Documento Histórico Nº 1 (enero-marzo de 2014

)

85 aniversario de la instalación de alumbrado público en Esparragosa de la Serena
Utilizando como pretexto una noticia periodística aparecida en la publicación La Energía Eléctrica, Boletín de la Unión Eléctrica Española1, el diez de abril de 1912, pretendemos analizar las vicisitudes que se dieron para la llegada de la electricidad a la Villa de Esparragosa de la Serena, y con ello para la creación de una red de luz eléctrica para el alumbrado público del pueblo. A pesar de que en enero de 1929 se inaugura y comienza a circular el fluido eléctrico en el pueblo, la llegada de la luz se produjo en 1912. A lo largo de ese año y del siguiente, el vecino y médico don Teodoro Acedo Villar, lleva de forma personal “la construcción de una central eléctrica para proporcionar alumbrado público y particular al pueblo y otros inmediatos” , tal y como afirma la nota de prensa2. Éste vecino, construye a finales del siglo XIX una fábrica de harinas y panificadora, bautizándola en torno a 1914, Sociedad económica electrotriguera de Esparragosa de la Serena. A partir de los años 40 y hasta su definitiva desaparición en los años sesenta del siglo pasado cambiaría su nombre por Panificadora Santa María de Guadalupe. Por ello, a partir de ese año 1912 comenzó el debate sobre la instalación de la red eléctrica, pero por cuestiones que aún se nos escapan, no podemos concretar los motivos a la reticencia por parte de las autoridades políticas del momento a la implantación definitiva del fluido eléctrico. De información histórica secundaria, ya que no se conservan los libros de actas de plenos del Ayuntamiento de ese periodo, se desprende que en las dos primeras décadas del siglo XX, los fondos e ingresos que tenía la administración local, no cubrían ni siquiera para abonar las cantidades de contribución fiscal al Estado y el pago de los empleados que ejercían su función pública en el consistorio3. Sabemos que en 1917 la fábrica electro-harinera ya funcionaba a pleno rendimiento con motores eléctricos para la elaboración del pan. El diario republicano Región Extremeña, publicaba el sábado 13 de enero de ese año, con el título de Accidente en una fábrica, la noticia del accidente laboral del joven panadero José de Tena y Gómez. “Accidente en una fábrica. En la fábrica electro-harinera que posee en los extramuros de Esparragosa de la Serena, don Teodoro Acedo Villar, ha ocurrido una sensible desgracia. José de Tena y Gómez, de diecinueve años de edad y panadero de profesión, acudió a la fábrica a la hora de costumbre; teniendo necesidad de hacer andar el motor para una obra, le ayudaron el
Biblioteca Nacional de España, (en adelante BNE), Hemeroteca, La Energía Eléctrica, 16-04-1912, nº 7, pág. 140. 2 Ibídem,…pág. 140 3 Archivo de la Diputación Provincial de Badajoz, Boletín Oficial de la Provincia, Varios
1

maquinista y otro operario. Al comenzar a funcionar la rueda volante, éste prendió a José, entallándole uno de los rayos, siendo mutilado al tropezar con otra rueda más pequeña de la polea, y quedando muerto en el acto”4 Otro momento cumbre de ese debate se da, en la sesión extraordinaria del 17 de julio de 1924 del pleno del Ayuntamiento5, pues se presenta un escrito firmado por don Teodoro Acedo ofreciendo el alumbrado público por el precio que se rija en el distrito judicial. Se crea una comisión para estudiar el tema, pero definitivamente se rechaza el 25 de septiembre de ese año alegando como motivo la no contratación del servicio con la Sociedad, ya que no se encontraba al día en el pago de impuestos que tenía con el Ayuntamiento6. La concepción de un nuevo y ambicioso programa de reformas por parte del Ayuntamiento encabezado por su alcalde, José Dávila Escribano, a partir de 1927, va a dar un vuelco al asunto. Las autoridades comprendieron que la instalación de la luz eléctrica en Esparragosa de la Serena supondría un importante avance en el camino hacia la modernidad que el pueblo estaba emprendiendo. Este camino llevaba enmarcadas políticas de ámbito higiénico y social que el ayuntamiento con el paso de los años, y cuando la situación económica lo permitió, fue aplicando poco a poco. A la par de la llegada de la luz, algunas otras medidas que se dieron fueron sobre abastecimiento de agua potable mediante la creación de fuentes públicas, el adencentamiento de las calles y vías públicas, ampliación del cementerio municipal o la construcción de los caminos vecinales de Zalamea, Puerto Hurraco y Castuera, entre otras7. La creación de una red de luz eléctrica para el alumbrado público habría de sustituir al vetusto alumbrado de aceite de petróleo, en los lugares del pueblo donde los hubiera, cuyos olores e inconvenientes lo hacían incómodo para los nuevos tiempos. Por ello, la sesión plenaria de mayo de 1928, el Ayuntamiento aprueba establecer en el municipio fluido eléctrico. Éste comenzaría a funcionar el día 1 de enero del 1929. Para alumbrar bien el pueblo y “desde la puesta del sol hasta la salida el día siguiente” eran necesarias cincuenta y cinco bombillas de 10 bujías de la marca osram al precio de una peseta cada una. Para esta primera conexión se necesitaría la cantidad de 55 bombillas, consideradas suficientes por la corporación para alumbrar el pueblo8. La gestión del servicio se saca a concurso público y se concede el permiso para su mantenimiento el vecino Alfredo Nogales Murillo9. En años sucesivos se ven las siguientes incidencias: En noviembre de 193110 se aprueba un pago al vecino Emilio Regodón Huertas por la adquisición de material para arreglar las luces del pueblo consistente en la
BNE, Hemeroteca, Región Extremeña. Diario Republicano, Badajoz, Año LXIII, nº 12.753, (13-01-1917). pág. 2 Archivo Municipal de Esparragosa de la Serena, (en adelante AME), Libro de Actas de Sesiones nº 1, sesión extraordinaria de 16 de julio de 1924, fol. 10. 6 AME, Libro de Actas de Sesiones nº 1, sesión ordinaria de 25 de septiembre de 1924, fol. 13. 7 AME, Libro de Actas de Sesiones nº 1-3, varias sesiones. 8 AME, Libro de Actas de Sesiones nº 1, sesión extraordinaria de 25 de mayo de 1928, fol. 87v. 9 AME, Libro de Actas de Sesiones nº 4, sesión ordinaria de 9 de enero de 1932, fol. 36v. 10 AME, Libro de Actas de Sesiones nº 4, sesión ordinaria de 21 de noviembre de 1931, fol.12-12v.
4 5

compra de 40 bombillas de diez bujías de la marca “osram”, y en junio de 1932, otros por adquirir 10 bombillas más de las mismas características a la misma persona con un importe de 1 peseta con 75 céntimos cada una y a Ceferino Palacín Párraga la cantidad de 13 pesetas por reparaciones y arreglo en las pantallas, faroles y conservación general de la línea de alumbrado público11. No obstante, ésta primera línea de alumbrado público tenía poca intensidad, ya que se localizan distintas denuncias por parte del ayuntamiento y vecindario a principios de enero de 1932, alegando incumplimiento del contrato de suministro de fluido, pues el pueblo estuvo a oscuras desde el 19 de mayo al 19 de julio de 1931, y desde el 1 de enero al 9 de enero de 1932. El ayuntamiento igualmente hace constar su “desagrado por la deficiente intensidad del alumbrado público, las interrupciones tan prolongadas en el suministro de dicho fluido, y por el incumplimiento de la obligación de dar buena luz de sol a sol” 12. No se actuó rápidamente pues en abril de ese año se aprueba multar al rematante del contrato por seguir el pueblo sin luz13. En definitiva, la inauguración oficial de la luz eléctrica en Esparragosa de la Serena, se produjo el día 1 de enero de 1929, coincidiendo con la celebración del año nuevo. Con ese hecho, se daba un paso importante de cara al desarrollo, aunque el establecimiento de luz eléctrica en los domicilios particulares sería de lenta instalación.

Javier Campos Garrido

AME, Libro de Actas de Sesiones nº 4, sesión ordinaria de 28 de junio de 1932, fol. 66v. AME, Libro de Actas de Sesiones nº 4 sesión ordinaria de 9 enero de 1932, fol. 36v-37. 13 AME, Libro de Actas de Sesiones nº 4, sesión ordinaria de 30 de abril de 1932, fol. 59.
11 12

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful