Está en la página 1de 2

• En este documento se ofrecen algunas consideraciones

importantes con respecto a la prueba escrita; de manera


que se logre fomentar una actitud positiva entre los
estudiantes.

Basado en el artículo: "But you didn't tell us you were giving a test Today!" por Margaret Nuzum,
Ed.D. Instructor, 1999.Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 11 No. 5

• Utilización de un calendario donde se señale claramente


las fechas de los exámenes y los temas a evaluar (podría
utilizarse clave de color).

• Ofrecer a cada estudiante una copia del calendario y que


sea él o ella quien copie las fechas de exámenes; este ejercicio
le permitirá reforzar las fechas de evaluación y tener un
recordatorio visual de los mismos.

• Se recomienda informar a los padres de lo anterior, de


manera que todos los involucrados compartan la misma
información.

• Anticipar el examen (aunque ellos ya lo tienen en el


calendario), definir los temas a evaluar, proporcionar una guía
de estudio, la cual debe resaltar los temas a trabajar.

• Involucrar a los alumnos preguntándoles qué es aquello


que les da mayor dificultad; de manera que con base en las
respuestas, el docente refuerce lo señalado por los estudiantes.
Ello con el fin de que el estudiante se sienta partícipe en su
propia educación.

• Una vez finalizado el examen, la evaluación no termina


con revisarlo y asignar calificaciones; el analizar el examen con
los estudiantes puede ser de gran provecho; para ello es
importante que al devolver los exámenes a los estudiantes,
pedirles que corrijan su propio examen, de forma tal que
puedan reforzar lo que aprendieron y enseñarles otra poderosa
herramienta de aprendizaje: el análisis del desempeño. Los
estudiantes necesitan comprender con claridad el por qué de
sus fallas y también de sus fortalezas.
• Preguntas orientadoras para los estudiantes:

• ¿Por qué me equivoqué?


• ¿En qué fallé en mi repaso?
• ¿Qué haré diferente la próxima vez que deba estudiar?
• Analizar el estilo pedagógico, ya que el analizar el
desempeño de los alumnos en un examen, le ofrece la
oportunidad de evaluar su éxito como docente. Puede alertarlo
hacia áreas en que necesita cambiar sus estrategias; tanto en
relación con el grupo como en relación con un determinado
alumno. También le puede ayudar a identificar sus fortalezas y
debilidades y a la vez le va a permitir realizar una planificación
más acorde con las necesidades heterogéneas del grupo.