Está en la página 1de 6

Alejandro Bargueño Díaz 05064

1 de Octubre del 2009:

Realizamos una visita a Móstoles sur, para estudiar un edificio de 92 viviendas de Ruiz-
Larrea y asociados. El propósito del proyecto era realizar un edificio que funcionase
como una máquina energética: el confort térmico se consigue mediante métodos
geotérmicos, empleo y reutilización de paneles solares y fotovoltaicos para apoyar los
beneficios energéticos, sistematización material y uso de elementos prefabricados, etc.

UBICACIÓN:

El edificio en cuestión se apoya en el terreno


como si de una materialización del hemiciclo
solar se tratase, aprovechando así el máximo
posible de horas solares que se dan a diario y a lo
largo de todo el año hacia todas las viviendas.

Es por esto por lo que todas las viviendas se


sitúan hacia la fachada sur, mientras que en la
fachada norte se ubica un pequeño parque donde
se encontrarán las tomas de aire hacia el conducto
geotérmico, así como una galería que funciona
como distribuidor de las viviendas, desde donde
se accede a las mismas.

FACHADA SUR:

Desde el lado sur se pueden apreciar 3 huecos destacables: serán espacios de usos
polivalentes a tratar incluso con el ayuntamiento, como en casos de obras de teatro,
funciones y otras actividades. El resto de la fachada sur corresponde a las viviendas, que
pasantes llegan hasta la galería distribuidora norte proporcionando así ventilación cruzada
y mejores posibilidades de confort.
Los colores llamativos están presentes en todo el
edificio, desde en los paneles de policarbonato hasta
los huecos y los asientos y mesas del parque y las
estancias polivalentes, de uso común.

Bajo la estructura del edificio pasamos a la fachada


norte. Si bien la fachada sur destaca por sus sistemas
de lamas móviles desde las viviendas y la norte por el
empleo de policarbonato, el apoyo del edificio emplea
elementos transparentes y claros, así como mosaicos
cerámicos.

FACHADA NORTE:

En la fachada norte la galería distribuidora se situará a 1m de la misma. Sólo un dormitorio


se encontrará hacia esta fachada. Las viviendas poseen 2 dormitorios, salón, cocina y
baño.

Paneles de policarbonato se disponen generando diversos


sectores, que con una apariencia de colores distintos (azul,
morado y blanco) juegan con la imagen urbana de Móstoles
para evitar la monotonía generada por la masa arquitectónica.
Dichos paneles poseen aproximadamente 50cm de ancho y
pueden llegar a alcanzar los 12m de alto, aunque su altura es
variable. Para colocarlos estos se clipan, entre los cuales un
anclaje pasador evita que el material se perfore, con lo cual no
se degrada tanto con el paso del tiempo.

Próximo a la fachada
difícilmente divisable por su
curvatura encontraremos una
pequeña zona de estancia, con
asientos y vegetación en una
ladera de tierra
sofisticadamente tratada, en la
que además se colocarán las
tomas de aire que conectan
con el conducto geotérmico.
Después de escuchar una concisa explicación del
edificio sentados en el parque nos decidimos a visitar
las tripas del edificio, el garaje, los conductos
geotérmicos y las Unidades de Tratamiento del Aire.

A pesar del paisaje yermo de las obras se vaticina un


lugar agradable y fresco al norte del edificio, donde
poder estar tranquilamente disfrutando del silencio.

SÓTANO:

Tras estudiar detenidamente el garaje, con lo que se podría entender la distribución interna
del edificio (módulos de 2,5x5m), hacemos un alto para entrar al conducto geotérmico.
El conducto, de 150m, obtiene aire del exterior (lado norte) y lo adapta a la temperatura
del terreno, aproximadamente 14 o 15ºC. Este aire, que posteriormente el que impulsará
cada una de las UTAs (el edificio dispone de 2 UTAs, una por cada portal) llegará a las
viviendas refrescando el edificio en verano y facilitando su calentado en invierno. Para que
esto sea posible las UTAs humectarán ligeramente este aire y evitarán que ciertos
microorganismos lleguen a la ventilación. En invierno, como este aire no será suficiente
para calentar el edificio, se dispondrán de radiadores de elementos, los cuales necesitarán
una potencia menor que si el edificio no constara de esa temperatura geotérmica de 15ºC.
El agua de dichos radiadores será facilitado por la energía obtenida con los paneles solares
de la cubierta.

DISTRIBUCIÓN:

La distribución dispondrá de espacios amables en torno a los elementos de policarbonato


de los que ya se ha tratado, además de iluminarias de superficie ubicadas en la pared,
asientos y mesas en los lugares de uso común hechos a partir de restos de obra, barandillas
(1,10m según CTE) de vidrio laminado con láminas de butiral y limitadores de uglas. En el
aspecto contra incendios no hay ningún problema, pues el policarbonato es M1 con lo que
aunque éste arde no produce propagación de la llama ni humos tóxicos perjudiciales.
La estructura constará de forjados de losa y algún que otro tramo de viguetas, las vigas,
por su lado, serán planas, lo que evitará que se produzcan descuelgues innecesarios.

VIVIENDAS:

Las viviendas dispondrán de dos dormitorios, aseo, salón y cocina. Curiosamente a estas
viviendas se entra desde la cocina, pero gracias a esta decisión inusual se consigue mayor
espacialidad en la vivienda. Si miramos detenidamente veremos rejillas de extracción e
impulsión de aire por muchos lugares:

Incluso bajo las puertas, veremos rejillas para


acondicionar mejor térmicamente el resto de la
vivienda. Sin embargo, esto puede ser desventajoso
acústicamente, permitiendo que los ruidos pasen
con facilidad entre dependencias.

La terraza tendrá un sistema de lamas móviles que


determinarán los ritmos de la fachada sur. Estos
mecanismos, aunque útiles y prácticos para los
usuarios son susceptibles de un deterioro prematuro,
por lo que exigen cuidado y engrasado apropiado.
CUBIERTA:

En la cubierta veremos los sistemas de extracción de aire, así como paneles solares y otros
sistemas, todos ellos rodeados de la fabulosa imagen que aporta el hecho de que la cubierta
sea vegetal.

La cubierta vegetal,
además de proporcionar
una frescura adicional a
los pisos del ático permite
conservar la huella
ecológica que el edificio
sustrae. Para ello emplea
plantas autóctonas de la
región, que se conservan
y crían fácilmente sin
necesidad de cuidados. Es
necesario el empleo de
varias capas en este tipo
De cubiertas (tierra, denodren o “huevera”, geotextil y poliestireno extruído. Para las
chimeneas se emplea una chapa de acero oscurecido que facilita su calentamiento
(absorción solar) y de este modo ayuda a que se produzca tiro térmico. Los paneles solares
facilitarán cierta cantidad de energía y calentamiento del agua para disminuir el consumo
del edificio.

Hacia el sur, el edificio tiene vistas hacia


zonas todavía no muy determinadas, de
seguro crecimiento futuro. Hacia el sur, se
puede contemplar una panorámica de
viviendas unifamiliares, de Móstoles.