Está en la página 1de 13

EL TRABAJO A TRAVÉS DE LA HISTORIA

- Javier Alvarez Dorronsoro -

Las siguientes líneas tratan de proyectar una breve visión histórica del trabajo. Esta perspectiva permite, a mi juicio, explicar la génesis del significado del trabajo. El trabajo, tal como hoy lo conocemos, no es un hecho natural; tanto su contenido como el papel ue ha jugado en las vidas de los seres humanos no ha sido siempre el mismo, sino ue se ha modificado a lo largo de la historia. ! partir de esa visión podemos evaluar mejor las pérdidas o los progresos ue ha experimentado la institución del trabajo. En el mundo antiguo y en las comunidades primitivas no existe un término como el de trabajo con el ue hoy englobamos actividades muy diversas, asalariadas y no asalariadas, penosas y satisfactorias, necesarias para ganarse la vida o para cubrir las propias necesidades. En el mundo griego se ju"gaba ue la cualificación y la distinción entre actividades era algo esencial. !ristóteles distinguía entre actividades libres y serviles y recha"aba estas #ltimas por ue $inutili"aban al cuerpo, al alma y a la inteligencia para el uso o la pr%ctica de la virtud$; comparaba el trabajo $ ue se hace para otros$ al del esclavo y criticaba con energía la actividad crematística ue $pone todas las facultades al servicio de producir dinero$. &onsideraba ue la finalidad de la actividad tenía extrema importancia, pero dicho fin no se podía restringir a la utilidad de las actividades. !ristóteles entendía ue las actividades son #tiles 'leer y escribir, por ejemplo, era #til para la administración de la casa; el dibujo para evaluar el trabajo de los artesanos(, pero las actividades, a su entender, no debían perseguir siempre la utilidad. $Buscar en todo la utilidad es lo que menos se ajusta a las personas libres y magnánimas $. Era también preciso preguntarse, seg#n él, en ue modo determinadas actividades contribuyen a la formación del car%cter y del alma '!ristóteles, )*++(. En a uellos tiempos el ocio era mucho m%s valorado ue en la actualidad y m%s apreciado ue cual uier tipo de trabajo. ,ensadores y filósofos llamaban a reflexionar sobre la manera de ocupar este tiempo de no trabajo. $En efecto -dice !ristóteles- ambos 'trabajo correcto y ocio( son necesarios, pero el ocio es preferible tanto al trabajo como a su fin, emos de investigar a qu! debemos dedicar nuestro ocio" y tambi!n deben aprenderse y formar parte de la educaci#n ciertas cosas con vistas a un ocio en la diversi#n" $ '!ristóteles, )*++( En .recia se estableció una diferencia radical entre dos esferas de actividad/ la relacionada con el mundo com$n, y la relativa a la conservación de la vida. La política 0no concebida como una profesión de especialistas, como se hace actualmente- era la actividad paradigm%tica en ese primer mundo, al ue tenían acceso todos los ciudadanos libres. La relación entre estos dos mundos podemos representarla, como hace !rendt, mediante la dialéctica entre la

solo pueden reali"arse o completarse como tales. todo es trabajo y como tal se hace acreedor de la misma valoración. Las actividades del mundo de lo com#n o de la polis constituirían el %mbito de la libertad. ue contribuían al desarrollo de la comunidad familiar. como luego veremos.para ue otros sector. el de los hombres libres. indiferenciada. pero no a cada ombre en particular. La visión del trabajo como actividad fundamentalmente omog!nea. 4eg#n 6arx. )**1(. pero entendían ue el trabajo era un castigo o. justificaba la desigualdad como necesidad técnica debida a . tenía también consecuencias pr%cticas/ enmascaraba la diferencia entre trabajo penoso y satisfactorio. no diferenciada. filósofos como 4anto 5om%s argumentan ue el trabajo es un deber ue incumbe a la especie humana. Las personas. como se har% m%s tarde a través de los modelos contractualistas. Los pensadores cristianos hacían referencia al principio paulino $ uien no trabaja no debe comer3$. 4u telos es un fin compartido ue no puede alcan"arse aisladamente. 4eg#n 8eber. 4e justificaba el trabajo por la maldición bíblica y por la necesidad de evitar estar ocioso. muy positiva.ara legitimar esta excepción al principio paulino. al margen de ella. un papel trascendente en la sociabilidad. viviendo en sociedad. pudiera dedicarse a las actividades realmente estimadas '!rendt. En la literatura sobre el desarrollo del capitalismo encontramos dos explicaciones. mientras ue las tareas dirigidas a la conservación de la vida. Esto se ajustaba a la voluntad de 2ios y era la manera de agradarle. 5anto en el mundo antiguo como en la Edad 6edia se ve al ser humano como un ser sociable por naturaleza. &omo vemos el ocio comien"a a ad uirir otra connotación algo distinta a la del mundo antiguo.libertad y la necesidad. llegó a decir !ristóteles. de esta transformación de la actividad diferenciada en trabajo neutro. &on el pensamiento moderno nace una concepción muy diferente del trabajo. el hombre $o es una bestia. ambas convincentes. y entre el trabajo manual y el trabajo intelectual.ara los griegos. incluso apologética. . seg#n esa perspectiva. a diferencia de lo ue ocurre en la actualidad.or otra parte. cuando menos un deber. independientemente de su modalidad y de sus efectos sociales. En primer lugar. al trabajo no se le atribuye. Lo decisivo para cada persona era el cumplimiento de sus propios deberes. la vida mon%stica dedicada a la contemplaci#n se valora mejor ue el trabajo. El trabajo no es el fundamento de la asociación humana. . la actividad asociativa por excelencia era la actividad política. . 7o hay ue inventar ra"ones para justificar la agrupación de los individuos en sociedad. 4in embargo. aparece como una actividad abstracta. Era preciso ue un determinado sector de la sociedad ejerciera estas #ltimas funciones 0predominantemente los esclavos. desde la perspectiva luterana del trabajo se ju"gaba ue todas las profesiones merecían la misma consideración. En la época medieval el trabajo en general no ganó mayor aprecio. la mudan"a tiene lugar cuando se produce predominantemente para el mercado y el trabajo se convierte en valor de cambio. conformaban el %mbito de la necesidad. 2esde la perspectiva cristiana hay una inclinación a justificar el trabajo. 7o hay actividades libres y serviles. pero no a verlo como algo valioso. o es un 2ios$.

la división del trabajo. )*=>(.aul Lafargue. y por #ltimo. . El trabajo ad uirió nuevos significados/ a( un sentido c#smico. &omo correlato. encontrara su perfección. Las teorías del valor de !dam 4mith y de 2avid <icardo tenían su base en la idea de ue el trabajo incorporado al producto constituía la fuente de propiedad y de valor '6yrdal. monumento o prueba para ser recordado. 2ios ofreció el mundo a los seres humanos y cada hombre era libre de apropiarse de a uello ue fuera capa" de transformar con sus manos '9ohn Loc:e. La literatura de los grandes pensadores de la época contribuyó a esta mutación proporcionando argumentos en favor de su fundamentación. si bien culpaba a la moral burguesa y cristiana de haber inculcado a la sociedad el $amor al trabajo$. 2esde esta perspectiva.ara 9ohn Loc:e el trabajo era la fuente de propiedad . El trabajo dedicado a las labores naturales como la reproducción o el cuidado carecía de valor. 4in embargo. La exaltación del trabajo en el momento del desarrollo industrial era compartida por muchos sectores sociales. completaba esta idea trascendente del trabajo al considerarlo como un $fin en sí mismo$ 'lejos de la concepción de 5omas de ! uino ue lo entendía como un medio para la conservación personal y social( y como el elemento ue da sentido a la vida. al ue se intercambiaba por dinero a través del comercio o del salario 'frente al trabajo ue no reunía estos re uisitos como es el trabajo doméstico( y al trabajo identificado con la creación de productos artificiales.(. c( un sentido social. &omen"ó a ser visto no como un castigo divino o simplemente como un deber. esta concepción del trabajo ha venido coexistiendo con una cierta jerar ui"ación 'al margen de su consideración moral( basada en criterios económicos. en particular. (. sino como el mejor medio de reali"ación humana. los niveles m%s altos de la escala correspondían al trabajo productor de plusvalía. )**. ! finales del siglo @A@ . La ética puritana. por ser el mejor medio para ue el individuo. b( un sentido personal. encubría el hecho de ue el trabajo es un elemento discriminador por excelencia debido al diverso estatus de vida ue proporciona seg#n el lugar ue ocupan los individuos en la producción. seg#n el cual el ser humano completaba la obra ue 2ios le entregó para ue la embelleciera y la perfeccionara. reconocía en las clases trabajadoras una $pasión amorosa$ por el mismo/ ?na pasión invade a las clases obreras de los países en ue reina la civili"ación capitalista. denominado trabajo productivo. ue nace débil y necesitado. en la medida en ue el trabajo era el factor decisivo en la $creación de sociedad$ y la impulsión del progreso '<uben 4anabria. se despreciaba el trabajo dedicado a las necesidades vitales y el trabajo ue no dejaba huella. . una pasión ue en la sociedad moderna tiene por consecuencia las miserias individuales y sociales ue desde hace dos siglos . )*+. justificados en buena medida por los teóricos de la ciencia económica.ara !dam 4mith el trabajo era la fuente de toda riqueza . 4eg#n él. En segundo lugar el pensamiento moderno mitificó la idea del trabajo. ?na nueva perspectiva teológica del trabajo favoreció también su mitificación.

)*=F-=+ . )*+G(. refiriéndose a la fase superior de la sociedad comunista. 4e ju"gaba ue el tiempo era valioso desde el momento en el ue estaba dedicado a la producción y al trabajo. Lafargue pertenece a la tradición socialista pero ésta no mantiene ni mucho menos una posición un%nime en la crítica del trabajo. )*>*(. muchos de los males de la sociedad capitalista guardaban relación con la división del trabajo. los curas. para 6arx. la oposici#n entre el trabajo manual y el trabajo intelectual$ '6arx. El reformador social Etienne &abet se disponía a acabar en su Acaria con la pere"a e imponer la obligatoriedad del trabajo. Bombres ciegos y de limitada inteligencia han uerido ser m%s sabios ue su 2ios. los economistas y los moralistas han sacrosantificado el trabajo. el furibundo frenesí del trabajo. Esta suerte de paradojas en las ue el establecimiento a través de un proceso penoso de unas determinadas condiciones posibilitaba la liberaci#n o emancipaci#n a m%s largo pla"o jugó un papel decisivo en la tradición socialista a la hora de justificar el presente 'y m%s todavía cuando este presente estaba gobernado por la clase trabajadora.ére" de Ledesma. proponía sustituir el principio evangélico de $el hombre debe trabajar$ por $el hombre m%s dichoso es el ue trabaja$ y afirmaba ue $ la umanidad gozaría de toda la dic a a la que puede aspirar si no ubiera ociosos $. llevado hasta el agotamiento de las fuer"as vitales del individuo y de su progenitura. como consecuencia. 2e hecho. el desarrollo de la productividad 'ligada a la división del trabajo( era una precondición para la sociedad comunista y. Esa pasión es el amor al trabajo. 4in embargo. El enaltecimiento del trabajo llevó consigo el menosprecio por otro tipo de actividades y una nueva concepción del tiempo. como ocurría en los llamados países socialistas(. )*>1(. 6antuvo una visión positiva del mismo en cuanto ue actividad potencial 'fuente de toda productividad y expresión de la misma humanidad del hombre( no como existía en la realidad.rograma del . al mismo tiempo. en 2umont. $estar ocioso$. han pretendido rehabilitar lo ue su 2ios ha maldecido 'Lafargue. El 6anifiesto del primer congreso de la !sociación Anternacional del 5rabajo '!A5( exaltaba el $trabajo grande y noble. 4aint-4imon. seres débiles y detestables. &riticó el trabajo en la sociedad capitalista como actividad enajenada '$el trabajador se relaciona con el producto de su trabajo como un objeto extraDo$( y seDaló los efectos perniciosos de la división del trabajo en la Adeología alemana. por ejemplo. seDaló ue $ la subordinaci#n esclavizadora de los individuos a la divisi#n del trabajo abrá desaparecido y. En ve" de reaccionar contra esa aberración mental. los efectos nocivos y embrutecedores de los procesos ue promovían un aumento de productividad eran subestimados o embellecidos por ue acercaban objetivamente las condiciones de posibilidad del comunismo. fuente de toda ri ue"a y de toda moralidad$ '. Ecuparlo con otras actividades era perder el tiempo.artido Ebrero !lem%n. en la &rítica al . !sí. En el propio Carl 6arx la consideración sobre el trabajo tampoco presenta unos perfiles muy nítidos. 2esde las primeras décadas del desarrollo industrial dedicar tiempo al ocio fue .torturan a la triste Bumanidad. &onsideró ue la supresión del trabajo debía ser uno de los objetivos fundamentales del comunismo.

. entonces 'el ocio( se convertirá en un problema consistente en c#mo acer de !l un tiempo $til o c#mo e)plotarlo para las industrias del ocio* +ero si la idea de finalidad en el uso del tiempo se ace menos compulsiva. La primera modalidad re#ne dos características/ a( es m%s comprensible desde un punto de vista umano. evitar las acciones innecesarias$. El patrón dispone del tiempo de su mano de obra y debe evitar ue se malgaste. El tiempo se convirtió así en moneda/ no pasaba sino ue se gastaba '5hompson.(. anota lo siguiente/ $5rabajo/ no perder el tiempo. por otra parte. cu%nto cereal podía segar un hombre en una jornada(. b( establece una distinción menor entre el trabajo y la vida. E. 5hompson a la siguiente reflexión/ $ &i conservamos una valoraci#n puritana del tiempo. &uando Iran:lin hace referencia al trabajo dentro del cat%logo de virtudes. Los rasgos del trabajo hasta a uí descritos est%n de alguna manera presentes en nuestras actuales concepciones. La constatación de esta realidad llevó al historiador E.. 5hompson en su obra %ostumbres en com$n relata como se pasa de la modalidad del trabajo en la ue las tareas determinan los ritmos y la dedicación al trabajo regulado por el tiempo. estar siempre ocupado en hacer alguna cosa provechosa. los ombres tendrán que reaprender algunas de las artes de vivir perdidas con la revoluci#n industrial $ '!rendt. una valoraci#n de mercancía. )**1(. las identidades colectivas no basadas en el trabajo. )**F(. pero también a través del artificio smit iano conforme al cual la división del trabajo y el comercio juegan un papel fundamental en la formación y estructuración de la sociedad. han sufrido recientemente modificaciones pero no tanto como para alterar la idea de la superioridad del tiempo entregado al trabajo sobre el dedicado a otro tipo de actividades. pero al mismo tiempo otros factores de sociabilidad fueron desestimados 'los la"os comunitarios.y no hay conflicto entre el trabajo y el $pasar el tiempo$. 7o es de extraDar ue esta nueva evaluación del tiempo llevara progresivamente a una reducción del n#mero de fiestas del calendario '7aredo.sinónimo de degradación.. )**>( El trabajo se convirtió. El pensamiento moderno inventó al individuo y a partir de esta creación se vio en la necesidad de explicar la construcción de la sociedad. Las palabras de Henjamin Iran:lin $el tiempo es oro$ ilustran el espíritu de la época al respecto. 7o es el que acer el ue domina sino el valor del tiempo al ser reducido a dinero. Las relaciones sociales y el trabajo est%n entreme"cladas -la jornada de trabajo se alarga o contrae de acuerdo con las labores necesarias. Lo hi"o mediante los modelos contractualistas de Loc:e. sin embargo en el curso de la misma el trabajo alcan"ó una trascendencia en la conformación de la sociedad como nunca tuvo en épocas . etc. en el lugar privilegiado de creación de solidaridad de las clases trabajadoras. como la noción del ocio. de Bobbes o de <ouseau. !lgunos de ellos. La era moderna incorporó a la consideración del trabajo aspectos muy pocos positivos.. En la segunda modalidad los empresarios calculan sus expectativas sobre el trabajo contratado en $jornadas 'por ejemplo.

4E7. Editorial . 5BE6. B. Editorial . L!I!<. )**>.orr#a. )**. La pensadora alemana Banna !rendt.E<EN 2E LE2E46!. aun ue ello no resulta nada f%cil. )*+. 6adrid.. )*++.. E. cuya consecuencia a sido la transformaci#n de toda la sociedad en una sociedad de trabajo* +or lo tanto.-a . llega un momento en que s#lo puede ser contraproducente. . 7O ). Editorial . Editorial 5aurus. La crisis económica actual.rijalbo.!.. Editorial Iundamentos. )*+G. Editorial . puesto que se trata de una sociedad de trabajadores que está a punto de ser liberada de las trabas del trabajo y dic a sociedad desconoce esas otras actividades más elevadas y significativas por cuya causa merecería ganarse la libertad$. 6J<2!L.Referencias bibliográficas - !<E725. )**1. Harcelona. la realizaci#n del deseo. !<A45E5ELE4. julio. 6adrid. &onfiguración y crisis del mito del trabajo. 6adrid.a:oa. 7!<E2E. . 9.dad /oderna trajo consigo la glorificaci#n te#rica del trabajo. . 6adrid. 6. &ostumbres en com#n. La condición humana. <?HE7 4!7!H<A!. Etica.obierno &ivil. )**F.anteriores. El derecho a la pere"a. KLué crisisM <itos y transformaciones del sociedad del trabajo. 6éxico. exige la puesta en cuestión de una buena parte de las ideas heredadas sobre el trabajo. L. 6adrid. <evista 5ransición.-)).. 2?6E75. Editorial . . El elemento político en el desarrollo de la teoría económica. Harcelona.olítica. )*=>. sin embargo. )*>1.redos.aidós. 6. 6adrid.. agosto de )*>*.redos.. anticip%ndose en algunas décadas a la situación actual de desempleo expresaba así su escepticismo/ .4egundo tratado del . 4. !lian"a Editorial. . Bomo ae ualis. al igual que sucede en los cuentos de adas. LE&CE.?E. 2onosti. . Editorial .

ltimos si!los se han re!istrado notables cambios en las ideas que hay sobre el traba#o$ %ntes del si!lo /0111 el traba#o era una variedad de actividades con nombres diversos$ -sas actividades est*n destinadas en su mayor parte a satisfacer las necesidades.Eugenio del <ío - ¿Cuando hablamos de identidad colectiva nos estamos refiriendo a cosas tan diversas como: )Qué somos? )Quiénes no somos? )Contra quiénes luchamos? )Qué queremos? )Qué sentido tiene nuestra existencia? )Cómo entendemos la vida y el mundo? )Qué representamos en la sociedad? La palabra trabajo como se sabe nos vale para desi!nar dos realidades distintas: una actividad "extraer al!o de la tierra pescar transformar un ob#eto dispensar un servicio$$$) y el hecho de disponer de un empleo "decimos: %conse!uir un traba#o&)$ %mbas cosas unas veces van #untas y otras separadas$ %s' un fresador realiza un traba#o y tiene un traba#o "o empleo por el que percibe un salario)( las amas de casa por el contrario llevan a cabo un traba#o pero a ese traba#o reali)ado no le corresponde la consideración social de un empleo y por lo tanto no perciben un salario$ %l observar los cambios en el traba#o estamos pensando en ambas cosas: mutaciones en las modalidades de empleo y transformaciones en los procesos de traba#o "tipo de m*quinas y de procedimientos para reali)ar un traba#o)$ + cuando hablamos del traba#o como elemento cultural también estamos pensando en los dos si!nificados: qué actividad y qué formas sociales "o de empleo)$ La identidad obrera centrada en el traba#o ha entrado en crisis( eso afecta a la clase obrera m*s instalada y dificulta la incorporación de la #uventud a ese universo$ Lo que est* cambiando en ambos planos supone una modificación del papel y del valor del traba#o".EL TRABAJO COMO FACTOR DE IDENTIDAD .) tanto para la cultura obrera como para la sociedad en su con#unto$ -n los tres . .

ha entrado en crisis $ En primer lugar ha sido un factor identificador a!rupador unificador inte!rador de una fuer)a social productor de la)os sociales foco de relaciones solidarias or!ani)ador cohesionador dotador de sentido$ %propiación del traba#o como bandera de clase$ -n todo esto ha perdido fuer)a$ 8oy act.-n la concepción premoderna la rique)a no procede del traba#o sino de la naturale)a y de 2ios( incluso para los fisiócratas sólo la naturale)a es productiva$ -l traba#o por lo dem*s ba#o la concepción cristiana es al!o penoso vinculado al pecado ori!inal$ -n los tres .a como unificador pero también y crecientemente como elemento divisor$ En segundo lugar se reduce la capacidad del traba#o para marcar distancias con el resto de la sociedad$ En tercer lugar se debilita la fuer)a del traba#o como factor ideoló!ico$ 9ue un efica) sustanciador de un tipo moral el trabajador y suministró una di!nidad "!lorificación del traba#o en el pensamiento socialista mito del traba#o como medio de reali)ación y de expansión de la personalidad":) .ltimos si!los se ha ido imponiendo una concepción nueva y unificada del traba#o$ -n los si!los /011 y /0111 se opera una transformación de la idea del traba#o %que ya no es sólo un deber que responde a exi!encias reli!iosas morales o incluso económicas&"3)$ -n poco tiempo el traba#o de#a de ser al!o despreciado y emer!e como una potencia llena de valor$ 4ara Loc5e es la fuente de la propiedad$ -n 6ousseau da derecho a la propiedad de la tierra$ %dam 7mith lo considera como el factor principal de la rique)a$ -l traba#o entendido como factor de rique)a invade el pensamiento económico del si!lo /0111 y lle!a a ser uno de los fundamentos principales de la sociedad$ -l cambio en el concepto del traba#o se produ#o en paralelo a una modificación del concepto del tiempo$ -l traba#o equivale a tiempo( lue!o el tiempo es oro$ La vida humana se cronifica m*s estrictamente y el tiempo se aprovecha m*s intensamente$ -n el mundo moderno el traba#o es también fuente de sentido encuadrado dentro de los factores laicos de sentido: la familia la nación la propiedad$$$ -l traba#o como actividad y como empleo ha sido un poderoso creador de una fuerza social: el movimiento obrero$ -sto que tiene varias facetas.

n las diferentes funciones: el espacio de vivienda los dedicados al ocio las )onas comerciales y los pol'!onos industriales$ Con la paulatina implantación de este modelo que desde lue!o tiene menor vi!encia en las localidades peque.mero de personas en paro duradero( d) la expansión de la econom'a sumer!ida$ Quienes viven de ella est*n especialmente desprote!idos le!almente$ + al i!ual que una buena parte de las fran#as laboralmente m*s débiles est*n al mar!en de la vida sindical$ ?o hace falta subrayar la importancia que todo esto tiene para la actividad pr*ctica sindical o de otro !énero$ 4ero aqu' me ci.ltimas décadas asistimos a la aceleración de un proceso de diferenciación interna dentro de la clase obrera $ 2i!o aceleración con lo que estoy suponiendo que ese proceso viene de m*s atr*s$ -n la edad de oro del llamado -stado de bienestar pro!resó en los pa'ses occidentales un modelo urbano basado en la división de las *reas urbanas se!.vinculación entre utop'a socialista y traba#o: la nueva sociedad como triunfo del traba#o)$ 8oy queda al!o de aquello pero poco$ -n todos estos puntos el traba#o ha representado un factor creador de la clase obrera como clase como fuer)a social como realidad ideoló!ica$ + en todos ellos se re!istra una situación de crisis$ -n el curso de las dos .n no hab'an encontrado un nuevo !rupo en el .o a su aspecto cultural$ La clase obrera se ve sometida a nuevas tensiones diferenciadoras que acent.as se efect.mero de personas que se encuentran en una situación similar a lo que 2ur5heim llamó anomia para referirse a quienes al lle!ar a la ciudad hab'an perdido la pertenencia al !rupo rural en el que se insertaban y a.a una disgregación de las dimensiones de la vida de la clase obrera que antes se presentaban a!rupadas en un mismo espacio el de la ciudad o el barrio industrial con las viviendas alrededor de las f*bricas"<)$ 4ero adem*s de esta parcelación espacial a partir de mediados de los setenta se activaron nuevos factores de diferenciación en el seno de la clase obrera esta ve) relacionados directamente con los procesos laborales$ =e limito a enunciarlos pues son bien conocidos$ Los principales son: a) la reducción del componente industrial de la clase obrera m*s concentrado y el crecimiento del de servicios m*s disperso( b) la diversificación de las situaciones laborales con la introducción de nuevos y variados tipos de contrato y la división entre quienes est*n en una posición m*s estable y quienes tienen empleos m*s fr*!iles">)( c) el aumento del n.an su fra!mentación su dis!re!ación$ %umenta el n.

-s m*s hetero!énea de puertas adentro y menos diferente en relación con lo que queda fuera( la cohesión interior desciende y los l'mites entre el dentro y el fuera son menos firmes$ )-n qué puntos se nota m*s esta difuminación de las diferencias? 4ara verlo echaremos la vista atr*s por unos momentos$ -n la se!unda mitad de los a.eros de traba#o vecinos y parientes es el sello de la comunidad tradicional de la clase obrera$ Los valores expresados a través de estas redes sociales fomentan la ayuda mutua en la vida cotidiana$$$ "$$$) Como forma de vida social esta sociabilidad posee una cualidad ritual creando una elevada densidad moral y refor)ando los la)os de pertenencia a una colectividad dominada por el traba#o&"@)$ -sos tra)os describen un panorama simplificado e ideali)ado pero dan cuenta de una realidad social que todav'a en esos a.eros de traba#o son normalmente compa.que inte!rarse$ Crecen as' los obst*culos para la participación en formas asociativas o en pr*cticas de solidaridad$ 4ero este problema se a!rava debido a un movimiento simult*neo de atenuación de la diferenciación de la clase obrera respecto al resto de la sociedad.os estaba bastante diferenciada$ -l panorama actual es bastante distinto$ Los traba#adores asalariados se distin!uen menos que antes en cuanto a sus formas de vida$ %l terminar su #ornada laboral desconectan del lu!ar de traba#o y con frecuencia se ale#an de él$ 2isponen de automóvil para ir a su vivienda o a los hipermercados$ 7u estilo de consumo es parecido al de otras clases( su manera de vestir y de comer no son muy distintas a las de otros sectores sociales$ %simismo !astan unas horas de su tiempo de ocio cotidiano viendo la televisión$ -n todos estos aspectos se va diluyendo la especificidad obrera$ -l mundo que nos describe el fra!mento que he le'do es fundamentalmente masculino: la mano de obra asalariada femenina quedaba rele!ada a ciertos sectores como el textil$ 8oy las mu#eres si!uen percibiendo unos salarios inferiores por el mismo traba#o pero ha aumentado su presencia en la .eros en el tiempo libre con frecuencia vecinos o parientes( la existencia de tales !rupos estrechamente vinculados de ami!os compa.os sesenta se inició una discusión en el *mbito de la sociolo!'a y de la antropolo!'a social brit*nicas sobre las im*!enes que ten'a de la sociedad la clase obrera$ 0oy a leer un tro)o de uno de los traba#os que entonces se publicaron que me parece su!erente para abordar esta cuestión$ %Los compa.

ltimas décadas ha contribuido seriamente a reducir las diferencias culturales entre las clases$ 8ay que mencionar también el arrai!o de ideas y valores que no tienen un car*cter hori)ontal o de clase sino que atraviesan la sociedad verticalmente siendo compartidos por distintas clases$ -n este cap'tulo fi!uran las ideas nacionalistas y las democr*ticas convencionales las concepciones feministas que han abierto brecha en la opinión p.blica los puntos de vista y las aspiraciones ecolo!istas$ A sea las fronteras ideoló!icas son pocas y los puentes ideoló!icos entre las clases anchos$ Bna ilustración de esto la hallamos en el hecho de que muchos productos culturales en el cine y en la m.blica en las dos .sica especialmente no se mueven tanto en un mercado definido por las divisiones sociales de clase sino por las !eneracionales$ 8ay mercanc'as diferentes Cpel'culas discos y pro!ramas de televisiónC para distintas fran#as de edad y no para traba#adores y bur!ueses o para ricos y pobres$ Bno de los aspectos m*s !raves de la actual crisis de identidad viene dado por los obst*culos para verse como muy diferentes o simplemente diferentes$ %dem*s de la creciente hetero!eneidad interna y de la difuminación de las fronteras a las que me he referido est* el hecho de que cobran mayor fuerza relativa algunas identidades transversales que atraviesan verticalmente a las identidades hori)ontales o de clase( eso sucede con las identidades nacionales locales de !énero ecolo!istas etc$ La distinción obrerosCbur!ueses pierde importancia en beneficio de otras distinciones$ La ima!en de la clase obrera que tuvo m*s relieve en la historia de la i)quierda era bastante embellecedora$ ?os mostraba a una clase que representa al con#unto de la sociedad que encarna un nuevo ré!imen económico y social que desempe.denominada población activa especialmente entre el sector de empleo precario de #óvenes en servicios uno de los campos de mayor contratación$ 8an pasado a la historia los tiempos en los que era excepcional la presencia en la universidad de hi#os de familias obreras$ La extensión del acceso a la educación p.a un papel unificador$$$ -sa visión se ha ido cuarteando$ %dem*s han de#ado de servir al!unos factores de identificación sencillos que fueron muy eficaces en otros tiempos$ 2urante decenios la clase obrera se vio a s' misma como los de abajo el piso inferior y m*s maltratado de la sociedad$ 8oy quienes tienen conciencia de pertenecer a la clase obrera ven por deba#o a otros sectores en los que la conciencia obrera existe poco o nada que se encuentran en una posición de mayor debilidad económica$ -l traba#o manual reali)ado con un esfuer)o f'sico notable actuó durante lar!o tiempo .

como un elemento delimitador$ Las transformaciones tecnoló!icas est*n modificando radicalmente esta situación: el traba#o m*s manual el m*s duro f'sicamente no desaparece pero se hace m*s minoritario o recae sobre sectores m*s mar!inales o simplemente se traslada a los pa'ses menos desarrollados que experimentan un proceso de industriali)ación$ Los problemas de la identidad obrera alimentan un proceso m*s amplio de debilitamiento de buena parte de las anteriores !randes identidades: i)quierda y derecha i!lesias muchas de las identidades nacionales$$$ y simult*neamente ascienden otras identidades m*s li!eras menos potentes al i!ual que las identidades de peque.: 1BC: (>) Este (*to #o @a sol*!o eD/l1*r 1#a to(a !e /o#/*e#/*a sobre los (ales 01e a/arrea el traba"o' to(a !e /o#/*e#/*a 01e' !eb*!o a la a(b* ale#/*a !el )e#7(e#o' @a e#/o#tra!o tra!*/*o#al(e#te 8ra#!es !*)*/1lta!es .3t1lo + !e s1 l*bro 2ara!o"as !el *#!* *!1al*s(o (Bar/elo#a: Cr3t*/a' 1++>) al se#t*!o !el traba"o (.1.o#e @ablar !el traba"oH (ALe tra a*l et so# !*reF' e# el l*bro !*r*8*!o .' ..+' ao=t.t:' 1++.res*o#es !e las .e#a !ete#erse e# este Klt*(o as.or la .as*o#a#te traba"o sobre los .s !e!*/a el /a.er erso' !e otro' esto es' las .ar*t*o#' 2ar3s: A1b*er' 1++.: 1>5.se.: ?BC): Se81ra(e#te' esa !*)*/1lta! 81ar!a rela/*7# /o# las l*(*ta/*o#es e!1/at* as' .(ot* e# las eD.@oses !e la 01est*o# so/*ale: 4#e /@ro#*01e !1 salar*at' 2ar3s: FaAar!' 1++.6): (?) Robert Castel' Les (eta(or.l*/GrseloF' Aes /o(.ero #o es este el (o(e#to: No (e res*sto a (e#/*o#ar el a.e/to' .' .Mar*e V*#/e#t' Cr*t*01e !1 tra a*l' 2ar3s: 2resses 4#* ers*ta*res !e Fra#/e' 1+56...l*/a!oF 1el e# 1#a A otra e& /o(o 1# le*t.ara eD.e#al*!a!es !e to!o or!e# 01e a/o(.aJa# al traba"o' los (ales )3s*/os A s301*/os 01e /a1sa: Mere/er3a la .r*t' #1 5.*a J: Bo1tet' 2aroles a1 tra a*l' 2ar3s: LIHar(atta#' 1++.Jos$ Ma#1el Nare!o' La e/o#o(3a e# e ol1/*7#' Ma!r*!' S*8lo 99I' 1+56.ro.!e la (*s(a a1tora: <La )*# !e la ale1r tra a*l<' Es.ara erbal*&ar las o.resarse: Jos*a#e Bo1tet @a est1!*a!o estas !*)*/1lta!es .Do(*#*01e M$!a' Le tra a*l: 4#e ale1r e# o*e !e !*s.Jea#.erso#as a las 01e se .a escala como son las denominadas tribus urbanas los !rupos basados en la amistad las asociaciones locales o la familia$ -n todos estos planos se puede constatar la crisis de la identidad for#ada a partir del traba#o$ Notas: (1) Sobre el alor !el traba"o: A#!r$ %or&' Meta(or)os*s !el traba"o' 1++1' Ma!r*!: S*ste(a' 1++.1e!o eD.ro.*#*o#es obreras sobre el traba"o: ELos Aes !*)3/*l !e !e/*rF' A@abr3a 01e e#*r a erloF ' A#o .ero ta(b*$# /o# el /o#traste e#tre el alor as*8#a!o al traba"o A s1 re/o#o/*(*e#to so/*al' !e 1# la!o' A s1 la!o .: V*/tor*a Ca(.

: ?.re/*sa !e esa /o# er8e#/*a !e !*(e#s*o#es e# los barr*os obreros !e la .) Es *#teresa#te el est1!*o a#tes /*ta!o !e Robert Castel sobre la traAe/tor*a !el e(.ro!1/*!o A /o(e#ta!o .a/*al: La 1#*!a! es..leo: el .*etar*o !e las (*#as es el /aso eDtre(o !e esa 1#*!a! es.1 (re.or el . res*!e#/*al es (a8*stral(e#te !es/r*ta e# el /a.: 1B A ss:) .obla!o (*#ero' /o# s1s barra/o#es /o#str1*!os ..3t1lo > !el )as/*#a#te l*bro !e J: L: A Barbara Ha((o#!' El traba"a!or !e la /*1!a!' 1+?.!el /o#trato sal a"e al /o#trato .a/*al laboral.t: De 1++B' .A !e $ste al a/t1al /o#trato )ra8*l*&a!o: (B) El teDto /orres.M.or M*/@el %olla/ A Ser8e VolLo))' AC*t*1s' alt*1s' )ort*1sF' A/tes !e la Re/@er/@e e# S/*e#/es So/*ales' #1 11M' se..er"1!*/*ales e)e/tos !e la *#te#s*)*/a/*7# !el traba"o res1lta#te !e la *#tro!1//*7# !e las #1e as te/#olo83as real*&a!o ..: >> A ss: F: E#8els e# La s*t1a/*7# !e la /lase obrera e# I#8laterra o)re/e 1#a *(a8e# (1A .ro.or R: E: 2a@l' e# D* *s*o#es !el traba"o' 1+5M' Ma!r*!: M*#*ster*o !e Traba"o A Se81r*!a! So/*al' 1++1' .o#!e al es/r*to !e Da *! Lo/LNoo!' ASo1r/es o) ar*at*o# *# NorL*#8 /lass *(a8es o) so/*etAF' So/*olo8*/al Re *eN' 1M (>)' 1+BB' .: .aso !el r$8*(e# t1telar al /o#trato.' Ma!r*!: M*#*ster*o !e Traba"o A !e Se81r*!a! So/*al' 1+56' .rote8*!o.B6: (M) El .r*(era (*ta! !el s*8lo 9I9 (Obras !e MarD A E#8els' OME' ol: B' Bar/elo#a: Cr3t*/a' 1+65): (.