Está en la página 1de 11

HESÍODO

CONTROL: CD 1.1 (desde el comienzo) PLANO PRINCIPAL, pasa a fondo.

Pedro
Muy buenas tardes. Son las … Estamos en EL FILÓSOFO EN SU RINCÓN.
Nuestra visita de cada viernes a esta hora a tu rincón, porque tú eres el amigo, la amiga,
de los sabios, y eso es el filósofo.

CONTROL: CD 1.1 PLANO PRINCIPAL y fin


Pedro
Para conducirnos en esta peregrinación por las ruinas de nuestra civilización contamos
hoy con
Sixto Castro, (buenas tardes, Sixto)
José María Enríquez…..(buenas tardes, Chema)

En la locución…Sole García, Inmaculada Elena Ramírez…….. (buenas tardes)


en el control, Mercedes Marco.
Y quien les habla: Pedro Herráiz
Gracias, siempre, a la Asociación Aula Pública, que nos cede este espacio, a Radio
Laguna, al Departamento de Filosofía de la Universidad de Valladolid.
Vamos, ya , a recibir en nuestro rincón a: HESÍODO, EL PASTOR TOCADO POR
LAS MUSAS.

CONTROL: CD 2. plano principal y fin

Sixto
Su padre era originario de Cumas, en la región de Eolia de la Grecia antigua. Se había
trasladado a Ascra, una pequeña localidad de Beocia, donde se dedicó al pastoreo y la
agricultura. Allí debió de nacer Hesíodo, en esa localidad que él pinta “mísera, mala en
invierno, irresistible en verano y nunca buena”.
Pero Ascra era un importante centro de culto, donde se celebraban festivales periódicos
en honor de las Musas del Helicón.

1
CONTROL: CD 2. plano principal y pasa a fondo

Locutora
¡Ea, tú!, comencemos por las Musas
que a Zeus padre con himnos alegran
su inmenso corazón dentro del Olimpo,
narrando al unísono el presente, el pasado y el futuro.
Infatigable brota de sus bocas la grata voz.
Ellas, lanzando al viento su voz inmortal,
alaban con su canto primero, desde el origen,
la augusta estirpe de los dioses
a los que engendró Gea y el vasto Urano y los que de ellos nacieron,
los dioses dadores de bienes.
Luego, a Zeus padre de dioses y hombres,
al comienzo y al final de su canto, celebran las diosas,
cómo sobresale con mucho entre los dioses y es el de más poder.
Y cuando cantan la raza de los hombres y los violentos Gigantes,
regocijan el corazón de Zeus dentro del Olimpo
las Musas Olímpicas, hijas de Zeus portador de la égida.
Las alumbró en Pieria, amancebada con el padre Cronida,
Mnemósine, señora de las colinas de Eleuter,
como olvido de males y remedio de preocupaciones.
Nueve noches se unió con ella el prudente Zeus
subiendo a su lecho sagrado, lejos de los Inmortales.
Y cuando ya era el momento
y dieron la vuelta las estaciones, con el paso de los meses,
y se cumplieron muchos días,
nueve jóvenes de iguales pensamientos,
interesadas sólo por el canto
y con un corazón exento de dolores en su pecho,

2
dio a luz aquélla, cerca de la más alta cumbre del nevado Olimpo.
Allí forman alegres coros y habitan suntuosos palacios.
Junto a ellas viven, entre fiestas, las Gracias e Hímero.
Y cantan y celebran las normas y sabias costumbres de todos los Inmortales,
lanzando al viento su encantadora voz.
Esto cantaban las Musas que habitan las mansiones olímpicas,
las nueve hijas nacidas del poderoso Zeus:
Clío, Euterpe, Talía, Melpómene, Terpsícore, Erato,
Polimnia, Urania y Calíope. Esta es la más importante de todas,
pues ella asiste a los venerables reyes.

CONTROL: CD 2. plano principal y fin

Pedro
Esos festivales hacían de la localidad un centro de intercambio comercial, que permitió
a su padre realizar una apreciable fortuna -a juzgar por lo que el mismo Hesíodo
señala-, que repartió entre sus dos hijos.
El motivo del traslado familiar permanece en la oscuridad, pero no siendo con vistas a
la colonización comercial, la costumbre de la época no ofrece muchas posibilidades,
pudiendo ir desde un caso de asesinato dentro del clan familiar que se castigaba con el
ostracismo -el destierro de por vida-; hasta una lisa y llana huída de la miseria.

CONTROL: CD 2. plano principal y fin

Chema
Hacia el año 700 a. de C. floreció Hesíodo, a quien describen apegado a la tierra, avaro,
encerrado en sí mismo y un tanto pesimista, pero esencialmente religioso y vinculado a
la moral tradicional, dedicado a los trabajos del campo y al pastoreo. Todo esto se
encuentra reflejado en la labor poética de Hesíodo. Su tendencia poética conserva las
actitudes de su vida pastoril: es una poesía tosca y naturalista. La mejor parte de su obra
es en la que entona un canto emocionado al trabajo agrícola, relacionado con los astros
que giran en la bóveda celeste.

3
CONTROL: CD 2. plano principal y fin

Pedro
En su obra “los trabajos y los días” todo gira en torno al hombre, considerando sus
victorias y sus derrotas, sus virtudes, sus vicios y miserias.
Su profesión poética la manifiesta Hesíodo como una iniciación por parte de las Musas:
Ellas precisamente enseñaron una vez a Hesíodo un bello canto mientras apacentaba sus
ovejas al pie del divino Helicón.

CONTROL: CD 2. plano principal y pasa a fondo.

Locutora
Este mensaje a mí en primer lugar me dirigieron las diosas,
las Musas Olímpicas, hijas de Zeus portador de la égida:
“¡Pastores del campo, triste oprobio, vientres tan sólo!
Sabemos decir muchas mentiras con apariencia de verdades;
y sabemos, cuando queremos, proclamar la verdad.”
Así dijeron las hijas bienhabladas del poderoso Zeus.
Y me dieron un cetro después de cortar una admirable rama de florido laurel.
Infundiéronme voz divina para celebrar el futuro y el pasado
y me encargaron alabar con himnos la estirpe de los felices Sempiternos
y cantarles siempre a ellas mismas al principio y al final.

CONTROL: CD 2. plano principal y fin

Sixto
Desarrolló su labor poética en su pueblo, del que sólo salió en una ocasión para
participar en Calcis de Eubea en un certamen poético con motivo de los funerales del
rey Anfidamante, en el que salió victorioso, consiguiendo el trípode reservado a los
vencedores. Aunque su forma de expresión es oscura y desigual: tosca; su ritmo es muy
musical.

CONTROL: CD 2. plano principal y fin


4
Chema
Incluye pasajes autobiográficos, especialmente en “los trabajos”. Eso nos permite saber
de su vida, pero también marca un elemento que distingue su labor poética de la que
llevó a cabo Homero, le resta grandiosidad por ejemplo. Ya no es la gran poesía
heroica nacional, es la poesía de la construcción diaria aunque también heroica de la lisa
y llana humanidad, hasta cuando se trata del origen de los dioses como en la
“Teogonía”.

CONTROL: CD 2. plano principal y pasa a fondo

Locutora
Jápeto se llevó a la joven Clímene, Oceánide de bellos tobillos
y subió a su mismo lecho.
Ésta le dio un hijo, el intrépido Atlas,
y parió al muy ilustre Menetio,
al mañoso y astuto Prometeo y al torpe Epimeteo,
que fue desde un principio siempre ruina
para los hombres que se alimentan de pan.
Pues él por primera vez aceptó una joven mujer modelada por Zeus.

Ocurrió que cuando dioses y hombres mortales se separaron en Mecona,


Prometeo presentó un enorme buey que había dividido con ánimo resuelto,
pensando engañar la inteligencia de Zeus.
Puso de un lado, en la piel, la carne y ricas vísceras con grasa,
ocultándolas en el vientre del buey.
De otro, recogiendo los blancos huesos del buey con falaz astucia,
los disimuló cubriéndolos de brillante grasa.
Entonces se dirigió a él el padre de hombres y dioses:
“¡Japetónida, el más ilustre de todos los dioses, amigo mío,

5
cuán parcialmente hiciste el reparto de los lotes!”
Le respondió el astuto Prometeo con una leve sonrisa y no ocultó su falaz astucia:
“¡Zeus, el más ilustre y poderoso de los dioses sempiternos!
Escoge de ellos el que en tu pecho te dicte el corazón.”
Y Zeus cogió con ambas manos la blanca grasa.
Se irritó en sus entrañas y la cólera le alcanzó el corazón
cuando vio los blancos huesos del buey a causa de la falaz astucia.
Por ello entonces urdió lamentables inquietudes para los hombres
y ocultó el fuego.

Mas he aquí que el buen hijo de Jápeto lo robó al providente Zeus


para bien de los hombres
Y lleno de cólera díjole Zeus amontonador de nubes:
“¡Japetónida conocedor de los designios sobre todas las cosas!
Te alegras de que me has robado el fuego y has conseguido engañar mi
inteligencia,
enorme desgracia para ti en particular y para los hombres futuros.

Yo a cambio del fuego les daré un mal con el que todos se alegren de corazón
acariciando con cariño su propia desgracia.”
Así dijo y rompió en carcajadas el padre de hombres y dioses;
ordenó al muy ilustre Hefesto mezclar cuanto antes tierra con agua,
infundirle voz y vida humana y hacer una linda y encantadora figura de doncella
semejante en rostro a las diosas inmortales.
Luego encargó a Atenea que le enseñara sus labores, a tejer la tela de finos encajes.
A la dorada Afrodita le mandó rodear su cabeza de gracia,
irresistible sensualidad y halagos cautivadores;
y a Hermes, el mensajero,
le encargó dotarle de una mente cínica y un carácter voluble.
Dio estas órdenes y aquéllos obedecieron al soberano Zeus.

6
Le infundió habla el heraldo de los dioses
y puso a esta mujer el nombre de Pandora
porque todos los que poseen las mansiones olímpicas le concedieron un regalo,
perdición para los hombres que se alimentan de pan.

Luego que remató su espinoso e irresistible engaño,


el Padre despachó hacia Epimeteo al ilustre Hermes
con el regalo de los dioses, rápido mensajero.
Y no se cuidó Epimeteo de que le había advertido Prometeo
no aceptar jamás un regalo de manos de Zeus Olímpico,
sino devolverlo acto seguido
para que nunca sobreviniera una desgracia a los mortales.
Luego cayó en la cuenta el que lo aceptó, cuando ya era desgraciado.
En efecto, antes vivían sobre la tierra las tribus de los hombres
libres de males y exentas de la dura fatiga y las enfermedades
que acarrean la muerte a los hombres.
Pero aquella mujer, al quitar con sus manos la enorme tapa de una jarra
los dejó diseminarse y procuró a los hombres lamentables inquietudes.
Sólo permaneció allí dentro la Espera,
aprisionada entre infrangibles muros bajo los bordes de la jarra,
y no pudo volar hacia la puerta; pues antes cayó la tapa de la jarra
por voluntad de Zeus portador de la égida y amontonador de nubes.
Mil diversas amarguras deambulan entre los hombres:
repleta de males está la tierra y repleto el mar.
Las enfermedades ya de día y de noche van y vienen a su capricho
entre los hombres acarreando penas a los mortales en silencio,
puesto que el providente Zeus les negó el habla.
Y así no es posible en ninguna parte escapar a la voluntad de Zeus.

CONTROL: CD 2. plano principal y fin

7
Los humanos sufren por su insensatez al transgredir la ley justa, tanto por torpeza, en el
caso de Epimeteo, como por astucia, en el de Prometeo; el resultado finalmente es que
quedan sueltos todos los males, excepto la Espera: por lo menos no tendremos que
soportar otro mal añadido cual es el de conocer previamente lo que nos espera.

CONTROL: CD 2. plano principal y fin

Chema
Al morir su padre heredó algunas tierras, pero fue expoliado por su hermano Perseo,
que dilapidó su herencia y pleiteó contra Hesíodo, arrebatándole por dos veces parte de
la suya. Esta amarga experiencia con su hermano bien pudo acentuar en él su ya
manifiesto pesimismo hacia los hombres, y ahondar el didactismo de su poesía.

CONTROL: CD 2. plano principal y fin

Pedro
La literatura didáctica de Hesíodo le hace entrar en una línea que tiene antecedentes
remotos en las “Instrucciones” de Ptah-Hotep, que hemos recordado en semanas
anteriores. Aunque en su caso recibe influencia más concreta de las de Amen-em-Opet;
y aún más en la tradición babilonia y sumeria. A pesar de que es situación común que
las instrucciones las dirija un padre a su hijo, en Hesíodo por el contrario las dirige un
hermano a otro, él mismo a su hermano Perseo, que requiere de su instrucción al modo
como el torpe Epimeteo necesita la de Prometeo.

CONTROL: CD 2. plano principal y pasa a fondo

Locutora
Yo que sé lo que te conviene, gran necio Perseo, te lo diré:
de la maldad puedes coger fácilmente cuanto quieras;
llano es su camino y vive muy cerca.
De la virtud, en cambio, el sudor pusieron delante los dioses inmortales;
largo y empinado es el sendero hacia ella y áspero al comienzo;
pero cuando se llega a la cima, entonces resulta fácil por duro que sea.

8
Ahora bien, tú recuerda siempre nuestro encargo y trabaja,
Perseo, estirpe de dioses, para que te aborrezca el Hambre
y te quiera la venerable Deméter de hermosa corona
y llene de alimento tu cabaña;
pues el hambre siempre acompaña al holgazán.
No te hagas rico por malos medios;
las malas ganancias son como calamidades.

Al que te brinde su amistad invítale a comer, y al enemigo recházalo.


Sobre todo invita al que vive cerca de ti;
pues si tienen alguna dificultad en la aldea, los vecinos acuden sin ceñir
mientras que los parientes tienen que ceñirse.

A madura edad llévate una mujer a tu casa,


cuando ni te falte demasiado para los treinta años
ni los sobrepases en exceso;
ese es el matrimonio que te conviene.
La mujer debe pasar cuatro años de juventud y al quinto casarse.
Cásate con una doncella, para que le enseñes buenos hábitos.
Sobre todo, cásate con la que vive cerca de ti,
fijándote muy bien en todo por ambos lados,
no sea que te cases con el hazmerreír de los vecinos;
pues nada mejor le depara la suerte al hombre que la buena esposa
y, por el contrario, nada más terrible que la mala,
que, por muy fuerte que sea su marido,
le va requemando sin antorcha y le entrega a una vejez prematura.

El mejor tesoro de los hombres, una lengua parca;


el mayor encanto, una comedida.
Si hablas mal, pronto oirás tú peor.

9
Obra de este modo y evita la terrible reputación de los mortales;
pues la mala reputación es ligera y muy fácil de levantar,
pero dura de soportar, y es casi imposible quitársela de encima.
Ninguna reputación desaparece totalmente
si mucha gente la corre de boca en boca.
Sin duda que también ella es un dios.

CONTROL: CD 2. plano principal y fin

Chema
Aristóteles comenta que murió en Ascra. Cuando los tespios destruyeron esta ciudad,
sus cenizas fueron trasladadas a Orcomeno por sus paisanos supervivientes, que le
siguieron otorgando solemne veneración.

CONTROL: CD 2. plano principal y pasa a fondo

Locutora
En primer lugar existió el Caos.
Después Gea la de amplio pecho,
sede siempre segura de todos los Inmortales
que habitan la nevada cumbre del Olimpo.
En el fondo de la tierra de anchos caminos existió el tenebroso Tártaro.
Por último, Eros, el más hermoso entre los dioses inmortales,
que afloja los miembros y cautiva de todos los dioses y todos los hombres
el corazón y la sensata voluntad en sus pechos.

CONTROL CD 1.2 Plano principal y pasa a fondo

Pedro
Teogonía ; Trabajos y días ; Escudo ; Certamen / Hesiodo ; ed. Adelaida y María
Angeles Martín Sánchez Madrid : Alianza, 1994
Ya sabéis que vuestras observaciones, sugerencias o preguntas, podéis dirigirlas a la
cuenta de correo-e: elfilosofoensurincon@yahoo.es.

10
Bien, ¿Qué os parece la figura de HESÍODO, EL PASTOR TOCADO POR LAS
MUSAS.(comienza el diálogo. Traer algunas intervenciones preparadas. Temas que se
me ocurren: La curiosidad, el atrevimiento, la mujer bella y los males humanos. La
espera o la esperanza retenidas. La sabiduría a través de los tiempos. El orden en las
labores humanas: la vida como obra. La creación artística: el trabajo y el arte. Prometeo
(2) ¿Qué nos dice a nosotros, amigos de la sabiduría, en este siglo XXI, en este
rincón?

Para los cortes:

CONTROL CD 1. (sigue) Plano principal y fin.

30 segundos antes de terminar:.

CONTROL CD 1.6 fondo

El tiempo se nos ha acabado por hoy, gracias Sixto, gracias Mariano, gracias Chema,
gracias Sole, Inma …………………………………. (locutoras), gracias Mercedes..
El próximo viernes Dios mediante volveremos a tu rincón con: ZARATUSTRA, el
profeta de la lucha entre el bien y el mal.
Feliz fin de semana.

CONTROL CD 1.6 Plano principal

11