Está en la página 1de 6
derechos 32 / El Viejo Topo 309 / octubre 2013

derechos

derechos 32 / El Viejo Topo 309 / octubre 2013

32 / El Viejo Topo 309 / octubre 2013

derechos Lecciones de la marea blanca en Madrid por Araceli Ortiz Arteaga L a voluntad de

derechos

Lecciones de la marea blanca en Madrid

por Araceli Ortiz Arteaga

  • L a voluntad de la Consejería de Salud de desmantelar el sistema sanitario público de Madrid ha dado un paso más con la publicación del “Plan de Sostenibilidad“, en el que se dan a conocer una serie de medidas que

afectarían y destrozarían todo el sistema.

Desde comienzos de Noviembre de 2012 hay movilizaciones de la marea blanca en Madrid. La respuesta ha sido continua- da desde los profesionales, los usuarios y la población de Madrid, adquiriendo muchas y variadas formas de respuesta.

La intensidad y duración de la confrontación con la Consejería ha sorprendido a la mayoría de la ciudadanía, por- que no ha sido habitual en otras agresiones a los derechos sociales.

En primer lugar, hay que recordar que estamos hablando de Madrid, gobernada desde hace muchos años por el sector más duro y radical del Partido Popular, con frecuencia prota- gonista de enfrentamientos con otros sectores más modera- dos de la derecha. Desde la llegada al poder de Esperanza Aguirre, Ma drid ha sido la vanguardia de las medidas más reaccionarias frente a la población: ha reducido al mínimo las redes de protección social para los más débiles, ha luchado por desmantelar todo el tejido asociativo, ha disuelto todos los organismos de participación social, ha potenciado a los sectores más reaccionarios en materia de educación, comuni- cación social, etc. Y todo eso dando una imagen de populismo chabacano y barriobajero. E incluso al irse (maniobra de la que acabaremos conociendo sus intenciones reales) nos ha

dejado un heredero a su imagen y semejanza para que presi- da la Comunidad sin necesidad de pasar por las urnas.

Madrid también sufre la presión de lo más reaccionario de la Conferencia Episcopal. La presencia de las posiciones con- servadoras de Rouco Varela, su incidencia y participación en todas las materias que considera que le afectan (es decir, casi todo) se deja sentir de forma permanente. No solo en la ense- ñanza, sino en muchos aspectos de la vida social, especial- mente en materia de libertades y convivencia, influye de forma permanente y se le deja un espacio que es incompatible con un Estado nominalmente laico.

Pero en Madrid también prolifera lo más granado de la ideo - logía y la práctica más conservadora. La derecha económica tiene una activa presencia. Personajes como el Presidente de los empresarios de Madrid y vicepresidente de la CEOE, el señor Arturo Fernández, con sus prácticas caciquiles y sus propuestas decimonónicas frecuentan los actos y los medios de comunicación.

¿Y qué decir de éstos? Bajo la protección de Esperanza Aguir re una multitud de televisiones y medios de comunica- ción profundamente reaccionarios imparten diariamente la ideología y la práctica conservadora que machacan de forma

El Viejo Topo 309 / octubre 2013/ 33

derechos permanente y crean opinión a su favor. La derecha mediática ha encontrado en Madrid el

derechos

permanente y crean opinión a su favor. La derecha mediática ha encontrado en Madrid el impulso y el apoyo que no han encontrado otros medios de comunicación más moderados, por no hablar del cierre y la exclusión de los que se han podi- do alinear con posiciones de izquierda.

Madrid ha sido la vanguardia del neoliberalismo más duro. Es el laboratorio de muchos experimentos que el propio Par - tido Popular no se ha atrevido a poner en marcha a nivel esta- tal e, incluso, se pretende que sea una alternativa a la derecha que gobierna en el Estado. En ma teria de educación, sanidad, protección so - cial y, en general, favoreciendo la de - gradación de lo público, está ac tuando de forma constante. Des ma n tela y des- prestigia los servicios públicos para justificar su mal funciona mien to y potenciar la entrada del sector privado en todos aquellos que puedan ser rentables. Son los propios gobernantes del Partido Popular los que tienen intereses con el sector privado al que ceden la gestión. De for ma escandalosa, en cuanto dejan el cargo, los gestores de lo público pasan a ges- tionar los servicios y empresas que ellos mismos han privatiza- do. Al mismo tiempo, pasan al gobierno de la Co mu nidad de Madrid personas que hasta ese momento han sido directivos o propietarios de empresas del sector al que van a go bernar. Hay un sistema de “puerta giratoria” en el que las mis mas personas, con los mismos intereses, unas ve ces están en el gobierno y otra en la empresa privada. En sanidad, personajes como Burgueño, Lamela y Güe mes son claro ejemplo de esto.

La presentación, el 31 de Octubre de 2012, por la Consejería de Sanidad del denominado “Plan de sostenibilidad…”, que proponía una serie de me didas que abarcaban el cierre de al - gunos hospitales, el desmantelamiento y devaluación de otros de reconocido prestigio, la cesión a la iniciativa privada de 6 hospitales abiertos en los últimos años y de 27 centros de salud, la “reordenación” de los laboratorios, etc. fue el deto- nante de las movilizaciones. El mismo día 2 de Noviembre, a propuesta de los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad presentes en el centro, se inició un encierro en el Hospital de la Princesa que fue seguido de otros en prácticamente todos los Hospitales de Madrid. Centros de Salud, Centros de Es pe - cialidades, de Salud Mental… se sumaron a la respuesta que fue protagonizada tanto por profesionales de todos los esta- mentos como por los usuarios de esos centros. No había cen- tro sanitario público de Madrid que no estuviera inundado de carteles, pegatinas, octavillas, recogida de firmas… A la vez, la participación de los usuarios iba en aumento.

Las respuestas eran muy variadas y, a veces, se pisaban unas a otras. Para evitar eso, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid hizo una convocatoria a todos los secto- res implicados con el objetivo de coordinar y potenciar las movilizaciones. De ahí salió la llamada Mesa por la Defensa de la Sanidad Pública de la que forman o han formado parte organizaciones como la propia FRAVM (por ella misma y con AAVV concretas), la Asociación de Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, ATTAC, Coordinadoras y Plataformas de

derechos permanente y crean opinión a su favor. La derecha mediática ha encontrado en Madrid el

En cuanto dejan el cargo, los gestores de lo público pasan a gestionar los servicios y empresas que ellos mismos han privatizado.

Defensa de la Sanidad Pública de diferentes barrios, pueblos y zonas (Fuencarral-El Pardo, Majadahonda, Ciudad Lineal, Prosperidad, del Norte, Nordeste, Sureste de Madrid, Corredor del Henares…), Asambleas de barrio del 15M, así como los Sindicatos que forman parte de la Mesa Sectorial (es decir, los más votados por los trabajadores de Sanidad). Durante un par de meses, formó parte de la Mesa la Plataforma de Tra ba - jadores y Usuarios (PATUSALUD). Nunca han formado parte de la Mesa de Defensa de la Sanidad Pública partidos po lí - ticos, colegios profesionales, asociaciones científicas ni jefatu- ras de ningún tipo.

Este organismo unitario ha sido uno de los puntos de en - cuentro de las diferentes respuestas que surgían desde los cen tros, los barrios y las comarcas. Ha sido el instrumento que ha ayudado a potenciar y difundir las respuestas, ha hecho propuestas que han arraigado entre la población y las y los tra- bajadoras/es (marea blanca cada tercer domingo de mes), ha difundido iniciativas tomadas parcialmente (abraza tu hospi- tal), ha coordinado en lo posible con el resto de ini ciativas de cualquier otro colectivo, etc.

Han existido también otros actores que han cumplido un im portante papel. Ante la inacción de los Colegios Pro fe sio - nales han nacido formaciones (AFEM para facultativos, AME para enfermería) de sectores profesionales que han potencia- do las movilizaciones entre los sectores de su influencia. Así mismo, los propios directores de Centros de Salud (tanto de médicos, enfermería y personal administrativo) amenazaron con la dimisión generalizada en caso de ponerse en marcha la parte del Plan de Sostenibilidad que sacaba de la gestión pú - blica 27 Centros de Salud.

34 / El Viejo Topo 309 / octubre 2013

derechos Como se ve, no ha habido un único protagonista. Al contra- rio, han ido surgiendo

derechos

derechos Como se ve, no ha habido un único protagonista. Al contra- rio, han ido surgiendo

Como se ve, no ha habido un único protagonista. Al contra- rio, han ido surgiendo desde diferentes sectores y se ha hecho un importante esfuerzo de confluir y coordinar las moviliza- ciones. Pero lo más importante ha sido la creciente participa- ción de usuarios, al margen de ideologías o de experiencias. El ser conscientes de lo que significa perder un servicio básico, que la población tiene interiorizado como un derecho fundamental, ha sacado a las calles a miles de ciudada- nos. Era muy frecuente es cuchar a personas en las movilizaciones que decían que siempre habían votado al PP pero que “esto no lo iban a consen- tir” y se las veía en las calles, en la re - co gida de firmas, llevando las pancar- tas…

A día de hoy, las movilizaciones continúan. La cesión preci- pitada durante el mes de agosto de los 6 Hospitales a empre- sas privadas de dudosa solvencia mantiene la indignación de la ciudadanía y ya están convocadas mareas blancas para los meses siguientes.

La respuesta que se ha dado a la agresión a la sanidad públi- ca en Madrid ha superado a otras movilizaciones que han sido muy importantes pero que no han salido de los ámbitos de la izquierda. La movilización en defensa de la sanidad pública se caracteriza por su duración, por su implicación social en las luchas al margen de posicionamientos políticos (votantes de

No se ha conseguido hasta el momento la retirada del Plan de Sostenibilidad, pero tampoco es una batalla perdida.

distinto signo político consideran que hay que mo vilizarse para defender sus de rechos amenazados).

No se ha conseguido hasta el momento la retirada del Plan de Sostenibilidad, pero tampoco es una batalla perdida. Hay una serie de victorias parciales y el cuestionamiento de todas y cada una de las medidas propuestas en él:

derechos Como se ve, no ha habido un único protagonista. Al contra- rio, han ido surgiendo

El Viejo Topo 309 / octubre 2013/ 35

derechos Inglés), sin experiencia en la sanidad de este país (HIMA San Pablo). Sólo se ha

derechos

derechos Inglés), sin experiencia en la sanidad de este país (HIMA San Pablo). Sólo se ha

Inglés), sin experiencia en la sanidad de este país (HIMA

San Pablo). Sólo se ha presentado una para cada opción (es difícil hacer negocio cuando quien opta a eso tiene a todos

los

agentes interesados en contra: usuarios, ciudadanos

afectados, profesionales…)

Como vemos, hay una serie de logros parciales que demues- tran que la lucha da frutos, aunque no se haya conseguido el objetivo principal. A la vez, la población manifiesta el rechazo a la privatización con la participación masiva en las convoca- torias, recogiendo más de 1.800.000 firmas en contra y votan- do casi un millón de personas en la consulta popular. El des- prestigio de estas políticas pasan factura al PP y demuestran la preocupación de la población cuando el 12,8% de los encues- tados madrileños señalan a la sanidad como el principal pro- blema frente al 7,9% del resto del Estado, según el último baró- metro del CIS.

Los diez meses de luchas que se llevan hasta el momento han sido posibles porque se ha sido capaz de:

El Hospital de la Princesa sigue siendo un Hospital general con servicios de referencia y no se han cumplido los planes de convertirlo en un centro solo especializado en geriatría.

La reconversión del Hospital Carlos III todavía no se ha eje- cutado y mantiene toda el área de atención internacional

No ha habido avances concretos en la privatización de la Unidad Central de Radiodiagnóstico.

De la privatización de los 27 Centros Salud de Atención

derechos Inglés), sin experiencia en la sanidad de este país (HIMA San Pablo). Sólo se ha
  • 1. Identificar al enemigo (la Consejería de Sanidad y las políti- cas del gobierno de la Comunidad)

  • 2. Hacer alianzas con otros sectores. Independiente de las convergencias o distancias en otros momentos, se han hecho alianzas con la mayor parte de los sujetos interesa- dos.

  • 3. Las movilizaciones como eje de la respuesta. Aunque no se han abandonado otros frentes (jurídicos, políticos…) la respuesta se ha centrado en la partici- pación continuada y masiva de la ciu-

dadanía.

4. Unidad en las movilizaciones. A pesar de la diferente procedencia de los agentes, y de algunas posiciones sectarias y excluyentes, se ha hecho un esfuerzo por mantener la unidad en cada una de ellas.

El rechazo a la privatización se ha manifestado con la participación masiva en las convocatorias, con más de 1.800.000 firmas en contra y votando casi un millón de personas en la consulta popular.

Primaria, la últimas declaraciones de la Consejería solo man- tienen hacerlo en 4, en lugar de los 27 previstos, aunque toda- vía no se ha concretado cómo y no está claro que se vaya a hacer a corto plazo.

—Han retirado la propuesta de crear un único laboratorio central. —Se ha retirado el cobro de un euro por receta.

—Se ha denunciado la escasa solvencia de las empresas que optan a la privatización de los 6 Hospitales, algunas de ellas sin experiencia en la gestión de Hospitales (OHL, El Corte

Se ha creado un bloque social para la defensa de la sanidad pública que se enfrenta a un enemigo principal aislado y cuestionado (Gobierno y Consejería de Sanidad, sectores más reaccionarios parapetados tras sus medios de comunicación) que no ha podido evitar la presen- cia popular en las movilizaciones, por encima de lo que hubie- ran votado en las elecciones. Esto ha sido lo realmente nove- doso en este enfrentamiento y el aporte fundamental de las mareas blancas

Araceli Ortiz Arteaga es Secretaria de la Asociación de Defensa de la Sanidad Pública de Madrid

36 / El Viejo Topo 309 / octubre 2013

EL VIEJO TOPO Ensayo Manolo Monereo De la crisis a la Revolución Democrática Lo que se
EL VIEJO TOPO
Ensayo
Manolo Monereo
De la crisis a la
Revolución Democrática
Lo que se intenta argumentar en este libro es que estamos en
un cambio de época para peor y que el pasado no volverá.
Lo que hay detrás es muy conocido: una grave crisis sistémica
del capitalismo histórico, una “gran transición geopolítica”
que está definiendo una radical redistribución del poder a
nivel mundial, la decadencia del “Oc cidentalismo” como
geocultura dominante y más allá una crisis ecológica y social
de grandes dimensiones.
Marta Harnecker
Un mundo a construir
Un mundo a construir (nuevos caminos)
representa un nuevo paso adelante en la reflexión que desde
hace años ha emprendido Marta Harnecker para contribuir a
sentar las bases de un nuevo pro yecto político capaz de
avanzar hacia el socialismo del siglo XXI.
Consciente del amplio rechazo existente a la política y los
políticos, Harnecker aclara que no reivindica los partidos
tradicionales de izquierda del pasado, sino una nueva instan-
cia que no manipule a los movimientos sociales sino que se
ponga a su servicio, cuáles deberían ser sus principales tareas.