Está en la página 1de 3

Sistemas Bombas de Hormigon

El hormigón bombeable no es un tipo de hormigón especial. Sin embargo, no todos los hormigones cumplen los requisitos de un hormigón bombeable. Un hormigón fresco es bombeable cuando es y permanece denso durante todo el bombeo.

Un hormigón es denso cuando todos los componentes sólidos están rodeados completamente por líquido (agua) y se desplazan unos respecto a otros. Por tanto, la presión debe transmitirse en el hormigón sólo a través del líquido. Para esto, la mezcla de áridos y cemento ha de estar por lo menos saturada de agua en todas las secciones del trayecto de transporte. La bombeabilidad y densidad estructural de un hormigón fresco no depende sólo de su composición, sino también del diámetro de la tubería y de el "lubrificante periférica".

El bombeo de hormigón o concreto premezclado se realiza a través de bombas con sistema hidráulico, en las cuales hay dos tipos: las bombas estacionarias, las cuales son transportadas por un vehículo que las desplaza al lugar donde se requiere; estas se colocan en el lugar donde se descargará el concreto de los camiones trasportadores del concreto premezclado; consisten en una tubería con abrazaderas, juntas, codos y una manguera; esto se arma a la distancia que se requiera, ya sea vertical u horizontal. Las bombas pluma vienen con el transporte y se basan en brazos que se pueden extender en varios metros de distancia. El equipo en bombas de hormigon, que se utiliza son dos: la bomba pluma y la bomba estacionaria. La bomba pluma se compone de las siguientes partes: la tolva, la válvula “S “, los cilindros donde se realiza la succión y expulsión del concreto, cuenta con una caja de agua para los cilindros. Es un sistema hidráulico y mecánico Estas cuentan con brazos y al final con una manguera flexible para la colocación del concreto en el lugar solicitado. Las bombas plumas se extienden en forma de caracol o en zeta. Los alcances de estas pueden ser de 28, 34, 36, 38, 45, 46 y 47 metros de distancia y que con la capacidad de bombear 160 metros cúbicos por hora. Cuentan con un control remoto para el manejo de los brazos y de la fuerza para el bombeo de hormigon.

Descripción : Desde las más pequeñas y versátiles, hasta las poseedoras de todos los récords mundiales de bombeo horizontal y vertical, Putzmeister cuenta con una bomba de remolque acorde a sus necesidades. Cromo duro en los cilindros de concreto, válvula S de reducción parabólica, doble cilindro de cambio de válvula, tolva de concreto de fácil limpieza y los sistemas hidráulicos más avanzados. Las bombas estacionarias que pueden bombear hasta 200 metros de altura se componen de tubería de distintas medidas, abrazaderas, empaques, codos, y manguera. La misión de la bomba es impulsar el hormigón fresco como corriente de transporte continua a través de la tubería de transporte hasta la obra sin despreciar la composición y las propiedades especificadas del hormigón.

El

comportamiento

del

hormigón

fresco

en

la

bomba

engloba

por

una

parte

su

comportamiento pasivo como consecuencia de las acciones de la bomba sobre el

hormigón y por otra, la propia reacción del hormigón a la bomba y al comportamiento de la misma. El hormigón fresco y la bomba atraviesan diferentes estados de funcionamiento Hay que diferenciar por una parte el estado operativo de la bomba (inicio del bombeo, régimen de transporte normal, vaciado y limpieza de la tubería, fallos) y por otra, el estado operativo del hormigón (transferencia y permanencia en la tolva, aspiración, llenado de la cámara de transporte, paso a través del sistema de tubo oscilante y de las reducciones siguientes).

El tipo de bomba utilizada (bomba de émbolo o bomba peristáltica) y el tipo de tubo (tubo oscilante "C" o "S") cuando se utiliza una bomba de émbolo influyen sobremanera en el comportamiento del hormigón fresco en la bomba

hormigón y por otra, la propia reacción del hormigón a la bomba y al comportamiento de
hormigón y por otra, la propia reacción del hormigón a la bomba y al comportamiento de

bomba de émbolo con tubo oscilante "C"

hormigón y por otra, la propia reacción del hormigón a la bomba y al comportamiento de

Bomba émbolo con tubo oscilante “S”

hormigón y por otra, la propia reacción del hormigón a la bomba y al comportamiento de

Bomba peristáltica

Para poder empujar el hormigón a través de la tubería de transporte es preciso que haya sido aspirado previamente de un contenedor abierto (tolva) por aumento volumétrico de la cámara de transporte de la bomba y que el hormigón llene la cámara todo lo posible. Por reducción volumétrica de la cámara de transporte, el hormigón es forzado a entrar en la tubería de transporte a la vez que se desplaza toda la columna de hormigón contenida en la misma.

La aspiración es también una forma de empuje: el aumento de volumen de la cámara de transporte (es decir, el émbolo de transporte se aleja del orificio de aspiración del cilindro) genera un vacío respecto a la presión atmosférica, que empuja el hormigón de la tolva a

la cámara de transporte con una presión máxima de 1 bar, suponiendo que no existan bolsas de aire entre la cámara y la atmósfera.

El reducido nivel de presión de aspiración y llenado requiere que el hormigón oponga la mínima resistencia posible al flujo y a la deformación. El agitador de la tolva y su diseño contribuyen significativamente a conseguirlo. El agitador sirve no solamente para conservar la fluidez del hormigón durante las pausas de transporte y evitar que sedimente, sino que además mueve y empuja el hormigón durante la aspiración de forma que fluya "por si solo", sin atascos, al orificio de aspiración, que debe ser lo más grande posible. El grado de llenado de la cámara es un criterio crucial para determinar la capacidad de rendimiento de una bomba.

Cuando el hormigón asciende a través de un tubo cilíndrico recto, el proceso se "calma" La falta de estanqueidad provoca una pérdida de la bombeabilidad y, por tanto, la formación de un tapón o "sólo" de un anillo de hormigón sólido que reduce la sección interior, con el consiguiente aumento de la resistencia al transporte. Si se bombea verticalmente a grandes alturas a través de tubos de transporte en perfecto estado, prácticamente se "calma" del todo el contacto entre la pared y los áridos gruesos y, por consiguiente, se reduce la resistencia al transporte y disminuye considerablemente el desgaste. El comportamiento del hormigón fresco en la tubería al iniciar el bombeo requiere una atención especial por parte del maquinista de la bomba. El problema es el humedecimiento necesario de la pared interior del tubo con pasta de cemento hasta el bombeo estacionario. La cantidad requerida por metro lineal de tubería de transporte corresponde exactamente a la cantidad que quedaría en un tramo de 1 m que se llenara completamente con hormigón fresco y que después se vaciase dejando deslizar el mismo (10 m en una tubería de 125 tienen una superficie interior a humedecer de aproximadamente 4 m2). Esta cantidad de pasta de cemento se "toma" exclusivamente del primer hormigón que fluye a través de la tubería en el bombeo inicial. Por esta razón debería iniciarse el bombeo utilizando una mezcla de lubrificación enriquecida con un exceso de cemento o incluso hormigón arenoso/enlucido en cantidades de 1/4 m3 hasta 30 m y 1/2 m3 a partir de 30 m antes de introducir la primera carga de hormigón (ver instrucciones de servicio).

Una solución más económica y eficaz para fabricar la mezcla de lubrificación es utilizar una pasta de cemento PM para iniciar el bombeo, disponible como polvo y que sólo hay que amasar con agua. La sustancia que se forma a los pocos minutos se introduce en el orificio de limpieza. Al iniciar el bombeo, la sustancia avanza por delante del frente de hormigón mojando la pared interior del tubo. Uno de los métodos extendidos en la práctica es lubrificar el tramo de transporte con agua antes de iniciar el bombeo, pero no deja de ser una solución auxiliar y sirve sólo para tuberías de transporte cortas. Sin embargo, si se omiten ambos procedimientos, habrá que contar con una obturación nada más iniciarse el bombeo, pues después de un tramo de bombeo relativamente corto se forma un tapón de hormigón seco, pobre y no bombeable que frenará el flujo de hormigón en alguno de los primeros codos. Otro requisito importante para un flujo de hormigón sin tapones es un vaciado y una limpieza a fondo de la tubería de transporte durante una parada larga para que no queden restos de hormigón endurecido o de pasta de cemento que puedan provocar la formación de tapones al inicio de la siguiente operación de bombeo.