Está en la página 1de 15

1

Autocomprensión y crítica cultural Nietzsche y el arte Massimo Desiato Centro de Estudios Filosóficos UCAB Estructura de la conferencia 0.
1. 2. 3.

“Introducción intempestiva” Te to! fra"mentación e interpretación E ceso y mesura como claves de lectura Intento de autocrítica# Nietzsche entre $chopenhauer y sí mismo
a) b)

“%rande! "randissimo maestro” &iencia! arte y vida

'. (a crítica al arte como crítica a la cultura

0.

“Introducción intempestiva”

En mi opinión, lo más valioso de la aproximación de Nietzsc e al arte consiste en su capacidad de vincular al!unas importantes dimensiones de la existencia umana, por so"re todas, la facultad de la autointerpretación # autocomprensión, con la cr$tica a la cultura de su tiempo %ue &l supo colocar en perspectiva con el futuro' Nietzsc e captó, %uizás como nin!(n otro pensador de su &poca, el carácter pro"lemático del arte moderno, entendiendo por esto el carácter pro"lemático de la vida misma' )upo atis"ar en el arte la condición des!arrada del om"re a la par %ue, contrariamente al marxismo, indicó como el * om"re nuevo+, el om"re l(cido respecto de las contradicciones profundas %ue lo atraviesan # recorren' El carácter pro"lemático del arte moderno consist$a ,# %uizás si!a consistiendo, en la ausencia cada vez más acentuada de modelos válidos, de tipos, de !&neros definidos, por el fracaso de las tentativas efectuadas a partir de modelos

2

conocidos- # tam"i&n por el fracaso de la aventura a"soluta, de la apertura ilimitada, del orizonte sin perspectiva # orientación' Empero, si se comprende "ien la o"ra de Nietzsc e, vemos %ue estas caracter$sticas atri"uidas al arte, son tam"i&n los ras!os %ue delinean la cultura del si!lo ./., # ca"r$a a0adir, a(n más la del si!lo .., %ue &l critica con1untamente con las tentativas de autocomprensión del om"re moderno' En otros t&rminos, la cr$tica cultural de Nietzsc e, en la %ue se inscri"e su cr$tica al arte, se u"ica en el marco de un pro"lema "ásico de la existencia, a%uel de cómo autointerpretarse, cómo autocomprenderse, a sa"iendas de %ue una efectiva # aut&ntica comprensión de s$ mismos no puede sosla#ar la dimensión cultural2 toda autointerpretación supone una modificación de la cultura # viceversa, por ser uno su propia cultura, los males # virtudes %ue la atraviesan # %ue nos atraviesan, las de"ilidades # fortalezas, dudas # certezas' En cierto sentido, nuestra cultura es nuestro destino # a(n más, nuestra tra!edia, pero tam"i&n nuestro arte2 el arte de la cultura, el arte de los e%uili"rios culturales, el arte de movernos, desplazarnos, asom"rarnos, recuperarnos en ella' 3or so"re todo, 4cómo autointerpretarse en una cultura decadente cu#os marcos de referencia se desdi"u1an # %ue #a no infunden vi!or al!uno5 4Cómo puede el om"re pensarse a s$ mismo so"re el fondo del *dios a muerto+, esto es, sin referirse en su autonarrativa a lo a"soluto5 4Ca"e un relato de s$ mismos, tratándose de om"res, %ue no apunte a lo a"soluto5 46, en cam"io, no sólo nuestra vida no tiene sentido sin la referencia a Dios, sino %ue ni si%uiera puede ser narrada5 Finalmente, si se acepta la posi"ilidad de relatarse # vivir sin Dios, 4cómo evitar el exceso de pluralidad %ue se a"re a partir de all$5 4Cómo impedir %ue la muerte de Dios se convierta en la muerte del om"re mismo des!arrado asta el infinito # des!arrado por el infinito a ora ausente5 4Cómo se!uir serenos, comedidos, mesurados, en una pala"ra, no desesperados, sin la se!uridad metaf$sica dispensada por el Dios de la tradición 1udeo7 cristiana5 8a filosof$a de la existencia de Nietzsc e se opone a%u$ al pathos más arrai!ado de al!unos existencialistas %ue acen de la desesperación la condición "ásica de la vida umana' Contra ella eleva Nietzsc e la porosidad de la ale!r$a, la plenitud

3

de la dic a, acercándose en esto, al más nietzsc eano, dir$a #o, al *más trá!icamente !rie!o+ de los autores existencialistas2 Al"ert Camus' )$, por%ue la actualidad 9presencia: de Dios en la cultura es para Nietzsc e, so"re todo, sinónimo de se!uridad' Dios satisface la necesidad de se!uridad de todo om"re promedio, de a%uel %ue no %uiere reconocer el carácter pro"lemático de la existencia # tratar de enfrentarlo, sino sólo disolverlo' De esta manera, su filosof$a cuestiona asta %u& punto disciplinas importantes # famosas como la metaf$sica, la &tica, la teolo!$a # las ciencias de la naturaleza # del om"re, proporcionan los me1ores m&todos para lle!ar al conocimiento # la verdad' ;a inclusive más le1os # pone en entredic o las mismas nociones de conocimiento # verdad, a tal punto %ue a partir de &l la autocomprensión de cada om"re #a no puede medirse frente a estas otras interro!antes2 4cuál es la vida recta para los om"res # cómo puede descu"rirse5 4Existe Dios # pueden conocerse sus propósitos5 4<iene el universo # la vida umana en particular al!una finalidad5 )i es as$, 4cuál es &sta5 )implemente Nietzsc e desplaza estas pre!untas, las declara caducas # se dispone a efectuar otras, más radicales, más duras, más violentas' Este e1ercicio de autointerpretación # autocomprensión se realiza, a ora, so"re el fondo del dolorin%uiere so"re la relación de uno con el dolor con la conciencia !anada de %ue existe un *pesimismo de la fuerza+ %ue se opone a un *optimismo del sufrimiento+' Este pesimismo nace de la plenitud de la salud existencial2 desde una supera"undancia de fuerzas, el om"re sano puede reconocer la existencia como tra!edia sin por ello de1ar de amar la vida' En cam"io, el om"re timorato, a%uel %ue no está a"itado ni recorrido por contradicciones, por experiencias des"ordantes, es al!uien %ue no soporta el dolor, por%ue sufre desde siempre- es al!uien %ue no puede relacionarse con el dolor # por ello acude a la ciencia para formalizar el mundo, encauzarlo, controlarlo2 la ciencia como prolon!ación de Dios, como se!uridad' Este om"re d&"il # sufrido, %uiere ser optimista por%ue no tiene las fuerzas para enfrentar la existencia # por ello declara la existencia resuelta # cual%uier pro"lema acerca de ella le parece un sin sentido'

4

De esta manera, la cr$tica de Nietzsc e al arte puede ser le$da como cr$tica al tipo de relación %ue se tiene con el dolor' De esa cr$tica saldr$a la idea de %ue el arte es, no sólo la respuesta al dolor del existir, sino el mismo dolor aceptado # plasmado por una nueva fuerza2 la 1ovialidad' )e tratar$a de %ue el dolor no des"orde al om"re, de %ue no %uie"re # altere su 1uicio- al mismo tiempo %ue no se le u#e' 4Cómo vivir en el dolor # ser ale!re, dic oso, pleno5 Ese es el secreto del arte 1ovial tras el cual Nietzsc e estuvo' === El om"re Nietzsc e, a%uel %ue se encuentra disperso en su o"ra ,no tras ella, fue al!uien al %ue le fue suficiente la escritura' 8a escritura de Nietzsc e es su arte supremo, a%uel %ue consi!na en el *>aratustra+' )u escritura esconde una *ló!ica del placer+, un aventurarse en # so"re la pala"ra escrita, conducida a un !rado tal de refinamiento %ue alcanza a ser *ima!en+' 8a pala"ra de Nietzsc e se presenta !lo"al e inmediata como la ima!en, a tal punto %ue #a no es posi"le distin!uir la una de la otra' Una ima!en cu#o material es la pala"ra # una pala"ra cu#a trascendencia es la ima!en' 8a ima!en como trascendencia de la pala"ra- &sta como su inmanencia' El arte como tesitura de pala"ra e ima!en, cosida con la vida %ue se vuelve escritura' 3or ello el mensa1e de Nietzsc e es, %uizás, uno de los más reveladores # el menos traduci"le de la istoria del pensamiento occidental' *Mensaje tanto más valioso, en consecuencia, por cuanto nunca llega a percibirse completamente, por cuanto se supone siempre más o menos perdido (y uno se ve condenado a leerlo a su manera): mensaje de una sabiduría perpetuamente distante, enterrada bajo la obra de la razón o, por lo menos oscurecida por ella, y de la que sólo esos a orismos parecen conservar su rescura original! "or eso son uente de una insaciable ascinación, y su sentido parece a la vez simple y misterioso: el más simple #o el más radical# y, por ende, el más misterioso$! El mensa1e de Nietzsc e es %ue la ima!en recupere el lu!ar perdido, el lu!ar del cual fue sacado por la pala"ra platónica, por el discurso

5

meramente lineal' 8a ima!en es su estilo, estilo confi!urado por una pala"ra %ue, por as$ decirlo, al do"larse so"re s$, al constituirse como retorno eterno so"re s$, no se convierte en un c$rculo vicioso, sino en un c$rculo ermen&utico %ue dice # expresa # muestra al!o siempre nuevo, renovado en su decir, expresar, mostrar' 3ero es una ima!en estilizada, cu#as aristas son las pala"ras %ue se van enca1ando como en un 1ue!o de mu0ecas rusas- una ima!en al %ue sólo lle!a a%uel %ue sa"e mane1ar las pala"ras, sa"e acerse *pasivo+ ante ellas- sa"e permitirles encarnarse, incorporarse- sa"e prestarle el propio cuerpo' Entonces la ima!en rever"era en el cuerpo, lo sacude, lo ace vi"rar' Esta ima!en nunca está *delante+ de uno, sino %ue se a vuelto uno mismo # uno mismo la recorre en una isotop$a conformada por la propia vida, el propio dolor' )on imá!enes del dolor, dolor %ue se redime en la fi!ura plástica2 una vez más el arte' No el arte para escapar de la vida- no el Dioniso multiforme %ue todo sumer!e ,no la nada de )c open auer, sino el Dioniso en Apolo' No, entonces, la ima!en primordial del Uno, sino la unidad recuperada tras la traves$a de lo m(ltiple, de lo des!arrador, del fra!mento aterrador' Ni si%uiera el arte para la vida, sino el arte en la vida, la "elleza en el dolor %ue supera el rencor' Dirá Nietzsc e %ue de la vida a# %ue despedirse no amándola, sino "endici&ndola' ?ue la risa santificará el mundo' ?ue el dolor será risa # la risa el !esto del * om"re superior+' El arte como risa' No la carca1ada amar!a e irónica, no la carca1ada del filósofo esc&ptico, sino la dulce risa %ue le ofrece al"er!ue al dolor de la vida' No la risa racional, sino la risa del %ue sa"e re$rse de la razón, usándola a cada instante' 8a risa de a%uel %ue a comprendido %ue todo se dilu#e en imá!enes, por%ue todo *concepto es como un dado %ue tiene seis caras+' No la ima!en de la percepción, lue!o- sino la ima!en del ensue0o, de la ima!inación, de la vida recorrida # vaporosa, de la vida %ue se esfuma # %ue, no o"stante, se convierte en nuestra más $ntima sustancia' 8a vida %ue podemos vivir #, so"re todo la %ue nunca pudimos ni podremos vivir' Al i!ual %ue el *comedor de opio+ de De

6

?uince# # Baudelaire, el om"re Nietzsc e, el om"re de Nietzsc e, se alimenta de imá!enes, de vapores # ensue0os, de trasnoc es # visiones, de amaneceres más %ue de ocasos' )er un om"re de *auroras+ supone, en efecto, ser un om"re insomne- un om"re %ue soporta la noc e, %ue via1a al final de ella sólo para verla morir, consciente de %ue ella se transmuta en el amanecer # %ue &ste encierra la pala"ra 1ovialidad' Amanecer sin an!ustia, cu#a primera luz anuncia la perfección de un d$a transcurrido en la disolución, disuelto por la disolución # aun as$, compacto, sólido, vi!oroso' Entonces, aforismos de luces, escritura luminosa, la pala"ra7ima!en nietzsc eana es casi toda su filosof$a # se!uramente todo lo %ue tiene %ue decir so"re el arte, más allá de lo %ue literalmente di1o so"re &l' @ realmente, una vez %ue se a entrado en Nietzsc e, una vez %ue se a intuido este 1ue!o de luces, uno #a no sale más' ?ueda atrapado en la rumia de su o"ra, el texto nietzsc eano, %ue se a vuelto mila!rosamente el arte de rumiar la propia vida' Autocomprensión extrema, extrema por%ue nunca (ltima # definitiva, autocomprensión %ue demanda autodominio, pero tam"i&n la capacidad de extraviarse, la fuerza de perderse, la voluntad mal&vola de confundirse # confundir al pró1imo, la autocomprensión de Nietzsc e se a"re so"re la nuestra' Es una invocación a desestructurarse # a reestructurarse- alude' 3or ello el conocimiento # la verdad %ue la conforman minan # socavan el cuerpo, lo de"ilitan en un primer momento como toda enfermedad, como enfermedad %ue es, para lue!o fortalecer, como toda salud %ue tam"i&n es, toda *Aran )alud+' No es, entonces, el conocimiento %ue conduce a la verdad sose!ada, no es el conocimiento de dios, sino de su contrario' 3or ello dice Nietzsc e %ue *el dia"lo es el ami!o del conocimiento+' Un conocimiento del mundo # de s$ %ue in%uieta permanentemente, pero sa"e tam"i&n extasiar, como toda visión %ue uno puede al comienzo controlar # %ue lue!o adviene sin consentimiento, %ue se posesiona cual demonio de los plie!ues # per!aminos más delicados del cuerpo de uno2 de esos miles de cuerpos enca1ados rec$procamente, penetrados # vi"rantes de luz %ue solemos llamar nuestra *alma+'

7

;isiones, imá!enes, pala"ras, excesos' Betornamos al punto inicial' 4Cómo a"rirse al exceso, sentirlo, vivirlo, experimentarlo asta el l$mite # no ser vencido por &l5 4Cómo salir comedido del exceso mismo %ue e devenido, %ue so# a ora5 De ese dolor excesivo del exceso, a"la Nietzsc e en toda su o"ra, es, por as$ decirlo, uno de sus pathos principales' 4Cómo evitar la náusea del exceso5 4Cómo se!uir viviendo despu&s del exceso %ue nos a empu1ado más allá de lo permitido por nuestro mismo cuerpo, %ue a trans!redido, fi1&monos "ien, no la norma o"1etiva externa, sino nuestro propio cuerpo5 El cuerpo como l$mite # exceso a la vez, # el l$mite como construcción del exceso' 3or%ue 4%u& otra cosa es realmente el exceso sino a%uello %ue el cuerpo no puede soportar # aun as$ se atreve a vivir5 4@ %u& otra cosa es la mesura sino la marca de la victoria so"re el exceso5 8a se0a de %ue se a vivido el exceso invivi"le # %ue no se a perecido en el intento- de %ue se a estado durante muc o tiempo, más tiempo de lo %ue se pod$a, más allá de las posi"ilidades de uno- de %ue se a vivido lo imposi"le' @a lo vemos' 8a pala"ra se vuelve contradictoria, paradó1ica # sólo puede ser comprendida como una ima!en' 8a ima!en del exceso' 8a ima!en de la mesura' /má!enes %ue nin!una ima!en emp$rica puede proporcionar' 8a pala"ra se dilata' 3ierde la pulcritud de lo anal$tico # !ana la delicadeza de lo "ello' )e torna pala"ra po&tica, ori!inalmente filosófica, pero lue!o, sapiente de la istoria %ue la recorre, retra$da en el recinto de la razón' )ale del l$mite sólo para re!resar dentro de los l$mites, puesto %ue tam"i&n sa"e %ue más allá de ese l$mite #a no puede comunicar # %ue para acerlo ,Nietzsc e # #o %ueremos acerlo, %uizás uno más %ue otro, es dif$cil sa"erlo, se de"e emplear la razón' ?ue la ausencia de razón, el mundo de las visiones es el infierno # %ue en &ste, por decirlo con Bim"aud, sólo se puede pasar una temporada' ?ue Nietzsc e invite, al i!ual %ue Bim"aud, a transcurrir temporadas en el infierno, me parece ino"1eta"le' No estamos en presencia de un autor *an!&lico+' En lo %ue si!ue, despu&s de esta introducción intempestiva, lo disecar& con las armas de la

8

razón' Es un autor # un texto %ue puede soportar esta operación, sencillamente por%ue no puede ser disecado por la razón, sino sólo por la complicidad de la propia vida' /ntentar& apresarlo con las armas del análisis, sólo para %ue podamos introducirnos en su ma!ia, para comprender las erramientas "ásicas de su acer ma!ia' 3ues, al fin # al ca"o, por más razones de las %ue uno se entere, al i!ual %ue el amante en presencia de su amado, la ma!ia si!ue surtiendo efecto2 por eso ec iza' Cec iza la razón' === Este om"re solo asido a su escritura como a un dios ausente' Una escritura sin desenlace %ue se convierte en una situación eterna #, en cuanto tal, irremedia"le, irrepara"le' El arte se instala all$' Nos ense0a uno de los posi"les modos de la autointerpretación # de la autocomprensión' En este sentido, acer de la propia vida una o"ra de arte si!nifica a"rirse a este !&nero de experiencia, com(n a nuestra cultura occidental, pero no siempre asumido de manera consciente' 8as imá!enes surtidas de pala"ras de Nietzsc e se ofrecen en calidad de plataformas operativas para emprender tal aventura2 la aventura de la identidad personal' 3ero, fi1&monos "ien, esta autointerpretación # autocomprensión posee en Nietzsc e un carácter &tico, en la exacta medida en la %ue no son vividas sólo como el si!no de una existencia reple!ada so"re s$, clausurada' Con tales e1ercicios se cam"ia la cultura #, en consecuencia, el mundo, so"re todo de los valores' 3or ende, la escritura de Nietzsc e puede ser entendida como una invitación a reescri"ir la realidad, es una escritura de la cultura %ue se vivisecciona a s$ misma a trav&s del su1eto %ue la efect(a' En este sentido, no es simplemente una escritura est&tica o, si se prefiere, la est&tica posee a%u$ una induda"le dimensión &tica' Cuando decimos con Nietzsc e %ue nuestra vida de"e lle!ar a ser una o"ra de arte, no sostenemos, entonces, %ue a#a %ue ser simplemente ermosa, sino tam"i&n me1or' En otras pala"ras, si se insiste en a"lar de lo "ello, de"emos comprender %ue esta "elleza a"arca la superación del resentimiento, cate!or$a nietzsc eana central de la producción literaria tard$a' El resentimiento no es más sino el dolor envilecido, la fealdad, la co"ard$a de todo a%uel %ue no sa"e ponerse

9

en 1ue!o mediante el arte, %ue rec aza el arte por la moral' De a $ la cr$tica de Nietzsc e a la moral, su rec azo de los valores constituidos, su deseo de transvalorar # su reivindicación de lo est&tico como otra moral, una moral superior' El resentimiento es el producto de dos actitudes' En primer lu!ar, de a%uel %ue temiendo el exceso nunca lo vivió, refu!iándose en la se!uridad de los valores esta"lecidos, en el respeto de una moral %ue tampoco contri"u#ó a formar # cu#a experiencia no le es propia' En se!undo lu!ar, de a%uel %ue atrevi&ndose al exceso, se excedió sin poder retornar a la pulcritud de la mesura' Contra el resentimiento Nietzsc e coloca el arte del artista pensador, arte del 1ue!o, arte de la vida %ue ec iza la razones del dolor' Es eso lo %ue nos disponemos a estudiar'

4.

(a crítica al arte como crítica a la cultura

Bespecto de la interpretación del arte contenida en *El nacimiento de la tra!edia+, Nietzsc e emprende en *Cumano, demasiado umano+ un atento estudio de lo %ue podr$amos llamar los *e%uili"rios del alma+ del artista %ue, en al!una medida, contin(a la l$nea resaltada por nosotros en el anterior texto' )e!(n nuestra clave de lectura, la mesura es la noción # el pathos %ue se impone con ma#or vi!or en este nuevo análisis, como puede desprenderse, en un primer momento, del concepto de "elleza %ue nuestro autor expone' Ca"la de una especie *no"le de "elleza+ 9DEF:, a sa"er, a%uella %ue en lu!ar de raptar s("itamente al espectador, lo penetra lentamente #, por as$ decirlo, se incorpora a &l sin %ue se tome conciencia de ese proceso' Esta "elleza %ue se desliza suavemente en nosotros, %ue se nos vuelve $ntima # %ue se adue0a de las partes más recónditas de nuestro sentimiento con modestia # sin violencia, esto es, con mesura, al final nos llena de conmoción # de nostal!ia' 8a nostal!ia de %uerer ser nosotros mismos ermosos'

10

Empero, este proceso, su"ra#a Nietzsc e, no conduce a la felicidad' 8a "elleza, so"re todo la no"le "elleza fruto de la mesura, se relaciona más "ien con el dolor, es su transfi!uración, su reconciliación' Está le1os de ser ella misma felicidad' 8o ermoso es el dolor traspasado por la madurez de un tiempo lar!o %ue plasma la vida en fi!uras de ensue0o' De esta forma, la "elleza, # se!(n veremos a ora, todo el arte, se encuentra, al menos en principio, se!(n los textos de *Cumano, demasiado umano+, vinculada a la reli!ión' El arte 9DGH:, asume una !ran cantidad de sentimientos # estados de ánimo producidos por la reli!ión, # al as$ acerlo, se convierte en más profundo, *más lleno de alma+, de tal manera %ue puede comunicar una ma#or elevación, un ma#or entusiasmo' @a no se trata del entusiasmo fe"ril, em"ria!ado, de al!unos pasa1es de *El nacimiento de la tra!edia+, sino de este otro entusiasmo %ue ace de la mesura su marca extrema' 3or as$ decirlo, la tra!edia, si "ien todav$a late, está domada' 8a razón por la cual el arte asume so"re s$ lo %ue antes era tarea de la reli!ión, la encuentra Nietzsc e en el creciente esp$ritu cient$fico, en la /lustración' En efecto, como #a desde Iant se sa"$a, la razón sospec a de todo a%uello %ue no %uiere pasar "a1o el #u!o de la cr$tica' De a $ %ue la reli!ión sea rec azada, al menos formalmente, por no %uerer someterse a la prue"a de su tiempo' )in em"ar!o, los sentimientos %ue ella inspira"a no pueden desaparecer sin más ni más' Es entonces cuando esos sentimientos conflu#en en el arte, además %ue, se0ala Nietzsc e al pasar, en la pol$tica # asta en la ciencia' )o"re la "ase de estas intuiciones se procede as$ a desenmascarar ciertas estrata!emas de los artistas' En primer lu!ar 9DEG:, la idea de %ue todo a%uello %ue es perfecto no a"r$a devenido, no ser$a el fruto de un lar!o tra"a1o so"re el o"1eto # so"re s$ mismos' El artista, para causar impresión, tiende a resaltar el mila!roso instante del acto creativo' Alimenta esta ilusión, introduciendo en el arte a%uellos elementos de entusiástica excitación, de desorden, de ensue0o a"soluto %ue a ora Nietzsc e no duda en llamar *medios de en!a0o+, para acerle creer al espectador el s("ito aparecer

11

de la perfección # de lo su"lime' Contra estos en!a0os *la ciencia del arte+ de"e confutar de la manera más precisa esta ilusión e indicar las conclusiones e%uivocadas # los vicios # defectos del intelecto por los cuales &ste cae en las redes del artista' )e comienza as$ a di"u1ar una oposición entre lo %ue podr$amos llamar el *artista # el arte metaf$sico+, contra el cual se diri!e la ciencia del arte, la cr$tica nietzsc eana, # el artista %ue sa"e aceptar la existencia sin muletas, %ue sa"e poner el arte en el n(cleo de la vida, %ue ace del arte vida # de la vida arte' Esta cr$tica a la metaf$sica del arte , %ue en el fondo se alla diri!ida contra la interpretación de )c open auer todav$a presente, se!(n vimos, en !ran parte de *El nacimiento de la tra!edia+, parte por lo demás de un con1unto más amplio %ue interesa a la cr$tica cultural, contin(a en el fra!mento DEJ titulado *El sentido de verdad del artista+' A%u$ se nos dice %ue en relación con el conocimiento de la verdad, el artista posee una *moralidad más d&"il+ respecto del pensador' 8a fi!ura de artista %ue Nietzsc e está criticando, no desea en lo a"soluto %ue se le prive de sus más profundas # "rillantes interpretaciones de la vida #, por lo mismo, se re"ela contra los m&todos # contra los resultados más simples # fr$os' Es un artista %ue rec aza el análisis # la razón, %ue rec aza la pulcritud de Apolo, la lenta # penetrante "elleza de la forma racional %ue a sa"ido sur!ir del sin fondo # sin forma dionis$aco' Aparentemente este tipo de artista luc a para alcanzar una ma#or di!nidad, un más elevado si!nificado del om"re- en efecto, no %uiere renunciar a los medios de en!a0os más eficaces de su arte, esto es, a lo m$tico, a lo fantástico, a lo incierto, a lo extremo, al sentido de lo sim"ólico, a la so"revaloración de la persona, a la creencia del !enio mila!roso' Además 9DEK:, este tipo de arte metaf$sico desea, como cual%uier metaf$sica, aliviar el dolor de la vida, la tra!edia %ue constitu#e la existencia' 3or ello, a ora en referencia a los poetas, Nietzsc e nos dice %ue *en sus sistemas para aliviar la vida existe al!o desfavora"le2 sosie!an # sanan sólo temporalmente, sólo en el instante, # a(n más, impiden %ue los om"res tra"a1en para lo!rar una me1ora real de sus condiciones, eliminando # descar!ando precisamente la pasión de los insatisfec os, %uienes solicitan

12

la acción+' En esta dirección, *el arte vuelve soporta"le la vida por%ue deposita so"re ella el velo del pensamiento impuro+ 9DGD:' En consecuencia, re u#e el dolor, nie!a la lucidez, se vuelve narcótica, opiácea, mez%uina' 3ensamiento impuro, pensamiento contra el dolor, as$ es todo pensamiento metaf$sico' El arte metaf$sico *vuelve pesado el corazón del pensador+, inclusive del li"re pensador' Este !&nero de arte es, por as$ decirlo, la trampa suprema tendida por toda metaf$sica' 3or ello, sostiene Nietzsc e, *los más elevados efectos de Leste tipo deM arte producen fácilmente una resonancia de la cuerda metaf$sica, desde #a lar!o tiempo enmudecida # %ue"rada+' 3ara li"erarse completamente de la metaf$sica, el artista de"e criticar su propio arte, de"e perder cierta fe en su propia inspiración 9DGG:, de"e sa"er seleccionar mediante su 1uicio racional entre sus propias producciones- ele!ir # rec azar' 3or eso *respecto del pensamiento artístico ele!ido con seriedad # esfuerzo, la improvisación artística se alla en un nivel muc o más "a1o' <odos los !randes artistas an sido !randes tra"a1adores incansa"les no sólo en inventar, sino tam"i&n en rec azar, ponderar, transformar, ordenar+' En esto parece consistir lo %ue en fra!mentos anteriores Nietzsc e a denominado *ciencia del arte+, contrapuesta al arte metaf$sico' El pensamiento art$stico se constitu#e mediante la pulitura de la improvisación e inspiración art$stica' 8a razón filtra las pulsiones, en su a"i!arrado 1ue!o de flu1o # contraflu1o2 ordena las mareas # si!ue siendo marea' El arte es, en tanto inspiración, siempre peli!rosa para el artista 9DGF:, por%ue cuando ella se adue0a con prepotencia del individuo, lo trae de vuelta a las ideas de a%uellos tiempos en los %ue se encontra"a en el máximo esplendor2 el arte, como inspiración, o"ra siempre en sentido involutivo' El artista se alla a s$ mismo venerando las emociones más dispares e improvisas, cree en dioses # demonios, atri"u#e un alma a la naturaleza, odia la ciencia, se vuelve inconstante en sus estados de ánimo # desea sacudir, alterar todas las relaciones %ue no son favora"les al arte, # todo esto con la incontinencia # la irracionalidad propias de un ni0o' En esto radica su impureza' Al!o parecido le sucede al espectador cuando

13

considera %ue una o"ra de arte es si!nificativa al sacudirlo 9DJD:' Contra esto, Nietzsc e advierte %ue la sacudida sólo es un indicador confia"le si antes a sido demostrada la capacidad de 1uicio # de sentimiento del espectador' En una l$nea cercana a la cr$tica de la improvisación e inspiración art$stica, a a%uella suerte de exceso representado por la presencia de pulsiones irrefrena"les, se u"ica un con1unto de fra!mentos %ue Nietzsc e dedica a desenmascarar el mito del !enio, a%uel %ue estar$a más conectado con la corriente su"terránea de lo dionis$aco' En esta dirección, la fuente del culto del !enio ser$a la vanidad 9DJN:' En efecto, sólo colocando a los artistas en una dimensión por definición inalcanza"le, su capacidad, lo!rada en realidad tras un lar!o # penoso esfuerzo, no ofender$a al om"re # no afectar$a su autoestima' Empero, el !enio no tiene nada de mila!roso, nada de so"renatural, más "ien su actividad, se lle!a a decir, *no difiere muc o de a%uella del inventor de mecanismos+' Esta actividad se realiza mediante una concentración del pensamiento en una sola dirección, en la capacidad de ensam"lar # utilizar los más diversos materiales, en una o"servación atenta de la propia vida interior, as$ como de la a1ena #, en la capacidad de de1arse estimular e incitar por las fuentes más dispares' *<am"i&n el !enio no ace otra cosa al comienzo sino aprender a colocar las piedras, despu&s a construir, a "uscar siempre materiales # a plasmarlos en continuación+' 8os om"res a"lan, entonces, de !enio para prote!erse, por%ue no %uieren ser

comparados, ni muc o menos sentirse involucrados' El !enio es un modelo %ue no se imita- precisamente por eso no es un modelo' All$ donde se cierran ante una posi"ilidad, por ser &sta demasiado dif$cil de realizar, los om"res colocan la pala"ra *!enio+' Este t&rmino les permite inclusive no experimentar la envidia, un sentimiento altamente corrosivo' Nietzsc e piensa, contrariamente a esto, %ue lo %ue los om"res suelen llamar *!enio+ es el resultado de una dili!ente # constante seriedad profesional 9DJO:' Esta seriedad comprende %ue primero a# %ue e1ercitarse en la parte, para sólo lue!o componer una !ran totalidad' 8os individuos %ue alcanzan una !ran maestr$a, experimentan placer en

14

lo!rar las pe%ue0as cosas, los detalles' 3ero esto supone un comedimiento, una mesura, la capacidad de controlar la propia inspiración, domarla, constre0irla' El !enio 9DJE: no es, entonces, a%uel %ue posee una visión directa de la esencia del mundo ,como se sostiene más o menos directamente en al!unos pasa1es de *El nacimiento de la tra!edia+,, sino el individuo %ue a aprendido la importancia de la *ciencia del arte+' )in &sta, el artista se convierte en un irresponsa"le %ue se cree portador de derec os excepcionales # %ue se diri!e a su p("lico como si estuviera concediendo un favor' 8a irresponsa"ilidad del artista procede, entonces, de la ausencia de esp$ritu cr$tico contra s$ mismo, del permitir %ue la inspiración dionis$aca se apodere de &l sin a"er transitado por la moderación de Apolo' 8a irresponsa"ilidad es el exceso excedido, el %ue no retorna so"re sus pasos # se modera' 6tro e1emplo de la importancia de la mesura nos es ofrecido por el fra!mento DJK, en el cual Nietzsc e analiza nuevamente la relación entre el artista # su auditorio' A%u$ se nos dice %ue el pro!reso de un estilo a otro de"e ser lento, # %ue tanto el artista como sus espectadores sepan exactamente lo %ue está sucediendo' En caso contrario, se a"re un a"ismo entre el creador # su p("lico, # este (ltimo se frustra por no comprender lo %ue se está comunicando' De ec o, si el artista no eleva el 1uicio de su p("lico, &ste decae rápidamente' 3recipita en el vac$o en la exacta medida en la %ue el artista lo a llevado a sus alturas' El ec o de %ue el artista de"e superar el mito del !enio es su"ra#ado tam"i&n por el fra!mento DKH, donde Nietzsc e afirma %ue la creación art$stica es siempre el producto de un *esp$ritu colectivo+' <extualmente escri"e %ue *un "uen escritor no posee sólo su propio esp$ritu, sino tam"i&n el de sus ami!os+' Finalmente, la importancia de la mesura es reconocida en un pasa1e dedicado a la cultura !rie!a' )e!(n el 1uicio de Nietzsc e, el superior nivel cultural de los !rie!os se desprende de la so"riedad del sentimiento %ue se lo!ra mediante el dominio del conocimiento so"re las pulsiones' El remedio contra la inspiración radica en una

15

severa reflexión 9DFG:, en la frialdad, compostura # so"riedad llevadas al l$mite' 3ero este l$mite, a su vez, de"e ser controlado, puesto %ue tam"i&n el exceso de frialdad puede convertirse en una pasión des"ordada' Desde esta postura, Nietzsc e puede criticar el esp$ritu moderno 9NND:, por ser &ste demasiado in%uieto # por su odio contra la *mesura # el l$mite+' 8a modernidad, una vez %ue se orrorizó frente a su propio descontrol, sólo supo limitarse mediante la ló!ica # #a no a trav&s de la mesura art$stica, mesura del sentimiento' 4?u& %ueda entonces del arte una vez %ue metaf$sicos5 9NNN7NNO: a sido depurado de sus elementos