Está en la página 1de 2

Centro de Documentación Judicial

Id Cendoj: 39075340011998101178
Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
Sede: Santander
Sección: 1
Nº de Recurso: 605/1997
Nº de Resolución: 1202/1998
Procedimiento: SOCIAL
Ponente: RUBEN LOPEZ-TAMES IGLESIAS
Tipo de Resolución: Sentencia

Sentencia núm. 1.202/98.

recurso núm. 605/97

Sec. Sra. Colvée Benlloch

PRESIDENTE

Iltmo. Sr. D. Francisco Martínez Cimiano

MAGISTRADOS

Iltma. Sra. Dª. Mercedes Sancha Saiz

Iltmo. Sr. D. Rubén López Tamés Iglesias

Santander, seis de noviembre de mil novecientos noventa y ocho.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de justicia de Cantabria, compuesta por los Iltmos Srs

citados al margen ha dictado la siguiente

SENTENCIA

En el recurso de suplicación interpuesto por Luis Manuel , contra sentencia dictada por el Juzgado de
lo Socia número Uno de Santander ha sido nombrado Ponente el Iltmo Sr D. Rubén López Tamés Iglesias.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Que según consta en autos se presentó demanda por Luis Manuel , sobre Cantidad,
siendo demandado Autoridad Portuaria de Santander y otro, y que en su día se celebró el acto de la vista,
habiéndose dictado sentencia por el Juzgado de referencia en fecha 5 de Marzo de 1997 , en los términos
que se recogen en su parte dispositiva.

SEGUNDO.- Que como hechos probados se declararon los siguientes:

1º.- El actor, viene prestando sus servicios profesional por orden y cuenta de la demandada con la
categoría, antigüedad y salario que se hace constar en el hecho 1º de la demanda que en aras a la
brevedad se da aquí por reproducido.

2º.- El actor fue miembro de la comisión permanente del anterior convenio colectivo en representación
de la central sindical UGT hasta el 29 de julio de 1994, hasta tal fecha ha venido cobrando sus dietas por
importe de 6.487 ptas día, conforme establece R.D. 236/88 de 4 de marzo; habiendo percibido por este
concepto 1.376.946 ptas. El actor al amparo del apartado 2 del art. 54 del Convenio Colectivo de
Autoridades Portuarias y Puertos del Estado, reclama el abono de las dietas a razón de 9.400 pesetas,
reclaman por este concepto 929.003 pesetas, que resulta de las diferencias entre las 6.871 ptas y 9.400 por

1
Centro de Documentación Judicial

las 367,34 jornadas de dietas. No se ha acreditado las dietas, conforme R D. 236/1.988 de 3 de mayo.

3º.- Ha agotado la vio administrativa previa, dandose por reproducido el expediente administrativo
tramitado.

TERCERO.- Que contra dicha sentencia anunció recurso de suplicación la parte demandante, no
siendo impugnado por la parte contraria, pasándose los autos a Ponente para su examen y resolución.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

UNICO.- El actor, miembro de la Comisión Permanente del anterior Convenio en representación de la


central UGT reclama las diferencias entre la cuantía de las dietas cobradas conforme a á las previsiones de
aquél y el importe resultante de la pretendida aplicación del RD 235/1988, de 4 de marzo y normativa
complementaria. Según su interpretación, el Convenio aplicable de autoridades portuarias y puertos del
Estado y, en concreto el articulo 54.2 que establece una cuantía de 9.400 pesetas por dieta entera se ha de
aplicar. a tenor de sus términos temporales (desde el 1 de Enero de 1993 al 31 de Diciembre de 19975 y la
remisión que dicho precepto hace al RD 235/1988 y normas complementarias (Resolución de 22 de marzo
de 19937 desde el 27 de marzo de este año, como indica el apartado 4ª de esta resolución.

Omite, sin embargo, el actor y recurrente que el nuevo I Convenio establece en sus articulo 2° una
posibilidad de excepción "en aquellos conceptos para los que se establecen fechas de vigencia diferentes" y
esta es la utilizada del artículo 54 , al referir la efectividad del nuevo importe de la dieta completa a partir de
1 de Enero de 1995. Cuando se suscribe este convenio en junio de 1995 se conoce la cuantía según la
normativa aplicable antes expuesta y de fecha anterior pero se establece una especialidad en su vigencia
que es la referida. La remisión al RD 236/1988 y a la normativa complementaria lo es respecto a dicha
cuantía u otros requisitos pero siempre con la singularidad temporal expresada.

A esta conclusión no se opone, como se dice, la existencia de una duda que haya de resolverse en
favor del trabajador porque los términos del precepto son claros y no pueden tergiversase con la inclusión
de algo no querido (artículos 1281 y 1283 del Código Civil ). Sin embargo, lo que es más importante,
tampoco puede hacerse valer la jerarquía de las normativa reglamentaria respecto de la convencional, es
decir el principio de norma mínima, si la primera no es de obligada aplicación al personal laboral, salvo que
así se establezca por remisión establecida en convenio colectivo y en este caso, que es el actual, habrá de
estarse a los términos en los que se efectúa, que es precisamente lo que quiere evitar el actor. El articulo
2.2 del Real Decreto referido es claro en los términos si dispone que en el ámbito determinado en el
apartado anterior se entiende incluido todo el personal cualquiera que sea la naturaleza jurídica de la
relación de empleo, salvo el de carácter laboral al que se le aplicará el convenio o normativa especifica.

No apreciándose infracción legal alguna, procede confirmar la sentencia de instancia.

FALLAMOS

Que desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por D. Luis Manuel contra la sentencia
dictada por el Juzgado de lo Social n°1 de Santander con fecha 5 de marzo de 1997 , a virtud de demanda
seguida por el recurrente contra Autoridad Portuaria de Santander y Puertos del Estado y confirmamos la
sentencia recurrida.

Notifíquese esta sentencia a las partes y a l a Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia,
Previniéndoles de su derecho a interponer contra la misma recurso de casación de doctrina para ante la
Sala de lo Social del Tribunal Supremo, dentro de los diez días hábiles contados a partir del siguiente al de
su notificación.

Devuélvanse, una vez firme la sentencia, los autos al Juzgado de procedencia, con certificación de
esta resolución y déjese otra certificación en el rollo a archivar en este Tribunal.

Así, por esta nuestra sentencia la pronunciamos, mandamos y firmamos.