Sergio Zaldivar. Patrimonio cultural.  Luis Valdivia. Por la implantación de la cultura de la gratuidad en la Cd. de México.  Jaime Taylor. Medios alternativos y una Cd. de derechos.  Miguel Castillo. La Internet, como la imprenta, propulsores del cambio social y político   Teresa Guadalupe Reyes. Derechos humanos.  Jaime López. Plan de trabajo para el CEN de MORENA.  Armando Deffis. El agua en la Cd. De México. *(falta incorporar su texto).  Charlotte Bradley. Deporte y cultura física. *(falta incorporar su texto).  Benito Bahena. Transporte público.  *(falta incorporar su texto). 

                   

195

  Fotografías      Portada          Tere Lupe Reyes Sahagún.   Página    Desarrollo Urbano    www.vanguardia.com.mx  Página    Cultura      www.arqhys.com  Página    Patrimonio Cultural   www.visitmexico.com  Página    Transporte y Movilidad  www.obrasenmiciudad.df.gob.mx  Página    Política Social    www.enredate.org  Página    Suelo y Vivienda    www.noticiasdeimpacto.com  Página    Democracia Directa   www.losangelespress.org  Página    Contraloría Ciudadana  www.noticias.terra.com.mx  Página    Equidad de Género    www.sdpnoticias.com  Página 111       Mítin Avenida Juárez          Anónima circuló en Internet  Páginas     17, 25, 35, 41, 53, 60, 76, 87, 102, 119, 126, 141, 148, 161, 170, 198  Alejandro Quintero Sahagún.          Diseño, Edición y Corrección      Eduardo Cervantes Díaz Lombardo  Alejandro Quintero Sahagún  Luis Valdivia Ochoa                         

196

 

ÍNDICE 
 

                                     

197

 

198

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful