EL DELITO MÁS GRANDE DEL MUNDO CONTRA LA HUMANIDAD Y LA NATURALEZA Por el Dr. James Hansen y traducido por Andrés J.

Forno

A medida que me sumerjo en el denso smog de Beijing, siento náuseas. Durante mucho tiempo he estado preocupado por lo injusto que resulta el cambio climático humano con nuestros hijos y nietos, que pronto esta injusticia puede transformarse en una tragedia de proporciones épicas y ahora en Beijing, estoy enfrentado a la otra cara de esta tragedia. La contaminación del aire a partir de carbón mata a más de 1.000.000 personas por año en China. La esperanza de vida en el norte de China se ha reducido en al menos cinco años y los que viven sufren muchos daños en su salud. Un científico me dijo que estaba utilizando sus ahorros para enviar a su hijo fuera del país, donde podría crecer por un tiempo en aire más limpio. Lo que me afecta es la constatación de que el cambio climático y la contaminación del aire eran evitables y que estos problemas se han transformado en verdaderas tragedias fabricadas por el hombre. Sé además, que nosotros en Occidente cargamos con una responsabilidad moral al respecto. Y nosotros los científicos, cargamos con una responsabilidad especial. El conocimiento que hemos tenido desde hace 25 años, debió permitir que el cambio climático y la contaminación del aire hayan sido problemas manejables, no tragedias. Sin embargo no pudimos convencer a los líderes políticos sobre cuáles son las implicancias y tampoco tuvimos una acción efectiva al respecto. Ahora debemos esforzarnos más, porque todavía es posible minimizar los efectos del cambio climático y también es posible resolver el problema de la contaminación del aire. Si quemamos todos los combustibles fósiles, el dióxido de carbono que añadiremos a la atmósfera tendrá enormes efectos. El nivel del mar subirá muchos metros y sumergirá a miles de ciudades costeras. Cientos de millones de refugiados serán expulsados de regiones costeras y naciones insulares. Una gran parte de las especies del mundo será exterminada por el desplazamiento de las zonas climáticas, lo que a su vez, amplificará otros daños humanos. Las olas de calor del verano, las sequías y los incendios serán más extremos. La lluvias, cuándo y dónde estas ocurran, serán más intensas y las inundaciones más devastadoras. Las tormentas serán más fuertes. Los científicos informaron hace décadas a los líderes políticos que las fuentes de energías libres de carbono debían reemplazar a los combustibles fósiles. Las energías libres de carbono incluyen a la hidro, la luz solar, el viento, la geotermia y a la energía nuclear. Sin embargo, la energía hidroeléctrica es limitada y las energías renovables son intermitentes además de tener una fuente difusa. Por otro lado, la energía nuclear es tan concentrada que un trozo de combustible nuclear del tamaño de una pelota de ping-pong contiene toda la energía que una persona podría utilizar en 100 años de vida estilo Occidental, pero esta energía deja combustible nuclear de residuo y también acarrea el peligro de un posible accidente. Sin embargo, son necesarias todas estas energías limpias en países como China e India y además, todas estas tecnologías pueden ser mejoradas. Los actuales reactores nucleares del tipo "lento" utilizan menos del 1% del combustible nuclear, pero pueden ser construidos para funcionar en forma pasiva y ser muy seguros; ya que se pueden enfriar sin necesidad de energía externa en terremotos y otras emergencias.
1

EL DELITO MÁS GRANDE DEL MUNDO CONTRA LA HUMANIDAD Y LA NATURALEZA Por el Dr. James Hansen y traducido por Andrés J. Forno

Por otro lado, los reactores “rápidos”, que utilizan más del 99% del combustible nuclear y que por lo mismo pueden “quemar” los residuos nucleares de los reactores lentos, serán necesarios en varias décadas más, a medida que el uranio fácilmente extraíble se vaya agotando. Los reactores nucleares actuales también pueden ser mejorados para impedir la proliferación de armas atómicas, lo cual es importante porque la energía nuclear ya existe en más de 30 naciones. El uranio puede ser extraído del agua de mar y esta fuente podría alimentar a todas las plantas nucleares del mundo durante miles de millones de años una vez que los reactores “rápidos” estén operacionales, de manera que si así lo deseamos en el futuro, podremos evitar la minería de uranio en tierra. Además, por las noches, cuando baja la demanda eléctrica, las plantas nucleares del futuro podrán ser usadas para fabricar hidrógeno y otros combustibles líquidos limpios para alimentar vehículos eléctricos, evitando así las emisiones de carbono en el transporte. Los científicos nucleares estaban listos en 1976 para construir un reactor rápido demostrativo, sin embargo este proyecto fue detenido por el Presidente Jimmy Carter en su primer mensaje del Estado de la Unión. Después de esto, la investigación continuó en marcha lenta hasta 1993, cuando el Presidente Bill Clinton le atestó un golpe de gracia al declarar “Estamos eliminando todos los programas que ya no son necesarios, tales como la investigación y el desarrollo de la energía nuclear”. De esta forma Clinton cedía frente a la minoría antinuclear casi religiosa que existe al interior del Partido Demócrata, donde hasta hoy reina la “creencia” irreal de que las energías renovables no convencionales pueden satisfacer todas las necesidades de energía. La I + D en tecnologías avanzadas, incluyendo los reactores de torio, que tienen el potencial de disminuir las restantes preocupaciones sobre la energía nuclear, terminó ahogándose al parecer, porque eran demasiado prometedoras. Las poderosas fuerzas antinucleares al interior del Partido Demócrata, adoctrinadas fervientemente por organizaciones “verdes” anti-nucleares, se salieron finalmente con la suya a través de una intransigencia que los cegó frente al hecho de que al bloquear el desarrollo de esta fuente energía limpia y de combustible inagotable, estaban abandonando la única opción real de reducir la huella de carbono planetaria. Es difícil exagerar la enormidad de las decisiones políticas anti-nucleares. Estas decisiones dejaron a China y al resto del mundo en desarrollo sin más opción que quemar enormes cantidades de carbón fósil, si deseaban mejorar el nivel de vida de sus habitantes. Estas decisiones implicaron también dejar a nuestros hijos y nietos enfrentados a un gran cambio climático. Ninguna de las naciones en desarrollo y menos aún, ninguno de nuestros descendientes tuvo alguna voz en estas decisiones. . No puedo culpar al presidente Clinton. Nosotros los científicos debimos haber explicado más claramente que existía un límite a la cantidad de carbón que podía quemar la humanidad, si se deseaban evitar desastrosas consecuencias futuras. Debimos haber explicado con mayor claridad que las difusas energías renovables no podrían satisfacer las enormes necesidades energéticas de países como China e India. Evidentemente no logramos transmitir el mensaje. Los Estados Unidos, como el líder en I + D nuclear, tuvo una oportunidad no sólo para a encontrar una vía libre de carbono para sí mismo, sino también para ayudar a países
2

EL DELITO MÁS GRANDE DEL MUNDO CONTRA LA HUMANIDAD Y LA NATURALEZA Por el Dr. James Hansen y traducido por Andrés J. Forno

como China y la India. De hecho esta ayuda constituye una obligación, ya que los Estados Unidos energizaron su desarrollo previo quemando más carbón de lo que les correspondía, incluso empezaron a quemar la cuota que le correspondía a los demás países en vías de desarrollo. Tal vez nuestros líderes, y ciertamente el público, no entendían realmente las implicaciones de las decisiones tomadas hace más de dos décadas. Pero ya no puede haber tal excusa. Si no hacemos ahora lo que aún es posible para minimizar el cambio climático y eliminar la contaminación del aire, ¿no constituirá esto un crimen contra las futuras generaciones y la naturaleza? ¿No será esto un crimen de un pueblo en contra de otro? Un valor clave de los Estados Unidos y que forjó su identidad como nación, fue el convencimiento de que todas las personas tienen derecho al desarrollo. Thomas Jefferson lo llamó el derecho a la “búsqueda de la felicidad”. ¿Podemos arrebatar ese derecho a los demás pueblos por medio de la quema de la tajada de carbón que les corresponde en el presupuesto mundial de carbón y continuar sin ayudarlos a encontrar una alternativa viable? Antes de describir lo que debemos hacer, debo mencionar lo que no debemos hacer. Es inapropiado y un insulto ir a China y decirles que deben trabajar más duro en energías renovables y en mejorar su eficiencia energética. China ya está haciendo más en estos aspectos de lo que estamos haciendo nosotros en Occidente. Por ejemplo, donde es aplicable, las normas de construcción chinas exigen el uso de calor geotérmico y otras energías renovables y las normas de eficiencia se incrementan cuando aparecen mejores tecnologías. Tampoco debemos esperar que China utilice energías renovables para suplir su demanda eléctrica de base. Nosotros acabamos de inaugurar la planta solar Ivanpah en terrenos públicos que fueron entregados sin costo a este proyecto en la frontera entre California y Nevada. Ivanpah costó 2.2 mil millones de dólares y cubre una extensión de cinco millas cuadradas (cerca de 13 kilómetros cuadrados). Considerando un optimista factor de planta de 0.25 (potencia media de la planta dividida por la potencia máxima de la planta), Ivanpah generará 0.82 TWh de electricidad al año en forma intermitente. La potencia que entrega Ivanpah es intermitente porque por razones de costo, no tiene capacidad de almacenar la energía que produce durante el día. Por otro lado, Westinghouse está a punto de completar dos plantas nucleares modelo AP-1000 en China. Cada una de estas instalaciones nucleares ocupa aproximadamente 0.5 millas cuadradas (unos 1.3 kilómetros cuadrados), cuenta con un factor de planta de 0.9, tiene un costo en China de 3.5 mil millones de dólares y entrega 8.8 TWh de electricidad al año. Se requieren más de 10 Ivanpahs y 50 millas cuadradas de terreno (unos 128 kilómetros cuadrados), área que en China no es fácil encontrar, para producir la misma electricidad que una planta AP-1000. Lo que Estados Unidos debe hacer es cooperar con China y ayudar en su desarrollo nuclear. La AP-1000 es una planta nuclear de calidad que incorpora varias mejoras de seguridad por sobre las plantas existentes en los Estados Unidos, las cuales ya cuentan con un excelente historial de seguridad. Ha ocurrido un solo accidente grave en la historia de los 100 reactores que existen en EEUU y este accidente, ocurrido en la planta
3

EL DELITO MÁS GRANDE DEL MUNDO CONTRA LA HUMANIDAD Y LA NATURALEZA Por el Dr. James Hansen y traducido por Andrés J. Forno

Three Mile Island de Pennsylvania, no mató a nadie. Sin embargo, el desarrollo de plantas incluso mejores que la AP-1000 es posible y la gran demanda china permite hoy acelerar este progreso y bajar los costos unitarios, a través de la construcción en serie. China ha iniciado programas de investigación y desarrollo nuclear, que incluyen la cooperación con universidades y firmas estadounidenses. La cooperación con nuestras universidades y sector privado podría expandirse aprovechando las áreas de excelencia que persisten en algunos laboratorios del Departamento de Energía, a pesar del bajo nivel de apoyo gubernamental que reciben. La formación de ingenieros y operadores nucleares en los EE.UU. podría ayudar a asegurar la seguridad de las operaciones chinas durante el desafío que plantea una rápida expansión. Los beneficios de la cooperación en el desarrollo tecnológico pueden incluso rebotar hacia los Estados Unidos, a medida que las plantas nucleares son perfeccionadas y sus costos son reducidos. Este progreso es crucial. Los acontecimientos recientes han escalado en forma negativa tan rápidamente que me resulta difícil dormir. El ex-Presidente Clinton continúa haciendo campaña para que el congreso apruebe el enorme gasoducto Keystone para transportar las arenas bituminosas canadienses hasta Texas, el cual es nada menos que la mecha a la fuente de energía más sucia en la Tierra y que abriría el camino hacia la explotación masiva de estos combustibles fósiles no convencionales que deben mantenerse enterrados. La tenaz insistencia por parte de grupos ambientales, de que las energías renovables son la única alternativa para reemplazar a los combustibles fósiles, asegura la expansión masiva de la explotación de gas natural por fracturamiento hidráulico para suplir la intermitencia de la producción eléctrica renovable y también asegura la dependencia en el petróleo para alimentar el transporte terrestre. Sin embargo, ene El Secretario de Estado John Kerry ha ofrecido mantener a China informada de lo que estamos haciendo sobre el clima en los Estados Unidos. Si esto es lo mejor que podemos hacer y si no ayudamos a China a obtener la energía abundante, asequible y libre de carbono que necesita para elevar el nivel de vida de su gente y dejar vivir en el planeta a las demás especies, creo que nuestros hijos y el mundo entero nos mirarán hacia atrás en el futuro, como culpables del mayor delito del mundo en contra de la humanidad y la naturaleza. 10 de marzo 2014. El Dr. James Hansen es el ex director del Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA y es Profesor Adjunto en el Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia.

4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful