Está en la página 1de 10

ESTUDIO DE CASOS: PROPUESTA

PEDAGOGICA PARA UNA NIÑA CON


INTELIGENCIA SUPERIOR
Somos tal como vamos siendo construidos por nuestros pensamientos; por lo tanto, cuidado con la forma en
que pensamos y con aquello sobre lo que pensamos. Los pensamientos tienen vida? y llegan lejos?

I. Datos Generales
Nombre: Juana Pérez
Edad: 14 años
Curso: 3º de ESO
Instituto: IES - España
Fecha de la propuesta: Febrero 2009.
Diagnostico Psicológico: la joven según el diagnóstico elaborado por el Instituto donde cursa sus estudios,
tiene características propias de la Inteligencia Superior o Superdotada. Presenta Altos Niveles en las
Competencias Matemáticas y Comunicación Lingüística.
Inteligencia a Desarrollar: Sin embargo de acuerdo a una entrevista no estructurada con los padres de la
alumna y con la alumna misma, se cree conveniente fortalecer La Inteligencia Emocional
Elementos Educativos a Fortalecer. Metodología del Aprendizaje.

II. Perfil Educativo

De acuerdo al informe psicopedagógico elaborado por el I. E. S. Juana presenta altos niveles de


competencia cognitiva en:

a. Organización, comprensión e interpretación de la información tanto en el área matemática como en de


comunicación lingüística, necesitando mejorar según este diagnostico, su expresión matemática, no siendo
así en la expresión lingüística oral y escrita.

b. De acuerdo con los datos obtenidos a partir de los padres de la joven, la alumna presenta algunos riesgos
de fracaso escolar, aparentemente por la negligencia que presenta la joven durante sus horas de estudio. La
madre de la joven insiste en la capacidad de la alumna para elevar sus promedios académicos. Ambos
padres manifiestan altas expectativas de cara a futuro para ella.

c. De acuerdo a la información recabada a partir de la joven, la metodología empleada en el aula y el nivel


de conocimientos que se imparten en su centro de estudios, no le motivan a estudiar ni enriquecer sus
conocimientos, ya que le resultan muy fáciles y por ende aburridos. Por otra parte, de acuerdo a su edad
evolutiva, en estos momentos su atención se centra en su círculo de amistades, las que quiere conservar y
obtener por parte de estos, aceptación y reconocimiento.
III. Sugerencias relativas a la metodología en los procesos de aprendizaje en el en este caso

Antes de ofrecer algunas sugerencias, es muy importante señalar algunos tópicos relativos a las personas
superdotadas y que servirán de referente a la familia Pérez en lo que respecta ala educación y formación de
su hija. De acuerdo a Cereda y Sastre (1998), estos niños y niñas:

Generalmente poseen una salud excepcional, buscan ser socialmente activos y manifiestan altos niveles de
responsabilidad.

En efecto poseen habilidades excepcionales en algunas áreas, pero están acompañadas de significativas
carencias. En este caso, se puede interpretar que la joven necesita su espacio social acorde a su edad
evolutiva y sus intereses sociales.

A éste tipo de persona, les gusta la escuela y si Juana se revela es quizá por llamar la atención ya que si bien
presenta rasgos de sobre dotación es de considerar que ésta es algunas áreas cognitivas y necesita llenar sus
carencias afectivas, sociales, psicomotoras y demás áreas de desarrollo.

Si bien el CI es alto, recordar que éste es solo un indicador. La Inteligencia Emocional y la Inteligencia
Múltiple de la persona, también podrán tomarse en cuenta al momento de valorar los niveles de inteligencia,
adaptación y pensamiento del ser humano.

Como niña superdotada, podemos definir que Juana es: una persona sobresaliente y sobredotada siempre y
cuando interaccione entre tres grupos básicos de rasgos humanos; altos promedios en las habilidades
generales en relación con la media, altos niveles de compromiso en las tareas y altos niveles de creatividad.
Si Juana es sobresaliente y talentosa en este juego compuesto de rasgos, y los aplica en cualquier área
potencial que pueda ser evaluada del desempeño humano, entonces hablamos de que es sobredorada o
superdotada. Es por ello, que se considera que Juana al manifestar estas habilidades conjugadas, o que si es
capaz de desarrollar una interacción entre los tres grupos, requiere entonces de una amplia variedad de
oportunidades educativas y servicios que no son provistos de ordinario a través de los programas de
instrucción y que serán en la medida de lo posible, sus padres los que procuraran apoyar y generar estas
oportunidades para la niña?.

Por el marco en el que se desarrolla este caso y de acuerdo a las posibilidades que tienen los padres de
Juana, basándonos en los autores mencionados, se sugieren las siguientes alternativas, en lo que respecta a
la formación académica de esta joven:

a. Aceleración de sus procesos de aprendizaje: Esta alternativa consiste en escolarizar al niño en el curso
que le corresponde según su edad mental y no su edad cronológica, por lo que podría ser a través de la,
Escolarización en un curso superior o mediante Programas concentrados: en variando para Juana, el tiempo
en la consecución de los objetivos del currículo.

Ventajas
Adelanto en el nivel del aprendizaje.
Avance a un ritmo más rápido y con claro dominio de los conocimientos y su aplicación.
Evita la parte negativa del desarrollo de sus potencialidades.
Sistema motivador.
Rápido y económico.

Desventajas
Olvida que la superioridad intelectual no implica superioridad afectiva.
Puede provocar problemas emocionales y sociales.
Adecuado para niños con talento académico, como el de Beatriz.

b. Enriquecimiento: Consiste en diseñar programas adecuados a las características del niño teniendo en
cuenta una ampliación horizontal, es decir, aportar al niño más contenidos pero de forma interrelacionada.
Este tipo de programas pueden aplicarse de forma simultánea al currículo oficial o en periodo vacacional.

Para que el enriquecimiento sea eficaz es necesario un ambiente donde se puede individualizar la enseñanza,
se permita el trabajo con los compañeros y que se apliquen en el mismo horario escolar ( para evitar la
sobrecarga de trabajo ).

Ventajas
Abarca también el desarrollo personal del superdotado.
Válido para todas las formas de superdotación y talento.

Inconvenientes
Es costosa.
Requiere un contexto que permita la individualización.
Mayor formación para los maestros.
Mayor trabajo curricular

d. Adaptación/Flexibilidad curricular: Consiste en adaptar el currículo oficial al niño superdotado. Esta


estrategia se aplica dentro del horario escolar y antes se requiere una evaluación psicopedagógica, con la
que Juana ya cuenta. Para llevar a cabo una adaptación es necesario tener en cuenta el qué, cómo, dónde y
cuándo y para qué enseñar y evaluar. También es importante incluir el dominio o incremento de las
habilidades específicas de los campos emocional y social, siendo esta las mas importantes en el caso de
Beatriz, pues es donde mayor demanda tiene al carecer ella de algunos aspectos sociales en el marco de su
inteligencia emocional factor que afecta su óptimo aprendizaje y el desarrollo de su potencial.

Es importante señalar lo que manifiestan Feldhusen y Hansen (Acereda y Sastre, 1998 ) ya que ellos
confieren en la aplicación de esta estrategia un papel importante al profesor en vista de que podrían existir
casos en los algunos profesores sientan hostilidad ante este tipo de alumnos.

e. Tutorías: Se trata de hacer que Juana como superdotada, se encargue de un/a joven un grupo de
compañeros normales en cuanto a capacidad intelectual dentro del aula. De esta manera se consigue que el
alumno superdotado se adapte a sus compañeros en cuanto al lenguaje y el comportamiento. Los beneficios
de esta estrategia redundan en que Juana como superdotada conseguirá una mayor comunicación con sus
compañeros, una mayor adaptación al grupo de clase y una facilitación del trabajo en grupo, además de un
aumento en la autoestima y la comprensión de ambas partes. Esta estrategia es adecuada para utilizarla de
manera selectiva en determinados momentos y simultáneamente con otras.
f. Enseñanza individualizada dentro de la clase heterogénea:
Consiste en que Juana siga un currículo especialmente diseñado para ella pero dentro de una clase normal.
Para llevar a cabo esta estrategia es necesario que el profesor haya recibido una formación específica en este
campo y, además conlleva preparar contenidos adecuados para el alumno superdotado. Esta alternativa, es
posible que sea la mas compleja de tomar debido a que esta familia se encuentra en un entorno académico
público, siendo muy difícil su aplicación, sin embargo no se omite su sugerencia.

IMPORTANTE: En cuanto al profesorado es muy importante recalcar que se requiere por parte de éstos
unos rasgos concretos como que sean sensibles, entusiastas, intuitivos, democráticos, innovadores, con
inclinación por la metodología de enseñanza experimental y de resolución de problemas y por supuesto que
aplique las estrategias de aprendizaje oportunas a la capacidad y edad mental de Beatriz.

Los niños superdotados son niños que, como ha dicho Winner (1996), muestran una notable energía,
fogosidad e interés en ámbitos que atraen su atención; son aprendices persistentes, y es difícil separarlos de
los campos que los apasionan. También se señala, como característica más importante del niño superdotado,
la creatividad: curiosidad, juicios sin ideas preconcebidas, sensibilidad ante los problemas, excelente
memoria, flexibilidad, razonamientos fluidos, abstracción; todo ello, en conjunto, hace que, con frecuencia,
adopte comportamientos extraños en el colegio. De ahí, que los programas extracurriculares de
enriquecimiento sean buenos instrumentos para dar respuesta a muchos de sus problemas, en este caso,
proporcionar a Beatriz de habilidades sociales en consonancia con el buen manejo de su capacidad
intelectual.

Es de señalar que los superdotados, como es en el caso de Juana, presentan características que deben
tomarse en cuenta a la hora de adaptar cualquier elemento curricular (objetivos, estrategias, evaluación, etc.)
o de inclinarse por cualquiera de las alternativas antes mencionadas, a fin de satisfacer sus necesidades
intelectuales. Estas características son, según Manzano (2003):

Capacidad de adquirir, recordar y emplear gran cantidad de información.


Capacidad de recordar una idea y otra al mismo tiempo.
Capacidad para hacer buenos juicios.
Capacidad de comprender el funcionamiento de sistemas superiores
de conocimiento.
Capacidad de adquirir y manipular sistemas abstractos de símbolos.
Capacidad de resolver problemas, reelaborando las preguntas y creando soluciones nuevas.
Intensa curiosidad intelectual.
Fascinación por las palabras y las ideas.
Perfeccionismo.
Necesidad de exactitud.
Aprendizaje con grandes saltos intuitivos.
Intensa necesidad de estímulos intelectuales.
Dificultad para adaptarse al pensamiento de los demás.
Preocupaciones morales y existenciales precoces.
Tendencia a la introversión.

Es por lo expuesto que debe considerarse las características predominantes de Juana con el propósito de
hacer de su aprendizaje un proceso holístico, completo y que permita en ella la construcción de sus
aprendizajes, buscar resolver problemas, solventar desafíos, proponer soluciones y favorecer su autonomía y
desenvolvimiento social.

IV Sugerencias en cuanto a la Educación como proceso de formación de y en la Vida de Juana

De acuerdo a varios estudios, los niños dotados de una capacidad intelectual superior a la normal o que son
conocidos popularmente como superdotados, suelen presentar frecuentemente problemas de índole afectiva
y emocional.

Es evidente en algunos casos, el desfase entre la edad intelectual y la biológica de los jóvenes que son
superdotados, lo que provoca en ellos problemas serios a la hora de adaptarse a su realidad cotidiana,
especialmente en lo que hace referencia al apartado social y relacional. Dicho de otro modo, su magnífico
rendimiento individual contrasta con un pésimo rendimiento colectivo.

La falta de interés en su propio proceso educativo suele presentarse como uno de los factores
desencadenante de este tipo de problemas.

Es por ello que se estima que el núcleo familiar cobra en estos casos una relevancia realmente definitiva,
puesto que es la familia la que constituye el reducto de confianza del/a joven superdotado/a y definen la
actitud con que éste afronta su integración en el entorno social ya que finalmente sabemos que los
problemas de un miembro de la familia terminan afectando a todos los miembros que la componen.

A continuación se enumeran algunas sugerencias que grupos, asociaciones y expertos en el tema ofrecen a
las familias que tienen superdotados en su familia especialmente cuando se carecen de herramientas para
conducir su educación:

Diversos expertos sugieren la participación voluntaria y terapéutica de talleres psicológicos, pedagógicos y


sociales en el que tanto Juana como sus padres conozcan aspectos relacionados con el estrés, angustia,
ansiedad, resilencia, habilidades sociales, comunicación asertiva, programación neurolingüística, autoestima
y optimismo, a fin de afrontar los retos que se presentaran en la vida de las personas superdotadas y de sus
respectivas familias. Es un hecho que de forma colectiva y en familia se conforma una mucho más base
sólida de apoyo, sobre la que en este caso, Juana se sentirá segura y definida a la hora de ?salir al exterior?.

Se afirma que a nivel emocional y conductual, el ser superdotado pueden traer problemas de
comportamiento, porque se aburren y buscan otros entretenimientos, especialmente al ser adolescente.
Desde temprana edad, estos niños/as suelen cuestionar la autoridad, los valores tradicionales o pueden
resistirse a realizar actividades que ellos no consideran importantes. Si estos niños no están debidamente
estimulados, pueden actuar de forma agresiva, tanto verbal como físicamente, o bien de forma pasiva,
aislándose y evitando el contacto con la gente y sin defenderse cuando alguien se mete con ellos.

En cuanto a lo antes expuesto, los padres, lo primero que deben tener claro es qué es la superdotación y que
no lo es, en que áreas posee su inteligencia superior y qué necesidades presentan durante su desarrollo
integral ya que independientemente de su característica cognitiva son personas que aprenden, que son, que
conocen, que conviven y que hacen en el entorno que les rodea (Morin, Delors, UNESCO). Una vez tengan
esto muy claro, pueden seguir una serie de consejos para facilitarles la integración:
Motivarles para que aprendan, pero sin presionarles. No caer en el error de querer estimular en exceso sus
capacidades o de sobrecargarles en exigencias y expectativas.

Facilitarles material conforme lo vayan pidiendo, siempre respetando sus gustos, su personalidad, su edad
evolutiva cronológica y su edad mental, la que generalmente son inarmónicas.

No interrumpirles cuando están en uno de sus momentos de gran concentración con alguno de los temas de
su interés.

Procurar que el ambiente en casa sea positivo y sin tensiones; esto facilitará su relación con los demás, su
aceptación y amor a si mismo y sobre todo su autoestima.

Proporcionarles atención, mimos y afecto, ya que son personas que lo demandan y lo necesitan. Recordar
que están en la categoría de personas con necesidades educativas especiales.

Implicarse en su aprendizaje, ayudándoles y guiándoles de forma práctica en sus actividades, pero desde una
óptica constructiva, social y no tan conductiva.

Contestar sus preguntas de manera natural sincera. Si algo no se sabe, es mejor darles las vías para que
puedan encontrar esa información por sí mismos.

Orientarle para que logre una buena capacidad social y una estabilidad emocional.

Estimular la reflexión crítica.


Permitirle trabajar individualmente en sus intereses particulares.
Recordar siempre que ser superdotado no es ser superior en todas las materias.
Permitir su participación en los asuntos familiares mediante métodos de aprendizaje por descubrimiento,
métodos creativos y solución de problemas.
Enseñarles a aceptar las capacidades, intereses y necesidades propias.
Estimularles para conseguir metas y aspiraciones de alto nivel, siempre y cuando se le estimule su capacidad
de tomar decisiones propias y en consecuencia asumir las consecuencias de las mismas.
Los objetivos que se pretenden conseguir a través de estas sugerencias es especialmente garantizar una
mayor integración social, aplicar una atención a su desarrollo emocional y potenciar su capacidad creativa
aplicándola a su vida. Por otro lado, será necesario considerar que en el ritmo de su aprendizaje existirán
áreas en las que no presenta superdotación.

V. Inteligencia Emocional y Juana Perez como niña Superdotada.

El intelecto busca, pero es el corazón quien halla, (George Sand).

Desde mi óptica, considero que si bien Juana presenta claras evidencias de superdotación, tanto su familia
como ella, necesitan tomar en cuenta su inteligencia emocional como elemento sobre el que hoy se basa el
éxito de un individuo en su vida académica, profesional, social, etc.

Es por ello que a continuación y basándome en los estudios desarrollados por Ibarrola a partir de diversos
expertos en Inteligencia Emocional, Educación en el siglo XXI, Inteligencias Múltiples, etc, presento
sugerencias en lo que respecta a la educación emocional de Juana en consonancia con su alta capacidad
cognitiva, siendo las competencias matemáticas (lógica-matemática) y de comunicación lingüística (verbal-
lingüística, recursos, medios y conocimientos sobre los cuales se sustenta la inteligencia emocional y
viceversa.

De acuerdo a Delors (UNESCO). ?Actualmente la Educación supone trascender la visión puramente


instrumental ya que siempre ha sido considerada como la vía necesaria para obtener resultados (dinero,
carreras, etc.) con lo cual vista desde esta perspectiva, la educación pasa a tener una función global en la
realización de la persona. Es decir va más allá de saber y tener conocimiento.

Es por ello, que para Juana, sugiero en base a Delors, que su educación mas que académica, pase a ser una
educación que este basada en todo momento hacia lo que hoy se busca, que es tener la capacidad emocional
para desenvolverse en el mundo emocional, tecnológico y globalizado de hoy. Estos pilares sustentan el
quehacer de muchas personas, familias y comunidades:

1. Aprender a conocer, lo que equivale a dominar los instrumentos del conocimiento. Pero asegura que los
métodos que deben ser utilizados para conocer deben favorecer el placer de comprender y descubrir, es
decir, factores emocionales unidos al aprendizaje que lo potencian y lo hacen estimulante.

2. Aprender a hacer, lo que implica adquirir una formación para poder desempeñar un trabajo pero a la vez
una serie de competencias personales, como trabajar en grupo, tomar decisiones, crear sinergias, etc. Estas
son competencias que forman parte de la inteligencia emocional.

3. Aprender a convivir y trabajar en proyectos comunes. Este es uno de los retos para este siglo, donde la
convivencia entre personas diferentes nos obliga a descubrir lo que tenemos en común y a comprender que
todos somos interdependientes. Pero para descubrir al otro antes tenemos que descubrirnos a nosotros
mismos. Se hace referencia a competencias propias de la inteligencia emocional, como el autoconocimiento,
la empatía y la
destreza social.

4. Aprender a ser, refiriéndose al desarrollo total y máximo posible de cada persona, a su proceso de
autorrealización que diría Maslow. Esta referencia a la educación integral, por sí sola justificaría la
necesidad de educar con inteligencia emocional. Se destaca asimismo el papel de las emociones haciendo
hincapié en la necesidad de educar la dimensión emocional del ser humano junto a su dimensión cognitiva,
siendo esta última, la tarea en la que se ha centrado tradicionalmente el entorno educativo y ante lo cual
Beatriz manifiesta apatía.

Pero que podemos entender como inteligencia emocional? La inteligencia emocional es un conjunto de
destrezas, actitudes, habilidades y competencias que determinan la conducta de un individuo, sus
reacciones, estados mentales, etc., y que puede definirse, según el propio Goleman, como la capacidad de
reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las
relaciones.

Hace 2200 años Platón decía: ?La disposición emocional del alumno determina su habilidad para aprender?.
Pues bien, si el desarrollo intelectual de Juana nos ocupa y preocupa y hacemos lo posible por mejorar su
nivel de aprendizaje y proporcionarle los mejores recursos ante sus exigencias y necesidades, conviene
recordar que, aún cuando el intelecto puede estar excelentemente desarrollado, el sistema de control
emocional puede no estar maduro y en ocasiones logra sabotear los logros de una persona altamente
inteligente. La emoción es más fuerte que el pensamiento, incluso puede llegar a anularlo.

Respecto a la inteligencia emocional, las competencias que se enumeran a continuación son el conjunto de
conocimientos, capacidades, cualidades y comportamientos que están dentro de este tipo de inteligencia y
que contribuyen al éxito en la vida académica, en el puesto de trabajo o en la ejecución de una determinada
tarea, las que desde nuestro estudio, en el caso de Juana, podrían fortalecerse en el ambiente familiar.

La Inteligencia Emocional incluye dos tipos de inteligencias, según el concepto de Inteligencias Múltiples
de Howard Gardner, la Inteligencia Personal que está compuesta a su vez por una serie de competencias que
determinan el modo en que nos relacionamos con nosotros y que comprende tres componentes:

Conciencia en uno mismo: es la capacidad de reconocer y entender en uno mismo las propias fortalezas,
debilidades, estados de ánimo, emociones e impulsos, así como el efecto que éstos tienen sobre los demás y
sobre el trabajo.

Autorregulación o control de sí mismo: es la habilidad de controlar nuestras propias emociones e impulsos


para adecuarlos a un objetivo, de responsabilizarse de los propios actos, de pensar antes de actuar y de evitar
los juicios prematuros.

Automotivación: es la habilidad de estar en un estado de continua búsqueda y persistencia en la consecución


de los objetivos, haciendo frente a los problemas y encontrando soluciones.

Y la Inteligencia Interpersonal cuyas competencias tienen que ver con el manejo social efectivo, la
capacidad de relacionarse con quienes nos rodean y de crear una red de relaciones interpersonales
Sanas y duraderas y que comprende los siguientes componentes:

Empatía: es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose
en su lugar, y responder correctamente a sus reacciones emocionales.

Destreza social: es el talento en el manejo de las relaciones con los demás, en saber persuadir e influenciar
positivamente en los demás. Es ésta última la que a mi juicio y por la entrevista realizada se tiene que
fortalecer en Beatriz.

Estas cinco competencias son muy útiles en las cuatro áreas fundamentales de nuestra vida:

Propenden a nuestro bienestar psicológico, base para el desarrollo armónico y equilibrado de nuestra
personalidad.

Contribuyen a nuestra buena salud física, moderando o eliminando patrones y/o hábitos psicosomáticos
dañinos o destructivos, y previniendo enfermedades producidas por desequilibrios emocionales permanentes
(angustia, miedo, ansiedad, ira, irritabilidad, etc.).

Favorecen nuestro entusiasmo y motivación. Gran parte de nuestra motivación en distintas áreas de la vida
está basada en estímulos emocionales.
Permiten un mejor desarrollo de nuestras relaciones con las personas, en el área familiar-afectiva, social y
laboral-profesional.

Respecto al uso de la propia inteligencia emocional los actores (padre, madre, hermanos y Juana misma)
deberán ser capaces de:

Expresar adecuadamente sus sentimientos en la relación con los demás.


Planificar y proyectar en función de metas y de resolución de problemas su aprendizaje de vida
Poner en práctica estrategias de automotivación.
Controlar sus estados de ánimo negativos y gestionar adecuadamente sus emociones
Manifestar su empatía y capacidad de escucha.
Desarrollar conductas asertivas, manejando adecuadamente los conflictos que se produzcan en el entorno
socio-familiar.

Todos los investigadores coinciden en que las características de una persona emocionalmente inteligente
son:

Positivo nivel de autoestima


Aprendizaje óptimo de conocimientos, procedimientos y actitudes.
Menos problemas de conducta y comportamientos.
Bienestar consigo mismo y con los demás.
Positivismo y optimismo
Empatia ante los sentimientos de los demás
Resistencia ante la presión de sus compañeros
Superación ante las frustraciones
Resuelven bien los conflictos.
Felicidad y éxito como concepto propio.
Habilidad para detectar y aprovechar oportunidades.
Iniciativa o capacidad de desarrollar ideas, alternativas y soluciones ante necesidades y demanda de
servicio.
Perseverancia y resistencia al desánimo ante los obstáculos.
Interés por realizar un trabajo de calidad.
Esfuerzo, dedicación y sacrificio para alcanzar los objetivos propuestos.
Búsqueda de la eficiencia.
Autoconfianza para enfrentarse a los retos y asertividad en las relaciones con los demás.
Capacidad de persuasión y utilización de estrategias de influencia.
Reconocimiento de la importancia de las relaciones interpersonales.
Seguimiento y supervisión estrecha del trabajo para garantizar que las cosas se hagan correctamente.

Ante lo explicado se sugiere que las actividades académicas, extracurriculares, sociales y familiares de
Juana se desarrollen en el marco de lo siguiente.

Participación en programas de voluntariado, juvenil o comunitario.


Desarrollo de iniciativas y propuestas de solución ante problemas sociales.
Participación activa y dinámica en eventos culturales y académicos en calidad de participante, conferencista,
exponente, etc. a nivel eclesiástico, comunal o escolar.
Elaboración de propuestas que permitan proyectar su emancipación futura, proporcionando un abanico de
alternativas de formación, ocupación, etc.
Participación en programas juveniles desarrollados por agrupaciones de padres y alumnos superdotados
existentes en España o fuere de ella.
Desarrollo de proyectos y programas propios innovadores y creativos.
Búsqueda y elaboración de su propio proyecto personal de vida.