Está en la página 1de 2

CONFLICTO MAPUCHE: VIOLENCIA EN LA ARAUCANÍA

Durante las últimas semanas han vuelto a surgir en los medios de comunicación, luego de no
mucho tiempo, noticias sobre lo que está ocurriendo en la Araucanía con la ocupación de
tierras por parte de comuneros mapuches. Como siempre, se ven luchas entre los indígenas y
Carabineros, pero esta vez la tercera víctima fatal luego del resurgimiento de esta lucha
violenta.
En este texto, se pretende explicar y analizar este problema, sus partes y cómo integrar estas
partes para solucionarlo.
El origen del conflicto mapuche con el Estado chileno surge a fines del siglo XIX, cuando se
promulgó una ley que buscaba radicar a los pueblos indígenas en territorios delimitados, esto
para poder disponer de la mayor parte de sus tierras y llevar a cabo la colonización del sur de
Chile por parte de la población nacional y extranjera.1
Con la creación del Estado-Nación, que supuso que todos los individuos que habitaban un
determinado territorio se transformaban en ciudadanos, con derechos y deberes iguales a los
demás chilenos. Pero desde entonces, los problemas se acentuaron con la pérdida de
autonomía territorial y marginación de cultura, religión e idioma.
Luego de la vuelta a la democracia en Chile (1990), el conflicto mapuche resurge y las
comunidades mapuches se reorganizan para recuperar tierras, tomando el control de fundos
en la Región de la Araucanía. Piden autonomía jurisdiccional (derecho propio) 2, devolución de
terrenos e identidad cultural.3
Entonces, el conflicto de intereses se da entre la comunidad mapuche por el petitorio
mencionado anteriormente y al Estado chileno, que quiere la mejor solución para la
demanda, considerando conservar los derechos patrimoniales y soberanos de la nación
chilena.
¿Cómo lograr un punto medio y buscar la mejor solución? La web “La Segunda online” hizo
una encuesta4 bajo la pregunta ¿Qué haría usted para solucionar el conflicto mapuche? y la
opción más votada fue Más policías y aplicación de la ley, porque el conflicto ha sido creado
por un grupo minoritario y violentista (36%), le siguió Impulsar un plan para sacarlos
efectivamente de la pobreza (31%), Convocar un diálogo nacional para lograr un acuerdo
razonable que integre las diferentes culturas (19%) y Entregarles las tierras que solicitan
(14%).
La encuesta muestra la ignorancia de la gente que participó votando y la fuerte imagen que
reflejan los medios de comunicación sobre el conflicto, los espectadores ven pura violencia y
además, quieren solucionarla con más violencia. Sobre la pobreza, ya se les da bastante

1
Infografías en Latercera.com
2
“Conflicto y propuesta de autonomía mapuche”, por Javier Lavanchy
3
“Identidad y conflicto mapuche en los discursos de Longkos y Machis”, por Jorge Araya Anabalón
4
ww.lasegunda.com/edicionOnline/interaccion/encuestas/resultado.asp?idencuesta=2895&idclasificacion
=7
apoyo a los pueblos indígenas y se les seguirá dando, pero ese no es el tema de fondo del
conflicto.
La opción de ceder el petitorio de los mapuches sería la que calmaría toda la violencia, pero
significaría darle la solución sólo a una de las partes del conflicto y no integrarlas. Darles todo
lo que piden (ver más arriba), sería separar la cultura mapuche de la chilena y darles un
sistema de derechos propio, sería injusto para la nación.
Por todo lo anterior, la más correcta y mejor salida al problema es una mesa de trabajo (más
que un diálogo nacional), que haga participar a los actores involucrados. Lo que se necesitaría
aquí es voluntad, donde ambas partes tendrían que ceder en algunos aspectos, porque, como
se mencionó anteriormente, no se puede ceder todo para ninguna de las partes, debe haber
un consenso.

Por Camila Quijada E.

También podría gustarte