Está en la página 1de 5

Universidad del Claustro de Sor Juana 1 Eduardo Reséndiz

Espíritu y modelo: trazo de literaturas en el borde mexicano
La incidencia literaria dentro de la realidad política y social en un país es innegable, ambos son reflejo del otro, ambos son registros que se suman para circunscribir los aspectos temporales en un período sincrónico dentro de la historia que se mira recorrida hacia la reflexión epistemológica y crítica dentro de sus hechos y escenarios. El lugar de una realidad literaria que conforma parte de la estructura social y económica de un país no es dictada por una esfera mágica fuera de la realidad técnica, su localidad de ser imagen y juicio contenido en una revisión histórica parte de asumir el tiempo y espacio desde una escritura legítima. Al referirme con una escritura legítima, el lector debe pensar en una escritura que no desborda fuera de su verdad contextual, no importa si los autores toman elementos incongruentes y fantásticos, si en su obra esta ficción está ligada a coincidir como parámetro de realidad histórica, se podrá apelar a una interpretación que proyecte tanto la relación entre literatura o cualquier materia artística con la población o los conjuntos sociales que quieran ser analizados, con esto se puede cumplir el absurdo: viajar al pasado es posible mediante la involucración estética por un objeto a través de sus direcciones. ¿Pero hasta qué punto se puede decir que es la literatura o cualquier aspecto cultural conforman la caracterización formal dentro de la construcción jurídica, o exponen una función de preferencias sociales para conformar las marcas que seguirá una población? La idea a esta respuesta es posible encontrarla en la asimilación de las características de cada corriente y escuela literaria con respecto al valor imaginativo de los seres que pueblan un sitio geográfico en específico. Y para dar una respuesta certera, quizá haya por compilar un amplio estudio histórico dentro de un análisis enfocado a la raíz económica y política para sumar y acceder a la comprensión de la relación entre literatura y sociedad. Fijando la

Así mismo. intentaremos rastrear hasta qué punto se ven conducidos estos momentos literarios en una ejecución lineal de sus preceptos o si estos se han gravado de otras elementos hasta dirigirse a una transformación de sus características.Universidad del Claustro de Sor Juana 2 Eduardo Reséndiz atención entre los preceptos literarios del romanticismo al realismo. pensando en conducir la historia hasta su involucración literaria para abrir los huecos de un mundo inaccesible mas que en el ensayo. Pero la crítica y el modo en cómo se contempla un objeto para la poética romántica es más analítica. valdría acudir a presentar algunos preceptos dentro del romanticismo y realismo. Partiendo del romanticismo. Para acceder a constituir cuales son los elementos y en qué manera se ven reflejados en el ámbito cultural de un México contemporáneo. Al contemplar este objeto. intentaremos restituir algunas correspondencias entre ambos movimientos con un México contemporáneo. lo que sucede no es una interpretación movida solo por el sentimentalismo sino que se logra tener una representación de ese objeto que se cumple como concepto. sin embargo este puede ser presentado de un modo satisfactorio por medio de un acto inmediato: el patetismo que existe entre el objeto y la interpretación sucedánea que sigue al tener contacto con el objeto. No acudiremos a describir toda la frontera sistemática de economía y política de un modo tan amplio que los elementos literarios se vean opacados. es decir. En primera instancia se acepta un mundo que no puede ser por entero comprendido. mucho se dirá que es sólo una acepción subjetiva que se consterna o interpreta un objeto estético a partir sólo de un acto contemplativo. La ejecución de este ensayo está en preguntarse hasta que límite las corrientes literarias del siglo XIX han permanecido vigentes en la creación de las letras contemporáneas. en el acto de dar proyección o juicio a un objeto se le representa por una función imaginativa en el espectador y una implicación lógica que adapta al objeto a lograrse como un conjunto .

un ejemplo que conjuga ambos movimientos es la crítica literaria de SainteBeuve. se aspira a que se conforme a un dialogo en el que se participa gracias al placer de dar a una experiencia el grado de estatuto. en este caso. donde esta se ve emparentada con el trazo de los personajes desde sus vivencias. Al ensayar sobre los posibles elementos didácticos y prácticos dentro de la estética de un objeto artístico. pero como elementos inherentes al pensar en la teoría positivista está en retomar argumentos referentes a la funcionalidad del arte y literatura. la crítica gira hacia la erudición para inspeccionar qué y cuáles son los motivos que provocan a un . el positivismo comparte cosas con el movimiento antecesor pero la dirección y la aplicación de la teoría es distinta a las características formales del romanticismo. Hablando ahora de una perspectiva realista. marcada por una reflexión íntima con el mundo para lograr el concepto del objeto por medio de una razón activa―un juicio que no está en relación a otros ya razonados o a otros objetos ya interpretados―. Pero donde se encuentra un subjetivismo propio de la preceptiva romántica está en el uso de la inteligencia de su conciencia. el desarrollo de la crítica a partir de expandir los horizontes de cómo un objeto es asumido por otros. En lo referente al conocimiento. los juicios mismos dentro de la narración para considerar la verosimilitud de un contexto.Universidad del Claustro de Sor Juana 3 Eduardo Reséndiz integro que describe a este ente como concepto. el patetismo. el puente en este caso está en constituir en ambos focos de crítica la acepción no sólo de un foco narrativo sino la complementación de los elementos a partir de un juicio certero. Es en este logro individual por un concepto donde quizá se le ha atribuido un subjetivismo impropio al romántico: la interpretación de que el romántico es sólo un yo desprovisto de lógica y un ser ligado al instinto de sus pasiones. Claro que el positivismo tiene fases como lo tuvo el romanticismo. se pretende adquirir las características que conforman el escenario del objeto para poder delimitar sus fases.

podríamos olvidar la mención del grupo de los científicos porque se podrían llamar de cualquier otra forma. El espectro podría tener otros ejemplos. el conjunto de éstos se plantean en investigación para encontrar el medio en que se producen las obras literarias. Así mismo. pero el panorama cultural contemporáneo que preocupa es la persistencia en seguir la línea de reproducción de cultura. tiene una repercusión en la cultura mexicana del siglo XX y actual: el espectro de conformar grupos que ataquen el rudimento de una crítica y gocen de la administración no sólo dirida a un método positivista sino a resultados de producción de progreso. en este caso se busca el error heurístico más preciso. En la realidad contemporánea. que se instaura gracias al medio y a la población. a partir de . En este caso el estudio analítico por la obra toma la capacidad psicológica que tienen los personajes a partir de un contexto. parece que ambas escuelas se han combinado para hacer una mascada institucional sobre la cultura en México. El positivismo en México no parece haber sido una aplicación sobre sus moldes críticos: acontecer el progreso de llevar a la cultura a querer incorporar en la historia su margen y su existencia: llevar su punto sincrónico al conjunto diacrónico. Parece que el positivismo en México fue llevado desde una acepción utópica: restituir un orden social y económico a partir de considerar la instrumentalización de la teoría. escenario que está en relación con efectuar un análisis sin parcialidad o predilección por los focos literarios. En este caso.Universidad del Claustro de Sor Juana 4 Eduardo Reséndiz canon estético cambiar como varía el período histórico. otras situaciones. el positivista hace un análisis referente a una linealidad de tiempo para configurar los patrones que se han establecido en cada estancia sincrónica. sirviéndose del tirón (fuerza). Tal parece que la aparición del grupo de los científicos en la administración porfirista y el triunfo de un positivismo puramente económico. conscientes de que la obra literaria es creada por elementos subjetivos.

para poder administrar la ejecución de un progreso a partir del orden. Madrid.”Tendencias de la crítica literaria en la segunda mitad del siglo XIX”. Ariel. FCE. Immanuel. . México. 2005 Viñas Piquer. Bibliografía: Zea. Crítica del juicio seguida de las observaciones sobre el asentimiento de lo bello y lo sublime.Universidad del Claustro de Sor Juana 5 Eduardo Reséndiz sólo considerar la distribución para el mismo ordenamiento cultural. la exposición de sus fases sólo obedece a la congruencia que existe en lo inmediato y a lo que responde una población al circunscribirse al espíritu del arte reproducido por una cultura estática. El positivismo en México: Nacimiento apogeo y decadencia. 2008 Kant. traducción de Alejo García Moreno y Juan Ruvira. “Romanticismo”. introd. que al menor movimiento tiene delimitaciones que se conjugan entre la teoría positivista y los juicios románticos sobre la practicidad de la sus preceptos sin una ejecución base de la crítica de ambas corrientes estéticas. David. Historia de la crítica literaria. Una de la razones está en el individualismo que persiguió la crítica positivista en México. Barni. Iravedra. Leopoldo. de F. La esfera cultural contemporánea ha absorbido la presencia de un mundo financiero dentro del constante ordenamiento de cultura. España.