Está en la página 1de 63

Burns)

Las quemaduras son un riesgo presente en todo hogar; un niño puede quemarse por lavarse
con agua demasiado caliente o por derramar una taza de café. En realidad, las quemaduras,
en especial las escaldaduras provocadas por agua y líquidos calientes, son uno de los
accidentes infantiles más comunes. Los bebés y los niños son más vulnerables que los
adultos porque son curiosos, pequeños y su piel sensible necesita más protección.

Si bien las quemaduras leves no representan un problema serio y es posible tratarlas sin
riesgos en el hogar, las quemaduras más graves requieren atención médica. Pero, muchas
veces, se pueden evitar las quemaduras tomando algunas sencillas precauciones para hacer
de la casa un lugar más seguro.

Causas comunes

La primera medida para ayudar a evitar las quemaduras en los niños es conocer las causas
más comunes:

1. escaldaduras, la principal causa (provocadas por vapor, un baño caliente, tazas de


café que se vuelcan, líquidos de cocción, etcétera)

2. contacto con fuego u objetos calientes (estufas, hogares de leña, rizadores para el
cabello, etcétera)

3. quemaduras provocadas por sustancias químicas (causadas por la ingestión de


productos tales como limpiadores de cañerías o pilas de relojes; o por la salpicadura de
sustancias químicas, como blanqueador, sobre la piel)

4. quemaduras por exposición a la electricidad (causadas por morder cables o colocar


los dedos u otros objetos en los tomacorrientes, etcétera)

5. exposición excesiva al sol

Continue

Tipos de quemaduras
Las quemaduras suelen clasificarse en quemaduras de primero, segundo o tercer grado, de
acuerdo con la profundidad del daño provocado en la piel. Cada uno de los accidentes antes
mencionados puede provocar cualquiera de estos tres tipos de quemaduras. Pero tanto el
tipo de quemadura como su causa determinarán el tratamiento que debe seguirse. Todas las
quemaduras deben tratarse en forma inmediata para reducir la temperatura de la zona
quemada, así como el daño a la piel y el tejido subyacente (si la quemadura es grave).

Las quemaduras de primer grado son las más leves de las tres y sólo afectan la capa
superior de la piel:

1. Signos y síntomas: Estas quemaduras provocan enrojecimiento, dolor e hinchazón


leve, pero no forman ampollas.

2. Tiempo de curación: El tiempo de curación es de alrededor de 3 a 6 días; la capa


superficial de la piel de la zona afectada se pela en 1 o 2 días.

Las quemaduras de segundo grado son más graves y afectan las capas de piel que se
encuentran debajo de la capa superior.

1. Signos y síntomas: Estas quemaduras provocan ampollas, mucho dolor y


enrojecimiento. Las ampollas pueden reventarse y la zona afectada se ve húmeda y de color
rosa brillante a rojo intenso.

2. Tiempo de curación: El tiempo de curación varía de acuerdo con la gravedad de la


quemadura.

Las quemaduras de tercer grado son las más graves y afectan todas las capas de la piel y
el tejido subyacente.

1. Signos y síntomas: La superficie afectada parece seca y puede tener un aspecto


amarillento, curtido o calcinado. Es posible que en un primer momento no haya dolor o que
éste sea leve, o que la zona esté como dormida debido al daño en los nervios.

2. Tiempo de curación: El tiempo de curación depende de la gravedad de la


quemadura. En muchos casos, las quemaduras de segundo y tercer grado profundas deben
ser tratadas con injertos de piel. En este caso, se toma piel sana de otra parte del cuerpo y
se la coloca quirúrgicamente sobre la herida de la quemadura para ayudar a que la zona
cicatrice.

BackContinue

Qué hacer

Busque atención médica de inmediato si ocurre lo siguiente:


1. Considera que su hijo tiene una quemadura de segundo o tercer grado.

2. La zona quemada es grande, aun cuando la quemadura no parezca grave. Siempre


que la quemadura parezca cubrir más del 10% del cuerpo, solicite asistencia médica. Y no
utilice compresas húmedas porque es posible que la temperatura corporal de su niño
descienda. En cambio, cubra la zona con una toalla o un paño suave y limpio.

3. La quemadura fue provocada por fuego, un cable de electricidad o un tomacorriente,


o una sustancia química.

4. La quemadura es en la cara, el cuero cabelludo, las articulaciones o los genitales.

5. La quemadura parece estar infectada (hinchada, con pus, cada vez más roja, o con
líneas rojas en la piel que rodea la herida).

En el caso de quemaduras de primer grado:

1. Aleje al niño de la fuente de calor.

2. Quite la ropa de la zona quemada de inmediato.

3. Coloque la zona afectada bajo el agua fría, no helada (si no dispone de agua, puede
utilizar cualquier bebida fría), o bien coloque compresas limpias y frías sobre la quemadura
de 3 a 5 minutos (no utilice hielo, porque tal vez la quemadura tarde más en
curarse).

4. No coloque manteca, grasa, polvo ni ningún otro remedio sobre la quemadura,


porque éstos aumentan el riesgo de una infección.

5. Si la zona afectada es pequeña, cúbrala con una gasa o una venda estéril, sin
ajustarla.

6. Dele a su hijo acetaminofeno o ibuprofeno para el dolor.

7. Si la zona afectada es pequeña (del tamaño de una moneda de 25 centavos o más


pequeña), mantenga la zona limpia y continúe usando compresas frescas y una venda floja
durante las siguientes 24 horas. También puede aplicar una crema antibiótica dos o tres
veces al día, aunque esto no es absolutamente necesario.

En el caso de quemaduras de segundo y tercer grado:

1. Solicite atención médica de emergencia; después, siga estos pasos hasta que llegue
el personal médico:

1. Mantenga a su hijo recostado, con la zona quemada elevada.

2. Siga las instrucciones que se indican para las quemaduras de primer grado.
3. Quite las alhajas y la ropa de la zona que rodea a la quemadura (por si hay
hinchazón después de la herida), salvo la ropa que esté pegada a la piel. Si tiene dificultad
para retirar la ropa, córtela o espere a que llegue la ayuda médica.

4. No reviente ninguna ampolla.

5. Aplique agua fría sobre la zona como mínimo de 3 a 5 minutos; luego, cubra la
zona con una hoja o un paño blancos y limpios hasta que llegue la asistencia médica.

BackContinue

En el caso de quemaduras por fuego


1. Apague el fuego haciendo que su hijo se revuelque sobre la tierra.

2. Cúbralo con una frazada o una chaqueta.

3. Quítele la ropa ardiente y cualquier alhaja que tenga cerca de la zona afectada.

4. Solicite ayuda médica y después siga las instrucciones que se indican para las
quemaduras de segundo y tercer grado.

En el caso de quemaduras por electricidad o sustancias químicas:

1. Asegúrese de que su hijo no esté en contacto con la fuente de electricidad antes de


tocarlo porque, si no, usted también sufrirá la descarga eléctrica.

2. Lave la zona quemada con mucha agua corriente durante, al menos, 5 minutos. Si la
zona quemada es grande, utilice la bañadera, la ducha, baldes de agua o una manguera de
jardín.

3. No le quite la ropa a su hijo hasta no haber comenzado a lavar la quemadura con


agua. Mientras continúa enjuagando la quemadura, puede quitarle la ropa de la zona
quemada.

4. Si la zona quemada es pequeña, continúe lavando durante otros 10 a 20 minutos,


coloque una gasa o venda estéril, y póngase en contacto con el médico de su hijo.

5. Las quemaduras por sustancias químicas en la boca y los ojos requieren la


evaluación inmediata del médico, después de haber lavado bien con agua.

Si bien es posible que las quemaduras por sustancias químicas o electricidad no siempre
sean visibles, es probable que sean graves por el posible daño a los órganos internos del
niño. Los síntomas pueden variar, según el tipo y la gravedad de la quemadura, así como su
causa, y pueden incluir dolor abdominal.
Si sospecha que su hijo ingirió una sustancia química o un objeto peligroso (por ejemplo, la
pila de un reloj), comuníquese con un centro de intoxicaciones y después acuda a la sala de
urgencias. Es de gran ayuda saber qué tipo de sustancia química ingirió el niño o a cuál
estuvo expuesto. Tal vez deba llevarla al hospital. Es conveniente tener el número del centro
de intoxicaciones, (En los EE.UU. (800) 222-1222), en un lugar accesible, como el
refrigerador.

BackContinue

Prevención de las quemaduras

Si bien es imposible evitar todos los accidentes en los niños, algunas simples precauciones
pueden reducir la posibilidad de que su hijo sufra quemaduras en su hogar.

En general

1. Mantenga los fósforos, los encendedores, las sustancias químicas y las velas
encendidas fuera del alcance de los niños.

2. Coloque tapas de seguridad en todos los tomacorrientes.

3. Deshágase de los artefactos y electrodomésticos con cables pelados o viejos, y de los


alargues que estén dañados.

4. Si tiene que utilizar un humidificador o vaporizador, opte por los modelos de agua
fría en lugar de los de agua caliente.

5. Elija prendas para dormir ignífugas o retardantes de llama (ya sea de poliéster o de
algodón tratado). Las camisetas o pantalones de algodón que no están identificados como
prendas de dormir no suelen ser ignífugos.

6. Asegúrese de que los niños mayores sean muy cuidadosos cuando usan planchas o
rizadores para el cabello.

7. Evite los incendios en el hogar asegurándose de contar con un detector de humo en


todos los niveles de la casa y en cada habitación. Verifique su funcionamiento cada mes y
cambie las pilas dos veces por año.

8. No fume dentro de la casa, en especial si está cansado, si toma alguna medicación


que le da sueño, o cuando está en la cama.

9. No utilice fuegos artificiales ni luces de bengala.

En el baño
1. Ajuste el termostato de su calentador de agua en 120 grados Fahrenheit (49 grados
Celsius) o por debajo de esta temperatura, o utilice el ajuste “bajo-medio”. Un niño puede
sufrir una escaldadura en 2 o 3 segundos si la temperatura supera el nivel indicado en tan
sólo 5 grados. Si no le es posible controlar la temperatura del agua (si vive en un
departamento, por ejemplo), instale un dispositivo antiescaldaduras, que es bastante
económico y fácil de instalar (puede hacerlo usted mismo o llamar a un plomero).

2. Pruebe siempre la temperatura del agua con el codo antes de colocar al niño en la
bañadera.

3. Abra siempre el agua fría primero y apáguela siempre al final cuando llene la
bañadera.

4. Aleje a los niños de los grifos y los artefactos para reducir las probabilidades de que
jueguen con ellos y abran el agua caliente.

En la cocina o el comedor

1. Coloque las asas de las ollas y sartenes hacia la parte posterior cuando cocine.

2. Bloquee el acceso al horno siempre que sea posible.

3. Nunca permita que un niño use un andador en la cocina (la Academia


Norteamericana de Pediatría desaconseja totalmente el uso de andadores).

4. Evite utilizar manteles o individuales grandes. Si un niño pequeño tira de ellos, tal
vez se vuelque una bebida o un plato de comida caliente encima.

5. Mantenga las bebidas y los alimentos calientes fuera del alcance de los niños.

6. Nunca tome bebidas calientes o sopa con un niño sobre su falda, ni transporte
platos o líquidos calientes por donde están sus hijos. Si tiene que caminar con un líquido
caliente por la cocina (como un plato de sopa o una taza de café), asegúrese de saber dónde
está su hijo para no tropezarse con él.

7. Nunca alce a un bebé o un niño pequeño mientras cocina.

8. Nunca caliente los biberones en el microondas. El líquido se puede calentar de


manera despareja y dejar zonas de leche que pueden escaldar la boca de su bebé.

9. Coloque mallas de protección en los hogares de leña o las estufas. Los radiadores y
los calentadores eléctricos también deben contar con una malla de protección.

Fuera del hogar o en el automóvil

1. Utilice los juegos de jardín con precaución. Si afuera hace mucho calor, úselos sólo
por la mañana, ya que se habrán enfriado durante la noche.
2. Retire el asiento de seguridad o la sillita de paseo de su hijo del sol cuando no los
esté usando; el metal o el plástico, si se calientan, pueden provocarles quemaduras a sus
hijos. Si debe dejar el asiento para el automóvil o la silla de paseo al sol, cúbralos con una
frazada o una toalla.

3. Antes de estacionar su automóvil en un día de calor, esconda las placas metálicas de


los cinturones de seguridad en los asientos para evitar que el sol las caliente.

Revisado por: Mary Mondozzi, MSN, RN CPNP


Fecha de revisión: abril de 2006

Back

1•2•3•4•5
1. Para Adolescentes
2. Para Niños
3. Para Padres
4. For College Students
MÁS EN ESTE ASUNTO

1. Botiquín de primeros auxilios

2. Evitando quemaduras, choques e incendios

3. Fracturas, esguinces, y torceduras

4. Información para padres y personas a cargo en casos de emergencia

5. Números e información de emergencia

6. Precauciones a prueba de niños para prevenir accidentes caseros

7. Sangrar

8. Seguridad contra incendios

9. Sol y seguridad

1. Recursos adicionales

2. Versión impresora

3. Envíenos el email

1. Email a un amigo

2. Marque una página

3. Pautas/reimpresión
Tipos de quemaduras

Las quemaduras suelen clasificarse en quemaduras de primero, segundo o tercer grado, de


acuerdo con la profundidad del daño provocado en la piel. Cada uno de los accidentes antes
mencionados puede provocar cualquiera de estos tres tipos de quemaduras. Pero tanto el
tipo de quemadura como su causa determinarán el tratamiento que debe seguirse. Todas las
quemaduras deben tratarse en forma inmediata para reducir la temperatura de la zona
quemada, así como el daño a la piel y el tejido subyacente (si la quemadura es grave).

Las quemaduras de primer grado son las más leves de las tres y sólo afectan la capa
superior de la piel:

1. Signos y síntomas: Estas quemaduras provocan enrojecimiento, dolor e hinchazón


leve, pero no forman ampollas.

2. Tiempo de curación: El tiempo de curación es de alrededor de 3 a 6 días; la capa


superficial de la piel de la zona afectada se pela en 1 o 2 días.

Las quemaduras de segundo grado son más graves y afectan las capas de piel que se
encuentran debajo de la capa superior.

1. Signos y síntomas: Estas quemaduras provocan ampollas, mucho dolor y


enrojecimiento. Las ampollas pueden reventarse y la zona afectada se ve húmeda y de color
rosa brillante a rojo intenso.

2. Tiempo de curación: El tiempo de curación varía de acuerdo con la gravedad de la


quemadura.

Las quemaduras de tercer grado son las más graves y afectan todas las capas de la piel y
el tejido subyacente.

1. Signos y síntomas: La superficie afectada parece seca y puede tener un aspecto


amarillento, curtido o calcinado. Es posible que en un primer momento no haya dolor o que
éste sea leve, o que la zona esté como dormida debido al daño en los nervios.

2. Tiempo de curación: El tiempo de curación depende de la gravedad de la


quemadura. En muchos casos, las quemaduras de segundo y tercer grado profundas deben
ser tratadas con injertos de piel. En este caso, se toma piel sana de otra parte del cuerpo y
se la coloca quirúrgicamente sobre la herida de la quemadura para ayudar a que la zona
cicatrice.

BackContinue
Qué hacer

Busque atención médica de inmediato si ocurre lo siguiente:

1. Considera que su hijo tiene una quemadura de segundo o tercer grado.

2. La zona quemada es grande, aun cuando la quemadura no parezca grave. Siempre


que la quemadura parezca cubrir más del 10% del cuerpo, solicite asistencia médica. Y no
utilice compresas húmedas porque es posible que la temperatura corporal de su niño
descienda. En cambio, cubra la zona con una toalla o un paño suave y limpio.

3. La quemadura fue provocada por fuego, un cable de electricidad o un tomacorriente,


o una sustancia química.

4. La quemadura es en la cara, el cuero cabelludo, las articulaciones o los genitales.

5. La quemadura parece estar infectada (hinchada, con pus, cada vez más roja, o con
líneas rojas en la piel que rodea la herida).

En el caso de quemaduras de primer grado:

1. Aleje al niño de la fuente de calor.

2. Quite la ropa de la zona quemada de inmediato.

3. Coloque la zona afectada bajo el agua fría, no helada (si no dispone de agua, puede
utilizar cualquier bebida fría), o bien coloque compresas limpias y frías sobre la quemadura
de 3 a 5 minutos (no utilice hielo, porque tal vez la quemadura tarde más en
curarse).

4. No coloque manteca, grasa, polvo ni ningún otro remedio sobre la quemadura,


porque éstos aumentan el riesgo de una infección.

5. Si la zona afectada es pequeña, cúbrala con una gasa o una venda estéril, sin
ajustarla.

6. Dele a su hijo acetaminofeno o ibuprofeno para el dolor.

7. Si la zona afectada es pequeña (del tamaño de una moneda de 25 centavos o más


pequeña), mantenga la zona limpia y continúe usando compresas frescas y una venda floja
durante las siguientes 24 horas. También puede aplicar una crema antibiótica dos o tres
veces al día, aunque esto no es absolutamente necesario.

En el caso de quemaduras de segundo y tercer grado:

1. Solicite atención médica de emergencia; después, siga estos pasos hasta que llegue
el personal médico:

1. Mantenga a su hijo recostado, con la zona quemada elevada.


2. Siga las instrucciones que se indican para las quemaduras de primer grado.

3. Quite las alhajas y la ropa de la zona que rodea a la quemadura (por si hay
hinchazón después de la herida), salvo la ropa que esté pegada a la piel. Si tiene dificultad
para retirar la ropa, córtela o espere a que llegue la ayuda médica.

4. No reviente ninguna ampolla.

5. Aplique agua fría sobre la zona como mínimo de 3 a 5 minutos; luego, cubra la
zona con una hoja o un paño blancos y limpios hasta que llegue la asistencia médica.

BackContinue

En el caso de quemaduras por fuego


1. Apague el fuego haciendo que su hijo se revuelque sobre la tierra.

2. Cúbralo con una frazada o una chaqueta.

3. Quítele la ropa ardiente y cualquier alhaja que tenga cerca de la zona afectada.

4. Solicite ayuda médica y después siga las instrucciones que se indican para las
quemaduras de segundo y tercer grado.

En el caso de quemaduras por electricidad o sustancias químicas:

1. Asegúrese de que su hijo no esté en contacto con la fuente de electricidad antes de


tocarlo porque, si no, usted también sufrirá la descarga eléctrica.

2. Lave la zona quemada con mucha agua corriente durante, al menos, 5 minutos. Si la
zona quemada es grande, utilice la bañadera, la ducha, baldes de agua o una manguera de
jardín.

3. No le quite la ropa a su hijo hasta no haber comenzado a lavar la quemadura con


agua. Mientras continúa enjuagando la quemadura, puede quitarle la ropa de la zona
quemada.

4. Si la zona quemada es pequeña, continúe lavando durante otros 10 a 20 minutos,


coloque una gasa o venda estéril, y póngase en contacto con el médico de su hijo.

5. Las quemaduras por sustancias químicas en la boca y los ojos requieren la


evaluación inmediata del médico, después de haber lavado bien con agua.

Si bien es posible que las quemaduras por sustancias químicas o electricidad no siempre
sean visibles, es probable que sean graves por el posible daño a los órganos internos del
niño. Los síntomas pueden variar, según el tipo y la gravedad de la quemadura, así como su
causa, y pueden incluir dolor abdominal.
Si sospecha que su hijo ingirió una sustancia química o un objeto peligroso (por ejemplo, la
pila de un reloj), comuníquese con un centro de intoxicaciones y después acuda a la sala de
urgencias. Es de gran ayuda saber qué tipo de sustancia química ingirió el niño o a cuál
estuvo expuesto. Tal vez deba llevarla al hospital. Es conveniente tener el número del centro
de intoxicaciones, (En los EE.UU. (800) 222-1222), en un lugar accesible, como el
refrigerador.

BackContinue

Prevención de las quemaduras

Si bien es imposible evitar todos los accidentes en los niños, algunas simples precauciones
pueden reducir la posibilidad de que su hijo sufra quemaduras en su hogar.

En general

1. Mantenga los fósforos, los encendedores, las sustancias químicas y las velas
encendidas fuera del alcance de los niños.

2. Coloque tapas de seguridad en todos los tomacorrientes.

3. Deshágase de los artefactos y electrodomésticos con cables pelados o viejos, y de los


alargues que estén dañados.

4. Si tiene que utilizar un humidificador o vaporizador, opte por los modelos de agua
fría en lugar de los de agua caliente.

5. Elija prendas para dormir ignífugas o retardantes de llama (ya sea de poliéster o de
algodón tratado). Las camisetas o pantalones de algodón que no están identificados como
prendas de dormir no suelen ser ignífugos.

6. Asegúrese de que los niños mayores sean muy cuidadosos cuando usan planchas o
rizadores para el cabello.

7. Evite los incendios en el hogar asegurándose de contar con un detector de humo en


todos los niveles de la casa y en cada habitación. Verifique su funcionamiento cada mes y
cambie las pilas dos veces por año.

8. No fume dentro de la casa, en especial si está cansado, si toma alguna medicación


que le da sueño, o cuando está en la cama.

9. No utilice fuegos artificiales ni luces de bengala.

En el baño
1. Ajuste el termostato de su calentador de agua en 120 grados Fahrenheit (49 grados
Celsius) o por debajo de esta temperatura, o utilice el ajuste “bajo-medio”. Un niño puede
sufrir una escaldadura en 2 o 3 segundos si la temperatura supera el nivel indicado en tan
sólo 5 grados. Si no le es posible controlar la temperatura del agua (si vive en un
departamento, por ejemplo), instale un dispositivo antiescaldaduras, que es bastante
económico y fácil de instalar (puede hacerlo usted mismo o llamar a un plomero).

2. Pruebe siempre la temperatura del agua con el codo antes de colocar al niño en la
bañadera.

3. Abra siempre el agua fría primero y apáguela siempre al final cuando llene la
bañadera.

4. Aleje a los niños de los grifos y los artefactos para reducir las probabilidades de que
jueguen con ellos y abran el agua caliente.

En la cocina o el comedor

1. Coloque las asas de las ollas y sartenes hacia la parte posterior cuando cocine.

2. Bloquee el acceso al horno siempre que sea posible.

3. Nunca permita que un niño use un andador en la cocina (la Academia


Norteamericana de Pediatría desaconseja totalmente el uso de andadores).

4. Evite utilizar manteles o individuales grandes. Si un niño pequeño tira de ellos, tal
vez se vuelque una bebida o un plato de comida caliente encima.

5. Mantenga las bebidas y los alimentos calientes fuera del alcance de los niños.

6. Nunca tome bebidas calientes o sopa con un niño sobre su falda, ni transporte
platos o líquidos calientes por donde están sus hijos. Si tiene que caminar con un líquido
caliente por la cocina (como un plato de sopa o una taza de café), asegúrese de saber dónde
está su hijo para no tropezarse con él.

7. Nunca alce a un bebé o un niño pequeño mientras cocina.

8. Nunca caliente los biberones en el microondas. El líquido se puede calentar de


manera despareja y dejar zonas de leche que pueden escaldar la boca de su bebé.

9. Coloque mallas de protección en los hogares de leña o las estufas. Los radiadores y
los calentadores eléctricos también deben contar con una malla de protección.

Fuera del hogar o en el automóvil

1. Utilice los juegos de jardín con precaución. Si afuera hace mucho calor, úselos sólo
por la mañana, ya que se habrán enfriado durante la noche.
2. Retire el asiento de seguridad o la sillita de paseo de su hijo del sol cuando no los
esté usando; el metal o el plástico, si se calientan, pueden provocarles quemaduras a sus
hijos. Si debe dejar el asiento para el automóvil o la silla de paseo al sol, cúbralos con una
frazada o una toalla.

3. Antes de estacionar su automóvil en un día de calor, esconda las placas metálicas de


los cinturones de seguridad en los asientos para evitar que el sol las caliente.

Revisado por: Mary Mondozzi, MSN, RN CPNP


Fecha de revisión: abril de 2006

Back

1•2•3•4•5
1. Para Adolescentes
2. Para Niños
3. Para Padres
4. For College Students
MÁS EN ESTE ASUNTO

1. Botiquín de primeros auxilios

2. Evitando quemaduras, choques e incendios

3. Fracturas, esguinces, y torceduras

4. Información para padres y personas a cargo en casos de emergencia

5. Números e información de emergencia

6. Precauciones a prueba de niños para prevenir accidentes caseros

7. Sangrar

8. Seguridad contra incendios

9. Sol y seguridad

1. Recursos adicionales

2. Versión impresora

3. Envíenos el email

1. Email a un amigo

2. Marque una página

3. Pautas/reimpresión
Qué hacer

Busque atención médica de inmediato si ocurre lo siguiente:

1. Considera que su hijo tiene una quemadura de segundo o tercer grado.

2. La zona quemada es grande, aun cuando la quemadura no parezca grave. Siempre


que la quemadura parezca cubrir más del 10% del cuerpo, solicite asistencia médica. Y no
utilice compresas húmedas porque es posible que la temperatura corporal de su niño
descienda. En cambio, cubra la zona con una toalla o un paño suave y limpio.

3. La quemadura fue provocada por fuego, un cable de electricidad o un tomacorriente,


o una sustancia química.

4. La quemadura es en la cara, el cuero cabelludo, las articulaciones o los genitales.

5. La quemadura parece estar infectada (hinchada, con pus, cada vez más roja, o con
líneas rojas en la piel que rodea la herida).

En el caso de quemaduras de primer grado:

1. Aleje al niño de la fuente de calor.

2. Quite la ropa de la zona quemada de inmediato.

3. Coloque la zona afectada bajo el agua fría, no helada (si no dispone de agua, puede
utilizar cualquier bebida fría), o bien coloque compresas limpias y frías sobre la quemadura
de 3 a 5 minutos (no utilice hielo, porque tal vez la quemadura tarde más en
curarse).

4. No coloque manteca, grasa, polvo ni ningún otro remedio sobre la quemadura,


porque éstos aumentan el riesgo de una infección.

5. Si la zona afectada es pequeña, cúbrala con una gasa o una venda estéril, sin
ajustarla.

6. Dele a su hijo acetaminofeno o ibuprofeno para el dolor.

7. Si la zona afectada es pequeña (del tamaño de una moneda de 25 centavos o más


pequeña), mantenga la zona limpia y continúe usando compresas frescas y una venda floja
durante las siguientes 24 horas. También puede aplicar una crema antibiótica dos o tres
veces al día, aunque esto no es absolutamente necesario.

En el caso de quemaduras de segundo y tercer grado:

1. Solicite atención médica de emergencia; después, siga estos pasos hasta que llegue
el personal médico:

1. Mantenga a su hijo recostado, con la zona quemada elevada.


2. Siga las instrucciones que se indican para las quemaduras de primer grado.

3. Quite las alhajas y la ropa de la zona que rodea a la quemadura (por si hay
hinchazón después de la herida), salvo la ropa que esté pegada a la piel. Si tiene dificultad
para retirar la ropa, córtela o espere a que llegue la ayuda médica.

4. No reviente ninguna ampolla.

5. Aplique agua fría sobre la zona como mínimo de 3 a 5 minutos; luego, cubra la
zona con una hoja o un paño blancos y limpios hasta que llegue la asistencia médica

En el caso de quemaduras por fuego

1. Apague el fuego haciendo que su hijo se revuelque sobre la tierra.

2. Cúbralo con una frazada o una chaqueta.

3. Quítele la ropa ardiente y cualquier alhaja que tenga cerca de la zona afectada.

4. Solicite ayuda médica y después siga las instrucciones que se indican para las
quemaduras de segundo y tercer grado.

En el caso de quemaduras por electricidad o sustancias químicas:

1. Asegúrese de que su hijo no esté en contacto con la fuente de electricidad antes de


tocarlo porque, si no, usted también sufrirá la descarga eléctrica.

2. Lave la zona quemada con mucha agua corriente durante, al menos, 5 minutos. Si la
zona quemada es grande, utilice la bañadera, la ducha, baldes de agua o una manguera de
jardín.

3. No le quite la ropa a su hijo hasta no haber comenzado a lavar la quemadura con


agua. Mientras continúa enjuagando la quemadura, puede quitarle la ropa de la zona
quemada.

4. Si la zona quemada es pequeña, continúe lavando durante otros 10 a 20 minutos,


coloque una gasa o venda estéril, y póngase en contacto con el médico de su hijo.

5. Las quemaduras por sustancias químicas en la boca y los ojos requieren la


evaluación inmediata del médico, después de haber lavado bien con agua.

Si bien es posible que las quemaduras por sustancias químicas o electricidad no siempre
sean visibles, es probable que sean graves por el posible daño a los órganos internos del
niño. Los síntomas pueden variar, según el tipo y la gravedad de la quemadura, así como su
causa, y pueden incluir dolor abdominal.
Si sospecha que su hijo ingirió una sustancia química o un objeto peligroso (por ejemplo, la
pila de un reloj), comuníquese con un centro de intoxicaciones y después acuda a la sala de
urgencias. Es de gran ayuda saber qué tipo de sustancia química ingirió el niño o a cuál
estuvo expuesto. Tal vez deba llevarla al hospital. Es conveniente tener el número del centro
de intoxicaciones, (En los EE.UU. (800) 222-1222), en un lugar accesible, como el
refrigerador.

BackContinue

Prevención de las quemaduras

Si bien es imposible evitar todos los accidentes en los niños, algunas simples precauciones
pueden reducir la posibilidad de que su hijo sufra quemaduras en su hogar.

En general

1. Mantenga los fósforos, los encendedores, las sustancias químicas y las velas
encendidas fuera del alcance de los niños.

2. Coloque tapas de seguridad en todos los tomacorrientes.

3. Deshágase de los artefactos y electrodomésticos con cables pelados o viejos, y de los


alargues que estén dañados.

4. Si tiene que utilizar un humidificador o vaporizador, opte por los modelos de agua
fría en lugar de los de agua caliente.

5. Elija prendas para dormir ignífugas o retardantes de llama (ya sea de poliéster o de
algodón tratado). Las camisetas o pantalones de algodón que no están identificados como
prendas de dormir no suelen ser ignífugos.

6. Asegúrese de que los niños mayores sean muy cuidadosos cuando usan planchas o
rizadores para el cabello.

7. Evite los incendios en el hogar asegurándose de contar con un detector de humo en


todos los niveles de la casa y en cada habitación. Verifique su funcionamiento cada mes y
cambie las pilas dos veces por año.

8. No fume dentro de la casa, en especial si está cansado, si toma alguna medicación


que le da sueño, o cuando está en la cama.

9. No utilice fuegos artificiales ni luces de bengala.

En el baño
1. Ajuste el termostato de su calentador de agua en 120 grados Fahrenheit (49 grados
Celsius) o por debajo de esta temperatura, o utilice el ajuste “bajo-medio”. Un niño puede
sufrir una escaldadura en 2 o 3 segundos si la temperatura supera el nivel indicado en tan
sólo 5 grados. Si no le es posible controlar la temperatura del agua (si vive en un
departamento, por ejemplo), instale un dispositivo antiescaldaduras, que es bastante
económico y fácil de instalar (puede hacerlo usted mismo o llamar a un plomero).

2. Pruebe siempre la temperatura del agua con el codo antes de colocar al niño en la
bañadera.

3. Abra siempre el agua fría primero y apáguela siempre al final cuando llene la
bañadera.

4. Aleje a los niños de los grifos y los artefactos para reducir las probabilidades de que
jueguen con ellos y abran el agua caliente.

En la cocina o el comedor

1. Coloque las asas de las ollas y sartenes hacia la parte posterior cuando cocine.

2. Bloquee el acceso al horno siempre que sea posible.

3. Nunca permita que un niño use un andador en la cocina (la Academia


Norteamericana de Pediatría desaconseja totalmente el uso de andadores).

4. Evite utilizar manteles o individuales grandes. Si un niño pequeño tira de ellos, tal
vez se vuelque una bebida o un plato de comida caliente encima.

5. Mantenga las bebidas y los alimentos calientes fuera del alcance de los niños.

6. Nunca tome bebidas calientes o sopa con un niño sobre su falda, ni transporte
platos o líquidos calientes por donde están sus hijos. Si tiene que caminar con un líquido
caliente por la cocina (como un plato de sopa o una taza de café), asegúrese de saber dónde
está su hijo para no tropezarse con él.

7. Nunca alce a un bebé o un niño pequeño mientras cocina.

8. Nunca caliente los biberones en el microondas. El líquido se puede calentar de


manera despareja y dejar zonas de leche que pueden escaldar la boca de su bebé.

9. Coloque mallas de protección en los hogares de leña o las estufas. Los radiadores y
los calentadores eléctricos también deben contar con una malla de protección.

Fuera del hogar o en el automóvil

1. Utilice los juegos de jardín con precaución. Si afuera hace mucho calor, úselos sólo
por la mañana, ya que se habrán enfriado durante la noche.
2. Retire el asiento de seguridad o la sillita de paseo de su hijo del sol cuando no los
esté usando; el metal o el plástico, si se calientan, pueden provocarles quemaduras a sus
hijos. Si debe dejar el asiento para el automóvil o la silla de paseo al sol, cúbralos con una
frazada o una toalla.

3. Antes de estacionar su automóvil en un día de calor, esconda las placas metálicas de


los cinturones de seguridad en los asientos para evitar que el sol las caliente.

Revisado por: Mary Mondozzi, MSN, RN CPNP


Fecha de revisión: abril de 2006

Back

Prevención de las quemaduras

Si bien es imposible evitar todos los accidentes en los niños, algunas simples precauciones
pueden reducir la posibilidad de que su hijo sufra quemaduras en su hogar.

En general

1. Mantenga los fósforos, los encendedores, las sustancias químicas y las velas
encendidas fuera del alcance de los niños.

2. Coloque tapas de seguridad en todos los tomacorrientes.

3. Deshágase de los artefactos y electrodomésticos con cables pelados o viejos, y de los


alargues que estén dañados.

4. Si tiene que utilizar un humidificador o vaporizador, opte por los modelos de agua
fría en lugar de los de agua caliente.

5. Elija prendas para dormir ignífugas o retardantes de llama (ya sea de poliéster o de
algodón tratado). Las camisetas o pantalones de algodón que no están identificados como
prendas de dormir no suelen ser ignífugos.

6. Asegúrese de que los niños mayores sean muy cuidadosos cuando usan planchas o
rizadores para el cabello.

7. Evite los incendios en el hogar asegurándose de contar con un detector de humo en


todos los niveles de la casa y en cada habitación. Verifique su funcionamiento cada mes y
cambie las pilas dos veces por año.

8. No fume dentro de la casa, en especial si está cansado, si toma alguna medicación


que le da sueño, o cuando está en la cama.

9. No utilice fuegos artificiales ni luces de bengala.


En el baño

1. Ajuste el termostato de su calentador de agua en 120 grados Fahrenheit (49 grados


Celsius) o por debajo de esta temperatura, o utilice el ajuste “bajo-medio”. Un niño puede
sufrir una escaldadura en 2 o 3 segundos si la temperatura supera el nivel indicado en tan
sólo 5 grados. Si no le es posible controlar la temperatura del agua (si vive en un
departamento, por ejemplo), instale un dispositivo antiescaldaduras, que es bastante
económico y fácil de instalar (puede hacerlo usted mismo o llamar a un plomero).

2. Pruebe siempre la temperatura del agua con el codo antes de colocar al niño en la
bañadera.

3. Abra siempre el agua fría primero y apáguela siempre al final cuando llene la
bañadera.

4. Aleje a los niños de los grifos y los artefactos para reducir las probabilidades de que
jueguen con ellos y abran el agua caliente.

En la cocina o el comedor

1. Coloque las asas de las ollas y sartenes hacia la parte posterior cuando cocine.

2. Bloquee el acceso al horno siempre que sea posible.

3. Nunca permita que un niño use un andador en la cocina (la Academia


Norteamericana de Pediatría desaconseja totalmente el uso de andadores).

4. Evite utilizar manteles o individuales grandes. Si un niño pequeño tira de ellos, tal
vez se vuelque una bebida o un plato de comida caliente encima.

5. Mantenga las bebidas y los alimentos calientes fuera del alcance de los niños.

6. Nunca tome bebidas calientes o sopa con un niño sobre su falda, ni transporte
platos o líquidos calientes por donde están sus hijos. Si tiene que caminar con un líquido
caliente por la cocina (como un plato de sopa o una taza de café), asegúrese de saber dónde
está su hijo para no tropezarse con él.

7. Nunca alce a un bebé o un niño pequeño mientras cocina.

8. Nunca caliente los biberones en el microondas. El líquido se puede calentar de


manera despareja y dejar zonas de leche que pueden escaldar la boca de su bebé.

9. Coloque mallas de protección en los hogares de leña o las estufas. Los radiadores y
los calentadores eléctricos también deben contar con una malla de protección.

Fuera del hogar o en el automóvil

1. Utilice los juegos de jardín con precaución. Si afuera hace mucho calor, úselos sólo
por la mañana, ya que se habrán enfriado durante la noche.
2. Retire el asiento de seguridad o la sillita de paseo de su hijo del sol cuando no los
esté usando; el metal o el plástico, si se calientan, pueden provocarles quemaduras a sus
hijos. Si debe dejar el asiento para el automóvil o la silla de paseo al sol, cúbralos con una
frazada o una toalla.

3. Antes de estacionar su automóvil en un día de calor, esconda las placas metálicas de


los cinturones de seguridad en los asientos para evitar que el sol las caliente.

Revisado por: Mary Mondozzi, MSN, RN CPNP


Fecha de revisión: abril de 2006

MÁS EN ESTE ASUNTO

1. Botiquín de primeros auxilios

2. Evitando quemaduras, choques e incendios

3. Fracturas, esguinces, y torceduras

4. Información para padres y personas a cargo en casos de emergencia

5. Números e información de emergencia

6. Precauciones a prueba de niños para prevenir accidentes caseros

7. Sangrar

8. Seguridad contra incendios

9. Sol y seguridad

(First-Aid Kit)

Un buen botiquín de primeros auxilios, guardado en un lugar de fácil acceso, es una


necesidad en todos los hogares. Tenerlo todo preparado con antelación le ayudará a afrontar
cualquier urgencia médica sin perder tiempo. Debe tener un botiquín de primeros
auxilios en casa y en cada coche. Asegúrese también de llevarlo consigo cuando vaya de
vacaciones con su familia.

Elija una bolsa o maletín para llevar los artículos sanitarios que sea espacioso, resistente,
fácil de trasportar y de fácil apertura. Las cajas de plástico duro con asas o los recipientes
que se utilizan para guardar materiales de artes plásticas son ideales, porque son ligeros,
tienen asas y son muy espaciosos.

En cada botiquín incluya los siguientes elementos:


1. un manual de primeros auxilios

2. gasa estéril

3. esparadrapo (cinta adhesiva)

4. vendas adhesivas de distintos tamaños

5. vendas elásticas

6. toallitas antisépticas

7. jabón

8. crema antibiótica (pomada de antibiótico triple)

9. solución antiséptica (como peróxido de hidrógeno)

10. crema de hidrocortisona (al 1%)

11. acetaminofen (paracetamol) (como Tylenol) e ibuprofeno (como Advil o Motrin)

12. los medicamentos habituales de venta con receta médica (si se va de vacaciones con
su familia)

13. unas pinzas

14. una tijeras afiladas

15. imperdibles (alfileres de gancho)

16. bolsas de frío instantáneo desechables

17. loción de calamina

18. toallitas impregnadas de alcohol

19. un termómetro

20. guantes de plástico (por lo menos 2 pares)

21. una linterna con pilas de repuesto

22. una mascarilla de reanimación cardiopulmonar (la puede obtener en la sede local de
la Cruz Roja)
su lista de teléfonos de emergencia

23. una sábana (guardada cerca del botiquín)

Una vez haya completado el botiquín de primeros auxilios:


1. Léase el manual de primeros auxilios entero para que sepa cómo utilizar el contenido
del botiquín. (Si sus hijos son los bastante mayores para entenderlo, repase con ellos el
manual.)

2. Guarde el botiquín de primeros auxilios en un lugar que esté fuera del alcance y la
vista de los niños pero que sea de fácil acceso para un adulto.
3. Revise regularmente el botiquín y reponga los artículos o medicamentos gastados o
caducados.

Actualizado y revisado por: Steven Dowshen, MD


Fecha de la revisión: septiembre de 2007

Ya sea que su hijo(a) pequeño se bañe bajo un grifo demasiado caliente o se caiiga sobre su
taza favorita de café, recuerde que las quemaduras son un peligro potencial en cada hogar.
De hecho, las quemaduras, especialmente las escaldaduras con agua caliente y otros
líquidos, son algunos de los accidentes más comunes en los niños. Los bebés y los niños más
pequeños puede que sean más susceptibles que los adultos - son más curiosos, pequeños y
tienen una piel más sensible que necesita protección adicional.

A continuación detallamos algunas de las medidas que puede tomar para prevenir que su
hijo se queme en su hogar:

En general
1. No utilice fuegos artificiales u objetos similares.

2. No fume dentro de su hogar, especialmente en la cama.

3. No coloque cables eléctricos debajo de las alfombras o mantas.

4. No sobrecargue las tomas de corriente o enchufes.

5. Mantenga los fósforos, encendedores, químicos, y velas encencidas lejos del alcance
de los niños(as).

6. Coloque protectores a prueba de niños sobre todos los enchufes.

7. Deshágase de equipos y electrodomésticos con cables viejos o desgastados, y de


extensiones que parezcan dañadas.

8. Ate el exceso de cable sobrante en aquellos que sean muy largos para prevenir
accidentes cuando el niño(a) muerda los cables de las lámparas u otros equipos eléctricos.
Usted también puede comprar un sostenedor o carrete diseñado para esconder los excesos
de cables.

9. Chequee los juegos electrónicos frecuentemente para supervisar signos de uso y


desgaste; cualquier objeto que emita chispas, se sienta caliente o tenga un olor poco usual
debe ser reparado o deshechado inmediatamente.
10. Si usted necesita un humidificador o vaporizador, utilize un modelo que proporcione
vapor frío en lugar de vapor caliente.

11. Escoga ropa para dormir que sea retardadora del fuego (flame-retardant)(polyester o
algodón tratado). Las camisetas o pantalones que no tienen una etiqueta describiéndolos
como ropa para dormir generalmente no son retardadores del fuego.

12. Asegúrese que los niños mayores tengan un cuidado especial cuando utilizan la
plancha o la pinza elèctrica para el cabello.

13. Prevenga incendios en el hogar asegurándose que usted tiene una alarma de fuego
en cada piso de la casa y en cada habitación.

14. Coloque la television y el equipo de música contra la pared para que las manos de los
más pequeños no tengan acceso a la parte de atrás de estos aparatos o sus cables.

15. Asegúrese que todos los cables de las luces utilizadas en fiestas especiales, como las
luces del árbol de Navidad, estén correctamente aisladas (que no tengan ningún cable
expuesto o roto. Ate el exceso de cables y desenchufe las luces cuando no esté utlizándolas).

16. Asegúrese que las luces de noche no estén en contacto con telas como sábanas o
cortinas.

17. Ponga pantallas delante de las chimeneas y estufas de madera. Los radiadores y los
tableros eléctricos también deben de cubrirse con pantallas.

18. Mantenga los calentadores eléctricos de espacios a una distancia de 3 pies (91
centímetros) de la camas, cortinas o cualquier objeto o mueble que pueda incendiarse.

19. Asegúrese de limpiar todas las chimeneas con regularidad.

20. Mantenga una escalera de emergencia en los pisos superiores de su vivienda, en


caso de incendio.

21. Tenga un extintor de fuego instalado en cada piso de su vivienda y en la cocina.

22. Asegúrese de limpiar la descarga de su secadora con regularidad.

Continue

En el baño
1. Ajuste el termostato de su calentador de agua a 120 grados Fahrenheit (49 grados
Celsius) o a una temperatura inferior o utilize el ajustador de temperatura media-baja (low-
medium). Un niño puede ser escaldado en dos o tres segundos si la temperatura es tan sólo
cinco grados más alta que 120 grados Fahrenheit (49 grados Celsius). Si usted no puede
controlar la temperatura del agua caliente (por ejemplo, si vive en un apartamento), instale
un dispositivo que evite quemaduras. Estos dispositivos no suelen ser muy costosos y
pueden ser instalados por un fontanero.

2. Introduciendo su codo, siempre pruebe la temperatura del agua que utilizará para
bañar a su niño(a).

3. Cuando llene la bañera o el lavamanos, siempre comience y finalice con el agua fría
primero.

4. Desenchufe todos los aparatos como secadores, planchas para el cabello, y


afeitadoras eléctricas cuando no los esté utilizando.

5. Idealmente, podría instalar interruptores de corriente en el baño.

Cocina/comedor
1. No permita que su hijo(a) utilice el caminador en la cocina (la Asociación Americana
de Pediatría desaconseja el uso de estos caminadores).

2. No consuma bebidas calientes o sopa mientras tenga a un niño(a) sentado sobre su


regazo. Tampoco transporte líquidos o comidas calientes alrededor de su niño(a). Si Ud.
tiene que caminar llevando líquidos calientes en la cocina (como por ejemplo, un plato de
sopa o una taza de café), asegúrese que usted sabe donde está su niño(a), para que no
tropiece en frente de el/ella.

3. No cargue a un bebé o a infante en sus brazos mientras esté cocinando.

4. No caliente los biberones en el horno de microondas. El líquido puede calentarse


desigualmente resultando en áreas huecas de leche materna o fórmula que pueden escaldar
la boca de su bebé.

5. Cada vez que cocine, voltee las manivelas de las ollas hacia la parte de atrás de la
estufa, donde estén lejos del alcance de su bebé.

6. Evite utilizar manteles de mesa o manteles individuales demasiado largos. Un niño(a)


pequeño puede tirar de ellos y derramar una bebida caliente o voltear un plato caliente.
7. Desenchufe todos los aparatos de la cocina mientras no los esté utilizando, y
mantenga los cables fuera del alcance de los niños(as).

8. Mantenga las bebidas y comidas calientes fuera del alcance de los niños(as).

9. Bloquee el acceso a la estufa tanto como sea possible. (Si lo prefiere, puede instalar
una cerradura o interruptores en la estufa).

BackContinue

En el exterior/En el carro
1. Utilice el equipo del área de juego para niños con precaución. Si hace mucho calor
afuera, utilice los aparatos solamente en la mañana, despues de que hayan tenido tiempo de
enfriarse durante la noche.

2. Mantenga la silla de seguridad o el cochecito lejos de la luz directa del sol mientras
no los esté utilizando porque los niños(as) pueden quemarse con el vinilo o los metales
calientes. Si tiene que dejar el cochecito o la silla de seguridad del carro en el sol, cúbralos
con una manta o toalla.

3. Antes de dejar el lugar donde ha estacionado el carro durante un día caluroso,


esconda la parte metálica de los cinturones de seguridad en los asientos para evitar
exponerlos al sol.

Manteniendo un ambiente seguro y cómodo para los niños(as)

Para asegurar la efectividad de sus esfuerzos para mantener un ambiente a prueba de


niños(as), es una buena idea que se apoye en sus rodillas y en sus manos, como si estuviera
gateando, en cada habitación de su vivienda para ver los objetos desde la perspectiva de su
bebé. Preste atención al entorno que rodea a su bebé y a los objetos que podrían ser
peligrosos.

Si usted opta por las menores precauciones a prueba de niños, puede cerrar las puertas (e
instalar cobertores para las manivelas de las puertas) en cada una de las habitaciones donde
su bebé o niño(a) no debería entrar para evitar que recorra lugares que no estén a prueba
de niños(as). Los cobertores de manivelas de puertas y cerraduras a prueba de niños(as) en
la puertas corredizas también son buenas medidas para evitar que sus pequeños salgan de la
casa. Sin lugar a duda, el grado en el que usted mantiene su casa a prueba de niños(as) es
una decisión suya. La supervisión es la mejor manera de prevenir que sus niños(as) sufran
lesiones. Sin embargo, los padres más cuidadosos no siempre pueden mantener a un niño(a)
seguro todo el tiempo.
Si usted tiene un bebé, un infante o un niño en edad escolar, su hogar debería ser el refugio
seguro de sus pequeños donde puedan explorar su entorno mientras se desarrollan. Después
de todo, tocar, agarrar, trepar, y explorar son las actividades que desarrollan el cuerpo y la
mente de su niño(a).

Reviewed by: Mary Mondozzi, MSN, RN, CPNP


Date reviewed: abril de 2006

Back

1•2•3•4•5

Quemadura
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda

Mano con una quemadura en 2º grado causada por agua hirviendo.


En medicina, una quemadura es un tipo de lesión en la piel causada por diversos
factores. Las quemaduras térmicas se producen por el contacto con llamas, líquidos
calientes, superficies calientes y otras fuentes de altas temperaturas; aunque el contacto
con elementos a temperaturas extremadamente bajas, también las produce. También
existen las quemaduras químicas y quemaduras eléctricas.
Si el evento acaba de suceder y no sabe que hacer, active los servicios de emergencia de
su localidad (bomberos, paramédicos, etc.) El tratamiento inmediato como medida de
primeros auxilios para las quemaduras leves consiste en sumergir el área afectada en
agua fresca para enfriar los tejidos quemados.

Contenido
[ocultar]
• 1 Tipo de quemaduras por grados
• 2 'Regla de los nueves' y shock de los grandes quemados
• 3 Quemaduras químicas
○ 3.1 Clasificación de los compuestos químicos
• 4 Quemaduras eléctricas
• 5 Quemaduras solares
• 6 Referencias
• 7 Enlaces externos

Tipo de quemaduras por grados [editar]


Quemaduras de primer grado
Las quemaduras de primer grado se limitan a la capa superficial de la piel -epidermis-.
Signos:
• Enrojecimiento (Eritema).
• Dolor al tacto.
• La piel se hincha un poco.

Quemadura de segundo grado una hora después de producirse.


Quemaduras de segundo grado (ESPESOR PARCIAL) Las quemaduras de segundo
grado afectan las dos primeras capas de la piel -Epidermis y dermis-.
Signos:
• Fuerte enrojecimiento de la piel.
• Dolor.
• Ampollas (Flictenas).
• Apariencia lustrosa por el líquido que supura.
• Posible pérdida de parte de la piel.
• Sensibilidad al aire.
• Aumento de la permeabilidad vascular, (edemas).
Quemaduras de tercer grado (ESPESOR TOTAL)
Una quemadura de tercer grado Escaras penetra por todo el espesor de la piel y destruye
el tejido. Si se destruyen los folículos pilosebáceos y las glándulas sudoríparas, se
compromete la capacidad de regeneración.
Signos:
• Pérdida de capas de piel.
• A menudo la lesión es indolora, porque los nervios quedan inutilizados (puede
que el dolor sea producido por áreas de quemaduras de primer grado y segundo
grado que a menudo rodean las quemaduras de tercer grado).
• La piel se ve seca y con apariencia de cuero.
• La piel puede aparecer chamuscada o con manchas blancas, cafés o negras.
• Ruptura de piel con grasa expuesta.
• Edema.
• Superficie seca.
• Necrosis.
• Sobreinfección.
Causas:
• Fuego.
• Exposición prolongada a líquidos calientes.
• Contacto con objetos calientes o electricidad.
Quemaduras de cuarto grado (Escaras)
Hay daños de músculos y huesos. Suelen presentarse en quemaduras por frío extremo y
congelación. Puede desembocar en necrosis y caída de las extremidades (brazos o
piernas).
• Las quemaduras por frío también son usadas con propósito beneficioso en
medicina, por ejemplo para eliminar colonias bacterianas o víricas sobre la piel,
usándose generalmente el nitrógeno líquido (-210ºC) para este fin.

(Jacqueline Saburido) quedó completamente desfigurada con quemaduras de tercer y


cuarto grado después de un accidente de tránsito causado por un conductor ebrio.
'Regla de los nueves' y shock de los grandes quemados
[editar]
Una manera rápida y aproximada de calcular la superficie corporal quemada es la
llamada 'Regla de los nueves'. Según este método, la cabeza corresponde a un 9% de la
superficie corporal total, cada extremidad superior, otro 9%, el tronco un 18%, y el
dorso otro 18%, cada extremidad inferior, un 18%, y los genitales externos, el 1%
restante.
En los grandes quemados se producen una serie de acontecimientos (shock de los
grandes quemados) que siguen la siguiente secuencia:
• Inmediatamente después de la quemadura, dolor neurógeno. Se administra
morfina. En quemaduras superiores al tercer grado, puede aparecer anestesia por
destrucción de nervios.
• A las 2-3 horas, aparece plasmaféresis -el plasma escapa de los vasos a los
tejidos, por el aumento de la permeabilidad vascular-, hecho que lleva a una
hipovolemia -menor volumen del líquido circulante-. Hay que tratar con
expansores del plasma.
• A los 2-3 días, se produce sepsis y toxemia secundaria. Hay que tratar con
antibióticos.
Los grandes quemados tardarán semanas o meses en regenerar la piel, que presentará
queloides. En muchos casos será necesario el trasplante de piel, porque ésta no será
capaz de regenerarse.
Quemaduras químicas [editar]
En la vida diaria doméstica, del transporte, durante la recreación y en la actividad
laboral, el hombre está permanentemente expuesto al contacto con compuestos tóxicos,
irritantes, corrosivos, inflamables, cancerígenos o explosivos, cuyo efecto en el
organismo humano produce lesiones de grado variable, desde simples inflamaciones
tisulares hasta lesiones tan graves que producen la muerte. Los mecanismos más
frecuentes de lesiones cutáneas por agentes químicos son:
• El derrame o ruptura de un contenedor, generalmente inadecuado.
• La transferencia de un agente cáustico desde su envase original.
• La dilución inadecuada.
• Uso inadecuado de productos.
El Manual Merck de productos químicos identifica 510 productos que se incluyen en
algunas de las categorías descritas. Dentro de estos productos se individualizan 145
sustancias corrosivas, en cuyo manejo deberían observarse medidas de precaución
especial para evitar su contacto siempre peligroso. Sin embargo, por acciones inseguras,
actos temerarios, circunstancias inseguras, u ocasionales actos voluntarios, se producen
quemaduras por agentes químicos y los profesionales de la salud tienen, en general,
pocos conocimientos sobre los efectos de tales agentes peligrosos y escasa información
de las medidas de intervención y tratamiento que deben aplicarse en caso de una lesión
producida por agentes químicos peligrosos. El objetivo de esta revisión es describir los
principales compuestos químicos que producen lesiones por contacto externo y
presentar las medidas generalmente aceptadas para tratar esas lesiones.
La primera interrogante que se plantea al tratar el tema de quemaduras por agentes
químicos se refiere al por qué los agentes químicos son tóxicos para los seres vivos.
Todas las proteínas tienen una estructura primaria constituida por la secuencia de
aminoácidos, una estructura secundaria constituida por la forma helicoidal y una
estructura terciaria representada por el enrollado sobre sí mismo y la orientación
espacial. La estructura secundaria y terciaria son mantenidas por enlaces hidrógenos. El
contacto con todos los ácidos y álcalis alteran el pH de los tejidos y rompen los enlaces
iónicos de H+, de tal manera que se produce el “desplegamiento” de la proteína y la
ruptura de la estructura secundaria y terciaria con la destrucción irreversible de ésta y la
pérdida de su actividad biológica. Tal destrucción irreversible adquiere la forma de la
desnaturalización o la coagulación de las proteínas.
Los diversos agentes químicos, de acuerdo a sus características específicas y a su
capacidad de producir daño, generan lesiones diferentes. Sin embargo, todos tienen en
común que producen daño tisular por un tiempo mayor que el período en que se produce
la exposición efectiva de la piel al agente. Otro hecho que comparten todas las
quemaduras por químicos es que el aspecto inicial es el de una lesión superficial razón
por la cual se subestima la severidad del daño. El efecto corrosivo de algunos
compuestos puede continuar hasta una semana más tarde de la exposición, generando
una grave y profunda lesión final. La severidad del daño tisular depende del mecanismo
de acción del agente, de su concentración, de la cantidad puesta en contacto con la piel,
la duración de la exposición y de la resistencia del tejido a la penetración.
Clasificación de los compuestos químicos [editar]
Los productos químicos peligrosos para piel, conjuntiva y mucosas, se clasifican en
ácidos y álcalis. Las soluciones o sólidos ácidos corrosivos peligrosos son aquellos con
un pH igual o menor de 3.5 y los álcalis líquidos o sólidos cáusticos son aquellos con un
pH comprendido entre 11.5 y 14.
Los compuestos inorgánicos más corrosivos son ácido clorhídrico, ácido sulfúrico (se
utiliza principalmente para hacer fertilizantes, tanto superfosfato como sulfato de
amonio, para fabricar productos orgánicos, pinturas, pigmentos, rayón, para refinar
petróleo, en laboratorio clínico y sobre todo, se usa en gran escala en la producción
hidrometalúrgica de la minería de cobre), ácido fluorhídrico, ácido nítrico, ácido
selénico y ácido crómico (agente oxidante). Otras sustancias inorgánicas corrosivas son
cloruro de aluminio, cloruro de calcio, bromuro y cloruro de zinc, magnesio, litio y
todas sus sales, todos los derivados del bromo, todas las sales de antimonio,
permanganato de potasio, yoduros y todos los derivados del yodo, cloruro de titanio y
otros. Los ácidos orgánicos más corrosivos son ácido fórmico, ácido acético, ácido
tioglicólico (ambos de frecuente uso en laboratorio clínico y bioquímico), ácido ftálico
y ácido fénico (también llamado fenol o ácido carbólico).
Los álcalis que con mayor frecuencia producen quemaduras son el hidróxido de sodio
(soda cáustica, sosa cáustica o lejía), hidróxido de calcio (cal apagada), óxido de calcio
(cal viva), hidróxido de potasio, aminopropanol y cemento (compuesto de pH 12 que al
contacto prolongado produce abrasión por corrosión). Otros productos que producen
lesiones al contacto con la piel son asfalto, combustibles hidrocarburos líquidos,
hidrocarburos aromáticos como benceno, tolueno, gases de amoníaco y lubricantes
industriales (Tabla 1).
Tabla: Quemaduras por químicos.
AGENTES CAUSALES
ÁCIDOS INORGÁNICOS
• Ácido clorhídrico
• Ácido yodhídrico
• Ácido sulfúrico
• Ácido sulfónico
• Ácido fluorhídrico
• Ácido selénico
• Ácido carbónico
• Ácido perclórico
• Ácido nítrico
• Ácido fosfórico
SUSTANCIAS INORGÁNICAS
• Cloruro de aluminio
• Cloruro de zinc
• Magnesio y litio
• Permanganato de potasio
• Yoduros
• Fósforo
• Aleación sodio plomo
• Peróxido de hidrógeno
• Cloruro de titanio
ÁCIDOS ORGÁNICOS
• Ácido acético
• Ácido clorobenzoico
• Ácido fórmico
• Ácido tioglicólico
ÁLCALIS
• Soda cáustica
• Cemento
• Bromuros y derivados
• Hidróxido de calcio
• Óxido de calcio
• Hidróxido de potasio
OTROS
• Fenol
• Benceno
• Asfalto
• Hidrocarburos aromáticos
• Queroseno
• Lubricantes
• Agentes Radiactivos
Estos son algunos de los agentes químicos que comúnmente producen quemaduras.
Quemaduras eléctricas [editar]
Artículo principal: Riesgo eléctrico
Las quemaduras eléctricas, como su nombre lo indica, son provocadas por descargas
eléctricas como son: rayos, corrientes mayores de electricidad, cortos, al aplicar electro-
shock sin un gel que conduzca la corriente, etc. Por lo general, si una descarga es
suficiente para provocar quemadura, lo hace con una de tercer grado. La supervivencia a
quemaduras severas es mejorada si el paciente es tratado en un centro especializado en
quemaduras en lugar de un hospital.
Quemaduras solares [editar]
Artículo principal: Quemadura solar
Durante el verano miles de personas nos exponemos al sol. Las quemaduras solares
pueden producir quemaduras de primer y segundo grados, siendo raro pero no inaudito
que pasen de ahí. Son provocadas por las partículas calientes que provienen de la fusión
del sol. Cabe mencionar que una crema con FPS (factor de protección solar) alto sirve
de mucho para prevenir e incluso evitar este tipo de quemaduras, las cuales causan
mucho dolor y pueden desembocar en enfermedades mucho más graves.
Referencias [editar]
• Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: Documento publicado
bajo dominio público.
Enlaces externos [editar]
• Quemaduras solares: descripción y tratamiento ApliMed
Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Quemadura"
Categorías: Lesiones y heridas | Dermatología | Piel
Categoría oculta: Wikipedia:Artículos destacados en w:ru
Vistas
• Artículo
• Discusión
• Editar
• Historial
Herramientas personales
• Probar Beta
• Registrarse/Entrar
Buscar
Principio del formulario

Especial:Buscar Ir Buscar

Final del formulario


Navegación
• Portada
• Portal de la comunidad
• Actualidad
• Cambios recientes
• Página aleatoria
• Ayuda
• Donaciones
Imprimir/exportar
• Crear un libro
• Descargar como PDF
• Versión para imprimir
Herramientas
• Lo que enlaza aquí
• Cambios en enlazadas
• Subir archivo
• Páginas especiales
• Enlace permanente
• Citar este artículo
En otros idiomas
• ‫العربية‬
• Български
• Català
• Česky
• Dansk
• Deutsch
• ‫ސ‬
ް ަ‫ދިވެހިބ‬
• English
• Suomi
• Français
• Avañe'ẽ
• ‫עברית‬
• Magyar
• Italiano
• 日本語
• Қазақша
• 한국어
• Lietuvių
• Latviešu
• Nederlands
• Occitan
• Polski
• Português
• Русский
• Саха тыла
• Srpskohrvatski / Српскохрватски
• Slovenčina
• Српски / Srpski
• Svenska
• ไทย
• Türkçe
• Українська
• 中文

• Esta página fue modificada por última vez el 13:08, 5 oct 2009.
• El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Reconocimiento
Compartir Igual 3.0; podrían ser aplicables cláusulas adicionales. Lee los
términos de uso para más información.
• Política de privacidad
• Acerca de Wikipedia
• Descargo de responsabilidad

Omita y vaya al Contenido

Principio del formulario


medlineplus-span

Final del formulario

Principio del formulario

Final del formulario


• Otros artículos de la enciclopedia:
• A

• B

• C

• D
• E

• F

• G

• H

• I

• J

• K

• L

• M

• N

• O

• P

• Q

• R

• S

• T
• U

• V

• W

• X

• Y

• Z

• 0-9

Quemaduras
Imágenes

Quemaduras

Ampolla por quemaduras vista de cerca

Quemadura térmica vista de cerca


Quemadura de las vías respiratorias

La piel

Quemadura de primer grado

Quemadura de segundo grado

Quemadura de tercer grado

Primeros auxilios en caso de quemaduras menores - serie

Existen tres niveles de quemaduras:


• Quemaduras de primer grado: afectan sólo la capa exterior de la piel y causan
dolor, enrojecimiento e inflamación.
• Quemaduras de segundo grado (espesor parcial): afectan tanto la capa externa
como la capa subyacente de la piel, produciendo dolor, enrojecimiento, inflamación y
ampollas.
• Quemaduras de tercer grado (espesor completo): se extienden hasta tejidos
más profundos, produciendo una piel de coloración blanquecina, oscura o carbonizada
que puede estar entumecida.
Consideraciones generales
Antes de administrar los primeros auxilios, se debe evaluar la extensión de las quemaduras de la víctima y
tratar de determinar la profundidad del área de mayor gravedad, para entonces tratarla toda
adecuadamente. En caso de alguna duda, ésta debe ser tratada como si fuera una quemadura grave.
La administración de los primeros auxilios antes de recibir ayuda médica profesional puede disminuir la
gravedad de la quemadura. La atención médica oportuna, en los casos de quemaduras graves, puede
ayudar a evitar la cicatrización, discapacidad y deformaciones. Las quemaduras en la cara, las manos, los
pies y los genitales pueden ser particularmente graves.
Las víctimas menores de 4 años o mayores de 60 tienen una mayor probabilidad de complicaciones y
muerte a causa de quemaduras graves.
En caso de incendio, las personas están en riesgo de envenenamiento por monóxido de carbono y se las
debe evaluar si presentan síntomas como dolor de cabeza, entumecimiento, debilidad o dolor en el pecho.

Causas
Las quemaduras pueden ser causadas por calor seco (como el fuego), por calor húmedo (como vapor o
líquidos calientes), por radiación, fricción, objetos calientes, el sol, electricidad o sustancias químicas.
Las quemaduras térmicas son las más comunes y ocurren cuando metales calientes, líquidos hirvientes,
vapor o llamas entran en contacto con la piel. Suelen ser producto de incendios, accidentes
automovilísticos, juegos con fósforos, gasolina mal almacenada, calentadores y mal funcionamiento de
equipos eléctricos. Entre otras causas, se puede mencionar el mal manejo de petardos y los accidentes en
la cocina, como puede suceder cuando un niño se sube a una estufa o toma una plancha caliente.
Las quemaduras de las vías respiratorias pueden ser causadas por inhalación de humo, vapor, aire
sobrecalentado o vapores tóxicos, a menudo en espacios poco ventilados.
En algunas ocasiones, se hace seguimiento a las quemaduras en los niños en búsqueda de maltrato por
parte de los padres.

Síntomas
• Ampollas
• Dolor (el grado de éste no está relacionado con la gravedad de la quemadura, ya que
las quemaduras más graves pueden ser indoloras)
• Peladuras en la piel
• Enrojecimiento de la piel
• Shock: se debe observar si hay palidez y piel fría y húmeda, debilidad, labios y uñas
azuladas y disminución de la capacidad de estar alerta
• Inflamación
• Piel blanca o carbonizada
Los síntomas de quemaduras en las vías respiratorias son:
• Boca carbonizada, labios quemados
• Quemaduras en la cabeza, cara o cuello
• Sibilancia
• Cambio en la voz
• Dificultad al respirar; tos
• Pelos de la nariz o de las cejas chamuscados
• Moco oscuro o con manchas de carbón

Primeros auxilios
PARA QUEMADURAS MENORES:
1. Si no hay rupturas en la piel, se debe dejar correr agua fría sobre el área de la quemadura o sumergir el
área en agua fría, pero no helada, durante por lo menos cinco minutos. Una toalla limpia, húmeda y fría
también ayuda a reducir el dolor.
2. Se debe calmar y darle confianza a la víctima.
3. Luego de lavar o remojar en agua por varios minutos, se debe cubrir la quemadura con un vendaje
estéril o con un trozo de tela limpio.
4. Se debe proteger la quemadura de presiones o fricciones.
5. Los medicamentos para el dolor que no necesitan receta médica, como el ibuprofeno o el acetaminofén,
se pueden utilizar para aliviar el dolor, a la vez que pueden ayudar a reducir la hinchazón. NO SE DEBE
administrar ácido acetilsalicílico (aspirin) a niños menores de 12 años. Una vez que la piel se ha enfriado,
también se puede aplicar una loción humectante.
6. Las quemaduras menores suelen sanar sin tratamiento adicional. Sin embargo, en el caso de
quemaduras de segundo grado que cubran un área de más de dos o tres pulgadas en diámetro (5 a 8 cm), o
si el área quemada es en la manos, pies, cara, ingles, glúteos o una articulación importante, se debe tratar
como si fuera una quemadura grave.
7. Hay que asegurarse de que la persona esté al día con la vacuna contra el tétano.
PARA QUEMADURAS GRAVES:
1. Si alguien se prende fuego, hay que indicarle que debe DETENERSE, ECHARSE AL SUELO y
RODAR. Se debe envolver a la persona con un material grueso para apagar las llamas (un abrigo, una
alfombra o una manta de algodón o lana) y rociarla con agua.
2. Se debe llamar al 911 en los Estados Unidos.
3. Hay que asegurarse de retirar a la víctima del contacto con materiales ardientes. No obstante, NO SE
LE DEBEN quitar las ropas quemadas que estén pegadas a la piel.
4. Se debe estar seguro de que la víctima esté respirando. De no ser así o si las vías respiratorias están
bloqueadas, hay que abrirlas y, de ser necesario, comenzar a administrar respiración artificial y RCP.
5. Se debe cubrir el área de la quemadura con un vendaje estéril, húmedo y frío (si lo hay) o una pieza de
tela limpia. Una sábana puede servir si el área de la quemadura es muy extensa. NO SE DEBEN aplicar
ungüentos y hay que evitar romper cualquier ampolla causada por la quemadura.
6. Si los dedos de las manos o de los pies sufrieron quemaduras, hay que separarlos con compresas secas,
estériles y no adhesivas.
7. Se debe elevar el área quemada por encima del nivel del corazón y protegerla de presiones y fricciones.
8. Se deben tomar las medidas necesarias para prevenir el shock. Se debe acostar a la víctima, elevándole
los pies unas 12 pulgadas (30 cm) y cubrirla con una manta o abrigo. Sin embargo, NO SE DEBE colocar
a la víctima en esta posición de shock si se sospecha que hay lesiones en la cabeza, cuello, espalda o
piernas o si la víctima se siente incómoda.
9. Se debe continuar observando los signos vitales de la víctima hasta que llegue asistencia médica. Esto
significa el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión sanguínea.

No se debe
• NO se deben aplicar ungüentos, mantequilla, hielo, medicamentos, cremas, aceites en
aerosol ni cualquier otro remedio casero en las quemaduras graves.
• NO se debe respirar, soplar ni toser sobre la quemadura..
• NO se debe tocar la piel muerta o ampollada.
• NO se debe retirar la ropa que esté pegada a la piel.
• NO se debe administrar nada a la víctima por vía oral si hay una quemadura grave.
• NO se debe sumergir una quemadura grave en agua fría, pues esto puede causar
shock.
• NO se deben colocar almohadas debajo de la cabeza de la víctima si hay quemaduras
de las vías respiratorias, porque esto puede cerrar dichas vías.

Se debe buscar asistencia médica de emergencia si


Se debe llamar al 911 en los Estados Unidos si:
• La quemadura es extensa (por ejemplo, del tamaño de la palma de la mano o más
grande).
• La quemadura es grave (de tercer grado).
• No se está seguro de su gravedad.
• La quemadura fue causada por sustancias químicas o electricidad.
• La víctima muestra signos de shock.
• La persona inhaló humo.
• Se sospecha o se sabe que la quemadura se debe a maltrato físico.
Se debe acudir al médico si el dolor aún está presente después de 48 horas.
Se debe acudir al médico inmediatamente si se presentan signos de infección. Por ejemplo: aumento del
dolor, enrojecimiento, inflamación, drenaje o pus en la quemadura, inflamación de los ganglios linfáticos,
líneas rojas que se diseminan desde la quemadura, o fiebre.
Asimismo, se debe llamar de inmediato al médico si se presentan signos de deshidratación como sed, piel
seca, mareo, confusión o disminución de la micción. Los niños, las personas de edad avanzada y
cualquier persona con un sistema inmune debilitado (por ejemplo, por VIH) deben ser examinados de
inmediato.

Prevención
Para ayudar a prevenir las quemaduras se recomienda:
• Instalar alarmas de humo en el hogar. Revisarlas y cambiarles las baterías
regularmente.
• Enseñar a los niños las medidas de seguridad adecuadas en caso de incendio y el
peligro que ofrecen la manipulación de fósforos y juegos pirotécnicos.
• Impedir que los niños trepen a la estufa o tomen objetos calientes como planchas y
puertas de los hornos.
• Voltear los mangos de las ollas hacia la parte posterior de la estufa, de tal manera que
los niños no puedan tomarlas y que no puedan ser volcadas accidentalmente.
• Colocar extinguidores de incendios en lugares clave en la casa, el trabajo y la escuela.
• Retirar los cordones eléctricos de los pisos y mantenerlos fuera de alcance.
• Reconocer y ensayar rutas de escape en caso de incendio en casa, en el trabajo y en
la escuela.
• Fijar la temperatura del calentador de agua a 120 grados F (48,9º C) o menos.

Nombres alternativos
Quemaduras de segundo grado; quemadura de primer grado; quemadura de tercer grado.

Referencias
Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical
Practice. 5th ed. St. Louis, Mo: Mosby; 2002.
Townsend CM, ed. Sabiston Textbook of Surgery. 17th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier; 2004.
Roberts JR, Hedges JR, eds. Clinical Procedures in Emergency Medicine. 4th ed. Philadelphia, Pa:
Saunders; 2004.

Actualizado: 2/19/2008
Versión en inglés revisada por: John E. Duldner, Jr., MD, MS, Assistant Professor of Emergency
Medicine, Director of Research, Department of Emergency Medicine, Akron General Medical Center and
Northeastern Ohio Universities College of Medicine. Review provided by VeriMed Healthcare Network.
Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation
HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor
independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad.
A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de
salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de
A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet
(Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red
(Health on the Net Foundation: (www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o
tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento
de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a
otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2009 A.D.A.M., Inc.
La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Página Principal | Temas de Salud | Medicinas y Suplementos | Enciclopedia | Tutoriales Interactivos | Noticias

Exenciones | Derechos de autor | Política de privacidad | Accesibilidad |


Criterios de calidad
U.S. National Library of Medicine, 8600 Rockville Pike, Bethesda, MD 20894 Página actualizada: 21 septiembre
National Institutes of Health | Department of Health & Human Services 2009

Quemaduras
La profundidad de una quemadura determina su severidad. Las quemaduras de primer
grado afectan la capa externa de la piel o epidermis y causan dolor, enrojecimiento e
inflamación (eritema). Las quemaduras de segundo grado afectan la epidermis y la capa
interna de la piel o dermis, causando eritema y ampollas. El daño de las quemaduras de
tercer grado se extiende hasta la hipodermis, causando destrucción de todo el grosor de
la piel y de los nervios, lo cual produce insensibilidad. Las quemaduras de tercer grado
pueden causar pérdida de la función y/o de la sensación.

Actualizado: 4/27/2009

Fecha de revisión: Michael Lehrer, M.D., Department of Dermatology, University of Pennsylvania Medical Center,
Philadelphia, PA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical
Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation
HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor
independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad.
A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de
salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de
A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet
(Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red
(Health on the Net Foundation: (www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o
tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento
de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a
otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2009 A.D.A.M., Inc.
La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Ampolla por quemaduras vista de cerca


Las quemaduras de primer grado sólo producen enrojecimiento de la piel. Las de
segundo grado producen ampollamiento, como se aprecia aquí.

Actualizado: 2/19/2008

Fecha de revisión: John E. Duldner, Jr., MD, MS, Assistant Professor of Emergency Medicine, Director of Research,
Department of Emergency Medicine, Akron General Medical Center and Northeastern Ohio Universities College of
Medicine. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director,
A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation
HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor
independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad.
A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de
salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de
A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet
(Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red
(Health on the Net Foundation: (www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o
tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento
de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a
otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2009 A.D.A.M., Inc.
La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
Página Principal | Temas de Salud | Medicinas y Suplementos

Quemadura de primer grado

Las quemaduras de primer grado afectan la capa externa de la piel y causan dolor,
enrojecimiento e hinchazón.

Actualizado: 2/19/2008

Fecha de revisión: John E. Duldner, Jr., MD, MS, Assistant Professor of Emergency Medicine, Director of Research,
Department of Emergency Medicine, Akron General Medical Center and Northeastern Ohio Universities College of
Medicine. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director,
A.D.A.M., Inc.
A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation
HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor
independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad.
A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de
salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de
A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet
(Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red
(Health on the Net Foundation: (www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o
tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y
tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911.
Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. ©
1997-2009 A.D.A.M., Inc. La reproducción o Quemadura de segundo grado

Las quemaduras de segundo grado afectan tanto la capa externa de la piel como la
subyacente, causando dolor, enrojecimiento, inflamación y ampollamiento.

Actualizado: 2/19/2008
Fecha de revisión: John E. Duldner, Jr., MD, MS, Assistant Professor of Emergency Medicine, Director of Research,
Department of Emergency Medicine, Akron General Medical Center and Northeastern Ohio Universities College of
Medicine. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director,
A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation
HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor
independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad.
A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de
salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de
A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet
(Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red
(Health on the Net Foundation: (www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o
tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento
de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a
otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2009 A.D.A.M., Inc.
La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Quemadura de tercer grado


Las quemaduras de tercer grado se extienden a tejidos ms profundos, haciendo que la
piel se torne marrn o negra, y hasta insensible.

Actualizado: 2/19/2008

Fecha de revisión: John E. Duldner, Jr., MD, MS, Assistant Professor of Emergency Medicine, Director of Research,
Department of Emergency Medicine, Akron General Medical Center and Northeastern Ohio Universities College of
Medicine. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director,
A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation
HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor
independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad.
A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de
salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de
A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet
(Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red
(Health on the Net Foundation: (www.hon.ch).

Primeros auxilios en caso de quemaduras menores - Serie


Procedimiento, parte 1

Para el tratamiento de una quemadura menor, se debe regar agua fría sobre el área de la
quemadura o remojarla en un baño de agua fría (no agua helada), manteniendo el área
sumergida durante al menos 5 minutos.

Actualizado: 2/19/2008

Fecha de revisión: John E. Duldner, Jr., MD, MS, Assistant Professor of Emergency Medicine, Director of Research,
Department of Emergency Medicine, Akron General Medical Center and Northeastern Ohio Universities College of
Medicine. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director,
A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare
Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar
que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras
empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la
politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los
miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics
MANUAL

TEMA 86. LA QUEMADURA. CLASIFICACIÓN, FISIOPATOLOGÍA, RESU


Generalidades QUEMADO EXTENSO Y TRATAMIENTO MÉDICO DEL QUEMADO NO E

Carmen Torre Beltrami. Residente de 2º año. Hospital Universitario Virgen


Cabeza y Cuello José Ignacio Ortega Martínez. Facultativo Especialista de Area. Hospital U
Rocío. Sevilla
Javier Luis Valero Gasalla. Hospital Juan Canalejo. La Coruña
Tronco

Miembro superior

Extremidad inferior CLASIFICACION

Sistema Urogenital Clasificación histológica


Ésta es la principal de las clasificaciones utilizadas para las quemaduras. Se
fisiología de la piel y sus capas; especialmente, en su capacidad de regener
espontánea y de actuar como barrera cutánea. Así, según la capa alcanzad
quemaduras se clasifican en:
Quemaduras
• Primer grado (epidérmica): epidermis
• Segundo grado (dérmica): epidermis y dermis
Cirugía Estética
 segundo grado superficial: epidermis y dermis papilar
 segundo grado profundo: epidermis y dermis reticular
• Tercer grado (subdérmica) : hipodermis
Clásicamente se habla también de quemaduras de cuarto grado para referir
afectan al tejido subcutáneo, músculo, fascia, periostio o hueso.
La evaluación de la profundidad de las quemaduras es, con frecuencia, difíc
La siguiente tabla resume las características de los distintos tipos de quema

Tabla I.
Quemaduras de segundo
Quemaduras de
grado
primer grado
Dérmica
superficial Dérmica
profunda

–Sol –Líquidos –Líquidos


Causa
calientes calientes
–Fogonazo menor
–Fogonazos o –
llamas Fogonazos
–Exposición o llamas
breve a –
sustancias Exposición
químicas prolongada
diluidas a
sustancias
químicas
diluidas

Color Rosado Rosado o rojo Rojo


brillante oscuro o
blanco
amarillento
moteado
–Tamaño –Ampollas
Superficie Seca o pequeñas
variable; menores, a
vesículas
ampollas veces rotas
grandes

–Exudado Ligerament
abundante e húmeda


Sensación Dolorosa Dolorosa
Disminució
n de la
sensación
al pinchazo


Sensación
de presión
profunda
intacta

Textura Suave, con edema Engrosada por Edema


mínimo y posterior edema, pero moderado
exfoliación flexible con menor
superficial elasticidad

Cicatrización 2-3 días 5-21 días >3


semanas

Es importante destacar que la valoración de las quemaduras en niños pequ


los menores de cuatro años- difiere de forma notable respecto a la de los ad
de apariencia superficial son en los niños más profundas. Al ingreso, las que
grado tienen en ellos color rojo intenso (por lo que podrían parecer de segun
se aprecian las típicas lesiones blancas o en pergamino.

Clasificación etiológica
• Escaldadura
• Llama
• Sólido caliente
• Eléctrica (por paso de corriente, a diferencia de la producida por fla
llama)
• Química
Esta clasificación tiene también su importancia, dado que algunos grupos (c
químicas y las eléctricas) se comportan de manera específica y merecen un

FISIOPATOLOGIA DE LA QUEMADURA
La lesión por quemadura rompe la homeostasis del organismo más que ning
traumatismo, afectando prácticamente a todos los órganos de la economía.
correcto tratamiento deben comprenderse bien los mecanismos que se dese
forma poder actuar en consecuencia.
Alteraciones hemodinámicas
Una quemadura cutánea se manifiesta, desde el punto de vista anatomo-pa
necrosis de coagulación, con trombosis microvascular en las áreas más pro
vecino suele presentar, además, zonas de estasis e hiperemia, tal como se
Estas áreas de necrosis incompleta reciben el riego de una microcirculación
evitarse en ellas la progresión del daño por medio de una reanimación adec

La necrosis por quemadura da lugar a una pérdida de la integridad capilar, p


extravasación de líquido desde el compartimento intravascular hacia el inter
consiguiente formación de edema. Pero el paso masivo de líquido del comp
intersticial se debe también a otros factores:
• Alteración de la integridad de la microcirculación.
efecto del calor, la microcirculación se ve afectada por el efecto de
la inflamación (prostaglandinas, tromboxano, kininas, serotonina, c
leucotrienos) que se activan o generan en el tejido lesionado. Esto
contribuyen a determinar la gravedad y evolución de la lesión local
que produce a distancia. En la figura 2 se resume la acción de los
que actúan en la quemadura. Se han ensayado tratamientos con a
de estos mediadores (como el ibuprofeno7, anti-H1, anti-H2...), obt
parcialmente correctoras del edema postquemadura. Con todo, los
suficientemente demostrados.

Por lo general, la formación de edema en una quemadura pequeña alcanza


las 8 y 12 horas posteriores a la lesión. En cambio, en el caso de quemadur
más tarde, entre las 18 y 24 horas, porque la hipovolemia sistémica retrasa
líquido.
Esta pérdida de la integridad microvascular conduce no sólo a la extravasac
plasma hacia el intersticio, sino también de proteínas. De este modo, la com
acumulado en el intersticio se asemeja estrechamente a la del plasma en su
y electrolitos. Las pérdidas proteicas son proporcionales al tamaño de la les
pierde líquido -sin proteínas- hacia tejidos sanos lejanos a la lesión, aunque
en menor volumen. Este hecho se debe a la hipoproteinemia secundaria -qu
presión osmótica a ambos lados de la membrana capilar, según la ley de St
su vez, responsable de la formación de edema pulmonar, aunque no suele t
en ausencia de inhalación y con una reanimación adecuada. En general, la
los tejidos, ya sean sanos o quemados, se acentúa considerablemente con
líquidos, si bien, como veremos más adelante, varía según la solución utiliza
• Alteración de la membrana celular. La presencia de factores circ
grasos libres liberados después de la lesión, y la disminución de la
membrana -debida a la pérdida de volumen intravascular y consec
provocan una alteración en el potencial de membrana de la célula
célula debida a la entrada de sodio y de agua desde el espacio ext
es especialmente evidente en el músculo y dura de 24 a 36 horas.
• Aumento de presión osmótica en el tejido quemado.
el tejido quemado parece deberse a una gran extravasación de sod
compartimento plasmático, que genera hiponatremia. De ahí la imp
grandes concentraciones de sodio en la reanimación.
Estas tres alteraciones provocan una inestabilidad hemodinámica -
precoz del volumen plasmático y un aumento en la resistencia vasc
gasto cardíaco disminuido -al parecer más por la hipovolemia que
depresor del miocardio generado tal vez por la quemadura. Este fa
responsable de la persistencia de un gasto cardíaco reducido tras
tensión arterial (T.A.) y la diuresis.
Aunque la T.A. se mantiene prácticamente dentro de los niveles no
lesión, la contracción contínua del volumen intravascular, muy rápi
quemados con más del 20-25% de superficie corporal quemada -S
disminución del gasto cardíaco, disminución del riego periférico y a
medida que se establece el shock por quemadura.
Pasadas las primeras 24 horas se normaliza la permeabilidad al pa
que los coloides administrados en este periodo permanecerán norm
circulación.

Alteraciones metabólicas
Tras la quemadura, el organismo responde con una serie de alteraciones ho
comienzan con un aumento de las catecolaminas e incluyen el descenso de
del glucagón, la ACTH, el cortisol, la hormona del crecimiento y los mediado
los que hablamos en el apartado 2.1. Las consecuencias metabólicas de tod
• aumento importante del gasto metabólico,
• aumento en los requerimientos nutricionales. Se produce la moviliz
glucosa y aumenta la neoglucogénesis a partir de las proteínas y la
Con el objetivo de disminuir el hipermetabolismo y ayudar a preservar la inte
intestinal, reduciendo de este modo la incidencia de infecciones5, se ha rec
precoz de la nutrición enteral en el paciente quemado. Ello favorece igualme
frente a las úlceras de estrés20.
La glucosa es el principal nutriente de los tejidos quemados y de las células
cicatrización. Pese a incrementarse súbitamente sus niveles plásmaticos tra
de la resistencia a la insulina hace que su aporte vaya preferentemente a lo

Alteraciones respiratorias
La insuficiencia respiratoria es la causa más frecuente de muerte durante lo
posteriores a la quemadura. La cuarta parte de los quemados hospitalizado
complicación respiratoria y de ellos casi el 50% fallece por esta causa.
Se pueden afectar todos los niveles del tracto respiratorio:
• vías aéreas superiores (laringe): por acción directa del calor e irrita
producidos en la combustión,
• vías aéreas inferiores (traquea y bronquios): por el contenido gase
aire inspirado, lo que provoca una broncoconstricción generalizada
el tromboxano A,
• parénquima pulmonar en lesiones con inhalación de humo: debido
reacción a distancia del calor y a mediadores de la inflamación. La
disminuye en las primeras 24 horas, apareciendo posteriormente u
del surfactante (el mismo que ocurre en el Síndrome de Distres Re
También se altera el cociente ventilación/perfusión;
• parénquima pulmonar sin inhalación de humo: aparece un edema p
efecto de mediadores de la inflamación que, aunque no suele prov
predispone a la infección pulmonar.

Alteraciones renales
La causa principal de insuficiencia renal aguda en el paciente quemado es l
resucitación con líquidos sólo normaliza el flujo sanguíneo renal tras el resta
resto de órganos. Por ello, la diuresis es el índice accesible más seguro par
si bien no es un reflejo exacto del flujo renal total. La insuficiencia renal en e
aparecer de dos formas6:
• durante las primeras horas o días: suele ser de tipo prerrenal., por
aparecer si se realiza una reanimación adecuada y precoz;
• a partir de la segunda semana: suele ser de tipo renal y debida gen
nefrotóxicos o a sepsis.
A pesar de la hemodiálisis y de las nuevas técnicas de depuración extrarren
hemofiltración arteriovenosa contínua y sus variantes– , la mortalidad asocia
renal aguda en pacientes quemados persiste en torno al 80%.

Alteraciones hematológicas
La quemadura afecta a las tres series:
• Serie roja:
 hemólisis intravascular (por efecto directo del calor), cuya
la extensión y gravedad de la lesión (generalmente afecta
pero puede alcanzar hasta el 40%);
 aumento del hematocrito, sobre todo en las primeras 24 h
puede alcanzar el 70%), sin que este aumento de viscosid
una mayor incidencia de trombosis.
Los dos efectos anteriores (contrapuestos entre sí) hacen que la ca
conserve proporcionalmente en la sangre.
• Serie blanca: leucocitosis con neutrofilia, como corresponde a una
ante una agresión.
• Plaquetas:
 trombocitopenia en los primeros días, por secuestro en la
 trombocitosis, pasada una semana (por sobreestimulación

Alteraciones inmunológicas
A pesar de todos los esfuerzos empleados en la lucha contra la infección, é
primera causa de muerte pasados los primeros días post-quemadura.
Las causas se resumen en :
• alteración de las barreras mecánicas, tanto la piel, como las mucos
intestinal);
• pérdida de proteínas, incluyendo aquellas necesarias para la funció
por alteración de la barrera endotelial, como por déficit de síntesis;
• alteración de los sistemas de defensa humoral y celular.
REANIMACION DEL QUEMADO GRAVE
Antes de entrar en la reanimación del paciente quemado, revisaremos previ
severidad de una quemadura (tabla 2). Los factores de gravedad del pacien
extensión, la profundidad y la localización de la quemadura, así como la eda
enfermedades o lesiones asociadas.

Tabla II.
15% SCQ o menos de primer o segundo
Quemado menor
10% SCQ o menos de primer o segundo grado en el niño
2% SCQ o menos de tercer grado en niño o adulto que no incluy
genitales

15%-25% SCQ de segundo grado en adulto


Quemado
moderado
10%-20% SCQ de segundo grado en niño
2%-10% SCQ de tercer grado en niño o adulto que no incluya ojo

>25% SCQ de segundo grado en adulto


Quemado mayor
>20% SCQ de segundo grado en niño
>10% SCQ de tercer grado en adulto o niño
Toda quemadura que incluya ojos, orejas, cara , genitales, mano
Trastornos por inhalación
Quemaduras eléctricas
Lesiones por quemaduras complicadas que
traumas mayores
Pacientes de riesgo por condiciones médicas previas como ACVs
desórdenes psiquiátricos, etc.

En líneas generales, los objetivos de la reanimación son:


• restituir la pérdida de líquido secuestrado en el tejido quemado y, e
sano;
• aportar la menor cantidad de volumen de fluido necesario para ma
perfusión de los órganos, ya que parece claro que el edema es ace
usados en la reanimación. El parámetro no invasivo que mejor refle
órganos es la diuresis, que se considera aceptable cuando alcanza
ml/kg/h en adultos (más de 1 ml/kg/h si la quemadura es eléctrica)
(para niños menores de 30 kg). Es fundamental, en cualquier caso
reanimación;
• reponer las pérdidas de sodio plasmático, producidas por el paso d
quemados y hacia el espacio intracelular;
• evitar las soluciones que contengan dextrosa en adultos y niños m
supondrían un aporte total excesivo y perjudicial de la misma. Una
pequeños, cuyos depósitos de glucógeno son muy escasos y requ
hidratos de carbono.
La resucitación finaliza cuando cesa la formación de edema, lo cual ocurre g
24 y 48 horas post-quemadura. No puede olvidarse, a partir de ese moment
pérdidas diarias de líquidos que se producen a través de la quemadura, esti
siguiente ecuación: 0,35 x 10.000 x m2 SCQ (resultado en cc/h).
El tipo de líquido de reposición utilizado en la reanimación del quemado exte
S.C.Q.) es todavía hoy en día un tema controvertido, que ha sufrido numero
largo de los años. Existen diferentes pautas de resucitación, todas ellas con
aceptable, sin que ninguna de ellas haya demostrado ventajas e inconvenie
desbancar al resto. De hecho, en un estudio reciente, se afirma que ninguna
cumple los criterios científicos de medicina basada en la evidencia16. Es im
diferentes fórmulas son simplemente guías para iniciar la reanimación, siend
monitorización del paciente, a fin de ajustar el tratamiento a las necesidades
evolución.
Muchas fórmulas distinguen claramente entre la reanimación del paciente q
primeras 24 horas y la de las siguientes, debido a que en ese primer periodo
permeabilidad capilar al paso de proteínas en los tejidos quemados (en el re
se altera la permeabilidad para el paso de líquidos). Cumplido ese plazo, se
barrera que impide el paso de proteínas. Ello diferencia a quienes usan colo
primeras 24 horas de quienes no lo hacen.

Resucitación en adultos
La siguiente tabla resume las distintas fórmulas de resucitación:

Tabla III. Fórmulas para estimar la necesidad de fluidos en la resucitación


Fórmulas con
Electrolitos: Coloide:
coloides:

Salino al 0,9% 1 ml/kg/ 1 ml/kg/


%SCQ %SCQ
Evans
Dx5% en agua 2000ml

Ringer Lactato 1,5ml/kg/ 0,5 ml/kg


Brooke
%SCQ

Dx5% en agua 2000ml

PFC 75
Slater
Ringer Lactato 2 l/24 h ml/kg/24
h

BET
Ringer Lactato 220 cc x
m2SCQ /h Seroalbú
mina

10%
0-8 h

7,5%
8-16 h

5%
16-24 h

Fórmulas con
cristaloides:

Parkland
Ringer Lactato

4 ml/kg/%SCQ (1/2 en 8 h
y 1/4 en cada una de las
siguientes 8 h)

Brooke
modificada Ringer Lactato

2 ml/kg/%SCQ

Fómulas
salinas
hipertónicas:

Monafo Volumen para mantener


diuresis a 30 ml/h

Fluidos con 250 meq Na/l

-Ringer Lactato + 50 meq


NaHCO3 (180 meq
Hipertónica
modificada
Na/l) durante 8 h para
diuresis 30-50 ml/h
(Warden)
-Continuar con Ringer
Lactato simple para
idéntica diuresis

Fórmula con -Dextrano 40 en salino:


dextrano 2 ml/kg/h (durante 8 h)
(Demling)
-Ringer Lactato: para
diureis de 30 ml/h

-PFC: 0,5 ml/kg/h


(durante 18 h, pasadas
las primeras 8 h)

PFC: Plasma fresco congelado


Dx5%: Dextrosa al 5%, para pérdidas insensibles

• Cristaloide:
La solución Ringer Lactato, con una concentración de sodio de 130
más frecuentemente utilizado como fluido de resucitación en el pac
defensores del uso exclusivo de cristaloides para la reanimación -e
las primeras 24 horas- consideran que el tratamiento con coloides
resultado en el mantenimiento del volumen intravascular -ya se ha
de la permeabilidad capilar para las proteínas que ocurre durante l
el tejido quemado- ni una disminución de la mortalidad, y son cierta
La cantidad de cristaloide a añadir depende de los parámetros usa
fórmulas de reanimación. Considerando adecuada una diuresis de
indicador de una correcta perfusión periférica, se necesitarían unos
cristaloides durante las primeras 24 horas. Obviamente, para logra
abundante, habría que aumentar el ritmo de infusión. La pauta Par
modificaciones) es una de las más utilizadas, a pesar de lo cual ha
consideran que las necesidades de fluidos, calculadas con la pauta
las estimadas hasta en el 58% de los casos10. Recientemente se h
de ácido ascórbico a altas dosis en la resucitación disminuye de fo
volumen final de fluidos requeridos22.
El principal inconveniente que se achaca a este tipo de resucitació
hipoproteinemia secundaria que se desarrolla en quemados extens
déficit de proteínas en el intersticio, genera una mayor formación d
• Coloides:
La resucitación con coloides se fundamenta en el hecho de que el
tejido quemado tiene la misma composición que el plasma, por lo q
electrolitos, se propugna la infusión de proteínas plasmáticas. Esta
forma de:
 soluciones con albúmina (que aportan un mayor poder on
 plasma fresco congelado (que además de proteínas oncó
de otro tipo, como las inmunológicas);
 plasma tratado con calor (en que las proteínas pueden de
Hay tres grupos de autores a este respecto:
 algunos piensan que no deben usarse soluciones con pro
primeras 24 horas (Moyer19, Baxter3,etc.). Opinan que és
efectivas que el suero con electrolitos para el mantenimie
intravascular. Este principio obvia el hecho de que en los
existe una alteración de la permeabilidad para el paso de
proteínas;
 otros creen que las proteínas se deben administrar entre 8
la quemadura (Demling8). Para afirmar ésto se basan en
experimental realizada por Demling: la recuperación y el m
contenido proteico plasmático sólo son efectivos una vez
la quemadura, tras lo cual pueden mantenerse niveles ad
infusión de proteínas;
 por último, quienes opinan que las proteínas, en particular
utilizarse desde el mismo inicio de la reanimación (Evans1
Se basan en que las proteínas administradas sólo se pier
quemado, pero no en el tejido sano. En este sentido, se h
años en España (Gómez-Cía y L. Roa12; 1993) un estudi
resultados obtenidos con con cristaloides -en concreto, co
con coloides -usando la pauta BET (desarrollada por simu
en un modelo matemático)-. Los resultados mostraron que
hemodinámica se mantuvo en ambos casos, los pacientes
BET mostraron menor hemoconcentración, valores de pro
niveles superiores (por encima de 5 gr/dl) y una cantidad
administrado sensiblemente menor, con una menor forma
menor aumento de peso. Una desventaja a considerar es
económico que supone esta pauta de reanimación.
Lo que sí parece aceptado es que en caso de quemaduras muy ex
SCQ), en el caso de pacientes ancianos y cuando ha habido inhala
resucitación con coloides no sólo provoca menos edema, sino que
mantenimiento de la estabilidad hemodinámica. En los niños peque
con frecuencia la administación de coloides, por la drástica reducci
que en ellos se produce durante el shock por quemadura.
• Fórmulas salinas hipertónicas:
Monafo18 fue hace años el primero en demostrar que con el uso d
(240-300 meq/l de ClNa), usando la diuresis como indicador del éx
requiere una menor cantidad total de líquidos y, consecuentemente
edema. Paradójicamente, se ha comprobado que el edema intersti
quemados como no quemados, resulta ser mayor con esta pauta. E
de menor edema resultante se debe a que este líquido acumulado
del medio intracelular, aunque no parece que dicha deshidratación
Éste es aún una cuestión controvertida.
Es importante destacar que debe vigilarse estrechamente la conce
ya que si ésta sobrepasa los 160 meq/dl se corre el riesgo de apar
cerebrales (por deshidratación hipernatrémica) y de que disminuya
aumento secundario de la hormona antidiurética).
Una modificación de la pauta hipertónica (Warden23) se ha usado
del 40-50% de SCQ y con acidosis metabólica, añadiendo bicarbon
180 meq/l de sodio. Se usa durante 8 horas, tras lo cual suele cede
se continúa la reanimación sólo con Ringer lactato.
• Fórmulas con dextrano:
El dextrano es un polímero de la glucosa que puede presentar dist
Los más usados son el Dextrano 40 (40.000 daltons) y el Dextrano
Éste último puede presentar problemas alérgicos e interferir con el
Dextrano 40 mejora la microcirculación, al disminuir la agregación
las necesidades de fluidos hasta casi la mitad para el correcto man
intravascular.
Resucitación en niños.
Para un niño la pauta de reanimación debe ser más precisa que para un ad
similar. Además, los niños presentan un reserva fisiológica global menor.
La necesidad media de fluidos para niños en las primeras 24 horas es de 5.
Las pautas de reanimación descritas para niños se resumen en la siguiente

Tabla IV. Fórmulas para estimar las necesidades de fluidos en quem


4ml x kg x %SCQ Primeras
Pauta de la
Unidad
+ Segundas
Cincinnati
1500ml x
m2SCQ Terceras

5000ml/m2SCQ Primeras 24h:Ringer Lactato+12,5


Pauta de la
Unidad
+ Segundas 24h:Ringer Lactato+12
Galvestone
2000ml/m2SCQ

TRATAMIENTO MEDICO DEL QUEMADO NO EXTENSO

Criterios de tratamiento ambulatorio


Los pacientes quemados pueden ser tratados hospitalariamente, en servicio
Unidades de Quemados, o de forma ambulatoria. Los resultados en el tratam
externos son generalmente buenos, siempre que hayan sido correctamente
Los factores a considerar en la decisión de tratar a un paciente ambulatoriam
acompañados de una buena dosis de sentido común, son los siguientes: 1)
extensión de la quemadura; 3) profundidad de la misma; 4) enfermedades p
asociadas; 6) situación social.
• Edad: Los pacientes menores de 5 años y los mayores de 60 tiene
de morbilidad y mortalidad tras sufrir una quemadura. En los niños
considerar la posibilidad de malos tratos, lo cual requeriría ingresar
• Extensión: A mayor extensión de quemadura, peor pronóstico. El
tanto por ciento de extensión corporal de una quemadura se hace
los nueves” (con una variación para el caso de los menores) tal y c
3. Para realizar un cálculo más exacto, se utilizan las gráficas de L
en la fig. 4.
Deberán ser ingresados todos aquellos pacientes que requieran fluidos intra
comprende a aquellos adultos con SCQ > 20% y a los niños con SCQ > 10%
que, por la causa que fuere, estuvieran previamente deshidratados.
• Profundidad: La profundidad de la quemadura tiene menor import
determinar la necesidad de cuidado hospitalario. Una excepción so
cuya profundidad haga prever de entrada que requerirán intervenc
que esta necesidad no es fácil de valorar en primera instancia). Ex
pesar de la necesidad de tratamiento quirúrgico, los pacientes pue
ambulatoriamente e ingresar directamente para la intervención.
• Enfermedades previas: La existencia de enfermedades previas e
de la quemadura: insuficiencia renal, insuficiencia cardíaca conges
EPOC, diabetes mellitus, secuelas de alcoholismo, uso de esteroid
etc.
• Lesiones asociadas y etiología: Especialmente en las quemadur
desde cierta altura) o en aquellas sufridas en accidentes de tráfico,
haber sufrido alguna lesión grave asociada que agrave el pronóstic
quemaduras químicas y las eléctricas pueden tener consecuencias
ejemplo, alteraciones del ritmo cardíaco en las eléctricas o hipocalc
producidas por ácido fluorhídrico.
• Localización de la quemadura: Hay zonas del cuerpo (manos, pie
articulaciones) que por su localización y función dificultarán la inde
En otros casos, la distribución de las quemaduras hace que requie
especiales, como las quemaduras circunferenciales, que pueden p
Estas situaciones exigirán el ingreso en un hospital.
• Situación social: Los pacientes externos deben presentar unas co
permitan el cuidado e higiene correctos de la lesión, así como disp
hospital a fin de realizar las curas locales y revisiones necesarias.

Tratamiento del quemado no extenso.


Los objetivos son: 1) control del dolor; 2) limpieza y desbridamiento de la qu
agentes tópicos; 4) cobertura de la lesión; 5) elevación del área quemada; 6
antimicrobiana; 7) controlar el prurito; 8) rehabilitación (en caso de ser preci
• Control del dolor.
El dolor es muy intenso inicialmente y se modera de forma espontá
horas. La manipulación de la quemadura durante las curas locales
La mayoría de los pacientes ambulatorios requiere analgésicos, sie
administración por vía oral. En caso de necesitar analgesia intrave
al ingreso hospitalario. Si la intensidad del dolor es leve, suele ser
AINEs, AAS o analgésicos menores. Si es moderada, habrá que re
oral de absorción lenta. Para procedimientos más dolorosos, como
administrar bolos de MST oral (0.25 – 0.5 mgr/Kgr) 60 minutos ante
subcutánea o intramuscular (0.1 – 0.3 mgr/Kgr) 15-30 minutos ante
requieren analgesia-sedación extra para dormir.
• Limpieza y desbridamiento de la quemadura.
Si la quemadura es química, deberá irrigarse (no sumergirse) inme
abundante agua a chorro durante un periodo prolongado de tiempo
hasta 1 hora (a excepción de la quemadura por cal viva, que no se
antagonizantes específicos para algunas sustancias químicas prod
ácido fluorhídrico/gluconato cálcico; fenol/agua y alcohol; fósforo b
con el oxígeno, prende)/SO4Cu al 4% (que forma una película que
Todas las quemaduras deben limpiarse cuidadosamente, usando a
antiséptico. De entre todos ellos el que más eficacia ha demostrad
actúa contra la flora comensal de la piel.
El tratamiento de las ampollas es todavía controvertido. Algunos de
dejarse intactas, alegando la protección que ello supone para la zo
consiguiente disminución del dolor. Pero se ha demostrado que el
ampolla contiene mediadores de la inflamación, que, si no se elimin
actuando localmente, con potenciales efectos adversos14, como e
favoreciendo la contracción de la cicatriz24. Por ello, se aconseja e
misma. La reabsorción espontánea del fluido ocurriría pasada una
• Agentes tópicos.
Hay tres agentes antimicrobianos tópicos de eficacia contrastada (
nitrato de plata y acetato de mafenida), aunque cada uno de ellos t
ventajas y desventajas, que se resumen en la tabla V. El más utiliz
argéntica, si bien debe evitarse su uso en el caso de pacientes alé
cuando se haya desarrollado resistencia bacteriana a su acción (un
los hospitales). El de segunda elección, en dichos casos, es el ace
Además de los tres agentes nombrados, existen otras posibilidade
antimicrobiano, como los siguientes:
 clorhexidina: aunque en determinadas formulaciones (co
difosfonilato...) tiene un espectro de acción similar a la sul
inconveniente de provocar dolor al aplicarla;
 povidona yodada: a pesar de presentar una excelente ef
ser aplicada sobre piel sana, en la piel quemada han apar
secundarios a su absorción sistémica (toxicidad renal, tiro
fibroblastos...);
 nitrato de cerio asociado a sulfadiacina argéntica
antimicrobiana clínica similar a la sulfadiacina (superior in
complicaciones secundarias (alteraciones electrolíticas, m
 antibióticos tópicos (gentamicina, polimixina, mupirocina
uso se limita a los casos de infección por gérmenes concr
En cualquier caso, y cualquiera que sea el agente utilizad
prontitud, antes de que ocurra una invasión bacteriana de
Tabla V.

Nitrato de plata Acetato de


mafenida

Componente activo O,5% en solución 11,1% en base


acuosa hidromiscible
Gramnegativos: bueno Gramnegativos:
Espectro de actividad
bueno
antibacteriana
Grampositivos: bueno
Levaduras: bueno Grampositivos:
bueno
Levaduras: malo

Cuidado de la herida Apósitos oclusivos Exposición


–No causa dolor –Penetra en la
Ventajas
escara
–No hipersensibilidad
–No resistencia de –Fácil vigilancia
gramnegativos de la herida
–Mayor eficacia contra –No restringe el
levaduras movimiento
–Los apósitos reducen articular
la pérdida de calor por –No resistencia
evaporación de
gramnegativos

–Déficit de Na, K, Ca, –Dolor en


Desventajas
Cl quemaduras de
espesor parcial
–No penetra escaras
–Limita mov. articular –Susceptibilidad a
–Metahemoglobinemia acidosis por
(rara) inhibición de la
–Argiria (rara) anhidrasa
–Tinción de apósito y carbónica
ropa
–Reacción de
hiperensibilidad
(7% de los
pacientes)

• Cobertura de la quemadura.
El vendaje (con vendas o malla) debe realizarse en condiciones ad
Deberá ser tal que cumpla los siguientes propósitos: absorber el flu
lesión, proteger y aislar la quemadura del exterior y disminuir el do
periodicidad del cambio de vendaje en un paciente ambulatorio dep
no agentes tópicos (considerando su vida media), de la cantidad de
caso, nunca deberá superar las 48 horas, ya que en los pacientes
importante descartar visualmente los posibles signos de infección c
• Elevación del área quemada.
Éste es uno de los procedimientos más efectivos para reducir el ed
secundariamente, la infección de las zonas quemadas. Se recomie
con las áreas lesionadas y, cuando estén en reposo, mantenerlas l
altura del corazón.
• Profilaxis antimicrobiana.
Todos los pacientes quemados deben recibir profilaxis antitetánica
vacunados en los últimos 5 años, se les debe administrar toxoide y
antitetánica.
El uso de antibióticos sistémicos en pacientes ambulatorios no es n
signos evidentes de infección. Por esta razón es muy importante la
si aparecen dichos signos: fiebre, malestar general y cambios atípi
evolución de la quemadura. El uso de antibióticos profilácticos pue
aparición de resistencias bacterianas -problema creciente en la act
cual, sobre todo en determinadas circunstancias desfavorables, alg
aconsejan.
• Control del prurito.
El prurito es una manifestación que genera gran molestia y puede
anterior. Su intensidad es muy aguda inmediatamente después de
quemaduras. El mecanismo que lo produce no está del todo aclara
segura su relación con la liberación de histamina por las células ce
los fármacos más utilizados para combatirlo son los antihistamínico

BIBLIOGRAFIA
1. Achauer B.M. “Atención del paciente quemado”. México D.F.: Ed. E
1988. Pp. 67-78 y 92-120.
2. Alderson P., Schierhout G., Roberts Y., Bunn F. “Colloids versus cr
resuscitation in critically ill patients”. Cochrane Database Syst Rev;
3. Baxter C.R., Shires G.T. “Physiological respond to cristalloid resusc
Ann N Y Acad Sci. 1968; 150: 874-94
4. Bunn F., Roberts Y., Tasker R., Akga E. “Hypertonic versus isotoni
resuscitation in critically ill patients”. Cochrane Database Syst Rev.
5. Chiarelli A. “Very early nutrition supplementation in burned patients
51: 1035-1039
6. Chrysopoulo M.T., Jeschke M.G., Dzwiewlski P. “Acute renal dysfu
adults”. J Trauma. 1999; Jan; 46(1): 141-4.
7. Demling R.H. “Fluid resuscitation”. En The art and Science of Burn
A Jr. Rockville, Aspen, 1987. Pp. 189-202.
8. Demling R.H., Lalonde C. “Topical ibuprofen decreases early postb
1987 ; 102: 857.
9. Du G., Slater H., Goldfarb I.W. “Influence of differnt resuscitation re
gain in extensively burned patients”. Burns. 1991; 17: 147-50.
10. Engraw L.H., Colescott P.L., Kemalyan N. et al. “A biopsy of the us
resuscitate burns or do we do like Charlie did?”. J Burn Care Rehab
21(2): 91-5.
11. Evans E.I., Purnell O.J., Robinett P.W., et al. “Fluid and electrolyte
burns”. Am Surg. 1951 ;135. 804e
12. Gómez-Cía T., Roa L. “A burn patient resuscitation designed by co
Part 2: initial clinical simulation”. Burns. 1993; 19 (4): 332-38.
13. Gunn M.L., Hansbrough J.F., Davis J.W., Furst S.R., Field T.O. “Pr
trial of hypertonic sodim lactate vs. lactated Ringer´s solution for bu
Trauma. 1989; 29: 1261-7.
14. Heggers J.P., Ko F., Rorson M.C., Heggres R. “Evaluation of burn
Reconstr Surg. 1980; 65: 798-804
15. Herndon D.N. “Total Burn Care”. London: Saunders Company LTD
16. Holm C. “Resuscitation in shock associated with burns: Tradition or
medicine?”. Resuscitation. 2000; May; 44(3): 157-64.
17. Marinov Z., Kvalteni K., Koller J. “Fluid resuscitation in thermally inj
Acta Chir Plast. 1997; 39(1): 28-32.
18. Monafo W.W. “The treatment of burn shock by the intravenous and
hypertonic lactated saline solution”. J Trauma. 1970; 10: 575.
19. Moyer C.A., Margraf H.W., Monafo W.W. “Burn shock and extravas
treatment with Ringer´s solution with lactate”. Arch Surg. 1965; 90:
20. Raff T., Germann G., Hartmann B. “The value of early enteral nutrit
stress ulceration in the severely burn patient”. Burns. 1997; Jun; 23
21. Schwartz S.I., Shires G.T., Spencer F.C. “Principios de cirugía. Vol
Graw Hill, Inc., 1994. Pp. 231-255.
22. Tanaka H., Matsuda T., Miyagantani Y. et al. “Reduction of resusci
severely burned patients using ascorbic acid administration: a rand
study”.Arch Surg. 2000; Mar; 135(3): 326-31.
23. Warden G.D. “Burn shock resuscitation”. World J Surg. 1992; 16: 1
24. Wilson A.M., Mc Grouther D.A., Eastwood M., Brown R.A. “The effe
fibroblast contraction”. Burns. 1997; Jun; 23(4): 306-12.
Copyright © 2000-2001 SECP

Noticias

Novedades

Centro de Prensa

Información para Pacientes

Intervenciones Quirúrgicas

Cirujanos Miembros

Hospitales

Revista IberoLatinoamericana

Sitios de Interés

Página web

Cursos y Congresos

Casas Comerciales

Educación Médica Continuada

Residentes

Bolsa de Trabajo

Investigación y Becas

Servicios y Productos

Documentos

Boletín Informativo

Area para Miembros

Objetivos y Misión

Historia

Estatutos

Junta Directiva

Fundación Docente