Está en la página 1de 10

ONTOLOGÍA DE LA POESÍA Y POESÍA ONTOLÓGICA

Martínez Gómez Jorge Francisco

Introducción

franmg@live.com.mx

Se abordaran las diferencias entre el discurso racional y el discurso poético, señalando sus pretensiones ontológicas y la concepción metafísica que permite diferenciar en contenido concepto de metáfora. Se verá que la poesía asume diversos papeles dependiendo de la explicitación o no de su pretensión de conocimiento, de su dominio de la forma y primacía frente al contenido, de su uso de la sensibilidad como objetivo o como medio, desembocando así en la poesía como discurso, la poesía como arte, y la poesía como método. Además se mostrara su ubicación en el plano de la racionalidad donde del llamado discurso racional sólo se diferencia en grado dependiendo de su calidad como arte.

Del objetivo de la poesía

¿Existe una sustancial diferencia entre el discurso poético y el llamado discurso racional? La diferencia que a primera vista suele aparecer es que mientras que el primero se traza implícitamente como proyecto la apología de lo “no racional” – afectos, pasiones, anhelos, fantasías – en tanto no pretende abordar lo que “algo es”, es decir, su esencia – naturaleza, consistencia -, pretensión sí presente en el segundo tipo de discurso. El primero busca expresar una vivencia, por tanto subjetiva e individual. Una vivencia valga la obviedad de algo que se presenta ante nosotros, por ello siempre vivencia de algo particular. El segundo busca expresar la verdad de lo que algo es, por tanto una expresión al margen del sujeto, es decir, objetiva, donde el sujeto o autor funge sólo como medio, portavoz de aquello que presumiblemente es independientemente del sujeto que lo presencia. También es una pretensión de carácter universal, en tanto el “es” del objeto

particular es el mismo “es” de todos los objetos de su misma especie. Importan pues, en esta forma de discurso, los objetos particulares en tanto ejemplares del “es” buscado por la razón.

Esta distinción quizá acertaría en su validez si los discursos poéticos se limitaran a hacer gala de las vivencias del autor, sin realizar afirmaciones de lo que algo es. Sin embargo, ¿cuántos poemas no pretenden dilucidar, por ejemplo, lo que el amor es?

“El amor, pináculo de Dioses,

algarabía de los desiertos,

promesa de futuros.”

El fragmento anterior bien pasaría por un discurso poético y no racional. Pero, si como puede verse, este fragmento mantiene pretensión de universalidad acerca de su objeto, señalando cuál es su esencia, en qué consiste, qué es, ¿qué nos permite catalogar el fragmento anterior como un tipo de discurso y no otro? Además, ¿no se presenta el caso a veces, de un discurso llamado racional que trata sobre asuntos individuales, subjetivos, como por ejemplo, el análisis psicológico de sueños y fantasías? En tal caso, dicho discurso racional estaría sí pretendiendo encontrar el “es” de algo, la verdad, mas de un asunto particular que bien no se generaliza a otros ejemplares de su misma especie, mas aún así nadie negaría que, por ejemplo, el aparato conceptual del psicoanálisis es un discurso racional. ¿Cuál es entonces, el criterio para diferenciar lo particular de lo universal?

El ejemplo del discurso psicológico sólo es de utilidad para señalar lo confuso del criterio de lo particular-universal para escindir de la racionalidad el discurso poético del discurso racional – que como se verá, “discurso racional” constituye un pleonasmo. 1 Y el ejemplo

1 Afirmo aquí que lo racional y lo irracional no constituyen cualidades objetales, es decir, que no son los objetos los que son racionales o irracionales, sino que la racionalidad o irracionalidad constituyen modos de aprehensión del mundo. Así, hablar de las pasiones, anhelos, fantasías como objetos irracionales cae en desuso. Entiendo por (i)racionalidad aquella forma de aprehender el mundo en función de la presencia o ausencia de principios lógicos (el de identidad, el de no contradicción, y el de tercero excluido), de pensamiento dual relacional es decir, el pensamiento que se basa en establecer relaciones de a dos -, la causalidad y la categorización. Aquel modo de aprehensión del mundo que prescinda de estas formas lo llamo irracional, aquel que haga uso de

del anterior y presumible fragmento de carácter poético, muestra que, de querer salvar la cualidad propia de la poesía, no puede aludirse a su no pretensión de expresar la verdad de algo, el “es”. En otras palabras, en incontables ocasiones la poesía realiza afirmaciones de corte ontológico en tanto pretenden apuntar a lo que en el ejemplo anterior el amor es por sí mismo al margen de una experiencia, no porque la experiencia sea innecesaria para la contemplación del amor, sino que únicamente es la condición de posibilidad de dicha contemplación, siendo sólo el receptor de una naturaleza ya dada, que como experiencia se limita dar cuenta de lo que independientemente de ella es.

Aún en el caso de limitarse el poeta a decir “Yo vivo, yo siento que…”, se sigue realizando juicios de carácter ontológico, con la salvedad de hacer explícito que ese juicio proviene de un Yo”, y de un “sentir”. Es decir, la única diferencia entre, por ejemplo: “(Yo) siento que el amor es…”, y “El amor es…”, es la explicitación del carácter subjetivo de la primera afirmación, sin embargo se sigue hablando de lo que algo es. Explicitación que el discurso racional obviaquizá sin querer pues, ¿no es todo juicio un juicio que hace un individuo y a partir de unas facultades?

¿Y si el discurso poético se limitara a describir una vivencia?

“Vivo el amor, como agria nubes,

como sed que no descansa,

como Sol que sólo a sí se ilumina”

Sin embargo cabría preguntar, ¿decir que vivo el amor como algo, no lleva implícitamente el juicio de que para mí el amor es ese algo?

ellas, racional. A partir de lo anterior puede establecerse que todo discurso es racional pues mediante el uso de la palabra y el pensamiento inevitablemente también se hace uso de estas formas lógicas.

Del método de la poesía

Si no es por su pretensión que el discurso poético se diferencia del “discurso racional”, ya que, como acabamos de ver, ambos pretenden realizar afirmaciones sobre el “es” de algo, implica o explícitamente, y ambos pueden abarcar tanto objetos particulares como universales, es momento de ver si es por su método que estas dos formas de discurso de diferencian.

El primer elemento que parece diferenciar la poesía de una labor conceptual, es el uso

que la primera hace de metáforas, es decir, el carácter no literal de sus palabras, dando como consecuencia la multireferencialidad de su contenido, es decir, que una misma expresión puede referir a más de una cosa. Además la poesía pretende crear nuevas referencias para lo existente. Mientras que el discurso racional, en su intento de transmitir información respecto a algo del mundo siendo esto otro pleonasmo, pues, ¿qué otro tipo de información existe si no es información de algo ya dado? no puede sino anclarse en

la correspondencia palabra cosa, evitando la multireferencialidad pues su discurso

pretende apuntar a un objeto único, su objeto de conocimiento.

Tanto la poesía como la labor conceptual emplean como herramientas el uso de palabras 2 . ¿En qué se diferencia el uso de palabras en uno y en otro?

Toda palabra constituye un parcelamiento de la realidad permitida y/o permitiendo el

principio de individuación. Es decir, la creencia en unidades ontológicamente distintas de otras – “individuos”, o mejor dicho, individualidades - crea la necesidad de crear palabras que hagan referencia a estas unidades, o bien, el uso de las palabras, del lenguaje, da pie

a esta creencia. A estas individualidades tanto la poesía como la labor conceptual pretenden abordar, sin embargo como se dijo, el primero a través de una forma metafórica, y el segundo a través de una literal.

Forma metafórica:

“Y las rosas sacudieron su cabeza,

mientras el Sol las bañaba con la luz.

2 Cabe aquí la cuestión de si la poesía emplea como herramienta a las palabras, o si la poesía es sus palabras; como también si cabe hablar de un pensamiento detrás (puro), separado de las palabras con que se expresa.

Y a la espera de la enorme sombra,

decidieron por su cuenta reír y llorar.”

Forma “literal”:

“Las rosas, al igual que otras flores, se desarrollan a partir del proceso de fotosíntesis permitida por los rayos del Sol. Algunas plantas realizan dicho proceso durante la noche.”

Ambos discursos abordan el mismo objeto, la relación entre la luz del Sol y el desarrollo

de las plantas, mas el primero por su uso abierto de metáforas seguramente sería

catalogado como un discurso poético, mientras que el segundo por su uso de “conceptos”

pasaría por discurso racional. ¿Cuál es la diferencia entonces entre una metáfora y un

concepto, diferencia de la que parece pender el estatus de arte de la poesía?

Decimos que una expresión es metafórica cuando su contenido no responde a una

cualidad del mundo. Frente a la expresión “Y las rosas sacudieron su cabeza…”, se dirá

que las rosas no tienen propiamente una cabeza sino pétalos; se dirá después que el Sol

no baña, sino ilumina; que la noche propiamente no es una sombra, y que las plantas no

ríen ni lloran sino que a lo más presentan cambios fisicoquímicos que en algunos casos

son susceptibles de ser percibidos. Siendo que frente al juicio del vulgo – “pétalos”,

“iluminar” – o bien “calor”, o bien “energía” -, “noche”, “cambios fisicoquímicos”, pasan por

conceptos.

Frente a la no correspondencia de las metáforas con la realidad, se dirá que, la expresión

“proceso de fotosíntesis permitida por los rayos del Sol”, sí presenta dicha

correspondencia, pues en la realidad sí existe la fotosíntesis, y sí existe el Sol, y sí existe

una relación entre éstos dos. Puede verse, que lo que permite pensar la correspondencia

palabra - cosa de donde presumiblemente el concepto extrae su cualidad, se basa en una

concepción metafísica donde por sí misma existe la fotosíntesis como una entidad de

naturaleza acabada, la cual el concepto se limita a reflejar y a apuntar. Es decir, que

mientras “cabeza de flores” es - para el autor - deliberadamente una creación de la

imaginación que por sí misma no apunta a nada pues en la realidad no existe tal cosa,

“pétalos” es un concepto sí arbitrario, pero que pretende apuntar a algo que existe. Como

si existiera una “sustancia pétalos” – las unidades ontológicas antes mencionadas a la

cual el concepto “pétalos” meramente apunta. En otras palabras, existen sustancias que conforman el mundo, los conceptos corresponden a estas sustancias en una relación uno

a uno, y las metáforas crean ficciones a partir de estas sustancias sin apuntar

propiamente a algo del mundo. He aquí la concepción metafísica que permite la distinción

entre concepto y metáfora.

La relación entre “rosas” y “cabeza” sería, pues, de carácter imaginario, pues “cabeza” inscrito en un discurso racional hace referencia a una parte del cuerpo. Sin embargo, ¿qué es “cabeza”? ¿No es tan sólo una forma de decir y hacer referencia a un conjunto

de huesos y carne por encima del cuello? ¿Y no es “huesos”, “carne”, “encima”, “cuello”, también meras formas de decir lo que sea que se encuentre ahí? Lo arbitrario de la nominación de las palabras no es algo nuevo, pues no existe necesidad de que “la cosa” que se encuentre por “encima” del “cuello” se nombre “cabeza” y no “cusche”, por ejemplo. ¿Qué le otorga entonces a la palabra “cabeza” el estatuto de concepto dentro de

un

discurso racional, además de primacía? Las prácticas sociales.

El

carácter literal de una palabra viene dado por el uso cotidiano de ésta y por su

momento originario de aparición. Cuando, por ejemplo, en algún momento tuvo que determinarse por cuestiones de comunicación y supervivencia que lo que se encontraba encima de la rosa eran “pétalos”, y encima del cuerpo de un ser vivo “cabeza”, se determinó que en el contexto de las rosas “pétalos” sería un concepto, y en el contexto de los seres vivos “cabeza” lo sería. Cuando la palabra “pétalos” sea utilizada fuera del contexto en donde se originó, será una metáfora. Es decir, que todas las palabras ya creadas en su contexto originario - referidas en un segundo momento - posterior a los

pétalos sin utilizar la palabra “pétalos”, serán consideradas metáforas. Es entonces la aparición en el orden del tiempo de las palabras, y no su contenido, lo que viene a determinar que unas sean conceptos y otras metáforas.

La palabra originaria para servir de parcelación de un nuevo sector de la realidad (principio de individuación) aún no tejido en la tela de la comunicación, debe ser una palabra que no guarde relaciones de significado con palabras ya empleadas. Por ello, en

el momento originario de nombramiento de la cosa, no podía utilizarse siguiendo

nuestro ejemplo – la palabra “cabeza”, pues ésta ya hacía referencia ella como palabra

originaria a otro sector de la realidad. 3 De otro modo cualquier cosa pasaría a llamarse “cabeza”, impidiendo el propósito buscado de la comunicación.

Entonces si no es la ausencia o presencia de literalidad lo que diferencia el discurso poético del discurso racional, ¿en qué consiste su separación? En cuanto al modo de expresión, la única diferencia es que el discurso racional emplea mayor cantidad de palabras originarias, y el discurso poético mayor cantidad de palabras secundarias.

Tanto por el objetivo de ambas formas de discurso – decir “lo que es” – como por su modo de expresión, puede decirse que la única diferencia es de grado. El discurso racional asume conscientemente la tarea de apuntar a la esencia verdad - de algo, mientras que el discurso poético lo hace implícitamente, o inconscientemente. A la vez, el discurso poético asume con mayor consciencia el carácter metafórico de toda expresión, mientras que el discurso racional llevado por su concepción metafísica concepción de la que tampoco escapa el poeta pues en su labor también hace uso de palabras originarias, al igual que el “pensador” hace uso de metáforas – pretende literalidad y precisión en su discurso.

Ambos llevados por una sed de conocimiento, empleando métodos que sólo difieren en grado. ¿Cuál de ellos entonces constituye la mejor opción para apuntar a lo que algo es?

De la relación contenido forma o de la verdad como medio de la poesía.

Es verdad que tanto la poesía como la labor conceptual, en sus diferentes objetos, pretenden evocar la verdad de lo que algo es. La poesía, se considera, trata como objetos a las pasiones, los sentimientos, los anhelos (lo llamado irracional); es entonces su objeto y no su objetivo lo que la hace aparecer como una labor a espaldas de la razón, que muchas veces trata de objetos distintos, mas en ocasiones de los mismos. Puede pretenderse comprender el sera partir de un poema - como el poema de Parmenides -,

3 Si con todo el pulso de la razón se negara aquella realidad metafísica compuesta de unidades ontológicamente distintas unas de otras, se terminaría la relación de orden temporal concepto metáfora, pues se asumiría que ya desde el momento originario toda palabra es metáfora, impidiendo así la comunicación, pues se carecería de un acuerdo sobre qué palabras (metáforas) usar. Podría entonces nombrase y comprenderse el entero mundo con una palabra, o bien con el silencio.

o

comprender el amor, la locura, el instinto a partir de un discurso racional por ejemplo,

la

tradición psicoanalítica.

Sin embargo, el discurso poético posee otro objetivo, uno podemos decir, primario en relación al ¿objetivo? de decir lo que algo es. La poesía es considerada en su estatuto de arte una promotora de afectos, de imágenes, de sensaciones. 4 El discurso poético entonces, no asume deliberadamente como objetivo la tarea de apuntar a la verdad de algo pues ésta labor sólo funge como medio para el despertar de la sensibilidad, objetivo sí asumido por la poesía. En otras palabras, al ser la palabra la herramienta del discurso poético no tiene más remedio que apuntar a lo que algo es, mas no pretende que esta verdad o idea por sí sola sea factor de sensibilidad. Es más, la idea por sí misma, es decir, su contenido resulta imprescindible para el discurso poético, pues sólo es el medio por donde se mueve la pretensión de evocar a través de las imágenes, y por ello el uso no de conceptos sino de metáforas los afectos y sensaciones. Es decir, que vale lo mismo dar una definición o su contraria de por ejemplo el amor -, pues el dar una definición lo que algo es - no es el objetivo de la poesía de la alta poesía -, sino que al usar como herramienta la palabra debe inevitablemente pretender sin querer hacerlo - expresar lo que “algo es”, mas siendo esta palabra, esta idea, esta definición sólo el material que funge como medio para realizar su verdadero propósito. La idea es para el discurso poético su inevitable esqueleto, mas no su carne.

Al discurso racional no le interesa generar afectos y sensaciones, sólo desea apuntar a lo que algo es, sin importar si gusta o no. Por ello la idea no es un elemento secundario sino su objetivo, por ello no puede ni quiere - darse el lujo de la imprecisión y la contradicción. La idea es para el discurso racional el esqueleto, la carne, el corazón.

Sin embargo esta distinción sí clara a diferencia de las distinciones aparentes sólo es válida cuando de alta poesía se trata. Afirmo, como en todas las cosas, que lo excelso brilla por su escases. En la mayor parte de los discursos que pretenden el estatuto de

4 Valga la distinción entre afectos o sentimientos, imágenes y sensaciones. Afirmo que los afectos están dirigidos a un objeto en particular, mientras que las sensaciones no. Las imágenes son el medio de evocar éstas dos sin recurrir al uso de una idea, pues una idea dependiendo de su contenido, puede también generar afectos y sensaciones. A esta cualidad del arte de prescindir de la idea para generar afectos y sensaciones que son distintas sólo en función del grado de consciencia de su objeto le llamo cualidad de sensibilidad.

poesía, a falta de imágenes finas y potentes no acaece la verdad como medio de la sensibilidad, pues no permite al lector la escisión entre forma y contenido 5 que le permite ir más allá del mensaje propuesto – “lo que algo es” – dejándose llevar por los afectos y sensaciones despertadas. 6 En la mayoría de la poesía, su uso de la forma es tan pobre que sólo se manifiesta su contenido, su idea, y en esta pretensión el discurso racional ya tiene el puesto legítimo. En otras palabras, el carácter de condena de la poesía y en lo que radica la garantía de genialidad de quien sobresale en ella es que a falta de un gran dominio de la forma fruto de técnica estudio y potencial – la mayoría de la “poesía” no es ni arte ni discurso racional, pagando el precio de la mediocridad en un punto tibio donde no es ni una ni otra cosa.

De la fusión de ambos discursos

¿Puede utilizarse el método poético para los fines del discurso racional? Hemos visto que la poesía en su carácter de arte no busca tener función de conocimiento, y que la pretensión de conocimiento de la “poesía” carente de buena forma, además de ser inconsciente es más la consecuencia de una falta de habilidad. Legítimamente es el objetivo del discurso racional apuntar a la verdad de algo, sin embargo, ¿puede el discurso racional emplear para su beneficio el uso del método poético constituido por la evocación de imágenes, en la búsqueda de decir lo que algo es? La respuesta es no.

Como se mencionó, la función del método poético es lograr en el lector la escisión entre contenido y forma prescindiendo del contenido de la idea a partir del arrebato que el placer estético de la forma confiere. De este modo, se persuade a través de la belleza del discurso y no por su verdad. Una idea clara y desarrollada en la mente del autor, además de verdadera, no necesita de ningún recurso ajeno más que su contenido para ser expresada en su totalidad.

5 El carácter metafórico de las palabras empeladas es parte no del contenido sino de la forma.

6 En ello consiste la supremacía de la música respecto a la poesía, en el hecho de que al emplear como herramienta algo que no es palabra el sonido no se ve constreñida por la relación contenido forma. Al no emplear en absoluto idea alguna, toda ella es forma. Así la melodía más sencilla puede evocar los afectos más insospechados para el arte escrito. En esto radica su estatuto de “arte puro”.

El método poético ciertamente es de utilidad para expresar lo que el autor cree que es verdad, mas sólo en el caso en que el autor no tenga claridad en su pensamiento, y por ello recurra a la fuerza de las metáforas para, digamos, violentar a través de la belleza la receptividad y hacer entrar más fácilmente su contenido al reducir la respuesta crítica por parte del lector. En otras palabras, a través del método poético y no por la idea misma - el autor pretende algunas veces sin darse cuenta - convencer de la veracidad de su discurso, bien por no tener clara y bien desarrollada la idea que desea transmitir, bien por un interés personal. El método poético como herramienta expresiva del discurso racional, busca persuadir de la veracidad de un discurso; el concepto árido y tosco busca limitarse a reflejar la verdad. 7 El poeta usa metáforas a falta de argumentos.

Además de esto, resulta en perjuicio para la claridad de la idea el hacer uso de imágenes, pues la función y criterio de valor en la poesía - de éstas es justamente apartar la consciencia del mensaje del discurso. La evocación de afectos resulta un distractor en la comprensión de la idea. La sensibilidad es aquí vista como herramienta y no como fuente por sí misma de conocimiento. 8

7 Es este carácter árido del concepto un motivo de crítica por parte de los fieles de la belleza, pero justamente el encontrarse tan alejado del terreno de las emociones constituye su mérito y su virtud, al no usar a éstas como herramientas en su discurso. El hacer de las emociones jaulas de la voz crítica del lector, herramientas que como magia violentan la libertad forzando abrir la puerta para hacer entrar un mensaje, en esto radica el carácter inmoral de la poesía. 8 Para la cuestión de la sensibilidad del arte como fuente por sí misma de conocimiento para una comprensión no conceptual del mundo, véase Arthur Shopenhauer “Lecciones sobre Metafísica de lo Bello”. Sólo en tal caso, la poesía como arte en su posibilidad de conocimiento se encontraría por encima de la labor conceptual. Así también se salvaría el carácter inmoral de la poesía.