Está en la página 1de 2

Prensaescrita.

com *

Estudio avala legalización de migrantes


J. Jaime Hernández Corresponsal
El Universal

Jueves 08 de octubre de 2009

Ante la imposibilidad de expulsar simultáneamente a casi 12 millones de


indocumentados, una opción “que sería catastrófica, enormemente costosa y
diplomáticamente desastrosa”, Estados Unidos no puede seguir posponiendo
una reforma migratoria que tendría que contemplar la legalización de quienes
hayan vivido en el país al menos cinco años

WASHINGTON.— Ante la imposibilidad de expulsar simultáneamente a casi 12 millones de


indocumentados, una opción “que sería catastrófica, enormemente costosa y diplomáticamente
desastrosa”, Estados Unidos no puede seguir posponiendo una reforma migratoria que tendría
que contemplar la legalización de quienes hayan vivido en el país al menos cinco años, que no
tengan antecedentes penales, estén dispuestos a pagar una multa y aprendan a hablar inglés.

La recomendación forma parte de un estudio elaborado por una veintena de académicos, ex


funcionarios y especialistas que participaron en un debate multidisciplinario de 10 meses bajo los
auspicios del Instituto Brookings, en esta capital.

Las conclusiones del estudio, que tiene como referentes algunas de las iniciativas de reforma
migratoria que fracasaron en el camino en 2006 y 2007 —como la que patrocinaron de forma
conjunta el senador republicano por Arizona John McCain y el recientemente fallecido senador
demócrata por Massachusetts Ted Kennedy— parte, además, de condiciones objetivas que hacen
impostergable la reforma de un sistema migratorio que hace aguas por todos lados:

“Incluso si se pudiera regresar a 12 millones de personas, ésta sería una elección catastrófica,
enormemente onerosa, diplomáticamente desastrosa y muy costosa en términos humanos”,
apunta el reporte en alusión al brutal impacto que supondría separar a millones de familias y la
profunda huella que dejaría en las de por sí complejas relaciones interraciales en EU.

El estudio, un diagnóstico basado en las múltiples variables de un fenómeno que sigue dividiendo
a la nación y afecta a millones en ambos lados de la frontera, resalta la necesidad de seguir
reforzando la seguridad fronteriza y apostar por la continuidad de la actual lucha de México y
Estados Unidos contra la violencia fronteriza y el narcoterror.

http://www.prensaescrita.com/diarios.php?codigo=MEX&pagina=http://www.eluniversal.com.mx (1 de 2)08/10/2009 10:10:55 a.m.


Prensaescrita.com *

“El combate contra el narcoterror supone una oportunidad crítica para la cooperación bilateral, que
ofrece beneficios evidentes a ambos países” y “haría más factible una reforma migratoria” dice el
reporte.

Muchos mexicanos

Empero, advierte el informe, “la oposición a la legalización (de millones de indocumentados) será
más fuerte si persiste el desorden y las amenazas a la seguridad pública en las comunidades
fronterizas”. Según cálculos del Brookings, cerca de 70% de los indocumentados calificaría para
ser legalizado. Y de este gran porcentaje, una porción considerable sería de origen mexicano ya
que poco más de 6 millones de inmigrantes sin papeles, es decir 56%, han nacido en México.

El reporte recomienda, además, la creación de una comisión independiente y de carácter


multidisciplinario para establecer los techos y cuotas de los futuros flujos migratorios y, asimismo,
apuesta por una mayor restricción en los criterios de reunificación familiar para favorecer un
mayor número de visas para los trabajadores calificados.

Contra las recomendaciones del Brookings figura la valoración objetiva de la actual situación
política, un terreno poco practicable para el éxito de una reforma migratoria en el corto y en el
mediano plazo.

“Para el 2010, cuando podría presentarse la iniciativa de reforma migratoria, habrá quedado atrás
la reforma sanitaria, la reforma energética y la de regulación del sistema financiero”, consideró Will
Marshall, presidente del Progressive Policy Institute, en alusión al enorme capital político que
habrá gastado el presidente Obama para sacar adelante las iniciativas que definirán su
Presidencia.

“Pero, además, el índice de desempleo (que muchos calculan rondará el 10%) y las elecciones de
medio término en la que muchos legisladores se juegan su futuro, podrían complicar mucho el
terreno político para impulsar una reforma migratoria”, añadió Marshall para barruntar un horizonte
que iría incluso más allá de 2010 para hacer realidad una reforma que prometió Barack Obama al
electorado latino durante su campaña a la Presidencia.

© Queda expresamente prohibida la republicación o redistribución, parcial o total, de todos los


contenidos de EL UNIVERSAL

http://www.prensaescrita.com/diarios.php?codigo=MEX&pagina=http://www.eluniversal.com.mx (2 de 2)08/10/2009 10:10:55 a.m.

Intereses relacionados