Está en la página 1de 28
INTRODUCCIÓN Es la Biblia uno de los libros traducidos a mayor número de idiomas; ha servido de inspiración para la creación de cuadros, esculturas, composiciones musicales, poemas, artículos, dramas, más que cualquier otro libro. Ha sido el tema central de cátedras, sermones, discursos, comentarios, investigaciones y estudios, más que todos los demás libros escritos. trav!s de los siglos !ste ha sido el libro sometido al más meticuloso escrutinio, al más severo estudio y a la más despiadada crítica, sin embargo ha logrado permanecer indemne a trav!s de todo, o sea, per"ecto sin error, #a Biblia es el libro más antiguo, pero a la ve$ el más vigente, el más pro"undo, pero a la ve$ el más sencillo, el más general en su aplicación, pero el más personal, el más increíble, pero el más lógico, el más divino, pero el más humano, el más completo, pero el más claro. %u contenido es el más pesimista, pero a la ve$ el más optimista, sus acusaciones son las más severas, pero sus o"ertas las más amables, sus descripciones son las más crudas, pero sus palabras las más tiernas, sus &uicios los más espantosos, pero sus promesas las más inspiradoras. 'uestro ob&etivo es simple, pero necesario( consiste en dirigir la atención de nuevo al valor e importancia del estudio de la Biblia en sí, a di"erencia del estudio de libros sobre la Biblia y con todo, conocer muy poco el contenido de la Biblia. Este curso ha sido planeado para sugerir m!todos con qu! dominar la materia de la )alabra de *ios, sus hechos y doctrinas. %e podrían sugerir muchos libros que hablan de la Biblia, libros de gran valor, pero esto sólo habría servido para distraer la atención del simple ob&etivo de este curso, que es el estudio de primera mano de la Escritura. %e espera que los líderes cristianos y "uturos ministros puedan hallar sugerencias para un conocimiento más pleno de su manual de servicio, y para un uso más e"iciente de su arma de combate simplemente, la Biblia. + si hay en el curso algo que pueda ayudar a los estudiantes de teología y a los que han empe$ado reci!n su ministerio, nuestro propósito de escribirlo habrá dado su "ruto. 'o puede haber duda que el ministerio más poderoso y "ructí"ero siempre será del mismo que, como polos ,, es -poderoso en las Escrituras-. 'o hay el intento de dar un plan completo de los libros de la Biblia como se puede comprender. Hay otros m!todos de estudio bíblico además de los mencionados aquí, y aun estos pueden ser desarrollados en direcciones adicionales. .odo lo que se espera es que sean hallados valiosos como "uente de sugerencias, que sean un incentivo para el estudio ulterior. Estas y muchas son las ra$ones por las cuales debemos estudiar la Biblia. ¿POR QUE ESTUDIAR LA PALABRA DE DIOS? 1 /udío ale&andrino que abra$ó el cristianismo. #legó a 0"eso despu!s de la corta visita que )ablo hi$o a esta ciudad en su segundo via&e misionero 1Hch ,2.345326. Era -varón elocuente, poderoso en las Escrituras ... de espíritu "ervoroso-, pero su e7periencia en el cristianismo era parcial, ya que -solamente conocía el bautismo de /uan-. #os hermanos )riscila y quila, quienes habían acompa8ado a )ablo desde 9orinto 1Hch ,2.,26, instruyeron a polos y posiblemente lo bauti$aron. #os hermanos e"esios lo animaron a visitar a 9orinto, donde sobresalió como elocuente apologista en las controversias con los &udíos 1Hch ,2.3:s6, gran&eándose así involuntariamente un partido propio. .anto )ablo como polos deploraban estas divisiones en la congregación 1, 9o ;.4526. &u$gar por , 9o ,<.,3, polos buscó a )ablo en 0"eso 1c". .it ;.,;6, estaba con !l cuando este escribió , 9orintios y se negó a regresar a 9orinto. #utero y otros han sugerido que polos "ue el autor de la Epístola a los Hebreos. 2 Porque nos revela la voluntad de D os! #a Biblia es digna de nuestro estudio y re"le7ión, debido a que ha probado ser la me&or guía del hombre para discernir la voluntad de *ios para su vida. #a Biblia contiene un e7traordinario mensa&e directo y claro de parte de *ios para cada individuo. #a Biblia es una guía inme&orable en relación con el "uturo. Es posible discernir la voluntad de *ios para nuestro presente, si estudiamos detenidamente sus planes "uturos, los actos de *ios en la Historia no son desordenados o irregulares, siguen el patrón de"inido de un plan tra$ado de antemano el cual se va cumpliendo al pie de la letra con el paso de los siglos. #as orientaciones de la Escritura sobre el "uturo son claras, y a la lu$ de ellas, el cristiano puede y debe discernir la voluntad de *ios para su vida hoy. )ero la utilidad de las Escrituras sería limitada en verdad, si estas hablaran solamente sobre el pasado y el "uturo, sus ense8an$as y mensa&e poseen e7traordinaria vigencia tambi!n para el día de hoy. En " T #oteo $%&'(&) nos dice. .oda la Escritura es inspirada por *ios, y útil para ense8ar, para redarg=ir, para corregir, para instruir en &usticia, a "in de que el hombre de *ios sea per"ecto, enteramente preparado para toda buena obra. Porque *ont ene el +lan de salva* ,n! 'o e7iste estudio de mayor valor de importancia, ni podemos dedicarnos a una consideración de mayor urgencia y necesidad, que la re"le7ión sobre la salvación de nuestra alma. )ablo recordó a .imoteo, que las %agradas Escrituras, te pueden hacer sabio para la salvación por la "e que es en 9risto /esús. >uía al ser humano a la salvación de su alma proveyendo un plan claro, sencillo y comprensible a trav!s del cual pueda ser salvo. #a comprensión del plan *ivino de salvación, tal y como lo encontramos en la Biblia, es tambi!n de suprema importancia considerando la lamentable desorientación que e7iste en relación con este importante asunto. 9ada individuo parece poseer una propia teoría sobre la salvación. 9risto tuvo que luchar en contra de este mismo problema ya que los religiosos de su tiempo torcían el signi"icado de las Escrituras. ellos 9risto desa"ío diciendo( -uan .%$/. sí, la Biblia es el único libro que e7ige imprescindiblemente un conocimiento personal de su autor, 9risto /esús antes que rinda los tesoros de su contenido y los misterios encerrados en sus páginas. #a "orma de establecer esa relación personal y directa con 9risto es lo que se ha llamado el plan de salvación. RE0LAS 0ENERALES PARA ESTUDIO DE LA BIBLIA 3 El estudio de las Escrituras no es empresa sencilla, e7ige la observación de reglas rede"inidas que lo "aciliten a la ve$ sistematicen su avance paulatino. Estudiar las Escrituras signi"ica, pues, observar ciertas reglas indispensables que vayan "acilitando la adquisición de conocimientos. El no hacerlo resultará inevitablemente en con"usión y "racaso "inal. continuación mostraremos como le hemos hecho al principio de este estudio, el bosque&o de las reglas generales para el estudio de la Biblia. Entender el +ro+,s to %u propósito predominante es presentar el camino de redención por la instrumentalidad de /esucristo, el Hi&o de *ios. El es el tema central de las Escrituras. %obre !l gira y de !l depende el plan que *ios dise8o para la humanidad. De* d r el +ro+,s to del estud o! lgunas personas pretenden estudiar la Biblia abriendo sus páginas al a$ar, otras leen porciones salteadas y aún otros más buscan versículos sobre algún tema que les interesa y los interpretan "uera de su conte7to. 9ualquiera de estas prácticas, no solo es incorrecta e indebida, sino peligrosa. 'adie debe emprender el estudio de las Escrituras sin antes haber establecido e7plícitamente la meta que persigue, esta puede ser el obtener alguna in"ormación como los cristianos en Berea, quienes de acuerdo con 1e*2os &)%&&, escudri8aban las Escrituras todos los días, con el "in de veri"icar el mensa&e de )ablo y si las habían predicado, o qui$ás sea adquirir ayuda en contra de las tentaciones, el salmista declara que guardaba la )alabra de *ios en su cora$ón, para no pecar contra !l. Sal#o &&/%&&, tambi!n puede estudiar la Biblia en busca de orientación Sal#o &&/%&3.. En una palabra, antes de lan$arnos al estudio de las Escrituras es necesario establecer la meta que perseguimos, pues de eso dependerá el m!todo que se emplee para su estudio. Cono*er el *onten do del l 4ro! Es estrat!gico que antes de adentrarnos en los detalles de sus mensa&es, cono$camos primero la Biblia por lo que toca a su estructura interna, y las "ormas literarias de su contenido. )or e&emplo, será de gran utilidad percatarnos desde un principio, que los '' libros de que está compuesta la Biblia, se encuentran divididos en dos grandes secciones, llamadas el ntiguo .estamento y 'uevo .estamento, el primero de !stos comprende a su ve$ cuatro grandes secciones. El )entateuco, los libros históricos, los po!ticos y los pro"!ticos, mientras que en el 'uevo .estamento, comprende cinco secciones tituladas( #os evangelios, el libro de los hechos de los apóstoles, las epístolas )aulinas, epístolas generales y pocalipsis. #a estructura interna de los libros de la Biblia, se parece en parte a la de cualquier otro libro, en el sentido de que el te7to se halla "ormado por capítulos divididos estos, en párra"os, los cuales están divididos en versículos, y !stos a su ve$ contienen oraciones, "rases y "inalmente palabras, por lo que toca a la "orma literaria de su contenido, cada libro posee un estilo propio. lgunos sirven la "orma po!tica 1%almos, 9antares6, otros presentan el mensa&e de *ios ba&o la "orma de discursos 1los )ro"etas6, encontramos "ascinantes narraciones, 1#os Evangelios6 interesantes cartas personales. 1?ilemón y .ito6, e7tensas misivas a grupos cristianos 1#as Epístolas >enerales6, tratados doctrinales 1@omanos6, documentos históricos 1%amuel, @eyes, etc.6, y hasta un e7traordinario drama 1/ob6 estas y más ra$ones hacen que tengamos un previo estudio de la Biblia en cuanto su contenido. 4 Ev tar los +el 5ros El estudio de la Biblia encierra tres graves peligros. El primero consiste en el empe8o de conocer su contenido, apoyados solamente en la inteligencia, y dependiendo del es"uer$o propio. An segundo peligro reside en estudiar la Biblia por un sentimiento de deber religioso. Hay quienes la estudian creyendo almacenar m!ritos, y en esa "orma agradar a *ios. Btros lo hacen movidos por la creencia de que es su deber destilar toda la in"ormación posible contenida en sus páginas. El autor del Eclesiast!s escribió( -El mucho estudio es "atiga de la carne-, 1 E*les ast6s &"%&"6, y )ablo agregó( -#a letra mata....- 1 " Cor nt os $%'6. #a Biblia no se debe estudiar como un "in en sí misma, sino como un medio para un "in. 'o es un libro que tan solo se tenga que leer y aprender, sino más bien, uno que se tiene que vivir. #os m!todos de estudio bíblico pretenden ense8ar al estudiante la manera de adentrarse en la Escritura, con el propósito de que aprenda a vivirla y no solamente a recitarla. + el tercer peligro grave consiste en estudiar la Biblia olvidando que "ue escrita con cierto propósito primordial revelarnos a /esucristo como salvador del hombre. El apóstol )ablo declara que el evangelio de *ios es - cercar de su hi&o- 1 Ro#anos &%&,$6, y especialmente el ministerio del Espíritu %anto se encuentra en"ocado a este mismo "in. 9risto declaro( -El me glori"icará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber- 1 -uan &'%&76. ACTITUDES EN EL ESTUDIO Deter# na* ,n! 5 El que emprende el estudio como un simple pasatiempo, no tendrá ni la mitad de posibilidades de triun"ar en la vida tanto como aquel que lo inicia ba&o un sentido de pro"unda necesidad. El convencimiento interior de nuestra urgente necesidad personal, indiscutiblemente producirá una "!rrea determinación de leer y estudiar las %agradas Escrituras, a cualquier costo. *e poco sirve alentar un entusiasmo pasa&ero, si ante la más peque8a de las di"icultades "laqueamos y claudicamos en nuestro propósito inicial. Reveren* a! El que a !l le haya placido comunicarnos la verdad de su ser, y la grande$a de sus planes, por medio de la página impresa, nos debe llenar de un sentimiento de gratitud y reverencia, además en su título radica el contenido -#a %anta Biblia- y lo que es %anto debe mane&arse con temor y temblor. 'o sólo es la Biblia digna de nuestra reverencia, por lo que ella es en sí, y por el autor de sus palabras, sino tambi!n por el maestro que nos ha sido dado para ense8árnosla( El Espíritu %anto. A#or! lgunos pro"esan amar la Biblia, pero en la realidad lo que aman son los libros que hablan sobre ella. El estudiar la Biblia únicamente con el "in de criticarla, ba&o un sentido de mera obligación o por simple curiosidad, no producirá ningún provecho. mor por la Biblia, signi"ica que late en nosotros la vida eterna y sentir la necesidad imperiosa de alimentar nuestra alma a trav!s de la )alabra de *ios que nutre y "ortalece. mar la Biblia quiere decir mucho más que simplemente llevarla ba&o el bra$o a la iglesia, o tenerla en un lugar prominente en el estudio en el hogar. mar es tener la actitud que tenía -o4 &" ó *avid( Sal#o &/%&3 ó como el )ro"eta -ere#8as &.%&'. D l 5en* a! En el caso del estudio bíblico, la palabra estudio es pues sinónimo de diligencia, ya que nadie podrá estudiar, la Biblia sino se aplica a esa tarea con diligencia y sentido de responsabilidad. Re*e+t v dad! Esto signi"ica poseer un cora$ón abierto y respetuoso a lo que es el Espíritu %anto, quiera ense8arnos por medio de la )alabra de *ios, con "recuencia 9risto acostumbraba a decir a sus discípulos y a las multitudes "El que tiene oído para oír, oiga”, 9ateo &&%&., con esto el %e8or acentuaba lo importante que es no sólo oír, sino recibir, o en caso del estudio bíblico, no solo leer, sino captar y retener. Pers+ *a* a! Esta es una actitud que con "recuencia se pasa por alto, pero que cultivándola puede rendirnos grandes ganancias, Cqui!n no ha sentido al leer el primer libro de 9rónicas, estar perdiendo el tiempo con sus listas de interminables genealogíasD, Cqui!n no se ha cansado de leer así mismo, las tediosas instrucciones del libro de #evítico sobre la construcción del tabernáculoD, hasta nos preguntamos por qu! *ios habrá incluido in"ormación tan aparentemente inútil, sin embargo el que lee con perspicacia, descubrirá que escondidos entre la descripción del mobiliario del tabernáculo, los sacri"icios, las vestimentas de los sacerdotes, los muebles, etc., se encuentran varios tipos de 9risto y que tambi!n dentro de las cansadas genealogías, se pueden encontrar interesantes datos que pueden servir como base para estudios posteriores. 6 E&emplo( 'o se menciona el agui&ón que le "ue dado a )ablo en " Cor nt os &"%), a la lu$ de 0:latas 7%&.; '%&&, pudiera haber sido tal ve$ alguna en"ermedad de los o&os. O4ed en* a! la Biblia se le puede estudiar de " maneras. &!( 9omo una "uente de in"ormación religiosa y; "!( 9omo un manual *ivino. Eue e7ige una inmediata y sincera respuesta de nuestra parte para modelar la vida. lgunos leen mucho la Biblia creyendo estudiarla pero poco bene"icio obtienen de su lectura, porque rehúsan obedecer sus instrucciones y por lo tanto solo se enga8an a sí mismos. Perseveran* a! Esta actitud es decididamente un elemento muy estrat!gico en el estudio bíblico, virtud con la cual debemos revestirnos desde el inicio de nuestra empresa. )erseverancia es que aquel que seriamente ambicione llegar a conocer las Escrituras, tendrá que hacer acopio de un e&emplar tesón a trav!s de los meses y a unos a8os, para algún día llegar al dominio completo de su contenido. NUESTRO ESTUDIO B;BLICO PERSONAL% CÓ9O 1ACERLO 9AS randes ta&adas habían sido cortadas en los muebles. #a ropa colgaba de sus ganchos, pero estaba en tiras nada más. #os colchones tenían pro"undas cortaduras en "orma de cru$. 'o había cosa que hubiera quedado ilesa. #lam! a la policía. #os detectives tardaron como una hora para revisar los da8os y me di&eron que se trataba sin duda de una pandilla de vándalos &uveniles. El agente de seguros me avisó que lamentablemente mi póli$a no contenía ninguna cláusula que me protegiera de las p!rdidas su"ridas. +a solo, me subí a la recámara. l acostarme sentí el "ilo cortante del colchón donde había sido acuchillado en "orma de cru$. Gis nervios estaban por estallar. Entonces cerr! los o&os, y pronunciando paulatinamente cada palabra, empec! a repetir de memoria los pasa&es bíblicos que sabía( el %almo ,, el %almo 3;, , 9orintios ,;, /uan ,4, el %almo 4<, el %almo FK, el %almo F,, pocalipsis ,, el %almo ,33. .uve que repetir mi repertorio dos veces, qui$ás tres. )ero entonces me dormí pro"undamente hasta el alba.#a repetición pausada de pasa&es bíblicos que sabemos de memoria no sólo puede curar nuestro insomnio, sino Ncomo lo comprobó el mismo %e8or /esús 1Gat. 4(4, :, ,K6 nos proporciona las armas con que derrotar a %atanás en la hora de la tentación. )ero tal ve$ el bene"icio más importante de todos es que nos ayuda a meditar. + esto nos trae a nuestra siguiente consideración. I=! 9EDITE LO QUE LEE #a meditación ha sido llamada -digestión espiritual-. Es el proceso mediante el cual el signi"icado de nuestras lecturas 1o de nuestra observación6 es asimilado y convertido en "ibra moral y espiritual. lgunos pasa&es que inculcan este deber, que se8alan las es"eras de su operación y que ensal$an sus bene"icios son( /osu! ,(2; %almo ,(3, ;; ,F(,4; ,K4(;4; ,4M(M; Hageo ,(M, :; #ucas 3(,F. En relación con esto, parece que nuestro principal problema es que no sabemos meditar. Livimos vidas tan agitadas que nos es sumamente di"ícil dis"rutar de la calma necesaria para re"le7ionar. Hemos llegado a pensar que la meditación es un lu&o en ve$ de un artículo de primera necesidad. )ero hay cuando menos dos cosas que podemos hacer para remediar esta situación. #a primera es aprovechar los par!ntesis que se abren en nuestra rutina diaria para repasar detenidamente los pasa&es bíblicos que nos hemos aprendido de memoria. .ales par!ntesis son los momentos que pasamos en los transportes urbanos, los ratos que nos hace esperar el amigo con quien tenemos una cita, el tiempo que gastamos haciendo cola para pagar una cuenta o aun los instantes que nos hace demorar el cambio de luces de un semá"oro. *emos gracias a *ios por estos par!ntesis 1, .es. M(,2; E". M(3K6 y goc!monos en el re"rigerio espiritual que nos pueden proporcionar Nsi es que los aprovechamos de la manera indicada. ún más importante, sin embargo, sería que aprendi!ramos a combinar la meditación con nuestro estudio diario de la )alabra de *ios. Esto limitaría la e7tensión del pasa&e que podríamos estudiar, pero nos permitiría pro"undi$ar mucho más en su signi"icado. 9omo e&emplo tomemos a Garcos 3(,5,3, la historia del paralítico sanado por /esús. *espu!s de leer cada unidad de pensamiento, detengámonos para meditar. El resultado podría ser como sigue. 11 Pr #era un dad de +ensa# ento ( -Entró /esús otra ve$ en 9apernaum despu!s de algunos días; y se oyó que estaba en casa.- 9ed ta* ,n( %e8or, cuando llegaste a aquella casa la gente se dio cuenta de que estabas allí. C%e darán cuenta de que estás aquí en esta casa donde vivimos mi "amilia y yoD )erdónanos la debilidad de nuestro testimonio. *ate a conocer, %e8or, por medio de nuestro hogar. Se5unda un dad de +ensa# ento ( -E inmediatamente se &untaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra.- 9ed ta* ,n( IEu! atrayente es la presencia de /esúsJ %e8or, mani"iesta tu presencia en nuestra iglesia para que las bancas no sigan tan vacías. + da a nuestro pastor un verdadero mensa&e de tu )alabra para satis"acer las necesidades de los que asistan. Ter*era un dad de +ensa# ento( -entonces vinieron a !l unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro.- 9ed ta* ,n( IEu! e&emplo tan inspirador el de aquellos cuatro hombresJ %e compadecieron de la condición de su amigo parali$ado y combinaron sus "uer$as para llevarlo a /esús. IBh, Espíritu *ivino que moras en mi cora$ón, conc!deme una porción más grande del amor de *ios para que yo tambi!n me compade$ca de los perdidos que me rodeanJ .e doy gracias por mis hermanos que ya sienten esta compasión, y te prometo unirme con ellos en un es"uer$o común por llevar estas almas a /esús. Cuarta un dad de +ensa# ento ( -+ como no podían acercarse a !l a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, ba&aron el lecho en que yacía el paralítico.9ed ta* ,n( IEu! persistencia tan admirableJ %e8or, perdóname las veces que me he desanimado a causa de los impedimentos con que he trope$ado. *ame esta misma persistencia para que sea "irme y constante, creciendo siempre en la obra tuya. Qu nta un dad de +ensa# ento ( - l ver /esús la "e de ellos. . .- 9ed ta* ,n( %e8or, como viste la "e de aquellos cinco hombres, ves tambi!n la mía. %abes que a veces vacila. 9omo el padre del muchacho endemoniado tengo que orar( -9reo, %e8or, ayuda mi incredulidad.Se>ta un dad de +ensa# ento( -*i&o al paralítico( Hi&o, tus pecados te son perdonados.9ed ta* ,n( #a necesidad "ísica del paralítico era patente para todos, pero para 9risto era aún más patente su necesidad espiritual. IGás que la salud de su cuerpo le hacía "alta el perdón de sus pecadosJ IBh, 9risto, ayúdame a tener siempre presente que la necesidad más grande de las personas con quienes yo tengo que tratar es precisamente !sta( el perdón de sus pecadosJ S6+t #a un dad de +ensa# ento ( -Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus cora$ones( C)or qu! habla !ste asíD Blas"emias dice. CEui!n puede perdonar pecados, sino sólo *iosD- 9ed ta* ,n( I)obres escribasJ 9egados por sus pre&uicios, no podían comprender que estaban en la presencia de *ios hecho Hombre. )adre amoroso, líbrame de los pre&uicios. 'o permitas que mis ideas preconcebidas me cieguen a la verdad. *ame siempre un cora$ón abierto para ti. O*tava un dad de +ensa# ento( -+ conociendo luego /esús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les di&o( C)or qu! caviláis así en vuestros cora$onesD- 9ed ta* ,n( .e alabo, 9risto, por tu per"ecto conocimiento del cora$ón humano. +o no me cono$co a mí mismo, pero tú me conoces todo. )or tanto, me llego a ti para orar como el %almista( -E7amíname, oh *ios, y conoce mi cora$ón; pru!bame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno.Novena un dad de +ensa# ento ( -CEu! es más "ácil, decir al paralítico( .us pecados te son perdonados, o decirle( #evántate, toma tu lecho y andaD- 9ed ta* ,n( 9laro está que lo más "ácil era lo primero, porque esto estaba en la es"era de lo invisible, mientras que lo segundo estaba en la es"era de lo observable. D6* #a un dad de +ensa# ento( -)ues para que sepáis que el Hi&o del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados. . .- 9ed ta* ,n( quí 9risto indica que quería que supieran que !l tenía 12 potestad 1autoridad6 en la tierra de perdonar pecados. + puesto que sólo *ios puede perdonar pecados, esto signi"ica que 9risto quería que supieran que !l es *ios. IBh 9risto, tú sí eres mi *ios y mi %e8orJ Und6* #a un dad de +ensa# ento( -1*i&o al paralítico6( ti te digo( #evántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Entonces !l se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos.- 9ed ta* ,n( 9risto demostró que tenía autoridad para perdonar pecados por el milagro de sanar al paralítico. En otras palabras, la evidencia de la realidad del perdón era un cambio visible obrado en la vida del hombre perdonado. sí es siempre. IEl hombre perdonado es un hombre visiblemente cambiadoJ Duod6* #a un dad de +ensa# ento( -*e manera que todos se asombraron, y glori"icaron a *ios, diciendo( 'unca hemos visto tal cosa.- 9ed ta* ,n( +o tambi!n te glori"ico, oh *ios, por las vidas cambiadas que he visto Npruebas irre"utables de tu amor y gran poder. + te pido que nos de&es ver más de esta gloria tuya. 9onc!denos un movimiento evangelístico que cambie multitudes de vidas, para que una ve$ más la gente se asombre y te recono$ca como el *ios viviente y único %alvador. En el e&emplo dado arriba se observa que cada unidad de pensamiento es anali$ada. #uego, con la e7cepción de la novena unidad, el análisis conduce a una aplicación práctica. En la mayoría de los casos la aplicación se hace a la vida personal del lector. En un caso, sin embargo 1la segunda unidad6, la aplicación es para la congregación de la cual el lector es miembro. + en las últimas dos unidades la aplicación es general, para todo el pueblo de *ios. #as aplicaciones generalmente se e7presan en "orma de oraciones, y en !stas *ios es invocado a veces como )adre, a veces como Hi&o y otras como Espíritu %anto. demás, las plegarias contienen todos los elementos de la oración cristiana( alaban$a, acción de gracias, con"esión, intercesión y petición. 'o quiero de&ar la impresión de que es necesario que uno siempre "ormule sus meditaciones por escrito. )or regla general no habrá tiempo para tanto. #a idea es más bien la de insistir en el cultivo habitual de la práctica de anali$ar lo que leemos en la Biblia y de aplicar las verdades así descubiertas a nuestra propia vida por medio de la oración. %i así lo hacemos, no tardaremos en compartir la e7periencia del pro"eta /eremías( -?ueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me "ue por go$o y por alegría de mi cora$ón- 1/er. ,M(,<6. =! ESTUDIE LA BIBLIA DE ACUERDO A UN PLAN #as cosas hechas a la ligera no suelen salir muy bien. unque de ve$ en cuando escuchamos el testimonio de algún hermano que asegura haber encontrado el preciso mensa&e que necesitaba por el sencillo procedimiento de abrir la Biblia al a$ar y leer lo primero que captó su atención, tenemos que insistir en que tales e7periencias son poco comunes. Bcasionalmente encontramos una moneda tirada en la calle. )ero ninguno de nosotros se atrevería a su"ragar los gastos de su casa sobre la base de lo que pudiera así hallar. )re"erimos buscar un empleo que tenga un plan de"inido de pagos. 13 ESTUDIO DE LA BIBLIA POR SUS 9ETODOS &!( EL 9?TODO DE=OCIONAL! %e conoce este m!todo con el nombre de -devocional-, porque acentúa el estudio con el "in de producir la edi"icación de la vida espiritual del cristiano, llevándole a una e7periencia más real de su conocimiento de *ios y de su entrega personal a !l. Este tipo de estudio lo podemos practicar cuando menos de cuatro di"erentes maneras( &!( )rogresivo. )ara un gran número de cristianos, estudiar la Biblia signi"ica únicamente leerla progresivamente de 06nes s a A+o*al +s s. "!( )ráctico. Ana segunda "orma de reali$ar el estudio devocional, consiste en anali$ar pasa&es que sean adecuados a nuestro inter!s o a nuestra necesidad espiritual. 14 $!( )astoral. #a vida cristiana no es una emoción momentánea; es un proceso que dura toda la vida. 7!( )ersonal. #as Escrituras serán a nuestro cora$ón dulces como la miel, sólo en la medida en que logremos locali$ar entre sus páginas a /esucristo, el Hi&o muy amado del )adre, en el cual !l tiene su contentamiento. "!( EL 9ETODO SINTETICO! este sistema de estudio bíblico tambi!n se le conoce como -el m!todo del *r. >ray-, debido a que este c!lebre siervo de *ios, por muchos a8os decano del Hnstituto Bíblico Goody en 9hicago, escribió un libro entero cubriendo de >!nesis a pocalipsis, basándose en tan singular m!todo. El estudio sint!tico es la labor de compendiar o resumir lo más posible, un pasa&e, para obtener un cuadro general, pero completo. #a piedra angular de este m!todo es la lectura repetida de un libro de la Biblia a la ve$. *urante las repetidas lecturas de un libro, se recomienda tener en mente tres distintos aspectos( A!( El tema central del autor. B!( El desenvolvimiento. C!( El bosque&o del contenido. &!( .raba&emos en el libro de /ob aplicando los pasos anteriores, y observaremos la "orma como se puede arribar a la comprensión "undamental de su contenido. #as primeras ocasiones que lo leamos, buscaremos su tema central. .al ve$ nos pare$ca que ese tema pueda ser el signi"icado de la lucha entre el bien y el mal, y sus resultados, ba&o el gobierno de un *ios sabio y todo poderoso. "!( El siguiente paso consiste en leer /ob nuevamente, ahora con el tema central en mente, observando cómo el autor desenvuelve su argumento. $!( 9on el material anterior cuidadosamente anotado, estamos listos para "ormular un bosque&o. 9omo se ha podido ver hasta aquí, la organi$ación del material bíblico es siempre un proceso "undamental e imprescindible para el estudio provechoso. El *r. >ray bosque&a el libro /ob en esta "orma( I!( El prólogo. II!( El diálogo. III!( #as palabras de Eliú. I=!( #as )alabras del .odopoderoso. =!( #a respuesta de /ob. =I!( El epílogo. )ara elaborar el bosque&o resulta ser de gran ayuda tomar en cuenta la división de capítulos, párra"os y versículos ya que el estudiante necesita encontrar las unidades de pensamiento para irlos acomodando en "orma organi$ada. %ugerencias generales para "acilitar el traba&o con este m!todo. &!( 9ada ve$ que se lea el libro, l!ase completo y de una sola ve$, a "in de mantener "rescos todos los detalles de su contenido. 15 "!( 'o haga uso de libros de consulta. %atúrese solo del te7to bíblico, y luche porque su mente traba&e con diligencia en los descubrimientos necesarios. $!( 9ada ve$ que lea el libro, procure en"ocar la mente en un aspecto distinto de la narración puede ser el histórico, doctrinal, geográ"ico o biográ"ico. 7!( l leer, transpórtese mentalmente a la !poca, las circunstancias y el tras"ondo del escritor. $!( EL 9ETODO INDUCTI=O! #a palabra -inductivo- viene del verbo inducir, y !ste del latín inducere, que es un antónimo de deducir o concluir. #a inducción, nos dice el diccionario, es -un modo de ra$onar que consiste en sacar de los hechos particulares una conclusión general-. )or tanto, denominamos m!todo inductivo aquel mediante el cual se somete un pasa&e bíblico a investigación, con el "in de obtener conclusiones generales sobre su contenido. El m!todo opuesto es el -deductivo- que partiendo de una premisa predeterminada, procede a establecer una base bíblica en su apoyo, empleando varios pasa&es. mbos m!todos se pueden ilustrar así( G!todo inductivo. G!todo deductivo. El m!todo inductivo no se emplea únicamente para el estudio de las Escrituras; es tambi!n muy usado en la investigación de las ciencias e7perimentales, y se basa en tres principios de operación( &!( #a Bbservación "!( #a Hnterpretación $!( #a plicación OOO OOO OOO. *escubrir lo e7istente. *eterminar su signi"icado. propiarse de los resultados. )or observación entendemos el acto de considerar con atención el estudio intenso de algún ob&eto, asunto o relato; la práctica de la observación es indispensable, porque nos permite saturarnos del contenido del pasa&e. )or eso debemos "ormarnos este hábito de tal manera que nunca leamos una "rase o pasa&e bíblico sin observarlo cuidadosamente. 9onsta de cuatro partes principales( &!( #a Bbservación de palabras o t!rminos. #a Biblia contiene miles de palabras con signi"icado oscuro o desconocido. Btras veces las palabras se usan en sentido "igurado, y no quieren decir en el pasa&e lo que signi"ican en el uso común. "!( #a observación de las relaciones entre las palabras se les llama estructuras. #as estructuras se relacionan entre sí por medio de palabras que adoptan la "unción de -eslabones-. $!( #a observación de "ormas literarias generales. El pasa&e que estudiamos puede ser prosa, poesía, drama, parábola, literatura apocalíptica, etc. 7!( #a observación de la atmós"era, puede ser de compasión, triste$a, dolor, amor, alegría, humildad, ternura o alguna otra. El segundo principio de este m!todo es la interpretación. El propósito aquí es determinar el signi"icado de lo que el autor escribió. En este caso la imaginación se convierte en una valiosa herramienta que nos ayuda a trans"ormarnos a los tiempos bíblicos, y sentir, pensar y actuar, como lo hicieron los escritores. 16 El resumen de la interpretación, apoyado en la evaluación anterior, este paso consiste en adaptar las ense8an$as del pasa&e a nuestras circunstancias particulares, y en apropiar lo que sea de utilidad a nuestra vida personal. 7!( EL 9?TODO BIO0RAodo &" y & Cor nt os .%),@. $!( 9onserve discreción y sentido común. 7!( @ecúrrase a todas las re"erencias bíblicas que sea posible para respaldar la interpretación de un tipo dado. )ara aquella persona que desee lan$arse de inmediato a poner en práctica este m!todo, le podemos sugerir los siguientes temas donde encontrará abundante material de esta naturale$a( dán como tipo de 9risto; braham como tipo de *ios; el sacri"icio de Hsaac y el sacri"icio e7piatorio de 9risto; /os! y la vida de /esucristo. /!( EL 9?TODO 1ISTORICO! #a Biblia se ha constituido en un in"alible libro de historia para esos estudiosos. 'o "ue escrita con ese "in, pero sus narraciones se han veri"icado a trav!s de los siglos, encontrándoseles siempre veraces. )ara el progreso en la aplicación de este m!todo, se recomienda un procedimiento similar al sugerido para el sint!tico; esto es, principiar con lo general, y avan$ar paulatinamente hacia lo detallado y minucioso, en este caso, la primera área de estudio será la Biblia entera. 9on esto queremos decir que debemos primero ubicarnos históricamente en relación con todo el período bíblico, antes de concentrar nuestra atención en el pasa&e que especí"icamente nos interesa. Ana ve$ que contemos con el cuadro histórico general, podremos reali$ar un estudio más detallado. Este se puede e"ectuar de tres maneras principales. 20 Pr #eraA dedicándonos al estudio de un periodo especi"ico de la historia bíblica. )or e&emplo, el tiempo de los &ueces aquí es posible adentrarse en los detalles y circunstancias de este lapso de la historia de Hsrael. El reino de %alomón sería otra !poca rica en ense8an$as. La se5unda "orma es estudiar la perspectiva histórica de un solo libro. #a comprensión e7acta de algunos de ellos, en gran parte depende de los antecedentes que poseamos sobre los eventos que allí se narran. Por Blt #o se puede someter un solo capítulo al análisis histórico. 9uántos emocionantes descubrimientos nos esperan al estudiar en esta "orma, por e&emplo, el capítulo ' de la pro"ecía de Hsaías. #legaremos a comprender por qu! el pro"eta principia el capítulo aclarando( -En el a8o que murió el rey A$ías...&3!( EL 9?TODO PROtual; el descubrimiento del verdadero te7to, y la seguridad de que hemos obtenido este sentido, tan cerca como sea posible, de las palabras de los escritores sagrados. )ero este estadio de estudio evidentemente es sólo introductorio. Es esencial como "undamento, pero es sólo el "undamento. El pró7imo estadio es el que se conoce como *r8t *a l terar a, el estudio de la Biblia como literatura, la consideración de su composición, autores, "echas, estilo y contenido. Esto es tambi!n importante y esencial, porque sin !l nos perderíamos muchas de las hermosuras y gloria de la Biblia. 9on todo hay algo me&or a lo cual hemos de dirigirnos. #a Biblia es literatura, pero, es más que esto, y si nos quedamos contentos en esta "ase hemos "allado en un punto vital. El tercer estadio del estudio bíblico se re"iere a la e>65es s 484l *a esto es la verdadera interpretación del contenido de la Biblia, el signi"icado e7acto de los pasa&es, secciones y versículos. Esto implica un 22 conocimiento del lengua&e y la gramática, las costumbres y tradiciones, las "ormas retóricas y literarias de e7presión. Esto es evidentemente de la mayor importancia e imperativo para todo estudio verdadero 9on todo, no es su"iciente, y es posible que nos ocupemos en detalles de interpretación, y nos perdamos el poder espiritual esencial. El cuarto estadio de nuestro estudio de la Biblia se ocupa de la teolo58a 484l *a, la consideración de la religión revelada en las Escrituras, sus doctrinas morales, y sus deberes. 0ste es el punto más elevado de la ense8an$a cristiana, y es del má7imo valor que podamos ver lo que es la ense8an$a teológica en cada "ase de la revelación que *ios nos da de sí mismo desde los primeros días hasta el tiempo de nuestro %e8or /esucristo. 'o obstante, ni aún aquí hemos llegado a nuestra "inalidad; porque es posible que nos ocupemos del contenido intelectual de la Biblia, que lo tengamos todo bien ordenado y captado en nuestra mente, y a pesar de todo, carecer de la sustancia y el poder de la )alabra de *ios. El mensa&e es mayor, debemos ir más arriba todavía. El quinto estadio. )or encima de estas "ases, hemos de seguir adelante, para llegar a la cumbre, que es el uso de la B 4l a *o#o una Pala4ra de D os +ersonal +ara nuestras al#as ( -CEu! dice mi %e8or a su siervoD- -CEu! quieres que hagaD- #as Escrituras tienen por ob&eto llevar al alma directamente a *ios, introducirla a su presencia, y transmitir su revelación de verdad y de gracia. + si "allamos en conseguir esto, si "allamos en el punto crítico, todo nuestro otro conocimiento, por grande y valioso que sea, no servirá para nada o para muy poco. El estudio de la Biblia por encima de todo signi"ica llevar al alma al contacto directo con *ios y conservarla allí. El privilegio más alto y la posibilidad más santa de la religión cristiana es la comunión con *ios en 9risto, y esto es absolutamente imposible aparte de la devoción y trato constante con la )alabra de *ios. Requer # entos es+ r tuales! .oda persona inteligente puede hacerse un e7perto en las cuatro primeras "ases del estudio bíblico a que nos hemos re"erido antes. #a quinta "ase requiere cualidades y condiciones distintas de la mera capacidad y logros intelectuales. El alma ha de haber sido aceptada por *ios en 9risto. #a comunión con *ios sólo es posible para el alma salvada, el que ha sido perdonado y aceptado en 9risto. El pecado tiene que haber sido tratado antes de que pueda haber comunión, y en consecuencia, no hay estudio devocional genuino de la Escritura aparte de la posición de un creyente en 9risto y la seguridad personal de la salvación. El -hombre natural- no recibe las cosas del Espíritu de *ios, o, para usar las palabras de )ablo, -no puede comprenderlas-; no tiene la "acultad que le permita hacerlo. .iene que ser cambiado a -espiritual- para que estas cosas puedan ser -discernidas espiritualmente-. Es por "alta de comprensión de este hecho patente y potente que hay tanto error por todas partes hoy. #os hombres estudian la Biblia sin darse cuenta de las demandas espirituales que hace, además de las cali"icaciones intelectuales. demás, el alma que ha aceptado así a 9risto tiene que mantenerse en el orden debido con *ios, si el estudio de la Biblia ha de dar el "ruto má7imo. #a vida del creyente ha de ser verdadera y aut!ntica para *ios. #a conciencia tiene que ser mantenida pura y sensible; la mente ha de aceptar la ense8an$a, descon"iar de sí misma y desear aprender de *ios; tiene que mantenerse sumisa y obediente, y estar dispuesta a hacer lo que *ios manda. #os secretos del %e8or son sólo revelados a -aquellos que le temen-, porque -mirar! a aquel que es pobre y humilde de espíritu y tiembla a mi palabra- 1Isa8as ''%"6. Guchos creyentes encuentran la )alabra de *ios oscura porque no están en "orma, espiritualmente hablando. 'o hay visión delante de ellos porque no están bien con *ios. El estudio devocional de la Biblia es la causa y el e"ecto a la ve$ de la reacción a la vida espiritual. Es causa de una vitalidad incrementada en lo 23 espiritual, poder, comprensión y bendición, en tanto que a su ve$ esta realidad espiritual de vida, le lleva a una revelación más espiritual de *ios en su )alabra. #a oración y la obediencia son órganos de conocimiento, y a cuanta más oración y obediencia, más conocimiento. -%i alguno quiere hacer mi voluntad, conocerá...- )ara tener poder espiritual en la vida, hemos de alimentarnos de la comida espiritual de la )alabra de *ios. Tres s #+les re5las% Bus*arA #ed tar C *o#+arar! )ara el uso devocional y espiritual de la )alabra de *ios hay tres reglas, pero estas tres, aunque simples, comprenden mucho. ,.5 Hemos de 4us*arA es*udr Dar 1-uan .%$/6. #os pensamientos de *ios no se revelan a los lectores descuidados y poco atentos, sino sólo a los que escudri8an. #as glorias de las Escrituras no son descubiertas sino por medio de una búsqueda diligente. #a Biblia es una mina, y sus &oyas no se recogen al lado del camino. *a oportunidad para pensar y requiere e&ercicio. Estas palabras, "rases y cláusulas están llenas de signi"icado y poder. 9omo las parábolas de nuestro %e8or, la Biblia revela y esconde a la ve$ un mensa&e. Es necesario pensar con tesón, si hemos de obtener de la )alabra las bendiciones que contiene. Hemos de considerar sus a"irmaciones, insistir en su signi"icado, captar su mensa&e, entretenernos con placer y "ervor en sus revelaciones de *ios en 9risto. 'o hay nada en ella sin algún propósito, y lo que hay, el %e8or lo revela siempre a sus siervos que buscan con diligencia. 3.5 Hemos de #ed tar 1-osu6 &%@; Sal#o &%"6. #a meditación viene de la palabra griega que signi"ica -atender-, y esto es esencialmente la idea de la meditación de la Biblia. Es estudiar con atención. Gás que esto es leer con intención. Es interesarnos en cada punto con aplicación personal. + tiene que ser nuestro propio pensar, nuestro propio meditar, nuestra propia aplicación. Giremos bien este te7to, tan claro( -Gi meditación en 0l- 1Sal#o &37%$76. Gi meditación, no la de otro #o primario y esencial es que sea meditación de primera mano sobre la )alabra de *ios. Este es el secreto de la vida cristiana. El doctor ndreQ Gurray nos ha recordado en uno de sus libros que la leche es un alimento que ha sido predigerido. + así hemos de decir de todos los libritos de devoción, ayudas a la santidad, manuales de pensamiento y ense8an$a, por valiosos que sean, representan alimento que ya ha sido predigerido antes de llegar a nosotros. CEuiere decir esto que no sirven para muchoD En modo alguno. 9onsideramos que sí son importantes, pero sólo en su lugar y con el propósito apropiado. %i se ponen delante de la Biblia o la e7cluyen, en su sentido de algo básico, día tras día, entonces son peligrosos y desastrosos, son muletas que nos impiden un e&ercicio vigoroso y llevan a la senilidad y decrepitud espiritual. %i se ponen despu!s, son deliciosos y valiosos, inspiraciones para aumentar las ideas y caminos para mayores y más pro"undas bendiciones. 9uando hemos hechos nuestra propia meditación de la )alabra, podemos go$ar de lo que la Biblia nos ense8a por medio de otros de sus hi&os, especialmente aquellos a quienes *ios ha dado dones especiales de ense8an$a. sí que primero y ante todo, O -MI meditaci%n de ÉL-. #a meditación ha de ser real. Ha de ser -la meditación de mi cora$ón- 1 Sal#o 7/%$6, y -el cora$ón- en la Escritura signi"ica el centro del ser moral, que incluye el intelecto, las emociones y la voluntad. Hmplica que vamos a la )alabra para ser escudri8ados a "ondo, guiados de modo de"initivo, y corroborados de modo e"ectivo. #a hora de meditación no es un rato para sue8os, vagas imaginaciones, "antasías, sino para una bendición viva, real, tanto si es en la "orma de guía, aviso, consuelo o amonestación. #a meditación ha de ser práctica. C9uáles son sus "ases o elementosD )rimero, una lectura cuidadosa de un pasa&e o tema particular, pensando en su sentido original y real. 24 #uego una aplicación resuelta del mismo a las necesidades de mi vida, conciencia, cora$ón, mente, imaginación, voluntad; hallando lo que me dice a mí. #uego un sincero entrar en oración en petición de misericordia y gracia, para que sus ense8an$as puedan pasar a ser parte de mi vida. #uego, una sincera trans"usión de todo ello en una resolución de que mi vida lo reprodu$ca. ?inalmente, una entrega total y con"iada en *ios, para recibir el poder de practicarlo, de modo evidente y constante todo el día. Hay que notar que la palabra meditar procede en el original hebreo de otras dos palabras que signi"ican( una, pensar y la otra !ablar 1de modo audible6 Sal#o .%&. Estos dos elementos tienen que ir siempre me$clados en la )alabra, su signi"icado y su aplicación y mensa&e, y luego hablar a *ios sobre ello, en con"esión de "racasos pasados, en oración pidiendo bendiciones "uturas, en comunión de goces y necesidades presentes. *e este modo la meditación pasará a ser práctica, vital, bendita, para que podamos hallar en ella nuestro go$o principal, y el poder diario para el servicio que nos es indispensable. ;.5 Hemos de *o#+arar 1& Cor nt os "%&$6. #a )alabra de *ios es como un calidoscopio con muchas combinaciones. demás de nuestra búsqueda y meditación de un pasa&e particular, hemos de comparar pasa&es, a "in de llegar al plano signi"icativo de la )alabra que nos ha sido dada en -muchas partes y de muchas maneras- 11e4reos &%&6. #os varios aspectos de la verdad se ven así en su totalidad y en proporción, y nuestra vida espiritual pasa a ser plenamente in"ormada y completamente equipada. Hay tantos tópicos o temas esparcidos por la )alabra de *ios, que sólo cuando los comparamos podemos apreciar la plenitud y gloria de la revelación de *ios. 9omo ilustración de esto podemos tomar dos o tres e&emplos. %ólo por medio de este m!todo de comparación podemos llegar a la plena verdad de la doctrina de la &usti"icación en su aspecto s!7tuple. *ios el utor 1Ro#anos $%"'6; la gracia como la "uente 1Ro#anos $%"76; la sangre como la base 1 Ro#anos .%/6; la resurrección como el reconocimiento 1Ro#anos 7%".6, la "e como el cauce 1Ro#anos .%&6; y las obras como el "ruto 1Sant a5o "%"76. demás, la voluntad de *ios es el centro de toda vida, pero es sólo cuando empe$amos con Gateo y vamos por todo el 'uevo .estamento, recogiendo todos los pasa&es sobre la voluntad de *ios, que podemos comprender la maravillosa plenitud y la gloria de sus derechos sobre nosotros. Ana ve$ más, cuando vamos al ntiguo .estamento es esencial establecer comparaciones de los varios títulos de *ios si queremos descubrir el signi"icado completo de su relación con nosotros. %e podrían dar muchos más e&emplos de la necesidad de esta comparación; realmente, apenas hay una verdad en la )alabra de *ios que pueda ser entendida sólo con un pasa&e. Hemos de comparar. %ólo hay que a8adir que por medio de este m!todo es posible hallar mucha ayuda y espirituali$ación RsanaS, como por e&emplo, al comparar las monta8as de la Biblia con sus asociaciones espirituales, o los valles, o las -ventanas-. B se podría tomar una "rase como -todas las cosasS de la Escritura y ver como Rtodas las cosas son de *ios-; -todas las cosas son vuestras-; -todas las cosas son para vosotros-; -todas las cosas cooperan para bien-. #as posibilidades de este m!todo son prácticamente ilimitadas. )ara usar de este m!todo necesitamos una buena concordancia bíblica. Hay que usar mucha discriminación. #as re"erencias en muchas de las ediciones modernas son a veces valiosas. .odo lo que se ha dicho se puede resumir en las palabras de /ob( -He estimado las palabras de su boca más que mi comida- 1"$%&"6; y de /eremías( -?ueron halladas tus palabras y yo las comí- 1 &.%&'6; y del salmista( -9uán dulces son tus palabras a mi paladar- 1 &&/%&(3$6. #a Biblia tiene que ser nuestro alimento diario si hemos de ser "uertes y vigorosos. 'o es la cantidad, sino la calidad lo que determina el valor nutritivo del alimento. #o que hemos de subrayar es la capacidad de recibir, el poder de asimilar la 25 preparación para reproducir. 9omo ha dicho alguien muy bien, el proceso es triple( in"usión, su "usión, trans"usión. #a )alabra así pasa a ser el todo en cuanto a su"iciencia y poder en nuestra vida( el espe&o que revela 1Sant a5o &6; el agua que limpia 1EEes os .6; la leche que nutre 1& Pedro "6; la carne que vigori$a 11e4reos .6; la miel que deleita 1Sal#o &&/6; el "uego que calienta 1-ere#8as "$6, el martillo que rompe y une 1-ere#8as "$6, la espada que pelea 1EEes os '6; la semilla que crece 19ateo &$6; la lámpara que guía 1Sal#o &&/6; el estatuto que legisla 1Sal#o &&/6; y el oro que se atesora para el tiempo y para la eternidad 1 Sal#o &/6. Las dos B 4l as del estud oso )ara todo estudio bíblico son esenciales dos Biblias, y sin ellas vamos a perder mucha bendición. ,.5 #a Biblia para conocimiento. 9on esta e7presión quiero decir el estudio de la Biblia en general, y los procesos y m!todos del conocimiento e in"ormación bíblicos. Hemos de tener una Biblia especialmente dedicada al estudio intelectual, si no e7clusivamente. El conocimiento lo hemos de conseguir primero por medio de estudio personal. Hay dos m!todos de estudio bíblico que se deben seguir, si es posible, uno &unto al otro Ano es el progreso constante a lo largo de toda la Biblia desde el 06nes s al A+o*al +s s, tomando la )alabra de *ios tal como la hemos recibido. /unto con esta lectura regular general de toda la Biblia, debería haber, si "uera posible un estudio especial de algún libro o período, de modo particular del 'uevo .estamento. )odemos dedicar tres o seis meses a un libro y hacer todo lo posible para dominarlo. En este estudio de la Biblia es esencial que seamos especí"icos en nuestro traba&o, y esto no es meramente leer, sino pensar. )or e&emplo, cuando tenemos el capítulo o sección delante haremos bien preguntándonos( CEu! propósito tengo en este estudioD CEu! es lo que voy a hacerD Entonces podemos seguir haci!ndonos alguna de estas preguntas( &!( CEntiendo el signi"icado de las palabras y "rases de este pasa&eD 1'unca se ha de vacilar en con"esar que se necesita un diccionario.6 En 07odo ", por e&emplo -arquilla-. "!( CEu! personas y lugares son mencionadosD Bcurre esto en algún otro punto en la Escritura. 1Esto signi"ica historia y geogra"ía.6 $!( CHay alusiones a las costumbres orientales que deben ser aclaradasD 1#a Biblia es un libro oriental y muchos pasa&es sólo se pueden entender a la lu$ de la vida oriental.6 7!( CEu! re"erencias marginales a otros pasa&es requieren atenciónD 1#a Escritura se interpreta maravillosamente a sí misma.6 .!( CHay alguna ense8an$a especial sobre *ios, 9risto, el Espíritu, el pecado, la gracia, la santidad la eternidadD '!( 9uando leemos el 'uevo .estamento, consideremos si hay algo que se re"iere al ntiguo .estamento. B si en el ntiguo .estamento se nos recuerda de algo del 'uevo .estamento. )!( CHay algo típico o pro"!tico en el punto que consideramosD 26 %acamos conocimiento tambi!n de clases bíblicas y de libros escritos sobre la Biblia. El contacto con otros no puede por menos que aumentar nuestro conocimiento. )ero aquí estamos interesados sobre todo con nuestro estudio personal, y con nuestro propio estudio de la Biblia como distinto de los libros escritos sobre la Biblia. %e pueden sugerir muchas otras "ormas de ayuda, pero hemos tenido inter!s especial en insistir en que el estudioso vaya directamente a la )alabra primero, y se ocupe de ella de modo primario y principal. Hemos de captar a conciencia su contenido, descubrir su signi"icado y recibir su mensa&e en cuanto sea posible a trav!s del contacto inmediato con sus páginas. Hemos de recoger conocimiento. C9ómo podemos almacenar me&or los resultados de nuestros estudiosD )rimero, por medio de una Biblia con amplios márgenes o con páginas no impresas intermedias. quí se pueden ir anotando los resultados de nuestros estudios. En relación con esto se puede mencionar el marcar la Biblia. Hay que ir con cuidado en hacer algo más que subrayar, porque al escribir entre líneas puede hacerse todo ilegible. *e ve$ en cuando habrá alguna nota o e7tracto que no se puede poner en el margen de la Biblia. )ara esto necesitamos un cuaderno aparte, que podemos arreglar y poner ba&o índice, en la "orma que nos sea conveniente. Es conveniente hacer el índice por temas y por te7tos, y poner el número de la página del cuaderno al margen de la Biblia. #a re"erencia de esta "orma es "ácil. Estas son algunas de las "ormas de recoger y ordenar los resultados de nuestro estudio. 3.5 #a Biblia para poder y vida. 9on esto queremos decir el uso de la Biblia para obtener poder y vida espiritual. + aquí queremos subrayar con mucho !n"asis la necesidad de tener una Biblia separada para propósitos devocionales sólo, completamente aparte de la Biblia de estudio general. demás, es imperativo que esta Biblia devocional est! por completo libre de marcas. Hemos de tener el mensa&e de *ios nuevo y "resco cada día, y si abrimos nuestra Biblia marcada podemos estar seguros que nuestras ideas seguirán cauces y rodadas antiguas de mensa&es anteriores sugeridos por nuestras marcas y notas. %ólo una mente muy "uerte e independiente puede evitar esta tendencia, y de ahí que sea me&or tener una Biblia con las páginas limpias para que la mente no se vea trabada al buscar su nuevo mensa&e. #uego, cuando el nuevo mensa&e llega podemos anotar los resultados en nuestra otra Biblia para notas. Esto insistimos, es muy importante. %u "ruto será abundante. Eue la Biblia usada para esto sea de calidad, porque ha de durar toda una vida y pasará a ser -nuestro peque8o santuario-. En este estudio devocional tengamos cuidado en leer la Biblia con la mirada atenta a nuestro traba&o. Hay la tentación inevitable por parte del obrero a leer con la vista puesta en hallar material para sermones y clases. Hemos de leer la Biblia para nosotros ante todo, para nadie más. + este estudio devocional debería pasar a ser el mismo hábito de nuestra vida. 'uestro contacto directo y personal con la )alabra de *ios será una prueba e7igente de nuestro discipulado y carácter. #a Biblia es un espe&o, en el cual nos vemos a nosotros mismos como somos y a *ios como 0l nos ve a nosotros, y es evidente que si nunca usamos el espe&o, o lo hacemos sólo de ve$ en cuando, no vamos a conocer cuál es nuestro estado real delante de *ios. El cristianismo es en gran parte un asunto de la condición del alma; y se hace !n"asis en el carácter, y el carácter es poder. hora bien, el carácter requiere soledad para el crecimiento; la soledad -es la patria de los "uertes-; pero la soledad sin la Biblia tiende a lo mórbido, mientras que con la Biblia es una garantía de vitalidad y de vigor. )rocuremos, en medio de las prisas y preocupaciones de la vida, -apartar tiempo para ser santos- por medio de la meditación sobre *ios en su )alabra. 'i aun la obra cristiana tiene que quitarnos este poder del verdadero servicio y bendición. #a super"icialidad de muchas vidas nos advierte que -procuremos 27 leer-, -para meditar sobre estas cosas-, para que -nuestro bene"icio sea evidente a todos-, y al mismo tiempo glori"ique a *ios. #as sugerencias siguientes se o"recen con miras al estudio devocional( &!( Empie$a estos ratos con oración para obtener lu$ del Espíritu %anto 1Sal#o &&/%&@6. "!( )ide ser guiado a algún pensamiento de"inido para ti mismo. $!( 9onsidera con calma y en oración el pensamiento que te sea concedido. CEs un conse&oD CAn preceptoD CAn avisoD CAna promesaD CAna e7perienciaD CAna ordenD 7!( 9uando su signi"icado es claro, hay que usarlo como base de una oración pidiendo gracia para ponerlo a la práctica en la vida. .!( 9ede toda tu alma en una entrega plena a su verdad y poder. '!( Enlá$alo con las verdades que ya conoces, y con ello re"uer$a la cadena de la e7periencia. )!( 9on"ía en *ios para reproducirlo en tu vida cotidiana. )robablemente si es necesario llamar más la atención sobre la relación necesaria e íntima que hay entre la oración y el estudio de la Biblia, sea un estudio de carácter crítico o puramente devocional. El conocimiento de la Biblia es a la ve$ causa y e"ecto de la oración. 'ecesitamos la oración para la iluminación intelectual y espiritual antes del estudio de la )alabra de *ios, y mientras lo hacemos, en tanto que el resultado de nuestro estudio, a su ve$, va a guiarnos a más oración y a aumentar nuestra con"ian$a y espera en *ios en la comunión. *e esta manera los dos actos se in"luyen mutuamente, porque la oración en su de"inición más simple es precisamente hablar a *ios, y la Biblia es lo que *ios nos dice a nosotros. 0stos dos, combinados, constituyen una verdadera comunión, la íntima amistad que es la corona y culminación de la revelación de *ios en 9risto en relación con la vida humana 1& -uan &%$6. Con*lus ,n! Hemos llegado al "in de este curso sobre el estudio de la Biblia. 9omo es natural, sólo hemos tocado este vasto tema, pero qui$á se ha sugerido bastante para mostrar los maravillosos tesoros que poseemos en la )alabra de *ios, y lo grande que es la necesidad y valor de su estudio concien$udo, sincero y sostenido. %e puede obtener más ayuda en otros libros que tratan de este tema. %i se usan debidamente y no se le permite hacer por nosotros lo que nosotros hemos de hacer por nuestra cuenta, cumplirán su misión al enviarnos a la Biblia misma y obligarnos a pensar y captar su contenido y aplicar sus verdades a nuestra vida diaria. El ob&etivo del estudio de la Biblia es adquirir in"ormación y recibir inspiración y no se puede hacer demasiado !n"asis en el hecho que nunca lo conseguiremos a menos que nosotros nos entreguemos a la Biblia antes y sobre todo, y no a libros sobre la Biblia. )ara la plenitud de la e7periencia, la reali$ación del carácter, la claridad del testimonio, y la e"ectividad del servicio, no hay nada comparable con el estudio y meditación diaria de la Biblia. Entonces Rseremos prosperados en nuestro camino, y tendremos !7ito. -oda escritura es inspirada por 'ios, y útil para ense1ar, para redarg2ir, para corregir, para instruir en (usticia, a fin de que el !ombre de 'ios sea enteramente apto, bien pertrec!ado para toda buena obra 28 1" T #oteo $%&'(&)6.