EL CASO DE SARA

Sara tiene 11 años y es muy buena estudiante. Saca muy buenas notas en todo y en casa nunca tienen que recordarle lo que tiene que hacer. Ella sola se organiza y realiza las tareas. A pesar de eso, Sara no quiere ir al colegio. Cuando llega la hora del patio, comienza la pesadilla. Las niñas de su clase uegan a cosas que a ella no le se da muy bien, y aunque le preguntan todos los d!as si quiere participar, Sara pone una e"cusa y se marcha a otro lado a tomarse el desayuno, y a hacer pulseras y anillos con gomas y otros abalorios. Le encantar!a ugar con ellas, pero Sara piensa que se #an a burlar enseguida nada m$s le #ean correr, o peor incluso, le pueden insultar si comete %allos en el uego. Las niñas de su clase, nunca se han metido con Sara, todo lo contrario, sienten una gran admiraci&n por sus buenas notas. 'uchas #eces se acercan a ella para preguntarle dudas. A pesar de esto, Sara se considera una (in)til* para los uegos de correr o saltar. +na #ez, se es%orz& mucho y particip& en una carrera de sacos. Al salir, lo primero que se encontr& %ue el suelo,.- .ue #erg/enza- 01odo el mundo mirando- 2ero enseguida, not& #arias manos que la le#antaban y le miraban con una sonrisa. Sara cerr& los o os, y esper& a escuchar un alu#i&n de carca adas, pero lo )nico que escuch& %ue (31e encuentras bien4* A)n as!, ro a como un tomate, se march& de all! repiti5ndose a s! misma que no #ol#er!a a hacer el rid!culo nunca m$s. 31e parece coherente el pensamiento de Sara4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful