ABo X I V .

10 de a b r i l de 1913.

Núm 7.

La B n e r g í a Eléctrica
REVISTA GENERAL DE ELECTRICIDAD Y SUS APLICACIONES
SE PUBLICA LOS DÍAS 10 Y 25 DE CADA MES

SUA\ARIO
L a riqueza carbonera d e fc'spaña, por L. d e A d a r o . — L a s m á q u i n a s descombradoras c o n a c c i o n a m i e n t o eléctrico m e d i a n t e m o t o r e s de doble colector ( c o n c l u s i ó n ) . — N o t a s bibliográficas, p o r S a n c h o López L ó p e z . — C r ó n i c a é informaicón. A g u a s . — N u e v a s c e n t r a l e s . — T r a n v í a s . — E l c o n t r a t o de l a Hidroeléctrica E s p a ñ o l a y el S a l t o de B o l a r q u e . — L a Madrileña del G a s . — I n s t a l a c i ó n d e M a q a i n a r i a . — C a m b i o d e d o m i c i l i o . — N u e v a s S o c i e d a d e s . — L i n e a s d» transporte.—Marerial para t e l é g i a f o s . — A u m e n t o d e c a p i t a l . — L a Pop.ilar O v e t e n s e . — A d misión d e valores á la cotización o f i c i a l . — R e d e s t e l e f ó n i c a s . — C o m u n i c a c i o n e s telefónicas i n t e r u r b a n a s . — S u b a s t a s . — L a hulla negra y la hulla b l a n c a . — E x p l o s i ó n d e u n v o l a n t e d e m á q u i n a de v a p o r . — M o t o r d e p e 'róleo d e c o m b u s t i ó n interna, s i s t e m a H o r n s b y . — L a generación d e corrientes alternas d e baja fiecuencia, r e g u l a b l e á v o l u n t a d sin modificar 1,1 velocidad d e r o t a c i ó n . — Libros y r e v i s t a s . — G u i a del c a p i t a l i s t a . - O f e r tas y d e m a n d a s

La riqueza carbonera de España
inferior en un tercio á la que alcanza en Inglaterra.

(1)

A doce mil kilómetros cuadrados se hace ascender la superficie descubierta de los terrenos carboníferos de España, doble próximamente de la que ocupan en Francia sus similares, y sólo A algunos españoles de buena pasta les ha bastado este antecedente para proporcionar las riquezas respectivas á las superficies y ensalzarlas á los cuatro vientos como sólida base del resurgimiento económico del país. Otros, en tanto, impresionados por las débiles cifras de la producción y por los enormes esfuerzos y capitales invertidos en su desarrollo, han caído en el opuesto extremo de negar que tuviéramos cuencas económicamente explotables. Unos y otros, juzgando por impresión, se han preocupado poco de estudiar la cuestión para ir poniendo las cosas en su punto. En aquella enorme superficie se comprenden los mil quinientos kilómetros cuadrados estériles de la provincia de Huelva, las extensas zonas inaprovechables de los tramos inferiores replegados y rotos entre los imbricados macizos primarios de las cadenas cantábrica y mariánica, y cuantas formaciones lignitíferas se han deslindado. El conocimiento completo de las masas combustibles útiles será obra gradual del tiempo que se invierta en estudios geológicos y en reconocimientos mineros; pero marcharemos hacia él consignando periódicamente las superficies que vayan siendo objeto de demarcaciones é investigaciones, y las riquezas en ellas presumidas, según los antecedentes suministrados por los trabajos de explotación y por las relaciones estratigráficas de que podamos disponer, con sujeción á sucesivas rectificaciones.
( i ) E n t r e s a c a m o s este artículo d e la interesantísima y c o n c i e n z u d a m e m o r i a oficial que con el título «Los carb o n e s n a c i o n a l e s y la marina d e guerra» h a p r e s e n t a d o el s a b i o ingeniero de m i n a s D . L u i s d e Adaro, Presidente d e la Comisión d e e s t u d i o d e la riqueza nacional y Director del I n s t i t u t o g e o l ó g i c o de l í s p a ñ a : A t a n notable y a u t o r i z a d o t r a b a j o d e d i c a r e m o s u n a s p á g i n a s e n el n ú m e r o p r ó x i m o , y a q u e el a s u n t o á que s e reitere ea d e i n t e r é s grande p a r a n o p o c a s s o c i e d a d e s eléctricas.

126

LA ENERGÍA ELÉCTRICA
S U P E R F I C I E S ÚTILES Hectáreas. KIQUEZA PROBABLE Millones d e toneladas.

Asturias

92.500

2.900

León y Castilla Ciudad Real Andalucía
Teruel

60.000 8.000 24.500
20.000

500 80 40
750

Varias provincias

40.000
245.000

100
4-370

El anterior resumen refleja el estado actual de nuestros conocimientos acerca de la riqueza hullera que se va descubriendo en España. No puede considerarse, en modo alguno, como un inventario de la riqueza existente, porque falta mucho por hacer y por investigar para decidir si por bajo de los terrenos muertos secundarios, terciarios y cuaternarios, existen ó no cuencas hoy ocultas á nuestra vista. Las superficies titiles se han ceñido tanto al ámbito determinado por las investigaciones, que en totalidad difieren poco de las 231.320 hectáreas que existían demarcadas en toda España en 31 de Diciembre de 1 9 0 9 . Ellas demuestran, por desgracia, que lo industnalmente aprovechable de ias grandes manchas reconocidas por los geólogos como carboníferas, sólo representa una quinta parte de su extensión superficial. El expresado cálculo de la riqueza hullera disponible, sin ser más optimista, conduce á un resultado total próximamente doble del que el insigne Schuiz dedujo hace medio siglo; pero no le contradice, porque las diferencias esenciales provienen de las cuencas de Asturias y Teruel, y ni en aquéllas se había podido comprobar atín la continuidad no interrumpida de las capas de hulla en las grandes profundidades de los senos centrales, ni en éstas se conocía otra cosa que los afloramientos del tramo rico dentro de perímetros geográficos tenidos durante mucho tiempo como verdaderos límites de cuenca, siendo satisfactorio que las nuevas cubicaciones, debidas ai desarrollo de los trabajos y reconocimientos mineros, rectifiquen las anteriores en sentido de mejorarlas, y probable que las que se efecttíen en lo sucesivo vengan también á mejorar las nuestras por ir descubriendo la sonda campos más amplios que los agotados por la incesante extracción. Más de cuatro mil millones de toneladas de combustible constituyen un tesoro de energía natural, pequeño al lado de los que encierran las cuencas norteamericanas, inglesas, westfaiianas, rusas ó silesianas; grande, inmenso, con relación á nuestras actuales necesidades industriales; porque ¿qué hacemos de él? ¿cómo lo utilizamos? El consumo de España en 1909 se establece así: Producción indígena.—Antracita
»
» » Hulla

198.302 j
3.662.573 4.125-894

Lignito

265.019 \

Importación extranjera.-Carbones minerales. 2 . 0 5 5 . 7 3 6 ( » » Cok y Aglomerados. 297.654 \

'•353-39°
6.479.284

Exportación

2.074

Consumo total.

Toneladas

6.477.210

Esta suma revela un progreso positivo, aunque lento, en el país, toda vez que hace treinta

^

LA ENEMjA^LECTR^

127

años el consumo general excedía poco de millón y medio de toneladas, la mitad, próximamente de procedencia extranjera. Se ha triplicado el consumo en un cuarto de siglo, y la importación sólo influye en el por un tercio del tonelaje total; pero ¡qué insignificancia de cifras si se comparan con las de los países que figuran á la cabeza de la civilización!. He aquí las relativas á la producción en 1908: Estados Unidos
Inglaterra Alemania

'.

377.250.000 toneladas.
265.726.000 215.286.000 » »

Austria Hungría
Francia Rusia Bélgica Japón India Australia España

48.966.000
37.284.000 25.059.000 23.558.000 14.825.000 12.975.000 10.357.000 4.118.000

»
» » » » » » »

Los demás países Total en el mundo

32.756.000

»

1.068.160.000 toneladas

El puesto que ocupamos en esa escala no es otro que el que nos corresponde en la industria, el comercio y la prosperidad universal, y da la medida de nuestros capitales, de nuestras iniciativas y de nuestras necesidades. Estas se sadsfacen con bien poco: mientras que Inglaterra consume 5.000 kilogramos de hulla por habitante y año, España se contenta con 3 6 0 , es decir, un kilogramo diario por habitante. Y no puede sólo atribuirse esta frugalidad á la estrechez de nuestras cuencas; porque si bien no cabe compararlas, por ejemplo, con las de los Estados Unidos, que ocupan ocho millones de kilómetros cuadrados, ahí está el Japón, que con una superficie hullera próximamente igual á la nuestra, ha improvisado una producción tres veces mayor y la impulsa en términos que dentro de pocos años nos hará vergonzosa la comparación. Desde el punto de vista de las necesidades generales, las masas carboníferas que se consideran existentes bajo el suelo español, son garantía sobrada de que podrían estar satisfechas, con sólo la producción indígena, por cuatro ó cinco siglos, por mucho que aquéllas crecieran. Desde el punto de vista de las atenciones de la Marina de guerra, prescindiendo de las de carácter industrial, para las cuales sirven casi todas las clases de combustible que en el país ex'sten y se producen, y limitando el examen á las calidades especiales que exigen las calderas de los buques, puede afirmarse, coino consecuencia de todo cuanto va expuesto, que la mitad de los yacimientos de Andalucía, León y Falencia, y el tercio de los de Asturias, permiten la extracción de productos que llenarían las condiciones consideradas como esenciales á este informe; es decir, que cabe estimar la reserva nacional para en este caso en más de mil millones de toneladas Admitiendo que la Marina, después de realizado un amplio programa de resurgimiento, llegara á consumir anualmente cien mil toneladas de esta clase, y que de la producción correspondiente sólo tomase la décima parte, para dar lugar á la selección y prever la demanda industrial, bastaría con extraer anualmente un millón de toneladas sin preocuparse de la cuestión de tiempo, en atención á que, á ese paso, no se agotarían los criaderos en mil años. Y venimos, por fin, á parar en que, con la actual producción de España pueden quedar satisfechas las atenciones de la Marina de guerra, como es fácil comprobar sin más que aplicar las indicadas proporciones á las siguientes cifras relativas al año 1 9 0 9 , en el racional supuesto de que las explotaciones en las diferentes cuencas han debido desenvolverse según su capacidad;

LA

ENERGIA^ELECTRICA^

P R O V I N C I A S
Burgos
Ciudad Real

f R O ü r a i D Í mUN 1 3
400 toneladas.
319.798

Córdoba Gerona
León. O^edo Palencia ,

361.511 11.260
272.797 2-395-074 138.733

„ »
»

»

Sevilla Toía/

163.000
3-662.573

» toneladas.

Má; de un millón de toneladas corresponden á las hullas semigrasas y magras propias para calderas marinas, y si bien es cierto que esa producción toma otros rumbos, porque ia Marina no la solicita, no puede desconocerse que ni sería difícil atraerla, ni las hulleras españolas, cohibidas por la carestía de los transportes y por ia concurrencia extranjera, han llegado al límite de lo que sus instalaciones y sus capas las permiten extraer. Marina de guerra no ha podido hasta ahora basar su consumo exclusivamente en la producción nacional, no ha sido por falta de cuencas carboníferas ni de buenas calidades de combustibles sino por otras razones, muchas de orden económico. Pero no basta contar con exuberantes cubicaciones y con la seguridad de poder desarrollar las explotaciones en la medida determinada por el consumo general; porque esas explotaciones están expuestas á mil contingencias, dependientes unas de causas naturales y otras de causas económicas, que pueden alterar los precios de coste, haciéndolos insoportables, y las calidades de los productos, haciéndolas inaplicables. El incremento del consumo en los últimos años ha de seguir en escala creciente si España no se condena á vivir rezagada en el gran progreso universal. Las aplicaciones especiales, como las de la Marina, sólo deben tomarse de una parte mínima, la más escogida, de la producción. Precisamente la gran preponderancia de Inglaterra en los mercados de todos los mares se ha fundado en no exportar sino 10 á 20 por l O O de su producción, en las calidades selectas. El lujo de derrochar hulla y de agotar criaderos para proporcionar carbón bueno y barato á los consumidores de las más apartadas regiones del globo, han pedido permitírselo Inglaterra, los Estados Unidos y Alemania, por contar con cuencas asombrosas y no preocuparse sino del aumento ilimitado de su tráfico mercantil; pero Francia y Bélgica, aunque mejor dotadas que España por la naturaleza, nos dan el ejemplo de lo que debe hacer un país que sólo dispone de riquezas limitadas de penosa extracción. Esas dos naciones no han dejado de abrir nuevos pozos, pero constantemente han practicado investigaciones y sondeos para inscribir nuevas reservas de hulla en el balance de la riqueza disponible. No puede desconocerse que en España la iniciativa particular ha hecho mucho en ese sentido. Indicadas quedan las investigaciones efectuadas, hasta ahora con poco éxito, en Andalucía, C a s tilla, Asturias, Cataluña y otras regiones; pero unas veces los sondeos mejor emplazados y dirigidos han tropezado con obstáculos ó accidentes naturales que los han hecho dudosos y costosísimos con el consiguiente desencanto de las entidades investigadoras; otras han sido mal establecidos ó han agotado á los pocos metros los recursos disponibles; frecuentemente se ha interpuesto la legislación minera, ampliamente liberal en ia forma, funestamente imprevisora en el fondo; y al fin tantos esfuerzos, aislados, mantenidos en reserva, sin obedecer á un plan de conjunto, faltos acaso de la preparación indispensable, más que á ensanchar el campo de las actuales cuencas carboníferas y á descubrir otras nuevas, han contribuido á abatir las mejores iniciativas y desacreditar la investigación y aun la propia industria minera que en ella se funda.
L. D E A D A R O

,

No parece necesario insistir más sobre estos particulares para dejar bien sentado que si la '

Inspector ganeral del Cuerpo de M i n a s .

LA ENERGÍA ELÉCTRICA

129

L a sm á u in ia s kmMm

m iéíéé ettio m e a ln e t m o o te rs d e doi A i t o i
(Conclusión). Está calculada para las siguientes
210 m e t r o s . i .600 k i l o g r a m o s . 100 t o n e l a d a s . 6 m e t r o s p o r segtindo. 2.750 milímetros. 3-150 milímetros. 1:6. 500 v o l t i o s . 50 p e r i o d o s . 230.

Otro doble motor de igual tipo se destina á una extractora para 3.000 kilogramos de carga útil. La máquina de las minas de Czeladz es, entre todas las puestas, actualmente en servicio para instalaciones mineras la que mayor interés despierta. características:
Profundidad d e l P o z o Carga útil por m o n t a c a r g a s Material e x t r a í d o por hora d e servicio V e l o c i d a d m e d i a d e extracción e n e l p e r i o d o d e v e l o c i d a d angular c o n s t a n t e D i á m e t r o m e n o r del tambor cónico D i á m e t r o m a y o r del t a m b o r cónico R e d u c c i ó n d e v e l o c i d a d e s p o r engran.ijes T e n s i ó n n o r m a l e n la red F r e c u e n c i a de la corriente N ú m e r o de revoluciones p. m., d e l motor extract( r

Los frenos son de aire comprimido, procedente de la instalación de la mina. En la práctica difieren los diagramas y demás gráficos notablemente, de manera ventajosa

Fig. 6. Doble motor de 250 HP. de potencia constante, con 320 revoluciones por minuto, sistema Brown, Boveri. para el motor; para marchar sobre terreno seguro, se aceptó la hipótesis desfavorable, vando los diagramas teóricos. conser-

La parte mecánica de la máquina extractora (figuras 8 y 9 ) fué construida por 5. A. John Cocheril de Seraing. La máquina va montada sobre una armadura formada por unas vigas de hie-

130

LA ENERGÍA

ELÉCTRICA

rro, sobre la antigua maquina extractora de vapor. Los engranajes proceden de las factorías mecánicas de André Citroen de Parts y Colonia. Están formados por dientes unidos en forma de S, sistema Citroen, fresados en el mismo block del material bruto. Su forma especial da lugar á que trabajen constante y simultáneamente varios dientes, y nunca un par solo. Como no existe juego ninguno, las ruedas giran casi sin hacer ruido, y su desgaste resulta insignificante. Con parecidos engranajes se han llegado á obtener rendimientos de un 9 5 , 5 %. Su a¡jlicación, en casos como el de que se trata es, por consiguiente, recomendabilísima, tanto más, cuanto que la rotura de un diente en ruedas fresadas en bloque, es punto menos que imposible. Ei freno de maniobra es de aire comprimido; el de seguridad es del sistema de contrapeso, y

Fig. 7. Doble motor de 250 H P . de potencia constante, con .320 revoluciones por minuto, sistema Brown, Boveri. este contrapeso, mientras no es necesario su empleo, se halla equilibrado por un cilindro de aire comprimido. Ambos frenos acttían sobre las mismas zapatas (figura ro), aunque sus órganos de mando se presenten separados. En previsión de que fallase la presión de aire, cuentan ambos frenos con sendos volantes de mano, con ayuda de los cuales pueden las zapatas aflojarse ó apretarse á voluntad y segtin lo exijan las circunstancias. Existe, además, un freno detector especial, destinado á sujetar sólo el tambor loco del malacate. Las válvulas reguladoras de ios frenos están adosadas á la misma plataforma de maniobra. Con lo apuntado llegamos á la descripción de los órganos, piezas y aparatos especiales de la maquinaria extractora, tema que el Ingeniero-Jefe de la Brown Boveri, señor Thallmayer, ha desarrollado en una forma sobria y original. En la construcción de los dispositivos auxiliares se partió del principio; el maquinista es el llamado á efectuar toda clase de maniobras de gobierno en su máquina, sin que por ello deba separarse de su puesto para nada. Todos los aparatos y dispositivos de maniobra y seguridad se concentraron en atención á lo expuesto, en un espacio reducido—puesto de maniobra (figura 10). Para manejar la máquina basta solamente con una palanca que puede avanzar y retroceder en dos pianos. Su movimiento en el plano longitudinal corresponde al desplazamiento del sistema de escobillas movibles del motor; su desplazamiento en el transversal determina la maniobra de los frenos mecánicos. En el punto medio de la trayectoria de la palanca, al cual podemos llamar punto muerto, existe una ranura, en la que puede entrar aquélla, determinando de ese modo la separación eléctrica entre el doble motor y la línea de la red.

LA ENERGÍA ELÉCTRICA

131

Además del regulador de presión de los frenos para los de maniobra existe también [una. válvula de tres guías, que sirve asimismo de reíais de presión y que determina el escape auto-

Fig. S.íProyecciones horizontal y vertical de la máquina extractora de Czeladz. máticamente, tan pronto como la presión del aire desciende de la cifra exigida para la seguridad del buen funcionamiento de los frenos de maniobra. En lugar de imanes frenadores, usados de otra matiera, se usa un dispositivo desconectador

LA ENERGÍA ELÉCTRICA que se compone de un pequeño imán monofásico, cuyo núcleo está influido mecánicamente por la tracción elástica de un resorte de acción contraria á la tracción magnética. Si se dispara el núcleo por un medio mecánico, ó bien cae por falta de corriente en los imanes, se verá precipitado, chocando contra la varilla de la válvula de tres guias que, por efecto del choque, se abrirá. Como, para abrir la válvula se hace uso de la fuerza viva acumulada en el núcleo del imán, se puede obtener un fuerte y seguro accionamiento con un núcleo de masa relativamente pequeña. Simultáneamente con la válvula, se abre el interruptor principal del - dispositivo desconectador en cuestión, por una cualquiera de las siguientes causas: I ° la led. 2.0 Cuando sobrepasa el cubo extractor, pues se desembraga el extremo del indicador de profundidades. 3.° Cuando desciende la presión del la válvula con aire, funcionando entonces 4.° Cuando falta la tensión eléctrica de

influjo sobre el dispositivo desconectador. A voluntad del maquinista, que, mediante una palanca que sirve al mismo tiempo para montar de nuevo el núcleo del Fig. 9. ¡Máquina extractora de las minas de Czeladz. imán, puede dispararse mecánicamente. 5.° 6." Cuando se produce una carga exce-

siva en el motor, en cuyo caso la desconexión es producida por un reíais de máxima; y Cuando la velocidad de extracción excede de la máxima permitida, en más del 15 % de este. En este caso entra en funciones un interruptor centrífugo. En todos los casos se contrarresta el frenado por compresión, á fin de evitar choques y trepidaciones perjudiciales. Con este objeto se da al árbol desconectador del indicador de profundidades la forma de válvula agargantada, uniéndola con el tubo de escape del cilindro «^^^^^^^^Hí^Tr ^^BMMMi^^^. de aire comprimido de los frenos. Cuando el tubo extractor se encuentre en el centro del pozo, la válvula está cerrada y el aire no puede salir más que por un pequeño orificio, pero, tan pronto como el cubo extractor se acerca á la plataforma de suspensión, la válvula se abre poco á poco y, al dejar suficiente paso al aire, actúan los frenos suavemente. Cuando Fig. 1 0 . Conjunto del gobierno de una máquina extractora existe peligro de que el cubo extractor^^"'""^'^^ ^1 T \ ñ

"""aíre ?om^p°r'imido°.''''°'

LA EHERGIA ELÉCTRICA

13S

sobrepase los puntos de parada, se disminuye cuanto sea posible la compresión. Como en este último caso, la velocidad deV cubo extractor ya va siendo moderada, no existe ningún peligro para las cuadrillas de obreros que ocupen la cabina, y no pueden sufrir ningún daño aunque los frenos actúen repentinamente. Como ya dijimos, al mismo tiempo que se aplican los frenos de seguridad, tiene lugar lá desconexión del motor, mediante el interruptor principal Este, que no sólo sirve como interruptor ordinario para desconectar el motor en los descansos del trabajo ó en las pausas forzozas de las operaciones de extracción, sino que sirve como interruptor para caso de alarma, se adapta perfectamente á las funciones á que se le destina. Una vez desconectado no puede ser montado de nuevo más que con ayuda de la palanca de gobierno, para lo cual es necesario colocar esta previamente en la ranura del punto muerto. Este tiene por objeto evitar que se conecte el motor, estando la palanca fuera de su sitio. Todas ias piezas y órganos desconectadores se encuentran en el interruptor, metidos en un baño de aceite, quedando así protegidos, tanto contra el polvo y las brozas, como contra accidentes mecánicos. El interruptor va montado sobre dos calzos de fundición que sirven de receptores de los cables; una tapa de fundición los protege también contra manipulaciones profanas. El indicador de profundidades, construido asimismo por la Sociedad Brown, Boveri y Compañía, ejerce al propio tiempo funciones de aparato retardador. Hacia el final de la carrera del montacargas, el retardador imprime á la palanca de gobierno un movimiento de retroceso sobre el punto muerto, en posición negativa, que puede ser evitado, no obstante, por el maquinista, el cual, á querer, puede volver á colocar la palanca en la posición de marcha. Caso de que se deje libre la palanca, se correrá, impulsada por el retardador, al lado negativo, haciendo crecer con ello la intensidad de la corriente frenadora, sin que las escobillas cambien de posición. El número de revoluciones decrecerá, y poco antes de llegar á ser cero, los frenos de seguridad funcionarán mandados por el reíais de máxima de la corriente frenatriz. Muy diferente de lo que acontece en las máquinas accionadas por corriente continua, con conexión «Leonard» se produce aquí la detención de la máquina, abandonada á sí misma, aun antes del final de su carrera. Como quiera que, á consecuencia del poderoso frenado eléctrico, cuya intensidad, ya se ha dicho que está en razón inversa del número de revoluciones, el camino del montacargas es aproximadamente igual con todas las cargas, la máquina vierte siempre á detenerse, mediante el influjo del retardador, al mismo punto siendo indiferente la circunstancia del cargamento; esto es, que en nada influye para este efecto el que suba ó baje, cargada ó descargada. La diferencia no llega nunca á dos metros. Más fielmente que toda descripción, dan idea de la acción del retardador los dos recortes de diagramas representados en las figuras i i y 12. Las tres lineas inferiores se han tomado sin retardador; la superior con él. Mientras en las inferiores, temeroso el maquinista de traspasar el punto de parada, corta la corriente á la mitad del camino, en medio del pozo, en las de arriba, por el contrario, con ayuda del retardador, puede llegar hasta el final de la carrera á plena energía. Las curvas de la línea superior muestran frecuentes angulosidades muy marcadas; la máquina marcha dócilmente y con rapidez hasta que el montacargas llega á la línea de la plataforma de pasada, mientras que, sin retardador, la curva de retardo desciende poco á poco, hasta cero. El aparato de seguridad influye en la explotación en sentido económico, toda vez que acorta la duración de los ciclos del proceso de extracción. Como puede comprobarse por los diagramas en cuestión, con el retardador se puede obtener un número de ciclos de extracción, superior en un 20 por l o O al que se obtiene sin dicho dispositivo, en igualdad de tiempos. El diagrama de la figura i2 representa el proceso de velocidad de subida y bajada con la misma carga útil. Dicha velocidad es distinta en ambos casos, á pesar de lo cual, el aparato de

1U\

LA

ENERGÍA ELÉCTRICA

seguridad funciona de manera perfecta. Por el diagrama se puede estudiar también el proceso típico de la curva de velocidades, en las máquinas accionadas por 'dobles motores; la velocidad va siempre en constante aumento con aceleración decreciente hasta el instante en que comienza á funcionar el retardador. En este proceso de la curva de velocidades se transmite al mismo

.--I

,n
i •

• /

/
: 1

/
1

í \

WUWWmAÁAAAAAAíW\JW \AJ r t
Fig. 1 1 . Tacogramas Karlik con y sin aplicación del dispositivo retardador. diagrammas de otros sistemas aparecen. máquinas de conexión «Leonard» y en extractores accionados por vapor.

mi

9"'

tiempo el efecto del retroceso al mecanismo motor de manera tan imperceptible que apenas se nota, toda vez que aquí no se presentan absolutamente las angulosidades de cargas que en los A pesar de emplearse generalmente para conseguir mayor seguridad de servicios]medios semejantes á los aquí descritos, sus efectos se diferencian notablemente de los que producen en Mientras un maquinista cuida y gobierna su máquina como es debido, ios dispositivos de se-

Fig. 12. Tacogramas de ascenso y descenso de la misma carga útil con retardador automático. guridad se encargan por así decirlo, de que nada entorpezca el buen funcionamiento, haciendo, por otra parte, imposible, desde luego, cualquiera falsa maniobra que, en todo caso, no tendría consecuencias. Los adelantos de la técnica tienden, en general, á substituir el trabajo corporal de los hombres por el mecánico de las máquinas. La incógnita no se ha despejado ni se despejará nunca, hasta el extremo de poder afirmar qué alcance llegue á tener tal esfuerzo. Desde luego, la solución ideal es la máquina absolutamente automática. Un autómata, por perfecto que sea, lleva siempre consigo la salvaguardia de la inconsciencia, que le pone á cubierto de responsabilidades, cuando, por ejemplo, se le rompe una pieza. En un caso semejante, el conductor se encuentra frente á su máquina sin ayuda ninguna ni más remedio para el mal que el que le sugiere su actividad intelectual. Si, por el contrario, el maquinista tiene el hábito de consagrar en todo momento, aun en servicio normal, toda su atención al cuidado de sus aparatos aunque no persiga más fin que el de hacerles rendir su mayor energía útil posible, en los casos extraordinarios no perderá jamás su serenidad y saldrá con

LA ENERGÍA E L É C T R I C A

136

éxito de los atolladeros. Estos casos excepcionales ocurren con tanta menor frecuencia cuanto más sencillos son los mecanismos. Otro punto de la cuestión, del mayor interés, es el que se refiere á la economía del servicio. Por desgracia no podemos proporcionar todavía datos oficiales. Según acusan los contadores, adjuntos á los motores, la máquina absorbe de i ,3 á 1,4 K W . por caballo en pozo. Esta cifra corresponde aproximadamente al importe alcanzado. El consumo de una máquina con conexión «Leonard» en iguales circunstancias, alcanza cerca de 1,7 K W . en las más ventajosas condicio • clones, y dicho se está que, con menores cargas de extracción ó más reducidas velocidades, el consumo se elevaría extraordinariamente toda vez que los convertidores siguen funcionando durante los altos y pausas en el trabajo. Las máquinas accionadas por doble motor, consumen, en absoluto, siempre la misma energía relativa, porque, durante las suspensiones del trabajo, el motor queda desconectado de la red. La economía de la máquina es, por tanto, bonísima, especialmente i)ara profundidades pequeñas, que no permiten más que por muy poco tiempo que el motor trabaje á pleno esfuerzo. Al lado de las ventajas económicas de la máquina están las que se refieren á la parte técnica del servicio. Su extraordinaria sencillez y economía permite descartar casi por completo las ave rías y deterioros de importancia. En lugar de cuatro máquinas y un truck de gobierno, cual acontece en la conexión «Leonard» tenemos aquí una máquina doble de suma sencillez, tanto en la construcción de su devanado como en los detalles y exigencias de su entretenimiento Este se reduce á limpiar el motor conmutador y á recambiar las escobillas, cuyo desgaste es muy pequeño. No podemos precisar la duración de los carbones en servicio. En el motor del torno del Schackt-Monopol funcionan todavía las escobillas con los primeros carbones que se pusieron en Junio de 1910, que se han desgastado en la tercera parte de su longitud, podemos calcular, pues, con ese precedente, que, según el esfuerzo de arranque sea pequeño ó grande, la duración de las escobillas será de uno y medio á dos años. Por lo expuesto se puede considerar como un é.xito grande la primera aplicación del doble motor á los trabajos de extracción. Dado el éxito y dado el interés general que ha despertado desde el principio, nos es dado pronosticar una resolución en el desarrollo de la maquinaria que accione por ese sistema. Sin embargo; siempre fué muy aventurado, por lo difícil, pronosticar el desarrollo futuro de un invento. Pero como en el caso actual no pronosticamos, sino que relacionamos el desarrollo en el porvenir con el que ha tenido el tiempo ya transcurrido, podemos afirmar con seguridad que el doble motor se adaptará á la perfección al accionamiento de máquinas, especialmente de aquellas cuya absorción de potencia esté comprendida entre 80 y 500 H P . , cuyas cargas extremas superiores sean de 130 á 800 HP. Es propiedad natural de los conmutadores de corriente alterna la de no poder rendir con un número dado de pedodos por segundo más que una potencia máxima determinada por cada par de polos. Cuando se sobrepasa esa cifra máxima, la potencia excedente se obtiene á costa de la buena conmutación. Especialmente, en el servicio de las máquinas extractoras, en las cuales es muy frecuente la necesidad de arrancar á plena carga, debe tenerse gran cuidado de no sobrepasar el límite máximo de la potencia á rendir. Cabe en lo posible que, con el tiempo y la constancia' se consiga aumentar esos límites máximos; pero, en el estado actual de la ingeniería electrotécnica, no se puede construir ningún motor de 8 polos y 50 períodos, por ejemplo, cuya potencia exceda de 60 á 80 H P . El doble motor correspondiente á estas características puede rendir 120 H P . mal. No se persigue la construcción de motores de gran potencia y rotación lenta, porque, desde quedando en situación de producir en los arranques un momento de rotación equivalente á varias veces el nor-

136

JtL5J!5SÍ.^.ii5^f£^

el punto de vista electro mecánico, ofrecen grandes dificultades, cual la del número excesivo de escobillas que se necesitaría y sobre todo, por que el momento de inercia desarrollado por los motores de muchos polos, sería tan enorme que no permitiría el arranque á gran velocidad, tan estimado en los trabajos de extracción . El motor commutador no podrá, pues, construirse jamás para grandes potencias; en cambio permite su frecuente aplicación con cargas medias y pequeñas, en los límites indicados, cuando se pretende dar importancia á la seguridad y rapidez de la maniobra. Hasta el momento en que escribimos este artículo, se han dirigido á la Sociedad Brown Boveri y Compañia nada menos que ig pedidos tores de doble colector, para medianas de máquinas cargas, extractoras con accionamiento por mo y pequeñas á pesar de que la fabricación de estos

motores no se ha emprendido hasta hace año y medio aproximadamente. El afán de simplicar y mejorar las máquinas extractoras accionadas por la electricidad con dujo á la Sociedad en cuestión á intentar la aplicación del doble motor formado por dos monofásicos en conexión «Deri»—sistema Brown, Boveri—que puede engancharse directamente á una red trifásica sin necesidad de transformador rotativo y sin que su fácil gobierno exija el empleo de aparatos de arranque y regulación. Las ventajosas sociedades para el servicio de extracción posibilitan una instrucción de la parte mecánica extraordinariamente sencilla, y también en particular de los dispositivos eléctricos auxiUares, mediante cuyos perfeccionamientos sin número se pudo obtener una sencillez de manejo jamás conacido hasta el día de hoy. Las ventajosas propiedades técnicas del servicio del motor, dejan un extenso margen, á las que pudiéramos llamar dotes económicas, haciendo concebir esperanzas de que su aplicación se extienda cada vez más, para máquinas extractoras de mediana y pequeña potencia. A la vista de la máquina construida para la Sociedad Minera d e Czeladz, queda hecho el mejor panegírico técnico de esta clase de motores.
—• —

N O T A S
ELECTROMETRÍ.^ PRÁ.CTICA.—Tratado

B I B L I 0 Q - B A F I C A 8
práctico de medidas y verificaciones eléctricas, por del Rio Joan.
D .

Francisco

Atrevimiento grande es en mi juzgar un libro de electrometría, el primero que en nuestra literatura científica ve la luz en España, y mayor es todavía si la pluma que hábilmente lo compuso es la q u e dócil obedece al equilibrado cerebro del conocido ingeniero y maestro del idioma D. Francisco del Río Joan, que en los dos aspectos es notable y justamente reputado el autor del libro que detenidamente he ojeado, y que confieso no puedo ni necesito juzgar, porque el mérito de la obra se apreciará al estudiar con detenimiento frente á los aparatos del laboratorio. La originalidad y el valor práctico son las características de la obra del Sr. del Río, pudiendo aplicársele los juicios que el insigne general Marvá emitió en el hermoso prologo de los y aparatos Métodos (Práctica de medidas eléctricas) que en 1 9 1 0 publicó el citado autor que tan merilibro no es hijo de la biblioteca, no eyitre pergaminos sifw del laboratorio; se ha engendrado entre máqui-

tísima labor ha realizado durante varios años en el laboratorio del Cuerpo de Ingenieros del Ejército: Este nas y aparatos, y papeles. Y con el ilustre general de Ingenieros hemos de

convenir en que la falta de libros con orientaciones prácticas t e s entre nosotros una resultante natural del sistema teorista que rige nuestros centros educativos, indotados del material indispensable para sorprender Í7i acto los fenómenos y hacer la vivisección de la verdad físico-química. Mientras en el extranjero el hombre de ciencia tiene á mano poderosos útiles para sondar la Naturaleza, útiles q u e le son familiares porque aprende á manejarlos desde la cuna; mientras en esos países los laboratorios son ya una institución secular, donde el niño abre los ojos á la luz de la verdad, aquí apenas hay idea de que existen esas nuevas fraguas de Vulcano, donde se forja e l

LA ENERGÍA ELÉCTRICA

137

progreso, y el hombre de ciencia vive y pervive atiborrando su intelecto con estériles lecturas, sin podedas fecundar jamás al calor vivificante de la incubación experimenta!. ¿Qué más voy á añadir á la elocuencia y maestría de estas frases? No se me ocurre otra cosa que presentar en cuadro sinóptico, ordenado ante la vista del lector, el plan completo de la obra; no un índice árido que nada indica, y que sólo demuestra haber visto el principio y el final del libro. Todas las hojas han pasado ante mis ojos, y la síntesis de mi lectura la hago en el adjunto cuadro: PRIMERA P A R T E . - I N S T R U M E N T A L Capitulo primero.--Vni-Material ' dades I.—Trabajos para la adopción de tipos internacio\ nales. i II.—Unidades eléctricas. 1 1 1 . —Unidades f otométricas. I .—Patrones eléctricos. Capítulo //.—Patrones.. , IL—Patrones fotométricos. Capitulo primero Generadores y transformadores. y I .-líesistencias de precisión. Cízp/íu/o//.—Resistencias. ^ n.—Resistencias industriales. Capitulo / / / . - L l a v e s yl I.-Llaves. conmutadores 1 IL-Conmutadores. I [.—Medidas geonie- \ A.—Medida de longitudes. Capitulo /V^. — Material) tricas I B.-Medida de superficies. para medidas y manipu- \ II.—Medida de las masas. —Balanzas. aciones diversas f III.—Medidas varias. IV.—Accesorios y manipulaciones diversas. I I.—Idea y clasificación de los aparatos. Capitulo primero.—GalvaII .—Sistema oscilante. nometría general III.-Tipo originario. IV.—Shunto y Escala. Capitulo //.-Galyanomei._Conocimiento del aparato, tría de imán moviI, tipo | Empleo del aparato. Thomson Capitulo III Galvanómetro de imán fijo, tipo Deprez D'Arsonval.

LIBRO PRI.MERO.

básico

LIBRO

SEGUNDO.—.Mate-

rial auxiliar

LIBRO

TERCERO.—Apara^

tos de laboratorio , II. —Otros galvanómetros. Capitulo F.—Puentes y s I.—Puentes de medida. potenciómetros II.—Potenciómetros. Capitulo V/.—Electróme1. —Electrómetros de cuadrante. tros ' II.—Electrómetro capilar. Capitulo F//. —Aparatos \ I.—Galvanómetros térmicos y de inducción, para corriente alterna, ó ' II. —Electrodinamómetros. continua y alterna ' III.—Oscilógrafos, reógrafos y ondógrafos. ^Capituloprimero.—Ap!Lra-\ I.—Generalidades sobre los aparatos industriales, tos para corriente conti-1 II.—Amperímetros, nua, amperímetros, vol- III.—Voltímetros, tímetros y ohramime-j IV.—Forma y disposiciones especíales. tros I V.—Ohmmímetros. Capitulo //.—Aparatos I.—Amperímetros y voltímetros, para corriente continua' II.—Vatímetros. y alterna (III —Relevadores. |Cííp/íu/o / / / . — A p a r a t o s I I,—Aparatos de inducción. especiales para corrien-; II. —Transformadores para medidas. tes alternas I III.—Fasímetros y frecuencímetros. Clasificación y generalidades. LIBRO C U A R T O . —Aparatos industriales A) Contadores de tiempo. iCap/ta/o/F—Contadores.' B) Contadores de cantidad. C) Contadores de energía. Contadores para corrientes alternas. I.—Generalidades. II —Registradores Richard. Capitulo y.—Aparatos re-, . ,111-—Registradores Chauvin y Arnoux. gistradores J IV. —Registradores Hartman y Braun. V.--Registradores Siemens y Halske. VI.—Registradores especiales. Capitulo VI. — Agrupa- \ t , I. ^ "— ~ Volt-amperímetros. * """'""penmeiros. mientos y equipos j Aparatos portátiles. I 111.—Equipos y construcciones especiales.

138

LA ENERGÍA ELÉCTRICA
SEGUNDA P A R T E . — M E D I C I O N E S

Capitulo primero.—iVléto- i [.—iVlétodos generales. dos de medida ( 11. -Métodos especiales. Capítulo II Errores en las mediciones. Capítulo ///.-Preparación ( I.—Preparación de los ensayos. de los ensayos y expre- . L I B R O PRIMERO.—Conocisión de los resultados.. ' 11.—Exposición de los resultados. mientos generales [.—Laboratorios en general. 1 1 . —Laboratorios industriales. I Capitulo /l'. —Laborato- IIL —Laboratorios para ensayos de máquinas elécI rios de electricidad.... tricas. iV.—Laboratorios para medidas de aislamiento. V.—Laboratorios para verificación de contadores. Capítulo primero.—Medi-1 I. -Resistencias medias. da de las resistencias > II.—Resistencias muy pequeñas. pequeñas y mediadas . . ' I.—Resistencias de aislamiento. _ Capitulo //.—Medida de) 11.—Aislamientos diversos. L I B R O SEGUNDO.—Medida! grandes resistencias . . . j 111.—Resistibilidad y rigidez dieléctrica. de las magnitudes eléc-. CapituloHL-meáidasvai I — .Medicicnes en el laboratorio. " • " ' ^ ^ s i rias de resistencia y aisII.—Ensayos en las líneas. lamiente I 1.—Intensidades. Capitulo •A / r A. - Medida de \ . IL—Fuerzas electromotrices, mtensidad y otras mag- , j , __Capacídades.-Cantidades de electricidad. ' IV .—Medida de la potencia y de la energia eléctrica. Capitulo primero. - Verifi- ^ cación de amperímetros I Método electroquímico. por los voltímetros de i Problemas relativos á los voltímetros de volumen. volumen • • ^ , „ i Verificación Capitulo II i pgso_ de amperímetros por los voltímetros de Capítulo 111. - "S'erificación I de amperímetros por' 1.—Verificación de amperímetros. amperímetros y voltíme- II.-Verificación de voltímetros. tros por distintos mé-i III.—Pruebas y operaciones complementarías. todos ' Capítulo IV Verificación de contadores. Capitulo V.— .. Operaciones con las corrientes alternas. I.—Dínamos. IL—Alternadores. LIBRO T E R C E R O — EnsaIII.—Motores. yos diversos.. Capítulo 7/.—Ensayo de,' IV.—Transformadores. V.—Determinación de las pérdidas por el método máquinas eléctricas. .. taquimétrico de Routin. VI.—Averías más frecuentes de las máquinas. VII .—Comprobación de averías en devanados. Capítulo V//.—Reconocí-j 1.—Instalación con máquinas de vapor. 11.—Instalación hidráulica, ffiiento de una central eléctrica ' III.—Instalación con máquinas de gas. I.—Fotómetros. IL—Lámparas-tipo y otros aparatos. ! IIL—Mediciones fotométricas. IV.—Otros ensayos. Capítulo / X . — Medida I.—Ideas sobre termometría eléctrica. eléctrica de las temperaII.—Medidas de bajas y medianas temperaturas. turas I. -Repertorio de las disposiciones de interés general. II.—Reglamento para instalaciones en cuanto afectan á la seguridad pública y servidumbre de 1." Legislación eléctrica. paso. III.-Reglamento para el servicio de verificación APÉNDICES. de contadores. 1.—Condiciones técnicas á que deben satisfacer las distribuciones de energia eléctrica. 2.° Legislación extranje11.—Suministro y ensayo de las máquinas elécra.—Francia tricas. Naciones y Sociedades va- III.—Cuadro comparativo de diversos reglamentos rias sobre los ensayos de recepción de máquinas. ADICIONES Nuevos signos y definiciones.

LA B^^^^lA.^y^^T'^'?;^^

139

El extenso programa que se condensa en el anterior cuadro, exige para su desarrollo conocí mientos amplios de electricidad, y como denvación, como fecunda y frondosa rama de la electrotecnia, el dominio de la electrometría, que obliga al técnico á la agradabilísima labor de los trabajos de gabinete, al manejo de los aparatos en los cuadros y mesas del laboratorio, como complemento indispensable y confirmación hermosa de lo estudiado en el libro. En más de 900 páginas que ilustran 432 grabados, formando conjunto armónico de inestimable valor científico y en el bellísimo y florido estilo que personaliza las obras del Sr. Del Río, se presenta ante la vista del técnico, del ingeniero y de quien quiera ó necesite estudiar la electrometría, una verdadera exposición didáctica de esta aplicación científica tan precisa y tan conveniente, que en pocos afios ha roto las paredes de los laboratorios y gabinetes donde misteriosamente unos pocos iniciados rendían fervoroso culto á la electrometría de precisión para invadir el dilatado campo de la industria, auxiliando con sus poderosos medios de investigación la labor de la fábrica y del taller; y al compás de estos progresos, la electrometría industrial que osó golpear con las puntas de ms la?izas las puertas del laboratorio para imponer vasallaje á la electrometría de precisión, llamada porla calefacción, ventilación alumbrado y muldtud de pequeñas aplicaciones de electricidad, penetrará también en el hogar, y el amperímetro, el voltímetro, el contador y las resistencias serán útilísimo ornato de nuestras habitaciones y compañeros dei reloj, de la admirable máquina que mide el principio y el fin de nuestra vida. Antes de terminar, y como-una aspiración, como un deseo de ver en nuestra patria implantadas insdtuciones que reflejan un estado de cultura envidiable, y al que, afortunadamente, creo que caminamos, séame permitido reproducir del libro que con cariñoso entusiasmo y admiración he estudiado, los párrafos de los Laboratorios populares: «Esta institución, del más alto valor para la enseñanza de los fenómenos eléctricos, hállase muy extendida en Londres, Berlín, Munich, etc. A título de ejemplo reseñaremos el I/aboratorio de Electricidad de Bruselas, en el cual se ha resuelto la dificultad de individualizar y extender ias experiencias para gran número de ensayadores. En el piso bajo se hallan instalados los aparatos necesarios para las experiencias fundamentales de la ciencia eléctrica moderna. (Imanes, electroimanes, motores, transformadores, descargas en distintos medios, etc.) »En el primer piso se encuentran los aparatos destinados á la demostración de los principios de la electricidad teórica, al estudio de la inducción, de las corrientes alternativas y de los métodos de medida. »En cada estancia se ven grupos parciales de instalaciones completas, donde cada ensayad, or puede, aisladamente, realizar los ensayos, para lo cual, á su entrada en el establecimiento recib_ e una pequeña guía que le ilustra sobre la naturaleza del fenómeno de que quiere darse cuenta, conteniendo al efecto dicha guía unas 300 experiencias. Si se trata, por ejemplo, de demostrar la diferencia de conductibilidad de un hilo metálico sometido á temperaturas diversas, el alumno acude al compartimiento correspondiente, toca sobre un botón eléctrico que acciona un timbre, mueve una palanca que enciende un mechero cuya llama calienta una espiral de hierro que conecta el timbre con la pila de alimentación, y á medida que el hilo se calienta, el sonido se extingue. Maniobrando otra palanca, se intercala, á voluntad en el circuito del timbre, y bajo la llama, una espira de niquelina ó de óxido metálico, comprobándose que para aquélla la resistencia del circuito no cambia con la temperatura, al paso que disminuye para el óxido. »En tres locales anexos hállanse los aparatos de precisión para medidas, donde el vi sitante se inicia en los métodos y detalles operatorios, presenciando el trabajo de experimentadores competentes, ó bien bajo la vigilancia de éstos realiza los ensayos que le interesen. sUna sala de proyecciones permite, oprimiendo un botón, examinar las actualidades cientí-

140

LA ENERGÍA ELÉCTRICA I

ficas; en otro local pueden los industriales exhibir sus productos, y finalmente, la biblioteca y un taller de construcción de aparatos eléctricos completan el laboratorio.» Si con este mi pobre juicio se excita la curiosidad del gran público electrotécnico para conocer el interesantísimo libro que ha enriquecido la Biblioteca tec7iológica que edita la casa Romo, se habrá cumplido el único anhelo de este modestísimo admirador del incansable y fecundo ingeniero D . Francisco del Río Joan, que á sus méritos conocidos y apreciados ha sumado uno más de gran valía con la publicación de su notable libro.
SANCHO LÓPEZ LÓPEZ.

CRÓNICA

E

I N F O R M A C I Ó N
año para emplear la tracción mixta y renovación de la vía en los tranvías de Ventas del Espíritu Santo al Barrio de la Concepción y Cuatro Caminos á Chamartín de la Rosa, y en el ferrocarril de Chamartín de la Rosa al Barrio de la Concepción. — L a Sociedad Tranvías del Zste de Madrid ha solicitado la concesión de un tranvía eléctrico que partiendo del final de la calle de Alcalá termine unos metros más allá de la puerta que da acceso al Cementerio de Nuestra Señora de la Almudena. El contrato de la Hidroeléctrica Española y ei Salto de Bolarque. —Estas dos empresas celebraron en 9 de No\iembre de 1910 un contrato sobre la distribución del fluido en Madrid y transcurrido un año Bolarque declaró rescindido el contrato, acudiendo la Hidroeléctrica á los Tribunales, exigiendo el cumplimiento de dicho contrato. Por el Juzgado de primera instancia del distrito de Palacio, que conoce del asunto, se ha dictado auto con fecha 15 de Marzo concediendo las medidas de prevención en los bienes de Bolarque, que solicitaba la Española en su demanda ; y en su virtud se dispone la anotación preventiva de la demanda en la inscripción que de los bienes inmuebles de Bolarque aparezca en el Registro de la propiedad correspondiente; se reconstituye, con intervención judicial, el Comité que, para entender en la celebración de contratos de suministro, creó el concierto hoy en litigio, y se establece, de acuerdo también con éste, que ambos contratantes habrán de utilizar como única Compañía distribuidora la «Cooperativa Electra de Madrid», prohibiendo á Bolarque la celebración de contratos por sí solo. L a Madrileña del Gas. —Esta Empresa anuncia á los tenedores de obligaciones que habiéndose normalizado la situación industrial y financiera de la Sociedad y permitiendo atender en su integridad el servicio de sus Obligaciones,

A g u a s . — S e ha concedido á D. Teófilo Benard y Seguier, apoderado del Dr. Dietrich Cunze Hirsemann, los aprovechamientos números 1-9-10-18-23 y 24 del río Noguera Ribagorzana (Lérida), con destino á la producción de energía eléctrica para usos industriales. —Se ha aprobado la transferencia que don Antonio Molina hace á D . Carlos Padrós de un aprovechamiento de agua del río Guadiana, en término de Luciana y Puebla de Don Rodrigo.— (Gaceta 2 Marzo 1912.) —ídem la que D. Rogelio Manresa Illán hace á D . Diego Roca de Togores de la concesión de un aprovechamiento de aguas del río Albanilla (Murcia) y concediendo una prórroga de dos años.— {Gaceta 2 Marzo 1912.) —Se le ha autorizado á D . Fructuoso de la Hormaza para ampliar hasta 3.000 litros por segundo eí caudal de un apro\echamiento de aguas del río Asón que posee en término de Udalla (Santander), con destino á fuerza motriz para usos industriales.—{Gaceta 11 Marzo 1912.) N u e v a s centrales. —En el número del 25 del pasado decíamos que en plazo no lejano sería un hecho la instalación de una central en Felanitx (Baleares). Hoy podemos añadir que merced á los trabajos llevados á cabo por D . Cristóbal Fúster secundado por D . Guillermo Perelló y D . Antonio Monserrat, en breve darán principio las obras. La nueva central se instalará en la fábrica de harinas propiedad hoy del Sr. Monserrat, bajo la dirección de D . Antonio Planas y Rosillo. —En Esparragosa de la Serena (Badajoz) trata de llevar á efecto D . Teodoro Acedo la construcción de una central eléctrica para proporcionar alumbrado público y particular á di-, cho pueblo y otros inmediatos. T r a n v í a s . — S e ha concedido á la Compañía Madrileña de Urbanización la prórroga de un

LA ENERGÍA la Compañía da ix>r terminado el «Modus vi\-endi» de 1905, que estipulaba que la amortización de las obligaciones se efectuaría por vía de compra en Bolsa en el dempo de duración de dicho oModus vivendi». En lo sucesivo se amortizarán dichas obligaciones por sorteo y á la par. Instalación de maquinaria —Se ha solicitado del Ayuntamiento de Madrid la concesión de licencia para instalar un grupo convertidor de corriente eléctrica, compuesto de un motor de 1.100 caballos y una dínamo, en la calle de Mazarredo. Cambio de domicilio —Con el fin de proporcionar á su numerosa clientela mayor comodidad y facilitar el desarrollo de su negocio, la casa Morgan & Eliot ha decidido tomar locales nuevos y más amplios en la calle de Recoletos, ntímero 2 duplicado, reuniendo al propio tiempo en un mismo edificio stis almacenes y oficina técnica. Nuevas Sociedades. —En Bilbao y ante el notario D . Francisco de Santiago Marín, se constituyó en Julio pasado la Compañía Electra de Jallas cuyo objeto es la producción, distribución y venta de energía eléctrica para alumbrado piíblico y particular, fuerza motriz, calefacción y otros usos del servicio doméstico á los pueblos de Corcubión, Cee, Noya y Mevas. La Compañía se ha constituido con un capital de 500.000 pesetas representado por 1.000 acciones de 500 pesetas de valor nominal cada una. La han constituido D. Cándido de Arrola Aqueche, D. Fidel Criarte Arana, D. Juan Antonio Acha Encera, D. Francisco del Campo Lacalle y D. Ildefonso Arrola Bilbao. Líneas de t r a n s p o r t e — E l Gerente de la Compañía de electricidad de Palma ha solicitado establecer una red de transporte de energía desde la central á los caseríos de Son Rapiña, Son Serra y La Vileta. Material para t e l é g r a f o s — L a Gaceta de Madrid del 2 de Marzo publica un Real decreto, fecha 29 de Febrero tíltimo, autorizando al Ministro de la Gobernación y en su nombre y representación á la Dirección general de Correos y Telégrafos, para adquirir directamente cincuenta aparatos telegráficos Hughes, de la patente Siemens y Halske. Aumento de capital. —La Sociedad el Yratí ha acordado aumentar su capital social en pe.setas 1.500.000, á cuyo efecto emite 3.000 acciones de á 500 pesetas una, al tipo de 125 por 100. La Popular Ovetense. —Esta Sociedad de

ELÉCTRICA

141

electricidad domiciliada en Oviedo ha acordado emitir 1.050.500 pesetas en obligaciones de pesetas 500 una, con interés del 5 por 100 anual amortizables en cuarenta años, á partir de 1918. El tipo de emisión se fija en 95 por 100, teniendo derecho preferente de suscripción los accionistas en la proporción de una oblig.ación por cada tres acciones que posean. Admisión de valores á la cotización ofi= cial. —La Junta sindical de la Bolsa de Madrid ha dispuesto que se admitan á la contratación oficial y se iticluyan en las cotizaciones de Bolsas las 6.050 acciones preferentes de 500 pesetas nominales y al portador, completamente liberadas, ntímeros 1 al 6.050, de color rojo, fecha 1.° de Junio de 1911, y que forman parte de las 8.000 emitidas por la Compañía Nacional de Telegrafía sin hilos, con el carácter de preferentes, y las 5.000 acciones, también al portador, de á 500 pesetas nominales, -totalmente desembolsadas, color azul, niimeros del 1 al 5.000, con la misma fecha, emitidas con el carácter de ordinarias por la expresada Sociedad. Redes telefónicas. —Por la Diputación de Vizcaya se estudia la instalación de la red telefónica provincial en análogas condiciones que la ha establecido la de Guiptizcoa. Segtin el proyecto, se montarán 125 estaciones telefónicas. Comunicaciones telefónicas interurbanas.— Por Real decreto de 19 de Marzo {Gaceta del 21) se concede á la Compañía Peninsular de teléfonos la ampliación de treinta meses del plazo para ejecutar la construcción de la red telefónica interurbana del Noroeste y se unifican las condiciones de explotación de las tres que han de constituir el sistema telefónico interurbano de España. Subastas. —Se vende en pública subasta y ante el notario de Oviedo D. Secundino de la Torre, una finca en el pueblo de Colloto, perteneciente á la Sociedad de Productos Celulóideos en liquidación, compuesta de dos hectáreas, casa habitación y almacenes, maquinaria, accesorios y existencias. L a hulla negra y la hulla blanca.— De un interesante artículo de la notable revista La Haulle Blanche extractamos el estado actual en la lucha económica entre aquellas dos fuentes de energía. Hasta hace poco tiempo las grandes unidades hidráulicas habían barido el record en capacidad ó potencia, con sus unidades de 15.000 caballos, alcanzadas mucho antes de que los terlomotores llegaran á los 1.000 kw. y después á los 2.500

142

LA ENERGÍA

ELÉCTRICA agujero del perno. Uno de los pernos había sido cortado por uno de los extremos; otro estaba roto por ambos, y solamente el tercero de los pernos que formaban la junta había quedado intacto. La presencia de la burbuja de aire en la llanta del volante hizo que en el primer momento algunos de los peritos creyesen que esta burbuja había sido la causa de la rotura. Sin embargo, estudiando más detenidamente el asunto, se pudo comprobar que la explosión había sido completamente mdependiente de la existencia de la burbuja. Las principales dimensiones del volante eran : diámetro exterior, 2,390 milímetros ; revoluciones por minuto, 180: velocidad lineal de la llanta, 1,290 metros por minuto, ó sea 21,5 metros por segundo; sección de la llanta, 560 centímetros cuadrados; sección de la burbuja, 24,5 centímetros cuadrados ; seción útil de la llanta en el punto en que había la burbuja 536,5 centímetros cuadrados; peso del volante, 2,800 kilogramos. Calculando con estos datos la resistencia de la llanta del volante en el punto en que había la burbuja, resultó que era ésta superior á la resistencia de las juntas, y, por lo tanto, superior con mucho á la resistencia necesaria para vencer la fuerza centrífuga á la velocidad normal d< marcha del volante, de modo que sólo un excesivo aumento en la velocidad había podido producir la explosión. El volante llevaba montado sobre él un regulador axial que, como es de suponer, saltó hecho pedazos al explotar el volante. Al examinar los trozos de este regulador, se obser\'ó que el perno, que servía de eje de giro á una de las articulaciones estaba cortado y que una parte de él se había soldado con su cojinete. El día del acidencte la máquina se había puesto en marcha á las dos de la madrugada, y en el momento del accidente hacía catorce horas que funcionaba-. Durante este tiempo no se había presentado ninguna irregularidad en su marcha; sólo pocos segundos antes de la explosión se empezó á oir una vibración ó golpeteo en el regulador, que fué aumentando en fuerte proporción, de manera que el maquinista, temiendo un accidente, iba á cerrar la válvula de paso del vapor; pero antes de que llegase á efectuarlo, explotó el volante. Del estudio completo se dedujo que la causa de la explosión era que el perno de articulación del regulador se había calentado pox falta de engrase y se había soldado con su cojinete. Por efecto de ello se había ido desenroscando el perno, y ésta fué la causa del ruido que producía el regulador poco antes de ocurrir el accidente. En este estado lo más probable es que el regulador no pudiese funcionar

y más tarde á los 10.000. Pero al presente la Compañía Electro Mecánica de Bourguest ha construido una turbina de vapor de 25.000 HP. cu)'o motor pesa 38 toneladas; la parte inferior del cilindro, 41, con feso iotal de 300 toneladas ; 140 para la turbina sola. Dice el artículo: la hulla blanca, ha sido vencida ; la hulla negra posee la copa de las capacidades unitai-ias.Es probablemente posible nueva lucha. Pero ¿cuándo? Explosión de un volante de máquina de vapor.—Hace algún tiempo explotó en Nueva York el volante de una máquina de vapor de gran velocidad, i^erteneciente á la instalación del t H o tel Knickerbockerj). La explosión produjo un gran estrépito y ocasionó pérdidas materiales de consideración y además un fragmento del volante que, atravesando el techo del cuarto de máquinas, fué á parar al departamento situado encima, hirió gravemente á una persona. El herido perdió el equilibrio y cayó al cuarto de máquinas por el mismo agujero abierto por la explosión. La explosión ocasionó, además, la rotura de \arios tubos de vapor y sólo por la sangre fría y pericia de los maquinistas, se logró evitar que la desgracia tomara mayores proporciones. Inmediatamente procedieron los peritos al es-

tudio del accidente para determinar las causas de la explosión. Reuiúdos los diferentes trozos del volante, éste presentaba el aspecto de la figura adjunta, y al examinar estos trozos, se observó que había en la llanta del volante próximo á la junta B una burbuja de aire de una longitud de 600 milímetros y una sección de 39 por 114 milímetros. La junta B estaba completamente destrozada. Una de las bridas se había roto en cuatro partes, mientras que la otra estaba desgarrada por el

LA ENERGÍA ELÉCTRICA y no pudiese, por lo tanto, mantener la \elo(.úd a d de la m á q u i n a dentro d e los límites normales, por lo cual, creciendo la velcxádad d e la m á q u i n a , fué también creciendo la fuerza centrífuga en el volante hasta q u e fué superior á su resistencia y p r o d u j o la explosión. Motor de petróleo de combustión interna, sistema Hornsby.—Kl motor Horn.sby, descrito máquinas corrientes alternas, cuyo n ú m e r o d e períodos d e p e n d e únicamente d e las constantes de l a s dos m á q u i n a s , q u e se pueden hacer va.riar, intercalando en sus circuitos excitadores u n a ."vlf-inducción [jara disminuirle ó u n a c a p a c i d a d para aumentarle y e s t a n d o distanciadas sus fases 90°, próximamenite, en las dos m á q u i n a s . E n la práctica, se pueden reemplazar l a s dos dínamos por u n a sola m á q u i n a t e t r a p o l a r q u e tenga los cuatro devanados excitadores y forme dos circuitos inducidos distintos ó a u n p o r u n a máquina d e dos polos, perpendiculares el u n o al otro, y cuyo colector lleve c u a t r o escobillas dispuestas á 45° con relación á los ejes magnéticos d e estos polos. E n fin, se p u e d e también agrupar una m á q u i n a de dos polos rectangulares con una máquina b i p o l a r ordin,aria.

en el Prakt. Maschincii-Konstrultteur,

del 8 de

Diciembre del año p a s a d o , es, como el motor Diesel, un motor d e combustión. El mechero ó \'aporizador está f o r m a d o de un m a n g u i t o hueco q u e comunica ccn el fondo del cilindro y q u e se le calienta en el momento de la puesta e n marcha por u n a l á m p a r a especial ha.sta el rojo cereza, lo q u e exige de siete á diez m i n u t o ; después se m a n i o b r a á m a n o el voE l autor termina mencionando algunas aplicalante del motor q u e aspira el aire y le impulsa ciones d e este t i p o d e generador d e corriente en el \'aporizador, en c! q n e es comprimido y alterna y d e frecuencia reducida, principalmente llega á una temperatura superior á !a d e inflaI)ara el gobierno d e máquinas herramientas almación del petróleo q u e abastece al motor. ternas, cuyo motor continuo o r d i n a r i o p o d r í a Este petróleo es pulverizado en el vaporizador alimentar con corriente alterna del mismo períopor u n a pequeña bomba, gobernada j w r im exdo q u e el movimiento alterno d e su herramienta céntrico ; e l petróleo así e v a p o r a d o se inflama ó del platillo porta-pieza. ) y p r o d u c e la combustión d e la mezcla. U n a vez en marcha el motor apaga la Lámjiava d e inflamación. LIBROS Y REVISTAS P u e d e utilizarse como combustible el petróleo ifíf- Previsión del tiempo —Lo que es, lo que en bruto, lo q u e reduce el gasto próximamente será. (Un libro interesante de vulgarización científica ) á 2,.50 céntimos p o r caballo-hora, corresponEstá, sin duda, destinado á l l a m a r la atención del diente á u n peso medio d e combnstiiile d e unos público, el hermoso folleto. La Prf.visión del tiem325 gramos. po. Lo que és, lo que será, dos conferencias por el E l engrase y el entretenimiento, enteramente Director del Observatorio del Ebro Rev. P . Ricardo Cirera, S. S., los cuales ven hoy la luz a v a l o r a d a s automáticos, n o necesitan n i n g u n a vigilancia. con -numerosas notas y con apéndice. Creemos que la obi'ita g u s t a r á mucho, pues en lenguaje ameno y La generación de corrientes alternas de baja al alcance de todos, t r a t a del estado actual de la frecuencia, regulable á voluntad sin modificar Meteorología y de lo que será en el p o r v e n i r esta la velocidad de rotación.—En la Electrical Reciencia t a n i n t e r e s a n t e vine, del 2 de Diciembre último, M . A . G r a A la autorizada p l u m a del Director del Observademvitz describe u n a disposición e m p l e a d a por torio del Ebro, se u n e u n a presentación espléndida, 48 páginas de texto, u n apéndice, v a r i a s ilustraciolos establecimientos F e l t e n y Guilleaume-Lahmeyer, para p r o d u c i r corriente alterna d e fre- nes, u u a hermosa Rráflca á dos t i n t a s y bonitas cubiertas papel verjurailo. Su precio es s u m a m e n t e c u e n d a reducida y regulable entre límites dados, módico y no acostumbrado e u este género de p u b l i sin modificar la velocidad d e las dínamos. caciones: U n a peseta. De venta en todas las librerías de España, en el E l ])rincipio en q u e se f u n d a la construcción Observatorio del Ebro y en el Depósito de Barcelona de estas m á q u i n a s es el siguiente : L i b r e r í a S a n m a r t í , Caspe, 32. .Se a g r u p a n dos dínamos continuas, prox'istas c a d a u n a d e dos devanados excitadores, d e tal GUIA D E L C A P I T A L I S T A manera q n e c a d a u n a d e ellas alimente á u n o d e Valores.— UHimas colitaciones de valores Je electricidad sus propios d e v a n a d o s excitadores y á u n o de Bolsas de Madrid, Barcelona y Bilbao. los d e la segunda m á q u i n a , p r o d u c i e n d o l a s d o s ACCIONES b.obinas excitatrices d e u n a d e las m á q u i n a s efecMadrileña d e electricidad 96,00 tos q u e se sumiam, en t a n t o q u e las. d o s bobiiws Electricidad d e Chamberí 81,00 excitatrices del o t r o están en oposición. S e jjonen í d e m del Mediodía i S 00 en m o \ i m i e n t o l a s dos dínamos, c e r r a n d o primeFábrica d e l N o r t e 100,00 Eléctrica del Pacifico 98,00 ro el circuito excitador de u n a de ellas, después Hidráulica S a n t i l l a n a 147 .00 el d e l a otra, se producen entonces en los cirElectricidad d e l S u r 101,03 cuitos excitadores y e n los exteriores d e las dos Madrileña de Tracción 98,00

144

LA

CONSTRUCCIÓN

MODERNA

S o d e d a d Mengemor y Compoaia Electra Industrial Popular Ovetense Gas y E l e c t r i d d a d de Gijón Tranvías d e Gijón Aragonesa d e E l e c t r i d d a d Eléctricas reunidas Electra Peral Industrial Química Motrices del Gallego Teledinámica Electro-Qufmlca Aragonesa Elíctro-Qulmlca Aragonesa H. Eléctrica de Huesca Tranvías d e Zaragoza Eléctrica d e Cácere» La Emeritense Compañía eléctrica del Urumea Ferrocarril á Ulia Compañia Eléctrica de S. SebastiAn Eléctrica d e Arditurri TaUeres de S. Martin Electra d e T h o m s o n Electrade B e s a y a í d e m d e Bidasoa Cooperativa d e Bilbao Tranvía d e Durango Valendana de electriddad Electra V a l e n d a n a Valenciana d e Tranvías Hidroeléctrica de V a l e n d a Electra Popular Vallisoletana Compañia Reusense d e Tranvías Aguas d e Arteta Compañía de Irati Gas Reusense Electra Vitoriana Electra Hidráulica Alavesa Constr.""" electromecánicas, antes Alhemeyer. Electra d e Bedia Unión eléctrica Vizcaína Cooperativa Electra d e Madrid Centrales eléctricas Vizcaína d e E l e c t r i d d a d Hidroeléctrica I b í r i c a Hidroeléctrica española Electra del N e r r i ó n Electra Industrial española Eiectra de Puente Viesgo La Maquinista Terrestre Tranvia de Barcelona á Sans HidráuUca de Fresser Serie i.» Sociedad general d e Teléfonos Teléfonos. í d e m n o amortizables í d e m preferentes í d e m ordinarias Energía de Sabadell Sociedad el Tibidabo General d e Tranvías Compañía barcelonesa de Electricidad Eléctrica del Segre Fabril d e Carbonea eléctricos SeviUana de E l e c t r i d d a d Eléctrica d e Cazorla Hidroeléctrica del Chorro Onlón Salmantina OBUGACIONBS General Madrileña de Electriddad Hidroeléctrica del Freaer Hidroelétrica Ibérica E l e c t r i d d a d d e Chamberi ídem del MediodU Fábrica del N o r t e

107,00 84,00 102,00 42,00 120,00 99,00 102,0c 100,00 5".oo 97,oo 78,00 96,00 1 i9,oo 201,00 96,00 65,00 250,00 6»,00 130,00 150,00 100,00 98,00 ioo,oo '43,0" 91,00 3°,75 93,00 100,00 98,50 100,00 io6,oo 32,09 lot.oo «35,00 13 5,00 76,60 '51,5 5 8o,co 91,00 136,75 193,3° 45>oo 140,00 "4,25 '35,85 i95,oo 100,00 38,00 96,00 145,00 65,00 101,50 114,"5 io«,2 5 102,50 148.5° 115,00 97,5° 145,00 100,00 100,00 150,00 100,50 99,oo TOO,OO 8S,OD 65,00 104,00 101,25 93,0° 90,50

Compañía General de Tranvías Tranvía de Estaciones y Mercados Eectra del Nervión Compañía Electra Compañia Barcelonesa d e Electricidad Tranvías eléctricos N u e v a Montana Eléctricas Reunidas de Zaragoza Compañía general de Tranvías de B a r c e l o n a . . . Compafiia Sevillana de Electricidad HidráuUca SantiUana Tranvías d e Zaragoza Teledinámica Hidroeléctrica del Chorro Tranvía d e Bilbao, Durango y Arratia Tranvía de S. Sebastián á Rentería Electra Plazaola Compañía eléctrica de S. Sebastián 4 % Ferrocarril á Ulia Compañia eléctrica d e Urumea Electra Popular Vallisoletana Valenciana d e E l e c t r i d d a d Hidroeléctrica Ibérica Eléctrica Arditurri V a l e n d a n a d e Tranvías Compañía Reusense de Tranvías Electro Metalúrgica del E b r o

96,00 106,00 100,00 103,00 104,00 101,50 102,00 97,50 100,00 99,oo 101,00 102,00 100,00 95,oo 100,00 100,00 102,00 100,00 100,00 103,00 103,75 101,7 5 100,00 99,75 100,00 100,00 380,00 504,oo 93,62 185,00 110,00 40,00 '42175 110,00 24,25 86 .00

Bolsa de
Gas de Madrid 4 V»

París

Madrileña de Electricidad 4 ^« Bolsa de Bruselas Tranvías eléctricos de España Tranvías electri eso de Madrid y de E s p a ñ a . . . í d e m de Málaga í d e m de Cartagena í d e m d e Barcelona í d e m Eléctricos de Bilbao í d e m Eléctricos de Murcia í d e m Madrileña d e T r a c d ó n

OFERTAS Y DEMANDAS
S* vende máquina de vapor, vertical, «OerUkon», 100 caballos c o n calderas tubulares BeUviUe. Para m á s d e talles dirigirse á la Central eléctrica d e S a n U Marta de los Barros (Badajoz).—157. Postes de roble d e siete y o c h o metros, d e superior oaUdad, rectos, t o s t a d o s y d e grau duración, s e venden m u y baratos, para Hneas eléctricas. Dirigirse á Pedro H . Comeron, Lumbrales ( S a l a manca). 275. Tenedor d e libros d e Sociedad A n ó n i m a d e electricid a d ofrece sus servicios. Para informes dirigirse á la administración d e esta R e v i s t a . — 2 9 1 . — I n g e n i e r o electricista, 16 años de prácticas m a n u a l e s , s e ofrece c o m o Ingeniero y c o m o pr.^ctico, p o cas pretensiones. — 2 g 2 . Necesitamos varios Ingenieros electricistas ron e x p e riencia de e s t u d i o s en proyectos y m o n t a j e s y con c o n o c i m i e n t o s del idioma a l e m á n . Inútil presentarse «in b u e n a s referencias y p r á c t i c a s . L a s solicitudes deben dirigirse, acompañada.s d e t o d o s los detalles, copias de los certificados, c o m o asi m i s m o de las preteusioues á Siemens Schuckers. Industria eléc- >, trica. - A p a r t a d o 155, .Madrid.—294. ; Se vende una turbina Francis, D u p l e s , d e reacción, calculada para salto d e 10 m e t r o s , p o t e n c i a 9 3 ^ - 1 5 3 caballos. F u é construida por los Talleres de Zorrera. Informarán en L A E N E R G Í A . — 2 9 5 . Imp. de A. Marzo. S a n H e r m e n e g i l d o , 32 d u p . '

B O X i S T Z I s r
DE LA

Unión Eléctrica Española.
Afto I X . Madrid l ü de A b r i l de 1©1S. Núm. 7 LOS ABUSOS DE LA HACIENDA contadores de electricidad. El impuesto de utilidades y los En la sala segunda de lo Contencioso del Tribunal Supremo vióse en la tarde del 29 último el recurso interpuesto por la Sociedad anónima «Gas y Electricidad de Santiago» contra el acuerdo del Tribunal gubernativo de la Coruña (referente á liquidación de dicha Sociedad por impuesto de utilidades) apiobatorio de lo resuelto por la Delegación de Hacienda de dicha provincia que aplicó á la mencionada Sociedad el 13,20 por 100 de las utilidades obtenidas el 1909, apoyándose en la famosa R. O. de a de Abril de 1 9 1 0 . {Gaceta del 9). Es este el primero después del interpuesto por la Unión Eléctrica que se ha visto en audiencia pública de los muchos recursos incoados por sociedades eléctricas ante la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo contra las disposiciones gubernativas que emanan de la citada R . O. de 2 de Abril de 1 9 1 0 , al aplicar la cual saltó la Hacienda por el artículo 11 fe la Ley de Presupuestos de 1908 y por lo tanto, despierta interés general la resolución que dentro de pocos días habrá de dictar la Sala, pues aunque los beneficios de tal resolución sólo puedan aplicarse (caso de existir) á la sociedad qne ha interpuesto el recurso, es indudable que el criterio que el Supremo siente en tal ocasión habrá de aplicarlo á todas los demás Sociedades que han apelado ante dicho alto Tribunal por el propio motivo. Representó á la sociedad de Santiago, ei letrado D. Augusto González Besada, cuyos prestigios y talento puestos al servicio de causa tan jasta no pudieron por menos de producir honda impresión en la Sala. I El notable discurso del Sr. Besada, nutrido de sana doctrina apoyábase en los argumentos fundamen- \ tales que siguen: i \.° El artículo i i de la ley de Presupuestos para 1909 que tuvo el honor de refrendar. Las S o - I ciedades anónimas dedicadas á la fabricación y venta de luz, aunque alquilen contadores, no ejercen ' más industria que las comprendidas en la tarifa 3 . * , de las anejas al reglamento de la contribución i n - ' dustrial. ] 2° El caso 2." del artículo i.", de la Ley de Utilidades que declara que sólo pueden gravar dividendos ' beneficios, etc., tarifados en la presente Ley. El alquiler de contadores no está tarifado ni en la Ley ni en -j el Reglamento. El Consejo de Estado informando dice; Que debe tarifarse esa industria. ^ 3 . ° El art. 51 del Reglamento de 17 de Septiembre de 1906, que dice se liquidarán utilidades por lo * que perciban de otros negocios (las Sociedades anónimas) que no tengan origen exclusivo y directo en la industria. El contador tiene su origen exclusivo directo y necesario en la industria de fabricación de fluido. 4.° La misma R. O. de 14 de Octubre de carácter general, que no es aclaratoria del art. 1 1 , de la Ley de Presupuestos y sí modificativa del sentido de dicho artículo que no fué una bonificación como equivocadamente se supone. Dicha R. O. exige además que el alguiler sea habitual y \a. ?¡oc\táíá que representa el Sr. Besada tiene dos mil abonados sin contador. 5 Que la R. O. no puede tener efectos retroactivos. 6 . ° y último. Que aún impuesto el gravamen hay que descontar amortización de capital, personal de lecturas, consumo de fiuído etc. y en consecuencia está mal practicada la liquidación. Cuantos oyeron al Sr. González Besada, defendiendo ante el más Alto Tribunal de justicia de la N a ción los derechos de la Sociedad de gas y electricidad de Santiago, les parecía imposible que tan prestí-

— 30

-

giosa autoridad, fuera la misma que hace muy pocos años, cuando ocupaba la cartera de Fomento, refrendara aquella disparatada é injusta disposición, que prohibía á las empresas de gas y electricidad establecer unraínimunde consumo, quebrantando con elío multitud de leyes vigentes en España y faltando abiertamente al principio de la libre contratación, como bien claro lo demostró en su informe emitido á petición de la Unión Eléctrica España, otro jurisconsulto, no menos eximio que D. Augusto, el también ex ministro de Fomento ü . Manuel García Prieto. Pero es que por lo visto, lo que desde el bufete se ve blanco con luz meridiana, tienj que ser negro, desde la poltrona de Hacienda ó de Fomento, en este desgraciado país donde toda impureza política tiene buena acogida hasta en los espíritus más rectoJ, aunque con ello se cause hondo trastorno á las industrias aniquilándolas y destruyéndolas.

SALA DE LO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO Sentenria relativa d la existencia de una fábrica de luz eléctrica en Cuevas del Becerro, sin que sus dueños paguen al Tesoro la Contribución industrial ni el impuesto de lO por lOO sobre consumo de alumbrado. (Gacetas de <, y 8 de Septiembre de igii.) En la villa y Corte de Madrid, á lo de Abril de IQII, en el recurso contencioso administrativo que ante nos pende en tínica instancia, promovido por la Siciedad Luz Eléctrica de Cañete la Real, demandante, representada por el Letrado ü. Salvador üíaz Berrio, contra la Administración general del Estado, demandada, y en su nombre el Fiscal, sobre revocación de los acuerdos dictados en lo de Noviembre de 1908 y 20 de Marzo de 1909, por la Dirección General de Contribuciones, Impuestos y Rentas: Resultando que, en 5 de Octubre de 1905, D. José García Torres formuló dos denuncias á la Delegación de Hacienda de Málaga, relativas á la existencia de una fábrica de luz eléctrica en el pueblo de Cuevas del Becerro, que funcionaba desde principios de 1904, sin que sus dueños, D. José Martín Rosado y otros, pagasen al Tesoro la Contribución industrial ni el impuesto de 10 por 100 sobre consumo de alumbrado: Resultando que, formulado por el ingeniero industrial el presupuesto de 7 5 , 7 0 pesetas, para sufraga*" los gastos que ocasionase la comprobación de la denuncia, no consta que se notificase al denunciador, y la Inspección hizo constar que la citada fábrica venía contribuyendo por industrial desde Enero de 1 9 0 5 : y tenia declarado el 10 por 100 del impuesto de Consumo: Resultando que en 18 de Enero de 1907, el Ingeniero Inspector en Comisión de visita, D. Manue' Delgado, procedió á la comprobación de la denuncia de García Torres, para lo que tuvo á la vista las Hstas cobratorías, los talonarios de recibos de abonados y los contratos de abonos, y consignó en su informe que la fábrica comenzó á funcionar en i.° de Enero de 1905, que eran exactas las declaraciones relativas al consumo, pero que presentada con retraso á la Hacienda las correspondientes al primero y segundo trimestre de 1905, procedía, conforme al artículo t; del Reglamento de! Impuesto, imponer ala Sociedad anónima Luz Eléctrica de Cañete la Real, una multa de 494 pesetas y 80 céntimos, por lo que se refiere al impuesto de l o por 100 sobre el consumo y considerarse el expediente como de ocultación, y desestimarse la denuncia relativa á la falta de pago de la Contribución industrial por ser improcedente, Resultando que la Administración de Hacienda notificó á la Sociedad que podía examinar el expediente de ocultación que se le instruía por el impuesto del 1 0 por 100 sobre el consumo de fliiido eléctrico sin que la Sociedad compareciera, y por su parte el denunciador, en escrito de 2 de Abril de 1 9 0 7 , expresó que la Sociedad comenzó á expender el fltíido para el alumbrado desde i.° de Junio de 1903, y continuó la defraudación todo el año 1904, y presentó varios recibos para acreditar el cobro por aquélla á sus abonados del fltíido y el impuesto del to por 100: Resultando que la Administración de Hacienda, en 2 de Abril de 1908, condenó á la Sociedad denunciada por defraudación del impuesto de 10 por 100 sobre el consumo desde el mes de Junio de 1903 á fin de Diciembre de 1904, y por ocultación en el primero y segundo trimestre de 1905, al pago de pesetas 1 5 . 5 7 4 y 82 céntimos, incluyendo en esta cifra la multa reglamentaria, fundando su cálculo en una producción de 65 kilowatios hora, de los que debe deducirse un 20 por lOo por pérdida en la transmisión:

31

•-

Resultando que de este acuerdo recurrió la Sociedad ante la Delegación, fundada en que dicho acuerdo se dirige contra entidad distinta de la que fué objeto de la primera denuncia, toda vez que la Sociedad se constituyó por escritura de 29 de Julio de 1904, y los denunciados son D. José Martín Rosado é individuos de la Sociedad ya extinguida que giraba bajo la razón social Martín Varto y Compañía; que el acuerdo versa sobre asunto distinto del que tenía conocimiento la Sociedad; que ésta no suministró alumbrado eléctrico hasta 1905; y que la liquidación era inaceptable porque no se gira sobre la base de lo que realmente ha producido la fábrica según disponen los artículos 5.* de la ley de 18 de Marzo de 1900, y 6." y 17 del Reglamento de 22 del mismo mes y año, y se funda en la capacidad productora de la máquina y aplica la penalidad c]ue la Ley reserva únicamente á las defraudaciones por Contribución industrial: Resultando que la Delegación de Hacienda de Málaga, en 1 6 de Julio de 1908, acordó anular lo actuado á partir de la instancia del denunciante, de 1 de Abril de 1907, pasándola á la Inspección para que la tramitara reglamentariamente y apercibir á la Administración da Hacienda y á la Inspección por las anomalías observadas en la tramitación del expediente: Resultando que el denunciador mantuvo la certeza de los hechos denunciados y afirmó que la Sociedad Luz Eléctrica de Cañete la Real es la misma que en 1903 y 1904 giraba con la razón social Martín Vento y Compañía, según se deduce de una certificación librada por el Registro Mercantil. Resultando que interpuesto recurso de alzada por García Torres, la Dirección General de Contribuciones, Impuestos y Rentas, por resolución de to de Noviembre de 1908, revocó el acuerdo de la Delegación, manteniendo en vigor el dictado por la Adnnnistración de Hacienda, sin perjuicio de que pase el tanto de culpa á los Tribunales, con arreglo á lo dispuesto en el artículo 1 8 del Reglamento de 22 de Marzo de 1900. Fúndase la resolución en que no puede perjudicar al denunciante la falta de notificación del presupuesto de gastos necesarios para comprobar la denuncia, en que la instancia de García Torres, de 2 de Abril de 1907, no debe estimarse como nueva denuncia, sino como ratificación de la que dio origen al procedimiento, en el que bastaba liquidar las responsabilidades de los defraudadores, tomando como base de la cantidad defraudada ó el perjuicio causado al Tesoro ó la capacidad productora de la fábrica ya determinada, que es la f o r m í prevenida en el artículo 6." del Reglamento de 22 de Marzo de 1900; que la Sociedad venía funcionando desde Junio de 1903, y cobraba de sus abonados el importe del impuesto del 10 por 100 sobre el alumbrado sin ingresarlo en el Tesoro, sin que sea exacta la afirmación de que la Sociedad es distinta de la que funcionaba en 1903; y que la penalidad impuesta por la Administración es la procedente conforme al artículo 17 del Reglamento de 22 de Marzo de 1900, como también lo es según el 1 8 dar conocimiento del hecho á los Tribunales ordinarios como comprendido en los artículos 409 y 4 1 0 del Código Penal: Resultando que la Sociedad anónima Luz Eléctrica de Cañete la Real ha interpuesto contra el anterior acuerdo el recurso contencioso administrativo señalado con el número 1.296: Resultando que para ejecutar el acuerdo de la Dirección, de 10 de Noviembre de 1908, la Administración de Hacienda practicó una liquidación que importaba 29.917 pesetas y 26 céntimos, que fué confirmada por la Delegación: Resultando que la Sociedad recurrió en alzada por entender que en la liquidación se tomaba como punto de partida la capacidad productora de los generadores en vez de la producida por la fábrica y en que no se ajustaba á lo dispuesto en los artículos 5 . ° de la ley de 18 de Marzo de 1900 y i 6 . ° y 17 de su Reglamento, la Dirección General de Contribuciones, en 20 de Marzo de 1909, desestimó el recurso por ser posterior á su acuerdo de 10 de Noviembre de 1908, y dispuso se estuviese á lo resuelto fundándose en que dicho acuerdo de 1908 aceptó la liquidación practicada por la Administración de Hacienda en 2 de Abril de 1908, sin que haya términos hábiles de alterar la cifra de 15.574 pesetas y 82 céntimos, y en que dicha liquidación constituye la exención y nervio del fallo que puso término al expediente: Resultando que la Sociedad anónima La Eléctrica de Cañete la Real, ha interpuesto contra la anterior resolución el recurso contencioso administrativo, número 2.456 que fué acumulado al 2 . 2 9 6 y formuló la demanda con la súplica de que se estableciera alguno de los pronunciamientos siguientes: I." Revocar las órdenes reclamadas declarando en lug?r de ellas que la única responsabilidad exigible á la demanda es la multa de 494 pesetas 80 céntimos, correspondiente al primer semestre de 1905, mandando se devuelvan las demás cantidades satisfechas;

— 32 — 2.° Revocar las expresadas resoluciones y con devolución de las cantidades indebidamente exigigidas, declarar que á más de las expresadas 4 9 4 pesetas y 80 céntimos, sólo viene obligada la Sociedad á pagar por cada otro trimestre en que se aprecie defraudación, una multa impuesta con arreglo al artículo 17 del Reglamento de z 8 de Marzo de 1900, sin que se tome como base la capacidad productora de la fábrica; 3.° Anular las órdenes reclamadas dejando firme y subsistente la providencia del Delegado de H a cienda de 1 6 de Julio de 1908, que declaró la nulidad de todo lo actuado desde 2 de Abril de 1907. Con la demanda se acompañaron dos certificaciones expe iidas por el Secretado del Ayuntamiento de Cañete la Real y el Ingeniero Jefe de Obras Públicas, que acreditan que por providencia de 1.° de Septiembre de 1903, la Alcaldía de Cañete la Real acordó suspender y cortar los trabajos de instalación y suministro de la energía eléctrica de la Sociedad por no haber dado cumplimiento á lo prevenido en el R e g l a mento de 15 de Junio de 1 9 0 1 , hasta que en 30 de Diciembre de 1 9 0 4 el Gobierno civil de Málaga, de acuerdo con la Jefatura, autorizó las referidas instalaciones y el traslado de la re5oluc¡ón de 30 de Junio de 1909, dictada por la Administración de Hacienda, en la que se reconoce la certeza de los anteriores hachos y se desestima la denuncia de García Torres por falta de pago de la Contribución industrial, liquidándose por este concepto el alta correspondiente únicamente á los meses de Tunio, Julio y Agosto de 1 9 0 3 : Resultando que emplazado el Fiscal contestó pidiendo se absolviese á la Administración de la d e manda y la confirmación de las resoluciones impugnadas: Visto siendo Ponente el Magistrado D. Ramón Rubio: Vistos los artículos 3.° y 5." de la ley del Impuesto sobre consumo de electricidad, de iS de Marzo de 1900: Vistos los artículos i.", 3.°, 5.", 6.°, 1 3 , 1 7 , 18 y 19 del Reglamento de 22 de igual mis y año: Visto el Reglamento de 15 de Junio de 1 9 0 1 : Visto el Reglamento de la Inspección de Hacienda Pública, aprobado por el Real decreto de 13 de Octubre de 1903: Vista la Real orden de 6 de Mayo de 1904, principalmente en su regla 6.": Vista la Real orden de 28 de Octubre del mismo año: Considerando que examinado el expediente gubernativo traído á la Vista para la resolución de las cuestiones planteadas en el presente recurso, se desprende de modo indudable que la Sociedad demandante Luz Eléctrica de Cañete la Real, que antes de la transformación sufrida á fines de Julio de 1 9 0 4 , se denominaba de Martín Vento y Compañía, fabricó y repartió entre sus abonados fluido eléctrico durante los meses de Junio, Julio y Agosto de 1903, sin haber satisfecho Contribución industrial ni el 1 0 por 10 que ccrrespondía al consumo, lo cual constituye la defraudación calificada en el expediente administrativo y penada según la liquidación aprobada por la Administración de Hacienda de Málaga en Abril de 1908, y declarada firme por el primero de los acuerdos impugnados de la Dirección General de Contribuciones, Impuestos y Rentas, de 1 0 de Noviembre del mismo afio, procediendo, por tanto, en este extremo la confirmación del expresado acuerdo: Considerando que no sucede lo mismo respecto de la existencia de la referida defraudación durante los liUimos cuatro meses de 1903 y todo el año de 1904, porque no sólo no hay en el expediente como probante alguno sobre el particular, sino que, por el contrario, de los documentos presentados en el pleito, autorizados por el Alcalde de Cañete la Real y el Ingeniero Jefe de Obras públicas de la provincia de Málaga, aparece justificado que por orden de la primera de dichas Autoridades quedó en suspenso el funcionamiento de la fábrica de electricidad de la Sociedad actora, desde i . ° de Septiembre de 1903 hasta 30 de Diciembre de 1904, fecha en que fué autorizado aquel funcionamiento por el Gobernador civil de la provincia, razón por la cual no es posible estimar la defraudación declarada por aquellos dieciseis meses, ni procedente tampoco la responsabilidad que se exige á la Sociedad demandante en el acuerdo recurrido, y en cuyo extremo procede su revocación: (Continuará,)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful