Está en la página 1de 118
ROGER CAILLO! EL MITO EL HOMBRE 242 cy sere, sin BUENOS AIRES ADVERTENCIA Las miltiples formas que revisten las gestiones de Ja imaginacién, no parecen haber sido estudiadas fre- re en su conjunto. En vez de esclarecerlas Js una por la otra, se ha hecho de la historia literaria, de la mitografia, de la ps vida espiritual, y en las que raramente s¢ confrontan los datos, sino es por el placer baldio de deducir algunas identificaciones burdas y fitiles, de orden tan general, que hasta el refutarlas se hace di ‘lanse asi corrientemente, uno con otro, el sen- stico, infantil y morboso. Unas cwantas con- fesiones de misticos, unas cuantas opiniones de poe- tas, alguna que otra férmula de Lévy-Brikl, Piaget o Freud, resuelven el problema en el mejor de los casos. No parecen darse cuenta de que, en estas con- 7