Está en la página 1de 20

Skillset 1, Technology and Environment

Conjunto de habilidades 1, Tecnología y Medio

1. Piensa en las políticas que gobiernan tu propia institución educacional o empresarial con
relación a la calidad de acceso a Internet, cortafuegos, filtros, e instalación de software.
Piensa en el hecho de trabajar con estudiantes que tienen ordenadores en casa. ¿Cómo
influyen estas realidades en las elecciones que haces con relación a los plugins, visores,
y/o tipos de archivos que tus estudiantes requieren para visualizar o interaccionar con los
recursos instruccionales que dejas disponibles en tus cursos Moodle?

La política de la institución con respecto al e-learning es fundamental para el desarrollo de


proyectos educativos. Cuando la institución apoya la implantación de las TIC elabora un
plan de desarrollo de infraestructuras y otro de formación de formadores en su uso
efectivo. En cambio, si la institución que pretende utilizar Moodle como apoyo a cursos o
para sus cursos on-line no ha definido previamente su política, los formadores y los
participantes de los cursos tendrán más dificultades.

EJEMPLO DE POLÍTICA QUE LIMITA:

Es el caso del centro de enseñanza de lenguas al que pertenezco. La dirección considera


interesante introducirse en el mundo del e-learning y más particularmente en Moodle, ya
que a partir del curso que viene todos los centros de enseñanza de euskara dispondrán de
una plataforma con Moodle ofrecida por el Gobierno Vasco. Realizan la oferta de matrícula
y convocan a una reunión informativa a los estudiantes interesados.

La oferta del centro se basa en una profesora del centro, yo misma, que ha utilizado
Moodle previamente, a la que solicitan hacerse cargo “de todo” lo relativo a la oferta on-
line. No existe más política de centro que esa.

En la presentación con los estudiantes no se dispone de retroproyector para presentar el


entorno, con lo que hay que presentarlo mirando todos los presentes en una pantalla del
único ordenador de la sala. Se pierden algunas personas interesadas en esta primera
sesión, no muy clara.

Algunos estudiantes muestran su interés; sin embargo, la institución aún no ha definido su


política de precios. Se comienza el curso on-line sin que los participantes sepan cuánto les
va a costar el curso. Cuando se da a conocer el precio, se pierden algunas personas
interesadas.

Debido a la información deficiente que reciben algunos estudiantes en el punto de


información del centro, se matriculan algunos estudiantes que no disponen de conexión a
Internet más que esporádicamente. Otros se pierden debido a que se les informa de que
es un “curso experimental”, lo cual no ayuda a la confianza de las personas que solicitan
información. La persona que atiende en Información no ha visto nunca ningún curso
creado en Moodle.

Ningún otro profesor del centro conoce lo que se está realizando, ni en qué consiste la
plataforma.

EJEMPLO DE POLÍTICA QUE APOYA:

En el mismo centro, se podría haber actuado de la siguiente manera:

Unos meses antes del inicio del curso, la institución toma decisiones con respecto al
alcance de su política sobre el e-learning y sus fases de implantación. Decide comenzar
con un grupo piloto y se lo comunica a la profesora que va a diseñar y tutorizar al grupo.
Define la política de precios.
Unas semanas antes del comienzo del curso, realiza una sesión de presentación de la
plataforma a su personal docente y administrativo, de manera que todos en el centro
conozcan la nueva línea de negocio que se está estableciendo, por si algún otro profesor
está interesado en seguir la evolución más directamente, o incluso ayudar en la
tutorización como formación. El personal administrativo conoce mejor el producto sobre el
que dará información.

El personal administrativo acoge a las personas interesadas y les presenta las condiciones
básicas necesarias para seguir el curso: conexión a internet al menos semanal, tiempo de
dedicación previsto, conocimientos y requerimientos básicos, etc. Posteriormente, se les
convoca a una reunión presencial de inicio de curso, no obligatoria.

En la presentación, el profesor-tutor muestra el funcionamiento básico a los posibles


estudiantes, con ayuda de retroproyector y varios ordenadores conectados a internet en el
aula. Se define la didáctica básica del curso y se presenta una serie de recomendaciones

A partir de este momento, el grupo queda en manos del profesor-tutor, quien los guiará en
su proceso de aprendizaje. El centro dispone de algunos ordenadores conectados para
que los estudiantes que lo necesiten puedan utilizarlos. En el centro, hay una persona que
en un momento de dificultad pueda ayudar al estudiante a resolver algún problema sencillo

El centro revisa su plan de implantación a partir de la experiencia piloto

La diferencia entre estas dos políticas, la que ayuda y la que limita, no es una gran
cantidad de dinero o de tiempo, pero requiere de una decisión firme de la dirección del
centro.

Otras cuestiones relacionadas son las referentes a la disponibilidad de ordenadores y/o


conexión a internet de profesores y estudiantes. Los profesores disponemos de un solo
ordenador conectado en la sala de profesores y dos aulas con dos ordenadores
conectados en cada una de ellas. En el resto de las aulas, cuatro más, se comparte un
único ordenador que se puede conectar a una red ADSL. Los profesores utilizamos los
ordenadores para preparar materiales a diario, lo cual supone esperar a que algún aula
con ordenador quede vacía u optar por adquirir equipos personales y contratar conexión a
internet fuera del centro de trabajo. Esto significa que en ocasiones trabajamos con
modems de 56Kb, hecho que limita un impulso definitivo del uso de las TIC en todo el
centro.

En relación a los estudiantes, la conectividad sigue siendo un problema en bastantes


casos y es el principal motivo de abandono del curso. Es probable que a medio plazo este
problema se reduzca, pero es recomendable trabajar aún con materiales preparados para
el trabajo off-line, como CD-ROMs, y utilizar la plataforma básicamente para comunicación
e intercambio y no tanto para bajar materiales y realizar actividades on-line.

Por otra parte, algunos estudiantes trabajan en ordenadores con limitaciones para bajar
archivos. En esos casos, optamos por poner ambas opciones: la de bajar el archivo y la de
consultarlo en la web de origen, cuando eso es posible, de tal manera que el estudiante
puede seleccionar la opción que mejor se ajusta a las condiciones de su ordenador y
conexión.

Ese es el caso de los archivos de audio que utilizamos en los cursos. Estos archivos están
seleccionados de una web que actúa de almacén de documentos. Algunos estudiantes
prefieren bajarlos directamente del curso, pero otros tienen limitaciones para abrir archivos
y para bajar archivos de peso, por lo que tienen un vínculo al sitio que dispone de un
streaming y lo pueden escuchar sin bajarlo.
Para evitar en lo posible dificultades al abrir archivos de texto, se ha optado por incluir el
texto en la propia actividad (en la descripción), utilizar la creación de texto y web de
Moodle y el formato PDF. Actualmente estamos profundizando en otro tipo de formatos,
como los HTML y XML.

Otra limitación importante viene de las características propias de la enseñanza de lenguas,


ya que la interacción y la comunicación oral no están desarrolladas en Moodle. Se
recomienda utilizar programas fuera de Moodle, como son Skype y Audacity, pero algunos
estudiantes no pueden instalarlos al no utilizar su propio ordenador. Se han aportado
soluciones estudiante a estudiante, como el uso del teléfono, las grabaciones de voz con
aparatos MP3 y las sesiones presenciales.

2. Estudiantes e instructores interaccionan con Moodle y materiales del curso a través del
navegador. Existen varios navegadores conocidos, y cada uno tiene una variedad de
características únicas así como algunas funciones básicas. Discute uno de los problemas
más frecuentes que tu y tus estudiantes habéis encontrado en el acceso a recursos que
hayas puesto disponibles online a través de Moodle.

En pocas ocasiones hemos experimentado problemas relacionados con el navegador. La


mayor parte de los estudiantes utilizan Internet Explorer y algunos de ellos utilizan Fire
Fox. Los problemas varían dependiendo de la versión del navegador y están relacionados
principalmente con la visualización de actividades concretas. Cuando diseñamos los
cursos suponemos que van a trabajar en pantallas de 15´´, ya que esto también afecta al
diseño.

El problema que se repete con respecto al navegador no es tanto por el tipo de navegador
sino por las opciones de seguridad que tienen definidas por defecto. Algunos estudiantes
no ven la barra de alerta de pop-ups cuando les aparece en la parte superior o inferior, con
lo cual suponen qu existe un problema con el recurso. En ese caso, simplemente se les
explica la secuencia a seguir dependiendo del explorador. En algunos casos se ha
aportado un pequeño tutorial de la secuencia por navegador, siempre en Explorer o Fire
Fox.

También hemos documentado algunas diferencias desde el punto de vista del profesor en
la visualización de los botones de edición del curso de la parte superior, relacionados con
el tema seleccionado, pero que no dificulta el proceso de creación del curso.

Por último, ha habido dos casos en los que el profesor ha utilizado Opera o Safari que ha
tenido problemas para visualizar los iconos de edición, aunque se han solucionado
actualizando la versión del navegador.
Skillset 2, Course Formats. Conjunto de habilidades 2, Formatos de curso

Moodle proporciona tres principales tipos de formatos de curso: social, por temas y semanal.
¿Qué formato utilizas habitualmente para tus cursos Moodle?.¿Porqué este formato es
particularmente apropiado para tus cursos?.¿Qué desventajas podrían tener los otros tipos de
formatos de cursos si los aplicaras a tus cursos?

El formato de curso que utilizo es el formato por temas, ya que mis estudiantes no trabajan en
fechas concretas, sino que van realizando unidades didácticas cada cual a su ritmo. Por otra
parte, es común que abran dos o tres temas en paralelo, es decir, que comiencen otros temas
antes de finalizar el anterior, con lo cual el formato semanal no les resulta demasiado útil. Otro
problema que tenemos en la versión de euskara es que las fechas en el formato por semanas
aparecen en ingles, no están traducidas aún, por lo que crean confusión en los estudiantes. Por
otra parte, los estudiantes que se incorporan más adelante en el curso pueden pensar que ya no
pueden realizar las actividades de las semanas previas, cuando en realidad el estudiante tiene
libertad de moverse en el entorno y realizar las actividades que crea más convenientes, siempre
con ayuda del tutor.

Con respecto al formato social, centra el contenido de un curso en un único foro, lo cual puede
dificultar la organización de temas y tipos diferentes de foros, como el foro de noticias, el de
ayuda, foros de debate, foros de discursión de proyectos, etc. Asimismo, se reduce
excesivamente la presencia física o espacio dedicado a otro tipo de actividades también
interesantes, como tareas o chats. Además, el diseño resulta más confuso y obliga a realizar
búsquedas para encontrar el tema que interesa a los estudiantes y dificulta el diseño gráfico, ya
que este queda condicionado a las intervenciones de los participantes, generalmente de tipo texto.

En resumen, en los cursos que imparto la temporalización es relativa al trabajo del estudiante,
que se incorpora en diferentes momentos a lo largo del curso. El diseño gráfico es importante para
la motivación y la activación de conocimientos e ideas (colores, imágenes...). Asimismo, los
estudiantes realizan diferentes tipos de actividades, no únicamente interacción en foros. Por lo
tanto, el formato por temas es el más adecuado.

Skillset 3, Managing Blocks


Conjunto de habilidades 3, Gestión de Bloques

Explica por favor tu elección de bloques cuando creas un curso instruccional en Moodle

Aunque todos los bloques de Moodle tienen utilidades interesantes, suelo seleccionar entre ellos
para no cargar demasiado de información el curso y que los estudiantes presten más atención a la
parte central que a los laterales.

Suelo utilizar los bloques de la siguiente manera:

Para acceder a las actividades, activo el bloque de Actividades, mediante el cual los estudiantes
pueden acceder directamente a la actividad que está interesado en realizar. Por ejemplo, clicando
en Tareas, el estudiante puede ver la lista de tareas que puede realizar, desde donde elegir. Los
cursos en los que se utilizan los foros con bastante frecuencia, incluyo el bloque de Buscar en los
foros. No suelo activar el bloque de Actividades Recientes ni el de Novedades.

En los cursos en los que se desarrolla algún glosario, incluyo el bloque de Entradas aleatorias al
glosario. Resulta útil para repasar frecuentemente conceptos fundamentales del curso. Además,
añaden dinamismo al curso. En cambio, no utilizo el de Quiz results, ya que no suelo utilizar
apenas el Cuestionario.
Con respecto a los módulos de organización, los HTML resultan prácticos a la hora de publicar
información sobre la forma de contacto con los tutores y horarios, así como los vínculos a los
documentos o archivos más importantes o a los archivos sugeridos para la semana. También
utilizo el HTML para incluir un reloj copiando el lenguaje HTML y pegándolo en el editor HTML.

Generalmente activo el bloque Calendario, donde pongo los eventos próximos de interés y aviso a
los estudiantes de fechas clave, como la matrícula de exámenes oficiales. No utilizo el de Eventos
próximos debido a que los estudiantes no tienen que realizar tareas en plazos determinados.

El bloque Administración permanece activo para los estudiantes, principalmente para que accedan
a su perfil y puedan tomar decisiones acerca de su matrícula en el curso.

Para facilitar la comunicación, permanecen siempre activos los bloques de Participantes y de


Usuarios en línea, así como el bloque de mensajes, para que puedan enviarse mensajes a través
de la mensajería interna y los gestionen a través de la plataforma.

El bloque RSS también se puede considerar de comunicación, aunque más en relación a


información o eventos de fuera del curso. Se puede activar el flujo de información de prensa o
medios de comunicación, de donde pueden seleccionar temas sobre los que debatir.

De entre todos los bloques, el que me resulta menos efectivo es el de Novedades, ya que de
alguna manera hace público el proceso que sigo en el diseño del curso. Creo que eso es
irrelevante para mis estudiantes, ya que no es tan importante la secuencia del diseño de
actividades como el cronograma determinada en las mismas.
Skillset 4, Using Resources:
Conjunto de habilidades 4, Utilizando Recursos

Tus cursos Moodle incluyen diferentes tipos de recursos que utilizan los estudiantes

Tu respuesta tiene que incluir los siguientes puntos:

• Explica por favor como determinas qué tipos de recursos tienen que estar disponibles para
tus estudiantes.

o ¿Qué criterio utilizas para determinar el tipo de recurso óptimo? (página Web
interna, página de texto interna, enlace a un archivo, enlace a una página Web,
enlace a un directorio, etc)

o Discute limitaciones importantes de algunos tipos de recursos (incluyendo sitios


Web externos). Estas limitaciones pueden ser técnicas o instruccionales.

• Haz un resumen de como los recursos y etiquetas pueden presentarse y estructurarse


para dar ayuda a los participantes del curso a través del proceso de aprendizaje, tomando
como referencia uno de tus cursos Moodle.

− Criterios generales de selección:

− Longitud del material al que se quiere dar acceso

− Nº de ocasiones en las que el estudiante necesitará acceder a él

− Tipo de material: imagen, animación, texto simple, documento interactivo...

− Tipo de lectura: en pantalla o para imprimir

− Diseño gráfico del curso

− Encapsulamiento de la información y su distribución a lo largo del curso

− Programa o programas asociados al recurso y su disponibilidad

Uso de cada recurso:

− Recursos página de texto interna y página web interna: entre todos los recursos son losl
que menos utilizo, ya que generalmente incluyo las instrucciones o informaciones en el
resumen de las actividades, de tal manera que en un sólo clic, el correspondiente a la
actividad, el estudiante tiene acceso a toda la documentación que necesita. Además, en las
instalaciones Moodle en las que trabajo dispongo del módulo de contribución Libro, un formato
navegable más sencillo de crear y diseñar.

La página de texto interna es el único recurso que no ofrece el editor WYSIWYG para dar
formato al texto. Resulta útil para crear textos de formato simple y explicaciones sencillas. Por
ejemplo, lo utilizo para describir las condiciones del curso (para quién, normas de
intervenciones en los foros...), como ventana emergente, ya que esta información sólo es
necesaria al principio, y si la escribo en una etiqueta puede resultar molesta a lo largo del
curso.
La página web interna permite una edición rica. La utilizo para presentar el cronograma de la
asignatura, es decir, la definición de tareas, los tiempos y los criterios de evaluación en una
tabla. Este recurso se consulta a lo largo de la asignatura y generalmente los estudiantes no la
imprimen.

La diferencia principal entre estos dos recursos y el enlace a un recurso, por ejemplo, un PDF
con la misma tabla de la información de la asignatura, consiste en que no requiere otro
programa de lectura. Esta ventaja, además de asegurar que el estudiante puede acceder a la
lectura (hay estudiantes que no disponen de Acrobat Reader, por ejemplo), acorta el tiempo de
apertura del programa.

− Enlace a un archivo: este recurso es útil para poner disponible a los estudiantes un archivo
concreto y que figure como una línea en el curso. Al permitir el enlace a cualquier tipo de
archivos, se pueden ofrecer recursos que el estudiante puede visualizar o tratar con
programas asociados a las competencias a desarrollar en el curso aunque la plataforma no
reconozca dicho archivo, como un archivo PHP sobre el que tengan que trabajar. También
permite enlazar a archivos zipeados, con lo cual en un solo clic el estudiante puede disponer
de toda la documentación necesaria para una unidad didáctica concreta, por ejemplo.

Esta opción es más adecuada que las dos anteriores (página de texto y página web internas)
cuando suponemos que los estudiantes van a portar y/o imprimir la documentación.

− Mostrar un directorio: cuando tenemos una serie de archivos asociados a un tema concreto
o queremos mostrar todos los documentos de una asignatura en un mismo lugar, es más
recomendable mostrar el directorio, de tal manera que el estudiante pueda decidir qué
archivos bajar en cada momento, en lugar de tener que bajárselos todos en un zip o tener que
ir buscando en el curso cada archivo que le interese.

Sus limitaciones están asociadas al número de archivos del directorio, ya que puede
resultar excesivo para los estudiantes y difícil de gestionar, y por otra parte, obligamos a
los estudiantes a bajarse los archivos uno a uno. Por eso, tenemos que decidir en cada
caso si conviene mostrar un directorio o crear un enlace a un archivo zip.

− Enlazar a una web: una ventaja de este recurso es la posibilidad de enlazar a una web sin
perder la ventana de navegación del curso. Así, el estudiante puede consultar lo necesario en
la web y con la barra de navegación del curso, acceder directamente a la actividad que esté
realizando. En realidad, se puede incluir un enlace a una web desde cualquier editor en
cualquier parte del curso sin necesidad de crear una línea en el diseño general del curso, pero
se pierde la barra de navegación del curso y se abre en la misma ventana del curso, lo que
puede llevar al estudiante a cerrar la ventana cuando acaba de consultar la web y salirse del
curso.

En el caso de la opción de abrirse en una nueva ventana, el estudiante puede aprovechar toda
la potencialidad de la web a la que lo hemos conducido y al finalizar simplemente tiene que
cerrar la ventana y continuar en el curso.

Un problema de enlazar a webs externas al curso Moodle está relacionado con la confusión
que puede generar en algunos estudiantes no demasiado experimentados en e-learning.
Algunos estudiantes no comprenden en profundidad la diferencia entre la navegación del
curso y la navegación web, y si tienen que acudir a webs externas con frecuencia pueden
perder la perspectiva del curso

− Añadir una etiqueta: este recurso permite un diseño gráfico del curso más significativo y
agradable, además de facilitar la distribución de las diferentes partes del curso. Conviene
definir las etiquetas en unidades pequeñas y concretas para poder jugar con su disponibilidad
y movilidad. Si ponemos etiquetas con una gran cantidad de texto, el estudiante puede tener
dificultades para tener una visión global del curso, por lo tanto, en caso de tener que incluir
textos largos de información acerca de, por ejemplo, una unidad didáctica, quizá sea más
conveniente incluir una página de texto o web interna, según el caso.

También hay que tener en cuenta cuestiones relativas a la conexión a la hora de incluir
imágenes o animaciones en etiquetas, ya que aunque el curso tenga un aspecto más
atractivo, el peso que eso supone puede causar problemas de visualización y de conexión a
algunos estudiantes.

EJEMPLO DE ORGANIZACIÓN DE RECURSOS EN UN CURSO:

− Resumen del curso en la etiqueta que se crea a tal efecto. Incluyo el título del curso y el
subtítulo, así como un mensaje de bienvenida

− Página de texto interna: normas para las intervenciones públicas

− Etiqueta de presentación del programa

− Página web interna: cronograma del curso

− Enlace a una página web: mi página web personal con información adicional sobre el curso

EJEMPLO DE ORGANIZACIÓN DE RECURSOS EN UNA UNIDAD DIDÁCTICA

− Etiqueta por defecto de resumen: título y resumen de las competencias a desarrollar en la


unidad

− Página web interna: cronograma de la unidad, con la definición de tareas y criterios de


evaluación

− Enlace a un archivo editable sobre el que van a trabajar, tipo .doc, .rtf o .odt

− Enlace a un directorio: documentación complementaria y optativa relacionada con la unidad


didáctica

El resto de la documentación va asociada a las actividades, por medio de los editores. Cuando los
estudiantes necesitan algún archivo para la realización de actividades concretas, utilizo el enlace
del editor WYSIWYG para crear vínculos con documentos subidos al curso.

Skillset 5, Activities:
Conjunto de habilidades 5, Actividades

Moodle promueve procesos de enseñanza constructivistas y pone a nuestra disposición distintos


tipos de tareas y actividades. Existen diferentes aspectos de los cursos Moodle que nos gustaría
que discutieras:

• ¿Cómo seleccionas y utilizas actividades y tareas individuales para permitir a los


participantes del curso a construir nuevo conocimiento, reflexionar, o evaluar su progreso a
medida que interaccionan con su entorno instruccional?
• ¿Cómo utilizas actividades colaborativas para permitir a los participantes del curso
construir algo que otros pueden experimentar y comentar?. ¿Qué estrategias incorporas
para asegurar la calidad del trabajo del estudiante?.

• En la planificación de las distintas actividades de comunicación para los participantes del


curso, ¿qué herramientas son las más apropiadas en cada aplicación?. ¿Cuándo eliges el
uso del chat, mensajería, e-mail, y discusión en tus cursos?. Indica un ejemplo de una
situación en la cual los participantes del curso hayan salido ganando por el uso efectivo de
herramientas de comunicación. Indica un ejemplo de una situación en la que las
herramientas de comunicación se hubieran omitido o realizado un uso abusivo de las
mismas y como estas situaciones podrían minimizarse o resolverse.

ACTIVIDADES INDIVIDUALES

En el diseño de actividades individuales a lo largo de un curso, tengo en cuenta el desarrollo de la


autonomía del estudiante, tanto en aspectos didácticos propios del curso como en aspectos
técnicos de uso de la plataforma.

Por una parte, hasta que se familiarizan con la plataforma utilizo la actividad Tarea, ya que
considero que es la más intuitiva para los estudiantes. En su descripción/resumen defino con
claridad qué tienen que realizar, con algunas opciones, y si tienen que utilizar algún archivo en su
realización o alguna web, la incluyo enlazada en la definición de la secuencia. De esta manera,
una vez que el estudiante pincha en la tarea tiene toda la secuencia en una misma página.

Esto tiene algunas desventajas. La principal es el hecho de que algunos recursos se abran en la
misma ventana, lo cual puede generar confusión; para evitar esa confusión, selecciono archivos
que no tomen la misma ventana, como archivos de audio o .doc. Otra desventaja está relacionada
con un análisis posterior del curso en sí, ya que el clic en un enlace creado desde el editor no
consta (o al menos no de una manera evidente) en la base de datos y en la actividad del
estudiante, por lo que no podemos evaluar fácilmente la frecuencia de uso del recurso enlazado.

En cualquier caso, la actividad Tarea ha resultado más sencilla y clara en su uso que la Lección,
que encapsula mejor la secuencia pero cuya secuencia de ventanas no resulta tan intuitiva.

A medida en que los estudiantes se van familiarizando en el entorno, se puede tender a utilizar la
Lección, ya que se pueden incluir cuestionarios en la secuencia que pueden ayudar a
autoevaluar el aprendizaje de una manera sencilla y se pueden diseñar diferentes ramas de
actividades.

Otra dificultad de la actividad Lección es más local: actualmente no está totalmente traducida al
euskara, lo que supone que los estudiantes ven algunas palabras clave que deben comprender en
inglés, lo que puede ser contraproducente, sobre todo en cursos de aprendizaje del euskara.

Con respecto al diseño y desarrollo didáctico, es importante que conozcamos el punto de partida
de los estudiantes y actuar en consecuencia. Los cuestionarios, tanto los incluidos en Moodle
como los realizados en Hot-Potatoes, aunque tienen sus limitaciones, nos dan pistas acerca de
algunas habilidades o competencias de los estudiantes, por lo que conviene incluirlos al principio
y/o al final de la secuencia didáctica. En ese sentido, se echa de menos una herramienta para
crear encuestas o cuestionarios sin puntuación en la instalación estandar de Moodle. En los
servidores en los que trabajo actualmente, dispongo de dos módulos de contribución, la encuesta
PHP y la PHPesp, que utilizo con fines de diagnóstico y autoevaluación.
La información dada por los estudiantes sobre su información de salida no altera la definición de
las tareas o lecciones, pero sí el nivel de exigencia en la evaluación/calificación de las tareas y el
feed-back proporcionado. El diseño de la secuencia de tareas está pensado para que los
estudiantes vayan desarrollando su autonomía respecto a las competencias que se pretenden
desarrollar, y cuando el punto de inicio del estudiante está alejado de las competencias mínimas,
se le va proporcionando apoyo complementario.

ACTIVIDADES DE COLABORACIÓN

Moodle ofrece la posibilidad de crear actividades útiles y atractivas para colaborar entre
estudiantes, aunque por otra parte, el buen funcionamiento de algunas de las actividades
colaborativas supone una cierta sincronía en el curso, lo cual no siempre ocurre en cursos on-line.

En cualquier caso, si somos conocedores de si se trata de un curso con participantes dentro de un


cierto ritmo de trabajo o si va a ser totalmente asíncrono, podemos definir actividades
colaborativas de diferente diseño.

Entre todas las actividades de colaboración y comunicación, sin duda destaca el foro. Como
herramienta de colaboración, puede servir para el apoyo en actividades, como discursión de
proyectos o como actividad de debate. Es sencilla de crear y de manejar por parte de los
estudiantes. La suscripción la defino dependiendo de la cantidad de mensajes y de la
obligatoriedad de la actividad.

Un problema consiste en utilizar el foro como herramienta para subir tareas, independiente de las
intervenciones de los compañeros. Se debe recomendar a los estudiantes la importancia de
utilizar la información de los post anteriores antes de poner uno propio, así como de la importancia
de poner un título significativo al tema; por ejemplo, en lugar de poner “duda” o “reflexión” es más
útil un título significativo, como puede ser “duda sobre cómo subir varios archivos al foro” o
“reflexión sobre el uso de TIC en Educación Infantil”.

Otra actividad colaborativa que da muy buenos resultados es el glosario. Si definimos que los
estudiantes puedan incluir entradas y/o comentarlas, nos puede servir de recurso y de actividad al
mismo tiempo. Podemos definir el glosario de manera que las nuevas entradas requieran de
aprobación por parte del tutor, para asegurar la calidad de las intervenciones, aunque si queremos
que tenga un carácter más dinámico, es preferible no seleccionar esa opción y posteriormente,
calificar las entradas utilizando el comentario o editándolas.

Una limitación del glosario reside, precisamente, en la falta de automatización en la calificación de


las entradas. Si calificamos las entradas a través del comentario o de la edición, esa información
no fluye de manera que no llega a la base de datos de las calificaciones y el estudiante no sabe
qué calificación ha recibido hasta que entra en su entrada.

La opción de crear un bloque con entradas aleatorias al glosario es un gran punto a favor de esta
actividad. Da la opción de crear un glosario, por ejemplo, de fotografías o imágenes puestas por
los estudiantes que se van viendo en la página principal de manera aleatoria, lo cual puede
resultar atractivo para el curso.

El wiki es otra herramienta versátil aunque con una serie de limitaciones muy a tener en cuenta.
Permite crear actividades colaborativas de gran potencia pedagógica donde se fomenta el trabajo
en equipo y la construcción del conocimiento, además de mejorar la implicación de los estudiantes
con respecto a la documentación del curso.

Uno de los problemas es que no es intuitiva la edición de enlaces. Al tener primero que explicar a
los estudiantes la manera en que se hacen los enlaces, algunos estudiantes directamente deciden
que resulta muy difícil y eluden su uso. En estos casos, es recomendable que sea el propio tutor
quien cree los enlaces, aunque en el caso de wikis de grupo, en lugar de hacerlo uno a uno es
mejor crear una página de inicio común a todos los grupos.

Otro problema es que, una vez creado, no se le puede cambiar el nombre o título ni la página de
inicio, por lo que hay que tener toda la navegación de la página principal creada desde el principio
si no se va a editar en la propia wiki.

Aunque la dificultad principal en su uso reside en la edición sincrónica, ya que en caso de que
alguien estuviera en el mismo momento editando la misma página y la guarda antes, la edición del
segundo estudiante se pierde sin previo aviso. Este puede ser motivo suficiente para no incluirla
como actividad en cursos en los que no podemos dar demasiadas instrucciones técnicas a los
estudiantes.

Si lo que queremos es que los estudiantes se impliquen en la co-evaluación, sin duda el taller es
la herramienta más práctica. Se pueden definir con claridad todos los criterios de evaluación y
forzar a los estudiantes a evaluar el trabajo de alguno de sus compañeros. Didácticamente, es una
actividad muy beneficiosa, siempre y cuando se haya fomentado un espíritu crítico y colaborativo
en el grupo, ya que si el clima del grupo es competitivo puede ser incluso dañino para el proceso
de aprendizaje. Los estudiantes tienen que comprender bien los criterios de evaluación y tienen
que haberlos aceptado para poder realizar bien esta actividad; además, tienen que comprender el
alcance de sus evaluaciones a sus compañeros, si van a afectar a su calificación final y si el
profesor-tutor las tendrá en cuenta para su propio expediente.

Es decir, antes de seleccionar una actividad determinada tenemos que valorar todas sus
consecuencias, tanto para los estudiantes como para los profesores-tutores. Las actividades no
son hechos aislados sino parte de la definición y la metodología del curso.

El aseguramiento de la calidad del trabajo individual en actividades grupales no está totalmente


resuelto en Moodle, como no lo está en cualquier otro curso presencial, aunque la plataforma sí
nos ofrece algunas herramientas de apoyo.

Sin duda, debemos comenzar por la propia ética del estudiante como punto de partida
fundamental sobre el que construir todo el trabajo de evaluación. Debemos presuponer que son
ellos los autores de las actividades en las que aparece su nombre, y aunque este sea un punto
sobre el que muchos profesores tienen serias dudas, en mi experiencia de más de 15 años
dedicada a la docencia son pocos estudiantes los que rompen esa regla. Quizá en entornos
virtuales resulte más tentadora la opción de suplantación de personalidad, pero si el
planteamiento general del curso está basado en el aprendizaje y no en el mero cúmulo de
conocimientos, los estudiantes se sienten más motivados para cumplir con sus responsabilidades.

Por otra parte, combinando actividades grupales e individuales relacionadas, se puede conocer
mejor la progresión de cada estudiante sin ser necesario un control exhaustivo en todas las
actividades propuestas. Aunque todas las actividades pueden ser evaluadas, no en todas tienen
que dedicar todo su esfuerzo todos los estudiantes, veo lógico que en algunas actividades
algunos estudiantes se impliquen más que otros.
Con respecto a las herramientas electrónicas de las que disponemos para conocer la aportación
del individuo al grupo, en el caso de los wikis está muy bien resuelto con el historial de edición y
las diferencias entre versiones. En el foro, se puede evaluar cada una de las intervenciones como
algo individual, como en el glosario. El taller es una combinación de trabajo y reflexión individual y
grupal, bien resuelto también en la propia definición de la actividad.

LA COMUNICACIÓN EN MOODLE

Como ya he mencionado antes, el foro es una gran herramienta de comunicación y colaboración,


ya que une ambos aspectos y añade la posibilidad de la suscripción, de tal manera que en
muchos casos supone el vínculo entre la vida diaria del estudiante y su curso en la plataforma.
Muchos estudiantes trabajan individualmente y fuera de la plataforma mientras no reciben
mensajes del foro, del profesor o de sus compañeros, que le conducen a la plataforma. Permite
flujo RSS, de manera que incluso puede recibir noticias en su sitio web sin necesidad de entrar en
el correo, y dar la opción a sus propios suscriptores de conocer el flujo de información de su curso
moodle, al menos de los titulares.

En el caso de trabajar con cursos grandes y no poder trabajar con una comunicación tan
individualizada – el tutor debe seguir cada foro que crea, intervenga o no, lo cual puede suponer
una carga excesiva de trabajo-, disponemos de otra herramienta que nos puede ayudar, que es la
consulta. Esta actividad se crea de una manera realmente sencilla y nos permite recoger
opiniones masivamente. Se pueden poner preguntas relativas a la gestión del curso (acordar la
siguiente cita presencial) o al propio contenido, poniendo una pregunta relativa a la unidad
didáctica tratada como herramienta de recogida de opinión o de evaluación rápida de algún
concepto fundamental. Los estudiantes la pueden responder con rapidez y nosotros podemos
recoger respuestas anónimamente o conociendo qué estudiantes han respondido qué. En este
último caso, es recomendable poner en conocimiento de los estudiantes que dispondremos de
dicha información.

El chat permite una discusión síncrona entre participantes. Se pueden organizar sesiones de chat
con el fin de discutir sobre temas preestablecidos o realizar sesiones de tutoría. El chat de moodle
es un chat limitado, ya que es necesario entrar en la sala de chat para ver quién está participando,
pero permite guardar conversaciones para evaluarlas, analizarlas o ponerlas a disposición de las
personas que no acudieron a la reunión, en el caso de que así se defina.

A los estudiantes les resulta más útil la mensajería instantánea, ya que pueden acceder a ella
directamente desde la lista de participantes o participantes on-line. Permite a los participantes
enviar mensajes cortos a uno o más participantes del curso, lo que facilita la comunicación
espontánea y el trabajo en grupo. Si el usuario no está en línea, recibe el mensaje en el correo
electrónico. Guarda la historia de mensajes. El problema desde el punto de vista del profesor-tutor
consiste en que no puede acceder a los mensajes en cuyas conversaciones no ha participado, y
por tanto, no puede utilizar dicha información como herramienta de evaluación, pero esa es
también su ventaja, es decir, la posibilidad de la privacidad de la conversación.

Sin embargo, la mensajería instantánea no permite el envío de adjuntos, para lo cual podemos
utilizar el correo electrónico definido por el participante. Aquí la privacidad en el flujo de correo
es casi absoluta, pero supone utilizar un programa externo al propio Moodle y eso puede resultar
incómodo, ya que además de la gestión de la plataforma tendríamos que llevar una gestión del
correo de los participantes del curso. Personalmente es la última opción, lo utilizo cuando no
puedo comunicarme con los estudiantes de otra manera dentro de la plataforma.
El uso de las herramientas de comunicación resulta muy útil tanto para motivar a los participantes
como para realizar un buen seguimiento en cualquier curso. En el caso de los cursos de
aprendizaje de lenguas, como es el caso de una parte de mis cursos, no es necesario sino vital su
uso como parte de las competencias a desarrollar en estos cursos, así que prácticamente no se
puede hablar de abuso siempre que se respeten dos normas básicas: la no inclusión de mensajes
publicitarios y el respeto de las normas de la netiquette, a no ser, claro, una actividad
comunicativa definida como podría suceder, por ejemplo, en un juego de rol.

Es mayor el problema de su falta de uso. Ese es un problema que me supone un gran esfuerzo,
ya que mis clientes son adultos, con conocimientos bastante básicos de las herramientas
informáticas y sin experiencia en la comunicación electrónica. Lo fundamental en el curso es la
participación en los foros, y sólo lo consigo si combinamos el trabajo on-line con sesiones
presenciales, en las que escriben las primeras intervenciones o participan en algún chat.

Algunos estudiantes que se matriculan en cursos on-line en los que la participación en los foros es
una actividad fundamental, terminan el curso sin haber intervenido por falta de cultura
comunicativa electrónica. El número de estos estudiantes se va reduciendo progresivamente, por
una parte porque se presenta este tipo de actividades en la matriculación, para que los
estudiantes sepan qué se espera que realicen en el curso antes de tomar la decisión de
matricularse; y por otra, porque cada vez se utiliza este tipo de actividades en más campos de
actuación de la vida diaria.

Skillset 6, Multimedia and Resources:


Conjunto de habilidades 6, Multimedia y Recursos

Describe por favor tu selección y uso de recursos multimedia, imágenes y recursos de texto para
mejorar la enseñanza del estudiante.

Tu respuesta tiene que incluir los siguientes puntos:

• ¿Qué pueden los participantes del curso ganar de los recursos multimedia?

• ¿Cuando son más apropiados recursos de texto ?

• Indica un ejemplo de un recurso multimedia que hayas encontrado particularmente efectivo


con tus participantes de curso y explica por qué.

Con los recursos multimedia hay que tener cuidado ya que podemos sobrecargar el curso y lograr
pocos beneficios formativos. En el caso de los tutoriales, por ejemplo, los recursos multimedia
pueden resultar agradables en principio, pero al tener que seguir el ritmo de la presentación, es
difícil calcular la velocidad adecuada para todos los estudiantes, sin que resulte pesado el ritmo
por lento o difícil de seguir si es muy rápido. Por ejemplo, si es una presentación del entorno
quizá convenga un tutorial, pero normalmente los estudiantes que necesitan ayuda para moverse
en la plataforma suelen preferir secuencias en formato de texto con capturas de pantalla que
puedan imprimir e ir siguiendo a su propio ritmo.

Cuando se trata de vídeos, por supuesto pueden mejorar el aprendizaje de algunos conceptos,
supongamos el caso de una asignatura en la que se trabaja en el laboratorio: los estudiantes
pueden ver primero el desarrollo del ensayo en un vídeo y después trabajar ellos mismos en el
laboratorio con los recursos que dispone. O pueden ver la utilidad de una pieza que están
diseñando ensamblada y funcionando.

En el caso del aprendizaje de lenguas, los vídeos son un recurso muy utilizado para desarrollar
estrategias de comprensión. El problema principal reside en el formato: algunos vídeos no son
visibles en todos los ordenadores por cuestiones de códec, y aunque fueran visibles, suponen una
carga muy grande para el sistema y para la conexión, por lo que se opta, en todo caso, por crear
un DVD para el curso y se va llamando a ese DVD a lo largo del curso para realizar actividades
concretas.

Si los vídeos pueden resultar problemáticos, para el caso que nos ocupa -el desarrollo de
estrategias de comprensión- disponemos de un recurso más sencillo: las grabaciones en formato
MP3. Se cargan con relativa facilidad y pueden ir embebidas en actividades con su propio
streaming de audio. De hecho, incluyo al menos un audio en todas las unidades didácticas de los
cursos estandar de enseñanza de lenguas.

No obstante, actualmente se está estudiando cambiar de formato a MPEG o AVI los vídeos que
más se utilizan en la enseñanza del euskara, de manera que se puedan incluir en los cursos
moodle o que se guarden en un repositorio para poder llamarlos después desde moodle sin
sobrecargar la plataforma, como se hace actualmente con los vídeos de sitios como YouTube:
copiando el código HTML y pegándolo en el editor.

Un recurso multimedia que utilizo a menudo es el reloj en formato Flash embebido en un bloque
HTML del curso. Es sencillo y ayuda a dar un aspecto más dinámico del sitio.

Con respecto a los recursos de texto, distingo entre textos que los estudiantes van a editar y
textos de lectura. En el caso de los de lectura, lo mínimo que hago es pasarlos a formato PDF
para animar a los estudiantes a que los lean en pantalla. Para documentos más largos, con
animaciones e hipervínculos, otros formatos pueden ser más adecuados, como XML utilizando
editores como eXe o Hot-Potatoes. Los textos que van a editar los estudiantes los pongo a su
disposición generalmente en formato .doc o .rtf

En relación a las imágenes, cumplen dos propósitos: mejorar la comprensión de conceptos y


aumentar la motivación de los estudiantes. En ocasiones, una imagen puede resultar más clara o
puede evocar mejor un concepto que explicaciones orales o en formato texto, por lo que es algo
que tengo muy presente. De hecho, es una de las cosas que más tiempo me lleva cuando diseño
un curso: encontrar imágenes apropiadas para expresar las ideas que quiero transmitir. Además
de ayudar en el aprendizaje, cumplen una función de motivación; no tiene nada que ver en ese
sentido un curso con un listado de recursos y tareas “en crudo” con un curso con imágenes
linkadas a recursos, agradables o con algunos aspectos humorísticos. Las imágenes no suponen
una gran carga para el curso (podemos utilizar formatos como el JPEG y tratar las imágenes
previamente para que ocupen menos de 100 Kb) y los estudiantes lo agradecen enormemente.
Skillset 7, Participant Management:
Conjunto de habilidades 7. Gestión de participantes

1. Discute por favor tus estrategias para orientar a los participantes del curso y permitirles
moverse sin problemas a través del curso.

Tu respuesta tiene que incluir los siguientes puntos:

− Describe una estrategia que encuentras efectiva para orientar a los participantes del curso y
mantenerlos incentivados en dicho curso.

− ¿Qué herramientas utilizas para determinar la actividad de los participantes?. ¿Cómo te


ayudan a mantenerlos incentivados?

− ¿Qué haces para animar a los participantes menos incentivados para interaccionar más
activamente en el curso?

La orientación de los estudiantes en la plataforma depende principalmente de los siguientes


factores:

− Habilidades previas de los estudiantes en el uso de herramientas de e-learning. Experiencia


previa en e-learning en general y en Moodle en particular. Si han tenido alguna experiencia
previa o si tienen habilidades en relación a la participación en foros o en blogs, los estudiantes
no tienen ninguna dificultad para moverse en el entorno moodle, ya que es bastante intuitivo.

− Si el curso es absolutamente on-line o si es blended.

En los cursos blended, no hay excesivos problemas para aprender a navegar en el entorno
Moodle. Primero se realiza una sesión de presentación del entorno mediante una tarea
sencilla, generalmente una intervención en el Foro de Saludos y Bienvenidas, en el caso
de que participen estudiantes de diferentes grupos y horarios en el mismo entorno, y la
edición del perfil en el caso de estudiantes del mismo grupo (ya que no les resulta natural
presentarse virtualmente cuando ya lo han hecho presencialmente). La segunda actividad
suele ser realizar pruebas con la mensajería instantánea, algo que algunos estudiantes
viven como “algo muy emocionante” aunque posteriormente no lo usen. Evito sesiones de
presentación de todas las herramientas, ya que puede resultar excesivo para quien no
tenga habilidades previas y pesado para quien las tenga; en general, puede ser suficiente
dar algunas indicaciones para moverse con más agilidad, como el uso de la barra de
navegación.

En caso de cursos on-line, se ofrece una serie de ayudas a los estudiantes: tutoriales
sencillos y breves, acceso a un curso de presentación de la herramienta, indicaciones en
textos imprimibles... depende del tipo de curso y de lo que se espera que hagan los
estudiantes, así como de las habilidades previas de los estudiantes. Cuando trabajo con
estudiantes adultos con poca experiencia en plataformas, simplifico el diseño como
herramienta indispensable para facilitar la navegabilidad, aunque el aprovechamiento
didáctico de la plataforma quede reducido.

Sobre la motivación y los incentivos a los estudiantes para disminuir el índice de abandono y
aumentar la participación activa en el curso, la herramienta más útil es el lenguaje utilizado en las
intervenciones y el diseño didáctico-visual del entorno. En relación al diseño, el uso de imágenes
motivadoras e informales ayudan a los estudiantes a comprender que el trato con los tutores es
cercano y que han tratado de establecer un clima agradable en el aula virtual. Los chistes gráficos
pueden ayudar, siempre y cuando no lleven a una interpretación equívoca de la intención de los
tutores.
Con respecto al lenguaje del feedback que se proporciona, resulta fundamental emplear
elementos y expresiones lingüísticas que comuniquen nuestro apoyo al trabajo del estudiante. En
lugar de limitarnos a comunicar información sobre la evaluación, debemos incluir elementos
destinados a fomentar la relación y a apoyar emocionalmente a los estudiantes, para que no se
sientan aislados. “Sigue así, vas muy bien”, “Muchas gracias por tu participación”, “si mejoras
estos aspectos obtendrás una puntuación más alta, ánimo”, etc. no nos toman demasiado tiempo
y ejercen una influencia vital en muchos estudiantes, ya que ayudan a acercarnos en la distancia
virtual.

Eso sí, para que el feedback tenga un valor real, conviene no retrasarlo más de 48 horas, ya que
una respuesta tardía también puede ser desmotivador. El problema de esta cuestión es que no
siempre prevé la organización el número de horas por tutor o el número de tutores por aula, lo que
puede provocar un cúmulo importante de tareas para el tutor. Estas cuestiones, así como el
periodo vacacional de los tutores y otras relacionadas con los derechos y deberes profesionales
del tutor deben ser aún revisadas.

Sobre cómo fomentar la participación de los estudiantes más pasivos, primero tengo que decir que
no siempre es necesario que todos los estudiantes participen, es decir, se puede asegurar el
aprendizaje sin esa participación. Todos no somos iguales y, como en las sesiones presenciales,
hay estudiantes más reticentes a participar, pero no debemos suponer que por eso no están
aprendiendo; es posible que sean más reflexivos o que sientan que no pueden aportar nada
interesante a un debate.

En cualquier caso, hay una cuestión importante, que es que quien quiera sienta que está invitado
a participar. Con eso me refiero a que algunas veces hay estudiantes que acaparan la atención o
las intervenciones y no dan tiempo a otros estudiantes a dar sus opiniones; para que todos
sientan que su participación será bienvenida, una buena estrategia es ejercer efectivamente de
moderador, dando voz a otros participantes.

2. Discute por favor tu estrategia de evaluación

Tu respuesta tiene que incluir los siguientes puntos con relación a la evaluación:

• ¿Como utilizas la evaluación formativa (frecuentes pequeñas valoraciones a través del


curso) y sumativa (proyecto final de curso o examen) para que los participantes del curso
estén enterados de su progreso y aprendizaje?

• ¿Qué actividades/recursos/bloques encuentras particularmente efectivos en el proceso de


recopilación de datos para la valoración?

• Indica por favor un ejemplo de como has utilizado datos de valoración/evaluación para
mejorar tu propia enseñanza y/o los cursos Moodle.

Como la evaluación depende del tipo de curso que esté impartiendo, voy a poner el ejemplo de
una asignatura que imparto en la Universidad:

He diseñado seis tareas con dificultad progresiva pero semi-dirigidas para que los estudiantes
adquieran la base conceptual. Estas tareas las suben a la plataforma y reciben un feedback, tanto
numérico como explicativo, que les sirve de referencia en su evolución. La calificación de estas
tareas tiene un peso específico relativo en la calificación final y tienen carácter formativo.

Posteriormente, planteo cinco casos entre los que los estudiantes seleccionan dos para trabajar
en grupos. Cada caso tiene unas características propias y los estudiantes tienes diferentes
recursos y actividades que les ayudan a gestionar el estudio. Las escalas de calificación, los
criterios y los parámetros de evaluación se debaten en una sesión presencial y se pasan a los
foros. Tras la discursión, adquieren el carácter de definitivos. Estas escalas se pasan a una
actividad Taller y los estudiantes se califican los trabajos entre ellos. Paralelamente, yo voy
evaluándolos.

Finalmente, activo un foro llamado Foro del examen, donde los estudiantes proponen preguntas
para el examen presencial y justifican sus opciones. Tras el examen y la calificacion final, los
estudiantes están invitados a evaluar el proceso de evaluación y la asignatura en general.

Como Moodle proporciona unas herramientas de recopilación de datos muy práctica, se definen
en la plataforma las tareas off-line también, de manera que todo el feedback de todas las
actividades de la asignatura queda recogido, tanto en calificaciones generales como en las
tareas o actividades concretas. Al final, bajo toda la información en el formato Excel que
proporciona.

La gestión de la evaluación es, en mi opinión, uno de los puntos fuertes de Moodle. Me resulta
muy útil el recibir un correo con el aviso de que los estudiantes han subido tareas, así como que
los estudiantes reciban a su vez un mensaje cuando las califico. Todo ese flujo de información
apoyado en el correo me resulta más útil que bloques concretos dentro del curso.

Con respecto al uso de los datos que proporciona Moodle de cara a la valoración/evaluación de
mis propios cursos, los informes de actividad permiten consultas de gran valor. Por ejemplo, si los
estudiantes apenas han utilizado un recurso en concreto, habrá que replantearse su diseño, su
inclusión o no los siguientes cursos o las instrucciones que se les da a los estudiantes con
respecto a ese recurso. La base de datos recibe tanta información que es conveniente acudir a
ella siendo conocedores de lo que estamos buscando. Actualmente estamos trabajando en la
selección de algunos datos significativos para la mejora de nuestros cursos para trabajarlos
posteriormente con SPSS.
Skillset 8, Course Management
Conjunto de habilidades 8, Gestión de Curso

1. Las herramientas de copia de seguridad, restauración, e importación, se pueden utilizar para


compartir o reutilizar cursos o contenidos de curso. Discute por favor tu uso de estas
herramientas.

Tu respuesta tiene que incluir los siguientes puntos:

• Describe una forma efectiva de utilizar cada una de estas herramientas (copia de
seguridad, restauración, e importación).

• ¿Cuáles son las limitaciones de estas herramientas?

• ¿Cómo puedes controlar el contenido que está situado en el archivo de curso con la copia
de seguridad o añadir a tu curso con la restauración o la importación?

La propia plataforma realiza copias de seguridad automáticas de los cursos, de tal manera que,
aunque no nos preocupemos excesivamente de este aspecto, disponemos de soporte desde la
administración del sitio. No obstante, conviene conocer su uso como una cuestión de seguridad y
también para ser más autónomo con la creación de diferentes versiones de cursos.

Al realizar una copia de seguridad, disponemos de una serie de opciones que se resumen en dos:
qué recursos y actividades queremos guardar y si lo queremos hacer con datos de usuario o no.
Lo que suelo hacer es una copia del curso una vez hecho el diseño base y me bajo la copia a
modo local, de tal manera que puedo restaurar la copia en el mismo servidor en otro curso o en
otro servidor con el que comparta versión. También se puede usar esta copia para registrar la
estructura y diseño del curso en un organismo oficial, como se hace con cualquier otro material
didáctico.

Guardo otra copia cuando los estudiantes han realizado bastante actividad, como seguridad de
que no voy a perder sus datos aun en el caso de que cayera la plataforma. Simplemente, migraría
mi curso a otra plataforma Moodle y así podría seguir trabajando. Por último, hago una copia final
que guardo con la fecha (marcada por defecto) y algún distintivo del curso, como el curso
académico o la organización en la que lo he impartido. Así, puedo consultar cursos de años
anteriores en modo local y analizar o evaluar diferentes aspectos del curso.

La restauración la utilizo de diversas maneras. En los cursos que imparto en euskara y castellano,
restauro la versión en una lengua sin datos de usuario como curso nuevo y a partir de ahí
traduzco manteniendo la estructura. Restauro sobre un curso creado previamente
sobreescribiendo en los casos en los que quiero unir dos cursos en uno solo; en algunos cursos
de lenguas, hago un curso por evaluación para que no se les acumule la información, pero a final
de curso uno los tres de manera que pueden navegar por el curso completo y repasar los
aspectos trabajados.

La importación es, de estas herramientas, la que menos utilizo aunque tiene también una gran
utilidad. Normalmente lo utilizo para pasar glosarios creados en otro curso.

La interface de las copias de seguridad me parece bastante clara y las opciones que ofrece
resultan prácticas. No puedo decir lo mismo de las herramientas para importar y restaurar, ya que
el proceso se inicia antes de señalar qué es lo que queremos hacer con lo que importamos o
restauramos, lo cual nos puede conducir a confusiones difíciles de corregir: restaurar una versión
no deseada sobre un curso sobreescribiendo o importar recursos y actividades que no queríamos.
En cualquier caso, con un poco de experiencia se pueden realizar estos procesos con bastante
fiabilidad.
Para distinguir diferentes versiones del curso entre las copias de seguridad (cursos sin usuarios,
cursos con algunos recursos concretos, etc.) podemos entrar en la carpeta backupdata donde
tenemos todas las copias guardadas y consultar el nombre de cada archivo zipeado, ya que las
realizadas automáticamente y por defecto guardan la fecha y hora de la copia. Para obtener
información más concreta, podemos optar por ver la Lista de recursos y actividades de la copia.
Si hemos guardado la copia con datos de usuario, la lista de usuarios aparece al principio de la
lista para facilitar la distinción entre cursos diseñados sin datos y con datos de usuarios.

2. Los grupos son una importante herramienta cuando se tiene previsto realizar actividades
colaborativas dentro de tu curso Moodle. Discute por favor tus métodos para utilizar y gestionar
grupos.

Tu respuesta tiene que incluir los siguientes puntos:

● Discute por favor las ventajas y desventajas de la utilización de grupos para actividades
colaborativas.

● Describe un ejemplo de utilización de grupos de forma efectiva en tus cursos Moodle.

● ¿Qué estrategias utilizaste para asegurar que la experiencia de trabajar con grupos fue
positiva para los participantes del curso?

Para la gestión de grupos, Moodle dispone de dos sistemas fundamentales: la creación de grupos
desde la misma configuración del curso y la creación de grupos a través de la herramienta de
administración definida para ello. La creación de grupos desde la configuración permite tener
grupos separados como aulas virtuales diferentes en las que se comparte material. Por ejemplo, si
imparto un curso blended en dos lugares diferentes, al definir el trabajo en grupos desde la propia
configuración los estudiantes no se ven entre sí y los tutorizo independientemente. En ocasiones,
esto puede no ser tan útil, ya que si son muchos los estudiantes dentro del mismo curso puede
resultar dificultosa su gestión, por lo que es importante decidir si crear grupos dentro de un mismo
curso o es más manejable crear dos cursos separados en los que repito el diseño restaurando un
mismo curso en ambos. La clave en la decisión puede ser si el curso está completamente creado
desde el principio, en cuyo caso quizá sea más apropiada la creación de dos cursos
independientes si son bastantes estudiantes (a partir de 40 ó 50 dependiendo de la materia). Sin
embargo, si vamos a ir desarrollando el diseño a lo largo del curso, es más sencillo trabajar en un
único curso.

También podemos jugar con la configuración como metacurso: los recursos o actividades
compartidos los trabajamos en el metacurso, entre varios profesores, por ejemplo, y las
características diferenciales las desarrollamos en cursos hijo.

Sin embargo, la configuración de grupos que más utilizo consiste en la creación de grupos dentro
de la herramienta de Grupos directamente, sin haberlo predefinido en la configuración del curso.
Esto permite una mayor versatilidad, ya que pueden trabajar en algunas actividades sin grupos, en
otras como grupos no visibles y en otros como grupos visibles, y puedo ir cambiando esta
definición según intereses didácticos. Por ejemplo, primero creo un wiki de grupos no visibles y,
una vez los estudiantes la desarrollan, cambio la configuración a visibles para compartir
información entre estudiantes, y lo mismo con los foros, de manera que sólo reciben los mensajes
del tutor y de sus compañeros de grupo, y una vez terminado el debate o la discursión, se cambia
la configuración para que todos los compañeros vean o interactúen en la misma herramienta.

Otra utilidad de los grupos consiste en definir tareas por grupos, de cara a la evaluación. Aunque
ellos trabajen individualmente, el tutor puede ir calificando por grupos, de tal manera que si el
trabajo es grupal y suben un único archivo a nombre de todos, puedo copiar y pegar el feedback
para todos los componentes del grupo con relativa rapidez.
Un problema del trabajo por grupos viene del hecho de que no se puedan definir grupos por
actividades, sino que la definición de grupos afecta a todas las actividades diseñadas para grupos.
En ocasiones, los estudiantes van variando de grupos de trabajo precisamente para aprender a
trabajar en grupos con personas diferentes, como parte de las competencias a desarrollar en el
curso; esto resulta difícil con las herramientas actuales de la plataforma y me lleva a decidir en
algunas ocasiones no definir los grupos formalmente en la plataforma.

Por otra parte, una de las actividades colaborativas que se prestan al trabajo en grupos es el wiki,
pero no hay prevista ninguna calificación ni ningún apartado para feedback del tutor, por lo que
tampoco reciben información acerca de sus intervenciones en su tabla de calificaciones. Tampoco
se puede calificar a un grupo y que les llegue la calificación automáticamente a todos sus
miembros, con lo cual no tiene muchas ventajas la definición de grupos de cara a la calificación.

Un ejemplo de uso de grupos en un curso consiste en el siguiente: tenemos un total de 110


estudiantes en diferentes cursos de enseñanza de español como lengua extranjera dentro del
campus, estudiantes del programa Erasmus. Trabajan en grupos presenciales diferentes pero
algunos comparten área de conocimiento sobre la que les gustaría desarrollar habilidades
comunicativas. Hemos creado grupos pequeños en base al área de conocimiento y hemos
definido un tutor por cada grupo, independientemente de su profesor en las sesiones
presenciales. Los grupos en inicio son no visibles y la mayor parte de su trabajo en Moodle es el
desarrollo de un proyecto relacionado con su área utilizando los foros, donde comparten y
contrastan ideas relativas al proyecto e intercambian documentos. Con un diseño sencillo se
puede lograr personalizar el trabajo y agrupar a estudiantes en torno a un proyecto que
físicamente no están trabajando juntos; asimismo, al no utilizar herramientas demasiado
sofisticadas, los profesores de lenguas han comenzado a trabajar con plataformas sin presiones
relativas al manejo de la herramienta.

En este caso, al ser un proyecto que anteriormente a trabajar en la plataforma lo habían solicitado,
el hecho de disponer de esa posibilidad es motivante en sí y no es necesario desarrollar
estrategias complejas para que la participación sea efectiva en este caso. Por mi experiencia en
trabajo por grupos en la plataforma, si los grupos son pequeños (5-8 personas) los estudiantes se
sienten cómodos y además, como profesores-tutores podemos ver qué nivel de implicación tiene
cada uno de sus miembros. Si hacemos grupos más grandes como forma de gestionar las
actividades y evitar la sobrecarga de trabajo (como en los grupos de 100 estudiantes de algunas
asignaturas universitarias), es difícil que la definición de grupos sea más efectivo que trabajar sin
grupos, pero puede ser la única manera de organizar el trabajo de tantos estudiantes.