Está en la página 1de 3

DECLARACION INTERCULTURAL DE MUJERES DE TIERRAS BAJAS

Somos mujeres diversas que nos reunimos convocadas por la Campaña 28 de


Septiembre por el Derecho a Decidir, a ser parte del Encuentro “Diálogos
Interculturales y Participación Política de las Mujeres”. Venimos desde los rincones
más remotos de las tierras bajas, representamos y participamos en las organizaciones
que construimos una Bolivia incluyente y con equidad de género: Federación
Departamental de Mujeres Campesinas Indígena Originarias Bartolina Sisa Beni y
Santa Cruz , Asamblea del Pueblo Guaraní - APG, Confederación Nacional de Mujeres
Indígenas de Bolivia - CNAMIB, Organización Indígena Chiquitana - OICH,
Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente, Chaco y Amazonía de Bolivia -
CIDOB, Sindicato de Trabajadoras Asalariadas del Hogar Santa Cruz -
SITAHOSTACRUZ , mujeres que viven con VIH, Campaña 28 de Septiembre, mujeres
exconstituyentes, mujeres del Plan 3000, mujeres urbanas de distintos distritos,
Comunidades Interculturales de San Julián, Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa
Cruz - CPESC, Central Ayorea CANOB, Red de Mujeres Lesbianas y Bisexuales de
Bolivia – RED LBBOL, Central de Mujeres Indígenas Guarayas – CMIG, Plataforma
de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres.

Recuperamos y valoramos las características y principios comunes que tenemos, más


que las diferencias. Nos reconocemos como personas con derechos que luchamos contra
el patriarcado y los sistemas neoliberales de dominación y exclusión, siendo las más
excluidas de los excluidos, decidimos articularnos y fortalecernos para rebelarnos ante
cualquier forma de opresión y discriminación.

Amparadas por el Art. 26 de la Constitución Política del Estado y los derechos de las
mujeres reconocidos en tratados internacionales y después de dos días de diálogos e
intercambios, decidimos declarar ante la sociedad civil, el Estado y el mundo, lo
siguiente:

- Ratificamos nuestra identificación con la Constitución Política del Estado, cuando


define y defiende su carácter plurinacional, característica reflejada en nuestro
encuentro y nuestros diálogos, cualidad que exigimos se respete a la hora de definir
leyes, políticas y estrategias para hacer realidad los derechos de las mujeres, según
lo señala la Carta Magna.
- Exigimos el respeto a la participación de las mujeres en todas las instancias y
niveles donde se toman decisiones. No hay revolución cultural si no se hace una
revolución contra el patriarcado, contra el machismo y contra los estatus entre las
culturas, ya que cada cultura es única y vale por sí misma.
- Luchamos por los derechos de las mujeres y en particular por los derechos sexuales
y los derechos reproductivos, porque es luchar contra el neoliberalismo, el
capitalismo y todos los sistemas de opresión y exclusión, negadores de la dignidad y
los derechos humanos.
- Condenamos el uso de nuestros derechos, nuestros cuerpos y nuestras conquistas
para confundir a la población y crear una campaña de miedo y terror, favorable a los
fines conservadores de la dominación y sumisión.
- Condenamos la manipulación de la religión y las creencias en las campañas
políticas. Exigimos que en ellas, se deje de jugar con las conciencias, usando a Dios
y al regionalismo como estrategias políticas para crear adhesión o rechazo a una
determinada propuesta.
- Repudiamos las prácticas de flagelación a la población que aún vive en
comunidades cautivas, más aún tratándose de mujeres constructoras y transmisoras
de conocimientos ancestrales que permiten dar continuidad a la cultura de los
pueblos. Exigimos la aplicación y sanción de las leyes que corresponden para evitar
que estas violaciones persistan.
- Exigimos que el principio de la paridad en la participación política, sea efectiva, es
decir 50% mujeres y 50% hombres en las listas de candidaturas para los procesos
electorales que se avecinan.
- Demandamos a las organizaciones políticas respetar las decisiones, elecciones y
acuerdos que surgen en el seno de nuestras organizaciones sobre las candidaturas de
representación de las mujeres.

Las mujeres tenemos capacidad para la participación política. Desde hace tiempo
superamos la idea de ser minoridad y somos concientes de la realidad y nuestro
compromiso de transformarla.

No puede haber participación política de las mujeres si no se garantiza el ejercicio de


los derechos sexuales y los derechos reproductivos, porque no se puede hablar de
autonomía, si no es a partir de nuestros propios cuerpos.

NUESTROS COMPROMISOS:

- Construir alianzas entre organizaciones de mujeres para fortalecer y unificar


estrategias orientadas a hacer realidad nuestros derechos reconocidos en la NCPE.
- Respaldar militantemente a las mujeres que resulten elegidas como nuestras
representantes y candidatas. Ejercer el control social y solidario a las candidatas
elegidas para dar seguimiento a nuestra agenda, conquistada e incorporada en la
Constitución.
- Construir las alianzas necesarias para que las agendas políticas incluyan nuestra
agenda y respalden las candidaturas de mujeres.
- .Promover la elección de candidatas con trayectoria y experiencia en nuestras
organizaciones.
- Exigir al interior de nuestras organizaciones se respete el principio de la paridad de
género en las listas de candidatos y candidatas a cargos de representación pública en
todos los niveles.
- Exigir el respeto al principio de paridad de género en la asistencia y participación a
asambleas y eventos públicos de las organizaciones populares.
- Respaldar las iniciativas políticas propias de pueblos indígenas y organizaciones
populares sensibles a nuestra agenda.
- Difundir los derechos y nuestra agenda de mujeres en el campo y las ciudades.
- Formar líderezas en derechos humanos de las mujeres y derechos sexuales y
derechos reproductivos en las zonas rurales y urbanas.
- La agenda de las mujeres debe incluir, además del tema de la participación política
de las mujeres, los temas de tierra y justicia comunitaria.
- Incluir en las organizaciones sociales la agenda de las mujeres.
- Apoyar a las mujeres que asumen cargos políticos en todo el proceso para que se
articulen con las organizaciones de mujeres y trabajen en función de nuestra agenda
de las mujeres.
- Rechazar toda pràctica discriminatoria y violenta que amparada en una mala
aplicación de la justicia comunitaria, se ejerce contra las mujeres.
- Demandar a las organizaciones y partidos políticos que los recursos económicos
destinados a la organización de las candidaturas y sus campañas, sean iguales tanto
para las mujeres, como para los hombres.
- Vigilar que nuestras agendas y candidaturas no sean negociadas en los partidos
políticos.
- Consensuar con la CONALCAM la visibilización, el respeto a la representación y la
cuota de poder en su interior, de las organizaciones de mujeres de tierras bajas,
como la CNAMIB. Consecuentemente instamos a la organización de las
compañeras de la Federación de Mujeres Campesinas, Indígenas y Originarias
Bartolina Sisa, viabilizar tal propósito para en conjunto incidir en la agenda de la
CONALCAM.

Santa Cruz, 3 de Julio del 2009

Firman las siguientes organizaciones: