Está en la página 1de 23
LITERATURA HISPANOAMERICANA. I. ETAPA DE TRANSCULTURACIÓN (1492- XVIII) “En especial hace relación de una grandísima

LITERATURA HISPANOAMERICANA.

I. ETAPA DE TRANSCULTURACIÓN (1492- XVIII)

“En especial hace relación de una grandísima provincia muy rica, llamada Culúa, en la cual hay muy grandes ciudades y de maravillosos edificios y de grandes tratos y riquezas, entre las cuales hay una más maravillosa y rica que todas,llamada Tenustitlan, que está, por maravilloso arte, edificada sobre una grande laguna; de la cual ciudad y provincia es rey un grandísimo señor llamado Mutezuma”. (Hernán Cortés. Segunda carta-relación).

En dos partes dividida tengo el alma en confusión, una esclava a la pasión y otra a la razón medida. (Sor Juana Inés de la Cruz)

Esta etapa vén marcada pola aniquilación das culturas autóctonas, especialmente dos grandes imperios Inca e Azteca, que quedan recluídas en reductos aillados. De situarmos o inicio da Literatura hispanoamericana coa chegada dos españois a América, o nome de Cristóbal Colón sería o primeiro escritor latinoamericano coa publicación de Diarios de navegación. A epopeia do descubrimento e conquista de América foi testemuñada e expresada polos conquistadores en forma de diarios, relatos, cartas, crónicas, que son coñecidas hoxe como Crónicas de Indias. Tal vez o rasgo que mellor define estes escritos sexa a presenza do marabilloso, narración de fenoménos ou feitos que provocan admiración e asombro, recurso que vén motivado pola necesidade do escritor de facer crible e recoñecible para o lector español os fenómenos que quedaban fóra da capacidade de comprensión dun europeo. Sireas, amazonas, cíclopes, homes con rabo, xigantes, pigmeos, homes salvaxes, faunos habitan o mundo imaxinario dos descubridores e resulta natural que se convertan nos referentes das súas descricións. Non é de estrañar, pois, que a noción do marabilloso sexa a característica que domina e define dunha maneira singular a maior parte da literatura latinoamericana desde os seus inicios até hoxe. Os principais cronistas de indias son o xa citado Cristóbal Colón en Diarios de navegación, Hernán Cortés con Cartas de relación, Bernal Díaz del Castillo na máis famosa das crónicas da conquista Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. Alonso de Ercilla con La Araucana, Cabeza de Vaca autor de Naufragios y comentarios, etc. Todos estes autores ofrecen unha visión imaxinativa das paisaxes e culturas americanas e documentan os feitos bélicos e sociais do momento histórico da conquista, mais case sempre desde unha óptica parcial española.Tal vez a excepción sexa O Inca Garcilaso de la Vega (1539- 1616), quen dramatiza tanto na súa vida como nos seus escritos os elementos conflitivos indíxenas e hispanos. Os Comentarios reales describen os costumes, organización social e acontecementos históricos do rexime Inca, mais a máxima figura literaria do período é, sen dúbida, Sor Juana Inés de la Cruz. De filiación culteranista, os seus elaborados poemas constitúen a cima do barroco en América.

II. INDEPENDENCIA E LITERATURA (Século XVIII- Inicios do XIX)

“Luego, si cada religión tiene sus ritos, cada nación sus leyes y cada provincia sus costumbres, es un error crasísimo el calificar de necios y salvajes a cuantos no coinciden con nuestro modo de pensar, aun cuando éste sea el más ajustado a la naturaleza”. (F. De Lizardi. El Periquillo Sarniento).

Tal el héroe brillaba Por las primeras filas discurriendo. Se oye su voz, su acero resplandece, Do más la pugna y el peligro crece. (J. J. Olmedo: Canto a Bolívar)

Neste século xa existe un espírito de independencia, que se agudiza coa expulsión dos Xesuítas polo labor cultural que viñan realizando. A Inquisición ten un papel especialmente intenso ao tentar perseguir e abolir as ideas ilustradas. Entre os varios intentos de levantamento que se produciron, tivo especial importancia o de Tupac Amaru no Perú. Non obstante, a pesar dos descontentos e intentos revolucionarios, a independencia non se consegue até comezos do XIX na maioría dos países. A batalla de Ayacucho en 1824 marca a práctica independencia do Continente. Coa independencia o soño da democracia non tardou en disiparse, e moi pronto xurdirá a figura do “caudillo”, que tantas páxinas vai inspirar. A literatura queda reducida a libelos, pasquíns ou xornais, que presentan un carácter ideolóxico e apelativo. De todos xeitos, non se pode deixar de mencionar o narrador e xornalista José Joaquín Fernández de Lizardi (México, 1776-1827), autor de El Periquillo Sarniento, cadro

vivo da sociedade colonial e apólogo da igualdade de dereitos para todos os homes. Andrés Bello, notable polígrafo, escribiu libros sobre dereito, xeografía, gramática e literatura, especialmente poesía. José Joaquín Olmedo, tamén escritor didáctico, tentou escribir o poema heroico da Independencia “Canto a Bolívar”. Outro poeta reseñable, como os anteriores, de raíces clasicistas, foi José María de Heredia.

III. AFIRMACIÓN DAS NACIONALIDADES. CIVILIZACIÓN E BARBARIE (S. XIX)

“¡Sombra terrible de Facundo, voy a evocarte, para que, sacudiendo el ensangrentado polvo que cubre tus cenizas, te levantes a explicarnos la vida secreta y las convulsiones internas que desgarran las entrañas de un noble pueblo! Tú posees el secreto: ¡revélanoslo! Diez años aún después de tu trágica muerte, el hombre de las ciudades y el gaucho de los llanos argentinos, al tomar diversos senderos en el desierto, decían: «¡No, no ha muerto! ¡Vive aún! ¡Él vendrá!» ¡Cierto! Facundo no ha muerto; está vivo en las tradiciones populares, en la política y revoluciones argentinas”. (Sarmiento: Don Facundo)

Período culturalmente atravesado pola influencia da estética romántica, é cando comezan a xurdir nomes de indiscutible calidade artística. Un tema predilecto na rexión do Río de la Plata foi a recreación artística dos grandes espacios naturais do río e da pampa, e a loita do home neste medio. Esta visión estética está presente na poesía de Esteban Echeverría, que canta no poema narrativo La Cautiva a heroína romántica, unha muller branca que foi capturada polos indios e que se ve obrigada a ser concubina dun xefe. Máis relevancia ten Domingo Faustino Sarmiento. A obra principal é Vida de Juan Facundo Quiroga, un ensaio no que reflexiona sobre o conflito entre o home e a natureza, entre o colono e o indio, entre civilización e barbarie. E a terceira figura clave deste período é José Hernández. O poema épico El gaucho Martín Fierro (1872), narra os infortunios da vida do gaucho Martín Fierro, cantor orgulloso da súa inventiva, home fóra da lei que vive á marxe da sociedade.

IV. HERENCIA DO ROMANTICISMO.

As ideas do romanticismo serviron para mover os escritores a crear as súas propias culturas nacionais. Principalmente cultivaron os xéneros da novela histórica e sentimental, e a poesía. Mais tanto novelistas como poetas mostrábanse máis interesados na tradición e a

autoridade que na innovación e o subxectivismo, polo que as creacións non acadan unha calidade

aceptable.

É cos primeiros atisbos modernistas cando a literatura hispanoamericana arriba a un estadio de plenitude até entón inusitado, momento que podemos situar en 1882 ano da publicación de Ismaelillo de José Martí.

TEXTOS Diario de Colón.

"El día passado, cuando el Almirante iva al Río de Oro, dixo que vido tres sirenas que salieron bien alto de la mar, pero no eran tan hermosas como las pintan, que en alguna manera tenían forma de hombre en la cara. Dijo que

“entendió también que lexos de allí avía hombres de

“y sobre este cabo encavalgaba otra tierra o cabo

que va también al Lestre, a quien aquellos indios que llevava llamaban Bohío, la cual dezían que era muy grande y que

avía en ella gente que tenía un ojo en la frente”

otras vezes vido algunas en Guinea en la costa de Mangueta" ( un ojo y otros con hocicos de perros que comían los hombres” (

)

)

Carta-relación de Hernán Cortés al Emperador Carlos V.

Porque para dar cuenta, muy poderoso señor, a vuestra real excelencia, de la grandeza, extrañas y maravillosas cosas de esta gran ciudad de Temixtitan, del señorío y servicio de este Mutezuma, señor de ella, y de los ritos y costumbres que esta gente tiene, y de la orden que en la gobernación, así de esta ciudad como de las otras que eran de este señor, hay, sería menester mucho tiempo y ser muchos relatores y muy expertos; no podré yo decir de cien partes una, de las que de ellas se podrían decir, mas como pudiere diré algunas cosas de las que vi, que aunque mal dichas, bien sé que serán de tanta admiración que no se podrán creer, porque los que acá con nuestros propios ojos las vemos, no las podemos con el entendimiento comprender.

Fray Bartolomé de las Casas Una vez vide que, teniendo en las parrillas quemándose cuatro o cinco principales y señores (y aun pienso que había dos o tres pares de parrillas donde quemaban otros), y porque daban muy grandes gritos y daban pena al capitán o le impedían el sueño, mandó que los ahogasen; y el alguazil, que era peor que verdugo, que los quemaba (y sé como se llamaba y aun sus parientes conocí en Sevilla), no quiso ahogarlos, antes les metió con sus manos palos en las bocas para que no sonasen, y atizóles el fuego hasta que se asaron de espacio como él quería. Yo vide todas las cosas arriba dichas y muchas otras infinitas. Y porque algunas veces, raras y pocas, mataban los indios algunos con justa razón y santa justicia, hicieron ley entre sí que por un cristiano que los indios matasen habían los cristianos de matar cien indios.

Garcilaso de la Vega “El IncaEl origen de los Incas Reyes del Perú”

Dijo el Inca:

- Nuestro Padre el Sol, viendo los hombres tales como te he dicho, se apiadó y hubo lástima de ellos y envió del cielo a la tierra un hijo y una hija de los suyos para que los doctrinasen en el conocimiento de Nuestro Padre el Sol, para que lo adorasen y tuviesen por su Dios y para que les diesen preceptos y leyes en que viviesen como hombres en razón y urbanidad, para que habitasen en casas y pueblos poblados, supiesen labrar las tierras, cultivar las plantas y mieses, criar los ganados y gozar de ellos y de los frutos de la tierra como hombres racionales y no como bestias. Con esta orden y mandato puso Nuestro Padre el Sol estos dos hijos suyos en la laguna Titicaca, que está ochenta leguas de aquí, y les dijo que fuesen por do quisiesen y, doquiera que parasen a comer o a dormir, procurasen hincar en el suelo una barrilla de oro de media vara en largo y dos dedos en grueso que les dio para señal y muestra, que, donde aquella barra se les hundiese con solo un golpe que con ella diesen en tierra, allí quería el Sol Nuestro Padre que parasen e hiciesen su asiento y corte.

Bernal Díaz del Castillo

(Un dos episodios da conquista de México coñécese como "la Noche Triste", Hernán Cortés atopábase fóra de México-Tenochtitlan, a capital do imperio mexica, loitando contra Pánfilo de Narváez. No seu lugar quedou Pedro de Alvarado que é sinalado como o culpable da matanza que se levou a cabo. Os mexica celebraron unha festa e mentres estaban desarmados foron atacados polos españois. Este acto provocou o levantamento dos mexica en contra dos conquistadores. Cortés regresou moi molesto porque tiña a intención de lograr a conquista de forma máis pacífica. Moctezuma, eo emperador mexica, morreu pouco despois e será unha figura controvertida na historia de México).

el gran Montezuma les hablaba desde una azotea, y les dijo que cesaran las guerras, y que nos queríamos ir de su ciudad. Y cuando al gran Montezuma se lo fueron a decir de parte de Cortés, dicen que

dijo con gran dolor "¿Qué quiere ya de mi Malinche, que yo no deseo vivir ni oírle?

pedradas, una en la cabeza, otra en un brazo y otra en una pierna; y puesto que le rogaban que se curase y

comiese y le decían sobre ello buenas palabras, no quiso

y le dieron tres

y vinieron a decir que era muerto.

Sube a nacer conmigo, hermano. Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado. No volverás del fondo de las rocas. No volverás del tiempo subterráneo. No volverá tu voz endurecida. No volverán tus ojos taladrados. Mírame desde el fondo de la tierra, labrador, tejedor, pastor callado:

encendedme los viejos pedernales,

las viejas lámparas, los látigos pegados

a

través de los siglos en las llagas

y

las hachas de brillo ensangrentado.

Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta.

A

través de la tierra juntad todos

los silenciosos labios derramados

desde el fondo habladme toda esta larga noche como si yo estuviera con vosotros anclado, contadme todo, cadena a cadena, eslabón a eslabón, y paso a paso, afilad los cuchillos que guardasteis, ponedlos en mi pecho y en mi mano, como un río de rayos amarillos, como un río de tigres enterrados,

y

domador de guanacos tutelares:

albañil del andamio desafiado:

aguador de las lágrimas andinas:

joyero de los dedos machacados:

agricultor temblando en la semilla:

alfarero en tu greda derramado:

traed a la copa de esta nueva vida

vuestros viejos dolores enterrados. Mostradme vuestra sangre y vuestro surco, decidme: aquí fui castigado, porque la joya no brilló o la tierra no entregó a tiempo la piedra o el grano:

señaladme la piedra en que caísteis

dejadme llorar, horas, días, años, edades ciegas, siglos estelares.

y

Dadme el silencio, el agua, la esperanza. Dadme la lucha, el hierro, los volcanes. Apegadme los cuerpos como imanes. Acudid a mis venas y a mi boca. Hablad por mis palabras y mi sangre. (“Alturas de Machu Pichu”. P. Neruda)

y

la madera en que os crucificaron,

Sor Juana Inés de la Cruz

Ser mujer y estar ausente no es de amarte impedimento, pues sabes tú que las almas distancia ignoran y sexo.

Investigar

1. Qué razóns impulsan a Sor Juana a profesar como relixiosa nun convento?

2. Achega uns breves datos biográficos desta poeta.

3. Qué formas literarias cultivou?

4. Cita algunhas obras da escritora.

5. Que movemento estético asimilou e está moi presente na súa poesía? Indica algunhas características fundamentais deste movemento artístico.

6. Despois das información recabadas e lecturas dos textos da poeta, cres que se podería considerar esta escritora como unha precursora de movementos feministas? Razoa por que

“Cual sea mejor, amar o aborrecer”

Al que ingrato me deja, busco amante; al que amante me sigue, dejo ingrata; constante adoro a quien mi amor maltrata;

maltrato a quien mi amor busca constante. Al que trato de amor, hallo diamante

y soy diamante al que de amor me trata;

triunfante quiero ver al que me mata

y mato a quien me quiere ver triunfante.

Si a éste pago, padece mi deseo; si ruego a aquél, mi pundonor enojo:

de entrambos modos infeliz me veo. Pero yo por mejor partido escojo de quien no quiero, ser violento empleo, que de quien no me quiere, vil despojo. (Sor Juana Inés)

Guía para comentar:

1) Análise da estrutura métrica do texto. 2) Cal é o recurso estilístico fundamental do poema?Qué ambigüidade semántica encerra o vocábulo “diamante” dos versos 5 e 6?. ¿Cómo se denomina esta figura literaria en que unha palabra é usada en dous sentidos distintos simultaneamente? 3) A que cres que se refire o termo “pundonor” no verso 10?

4) Qué figura literaria non está presente nos dous primeiros versos? Paralelismo, antítese, anáfora, comparación, asíndeton. 5) Qué actitude vital do poeta revela este texto? Desesperación, angustia, medo, soedade, abnegación. 6) Cal dos seguintes enunciados se aproxima máis ao tema ou idea esncial deste poema.

- O desexo da poeta de vingarse dun amor que a traizoou ao non lle corresponder ao seu amor.

- A abnegación da poeta ao aceptar unha situación de infelicidade motivada por un desencontro amoroso.

- A angustia da poeta por non atopar un sentido á súa vida.

- A ilusión da poeta de poder entregarse apaixonadamente a un amor que a tormenta. 7) A opción final que toma a poeta ante o dilema que se lle presenta, responde a unha concepción vital do pensamento romántico ou barroco? Coméntao

Investigar

Afirmación das nacionalidades (S. XIX) .

1)

Breves datos biográficos e obra célebre de D. F. Sarmiento.

2)

Os termos antitéticos civilización VS barbarie, ¿qué simbolizan?

3)

¿Qué posición adopta Sarmiento respecto a este conflito?

4)

Esta oposición antitética será un tópico na literatura latinoamericana. Cita autores e obras que a

5)

traten. Breves datos biográficos e obra célebre de José Hernández.

6)

¿Qu é o gaucho? ¿De onde procede o vocábulo e que significa?

7)

Caracteres físicos e síquicos do gaucho, tipo de vida e indumentaria.

8)

¿Qué territorios foron o seu hábitat?

9) A literatura gauchesca, ¿onde se orixinou e que autores e obras gauchescas importantes se escribiron? 10) Síntese do Martín Fierro. Perfil descritivo deste personaxe.

José Hernández. Martín Fierro

Aquí me pongo a cantar al compás de la vigüela, que el hombre que lo desvela una pena estraordinaria como la ave solitaria con el cantar se consuela.

Él

nada gana en la paz

y es el primero en la guerra;

no

le perdonan si yerra,

que no saben perdonar, porque el gaucho en esta tierra sólo sirve pa votar.

 

Mi

gloria es vivir tan libre

Es

triste en medio del campo

como el pájaro del cielo:

pasarse noches enteras

no

hago nido en este suelo

contemplando en sus carreras

ande hay tanto que sufrir,

las

estrellas que Dios cría,

y

naides me ha de seguir

sin

tener más compañía

cuando yo remuento el vuelo.

que su delito y las fieras.

 

Yo

no tengo en el amor

Soy un gaucho desgraciao,

quien me venga con querellas; como esas aves tan bellas que saltan de rama en rama,

no

tengo donde ampararme,

ni

un palo donde rascarme,

ni

un árbol que me cubije:

yo

hago en el trébol mi cama,

pero ni aun esto me aflige porque yo sé manejarme.

y

me cubren las estrellas.

Ricuerdo ¡qué maravilla!

Y

aunque yo por mi inorancia

Cómo andaba la gauchada siempre alegre y bien montada

con gran trabajo me esplico, cuando llego a abrir el pico, tengaló por cosa cierta, sale un verso y en la puerta

y

dispuesta pa el trabajo

Pero hoy en día

¡barajo!

no

se la ve de aporriada.

ya

asoma el otro el hocico.

Tuve en mi pago en un tiempo hijos, hacienda y mujer, pero empecé a padecer,

me

echaron a la frontera,

Y

ya con estas noticias

mi

relación acabé;

por ser ciertas las conté, todas la desgracias dichas:

¡y qué iba a hallar al volver! Tan sólo hallé la tapera.

es

un telar de desdichas

cada gaucho que usté ve.

Aunque muchos creen que el gaucho tiene alma de reyuno,

Pero ponga su esperanza

en

el dios que lo formó;

no

se encontrará a ninguno

y aquí me despido yo que he relatao a mi modo males que conocen todos, pero que naides contó.

que no le dueblen las penas; mas no debe aflojar uno mientras hay sangre en las venas.

IV. José Martí e o Modernismo.

1)

Que personaxe é considerado como o heroe da Independencia cubana? Por que?

2)

Datos biográficos e obras e escritos de José Martí.

3)

Que admiras ou che interesa especialmente das distintas actividades e facetas da vida desta persoa?

4)

Selecciona tres pensamentos de José Martí.

5)

En que movemento artístico encadrarías a obra poética de José Martí?

6)

Que escritor se considera o creador do movemento literario modernista?

7)

Que ideas esenciais poden sintetizar a temática modernista?

8)

Que movementos poéticos son coetáneos co modernismo e presentan rasgos similares?

9)

Indica dous recursos ou figuras literarias recorrentes na estética modernista.

10) Entre os seguintes trazos un non é característico do modernismo.

i) Experimentación coa linguaxe

ii) Ansias de renovación e perfección formal

iii) Compromiso e actidude moral ante a vida.

iv) Riqueza de efectos sensoriais e plásticos.

11) En que ámbito xeográfico aparece e se desenvolve o Modernismo literario?

12) Cal das seguintes emocións non ten relación cos aspectos típicos da sensibilidade modernista?

i) A melancolía vital

ii) A tristeza

iii) A nostalxia

iv) Odio a todo o estranxeiro

v) Subxectivismo na contemplación da paisaxe

13) Cita cinco poetas modernistas de Hispanoamérica. 14) Identifica cada poeta cunha frase definitoria e individualizadora. 15) Redacta un breve parágrafo en que definas o movemento modernista. 16) Por que José Martí afirma que José Asunción Silva é como unha “estatua de mármore negro”, Gutiérrez Nájera como unha “estatua de mármore rosado” e Julián del Casal como unha “estatua de mármore branco”?

Comentario de “Si ves un monte de espumas” e “yo soy un hombre sincero” de José Martí “Si ves un monte de espumas”: Cuestións:

1. Que elementos serven para definir o “verso” do poeta?

2. A imaxe visionaria vén motivada polo subxectivismo e idealismo cada vez máis acusado do poeta modernista. Identifica no poema algúns exemplos de imaxes ou metáforas visionarias e tenta explicar a base emocional das mesmas.

3. Que recursos contribúen a perfilar o deseño estrutural do texto? Concreta.

4. Sinala rasgos estilísticos, algúns claramente modernistas, do texto (léxico, adxectivación colorista, efectos sensoriais, recursos retóricos –hipérbaton, encabalgamento, metáforas e símiles, antíteses, polisíndeton, aliteración-) e analiza a súa función ou expresividade

5. Tema e sentido do poema.

6. Análise da estrofa, medida e rima do poema.

7. Atréveste a engadir unha nova estrofa ao poema?

“Yo soy un hombre sincero”: Cuestións:

1. Con quen se identifica o suxeito poético?

2. Desde unha aparente inxenuidade o poema revélanos unha visión profunda da arte poética e da historia e sociedade, saberías concretalo?

3. Que recursos contribúen a perfilar o deseño estrutural do texto? Concreta

4. Como se subliña a identidade ou historia persoal do poeta?

5. Cal é a fonte da que brotan os versos na poesía de Martí? Comenta este principio poético

6. Beleza e sentimento aúnanse no poema; onde?, mediante que símbolos?

7. Versificación, métrica e rima

8. Análise de trazos estilísticos: léxico, metáforas, símbolos, atmosfera, antítese, polisíndeto, ritmo

JOSÉ MARTÍ (Cuba 1853-1895).

“Los crímenes no aprovechan a la libertad, ni cuadran a estatuas blancas, manos rojas.” (Martí)

No es posible separar a Martí el hombre de Martí el político. Pero lo que separa más radicalmente a Martí del modernismo es su visión del hombre como miembro de una sociedad y como elemento de un proceso histórico. Para Martí el concepto de poesía no es una alternativa a la acción política. El poema es afirmación, no máscara ni ritual”. (Jean Franco).

A vida de José Martí vén marcada pola entrega á loita pola liberdade do seu país. Condenado a traballos forzados por independentista, desterrado a España, exiliado en México e Nueva York, ve truncada a súa vida ao caer en combate poucos días despois de desembarcar en Cuba na que sería a fase decisiva da guerra de Independencia cubana en 1985. En Martí está presente a sensibilidade modernista nalgúns aspectos, especialmente na ansia e expresión da liberdade interior e o gusto polo sensorial, mais non canto ao esteticismo e decadentismo que forman parte da imaxe do novo movemento nin a evocación de ambientes exóticos. En Ismaelillo, o seu primeiro libro, o poeta refúxiase na lembranza do fillo ausente evocado nunha viaxe que o poeta emprende polo mundo dos soños e as visións tenras e oníricas. Son versos curtos e áxiles de aparente sencillez, pero que encobren densas e profundas metáforas. Versos libres está conformado por un conxunto de poemas publicados postumamente, en 1913. “Endecasílabos hirsutos, nacidos de grandes miedos, o de grandes esperanzas, o de indómito amor de libertad, o de amor doloroso a la hermosura”, así cualifica Martí este poemario onde conflúen, en efecto, todas as tensións que salpicaron a súa vida, desde as experiencias dramáticas da prisión e o desterro, até a saudade da patria e ansia de amor dun poeta que posúe un rexo sentido de liberdade, xustiza e deber. Versos sencillos. Poemario en octosílabos, case sempre redondillas, de aparente inxenuidade, mais a miudo de versos sorprendentes e misteriosos nas súas imaxes. A fusión pobo-poeta-natureza revélase como expresión sincera e emotiva dun poeta que ten como lema do seu vivir o servizo ao pobo e á humanidade. En prosa o logro maior de Martí está nos diarios que escribe camiño ao sacrificio en guerra, coñecidos como Diario de campaña, páxinas que teñen unha frescura de novidade nas descrición s e historias narradas da viaxe a Cuba.

Pensamiento de José Martí

"La única ley de la autoridad es el amor." "Debe hacerse en cada momento, lo que en cada momento es necesario." "Sólo las virtudes producen en los pueblos un bienestar constante y serio." "Un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército!" "Esta juventud entusiasta es bella. Tiene razón, pero aunque estuviera equivocada, la amaríamos." "La juventud es feliz porque es ciega: esta ceguedad es su grandeza: esta inexperiencia es su sublime confianza. ¡ Cuán hermosa generación la de los jóvenes activos! "La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla." …"el verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber…" …"el primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo." "Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía." " Los crímenes no aprovechan a la libertad, ni cuadran a estatuas blancas, manos rojas." "La libertad no muere jamás de las heridas que recibe. El puñal que la hiere lleva a sus venas nueva sangre." "La patria no es de nadie: y si es de alguien, será, y esto solo en espíritu, de quien la sirva con mayor desprendimiento e inteligencia." "Patria es humanidad." "Si la verdad falta a su voz, la palabra, como un vano cohete, caerá apagada a tierra, en el silencio de la noche. “El pueblo más feliz es el que tenga mejor educados a sus hijos, en la instrucción del pensamiento, y en la dirección de los sentimientos. Un pueblo instruido ama el trabajo y sabe sacar provecho de él. Un pueblo virtuoso vivirá más feliz y más rico que otro lleno de vicios, y se defenderá mejor de todo ataque.” “Un pueblo de hombres educados será siempre un pueblo de hombres libres. –La educación es el único medio de salvarse de la esclavitud. Tan repugnante es un pueblo que es esclavo de hombres de otro pueblo, como esclavo de hombres de sí mismo.”

1. “Sueño despierto”.

4.

7.

Yo sé de Egipto y Nigricia,

Lo que me duele no es vivir; me duele vivir sin hacer bien

 

y

de Persia y Xenofonte;

y

prefiero la caricia

del aire fresco del monte.

 

De Versos libres

Yo sueño con los ojos abiertos, y de día

y

Y

del ancho mar revuelto,

sobre las espumas

noche siempre sueño.

Yo sé las historias viejas

del hombre y de sus rencillas;

y

prefiero las abejas

8.

“La niña de Guatemala” Quiero, a la sombra de un ala, contar este cuento en flor:

y

por las crespas

volando en las campanillas.

la niña de Guatemala, la que se murió de amor.

arenas del desierto,

y

del león pujante,

Yo sé del canto del viento en las ramas vocingleras:

nadie me diga que miento, que lo prefiero de veras.

Eran de lirios los ramos;

monarca de mi pecho, montado alegremente sobre el sumiso cuello, un niño que me llama flotando siempre veo!

y

de jazmín; la enterramos en una caja de seda

y

las orlas de reseda

Yo sé de un gamo aterrado

que vuelve al redil y expira,

Ella dio al desmemoriado una almohadilla de olor; él volvió, volvió casado; ella se murió de amor.

 

y

de un corazón cansado

2. “Mi caballero

que muere oscuro y sin ira.

¡Venga mi caballero por esta senda! ¡Éntrese mi tirano por esta cueva! Tal es, cuando a mis ojos en imagen llega, cual si en lóbrego antro

5.

Yo soy un hombre sincero

Iban cargándola en andas obispos y embajadores; detrás iba el pueblo en tandas, todo cargado de flores

de donde crece la palma,

y

antes de morirme quiero

echar mis versos del alma. Yo vengo de todas partes

pálida estrella

y

hacia todas partes voy:

Ella, por volverlo a ver, salió a verlo al mirador; él volvió con su mujer, ella se murió de amor.

con fulgores de ópalo todo vistiera.

arte soy entre las artes; en los montes, monte soy. Yo sé los nombres extraños

A

su paso la sombra

matices muestra,

de las hierbas y las flores,

 

como al sol que las hiere las nubes negras.

y

de mortales engaños,

Como de bronce candente, al beso de despedida, era su frente —¡la frente que más he amado en mi vida!

Se entró de tarde en el río, la sacó muerta el doctor; dicen que murió de frío, yo sé que murió de amor.

y

de sublimes dolores.

(

)

¡Éntrese mi tirano

Yo he visto en la noche oscura llover sobre mi cabeza

los rayos de lumbre pura de la divina belleza

(De Versos sencillos)

por esta cueva! ¡Déjeme que la vida a él, a él ofrezca!

Para un príncipe enano

se

6

 

hace esta fiesta. De Ismaelillo

Hay leyes en la mente, leyes

3. “Cultivo una rosa blanca”

cual las del río, el mar, la piedra, el

 

astro,

 

Allí, en la bóveda helada, la pusieron en dos bancos:

besé su mano afilada, besé sus zapatos blancos.

Cultivo una rosa blanca

en

julio como en enero

ásperas y fatales.

(

)

la vida es la ancha arena

para el amigo sincero que me da su mano franca.

y

los hombres esclavos gladiadores

mas el pueblo y el rey, callados

 

miran

   

Y

para el cruel que me arranca

de grada excelsa, en la desierta sombra. ¡Pero miran! (

)

Callado, al oscurecer, me llamó el enterrador; nunca más he vuelto a ver

el

corazón con que vivo

cardo ni ortiga cultivo cultivo una rosa blanca.

 

a

la que murió de amor.

A ESTÉTICA MODERNISTA

"El Modernismo no rechazó nada como no fuera la vulgaridad, el prosaísmo, la rutina y el conformismo estético y adocenado" (E.Rull).

Entre los colores y los sonidos hay una gran relación. El cornetín de pistón produce sonidos amarillos; la flauta suele tener sonidos azules y anaranjados; el fagot y el violín dan sonidos de color de castaña y azul de prusia, y el silencio, que es la ausencia de sonidos, el color negro. El blanco lo produce el oboe(J. Martí). Ca ra c t er í s t ic a s:

a)

O modernismo é un movemento literario nado en América a fnais do século X destinado a revolucionar a literatura en lingua española en xeral e en particular a poesía. Esta é a primeira contribución orixinal de Hispanoamérica á literatura universal. O nome de Modernismo, aínda que impropio pretende advertir unha clara intención renovadora .

b)

O autor máis importante do modernismo hispanoamericano e creador desta escola literaria coa publicación de Azul en 1888 é Rubén Darío. Este autor adscríbese xeralmente á literatura española pola infuencia d ecisiva que a ssa obra tivo na poesía española contemporánea e posterior. O ámbito xeográfco n o q ue x orde e s e d esenvolve o m ovemento é E spaña e H ispanoamérica fundamentalmente.

c)

Esta tendencia literaria caracterízase pola busca da beleza sobre todos os demais aspectos da obra literaria, ou sexa a procura do esteticismo.

d)

A idea esencial que sintetiza a temática modernista é a expresión do mundo dos sentidos e as emocións íntimas do autor. A melancolía, nostalxia, tristeza, subxectivismo na contemplación da paisaxe son emocións típicas da sensibilidade modernista.

e)

Os movementos estéticos do simbolismo e parnasianismo son os máis claramente relacionados co modernismo hispanoamericano Do simbolismo francés herdan a arte de suxerir antes que dicir e de aí a abondosa utilización do símbolo polo seu poder evocador. (Xmaxe ou obxecto material que designa unha realidade diferente a sí mismo, coa que mantén unha relación convencional ou arbitraria). Do parnasianismo toman o principio da procura da perfección formal que se traduce no lema da “arte pola arte” e as frecuntes evocacións clásicas.

f)

O romanticismo, e en especial a obra de Zorrilla, Bécquer e Rosalía infsen d ecisivamente no modernismo pola actitude escapista ou evasiva ante a realidade, e outros elementos románticos como a inclinación pola melancolía, a exaltación do individualismo, a indagación nos misterios da vida ou nos abismos do eu.

g)

Cualidade esencial do modernismo é o cosmopolitismo, ben achegándose directamente a outros países ben polo intercambio de ideais e inquietudes a través de publicacións. O exotismo, en xeral, tantono espacio como no tempo, tivo entre os modernistas moitos partidarios.

h)

Son recursos literarios frecuentes neste movemento a aliteración, a sinestesia, os efectos cromáticos, metáfora e símbolo, a utilización de metros, estrofas e ritmos novos e a predilección nos metros clásicos polo alexandrino.

i)

Canto ao vocabulario recorren con frecuencia a palabras procedentes do campo da zooloxía (cisnes, pavos reais, tórtolas, cónores), da botánica heráldica e mitolóxica (lirios, lotos, nenúfares, loureiros), da mineroloxía e a arquitectura (capitel, columnata, mármore, rubí, opalina) da astronomía, mssica, etc. Utilizan neoloxismos de orixe latina ou grega, así como de orixe amerindia, arcaísmos, estranxeirismos e, especialmente, substantivos e adxectivos de referencias cromáticas.

j)

Entre os numerosos representantes do movemento modernista e os seus msltiples aspectos, citamos a continuación os máis relevantes e adxuntamos breves comentarios de cada un.

POETAS MODERNISTAS

RUBÉN DARÍO (Nicaragua, 11867- 1916)

1888, data da publicación de Azul é considerado como o ano de inicio dun movemento artístico e literario plenamente latinoamericano, o Modernismo, o que supón a maioría de idade da literatura de Hiapanoamérica. Para Rubén a misión do poeta é crear luz e beleza para transmitila ao mundo. Logrou a síntese entre o Parnasianismo que tiña como lema “a arte pola arte” e o Simbolismo que se caracterizou por unha liberdade formal e a procura dunha arte de suxerir antes que dicir.

JOSÉ ASUNCIÓN SILVA (Colombia 1865-1896) [Enigmático e bohemio –A dor e perdido]

Romántico serodio, mesmo no seu final tráxico, cultiva unha linguaxe sobria en imaxes e de finas musicalidades, que pode lembrar a Poe nuns casos ou anunciar a “poesía das cousas” de poetas como Vallejo ou Neruda. Poesía marcada por un ton sombrío e de carácter elexíaco, pois alude con frecuencia a temas de soedade, a noite, a morte. “Silva volvió a descubrir lo que hace siglos estaba descubierto, hizo propias y nuevas las ideas comunes y viejas. Para Silva fue nuevo bajo el sol el misterio de la vida; gustó, creó el estupor de Adán al encontrarse arrojado del paraíso; gustó el dolor paradisíaco” (Miguel de Unamuno).

nostalxia do paraíso

JULIÁN DEL CASAL (Cuba, 1863-1893) [Exotismo e sensualidade]

Poeta que se ve atraído polas fantasías e os exotismos imaxinarios e evasivos, sente predilección por atmosferas nocturnas e a creación de temáticas sensuais, decadentes e artificiais. En palabras de Santos Chocano, J. del Casal é a albura e a pureza.

MANUEL GUTIÉRREZ NÁJERA (México, 1859-1895) [A frivolidade parisina] [estatua de mármore rosada] Trasplantó el lujo, el refinamiento y la frivolidad parisiense del último decenio del siglo a tierras mexinas.Los poemas más atractivoa al oído moderno son los que reflejan el hedonismo de los “alegres noventa”.

JULIO HERRERA Y REISSIG (Uruguay 1875-1910) [A poesía é o seu refuxio]

“La poesía fue para él en gran parte un refugio, un castillo imaginario en el cual podía levantar el puente levadizo separándose de este modo del mundo”. (Jean Franco).

AMADO NERVO (México, 1870- 1916) [Entre a traxedia e a “dolce vita]

En su juventud quiso ser clérigo, pero muy pronto se vio atraído por los variados estímulos de la vida, los viajes, los amores y la misma poesía. Alcanzó gran popularidad. Tras una amplia etapa modernista, derivó hacia una poesía más sencilla e íntima, marcada por lo religioso: así es su obra póstuma La amada inmóvil).

JOSÉ SANTOS CHOCANO (Perú, 1875-1934) [Revolucionario e protector dos indios]

Fue gran defensor del americanismo, revolucionario ardiente, protector de los indios y opositor del imperialismo estadounidense. Tras muchas detenciones, fue asesinado en Chile.Cantó a su América con exuberante lirismo y con las nuevas técnicas poéticas, en particular modernistas, aunque ensayó nuevos ritmos y formas. También tiene poemas íntimos que no tienen nada que ver con su ideología política y social.

DELMIRA AGUSTINI (Uruguay, 1876-1914) [Erotismo e traxedia]

Su nombre tiende a recordarse más que por su poesía poe el hecho de haber sido asesinada por su esposo. Su erotismo conjuga con acierto el sueño y la vigilia, la pasión exaltada y el pesimismo, los sentimientos del amor y de la muerte.

LEOPOLDO LUGONES (Argentina, 1874-1938). [Nietzscheano]

De “poeta socialista” conmprometido, con ecos de Hugo e Whitman, deriva a un estilo simbólico e esteticista e temas intimistas e paisaxísticas.

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,

 

“En un cromo” Niña de la blanca enagua

y

más la piedra dura, porque esa ya no siente,

pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,

que miras correr el agua

ni

mayor pesadumbre que la vida consciente.

 

y

deshojas una flor,

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,

más rápido que esas ondas, niña de las trenzas blondas, pasa cantando el amor. Ya me dirás, si eres franca, niña de la enagua blanca, que la dicha es el amor, mas yo haré que te convenzas, niña de las rubias trenzas, de que olvidar es mejor.

y

el temor de haber sido y un futuro terror

y

el espanto seguro de estar mañana muerto,

y

sufrir por la vida y por la sombra y por

lo

que no conocemos y apenas sospechamos,

y

la carne que tienta con sus frescos racimos

y

la tumba que guarda con sus fúnebres ramos,

¡y

no saber adónde vamos, ni de dónde venimos

!

(M. G. Nájera)

(Rubén Darío)

R. Darío: De Prosas profanas

Yo persigo una forma que no encuentra mi estilo, botón de pensamiento que busca ser la rosa;

Quiero morir cuando decline el día en alta mar y con la cara al cielo, donde parezca sueño la agonía

y

el alma un ave que remonta el vuelo.

se

anuncia con un beso que en mis labios se posa

 

el

abrazo imposible de la Venus de Milo.

No escuchar en los últimos instantes,

 

ya

con el cielo y con el mar a solas,

Adornan verdes palmas el blanco peristilo;

 

más voces ni plegarias sollozantes que el majestuoso tumbo de las olas.

los

astros me han predicho la visión de la Diosa;

y

en mi alma reposa la luz como reposa

Morir cuando la luz, retira sus áureas redes de la onda verde,

el

ave de la luna sobre un lago tranquilo.

Y

no hallo sino la palabra que huye,

y

ser como ese sol que lento expira:

la

iniciación melódica que de la flauta fluye

algo muy luminoso que se pierde.

y

la barca del sueño que en el espacio boga;

Morir, y joven; antes que destruya

y

bajo la ventana de mi Bella-Durmiente,

el

cuando la vida dice aún: "Soy tuya", aunque, sepamos bien que nos traiciona.

tiempo aleve la gentil corona,

(Gutiérrez Nájera)

el

sollozo continuo del chorro de la fuente

y

el cuello del gran cisne blanco que me interroga.

IDILIO ESPECTRAL Pasó en un mundo saturnal; yacía bajo cien noches pavorosas, y era

 

Violonchelo Divina calma del mar donde la luna dilata largo reguero de plata que induce a peregrinar.

mi

féretro el Olvido

Ya la cera

de

tus ojos sin lágrimas no ardía.

 

Se

adelantó el enterrador con fría

 

desolación. Bramaba en la ribera

En la pureza infinita en que se ha abismado el cielo, un ilusorio pañuelo tus adioses solicita.

de

la morosa eternidad, la austera

Muerte hacia la infeliz Melancolía.

Sentí en los labios el dolor de un beso.

No

se

pude hablar. En mi ataúd de yeso

deslizó tu forma transparente

Y

cuando en mis brazos te estrecho

ante la excelsa quietud,

es

Y

anocheció la tapa y nos dormimos espiritualizadísimamente. (J. Herrera y Reissig)

en la sorda ebriedad de nuestros mimos,

tu alma, sobre mi pecho, melancólico laúd.

(Leopoldo Lugones)

Contrabajo

Monóstrofe Hay un tétrico fantasma que en el cáliz de mi vida Va vertiendo amargas gotas de una esencia maldecida Que me enerva y envenena, que consume mi razón; Y si un grito suplicante, si una tímida protesta Brotan hondos, desgarrantes de mi alma dolorida, El maléfico fantasma impasible me contesta Con sarcástica sonrisa que me hiela el corazón.

(Delmira Agustini)

Dulce luna del mar que alargas la hora de los sueños del amor; plácida perla que el corazón en lágrimas atesora y no quiere llorar por no perderla. Así el fiel corazón se queda grave, y por eso el amor, áspero o blando,

trae un deseo de llorar, tan suave, que sólo amarás bien si amas llorando.

(Leopoldo Lugones)

 

El día que me quieras tendrá más luz que junio; la noche que me quieras será de plenilunio, con notas de Beethoven vibrando en cada rayo sus inefables cosas,

Recuerdo de la infancia

Una noche mi padre, siendo yo niño, mirando que la pena me consumía, con las frases que dicta sólo el cariño, lanzó de mi destino la profecía, una noche mi padre, siendo yo niño. Lo que tomé yo entonces por un reproche

y

habrá juntas más rosas

que en todo el mes de mayo.

Las fuentes cristalinas irán por las laderas saltando cristalinas el día que me quieras.

y,

extendiendo mi cuello sobre mi hombro

me hizo pasar llorando toda la noche, hoy inspira a mi alma terror y asombro,

 

lo

que tomé yo entonces por un reproche.

El día que me quieras, los sotos escondidos resonarán arpegios nunca jamás oídos. Éxtasis de tus ojos, todas las primaveras que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.

Cogidas de la mano cual rubias hermanitas,

Sumergida en profunda melancolía

como estrella en las brumas de la alborada, gemirá para siempre -su voz decía-, por todos los senderos tu alma cansada, sumergida en profunda melancolía. Persiguiendo en la sombra vana quimera que tan sólo tu mente de encantos viste,

luciendo golas cándidas, irán las margaritas por montes y praderas, delante de tus pasos, el día que me quieras

te

enfermo y solitario, doliente y triste, persiguiendo en la sombra vana quimera.

encontrará cada año la primavera

Y

si deshojas una, te dirá su inocente

postrer pétalo blanco: ¡Apasionadamente!

Para ti la existencia no tendrá un goce

ni

habrá para tus penas ningún remedio

Al reventar el alba del día que me quieras,

tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras,

y

florecerán las místicas corolas de los lotos.

en el estanque, nido de gérmenes ignotos,

y,

otras veces henchido de amargo tedio,

para ti la existencia no tendrá un goce. Como una planta llena de estéril jugo que ahoga de sus ramas la florescencia, de tu propia alegría serás verdugo y morirás ahogado por la impotencia, como una planta llena de estéril jugo. Como pájaros negros por azul lago, nublaron sus pupilas mil pensamientos,

unas veces sintiendo del mal el roce,

El día que me quieras será cada celaje ala maravillosa; cada arrebol, miraje de "Las Mil y una Noches"; cada brisa un cantar, cada árbol una lira, cada monte un altar.

El día que me quieras, para nosotros dos cabrá en un solo beso la beatitud de Dios.

y,

al morir en la sombra su acento vago,

(Amado Nervo)

vi

pasar por su mente remordimientos,

como pájaros negros por azul lago.

 

(Julian del Casal)

J. A. Silva: “Midnight dreams”

El sueño del caimán Enorme tronco que arrastró la ola, yace el caimán varado en la ribera:

espinazo de abrupta cordillera, fauces de abismo y formidable cola.

Anoche, estando solo y ya medio dormido, mis sueños de otras épocas se me han aparecido.

Los sueños de esperanzas, de glorias, de alegrías

de felicidades, que nunca han sido mías, se fueron acercando en lentas procesiones

y

El sol lo envuelve en fulgida aureola;

y

de la alcoba obscura poblaron los rincones. Hubo un silencio grave en todo el aposento

y

parece lucir cota y cimera,

cual monstruo de metal que reverbero

y

en el reloj la péndola detúvose un momento.

y

que al reverberar se tornasola.

 

La

fragancia indecisa de un olor olvidado

 

llegó como un fantasma y me habló del pasado.

Inmóvil como un ídolo sagrado, ceñido en mallas de compacto acero, está ante el agua extático y sombrío,

 

Vi

caras que la tumba desde hace tiempo esconde,

y

oí voces oídas ya no recuerdo dónde.

Los sueños se acercaron y me vieron dormido; se fueron alejando sin hacerme ruído

a

manera de un príncipe encantado

y

sin pisar los hilos sedosos de la alfombra,

que vive eternamente prisionero en el palacio de cristal de un río.

fueron deshaciéndose y hundiéndose en la sombra.

 

(José Santos Chocano)

LUZ DE LUNA

(Segunda versión)

Si tú me dices: "¡ven"!, Lo dejo todo No volveré siquiera la mirada para mirar a la mujer amada Pero dímelo fuerte, de tal modo que tu voz, como toque de llamada, vibre hasta en el más intimo recodo del ser, levante el alma de su lodo y hiera el corazón como una espada. Si tú me dices: "¡ven!", Todo lo dejo. Llegaré a tu santuario casi viejo, y al fulgor de la luz crepuscular; Mas he de compensarte mi retardo, difundiéndome, ¡oh, Cristo!, como un nardo de perfume sutil, ¡ante tu altar!

Ella estaba con él

A su frente

 

Tan bella y tan pálida,

Penetrando a través de los vidrios

 

De

la antigua ventana

De la luna distante venían Los rayos de plata. El estaba a sus pies. De rodillas Mirando las vagas

Visiones que cruzan en horas felices Los cielos del alma. Con las trémulas manos asidas, Con el mudo fervor de quien ama, Palpitando en los labios los besos, Entrambos hablaban

 

El

mudo lenguaje

 

(Amado Nervo: “Si tú me dices: ¡Ven!”)

Sin voz ni palabras En que, en horas de dicha suprema, Tembloroso el espíritu habla

 
 

(J. Asunción Silva)

R. Darío. Guía de comentario: “Dichoso el árbol

1. Sinala o recurso estruturador do poema.

2. A que se refire o verso 10? Que papel desempeñan as figuras da árbore e da pedra (versos 1 e 2)? A que cres que se refire o termo “sombra” do verso 8?

3. Cal é a actitude vital que revela este poema?

4. Escribe un enunciado que conteña o tema ou idea esencial do poema.

5. Define a estrutura métrica do texto.

6. Esquema rimático do poema. Cal é a distribución de estrofas no poema?

Jose Asunción Silva

NOCTURNO III

Una noche Una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de músicas de alas, Una noche

En que ardían en la sombra nupcial y húmeda las luciérnagas fantásticas,

A mi lado lentamente, contra mí ceñida, toda,

Muda y pálida Como si un presentimiento de amarguras infinitas, Hasta el más secreto fondo de las fibras te agitara,

Por la senda florecida que atraviesa la llanura florecida

Caminabas,

Y la luna llena

Por los cielos azulosos, infinitos y profundos esparcía su luz blanca,

Y tu sombra

Fina y lánguida,

Y mi sombra

Por los rayos de la luna proyectada Sobre las arenas tristes

De la senda se juntaban

Y

eran una

Y

eran una

Y

eran una sola sombra larga!

Y

eran una sola sombra larga!

Y

eran una sola sombra larga!

Esta noche Solo, el alma

Llena de las infinitas amarguras y agonías de tu muerte, Separado de ti misma, por la sombra, por el tiempo y la distancia, Por el infinito negro Donde nuestra voz no alcanza, Solo y mudo Por la senda caminaba,

Y

se oían los ladridos de los perros a la luna,

A

la luna pálida,

Y

el chillido

De las ranas, Sentí frío, era el frío que tenían en la alcoba Tus mejillas y tus sienes y tus manos adoradas,

Entre las blancuras níveas De las mortüorias sábanas! Era el frío del sepulcro, era el frío de la muerte Era el frío de la nada

Y mi sombra

Por los rayos de la luna proyectada, Iba sola, Iba sola ¡Iba sola por la estepa solitaria!

Y tu sombra esbelta y ágil

Fina y lánguida, Como en esa noche tibia de la muerta primavera,

Como en esa noche llena de murmullos de perfumes y de músicas de alas, Se acercó y marchó con ella Se acercó y marchó con ella,

Se acercó y marchó con ella

¡Oh las sombras enlazadas!

¡Oh las sombras que se buscan en las noches de negruras y de lágrimas!

NOVELA REALISTA OU REXIONALISTA (1ª metade do século XX)

NOVELA REALISTA OU REXIONALISTA (1ª metade do século XX)
NOVELA REALISTA OU REXIONALISTA (1ª metade do século XX)
NOVELA REALISTA OU REXIONALISTA (1ª metade do século XX)

Corrente literaria chamada tamén “crioulismo” que se afianza en Hispanoamérica nas tres primeiras décadas do século XX. Estes escritores cultivan preferentemente a prosa, conto e novela, que recrea escenarios imponentes da paisaxe americana (a selva, o “llano”, a pampa, as serras andinas) cos que os personaxes novelescos deben enfrontarse, descubrindo con asombro e terror, e tamén impotencia, a hostilidade e violencia destes espazos naturais. Podemos diferenciar nesta narrativa “novelas da terra” ou telúricas (La vorágine, Doña Bárbara, Don Segundo Sombra); novelas da revolución (Los de abajo,); novelas indixenistas (Huasipungo, El mundo es ancho y ajeno).

A maioría dos escritores realistas sufriron a influencia do Positivismo determinista. Francisco Bulnes estableceu a teoría segundo a cal os pobos que comían millo eran inferiores aos que comían trigo, o que nos dá idea do sentimento de indefensión dos intelectuais da época en relación coas “forzas”, “leis” e “fenómenos” que, segundo eles, gobernaban a súa existencia e a das súas sociedades. Os novelistas non vían os seus personaxes en termos de liberdade e ambigüidade, senón máis ben como representantes de forzas nacionais. Por iso a novela realista americana pode considerarse esencialmente alegórica.

Rasgos que a definen:

Home en tensa loita cunha natureza hostil, feroz e implacable, máis que sabia e maternal.

Personaxes como representación de forzas nacionais, alegóricos e arquetípicos.

Riqueza paisaxística fronte a perfil ambiguo e sen rasgos sicolóxicos dos pesonaxes.

Recursos propios do naturalismo como representación de personaxes degradados ou fatalmente determinados polas condicións adversas do medio, gusto polas imaxes truculentas, predominio de espazos rurais, etc., trazos que insinúan certa denuncia das inxustizas sociais.

Rigorosa elaboración da linguaxe de clara influencia modernista.

Os diálogos caracterízanse pola fidelidade ás falas locais.

XNVESTXGACXÓN XNTERNET

1.

Que signifca o concepto de “crioulismo””

2.

Quen é o primeiro grande prosista, e especiamente contista, da literatura latinoamericana”

3.

Breves datos biográfcos e obras de Horacio Quiroga. Que trazos defnen os seus relatos”

4.

Xndica os precedentes máis relevante de Don Segundo Sombra. Que rasgos o diferencian fundamentalmente do Martín Fierro

5.

Que simbolizan os personaxes Santos Luzardo e Doña Bárbara” Que representa cada un deles” Ten importancia esta dualidade na historia da Literatura latinoamericana”

6.

Que obra se coñece como a novela da selva” De que trata”

7.

Que suxire ou simboliza o título da novela La vorágine

8.

Quen foron as principais fguras históricas da Revolución mexicana” Que período abarca esta Revolución”

9.

Cal é a novela principal da Revolución mexicana”

10.

Sinala os principais representantes da novela indianista. Por que se denomina así”

11.

Que signifca Huasipungo” Establece a relación que garda a palabra coa Literatura hispanoamericana.

12.

Como son os indios na principal novela de Jorge Xcaza”

HORACIO QUIROGA (Uruguay 1878-1937) 1) Cree en el maestro Poe, Maupassant, Chejov como en Dios

HORACIO QUIROGA (Uruguay 1878-1937)

1) Cree en el maestro Poe, Maupassant, Chejov como en Dios mismo” 6) Si quieres expresar con exactitud esta circunstancia: “desde el río soplaba un viento frío”, no hay en lengua humana más palabras que las apuntadas para expresarla.

cuentista)

(Decálogo

del

perfecto

Considerado o fundador do conto moderno hispanoamericano, revélase como narrador en 1918 con Cuentos de amor, de locura y de muerte, de temática de horror patolóxico. Estampas de dor e morte no escenario adverso da selva, nas que son recorrentes as alucinacións, o alcohol, a insolación, o delirio e a febre como vehículos da crise da razón, están presentes noutros libros como El salvaje, Anaconda, Los desterrados, etc. A pugna entre a vontade e a razón por un lado, e o hazar e a natureza por outro, é un drama case invariable nos relatos de H. Quiroga. O home acaba sendo degradado até a animalización, unha visión de matices existencialistas acerca do home abandonado nun medio hostil e alleo. Estilo de raigame modernista e impronta barroca en ocasións, que se manifesta especialmente na temática da selva dos seus relatos, máis que nos contos abstractos de fondo urbano.

Texto:

Muerto! ¿Pero es posible? ¿No es éste uno de los tantos días en que ha salido al amanecer de su casa con el machete en la mano? ¿No está allí mismo con el machete en la mano? ¿No está allí mismo, a cuatro metros de él, su caballo, su malacara, oliendo parsimoniosamente el alambre de púa? ¡Pero sí! Alguien silba. No puede ver, porque está de espaldas al camino; mas siente resonar en el

puentecito los pasos del caballo once y media. Y siempre silbando

vivo de monte que separa el bananal del camino, hay quince metros largos. Lo sabe perfectamente bien,

porque él mismo, al levantar el alambrado, midió la distancia.

Es el muchacho que pasa todas las mañanas hacia el puerto nuevo, a las Desde el poste descascarado que toca casi con las botas, hasta el cerco

¿Qué pasa, entonces? ¿Es ése o no un natural mediodía de los tantos en Misiones, en su monte, en su potrero, en el bananal ralo? ¡Sin dada! Gramilla corta, conos de hormigas, silencio, sol a plomo Nada, nada ha cambiado. Sólo él es distinto. Desde hace dos minutos su persona, su personalidad viviente, nada tiene ya que ver ni con el potrero, que formó él mismo a azada, durante cinco meses

consecutivos, ni con el bananal, obras de sus solas manos. Ni con su familia. Ha sido arrancado bruscamente, naturalmente, por obra de una cáscara lustrosa y un machete en el vientre. Hace dos minutos: Se muere. El hombre muy fatigado y tendido en la gramilla sobre el costado derecho, se resiste siempre a admitir un fenómeno de esa trascendencia, ante el aspecto normal y monótono de cuanto mira. Sabe bien la hora: las

once y media

El mango de su machete (pronto deberá cambiarlo por otro;

El muchacho de todos los días acaba de pasar el puente.

!

¡Pero no es posible que haya resbalado

tiene ya poco vuelo) estaba perfectamente oprimido entre su mano izquierda y el alambre de púa. Tras diez años de bosque, él sabe muy bien cómo se maneja un machete de monte. Está solamente muy fatigado del

trabajo de esa mañana, y descansa un rato como de costumbre. (

Puede aún alejarse con la mente, si quiere; puede si quiere abandonar un instante su cuerpo y ver desde el tajamar por él construído, el trivial paisaje de siempre: el pedregullo volcánico con gramas rígidas; el bananal y su arena roja; el alambrado empequeñecido en la pendiente, que se acoda hacia el camino. Y más lejos aún ver el potrero, obra sola de sus manos. Y al pie de un poste descascarado, echado sobre el costado derecho y las piernas recogidas, exactamente como todos los días, puede verse a él mismo, como un pequeño bulto asoleado sobre la gramilla, descansando porque está muy cansado

Pero el caballo rayado de sudor, e inmóvil de cautela ante el esquinado del alambrado, ve también al hombre en el suelo y no se atreve a costear el bananal, como desearía. Ante las voces que ya están próximas – ¡Piapiá! – vuelve un largo, largo rato las orejas inmóviles al bulto: y tranquilizado al fin, se decide a pasar entre el poste y el hombre tendido –que ya ha descansado.

)

(El hombre muerto. Final).

Guía para o comentario:

a) Cal é a perpectiva narrativa ou punto de vista que utiliza o autor?

b) Identifica o marco narrativo do relato. Como se describe?

c) Sinala os elementos indicadores do paso do tempo.

d) Extrae a idea esencial do texto.

e) Que pode suxerir ou significar que o cabalo pase finalmente ao outro lado da cerca?

f) Con que adxectivos cualificarías o estilo de Horacio Quiroga neste relato?

g) Sinala algúns exemplos de bimembracións.

RICARDO GÜIRALDES

(1886-1927)

Don Segundo Sombra insérese na tradición da narrativa do gaucho que ten como precedentes máis destacados Civilización y barbarie. Vida de Juan Facundo de D. F. Sarmiento e Martín Fierro de J. Hernández. Don Segundo Sombra representa a elexía da vida dos homes na Pampa. O narrador, Fabio, un home culto e hacendado, evoca acontecementos de hai moitos anos, cando na súa nenez abandona a casa das tías coas que convive para se unir a Don segundo Sombra, un gaucho con todas as virtudes destes nómadas da Pampa e ningún dos defectos. Descríbense escenas campestres e Fabio vive situacións que proban a súa valentía e destreza, así como o seu progreso moral ao lado do seu preceptor, até converterse nun verdadeiro gaucho. Fabio recibe a noticia de que seu pai ao morrer deixara unha rica herencia que lle corresponde a el, aínda que a nova en vez de lle causar alegría, máis ben lle ocasiona tristeza, ao darse conta de que terá que abandonar a vida de resero. A figura do gaucho, elevada a mito e exemplo ético, perfílase a través dos ollos dun rapaz, que só actúa como testemuña. Don Segundo Sombra non é un aventureiro, combativo e cantor, á maneira de Martín Fierro; mais ben na novela todo é a emoción da grande aventura da terra da Pampa animada polas reses que hai que someter e guiar.

Textos:

Mi vista cayó sobre el río, cuya corriente apenas perceptible hacía cerca de mí un hoyuelo, como la risa en mejilla tersa de un niño.

Así, evoqué un recuerdo que parecía perdido en la aburrida bruma de mi infancia. Hacía mucho tiempo, cinco años si mal no recordaba, intenté una recopilación de los insulsos días de mi existencia pueblera, y resolví romperla con un cambio brusco. Era a orillas de un caserío, a la vera de un arroyo. A pocos pasos había un puente y hacia el medio del arroyo un remanso en el que solía bañarme. ¡Que distintas imágenes surgían de mi nueva situación! Para constatarlo no tenía más que mirar mi indumentaria de gaucho, mi pingo, mi recado. Bendito el momento en que a aquel chico se le ocurrió huir de la torpe casa de sus tías. Pero, ¿era mío el mérito? Pensé en Don Segundo Sombra que en su paso por mi pueblo me llevó tras él, como podía haber llevado un abrojo de los cercos prendidos en el chiripá. Cinco años habían pasado sin que nos separáramos ni un solo día, durante nuestra penosa vida de reseros. Cinco años de ésos hacen de un chico un gaucho, cuando se ha tenido la suerte de vivirlos al lado de un hombre como el que yo llamaba mi padrino. Él fue quien me guió pacientemente hacia todos los conocimientos de hombre de pampa. (Páx. 143-144).

Y esa tarde iba a sufrir el peor golpe. Miré el reloj. Eran las cinco. Monté a caballo y fui para el lado del callejón, donde hallaría a mi padrino. Resultaba ya imposible retenerlo, después de tanta insistencia inútil. Él estaba hecho para irse, siempre, y tres años de permanencia en un lugar, lo habían saturado de inmovilidad. Demasiado sentía yo en mí la serbente sugestión de todo camino, para no comprender que en Don Segundo huella v vida eran una sola cosa. ¡Y tenerme que quedar! Nos saludamos como siempre, A la par, tranqueando, hicimos una legua por el callejón. Entramos a un potrero, para cortar campo, y llegamos hasta la loma nombrada «del Toro Pampa», donde habíamos convenido despedimos. No hablábamos. ¿Para qué?

Bajo el tacto de su mano ruda, recibí un mandato de silencio. Tristeza era cobardía. Volvimos a desearnos, con una sonrisa, la mejor de las suertes. El caballo de Don Segundo dio el anca al mío y realicé, en aquella divergencia de dirección, todo lo que iba a separar nuestros destinos.

Lo vi alejarse al tranco. Mis ojos se dormían en lo familiar de sus actitudes. Un rato ignoré si veía o evocaba. Sabía cómo levantaría el rebenque, abriendo un poco la mano, y cómo echaría el cuerpo, iniciando el envión del galope. Así fue. El trote de transición le sacudió el cuerpo como una alegría. Y fue el compás conocido de los cascos trillando distancia:. galopar es reducir lejanía. Llegar no es, para un resero, más que un pretexto de partir. Por el camino, que fingía un arroyo de tierra, caballo y jinete repecharon la loma, difundidos en el cardal. Un momento la silueta doble se perfiló nítida sobre el cielo, sesgado por un verdoso rayo de atardecer. Aquello que se alejaba era más una idea que un hombre. (Páx. 312-313)

se alejaba era más una idea que un hombre. (Páx. 312-313) JOSÉ EUSTASIO RIVERA (1889-1928) La

JOSÉ EUSTASIO RIVERA (1889-1928)

La vorágine representa o naufraxio do home na natureza devoradora da selva, onde non hai máis lei que a da supervivencia dos máis fortes. A sociedade humana non é máis que unha extensión dos peores

instintos naturais, da barbarie. O intelectual Arturo Cova, narrador e principal protagonista da historia, para fuxir da xustiza, intérnase na selva coa súa amante Alicia, e alí ambos veranse atrapados, ao igual que todos os que habitan eses espacios, pola forza que oprime a natureza mesma, que acabará por devoralos. Na novela de Rivera a selva é, directamente, o personaxe central do relato e, como tal, acaba por seducir, atraer e aniquilar a todo aquel que nela se interna. “La Vorágine es el Apocalipsis de nuestras selvas equinocciales, de esos parajes surcados por caudalosos ríos y poblados por infinitas muchedumbres de árboles que aunque hostiles y aun fatales al hombre lo atraen con añagazas de riquezas y tras de ser por él lacerados, lo atormentan a su vez, lo

enloquecen y al fin, implacablemente, lo anonadan

“ (J. J. Tablada)

Textos:

Antes que me hubiera apasionado por mujer alguna, jugué mi corazón al azar y me lo ganó la Violencia.

"— ¿Y quién es tu padre?, pregunté a Antonio. "— Mi mamá sabrá. "— ¡Hijo, lo importante es que hayas nacío!"

Por primera vez, en todo su horror, se ensanchó ante mí la selva inhumana. Árboles deformes sufren el cautiverio de las enredaderas advenedizas, que a grandes trechos los ayuntan con las palmeras y se descuelgan en curva elástica, semejantes a redes mal extendidas que, a fuerza de almacenar en años enteros hojarascas, chamizas, frutas, se desfondan como un saco de podredumbre, vaciando en la hierba reptiles ciegos, salamandras mohosas, arañas peludas. Por doquiera el bejuco de matapalo -rastrero pulpo de las florestas- pega sus tentáculos a los troncos, acodotándolos y retorciéndolos, para ínjertárselos y trasfundírselos en metempsicosis dolorosas. Vomitan los bachaqueros sus trillones de hormigas devastadoras, que recortan el manto de la montaña y por anchas

veredas regresan al túnel, como abanderados del exterminio, con sus gallardetes de hojas y de flores(

)

Aquí, de noche, voces desconocidas, luces fantasmagóricas, silencios fúnebres. Es la muerte, que pasa dando la vida.Óyese el golpe de la fruta, que al abatirse hace la promesa de su semilla; el caer de la hoja, que llena el monte con vago suspiro, ofreciéndose como abono para las raíces del árbol paterno; el chasquido de la mandíbula, que devora con temor de ser devorada; el silbido de alerta, los ayes agónicos,, el rumor del regüeldo. Y cuando el alba riega sobre los montes su gloria trágica, se inicia el clamoreo sobreviviente: el zumbido de la pava chillona, los retumbos del puerco salvaje, las risas del mono ridículo. ¡Todo por el júbilo breve de vivir unas horas más!

Esta selva sádica y virgen procura al ánimo la alucinación del peligro próximo. El vegetal es un ser sensible cuya psicología desconocemos. En estas soledades, cuando nos habla, sólo entiende su idioma el presentimiento. Bajo su poder, los nervios del hombre se convierten en haz de cuerdas, distendidas hacia el asalto, hacia la traición, hacia la asechanza. Los sentidos humanos equivocan sus facultades: el ojo siente, la espalda ve, la nariz explora, las piernas calculan y la sangre clama: ¡Huyamos, huyamos! No obstante, es el hombre civilizado el paladín de la destrucción. Hay un valor magnífico en la epopeya de estos piratas que esclavizan a sus peones, explotan al indio y se debaten contra la selva. A tropellados por la desdicha, desde el anonimato de las ciudades se lanzaron a los desiertos buscándole un fin cualquiera a su vida estéril. Delirantes de paludismo, se despojaron de la conciencia, y, connaturalizados con cada riesgo, sin otras armas que el wínchester y el machete, sufrieron las más atroces necesidades, anhelando goces y abundancia, al rigor de las intemperies, siempre famélicos y hasta desnudos porque las ropas se les pudrían sobre la carne.

Por fin, un día, en la peña de cualquier río, alzan una choza y se llaman “amos de empresa”. Teniendo a la selva por enemigo, no saben a quien combatir, y se arremeten unos a otros y se matan y se sojuzgan en los intervalos de su denuedo contra el bosque. Y es de verse en algunos lugares cómo sus huellas son semejantes a los aludes; los caucheros que hay en Colombia destruyen anualmente millones de árboles. En los territorios de Venezuela el balatá desapareció. De esta suerte ejercen el fraude contra las generaciones del porvenir. (Páx. 175-177).

Guía para o comentario:

1.

É un texto descritivo con elementos narrativos, ¿que é o que se describe? ¿Onde aparece identificado? ¿Que elementos son os que definen a realidade descrita?

2.

Contido dos catro párrafos. ¿Que idea se destaca en cada un?

3.

O texto consta de dúas partes diferenciadas en canto á modalidade do discurso: ¿como se enlazan?

4.

¿Que recurso descritivo destacarías no primeiro párrafo? Indica varios exemplos. ¿E no segundo?

5. Repara nas formas verbais utilizadas: ¿cal é o efecto conseguido?

6. ¿Que tipo de oracións predominan no texto? Función expresiva das mesmas.

7. Ademais das imaxes visuais, ¿que elementos sensoriais percibimos na descrición? Concreta.

8. ¿Cal é o papel dos personaxes “humanos” no escenario pintado? ¿Como se relacionan con este escenario? ¿Que visión nos ofrece o autor do home neste medio?

9. ¿Onde reside a forza do texto? ¿Por que?

RÓMULO GALLEGOS

(1884-1969)

Doña Bárbara mostra cómo o individuo pode trascender a súa natureza animal e, a pesar dos defectos tanto da “barbarie” como da “civilización”, sempre é posible reunir a enerxía do salvaxe e as virtudes da civilización. Esta novela que presenta unha ideoloxía baseada na dicotomía, presente desde Sarmiento, civilización vs. barbarie, constitúe un estudo sicolóxico dos habitantes dos “llanos venezolanos”. A paisaxe, pola súa importancia no desenvolvemento dos conflictos humanos, toma carácter de protagonista. Os personaxes teñen un carácter simbólico: Santos Luzardo (a luz da razón), representa a civilización, o progreso. Doña Bárbara é a súa antítese, encarna forzas primitivas, e representa o atraso e a crueldade. O conflicto está exposto en termos de civilización contra barbarie, e resólvese coa desaparición de Doña Bárbara e o triunfo da razón, conforme á ideoloxía positivista do autor.

Textos:

la

superioridad de aquella mujer, su dominio sobre los demás y el temor que inspiraba parecían radicar

especialmente en su saber callar y esperar. Era inútil proponerse arrebatarle un secreto. De sus planes

nadie sabía nunca una palabra, en sus verdaderos sentimientos acerca de una persona, nadie penetraba. Su privanza lo daba todo, incluso la incertidumbre perenne de poseerla realmente; cuando el favorito se acercaba a ella, no sabía nunca con qué iba a encontrarse. Quien la amara, como llegó a amarla Lorenzo Barquero, tenía la vida por tormenta.(pp.131-132)

Ya sólo rencores podía abrigar su pecho y nada la complacía tanto como el espectáculo del varón devatiéndose entre las garras de las fuerzas destructoras.(p.163) hasta allí todos sus amantes, víctimas de la codicia o instrumentos de su crueldad, habían sido suyos, como las bestias que llevaban la marca de su hierro; pero al verse desairada una y otra vez por aquel hombre que ni la temía ni la deseaba, sintió -con la misma fuerza avasalladora de los ímpetus que siempre la habían lanzado al aniquilamiento del varón aborrecido- que quería pertenecerle, aunque tuviera que ser como le pertenecían a él las reses que llevaban grabado a fuego en los costillares el hierro altamireño.(p.245)

a fuego en los costillares el hierro altamireño.(p.245) MARIANO AZUELA (1873-1952) Los de abajo ten como

MARIANO AZUELA (1873-1952)

Los de abajo ten como tema dominante a Revolución Mexicana. Novela fatalista e sen esperanza, na que os personaxes vense arrastrados e destruídos polas convulsións internas da revolución. Aparecen personaxes arquetípicos co obxecto de establecer todo un cadro de valores: a corrupción polos falsos valores

mercantilistas da sociedade urbana; a coraxe do campesino, pero completamente ignorante; os intelectuais, ben carentes de escrúpulos, ben idealistas inxenuos, A novela representa a epopeia nacional dunha comunidade simbolizada no personaxe principal, Demetrio Macías, heroe popular no papel de xefe dunha partida facciosa formada por homes acosados como el, que se embarcan nunha revolución violenta sen saber por qué, e que terá como fin o fracaso dos guerrilleiros e a derrota do populismo revolucionario “(Demetrio) -¿Pos cuál causa defendemos

Mais o verdadeiro protagonista da novela é o pobo e a revolución mesma onde a presencia do

nosotros?

roubo, a violencia e a morte son motivos fundamentais nun escenario marcado pola aridez e grandiosidade da natureza, que desempeña unha importante función importante na novela polo valor simbólico de integración co home indíxena.

.

Textos:

“Me preguntará que por qué sigo entonces en la revolución. La revolución es el huracán y el hombre que ”

se entrega a ella no es ya el hombre, es la miserable hoja seca arrebatada por el vendaval

“- Como decía –prosigió Luís Cervantes-, se acaba la revolución, y se acabó todo. ¡Lástima de tanta vida segada, de tantas viudas y huérfanos, de tanta sangre vertida! Todo, ¿para qué? Para que unos cuantos bribones se enriquezcan y todo quede igual o peor que antes.” “-"Los jefes, sorprendidos, no chistaron. El caballo de Macías, cual si en vez de pezuñas hubiese tenido garras de águila, trepó sobre estos peñascos. '¡Arriba, arriba!', gritaron sus hombres, siguiendo tras él como venados, sobre las rocas, hombres y bestias hechos uno. Sólo un muchacho perdió pisada y rodó al abismo; los demás aparecieron en brevísimos instantes en la cumbre, derribanbando trincheras y

acuchillando soldados. Demetrio lanzaba las ametralladoras, tirando de ellas cual si fuesen toros bravos. Aquello no podía durar. La desigualdad numérica los habría aniquilado en menos tiempo del que gastaron en llegar allí. Pero nosotros nos aprovechamos del momentáneo desconcierto, y con rapidez vertiginosa nos echamos sobre las posiciones y los arrojamos de ellas con la mayor facilidad. ¡Ah, qué bonito soldado es su jefe!"

De lo alto del cerro se veía un costado de La Bufa, con su crestón, como testa empenachada de altivo rey azteca. La vertiente, de seiscientos metros, estaba cubierta de muertos, con los cabellos enmarañados, manchadas las ropas de tierra y de sangre, y en aquel hacinamiento de cadáveres calientes, mujeres haraposas iban y venían como famélicos coyotes esculcando y despojando.

En medio de la humareda blanca de la fusilería y los negros borbotones de los edificios incendiados, refulgían al claro sol casas de grandes puertas y múltiples ventanas, todas cerradas; calles en amontonamiento, sobrepuestas y revueltas en vericuetos pintorescos, trepando a los cerros circunvecinos. Y sobre el caserío risueño se alzaba una alquería de esbeltas columnas y las torres y cúpulas de las iglesias. -¡Qué hermosa es la Revolución, aun en su misma barbarie! -pronunció Solís conmovido. Luego, en voz baja y con vaga melancolía-: Lástima que lo que falta no sea igual. Hay que esperar un poco. A que no haya combatientes, a que

no se oigan más disparos que los de las turbas entregadas a las delicias del saqueo; a que resplandezca diáfana, como

una gota de agua, la psicología de nuestra raza, condensada en dos palabras: ¡robar, matar!

si los que venimos a ofrecer todo nuestro entusiasmo, nuestra misma vida por derribar a un miserable asesino, resultásemos los obreros de un enorme pedestal donde pudieran levantarse cien o doscientos mil monstruos de la

misma especie!

Muchos federales fugitivos subían huyendo de soldados de grandes sombreros de palma y anchos calzones blancos. Pasó silbando una bala. Alberto Solís, que, cruzados los brazos, permanecía absorto después de sus últimas palabras, tuvo un sobresalto repentino y dijo:

--Compañero, maldito lo que me simpatizan estos mosquitos zumbadores. ¿Quiere que nos alejemos un poco de

aquí?

Fue la sonrisa de Luis Cervantes tan despectiva, que Solís, amoscado, se sentó tranquilamente en una

peña. Su sonrisa volvió a vagar siguiendo las espirales de humo de los rifles y la polvareda de cada casa derribada y cada techo que se hundía. Y creyó haber descubierto un símbolo de la revolución en aquellas nubes de humo y en aquellas nubes de polvo que fraternalmente ascendían, se abrazaban, se confundían y se borraban en la nada. -¡Ah! –clamó de pronto-, ¡ahora si! Y su mano tendida señaló la estación de los ferrocarriles. Los trenes resoplaron furiosos, arrojando espesas columnas de humo, los carros, colmados de gente que escapaba a todo vapor.

¡Qué chasco, amigo mío,

¡Pueblo sin ideales, pueblo de tiranos!

¡Lástima de sangre!

Sintión un golpecito seco en el vientre, y como si las piernas se le hubiesen vuelto de trapo, resbaló de la

piedra. Luego le zumbaron los oídos

Después, oscuridad y silencio eternos

(Páx. 69 e ss.)

“El humo de la fusilería no acaba de extinguirse. Las cigarras entonan su canto imperturbable y misterioso; las palomas cantan con dulzura en las rinconadas de las rocas; ramonean apaciblemente las vacas.

La sierra está de gala; sobre sus cúspides inaccesibles cae la niebla albísima como un crespón de nieve sobre la cabeza de una novia. Y al pie de una resquebrajadura enorme y suntuosa como pórtico de vieja catedral, Demetrio Macías,

con los ojos fijos para siempre, sigue apuntando con el cañón de su fusil

(Final)”.

JORGE ICAZA

(1906-1973)

Jorge Icaza e Ciro Alegría son os máximos representantes da novela indianista. A novela máis intensa de Icaza é Huasipungo, que trata o problema da explotación do indio e ofrece unha visión do drama vivido pola raza autóctona, incapaz de opor resistencia á explotación polo home branco. A acción xira en torno á expropiación dos huasipungos, que serán destinados á explotación petroleira. Os indios, verdadeiros protagonistas da narración, apenas teñen ánimos para oporse a esta expropiación que os deixa sen comida e sen fogar, e cando se produce a rebelión toda a poboación é masacrada polos homes do goberno como se fosen bichos venenosos.

Textos:

A la mañana siguiente fue atacado el caserío de la hacienda. Los indios al entrar en la casa centuplicaron los gritos, cuyo eco retumbó en las viejas puertas de labrado aldabón, en los sótanos, en el oratorio abandonado, en los amplios corredores, en el cobertizo del horno y del establo mayor. Sin hallar al mayordomo a quien hubieran aplastado con placer, los huasipungueros dieron libertad a las sevicias, a los huasicamas, a los pongos. Aun cuando las trojes y las bodegas se hallaban vacías, en la despensa hallaron buenas provisiones. Por desgracia, cuando llegó el hartazgo, un recelo supersticioso cundió entre ellos, y huyeron de nuevo hacia el cerro de sus huasipungos, gritando siempre la frase que les infundía coraje, amor y sacrificio:

-¡Ñucanchic huasipungooo! Desde la capital, con la presteza con la cual las autoridades del Gobierno atienden estos casos, fueron enviados doscientos hombres de infantería a sofocar la rebelión. En los círculos sociales y gubernarnentales la noticia circuló entre alarde de comentarios de indignación y órdenes heroicas:

-Que se les mate sin piedad a semejantes bandidos. -Que se acabe con ellos como hicieron otros pueblos más civilizados. -Que se les elimine para tranquilidad de nuestros hogares cristianos.

-Hay que defender a las glorias nacionales

-Hay que defender a las desinteresadas y civilizadoras empresas extranjeras.

A don Alfonso Pereira que hizo solo un carretero.

Los soldados llegaron a Tomachi al mando de un comandante -héroe de cien cuartelazos y de otras tantas viradas y reviradas-, el cual, antes de entrar en funciones, remojó el gaznate y templó el valor con buena dosis de aguardiente en la cantina de Juana, a esas horas viuda de Quintana, que se hallaba apuradísima y lloriqueante en los preparativos del velorio de su marido:

Mate a toditos los indios

facinerosos

-Mi señor general

Mi señor coronel

Tómese no más para poner fuerzas

Vea cómo me dejan viuda de la noche a la mañana. (Páx.188 e ss.)

El viento de la tarde refrescó la cara del indio. Sus ojos pudieron ver por breves momentos de nuevo la

vida, sentirla como algo

trató de maldecir y gritó, con grito que fue a clavarse en lo más duro de las balas:

-¡Ñucanchic huasipungoool Luego se lanzó hacia adelante con ansia por ahogar a la estúpida voz de los fusiles. En coro con los suyos que les sintió tras él, repitió:

-¡Ñucanchic huasipungo, caraju! De pronto, como un rayo, todo enmudeció para él, para ellos., Pronto, también, la choza terminó de arder. El sol se hundió definitivamente. Sobre el silencio, sobre la protesta amordazada, la bandera patria del glorioso batallón flameó con ondulaciones de carcajada sarcástica. ¿Y después? Los señores gringos. Al amanecer, entre las chozas deshechas, entre los escombros, entre las cenizas, entre los cadáveres tibios aún, surgieron, como en los sueños, sementeras de brazos flacos como espigas de cebada que al dejarse acariciar por los vientos helados de los páramos de América, murmuraron con voz ululante de taladro. -¡Ñucanchie huasipungol -¡Ñucanchie huasipungol (Páx. 194. Final)

. "Qué carajuuu", se dijo. Apretó al muchacho bajo el sobaco, avanzó hacia afuera,

CIRO ALEGRÍA

(1909-1967)

En El mundo es ancho y ajeno contémplase a figura do indio como unha forza de vangarda contra o imperialismo nun intento de revalorizar as culturas indíxenas. A través da visión de Rosendo Maqui, un comunero indio, Ciro Alegría trata o tema da expropiación das terras comunais e da toma de conciencia política por parte da comunidade india.

Texto:

Su primer recuerdo estaba formado por una mazorca de maíz. Era todavía niño cuando su taita se la alcanzó durante la cosecha y él quedóse largo tiempo contemplando emocionadamente las hileras de granos lustrosos. A su lado dejaron una alforja atestada. La alforja lucía hermosas listas rojas y azules. Quizá por ser éstos los colores que primero le impresionaron, los amaba y se los hacía prodigar en los ponchos y frazadas.

-Desarmados. -Como sea, dijo el jefe. -Como sea También en un grupo de tropa que avanzaba por el otro lado de la ladera se sucedían escenas y diálogos parecidos:

-El otro me falló, carajo. Pero éste no se escapa. -El otro era un guambra no más, pes. Éste parece runa viejo. -Difícil está. -¿Qué ha de estar? Verás, yo -Dale.

-Aprenderás. Un pepo para centro.

-Salud

Por usted, buena moza

-Favor suyo. Ojalá les agarren a unos cuantos runas vivos para hacer escarmiento. -Difícil. En el famoso levantamiento de los indios en Cuenca traté de amenazarles y ordené descargas al aire. Inútil. No conseguí nada. -Son unos salvajes.

-Hubo que matar muchos. Más de cien runas.

-Aquí -Será cuestión de dos horas. A media tarde la tropa llegada de la capital empezó el ascenso de la ladera del cerro. Las balas de los

fusiles y las balas de las ametralladoras silenciaron en parte los gritos de la indiada rebelde. (

)

Sonó el disparo. Un indio alto, flaco, surgió como borracho del chaparral, crispó las manos en el pecho,

quiso hablar, maldecir quizás, pero un segundo disparo tronchó al indio y a todas sus buenas o malas palabras. -Carajo. Esto es una pendejada matarles así no más. -¿Y qué vamos a hacer, pes? Es orden superior.

Cual eco del disparo se oyó un grito angustioso, y enredando entre las ramas del árbol las alas del poncho, cayó al suelo el indio que había sido certeramente cazado. -¡Púchical! Le di. Conmigo no hay pendejadas. -Pero remordido me quedó el alarido del runa en la sangre. -Así mismo es al principio. Después uno se acostumbra. -Se acostumbra En efecto, la furia victoriosa enardeció la crueldad de los soldados. Cazaron y mataron a los rebeldes con la misma diligencia, con el mismo gesto de asco y repugnancia, con el mismo impudor y precipitación con el cual hubieran aplastado bichos venenosos. ¡Que mueran todos¡ Sí. Los pequeños que se habían refugiado con algunas mujeres bajo el follaje que inclinaba sus ramas sobre el agua lodosa de una charca, cayeron también bajo el golpe inclemente de una ráfaga de ametralladora. (Páx. 188 e ss.)