Está en la página 1de 4

http://www.buscadoresdelreino.com/heterofobia.

htm
Este texto puede ser reproducido siempre que se haga sin alteración alguna y se cite la fuente
Página 1 de 3

EL DISCURSO ANTICATÓLICO -> Heterofobia, un discurso


totalitario anticristiano

Sinopsis: "Heterofobia" es un neologismo que propongo, para definir los


prejuicios contra quienes no compartimos el discurso prohomosexual.
También alude al odio que existe contra los cristianos, por el solo hecho
de que no compartimos el libertinaje sexual y todo lo que implica
(aborto, desintegración familiar, etc.).

Pedro Nel Rueda Garcés


Webmaster y autor de “Buscadores del Reino” (www.buscadoresdelreino.com)
pedro@buscadoresdelreino.com
Consta en la Declaración Universal de los Derechos humanos1 que "Toda persona tiene
derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye
la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su
religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado,
por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.". Sin embargo, esos derechos son
negados cada vez con más frecuencia cuando se trata de cristianos. El año pasado, por
ejemplo, en Glasgow, Escocia, unos bomberos, debido a sus convicciones morales, se
negaron a participar en un desfile de "orgullo gay" y por tal causa se enfrentaron a
procesos disciplinarios (vea la nota en el site de la BBC2). ¿Eso es heterofobia? Sin
duda.
La expresión de moda del discurso anticristiano es lo que llamo "heterofobia".
Propongo una nueva definición para el término, en psicología aplicado a quien tiene
fobia al sexo opuesto3:: es la discriminación en todas sus formas contra quienes no
compartimos o discrepamos del ejercicio de la homosexualidad, y en forma amplia todo
el ataque anticristiano derivado del hecho de no compartir o discrepar del discurso
prolibertinaje sexual y antifamiliar de los medios de comunicación, los políticos y los
activistas de esas corrientes, entre otros. Ya la Biblia había advertido que esto ocurriría:
"Ya es bastante el tiempo que dimos a todo lo que buscan los paganos: excesos,
pasiones, borracheras, orgías y culto de los ídolos. A ellos les parece raro que
ustedes ahora no corran con ellos hacia ese torrente de perdición, e incluso lo
interpretan mal; pero tendrán que rendir cuentas a Aquel que está preparado para
juzgar a vivos y a muertos." (1 Pe 4, 3-5)
La heterofobia tiene muchísimas expresiones. En los medios de comunicación, la
absoluta parcialidad que muestran contra los valores cristianos relacionados con moral
sexual, y en especial el temor a permitir que nosotros manifestemos nuestra posición en
igualdad de condiciones, ¿No se han fijado en el despliegue que otorgan promoviendo la
"causa homosexual", el asesinato de bebés4 o a cualquier manifestación del libertinaje
sexual? En el ambiente de los activistas prohomosexuales (y pro todo lo demàs) y de los
medios de comunicación que portan las mismas banderas, es el discurso cargado de
1
http://www.un.org/spanish/aboutun/hrights.htm
2
http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/scotland/glasgow_and_west/5216244.stm
3
http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-174-1-fobias.html
4
http://www.buscadoresdelreino.com/aborto.htm
http://www.buscadoresdelreino.com/heterofobia.htm
Este texto puede ser reproducido siempre que se haga sin alteración alguna y se cite la fuente
Página 2 de 3

epítetos automáticos contra nosotros (mojigatos, medievales, etc.), el desprecio de


nuestras creencias (incluso contra la Biblia, la cual no conocen) y en no hablar sino de
lo que les conviene (por ejemplo, ¿acaso ven ustedes noticias sobre la conversión de la
directora de la revista gay "Venus"?, clic aquí para la nota en inglés). En el gobierno, es
la forma unilateral en que quieren imponernos a nosotros y a toda la sociedad con toda
intencionalidad valores anticristianos a la fuerza, saltándose cualquier discusión sobre el
concepto de familia y el valor de la misma, o sobe los derechos a la liberta religiosa y a
la educación de nuestra familia según nuestras convicciones, y eso que son derechos
humanos consagrados en tratados internacionales ("Los padres tendrán derecho
preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos", num. 3, art.
26, Declaración Universal de los Derechos humanos), o incluso atentando contra
nuestra libertad de conciencia (lea, para ilustración, la nota "BRASIL: LA LEY
MORDAZA PRO GAY"5 en noticiasglobales.org)..
La heterofobia lleva a simplificar todas las objeciones en contra de esas corrientes. Todo
se resuelve con frases hechas, como que Jesucristo nos ama a todos por igual y por eso
todo está permitido (lo cual es un rechazo de la Biblia: "Nuestra vocación, hermanos, es
la libertad. No hablo de esa libertad que encubre los deseos de la carne, sino del amor
por el que nos hacemos esclavos unos de otros.", Gal 5, 13), que hay que ser modernos,
que en otros países tal o cual cosa está permitida (como en Holanda, donde se practica
la eutanasia hasta a bebés, vea la nota de Radio Netherland 6) y que por lo tanto eso es
bueno, que hay que acabar la "doble moral" (vaya uno a saber qué es eso exactamente,
pero igual Jesús decía de los maestros de la ley y los fariseos: "Hagan y cumplan todo lo
que ellos dicen, pero no los imiten" Mt 23, 3), que es una realidad (como si ese
argumento no aplicara a muchas conductas que hasta ellos condenarían, como los
gravemente extendidos maltrato conyugal o el abuso infantil), etc.. El problema es de tal
calibre que entienden que solamente hay tolerancia si pensamos como ellos, y si no les
formulamos reparo alguno.
La heterofobia está acompañada además con frecuencia de la tendencia a eludir las
discusiones de fondo. Entre otras:
-Si la familia es la célula básica de la sociedad, ¿dónde construyeron un concepto de
familia antes de pensar en crear legalmente el matrimonio de parejas del mismo sexo
(ver "Las parejas gay" en este site7; es un tema distinto a la creación de uniones
patrimoniales civiles)? ¿Cómo prohibirán "familias" poligámicas, poliándricas o "aldeas
familiares sadomasoquistas" o cosas por el estilo, comoquiera que suponen que la
sexualidad puede ejercerse sin limitaciones?
- ¿Cómo van a hablar de "infidelidad", si es que cada quien puede ejercer su sexualidad
como quiera?
- ¿Por qué meten en un solo saco el aborto o el ejercicio homosexual , y los derechos de
la mujer? Muchos homosexuales, por ejemplo, no comparten el aborto, para dar un
ejemplo, ni muchas mujeres proabortistas consideran correcto el ejercicio del
homosexualismo.

5
http://www.noticiasglobales.org/comunicacionDetalle.asp?Id=1000
6
http://www.informarn.nl/temasholanda/Eutanasia/hol050128_eutanasiabebes
7
http://www.buscadoresdelreino.com/parejasgay.htm
http://www.buscadoresdelreino.com/heterofobia.htm
Este texto puede ser reproducido siempre que se haga sin alteración alguna y se cite la fuente
Página 3 de 3

- ¿Por qué se sigue el discurso del aborto y de los "derechos reproductivos" impuesto
por las multinacionales como la IPPF (la International Planned Parenthood Federation 8,
la matriz organizaciones como la colombiana PROFAMILIA9), tomando sus campañas
como “verdad revelada”?
- ¿Por qué dicen que debe respetarse "la diferencia" y no respetan a quienes no
pensamos como ellos?
Con razón decía Pablo:
"Pues llegará un tiempo en que los hombres ya no soportarán la sana doctrina,
sino que se buscarán maestros a su gusto, hábiles en captar su atención; cerrarán
los oídos a la verdad y se volverán hacia puros cuentos. " (1 Tm 4, 3-4)
Es preciso reconocer que muchos de los problemas tienen que ver con una pésima
práctica cristiana de los católicos, quienes, para empezar, usualmente no se preocupan
por conocer la Biblia (ver “Biblia” en este site10), o por la conducta de sacerdotes que
desdicen de su ministerio, lo que ha servido de falsa excusa para muchos, pues el juicio
ante Dios es individual y nadie podrá excusarse en lo que otros hicieron (ver “La
conducta de algunos sacerdotes”11 en este site), sin mencionar que la ignorancia
intencional no sirve de excusa (2 Tm 3, 13-17) o que la conciencia no es el juez último
("A pesar de que no veo nada que reprocharme, eso no basta para justificarme: el Señor
me juzgará", 1 Co 4, 4).
Los anticristianos, heterófobos y demás pueden decir lo que quieran, pero reclamo el
derecho nuestro a hacerlo también. No puede entenderse nada de lo dicho aquí como
invitación al odio a otros, porque el odio no es de Dios, sino que hay que orar y actuar
por la conversión verdaderamente voluntaria de los demás (Gal 5, 19-23), sabiendo que
la alegría de Dios es la conversión de los pecadores, comenzando por la propia (Lc 15,
10). Enfrentemos a los heterófobos, con comprensión y dominio pero con firmeza,
como verdaderos testigos de Jesús (1 Jn 1, 3), no con armas humanas sino "...con
integridad, conocimiento, espíritu abierto y bondad, impulsados por el Espíritu Santo y
el amor sincero, con las palabras de verdad y con la fuerza de Dios, con las armas de la
justicia, tanto para atacar como para defendernos" (2 Co 6, 6-7).

En HTML:
EL DISCURSO ANTICATÓLICO -> Heterofobia, un discurso totalitario
anticristiano
http://www.buscadoresdelreino.com/heterofobia.htm

8
http://www.ippf.org/en/
9
http://www.profamilia.com/
10
http://www.buscadoresdelreino.com/biblia.htm
11
http://www.buscadoresdelreino.com/conductsacer.htm
http://www.buscadoresdelreino.com/heterofobia.htm
Este texto puede ser reproducido siempre que se haga sin alteración alguna y se cite la fuente
Página 4 de 3

Lecturas complementarias:

"La discriminación sexual y la Junta de Portavoces" (Una nota de un profesor de la


Universidad de Navarra) - http://www.unav.es/noticias/opinion/op260605.html

Sitio de noticiasglobales.org - http://noticiasglobales.org/comunicaciones.asp