BbCUBLÅ JNFÅNÃJL

^L0b ÏÅÑÅJb0b"





LÅ ÅLJMBNÃÅCJ0N BN LÅ BbCUBLÅ





















Paseo del Prado nº 56 Valdemoro 28343. Madrid.
escuelalosparaisos@profolp.com

E.E.I. LOS PARAISOS

Pº del Prado nº 56 Valdemoro Tlfn 918084808 escuelalosparaisos@profolp.com
1
La consideración educativa de las horas de comer es una fuente importante de trabajo
que facilita la experimentación y el progreso de los niños en cuanto que puede propiciar el
desarrollo de una gran cantidad de hábitos, destrezas, actitudes, conceptos, etc.

Entre otros, señalamos:

Sensoriales (discriminación de sabores, olores, temperaturas, percepción de colores,
educación del gusto…),
Motrices (dominio corporal, control postural, coordinación óculomanual, destrezas y
habilidades manuales, disociación hombro-brazo-mano, prensión, precisión, masticación…),
Lingüísticos (ampliación del vocabulario básico (conocimiento y verbalización de
utensilios, tipos de alimentos, variedad de líquidos…),
Sociales (desarrollo socioafectivo y emocional, relación con los iguales, con los
adultos…),
Adquisición de hábitos (servir agua, poner la mesa),
Adaptación progresiva a los alimentos,
Nocionales (adquisición de conceptos (lleno/vacío, frío/caliente, poco/mucho…).

El momento de la comida tiene unos claros objetivos:

Crear hábitos de higiene antes y después de la comida
Crear un clima de seguridad y confianza para que los niños/as se sientan cómodos y
tranquilos en el momento de la comida.
Permanecer tranquilo durante comida frente a los cambios que van surgiendo en el
desarrollo de la rutina, como la retirada paulatina de la ayuda del adulto, el paso de la trona
a la silla/mesa…
Aceptar y disfrutar con la comida y con la introducción de nuevos alimentos, probando
diferentes texturas y sabores.
Utilizar el biberón/ vaso de agua con adaptador autónomamente.
Iniciarse en la utilización de la cuchara, para más adelante perfeccionar su uso e ir
introduciendo paulatinamente tenedor y vaso.
Adquirir normas sociales de convivencia tale como, sentarse correctamente, masticar
con la boca cerrada, dar las gracias y pedir por favor.
Comenzar la masticación y deglución de alimentos sólidos.
Aprender a respetar la comida de los demás.
Aceptar ayuda por parte del adulto.
Descubrir sus preferencias, una cosa es que debe comer de todo y otra que comience
a conocer por tanto los gustos, salado, dulce, …..no es reñido una cosa con otra.
Respetar las 5 comidas necesarias para los niños (desayuno, almuerzo, comida,
merienda y cena) El cuerpo debe ingerir cada cuatro horas se suprime una, pero según
crezcan deberán implantarle la otra. Ahora son muy pequeños .




E.E.I. LOS PARAISOS

Pº del Prado nº 56 Valdemoro Tlfn 918084808 escuelalosparaisos@profolp.com
2

EL AMBIENTE DE LA COMIDA

Favorecer desde el principio su participación activa, aun cuando el adulto haga todo se
puede esperar a que el niño abra la boca, dejar que el niño experimente con la cuchara
dentro de las posibilidades…
Deberemos comer en un ambiente tranquilo, evitando posibles distracciones y
alteraciones en este momento. Evitaremos también entretener al niño por medio de bailes,
tv, etc., ya que el niño tiene que aprender que el momento de la comida es un momento
tranquilo para comer, no para divertirse. Una norma que de no cumplir comienza el chantaje
de….. entretenme o no como (llamadas de atención).
En función de su evolución motriz, el niño pasará de comer en posición tumbada,
inclinando poco a poco su posición al comer en la trona, para finalmente que niño sea capaz de
comer sentado en la silla correctamente.
El niño debe sentir la proximidad del adulto que le ayudará cuando lo necesite, sin que
este esté sobre él.
La comida alrededor de una mesa implica ya un importante avance en la socialización
del niño.
El plato de la comida se colocará sobre la mesa nunca sostenido por el adulto.
Fijaremos un lugar, siempre el mismo, para que el niño coma, ya que es una rutina y
debe ser siempre igual; no sirve cualquier lugar con tal de que coma.
Fijaremos un horario de comida evitando los picoteos entre horas. Que no asocie por
ejemplo que mientras mama cocina me da un churrusco de pan para que aguante y no
proteste
Utilizar utensilios adecuados a sus necesidades, altura de la mesa y silla, cubiertos,
etc.


CÓMO LO TRABAJAMOS

Antes de comenzar con la rutina de la comida iremos a lavarnos las manos y la boca. Una
vez lavados nos sentaremos correctamente en la silla, vemos las imágenes de los alimentos
que vamos a comer a través de imágenes reales.

Al principio del proceso el niño podrá comer el sólido del plato con la mano, para
ejercitar el movimiento del plato a la boca, también iremos trabajando que el plato no se
levanta de la mesa, para ello el plato siempre estará apoyado en la mesa y no sobre las manos
del adulto y en caso de que el niño intente levantarlo lo sujetaremos diciéndole que “no se
levanta el plato”, si la conducta se repite retiramos el plato durante un rato.

Mientras que el niño espera su turno para comer, le dejaremos una cuchara para que se
familiarice con ella ya que es el próximo elemento que utilizará para comer.
E.E.I. LOS PARAISOS

Pº del Prado nº 56 Valdemoro Tlfn 918084808 escuelalosparaisos@profolp.com
3
Permitiremos que el niño tome el alimento sólido con la mano; pero le dejaremos la
cuchara mientras le demos el alimento pasado (sopa o puré), de tal forma que damos pie al
niño a que nos imite, metiendo su cuchara en el plato y después llevándoselo a la boca. Es
normal que el niño al principio manche, llene todo de puré, que le cueste meterse la cuchara
en la boca y se manche la cara, pelo, etc., pero paulatinamente y tras la práctica ira a finando
el movimiento y la precisión.
Una vez el niño haya experimentado con la cuchara, le ayudaremos a realizar el
movimiento (del plato a la boca) y a sujetar la cuchara. Mientras el niño sujeta la cuchara
nosotros le agarraremos la mano y le ayudaremos a hacer el movimiento. Empezaremos
sujetando su mano, para después ayudarle sujetándole por el antebrazo de tal forma que sea
el niño quien sujete la cuchara y haga la fuerza para ello.
Al principio nosotros seremos los que llevemos la iniciativa y poco a poco dejaremos que
sea el niño quien lo haga y nosotros simplemente acompañaremos suavemente y
rectificaremos en caso de que sea necesario.
Esta ayuda física irá desapareciendo y ayudaremos solamente verbalmente, es decir,
animando al niño a llevarse la cuchara a la boca y felicitándole por sus logros. Siempre
podremos ayudar dándole alguna cucharada o sujetándole el brazo, pero es una AYUDA,
tiene que comer el SOLIT@.

Nos colocaremos siempre que sea posible frente al niño, no a sus espaldas ni a su lado,
ya que así ayudamos a centrar la visión y la postura al frente y evitamos distracciones.
Utilizaremos babis impermeables debajo del babero para que el niño no se manche en exceso
la ropa, etc., aún así es inevitable que el niño se ensucie.

Respecto a los alimentos, primero introduciremos alimentos blandos y troceados, fáciles
de masticar e ingerir, como por ejemplo, jamón de york, pavo, pescado, verduras cocidas,
frutas como el plátano, la pera… poco a poco y dependiendo de cada niño iremos
introduciendo más variedad de alimentos como ternera, pollo, cerdo, manzana… estos
alimentos SIEMPRE deben estar bien troceados.
Evitaremos el exceso de comida en la boca del niño.
Al principio cambiaremos el orden de los platos, primero se daré el entero y a
continuación el pasado.
En todo momento se respetará el menú correspondiente, es decir, no cambiaremos al
niño la comida en función de sus gustos, al menos ha de probar un poco aumentando la
cantidad a ingerir progresivamente. En caso de que el niño no como la comida si ya se ha
trabajado el alimento retiraremos el postre, el pan… ya que debe aprender que hay que
comer el menú completo y no solo lo que nos gusta.


E.E.I. LOS PARAISOS

Pº del Prado nº 56 Valdemoro Tlfn 918084808 escuelalosparaisos@profolp.com
4
NO OLVIDAR QUE….

Hay que acostumbrar al niño a una alimentación variada y completa, por eso, es
conveniente no abusar del puré y darle un pequeño postre. La masticación hará que tenga
fisiológicamente el paladar formado y hablará mejor, vocalizará mejor.
Acostumbrarle a diferentes sabores y texturas, introduciendo salados y dulces;
calientes y fríos; purés y sólidos...etc. Es importante que el niño se acostumbre a los
diferentes sabores sin disfrazarlos (ej.: no mezclar las verduras con otros alimentos que sí
le gustan, como el yogurt).
En estas edades el niñ@ querrá masticar aunque se canse pronto del esfuerzo, por ello
debemos dar tiempo al niño para masticar el alimento y así no acostumbrarlo a tragar el
sólido, esto es importante sobre todo en niños que no tienen la dentición completa. Por eso lo
de introducir alimentos crujientes o blandos.
Para combatir el cansancio podremos introducir antes una pequeña cantidad de sólido
(aumentando paulatinamente la cantidad) y posteriormente el puré/sopa, es decir,
intercambiar el primer plato con el segundo.
Retrasaremos tomar la legumbre en sólido al menos en los primeros momentos.
Es conveniente acostumbrar a los niños a tomar los alimentos con guarnición de
ensalada ó verduras y no siempre de patatas fritas.
Comenzar poniendo en el plato pequeñas cantidades de comida, que le den la seguridad
de que podrá con ello e incluso le darán ganas de pedir más.
Dejarle que se familiarice con la comida, para ello permitirle que experimente con la
comida.
Explicaremos en todo momento lo que vamos haciendo. (Nos vamos a poner el babero y
luego nos sentaremos en la silla, etc.).
Además del niño, nosotros también debemos prestar total atención a este momento y
no estar a varias cosas durante la comida.
Comemos sentados en la silla y mirando al plato, si el niño se levanta o se gira
rectificaremos su posición y en caso de que sea una actitud repetitiva dejaremos de darle/
ayudarle en la comida, siempre explicando brevemente la acción. (Ej.: Mientras estés mal
sentando no podemos comer).
Es muy probable que los primeros días en los que el niño pruebe un alimento nuevo
apenas coma si no le gusta. NO DEBEMOS prepararle otra comida que le guste más,
insistiremos para que lo pruebe y si sigue con la negativa le retiraremos el plato hasta la
siguiente comida.
Si el niño rechaza la comida la comida volvemos a intentarlo de nuevo sin ponernos
tensos. Debe comer al menos un trozo; se lo volvemos a ofrecer en otro momento o en menor
cantidad, hasta que vaya aceptándolo.
Es importante no perder la calma en estos momentos, ya que si tú estás nervioso el
niño estará nervioso.
E.E.I. LOS PARAISOS

Pº del Prado nº 56 Valdemoro Tlfn 918084808 escuelalosparaisos@profolp.com
5
No debemos olvidarnos de los refuerzos positivos en cualquier logro por mínimo que
sea.
No hay que preocuparse si el niño mancha es normal ya que está APRENDIENDO,
cuando terminemos de comer se recogerá.
Evitaremos distraer al niño para que coma sin darse cuenta, aunque pensemos que es
mejor para él.
Si tiene algún problema para comer algún alimento podemos comerlo junto a él para
que así compruebe que nosotros también lo comemos.
Debemos fijar un horario para la comida, esta no debe ser eterna, si llegada la hora no
se ha terminado se retira el plato. Reloj de arena, o alarma. 30-45 min.
Al principio, si juega un poco con la comida hay que dejarlo, porque es su forma de
explorar y conocer, poco a poco rectificaremos esta conducta.
Es aconsejable que la cuchara pese poco y conste de un mango apropiado a su
desarrollo motor, es decir, que tenga un mango con diámetro ancho que le permita cogerla
con más facilidad.
Hacer descansar al niño antes de las comidas unos minutos, ya que un niño fatigado y
excitado por los juegos será difícil que concentre su atención en la comida.
El niño atraviesa períodos normales de preferencias y ascos alimentarios que han de
respetarse. Luego todo vuelve al orden siempre que no se entre en disputas y conflictos. A
veces, lo único que buscan es el enfrentamiento y afirmarse por sus preferencias. Depende
de vosotros no entrar en el juego. Una vez más, es inútil insistir.
Si come como un gorrión tomaos las cosas con calma: un plato que juzgáis medio lleno,
de hecho está medio vacío. No lo forcéis a comer. Desdramatizad la situación
Ofrecedle pequeñas porciones; no le deis prioridad al postre: que espere hasta que
todo el mundo acabe con el plato fuerte. Podéis estar seguros de que el equilibrio
alimentario se restablecerá en el espacio de una semana o incluso de un mes.
Que coma lentamente. No darle el siguiente plato antes de que los demás hayan
terminado el anterior. Debe saborear la espera y que se tome el debido tiempo para comer.
Es aconsejable que el niño se siente en la mesa con la familia cuanto antes y respete el
horario de comidas. La rutina tranquiliza al niño y le da seguridad. Buscar una si lo veis
oportuno.
Es importante que el adulto esté receptivo a las posibles necesidades, para ir
adaptando el espacio y los materiales e ir introduciendo a alimentos nuevos a la dieta de
manera paulatina.
Tener una actitud flexible, ni demasiado tolerante ni excesivamente rígido. Siempre
firme en la decisión.
Motivador, reconociendo los avances en su autonomía.
Comunicativo.
Comer con el niño ya que la alimentación comprende un aspecto social y e adulto ofrece
un modelo a seguir e imitar.
No presentar preocupación delante de los niños por las conductas no adecuadas en la
alimentación, esto haría crecerse al niño y jugar con ello.
E.E.I. LOS PARAISOS

Pº del Prado nº 56 Valdemoro Tlfn 918084808 escuelalosparaisos@profolp.com
6
Aunar criterios frente a los niños y no debatirlos delante de ellos. La decisión ya
tomada por antelación y consensuada. No debe dejar que el vea que hay opiniones diversas y
que juegue con ella.
Utilizar el refuerzo positivo, que no tiene por qué ser un refuerzo material, servirá
con un beso, un aplauso o unas palabras de alegría.
Mantener las decisiones tomadas. Siempre, nunca cambiar en nuestro beneficio.


PROBLEMAS COMUNES CON LA ALIMENTACIÓN

Cambios en su entorno: llegada de un hermano, mudanza, etc.
Vómitos Psicógenos: son aquellos que acompañan a reacciones emocionales intensas o a
alguna conducta de oposición.
Desagrado electivo: están relacionados con problemas de elección y de rechazo de
cosas que representan símbolos desagradables o placenteros. Es decir, rechazan algún
alimento porque les recuerda a algo negativo, o por el contrario, desean mucho un alimento
porque les recuerda al algo positivo.
Potomanía: necesidad absoluta de beber agua y otro tipo de líquido. De tal modo que
se sacian y nunca llegan a tener hambre.
Negación a tomar alimentos sólidos: Sólo accede a ingerir alimentos líquidos,
pasados o semipasados, negándose a tomar aquellos de constitución sólida. Aunque es posible
que el peso del niño evolucione de una forma normal, aun manteniendo las comidas trituradas,
prolongar durante mucho tiempo este tipo de alimentación puede causar problemas, entre
otros en la dentición. El momento de aparición de este tipo de problemas, suele ser el paso
de las comidas propias de bebés a comidas propias de un niño de mayor edad, donde ya hace
se les exige cierto “cambio” y esfuerzo al masticar. Es en estos momentos en los que el niño
se niega a ceder y prefiere que se lo den todo triturado.
Falta de apetito o inapetencia: Niños que parecen no tener nunca hambre, ni
mostrar interés alguno por los alimentos, ni siquiera los que son presentados de forma mas
atractiva para ellos, o niños que emplean un tiempo excesivo en la comida. En muchas
ocasiones, es frecuente y “normal” que los niños tarden más tiempo en comer que los adultos,
pero a veces ese tiempo es realmente excesivo (depende de la edad y de la comida).Los
motivos pueden ser: rechazo a ingerir el alimento que se le ha preparado, negación de pasar
de la comida triturada a la comida sólida, rechazo a comerse toda la comida del plato,
excesivos distractores (televisión, juguetes, hermanos mayores, algún juego, etc.) que hacen
que se nieguen a comer sin la presencia de todos ellos.
Dentición: el dolor, molestia o incomodidad puede afectar n la alimentación
apareciendo falta de apetito.
Gastroenteritis: es una enfermedad vírica, por lo cual no pueden asistir a la escuela.
En la escuela no se da dieta blanda en cado de enfermedad pero sí se puede dar en caso de
recuperación.
E.E.I. LOS PARAISOS

Pº del Prado nº 56 Valdemoro Tlfn 918084808 escuelalosparaisos@profolp.com
7

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful