Está en la página 1de 13

Control y prevención de la contaminación del suelo

Tratamiento de Residuos

Las técnicas de tratamiento térmico de residuos se dividen en dos grandes categorías: 1) aquellas en las que los residuos se queman en presencia de oxígeno, es decir, las técnicas de incineración; y 2) aquellas en las que se someten a altas temperaturas los residuos en ausencia de o con poco oxígeno, de modo que no hay combustión directa, es decir, la pirólisis (a veces denominada termólisis) y la gasificación.

Incinerar

Tiene dos aspectos muy positivos. Se reduce mucho el volumen de restos a almacenar porque, lógicamente, las cenizas que quedan ocupan mucho menos que la basura que es quemada y además se obtiene energía que se puede aprovechar para diferentes usos.

Es muy conveniente quitar algunos de los componentes de la basura antes de incinerarlas. Uno de ellos es el vidrio porque si no, se funde y es difícil de retirar del incinerador. Otro son los restos de los alimentos que contienen demasiada humedad y hacen más difícil la incineración. Los materiales que mejor arden y más energía dan son el papel, los plásticos y los neumáticos.

Al incinerar se produce CO 2 , partículas diversas, metales pesados y otros compuestos que salen como humo. Para evitar que salgan a la atmósfera se deben limpiar los humos con filtros electrostáticos que atraen las partículas, las aglutinan y caen por gravedad a unirse a las cenizas. También pasa el humo por una lluvia de agua con productos químicos que neutraliza y retira compuestos tóxicos del humo. Al final salen los humos mucho más limpios si el proceso funciona bien, lo que no siempre ocurre si no se vigila y pone a punto continuamente. Otro importante peligro está en que algunos compuestos como el PVC (policloruro de vinilo) y algunas tintas, cuando arden producen dioxinas y otras sustancias gravemente tóxicas y muy difíciles de eliminar de los gases. De todas formas, una incineradora de moderna tecnología que funciona bien Otro de los puntos a resolver cuando se instala una incineradora es decidir donde se depositarán las cenizas que contienen elementos tóxicos. Normalmente se hace esto en vertederos controlados. Todas formas, una incineradora de moderna tecnología que funciona bien produce unas emisiones perfectamente aceptables, aunque también su costo es muy alto.

Pirólisis

Cuando en una incineradora se reduce el nivel de oxígeno por debajo del óptimo para la combustión, se dice que la planta funciona con aire controladoo en modo pirolítico. La pirolisis se define como la degradación térmica de una sustancia en ausencia de oxígeno o con una cantidad limitada del mismo. Sin embargo, en el caso de los residuos hospitalarios y materiales similares, una completa ausencia de oxígeno es inalcanzable. Como resultado, se producirá durante la pirolisis cierta oxidación y se formarán, por tanto, dioxinas y otros productos relacionados con una combustión incompleta. La pirolisis se lleva a cabo habitualmente a temperaturas de entre 400 °C y 800 °C. A estas temperaturas los residuos se transforman en gases, líquidos y cenizas sólidas denominadas

coquede pirólisis. Las proporciones relativas de los elementos producidos dependen de la composición de los residuos, de la temperatura y del tiempo que ésta se aplique. Una corta exposición a altas temperaturas recibe el nombre de pirólisis rápida, y maximiza el producto líquido. Si se aplican temperaturas más bajas durante períodos de tiempo más largos, predominarán las cenizas sólidas.

Gasificación Otra de las no tan modernas técnicas de tratamiento pirolítico es la “gasificación”, definida como la transformación de una sustancia sólida o líquida en una mezcla gaseosa mediante oxidación parcial con aplicación de calor. La oxidación parcial se consigue normalmente restringiendo el nivel de oxígeno (o aire) en la cámara de postcombustión (pirólisis). El proceso se optimiza para generar la máxima cantidad de productos gaseosos de descomposición, normalmente monóxido de carbono, hidrógeno, metano, agua, nitrógeno y pequeñas cantidades de hidrocarburos superiores.

Si el oxidante usado es aire, el gas producido se llama “gas pobre” y normalmente su poder calorífico no superará el 25% del gas natural. Si el oxidante utilizado es oxígeno o aire enriquecido, el “gas de síntesis” resultante tendrá un poder calorífico mayor debido a la ausencia de nitrógeno, normalmente entre el 25% y el 40% del gas natural.

Aunque la gasificación es un proceso pirolítico optimizado para la mayor obtención de gases, genera subproductos líquidos y sólidos que pueden contener altos niveles de contaminantes tóxicos. El grado de contaminación dependerá de la

Conversión de residuos

Tratamientos biológicos

La sustancias orgánicas que forman parte de los residuos municipales domésticos o comerciales, se pueden descomponer biológicamente bajo condiciones controladas, hasta llegar a un estado suficientemente estable que permita su almacenamiento y utilización sin efectos secundarios indeseables.

Las condiciones controladas confieren una mayor velocidad al proceso, reducen sus incertidumbres y consiguen un producto final homogéneo. el proceso de descomposición se puede conducir básicamente de dos formas:

En condiciones aerobias:(en presencia de O 2 ), degradando parcialmente la materia orgánica directamente a CO 2 , estabilizando la materia orgánica más recalcitrante y obteniendo un producto estable con alta calidad como abono orgánico (Compost).

En condiciones anaerobias:(en ausencia de O 2 ), degradando parcialmente la materia orgánica a CH 4 y CO 2 (biogás) y estabilizando parcialmente la materia orgánica.

Las dos tecnologías se pueden implementar de manera independiente o combinada. Hay experiencias en las que, en una primera etapa, se aplica la digestión anaerobia para obtener

biogás y se sigue con un proceso de compostaje (maduración) para estabilizar completamente la materia orgánica y obtener un compost de alta calidad.

Independientemente de que el proceso sea aerobio o anaerobio, un sistema de tratamiento biológico consta de las siguientes etapas:

Pre tratamiento: Operaciones previas al proceso biológico, para adecuar el residuo y permitir un desarrollo adecuado del proceso. En función del tipo de residuo y de la tecnología aplicada, el pre tratamiento puede ser más o menos intenso, incluye normalmente la eliminación de impropios, la trituración, la mezcla de aditivos (co-estratos, etc.), la homogenización, el ajuste de humedad, entre otros.

tratamiento biológico: (se describe más adelante , composta )

Post - tratamiento: Su objetivo es refinar las características del producto obtenido. Algunas de las posibles operaciones son la clasificación según tamaño, la eliminación de impurezas, el ajuste de humedad, la mezcla con fertilizantes inorgánicos, etc.

Conversión en abono:

El compost, composta (a veces también se le llama abono orgánico) es el producto que se obtiene del compostaje, y constituye un "grado medio" de descomposición de la materia orgánica, que ya es en sí un buen abono. Se denomina humus al "grado superior" de descomposición de la materia orgánica. El humus supera al compost en cuanto abono, siendo ambos orgánicos.

El compost es obtenido de manera natural por descomposición aeróbica (con oxígeno) de residuos orgánicos como restos vegetales, animales, excrementos y purines (parte líquida altamente contaminante que rezuma de todo tipo de estiércoles animales), por medio de la reproducción masiva de bacterias aerobias termófilas que están presentes en forma natural en cualquier lugar (posteriormente, la fermentación la continúan otras especies de bacterias, hongos y actinomicetos). Normalmente, se trata de evitar (en lo posible) la putrefacción de los residuos orgánicos (por exceso de agua, que impide la aireación-oxigenación y crea condiciones biológicas anaeróbicas malolientes), aunque ciertos procesos industriales de compostaje usan la putrefacción por bacterias anaerobias.

El compost se usa en agricultura y jardinería como enmienda para el suelo, aunque también se usa en paisajismo, control de la erosión, recubrimientos y recuperación de suelos.

Proceso de Compostaje

El proceso de compostaje se divide en dos etapas independientes, pero con un cierto grado de simultaneidad y velocidades diferentes:

Descomposición: Las moléculas orgánicas e inorgánicas sencillas se descomponen rápidamente, provocando un aumento rápido de la temperatura que pasa de un rango mesofílico (<50 °C) a un rango termofílica (>50°C). es interesante que se mantenga el rango termofílico durante un tiempo

suficiente para asegurar la inactivación de los patógenos y la destrucción de semillas de malas hierbas y huevos, larvas de insectos.

Maduración: En esta etapa, se forman macromoléculas nuevas (ácido fulvico, entre otros) y los compuestos más lentamente degradables continúan su descomposición, formando ácidos grasos. es necesario dejar tiempo suficiente para que se degraden estos ácidos pues son fitotóxicos.

para que se degraden estos ácidos pues son fitotóxicos. Figura 1. Proceso de compostaje Digestión anaerobia

Figura 1. Proceso de compostaje

Digestión anaerobia

Este tipo de descomposición no es más que una fermentación catalizada por bacterias específicas, que suceden espontáneamente en la naturaleza. La figura muestra un esquema del proceso anaerobio.

Figura 2. Proceso de digestión anaerobia En estos sistemas el material se confina en reactores

Figura 2. Proceso de digestión anaerobia

En estos sistemas el material se confina en reactores cerrados. De esta manera se ocupa menos espacio y hay un mayor control sobre el proceso (temperatura, humedad, oxígeno). Así mismo permite un mayor control de las emisiones de sustancias indeseables (NH 3 , malos olores, etc.). Habitualmente sólo se confinan el proceso en la etapa inicial de descomposición y la maduración posterior se realiza en un sistema abierto.

Disposición final de residuos sólidos no peligrosos

Tiradero a cielo abierto:

Es un lugar en el que, sin consideraciones medioambientales, es elegido por algún grupo humano para depositar sus desechos sólidos. Son grave fuente de contaminación, enfermedades y otros problemas. Generalmente son establecidos en depresiones naturales o sumideros.

Relleno sanitario

Un relleno sanitario es un lugar destinado a la disposición final de desechos o basura, en el cual se pretenden tomar múltiples medidas para reducir los problemas generados por otro método de tratamiento de la basura como son los tiraderos, dichas medidas son, por ejemplo, el estudio meticuloso de impacto ambiental, económico y social desde la planeación y elección del lugar hasta la vigilancia y estudio del lugar en toda la vida del vertedero.

En un relleno sanitario, a medida que se va colocando la basura, ésta es compactada con maquinaria y cubierta con una capa de tierra y otros materiales para posteriormente cubrirla con una capa de tierra que ronda los 40 cm de grosor y sobre esta depositar otra capa de basura y así sucesivamente hasta que el relleno sanitario se da por saturado.

Es un método de ingeniería para la disposición de residuos sólidos en el suelo de manera que se le dé protección al ambiente, mediante el esparcido de los residuos en pequeñas capas, compactándolos al menor volumen práctico y cubriéndolos con suelo al fin de día de trabajo, previniendo los efectos adversos en el medio ambiente.

Además, como forma de minimizar el impacto ambiental y como implementación del Protocolo de Kioto los rellenos sanitarios incluyen tratamiento de lixiviados, que son los líquidos producidos por la basura, quema de gases de descomposición, principalmente el metano, planes de reforestación en el área del relleno sanitario y control de olores. Debido a que los residuos confinados sin tratamiento contienen un alto potencial peligro para el medio ambiente (daños en la impermeabilización en el transcurso de tiempo), en Europa ya tienen normas que exigen un tratamiento de los residuos antes de confinar para eliminar su potencial peligro tanto para el ambiente como la salud humana.

Residuos peligrosos:

Se considera un residuo de proceso, aquel material que ha sido generado durante un proceso de producción y que no cumple con las especificaciones mínimas de pureza o calidad. El residuo peligroso puede ser un sólido, líquido o gaseoso o una combinación de estos; los cuales debido a su cantidad, concentración características físicas, químicas o infecciosas pueden: causar o contribuir significativamente a incrementar la mortalidad o enfermedades serias, irreversibles o producir incapacidad, poseer un peligro sustancial o potencial para la salud humana o el ambiente, cuando estos son tratados o almacenados, transportados o dispuestos inadecuadamente, o presentan una o más de las características CRETIB (Corrosivos, Reactivos, Explosivos, Tóxicos, Inflamables o Biológico Infecciosos); las mismas que se enlistan en la norma NOM-052-ECOL-1993. Dos de los elementos más importantes por tomar en consideración son el volumen de generación y la concentración de las sustancias y residuos peligrosos, ya que esto indicará el mayor o menor riesgo que tendrán para los seres humanos o el ambiente. Entre los tipos de residuos peligrosos más importantes producidos en cuanto a cantidad generada, se encuentran los materiales sólidos, solventes, líquidos residuales de procesos y aceites gastados. Los residuos peligros dispuestos clandestinamente en basureros municipales, derechos de vía, cuerpos de agua entre otros, pueden ocasionar diversos tipos de contaminación tanto del aire, agua, suelo; en este último caso las sustancias pueden viajar a través del subsuelo e infiltrarse en acuíferos y corrientes subterráneas, también la población podría quedar expuesta al consumir agua contaminada. El riesgo se minimizará al disponer en confinamientos autorizados a los residuos estabilizados mediante procesos fisicoquímicos y/o biológicos.

Corrosividad:

Un residuo es corrosivo si presenta cualquiera de las siguientes propiedades:

Ser acuoso y presentar un pH menor o igual a 2 o mayor o igual a 12.52; ser líquido y corroer el acero a una tasa mayor que 6.35 mm al año a una temperatura de 55 °c.

Reactividad:

Un residuo es reactivo si muestra una de las siguientes propiedades:

Ser normalmente inestable y reaccionar de forma violenta e inmediata sin detonar; reaccionar violentamente con agua; generar gases, vapores y humos tóxicos en cantidades suficientes para provocar daños a la salud o al ambiente cuando es mezclado con agua; poseer, entre sus componentes, cianuros o sulfuros que, por reacción, libere gases, vapores o humos tóxicos en cantidades suficientes para poner en riesgo a la salud humana o al ambiente; ser capaz de producir una reacción explosiva o detonante bajo la acción de un fuerte estímulo inicial o de calor en ambientes confinados

Explosividad:

Un residuo es explosivo si presenta una de las siguientes propiedades:

Formar mezclas potencialmente explosivas con el agua; Ser capaz de producir fácilmente una reacción o descomposición detonante o explosiva a 25 °C y 1 atm; Ser una sustancia fabricada con el objetivo de producir una explosión o efecto pirotécnico. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), considera a los residuos explosivos como un sub-grupo de los residuos reactivos.

Toxicidad:

Un residuo es tóxico si tiene el potencial de causar la muerte, lesiones graves, efectos perjudiciales para la salud del ser humano si se ingiere, inhala o entra en contacto con la piel.

Inflamabilidad:

Un residuo es inflamable si presenta cualquiera de las siguientes propiedades:

Ser líquido y tener un punto de inflamación inferior a 60 °C, con excepción de las soluciones acuosas con menos de 24% de alcohol en volumen; no ser líquido y ser capaz de, bajo condiciones de temperatura y presión de 25 °C y 1 atm, producir fuego por fricción, absorción de humedad o alteraciones químicas espontáneas y, cuando se inflama, quemar vigorosa y persistentemente, dificultando la extinción del fuego; ser un oxidante que puede liberar oxígeno y, como resultado, estimular la combustión y aumentar la intensidad del fuego en otro material.

Biológico Infeccioso:

Un residuo es infeccioso si contiene microorganismos o toxinas capaces de producir enfermedades. No se incluyen en esta definición a los residuos sólidos o líquidos domiciliarios o aquellos generados en el tratamiento de efluentes domésticos.

ROMBO DE SEGURIDAD El rombo de seguridad es utilizado para indicar la peligrosidad de los

ROMBO DE SEGURIDAD

El rombo de seguridad es utilizado para indicar la peligrosidad de los químicos , éste rombo debe ir incluido en los camiones que los transportan, contenedores y recipientes.

OBJETIVOS DEL ROTULADO:

Hacer que los productos peligrosos puedan ser fácilmente reconocidos, a distancia, por las características del rótulo. Proporcionar una fácil identificación de la naturaleza del riesgo que se puede presentar durante la manipulación y almacenamiento de las mercaderías

El Código NFPA 4040 establecer un sistema de identificación de riesgos para que en un eventual incendio o emergencia, las personas afectadas puedan reconocer los riesgos de los materialesrespecto del fuego, aunque éstos no resulten evidentes. Estecódigo ha sido creado para la utilización específica de los cuerpos de bomberos.

ESTRUCTURA DEL ROTULADO:

Se considera la capacidad del material para producir lesiones por contacto con la piel, ingestión o inhalación. Solo se considerarán los riesgos que pongan de manifiesto alguna propiedad inherente

ni por la fuerza de

delmaterial. No se incluyen las lesiones causadas por el calor delincendio explosiones.

LA GRADUACIÓN DEL RIESGO PARA LA SALUD SERÁ LA SIGUIENTE:

Grado 4: Materiales que con una explosión muy corta pueden causar la muerte.

Grado 3: Materiales que en una exposición corta pueden causar lesiones serias.

Grado 2: Materiales que en una exposición intensa o continuada pueden causar incapacidad temporaria.

Grado 1: Materiales que por su exposición pueden causar irritación.

Grado 0: Materiales que en una exposición en condiciones de riesgos mayores que los que dan los materiales combustibles corrientes.

incendio no ofrecen

RIESGOS POR INFLAMABILIDAD

Se considera la capacidad de los materiales para quemarse. Muchos materiales que se quemarían bajo ciertas condiciones, no queman bajootras. La forma o condición del material, como así también laspropiedades inherentes, afectan al riesgo.

LA GRADUACIÓN DEL RIESGO POR INFLAMABILIDAD SERÁ LA SIGUIENTE:

Grado 4: Todo material líquido o gaseoso que, sometido a presión, está en estado

Líquido o tiene un punto de inflam ación menor que 23 °C y un punto de ebullición menor que 38 °C.

Grado 3: Líquidos que tengan un punto de inflamación menor que23 °C y un punto de

Ebullición igual o mayor que 38 °C.

Grado

2:

Líquidos

que

tengan

un

punto

de

inflamación

Sólidos y semisólidos que emitan vapores inflamables.

mayor

que

38 °C

hasta

93 °C.

Grado 1: Líquidos y sólidos semisólidos que tengan un punto desinflamación mayor a 93 °C.

Grado 0: Materiales que se queman en el aire cuando se los expone a temperaturas de 815 °C, por un período de 5 min.

RIESGOS POR REACTIVIDAD En esta parte se considera la capacidad de los materiales para liberar energía. Algunos materiales son capaces de liberar energía rápidamente por sí mismos , como ser por autorreacción o por polimerización, o pueden desarrollar una violenta reacción eruptiva o explosiva cuando toman contacto con el agua, con otro agente extintor o con otros daños materiales.

LA GRADUACIÓN DEL RIESGO POR REACTIVIDAD SERÁ LA SIGUIENTE:

Grado 4: Materiales que, a temperatura y presiones corrientes, en sí mismos son fácilmente capaces de detonar o descomponerse o reaccionar en forma explosiva.

Grado 3: Materiales que en sí mismos son capaces de detonar o de reaccionar o de

descomponerse en forma explosiva, pero que requieren una fuente de ignición fuerte, o antes de

la iniciación calentarse bajo confinamiento.

Grado 2: Materiales que en sí mismos son normalmente inestables que fácilmente experimentan cambios químicos violentos pero no detonan.

Grado 1: Materiales que, en sí mismos, son normalmente estables pero que pueden tornarse inestables a temperaturas y presiones elevadas.

Grado 0: Materiales que, en sí mismos, son normalmente estables a ú n e x p u e s t o s e n condiciones de un incendio y que no reaccionan con el agua.

l a s

RIESGO ESPECIAL

Una letra W atravesada por una raya indica que el material puede tener reacción peligrosa al entrar en contacto con el agua. Esto implica que el agua puede causar ciertos riesgos, por lo quedeberá utilizarse con cautela hasta que se esté debidamenteinformado.

La letra OX indica si la sustancia es oxidante.

•Aunque son símbolos no reconocidos por la NFPA 704, algunos usuarios utilizan las letras:

ALK para indicar sustancias alcalinas

ACID para ácidos.

Confinamiento controlado

Los confinamientos controlados para la disposición final de residuos peligrosos deben reunir las

condiciones de máxima seguridad para garantizar la protección de la población y el equilibrio ecológico, por Lo que es necesario establecer los requisitos para el diseño y construcción de sus obras complementarias el da de confinamiento El espacio creado artificialmente dentro de un confinamiento controlado para la disposición final de residuos Peligrosos.

Celda de tratamiento

El espacio creado artificialmente para reducir la peligrosidad y volumen de los residuos peligrosos.

NORMA Oficial Mexicana NOM-057-ECOL-1993, que establece los requisitos que deben observarse en el diseño, construcción y operación de celdas de un confinamiento controlado para residuos peligrosos.

DISEÑO Y CONSTRUCCION DE CELDAS

Para el diseño y construcción de las celdas de confinamientos controlados se deberán observar los siguientes requisitos:

1. Las celdas deben contar con sistemas de captación de lixiviados.

2. Las celdas que contengan residuos que en su proceso de estabilización generen gases o vapores

deben contar con sistemas de venteo.

3.

Cuando en las celdas se depositen residuos peligrosos envasados, la estiba no debe exceder de

una altura de 7 metros, podrá ser mayor la estiba cuando se justifique técnicamente y las

características físicas del sitio lo permitan.

4. Los muros de contención deben tener un espesor de 60 cm de concreto, con una resistencia de

240 Kg/cm 2 o su equivalente en otros materiales.

5. En las dos terceras partes del perímetro de la celda, como mínimo, debe existir un espacio

suficiente para asegurar el acceso y maniobras del equipo necesario para movilizar los residuos.

DISEÑO Y CONSTRUCCION DE SISTEMAS DE CAPTACION DE LIXIVIADOS

1. El sistema debe estar compuesto de colector, subcolector, cárcamo y pozos de monitoreo de

lixiviados como mínimo.

2. Todos los subcolectores deben conducir los lixiviados hacia el colector y éste a su vez descargará

en el cárcamo de los pozos de monitoreo del lixiviado.

3.

respectivamente.

colector y

El

los subcolectores

deben ser

de

15

y

10 cm

de

diámetro

como mínimo,

4. Debe existir un sistema de captación de lixiviados por cada 1000 m² de celda o fracción de la

misma.

5. La resistencia de las paredes y del piso del colector y subcolectores deberá ser igual a la de las

paredes de la celda.

DISEÑO Y CONSTRUCCION DEL SISTEMA DE VENTEO

El sistema de venteo se sujetará a los siguientes requisitos:

1. Debe existir un sistema de venteo por cada 300 m 2 de celda o fracción.

2. Los conductos de venteo deben tener como mínimo 20 cm de diámetro.

3. Los subcolectores de captación de gases deben situarse a una altura máxima de 2 metros.

CUBIERTA

Los suelos contaminados con residuos peligrosos no deberán utilizarse como parte de la cubierta de las celdas, ni en obras exteriores de un confinamiento controlado.

Convenio de Basilea:

El

Convenio de Basilea tiene como objetivo reducir al mínimo la generación de desechos peligrosos

y

su movimiento transfronterizo, así como asegurar su manejo ambientalmente racional, para lo

cual promueve la cooperación internacional y crea mecanismos de coordinación y seguimiento.

Fue adoptado por la Conferencia de Plenipotenciarios el 22 de marzo de 1989, mediante la firma de 116 países; México ratificó el convenio el 22 de febrero de 1991, siendo publicado en el Diario Oficial el 9 de agosto de ese mismo año, y las disposiciones generales fueron adoptadas el 5 de mayo de 1992, fecha de la entrada en vigor de este instrumento. Es el más antiguo en materia de residuos peligrosos y sustancias químicas.

LEY GENERAL DEL EQUILIBRIO ECOLOGICO Y LA PROTECCION AL AMBIENTE

TITULO CUARTO PROTECCION AL AMBIENTE

CAPITULO IV PREVENCION Y CONTROL DE LA CONTAMINACION DEL SUELO

ARTICULO 134

Para la prevención y control de la contaminación del suelo, se consideraran los siguientes criterios:

I.- corresponde al estado y la sociedad prevenir la contaminación del suelo;

Ii.- deben ser controlados los residuos en tanto que constituyen la principal fuente de contaminación de los suelos;

Iii.- es necesario prevenir y reducir la generación de residuos sólidos, municipales e industriales; incorporar técnicas y procedimientos para su reúso y reciclaje, así como regular su manejo y disposición final eficientes;

Iv.- la utilización de plaguicidas, fertilizantes y sustancias toxicas, debe ser compatible con el equilibrio de los ecosistemas.

V.- en los suelos contaminados por la presencia de materiales o residuos peligrosos, deberán llevarse a cabo las acciones necesarias para recuperar o restablecer sus condiciones, de tal manera que puedan ser utilizados en cualquier tipo de actividad prevista por el programa de desarrollo urbano o de ordenamiento ecológico que resulte aplicable.

ARTICULO 135

Los criterios para prevenir y controlar la contaminación del suelo se consideran, en los siguientes casos:

I.- la ordenación y regulación del desarrollo urbano;

Ii.- la operación de los sistemas de limpia y de disposición final de residuos municipales en rellenos sanitarios;

Iii.- la generación, manejo y disposición final de residuos sólidos, industriales y peligrosos, así como en las autorizaciones y permisos que al efecto se otorguen.

Iv.- el otorgamiento de todo tipo de autorizaciones para la fabricación, importación, utilización y en general la realización de actividades relacionadas con plaguicidas, fertilizantes y sustancias toxicas.

ARTICULO 136

Los residuos que se acumulen o puedan acumularse y se depositen o infiltren en los suelos deberán reunir las condiciones necesarias para prevenir o evitar:

I.- la contaminación del suelo;

Ii.- las alteraciones nocivas en el proceso biológico de los suelos;

Iii.- las alteraciones en el suelo que perjudiquen su aprovechamiento, uso o explotación, y

Iv.- riesgos y problemas de salud.

ARTICULO 137

Queda sujeto a la autorización de los gobiernos de los estados o en su caso, de los municipios, con arreglo a las normas técnicas ecológicas que para tal efecto expida la secretaria, el funcionamiento de los sistemas de recolección, almacenamiento, transporte, alojamiento, reúso, tratamiento y disposición final de residuos sólidos municipales. Los materiales y residuos peligrosos se sujetaran a lo dispuesto en el capitulo v de este mismo título.

ARTICULO 138

La secretaria promoverá la celebración de acuerdos de coordinación y asesoría con los gobiernos estatales y municipales para:

I.- la implantación y mejoramiento de sistemas de recolección, tratamiento y disposición final de residuos sólidos municipales; y

Ii.- la identificación de alternativas de reutilización y disposición final de residuos sólidos municipales, incluyendo la elaboración de inventarios de los mismos y sus fuentes generadoras.

ARTICULO 142

En ningún caso podrá autorizarse la importación de residuos para su derrame, deposito, confinamiento, almacenamiento, incineración o cualquier tratamiento para su destrucción o disposición final en el territorio nacional o en las zonas en las que la nación ejerce su soberanía y jurisdicción. Las autorizaciones para el tránsito por el territorio nacional de residuos no peligrosos con destino a otra nación, solo podrán otorgarse cuando exista previo consentimiento de esta.