Está en la página 1de 21

LA GESTIÓN DE CONOCIMIENTO COMO ESTRATEGIA DE

PARTICIPACIÓN Y TIC PARA POTENCIAR LA EDUCOMUNICACIÓN


EN CONTEXTOS ESCOLARES

AUTOR: Martha C. Romero Moreno- Universidad de Córdoba

Resumen: Los procesos de gestión de conocimiento relacionados con la


comunicación y la educación hoy tienen un gran auge en especial por la
interiorización de la cultura digital, la cual ha traído nuevas prácticas en el ámbito
escolar de acuerdo a las demandas actuales tanto de docentes como de
estudiantes entre las que están la alfabetización audiovisual, la apertura de la
escuela a internet y la multiculturalidad presente en nuestra sociedad gracias a la
globalización de la información por los medios. En ese sentido esta disertación
hace eco de lo expresado por Martín Barbero* cuando dice que es necesario un
proyecto educativo que cuestione radicalmente el carácter monolítico y
transmisible del conocimiento, que revalorice las prácticas y experiencias
alumbradas por un saber mosaico hecho de objetos móviles y fronteras difusas, de
intertextualidades y bricolaje. Eso es RedCOMUNES y RIOME, dos estrategias
para responder a los retos que la modernidad ha impuesto al sistema educativo
nacional, teniendo como eje transversal la comunicación para el cambio social.

*(citado por Aguaded y Cabero 2008)

PALABRAS CLAVE: Gestión de conocimiento, educación, comunicación, medios


escolares, participación y TIC.

INTRODUCCION:
Con la intervención de los procesos de globalización en todas las esferas sociales,
surgen nuevas visiones de los medios que vinculan lo comunicativo con la
educación, emergiendo propuestas de producción mediática en las que se
entrelazan productores y audiencia sin pensar en lo masivo, sino en lo pequeño,
en ese micromundo que es la comunidad educativa, dejando al alcance de
estudiantes y docentes la tecnología básica y el conocimiento del lenguaje
audiovisual; dos elementos con los pueden contar desde sus propias narrativas su
cotidianidad a partir de sus propios intereses, llegando a influenciar los procesos
de aprendizaje, aportando así al desarrollo humano y a la construcción de tejido
social.

Lastimosamente, muchas de estas experiencias no están documentadas, y sólo se


tiene de ellas referencias someras o anecdóticas, pues no existe una cultura de la
sistematización, por ello se requiere la intervención de procesos de gestión de
conocimiento que generen espacios de diálogo y conectividad con el fin de volver
comunicables las enseñanzas de la propia experiencia y lograr que fortalezcan los
procesos actuales y posibiliten la potenciación de proyectos similares.

Conocer esa realidad motivó desde la licenciatura en informática y medios


audiovisuales de la Universidad de Córdoba, la realización de una investigación
que implicó la mirada desde dos campos bien definidos, pero no excluyentes como
son la comunicación y la educación teniendo como eje transversal la gestión de
conocimiento. El proyecto se centró en el estudio de los procesos relacionados
con uso y producción mediática en las instituciones educativas de básica primaria,
secundaria y media del Municipio de Montería, a través de la identificación de las
prácticas pedagógicas implementadas, las opiniones de los actores de los
procesos y la revisión de productos mediáticos desarrollados al interior de las
escuelas.

La investigación, que contó con la participación de docentes, estudiantes y


administrativos de 51 de las 60 instituciones educativas del municipio, determinó
que relacionado con el uso de medios, hay una disociación entre la forma de
aproximación a la realidad que practican los alumnos fuera del contexto escolar y
la que se les impone dentro. Prueba de ello es que el concepto de producción
mediática alternativa, ciudadana, participativa, esté aún lejos del sector educativo,
donde predominan prácticas pedagógicas desarrolladas en y mediante la palabra
oral y escrita, con poca participación de los estudiantes a los que se les informa y
consulta, pero a los que también opacan su voz las lógicas tradicionalistas. No
obstante a lo anterior, hay evidencias de educadores convencidos que no se trata
sólo de usar los medios, sino de expresarse mediáticamente.

El estudio también concluyó que las actividades estudiadas tienen poca visibilidad
por lo cual, se propició una propuesta de educomunicación que incluyó formación,
acompañamiento y la conformación y desarrollo de la Red de iniciativas de
Comunicación Escolar para volver comunicables las enseñanzas de las
experiencias que se gestan en lo educativo, apoyadas en una plataforma
tecnológica a la que se denominó RedCOMUNES y un repositorio de objetos
multimediales educativos llamado RIOME.

El desarrollo de estas estrategias basadas en la gestión de conocimiento, tienen


como fin el intercambio libre de información y el ser concientes de la polifonía que
existe en las iniciativas de comunicación escolar, generando espacios de
interactividad entre los que diseñan y los que ejecutan los procesos mediáticos en
la escuela para propiciar el desarrollo de prácticas de comunicación y promoción
de medios alternativos en las que la comunidad comparta y aporte desde sus
propias experiencias alcanzando de esta manera logros en beneficio colectivo.

El inicio: Entender la importancia de los medios y las TIC para la


comunicación.

La teoría de adquisición del lenguaje nos comenta que desde sus inicios el
hombre se ha ideado la manera de comunicarse con otros, desde la prehistoria
cuando el hombre utilizaba gestos y sonidos inarticulados ya se empleaban los
cuernos de los animales para producir sonidos así como las señales de humo, los
símbolos en piedras, entre otros; lo que le permitían, aunque de manera
rudimentaria emitir mensajes que fueran entendidos por sus semejantes.

Con el pasar del tiempo la necesidad de comunicarse entre las personas


fue mayor, por lo que se fueron experimentando cambios radicales y significativos
en sus formas de expresión a la par del desarrollo de la sociedad y de los avances
en ciencia y tecnología tales como la invención de la imprenta en 1400 d.C, y en
los siglos posteriores la optimización de los medios de comunicación
interpersonales, y más tarde el auge de los medios masivos, hasta llegar en los
últimos tiempos a la era digital.

La evolución de los medios ha sido acelerada y paralelamente han


aparecido nuevos modos de comunicarse a través de ellos, que permitieron
reducir costos de tiempo y espacios, facilitando cada vez más la interacción entre
individuos y manejando un gran número de información. En la sociedad actual, es
cada vez mayor la importancia de los medios masivos de comunicación, los cuales
han logrado penetrar en diversos campos de la vida del hombre como en salud,
negocios, educación etc, permitiendo en cada uno de ellos el fácil intercambio de
información, iniciativas y proyectos, logrando influir en la forma en que el ser
humano conoce y comprende la realidad que le rodea.

Es por la tecnología, que se han conocido y desarrollado materiales,


artefactos, herramientas que han fortalecido las destrezas de otros seres humanos
desde sus campos de acción, las distancias se han acortado, los costos han
disminuido, el tiempo se emplea a gusto de la gente y según sus necesidades. La
tecnología se ha convertido en aliada y no puede negarse su aporte en el
desarrollo de la sociedad misma.

Según Cordeiro (1998) el desarrollo de la humanidad se puede dividir en


tres períodos decisivos, los cuales inician con la revolución de la agricultura, luego
la revolución industrial y la tercera, que es la actual, es la revolución de la
inteligencia y se centra en la capacidad del ser humano de comunicarse y
transformarse siendo lo más importante el conocimiento por encima del dinero o la
tierra. En ella, las tecnologías de la Información y la Comunicación TIC, son pieza
fundamental generando una nueva etapa de cambios rápidos y constantes, que
suponen nuevas formas de trabajo y utilización de herramientas que faciliten el
acceso a la información y generan interactividad e intercambio de conocimientos.
Similar a lo anterior es la teoría de Alvin Toffler (1980), quien habla de tres
grandes periodos que él denomina OLAS. En la primera de ellas, se produce la
revolución agrícola, en la segunda, la revolución industrial y en la tercera la
sociedad post-industrial. El paso de una Ola a la siguiente produjo grandes
cambios sociales, culturales y económicos que dejaron perdedores y ganadores y
según los nuevos teóricos estamos atravesando por la tercera ola, la cual como
sucedió en la antigüedad, dejará muchos rezagados, pero también aventajados.

De estas dos posiciones anteriormente mencionadas se desprende que si


las tecnologías son bien utilizadas, éstas hacen que la sociedad crezca
conjuntamente con las generaciones que las han desarrollado (Cordeiro 1998),
pues la tecnología es precisamente la que ayuda al progreso de la humanidad,
gracias a ella, la sociedad avanza trayendo también cambios en los seres
humanos que participan en esa transformación.

Siguiendo el camino: Los medios y las TIC en la escuela

Desde finales de los 60, Marshall McLujan (1977, citado por Esteinou
1997) ya había pronosticado la necesidad de tener en cuenta en el proceso
enseñanza-aprendizaje los medios de comunicación, al denominar al mundo la
aldea global, con lo que dejaba en evidencia la capacidad de éstos de modificar
y trascender en el tiempo y el espacio y por ende a toda actividad social; por lo
que la educación como eje transversal y núcleo formal de la misma, no se debía
quedar rezagada únicamente como centro de la enseñanza, sino que debía
evolucionar como espacio dinámico de aprendizaje en el que se propicie, use,
incorpore y produzca conocimiento gracias al uso adecuado de los medios y las
TIC. Además en la escuela se le debía enseñar al joven a pensar, a crear y a
desempeñarse en tareas colectivas.

El pronóstico se cumplió, y actualmente el sistema educativo en general


vive una encrucijada entre lo que se "enseña en sus aulas" y lo que los
estudiantes "viven" por fuera de ella, creando una brecha que cada día separa
más los fines de la educación, de la vida diaria. No es una novedad para nadie
que la generación de hoy es producto del avasallador flujo de imágenes y
sonidos de todo tipo.

Ahora bien, si eso pasa con algo tan cotidiano como los medios de
comunicación, en general las tecnologías de la información y la comunicación
tampoco han salido bien libradas, y en muchos casos únicamente se les tiene en
cuenta como un área obligatoria dentro del horario para cumplir el requisito, pero
que en la realidad no se trabaja con los recursos adecuados, el personal
calificado ni la intencionalidad pedagógica acorde al devenir del mundo
moderno.

Es por esto que mientras en la escuela se les enseña las partes de un


computador en el papel (por falta de artefactos tecnológicos verdaderos), se les
sigue mostrando la célula en un afiche, o se les hace repetir a los niños el verbo
to be o las tablas de multiplicar como una oración, fuera de clase asisten a “lan
party” (fiestas en red), chatean por horas con amigos de otras nacionalidades,
pertenecen a una red en la web social, ejecutan juegos de realidad virtual con
objetos en tercera dimensión y entregan trabajos bajo aplicaciones que ni los
docentes manejan, quedando de presente una disociación entre la forma de
aproximación de la realidad que los estudiantes practican fuera del contexto
escolar y la que se les trata de imponer dentro.

Desde la mirada de los docentes, la mayoría asume una actitud reacia


al cambio (lo cual es hasta cierto punto comprensible por la brecha generacional,
pero no ideal) y se abstienen de participar en este alud tecnológico. Otros, los de
avanzada (y no necesariamente los más jóvenes) son concientes de la
modernidad, pero no tienen la capacitación y/o instrucción suficiente para
realizar la amalgama cognitiva entre TIC y los saberes específicos; el resto
encuentran en las directivas institucionales las talanqueras para que el
desarrollo fluya.
En la actualidad, con la aparición de las iniciativas de comunicación escolar
en las comunidades educativas se está logrando que la tecnología empiece a ser
usada para narrarse, para lograr formas de significación más coherentes con la
realidad de esa comunidad propia, la del barrio, de la cuadra, del padre de familia,
del docente, del alumno; así, se inicia un proceso de comunicación básico en que
los actores logran oírse y sentirse legitimados en su propio entorno. Al hacerlo,
también se debe lograr que sus participantes se empoderen lo suficiente para
surgir como líderes, con lo cual se contribuye a la función social de la educación al
enseñar y aprender a conocer, a hacer, a ser y a convivir (Delors 1996).

Ahora bien, no se trata de incorporar simplemente las tecnologías a la


escuela, se trata de darles una direccionalidad pedagógica a todos los procesos,
pues el sólo hecho de tenerlas, no garantiza por sí mismas un aporte real al
desarrollo del pensamiento y la creatividad, ni a una educación de calidad, ni la
transformación social y cultural que los tiempos de hoy reclaman (Huergo. 2000)

En este momento, las instituciones escolares comparten la responsabilidad


de preparar a los niños y jóvenes para vivir y aprender en una cultura global cada
vez más conectada mediante la multimedia e influenciada por imágenes, palabras
y sonidos. Por ello, urge hacer valer todo este legado crítico y la reivindicación del
poder del currículo oculto1 con la mediación de las TIC, para tener jóvenes
comprometidos con su trabajo escolar, menos apáticos por los procesos de aula y
que encuentran relación entre lo que se les enseñan dentro de la escuela y lo que
pasa fuera de ella, del mundo real, “su mundo” (Freinet 1988). Es necesario que
se vea la escuela no como un sitio inconexo con su propia realidad sino una
escuela que sea un espacio dinámico de aprendizaje, de encuentros y de
desencuentros, inmersa en aspectos culturales, económicos e incluso políticos.

1 Currículo oculto: Son aquellas prácticas realizadas dentro del aula y de la escuela que, sin estar establecidas
expresamente, se practican de manera cotidiana para reforzar la práctica formal de la enseñanza. Nota de la
autora.
La gestión del conocimiento y su aporte a las iniciativas de
comunicación escolar

Existen varias conceptualizaciones para designar de manera general la


gestión del conocimiento (GC) entre las que están:

1. Capacidad de una organización para crear nuevo conocimiento,


diseminarlo a través de la organización y expresarlo en productos, servicios y
sistemas. (Nonaka y Takeuchi 1991)
2. Proceso sistemático de buscar, organizar, filtrar y presentar la
información con el objetivo de mejorar la comprensión de las personas en una
especificada área de interés. (Thomas Davenport 1998)
3. Integración de la gestión de información (conocimiento explicitado),
de procesos (conocimiento encapsulado), de personas (conocimiento tácito), de la
innovación (conversión del conocimiento) y de los activos intangibles o capital
intelectual. (Skyrme Citado por CIDEC 2004)
4. Necesidad de acelerar el flujo de la información que tiene valor,
desde los individuos a la organización y de vuelta a los individuos, de modo que
ellos puedan usarla para crear valor para los clientes. (Arthur Andersen, Citado por
CIDEC 2004)

Como se ve, independientemente del área de trabajo, hay una coincidencia


en pensar en la gestión de conocimiento como la capacidad colectiva para adquirir
y crear conocimiento y ofrecerlo con un uso productivo para el bien común (ONU
2006). Ante lo anterior y reconocidas todas las ventajas que la educación, la
comunicación y las tecnologías tienen para las instituciones educativas, sería una
buena opción generar espacios de participación y construcción colectiva que
impliquen el uso pedagógico de medios y la producción mediática y que aglutine a
estos trabajadores de los medios en la escuela, para convertirlos en una
organización que colaboraría a gestionar el conocimiento tácito que tienen, hasta
convertirlo en explícito gracias al aprendizaje colaborativo.
Tratar de aportar a la gestión de conocimiento en el ámbito escolar
relacionado con las iniciativas de comunicación no es una utopía, es más bien una
urgencia, según lo dicho por Mar Fontcuberta (2003) investigadora de la
Universidad de Chile, los medios de comunicación se están convirtiendo de
transmisores de información, en contenedores de una parte de los conocimientos
y se nuevo rol no es una disfunción del proceso educativo, sino un síntoma del
cambio de ese proceso, por tanto el desafío al que los educomunicadores 2 deben
hacer frente es el de lograr la integración de los medios como parte del proceso de
enseñanza-aprendizaje y el análisis conjunto de las cuestiones que tienen que ver
con la formación de los ciudadanos, entre los que está el desarrollo de la
participación.

Para Fontcuberta (2003), la tradición escolar había identificado el


conocimiento con la acumulación de saberes ordenados, clasificados y
jerarquizados, pero hoy se sabe que el conocimiento se construye individualmente
y que el aprendizaje es una actividad intencional, por tanto, depende de la
voluntad y de la predisposición para participar del proceso de enseñanza-
aprendizaje, por lo cual en este proceso interviene más la elección que la
imposición y los medios ofrecen ese espacio a través de “pensamiento visual”
(Martín-Barbero 1998) con lo que se reivindica a la imagen (sonora, visual, mental)
como productora de conocimiento.

El aporte de las TIC a la gestión de conocimiento en el ámbito escolar

2 Con este término usado por Aparici y Tucho, en su libro "Manipulación y medios en la
sociedad de la información” y también por Suárez y Sierra en “Introducción a la Teoría
de la Comunicación Educativa”, se designa al profesional con conocimientos de
educación y comunicación, con una sólida base ética, que además de realizar su labor
formativa está capacitado para actuar como un agente promotor de acciones
comunicativas y como dinamizador de colectivos tanto en espacios reales como
virtuales.
Finalmente, para poder hacer efectiva una gestión de conocimiento (GC)
dentro de una organización de tipo educativo y teniendo como eje transversal la
comunicación, es necesario disponer de herramientas que permitan generar
procesos colaborativos, distribuir y sincronizar tareas de forma que se pueda
reducir el tiempo y aumentar la eficacia. Estas herramientas, en especial las de la
red o internet, engloban procesos que deben superar el simple hecho de buscar y
distribuir información, el ideal es que se conviertan en paquetes altamente
integrados capaces de realizar una gestión casi integral del conocimiento que se
genere, en este caso desde las iniciativas de comunicación escolar.

Se debe mencionar que para que estas herramientas tan complejas puedan
servir a la organización en su totalidad (instituciones educativas), en muchos
casos tiene que realizarse cambios no sólo organizativos, sino incluso culturales
en la organización, institución o comunidad en la que se implanten, por ello la
propuesta de trabajo que se propone con la red de iniciativas de comunicación
escolar, más que lineamientos teóricos y metodológicos soportados por una
plataforma informática, es una red humana en la que como dice Aguaded (2008)
se configure una concepción comunitaria de la tecnología, para aprender,
compartir y transformar.

Las herramientas analizadas que se consideran serían las ideales para


trabajar con las iniciativas de comunicación escolar deberán tener tanto funciones
de relación síncrona, es decir que se llevan a cabo en el mismo instante de tiempo
como los correo electrónico, chat, foros etc. Como a las funciones de relación
asíncrona: blogs, wiki, alimentadores de noticias, repositorios de información,
manejadores de contenido (Grau, 2004).

Además de las anteriores, los procesos de gestión de conocimiento utilizan


también los modernos CMS o Sistemas de Manejo de Contenidos (Content
Management System), los cuales son aplicaciones programadas por expertos que
se instalan en un servidor de internet. Son aplicaciones pensadas para desarrollar
y gestionar portales en Internet, y en la mayor parte de los casos son aplicaciones
de código abierto, de uso libre y gratuito , lo que favorece el uso en organizaciones
como la que se estudia, que no cuentan la mayoría de las veces con recursos
económicos para estos fines.

Otra de las aplicaciones favorables para aplicar según los resultados de


este estudio podrían ser los LMS (Learning Management Systems), plataformas
virtuales de formación o aulas virtuales (Cuestas .2006), las cuales son gestores
de contenido específicamente diseñados para administrar y conducir procesos de
enseñanza y aprendizaje en un entorno web más o menos privado, utilizado
usualmente como herramienta para la formación a distancia; pero sin ser
excluyente con los servicios que pueda brindar a la formación presencial, dentro
de los sistemas más usados están: Moodle, Claroline, Drupal, Spip y Xoops. El
uso de estas plataformas es cada vez más común en los ámbitos educativos y un
buen ejemplo de ello es la del Servicio Nacional de Aprendizaje SENA y el portal
Colombiaaprende.

El resultado: MGC- RedCOMUNES, un modelo de gestión de


conocimiento basados en TIC

Antes de explicar la estrategia propuesta de gestión de conocimiento para


los campos de la comunicación-educación, es necesario aclarar que un modelo de
gestión de conocimiento es un constructo intelectual, presentado generalmente en
forma visual, que proporciona una representación simplificada y altamente
formalizada de los procesos que se llevan a cabo en una organización para crear,
recolectar, organizar, almacenar y transferir el conocimiento que surge como
producto de su actividad misional (Schreiber, G.1999).

Para el modelo de RedCOMUNES, se diseño un modelo de tipo tecnológico


basado en la transferencia externa de conocimiento, en el cual el primer
componente son las Personas, que serán los actores principales del proceso dado
por los miembros y los usuarios de la red tanto humana como informática. El
segundo componente en importancia es el Contenido Informativo que serán las
diferentes bases de conocimiento con las que cuenta el sistema dado por los
productos y documentos que generen las Iniciativas de Comunicación Escolar. El
tercer componente que interviene en el modelo es la Tecnología, que en este caso
realiza el papel de “mediador” entre las personas y las fuentes digitales de
conocimiento (contenidos), por lo cual en el gráfico de arquitectura del Sistema
Informático de Gestión de Conocimiento aparece al centro. (Figura 1).

Figura 1. Arquitectura del SIGC


Personas
Personas

Así indicado, el modelo de Gestión de Conocimiento aplicable a las


Iniciativas de Comunicación Escolar de la RedCOMUNES (ver figura No. 2) es un
modelo:
• De representación: Gráfica, porque la representación abstracta de
los componentes se hace por medio de gráficas y flujos.
• De acceso: Mixto.
• Basado en: Tecnología como eje central para canalizar el
conocimiento desde los depósitos hasta las personas.
miembr
• Por transferencia: Exógeno ya que la transferencia de conocimiento
será al exterior de la organización, tanto de las otras iniciativas de comunicación
escolar, como de los usurarios en general.
• De tipo: Descriptivo, pues tiene por objetivo describir las
situaciones. No es de tipo predictivo, pues no busca simular el comportamiento
futuro del sistema sino describir su comportamiento ideal.

Figura 2. Diagrama del MGC propuesto para RedCOMUNES.

Para entender el proceso de gestión de conocimiento modelado para la


gestión de conocimiento en organizaciones con producción mediática escolar
como RedCOMUNES, se presenta la siguiente descripción:

El proceso se inicia con una fuente que en este caso son las personas que
contactan a las iniciativas de comunicación escolar, o ellas mismas si actúan de
manera directa, a las que se denominan iniciativas principales. Una vez llegan a
formar parte del sistema, éstas se somete a un primer proceso de trabajo de
campo por que hay que observarlas, identificar su producción y caracterizar los
procesos internos que realizan. El objetivo de hacer esto, es hacer un
reconocimiento de la iniciativa en donde se obtienen sus datos principales sin
importar si cumplen o no los requisitos.

Posteriormente se pasa a la etapa de acción, en la que se crea un formato


igual para todas las iniciativas que se registren, y posteriormente se pasa a otro
proceso que es el de selección y validación, en donde el denominado knowledge
Group (grupo central de gestión de conocimiento) basado en unas políticas y unos
criterios que ellos mismos han acordado en consenso, somete a la iniciativa ya
inscrita para determinar si cumple con cierto requerimientos mínimos para ser
considerada una iniciativa meritoria. Es necesario aclarar que ésta no será una
etapa restrictiva pero es necesaria para garantizar cierto nivel de calidad frente a
los contenidos que se van a transferir y administrar.

Una vez cumplido el proceso anterior, la iniciativa filtrada y aprobada pasa a


un proceso de formalización del conocimiento mediante las operaciones de
digitalización y registro de los componentes, del cual se obtienen los metadatos
de la iniciativa, que es un documento especial a cerca de todo el conocimiento que
ellas contienen, seleccionando lo más válido a los propósitos planteados. Esto se
hace para tener una mayor agilidad a la hora de organizar, consultar y acceder a
la información. La palabra clave aquí es extraer desde conceptos, anotaciones de
los contenidos, procesos hasta información de la gente y más. Al hacer esto ya no
hay que ir a las iniciativas cada vez que se necesite de su conocimiento, pues está
ahí disponible, visible, descargable y evaluable siempre, con lo cual se
retroalimenta y se autosostiene el conocimiento existente a través de la
construcción colectiva del conocimiento por parte del usuario mismo. Esta es otra
forma válida de materialización del conocimiento a través del knowledge transfer
o transferencia del conocimiento en el cual yo aprendo del otro y de lo que dice el
otro, con lo cual la retroalimentación ayuda a todos a crecer.
La evidencia: Una red para las iniciativas de comunicación escolar
“RedCOMUNES”

El resultado visible del modelo de gestión de conocimiento aplicado a los procesos


de comunicación-educación es la RedCOMUNES, la cual pretende ser una red
integral que une lo humano y la tecnología con el fin de facilitar el diálogo y lograr
el empoderamiento de las iniciativas de comunicación implementadas en las
Instituciones Educativas.

La red está fundamentada bajo los principios básicos de participación y gestión de


conocimiento, de tal manera que éstos componentes resulten apropiados para
revelar las experiencias comunicativas, satisfacer sus necesidades de aprendizaje
e información y aportar en la generación de espacios de encuentro entre sus
miembros para permitirles expresarse, informar, ser informadas, dialogar con otras
comunidades y a partir de allí incentivar la tarea de los educomunicadores y su
afán por aportar al cambio social de las comunidades donde están inmersos a
partir de lo que cuentan en sus medios escolares.

RedCOMUNES fue desarrollada con apoyo tecnológico del grupo de


investigación EDUPMEDIA, y contempla dos componentes básicos, el humano y
el tecnológico así:

Componente humano: Serán todos los actores que participen en las


actividades de la red de iniciativas de comunicación escolar, divididos para mayor
comprensión en miembros y usuarios.
Miembros: Serán aquellas personas que lideren, participen y produzcan
medios escolares o realicen actividades en las que los medios de comunicación y
las tecnologías de la información y la comunicación aporten a los procesos
educativos y/o ciudadanos de las comunidades donde están inmersos. Ellos
deberán realizar su inscripción la cual será estudiada por la junta principal de la
organización RedCOMUNES, quienes desde la plataforma de administrador
realizará su aprobación como miembro y contará con beneficios como hacer o
recibir capacitaciones, apoyar logísticamente a otros miembros de la red, subir
archivos, evaluar productos y las otras actividades generales de la plataforma.
Una vez sea conformada la junta, se redactará un documento participativo que
contemplará las necesidades y beneficios de los miembros.

Usuarios: Serán todos los que a través de internet tengan acceso a la


dirección de la red y podrán acceder a actividades como ver y descargar (si están
autorizados por sus autores) archivos y documentos, enviar comentarios, correos,
consultar la lista de miembros y navegar por la interfaz de la red en las actividades
libres. Con esto se gana en difusión y valoración de los productos realizados por
las iniciativas de comunicación escolar y al darle visibilidad se amplían sus voces y
sus mensajes de lo local, pueden ser escuchadas en lo global.

Componente tecnológico: Es la plataforma WEB que soportará las


actividades de comunicación, difusión e interactividad de la red humana
conformada por los actores de las iniciativas de comunicación escolar y los
usuarios de sus productos. Para mayor claridad se discriminó todo el proceso
tecnológico así:

• El ingreso a la plataforma Web se realiza a través de la dirección


electrónica: http://www.edupmedia.org/redcomunes

Otro espacio de gestión de conocimiento: Un repositorio para las


actividades curriculares “RIOME”
Teniendo en cuenta los resultados de la investigación base de esta disertación
en la que se determinó que el uso de medios es más informacional en el proceso
escolar y que sólo se tienen actividades que no llegan a ser experiencias ni
proyectos, y justificados en los comentarios de los docentes que aducían falta de
capacitación y además de recursos que les permitieran el acceso a los procesos
mediáticos, se decidió además de la red, colocar a disposición de los docentes un
repositorio con objetos multimediales que les permitiera de manera inicial trabajar
con productos ya elaborados con fines educativos. Así nació RIOME.

El objetivo de RIOME es Facilitar el acceso, uso y producción de objetos


multimediales en las instituciones educativas para mejorar procesos de
enseñanza aprendizaje, y con su uso se pretende:

• Mejorar el acceso y uso de elementos multimediales, de forma interactiva y


fácil.
• Brindar pautas necesarias para desarrollar diferentes tipos de elementos
multimedia con lo cual se logra que el usuario pueda desarrollar sus propios
productos e incluso publicarlos.
• Permitir plantear problemas educativos en red, para que en comunidad
virtual se plantee soluciones mediante elementos multimedia.
• Facilitar el proceso de enseñanza aprendizaje en diferentes áreas del
conocimiento utilizando la riqueza de los medios audiovisuales.

El repositorio está disponible en www.semmonteria.edu.co y en su enlace


directo en www.edupmedia.org/riome. Tiene por supuesto su espacio en
RedCOMUNES, siendo otra opción de trabajo para los docentes miembros.

Figura No. 3 Pantallazo inicial de RIOME


El repositorio de objetos multimediales educativos RIOME tiene opciones de
ejecución y descarga de audios de cuñas y productos radiales, videos,
multimedias, páginas web, periódicos electrónicos y plantillas de periódicos físicos,
guiones y lecturas de imágenes, los cuales pueden ser utilizados directamente en
las clases o servir de modelos para la producción de los propios productos.

La idea del diseño del repositorio es apoyado en el desarrollo por el


semillero del grupo de investigación EDUPMEDIA y en el momento se encuentra
en la fase de puesta a punto y alimentación.

Con el desarrollo de estos espacios de encuentro, comunicación e


interacción entre las distintas iniciativas de comunicación se espera aportar a la
continuidad, visibilidad y eficiencia de los procesos presentes y propiciar
proyectos similares en beneficio del desarrollo de los procesos de comunicación
escolar.
Bibliografía y webgrafía
• Aguaded, Ignacio & CABERO, (1995). Educación y Medios de
Comunicación en el Contexto Iberoamericano. Universidad Huelva-
Universidad de Sevilla-Universidad de Buenos Aires, octubre.
• Aguaded, Ignacio. (2008) .Educar en red. Internet como recurso para la
educación. España. Ediciones Aljibe.
• Aguaded, J. y Contín, S., (2002). Jóvenes, aulas y medios de
comunicación: Propuestas y prácticas mediáticas para el aula. Buenos
Aires: Ciccus-La Crujía.
• Barbero, Jesús. (2002). La educación desde la comunicación. Buenos
Aires: Grupo Editorial Norma.
• Cordeiro, José Luis. (1998) Benesuela Vs. Venezuela. El Combate
Educativo del Siglo. Ediciones CEDICE. Caracas, Venezuela.
• CIDEC (2004), centro de investigación y documentación sobre problemas
de la economía, el empleo y las cualificaciones profesionales. Cuadernos
de trabajo No. 31, PDF disponible en
http://www.esterkaufman.com.ar/varios/mi%20web/Cuaderno%20de
%20Trabajo%2031.pdf. Consultado en Enero 26 de 2009.ONU. (2006)
Definición de Gestión de conocimiento.
http://www.unsystemceb.org/oneun/summary/es06_08. Consultado en
Marzo 14 de 2009.
• Cuesta, Pedro. (2006) Aplicaciones Educativas de la Web 2.0.
Departamento de Informática. Universidad del Vigo.
• Davenport, T, De Long D, Beers M. (1997). Building Successful Knowledge
Management Projects. Center for Business innovation. Working Paper.
• Delors, J. Et. Al. (1996). La educación encierra un tesoro, Informe a la
UNESCO de la Comisión Internacional Sobre la Educación para el Siglo
XXI. Madrid: Santillana- Ediciones UNESCO.
• Esteinou, Javier. (1997) El pensamiento de Mcluhan y el pensamiento de la
aldea global. Artículo en revista electrónica Razón y Palabra. Edición
especial Julio 1997. Disponible en
http://www.razonypalabra.org.mx/mcluhan/aldjav.htm. Consultado en
Agosto 18 de 2007.
• Fontcuberta, de Mar. Artículo. Medios de comunicación y gestión del
conocimiento. En Revista Iberoamericana De Educación No. 32. Mayo-
agosto de 2003. Disponible en http://www.rieoei.org/rie32a05.htm.
Consulta Mayo 23 de 2009.
• Freinet, Celestine. (1988) Nacimiento de una pedagogía. Citado por
Kaplún, Mario .Una pedagogía de la comunicación. Madrid: Ediciones La
Torre.
• Grau, América. (2004) .Herramientas de Gestión del Conocimiento. España.
Sitio Web Oficial: http:// www.gestióndelconocimiento.
• Huergo, Jorge Alberto (2000). Tecnologías y educación. Interrogaciones
desde la trama entre cultura y política. Publicado en: Razón y Palabra.
Número 16, año 4, noviembre. Disponible en.
www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/logos/anteriores/n16/jhuergo16.html
Consultado en septiembre 12 de 2008.
• Huergo, Jorge, (2000). La comunicación en la educación, coordenadas
desde América Latina. Consultado en Junio 23 de 2008. Disponible en
http://www.cienciared.com.ar/ra/usr/9/486/fisec7_m1pp35_52.pdf.
• Nonaka. 1991.The knowledge Creating Company. Harvard Business .pág.
96-104 http://es.geocities.com/avrrinf/ger/Foro/subtema_foro3.htm
• Schreiber, G., Akkermans H, Anjewierden, A. (1999). Knowledge
engineering and management: the CommonKADS methodology. Edition: 2,
illustrated Published by MIT Press. Fotocopias.
• Toffler, Alvin.(1980) La tercera Ola. Plaza y Janés. Barcelona.