Está en la página 1de 14

ECONOMIA EXPERIMENTAL

RUTH NOREIDA GUALDRÓN COMAYÁN

FUNDACIÓN UNIVERSITARIA DE SAN GIL “UNISANGIL”


FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICA S Y ADMINISTRATIVAS
CONTADURÍA PÚBLICA
YOPAL
2009
ECONOMIA EXPERIMENTAL

RUTH NOREIDA GUALDRÓN COMAYÁN

Informe extraclase

Docente:
Leonel Humberto Rodríguez Morales
Economista

FUNDACIÓN UNIVERSITARIA DE SAN GIL “UNISANGIL”


FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICA S Y ADMINISTRATIVAS
CONTADURÍA PÚBLICA
YOPAL
2009
CONTENIDO
pág.
INTRODUCCIÓN 4

2. OBJETIVOS 5

2.1 OBJETIVO GENERAL


5

2.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS 5

3. TEORIA DE LOS JUEGOS 6

3.1 LA TEORIA DE LOS JUEGOS EN LA ECONOMÍA NEOCLÁSICA


6
3.2 INTRODUCCIÓN DEL JUEGO EL DILEMA DEL PRISIONERO
7

3.3 EL DILEMA DEL PRISIONERO


7

4. APLICACIÓN DE LA TEORÍA DE LOS JUEGOS COMO TÉCNICA


9

DE VALORACIÓN DE LOS BIENES AMBIENTALES

5. CONCLUSIONES
13

BIBLIOGRAFIA 14
INTRODUCCIÓN

La Economía Experimental es la aplicación de la metodología


experimental que permite generar datos en un entorno económico
controlado, diseñado por el experimentalista para reproducir
exhaustivamente todos los condicionantes del mundo real que afectan al
objeto del estudio planteado.

Una de las áreas de la economía experimental es la teoría de los juegos,


que consiste en experimentos basados en juegos de negociación, juegos
cooperativos y no cooperativos, juegos de coordinación, juegos de
aprendizaje y juegos evolutivos.

A continuación se presenta una breve explicación sobre la teoría de los


juegos, aplicada como parte de la economía experimental, y se presenta
un pequeño ejemplo de aplicación sobre los bancos de peces, que
aunque no están en peligro de extinción si han reducido su población
considerablemente.
2. OBJETIVOS

2.1 OBJETIVO GENERAL

Analizar la técnica de valoración de los bienes ambientales


correspondiente a la teoría de los juegos como un área de la economía
experimental.

2.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Estudiar la historia de la teoría de los juegos

 Analizar un caso de aplicación de teoría de los juegos para valorar


los bienes ambientales
3. TEORÍA DE LOS JUEGOS

La teoría de los juegos es un enfoque interdisciplinario y claramente


diferenciado para estudiar el comportamiento humano. Las disciplinas
más usadas en la Teoría de Juegos son las matemáticas, la economía y
otras ciencias sociales y del comportamiento.

La Teoría de Juegos fue creada por el gran matemático húngaro John von
Neuman (1903-1957). Su libro más importante fue La Teoría de Juegos y
el Comportamiento Económico que von Neuman escribió con el
economista matemático Oskar Morgenstern. Hasta hace muy poco la
Teoría de Juegos se consideraba como una rama obtusa de las
matemáticas. (Las Facultades de Administración comenzaron a
enseñarla a partir de 1985).

3.1 LA TEORÍA DE JUEGOS EN LA ECONOMÍA NEOCLÁSICA


La Teoría de Juegos tiene un eslabón clave con la economía neoclásica
que es la racionalidad. La economía neoclásica se basa en el supuesto
que los seres humanos son absolutamente racionales en sus decisiones
económicas. Específicamente la hipótesis es que cada persona, de
acuerdo a las circunstancias que esté enfrentando, tratará de maximizar
sus beneficios, se llamen estos utilidades, ingresos o simplemente
beneficios subjetivos. Esta hipótesis tiene un doble propósito en el
estudio de la asignación de recursos. En primer lugar, reduce el rango
de posibilidades. En segundo lugar, suministra criterios para la
evaluación de la eficiencia de un sistema económico. Si el sistema está
orientado, por ejemplo, a la reducción de los beneficios que perciben
algunas personas con el solo propósito de mejorar los beneficios de
otras, entonces algo debe estar mal en el sistema. Un ejemplo es la
contaminación o la explotación excesiva de la pesca.
En la Teoría de Juegos, la palabra juegos no es más que una metáfora
para referirse a interacciones más complejas de la sociedad humana. La
Teoría de Juegos sirve para jugar poker o bridge, pero también para
enfrentar interacciones complejas como la competencia en los
mercados, la competencia armamentística y la polución ambiental.
La Teoría de Juegos enfoca éstas interacciones complejas usando la
metáfora de un juego: en estas interacciones complejas, como en los
juegos, la decisión individual es esencialmente estratégica y el resultado
de la interacción depende de las estrategias escogidas por cada uno de
los participantes.
En la Teoría de Juegos los resultados dependen no solamente de
estrategias propias y de las condiciones del mercado, sino también y
directamente de las estrategias escogidas por los otros participantes.

3.2 INTRODUCCIÓN DEL JUEGO EL DILEMA DEL PRISIONERO


En Enero de 1950, Melvin Dresher y Merril Flood condujeron en la
compañía Rand Corporation un experimento que ha tenido una
influencia enorme aunque de manera indirecta, ya que introdujo el juego
que posteriormente sería conocido como el Dilema del Prisionero.
La famosa historia de los dos prisioneros es debida a Tucker (1950).
Straffin (1980) cuenta de nuevo como Tucker ideó el juego en el tablero
de Melvin Dresher y compuso la historia que dió el nombre a ese juego.
Aparentemente Howard Raiffa, en forma independiente, condujo
experimentos con el juego del Dilema del Prisionero en 1950, pero no los
publicó.

3.3 DILEMA DEL PRISIONERO

El dilema del prisionero ejemplifica el clásico conflicto entre los


intereses individuales y los colectivos de quienes toman decisiones
racionales. Se supone que hay dos sospechosos de haber cometido un
delito, quienes son detenidos e interrogados en celdas separadas. Las
opciones de los prisioneros son:
• Si ninguno confiesa, con base en las pruebas que acumuló la
policía, ambos irán a la cárcel por un año.
• Si sólo uno confiesa, y además colabora con las autoridades saldrá
libre, mientras que el otro, por no colaborar, recibirá una sentencia
de seis años.
• Si ambos confiesan, la sentencia será de tres años para los dos.
De acuerdo con estas opciones, si cada uno analiza qué le conviene
hacer para obtener el mayor beneficio individual posible, concluirá lo
siguiente:
• Si el otro no confesara, le convendría confesar, para salir libre en
lugar de ir preso por un año.
• Si el otro confesara, también le convendría confesar, para lograr
una rebaja en su pena e ir preso por tres años en lugar de seis.
En consecuencia, independientemente de lo que pueda hacer el otro, le
convendría confesar.
Sin embargo, si se analizara el bienestar colectivo de la asociación para
delinquir formada por los dos prisioneros, es decir, si se buscara cómo
reducir al mínimo la suma del tiempo que podrían pasar en la cárcel sus
dos integrantes, convendría que ninguno confesara, pues:
• Si ambos confesaran, los dos irían presos tres años y su asociación
sufriría un total de seis años de cárcel.
• Si ninguno confesara, ambos terminarían presos por un año, con lo
que el costo carcelario total
ascendería a dos años,
situación más conveniente
para ambos.
Lo anterior se puede representar
con una matriz de juego, como
muestra la figura, anotando como
penas los años de cárcel:

• Si ninguno confiesa las penas serán 1 + 1;


• Si uno confiesa y el otro no serán 0 + 6 (ó 6 + 0 según cuál
prisionero confiesa)
• Si ambos confiesan 3 + 3.
El raciocinio individual los lleva a la posición de equilibrio representada
en las coordenadas de la matriz como confiesa, confiesa, en la que cada
uno purga en la cárcel tres años, lo cual constituye, desde el punto de
vista de los prisioneros, una irracionalidad colectiva, pues ambos
estarían mejor guardando silencio.
En el dilema del prisionero hay implícita una ley de rebaja de la pena por
confesión voluntaria. Si no hubiera una reducción de penas por cooperar
con la justicia y confesar supusiera una deshonra para los individuos en
su círculo social, desaparecería el incentivo para cooperar. Ello
constituye un ejemplo de la importancia del sistema legal, que establece
las reglas de juego. Las penas que resultan de las acciones de los
individuos dependen de esas reglas. Un cambio de reglas modifica los
incentivos individuales y altera la posición de equilibrio. Un resultado
socialmente ineficiente, a veces, se puede cambiar con una reforma del
marco legal.
Por otro lado, además de las leyes formales, pueden existir sanciones
informales. Así por ejemplo, la mafia tiene una forma de resolver el
problema de coordinación entre los prisioneros: instituyó castigos para
los que violan la ley del silencio, los cuales alteran las penas individuales
que se sintetizaron en la matriz. Si los castigos son suficientemente
altos, pueden llevar de la posición de equilibrio a la posición en las
coordenadas no confiesa, no confiesa, que beneficia a ambos
delincuentes. El dilema del prisionero constituye un modelo
paradigmático que se aplicó para analizar el comportamiento de
delincuentes comunes, de disidentes políticos encarcelados en campos
de concentración y hasta de quienes actuaban en contextos
completamente ajenos a situaciones policiales.1

4. APLICACIÓN DE LA TEORÍA DE LOS JUEGOS COMO TÉCNICA DE


VALORACIÓN DE LOS BIENES AMBIENTALES

Actualmente existe una inquietud generalizada ante la desaparición de


extensas zonas de selva tropical y la posibilidad de extinción de
especies animales por sobreexplotación. Este problema presenta
características similares a los efectos externos y a los bienes públicos y
tampoco es resuelto de forma satisfactoria por el mercado.
A diferencia de los bienes públicos, los recursos naturales de propiedad
común sí provocan o pueden llegar a provocar rivalidad en el consumo.
A diferencia del problema de los efectos externos, que son efectos

1 Disponible en: http://www.3w3search.com/Edu/Merc/Es/GMerc044.htm


tecnológicos provocados por bienes privados sobre bienes privados, la
sobreexplotación de recursos naturales comunes incluye efectos
tecnológicos y pecuniarios provocados por el acto de privatización de
una propiedad común.
En muchos países sudamericanos como Brasil o Costa Rica, la selva
tropical está siendo quemada para roturar nuevas tierras que permitan
la instalación de colonos. En las selvas tropicales de extremo oriente,
especialmente en Indonesia y Filipinas, el ritmo de explotación de su
riqueza maderera dobla a la tasa de reproducción agravándose la
situación en las especies de maderas nobles, más demandadas, algunas
de las cuales están ya en peligro de desaparición. Varias especies de
mamíferos marinos tienen su supervivencia gravemente amenazada por
exceso de capturas. Muchos bancos de peces, aunque no estén en
peligro de extinción, han visto reducida su población hasta el punto de
arruinar a muchas poblaciones pesqueras en Perú, Islas Británicas y
Noruega.
Las razones son similares en todos esos casos. Las selvas, bosques,
pastos comunales, cazaderos o pesquerías no están sometidos al
régimen de propiedad privada. Cualquier individuo o empresa puede
acceder a ellos por lo que cada uno intentará obtener el máximo
rendimiento sin preocuparse por su preservación para el futuro. La
ciencia económica estudió el problema por primera vez para el caso de
las pesquerías que se han convertido así en el ejemplo tradicional.
Algunos ecologistas radicales, mal informados, proponen que
consideremos las especies animales como un "capital heredado" del que
podemos aprovechar sus rentas pero que debemos transmitir "íntegro" a
las futuras generaciones. Eso no es posible en la realidad. Cualquier
volumen de capturas de peces de un banco supone inevitablemente la
disminución de su población. Con la expresión "capital heredado" esos
ecologistas se están refiriendo al punto de equilibrio natural de la
población, el tamaño que tendría la población de peces si no
existiéramos los humanos. La única forma de mantener "íntegro" ese
número de peces sería no pescar.
La figura muestra la relación existente entre la tasa de crecimiento y el
tamaño de la población de una especie animal. Cuando el número de
individuos es muy grande, a la derecha del punto Pa en el gráfico, la
tasa de crecimiento de su población se hace negativa debido a las
mayores dificultades para el forrajeo o la caza y a la aparición de
epidemias. El punto Pa es por tanto un punto de equilibrio que marca el
número de individuos a que tenderá la especie en estado salvaje si no
existe intervención humana. 2
Si la población se redujera excesivamente por sobreexplotación del
hombre o cualquier otra circunstancia, se podría llegar a un punto, Pc en
el gráfico, en el que la tasa de reproducción se hiciera negativa lo que
conduciría a la especie inexorablemente a la extinción.
Supongamos en cambio que partimos de una situación intermedia,
cualquier tamaño de la población de peces entre Pa y Pc, en la que la
tasa de crecimiento es positiva, por ejemplo del 3% anual. Si
limitásemos nuestras capturas anuales precisamente a esa tasa, al 3%
de la población total, el tamaño del banco se mantendría estable
indefinidamente.
El problema puede plantearse por tanto en términos estrictamente
biológicos: cuál es el volumen máximo de capturas que puede
conseguirse de forma indefinida o, en otras palabras, cuál es el tamaño
de la población en el que su tasa de crecimiento es máxima, el punto Pb
en el gráfico. Los biólogos son capaces de resolver perfectamente ese
problema y lo consiguen con un alto grado de sofisticación,
determinando la edad óptima de los peces capturados y la época del
año en que debe realizarse la campaña. Se llama management o gestión

2Disponible en: http://www.eumed.net/cursecon/9/Los%20recursos%20naturales.htm


de pesquerías al conjunto de estudios y técnicas que permiten una
explotación óptima a largo plazo.
Pero, una vez que se tiene una solución óptima, se trata de ver si somos
capaces de aplicarla. Cada individuo, cada barco pesquero, tiene que
elegir entre dos alternativas en un ambiente que puede ser modelado
según el Dilema de los Presos. Vamos a llamar "cooperar" a la estrategia
consistente en respetar las cuotas y la reglamentación acordadas por
una cooperativa o por un organismo supranacional y establecidas según
criterios racionales de gestión de pesquerías. Vamos a llamar
"traicionar" a la estrategia consistente en tratar de obtener el máximo
beneficio individual a corto plazo aunque ello implique sobrepasar
cuotas o usar artes de pesca prohibidas.

los otros barcos

cooper traicion
ar ar

coopera
2,2 4,1
mi r
barco traicion
1,4 3 , 3*
ar

El equilibrio de Nash se encuentra en la casilla en que todos traicionan.


La tendencia, por tanto, es a que los recursos sean sobre explotados.
Si existiese una empresa que pudiera ejercer sobre la pesquería un
control monopolista no habría ninguna dificultad para hacer una gestión
eficiente. Es por ello que una primera solución consiste en que el estado
monopolice el recurso y utilice su poder coactivo para impedir la
sobreexplotación. La ampliación de las aguas jurisdiccionales de los
países hasta las doscientas millas de su plataforma continental fue un
primer paso para controlar la producción pesquera en la década de los
setenta, generalizándose desde entonces el sistema de cuotas mediante
el que se fija un volumen máximo de capturas a repartir entre todas las
empresas autorizadas a pescar.
Para las especies como las ballenas y otros mamíferos marinos, que
viven a más de doscientas millas de las costas o en costas no sometidas
a jurisdicción alguna, la solución está aun lejana. No existe -aún- un
estado global, unas instituciones con capacidad para gestionar todos los
recursos del planeta Tierra y con legitimidad para castigar a los
infractores.
5. CONCLUSIONES
 Se evidencia la necesidad e importancia del uso de la valoración
económica de modo que permita la práctica de políticas efectivas
y económicamente eficientes para un manejo sustentable de
especies y ecosistemas.

 Algunas técnicas, como las examinadas, permiten estimar en


unidades monetarias el efecto externo sobre las personas de
ciertas políticas, acciones y proyectos con impacto ambiental. Son
más fiables cuando la valoración se realiza sobre los usuarios o
personas más directamente afectadas (valores de uso).

 El empleo de los métodos de valoración económica ambiental


permite conocer los beneficios que la sociedad atribuye a mejorar
la calidad ambiental y los costos que los distintos niveles de
intervención implican en el desempeño de los bienes y servicios
ambientales.

BIBLIOGRAFIA

INSTITUTO COLOMBIANO DE NORMAS TÉCNICAS. Normas Colombianas para la


presentación de Trabajos. Sexta actualización. Santa fe de Bogotá D.C.: ICONTEC, 2008.
36p. NTC 1486.